Conecte con nosotros

Economía

Mientras Alberto se pelea con la realidad, la desocupación superó el 15% y se destruyeron 950.000 puestos de trabajo

El presidente Fernández cuestionó a la gestión anterior y aseguró que el país está mejor que antes, incluso con la pandemia. Mientras tanto, la desocupación superó el 15,5% en el segundo trimestre, y se destruyeron miles de puestos de trabajo en el sector privado.

Publicado

en

Hace unos días, el presidente Alberto Fernández se refirió a la cuestión social que atraviesa el país, y apuntó duramente en contra de la gestión del ex presidente Macri. Fernández asegura que, en los primeros meses de su gestión, la situación laboral y salarial es mejor a la que había en el 2019, incluso con la llegada de la pandemia. 

En una actitud bastante improvisada y soberbia, Fernández intentó validar sus dichos a partir de comparar una cifra de orden semestral (entre enero y junio de este año), con el promedio del año pasado

Aunque la comparación resulta inútil para demostrar algo, el Presidente insistió en su tesitura y defendió el modelo de cuarentena implementado en Argentina, el más largo y restrictivo del mundo. 

Alberto Fernández decidió pelearse con la realidad y utilizar a la figura de Mauricio Macri para justificar sus propios fracasos, aunque la realidad económica muestra la cara oculta de la cuarentena kirchnerista. 

Comparando mediciones que sí son comparables, la caída del empleo registrado (tomando en cuenta a todas las modalidades ocupacionales) fue del 0,13% entre enero y mayo de 2019. Para este año, y tomando ese mismo período de referencia, la caída fue del 3,8%. 

El salario real promedio de convenio fue un 45% menor al registrado a finales del 2017, momento de mayor expansión económica en el gobierno anterior. La caída se hace mucho más intensa si se consideran las estimaciones realizadas con el tipo de cambio paralelo, llegando a una brecha de casi 70%. 

Ad

En cualquiera de las dos mediciones, el salario promedio de los trabajadores es ligeramente inferior al que había en diciembre de 2001. 

Aunque la gestión anterior demostró increíbles falencias a la hora de manejar la economía, lo cierto es que la tasa de desocupación no fue una variable que se caracterizara por resultados negativos, más bien lo contrario. 

El kirchnerismo subió al ring a Macri como eje de sus críticas, pero no fue capaz de ostentar resultados mucho más alentadores.

Según las mediciones alternativas a las que elaboró el INDEC entre 2007 y 2015 (momento en el cual fue intervenido y sus estadísticas dejaron de ser creíbles), el índice de desocupación que dejó el kirchnerismo fue del 9,1% en 2015. 

La gestión Macri mantuvo este nivel de desocupación promedio, con ligeras bajas en 2017 y aumentos en 2018, llegando al 8,9% en el último trimestre del año.

Por si esto fuera poco, la situación socio-laboral se deterioró fuertemente en lo que va de la administración kirchnerista. 

Según un informe reciente del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, la tasa de desocupación habría alcanzado el 15,5% de la población económicamente activa para el término del segundo trimestre del año. 

Ad

Por su parte, el INDEC ya había anunciado en el primer trimestre del año que la desocupación volvió a acomodarse cómodamente en los dos dígitos, a partir del momento más duro en las restricciones de aislamiento social. La cuarentena significó la quiebra definitiva para miles de comerciantes en todo el país, que no pudieron afrontar la falta de ideas del gobierno. 

El ministerio de Trabajo anticipó la pérdida de más de 300.000 puestos de trabajo durante los primeros cinco meses del año, a pesar de la prohibición de despidos y otras medidas poco relevantes implementadas por el gobierno. El impacto fue más notorio entre los trabajadores no registrados, aquellos que quedaron olvidados por el Presidente. 

La UCA anunció que cerca de 650.000 empleos no registros fueron destruidos a causa de la pandemia y la enorme depresión económica, y 950.000 teniendo en cuanta a todas las modalidades. Tomando una visión general, la crisis dejaría un saldo de 3,3 millones de personas desocupadas. 

Algunos dirigentes del núcleo duro del kirchnerismo, como el caso de Marcó del Pont, aseguraron que no está en la agenda del gobierno derogar ni rebajar ningún impuesto, y que incluso se pretende subirlos todavía más. 

Bajo la misma lógica de pensamiento, Alberto Fernández aseguró que no se producirán rebajas salariales de ningún tipo en el sector público, ni siquiera para aquellas remuneraciones que superan más de 17 veces al salario mínimo establecido por ley. Mientras tanto, miles de pymes cierran sus puertas, y millones de personas permanecen sin trabajo y sin sustento del Presidente de los argentinos. 

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Nuevo disparo del dólar blue: alcanzó un nuevo récord histórico a $219

Publicado

en

La brecha cambiaria con el dólar oficial se amplia cada vez más.

El dólar blue vuelve a sorprender con un nuevo récord histórico este viernes alcanzando los $214 para la compra y a $219 para la venta.

De todos los aumentos, este ha sido el mayor que la divisa dio en un día desde el 10 de noviembre cuando la cotización aumentó $5,50 en 24 horas.

Durante esta semana la divisa comenzó en $209 y la termina con $10 más, dejando una brecha con el dólar mayorista de 109,90%. Por otro lado, en la mayor parte del país, el blue alcanza hasta los $221.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este domingo 5 de diciembre

Qué sucederá con el riesgo país

Con esta situación que se vive actualmente con el dólar en el último día hábil de la semana, el riesgo país alcanzó los 1914 puntos y señala un máximo desde la reestructuración de deuda que realizó el Gobierno en 2020.

Por otra parte, antes de las 16 horas, los bonos argentinos en dólares perdían entre 0,3% (AL30D) y 4,6%.

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno endurece el cepo y buscará ampliar la documentación tributaria requerida para operar

Publicado

en

Las entidades financieras y los agentes bursátiles podrán solicitar previamente declaraciones tributarias a aquellos clientes que busquen entrar al mercado de capitales. En la práctica, se teme que los organismos de control terminen imponiendo por la fuerza lo que originalmente constituye un lineamiento optativo.

En medio de la progresiva sangría de reservas y el agotamiento del cepo cambiario, el Gobierno dispuso más medidas para seguir estrangulando a las operaciones sobre el mercado legal.

La Unidad de Información Financiera (UIF), por medio de la Resolución 6/2022, dispuso que las entidades financieras como bancos o aseguradoras, así como los agentes bursátiles, podrán solicitar a sus clientes declaraciones tributarias específicas para poder acceder al mercado cambiario legal.

En concreto, las documentaciones tributarias solicitadas serán sobre Ganancias y Bienes Personales, ambos impuestos que tienen un enorme peso como proporción de los recursos totales que percibe el sector público.  

Aún si, si bien se plantea como un criterio que deberá adaptarse a las preferencias de cada entidad financiera con sus clientes, los mercados especulan con que las medidas terminen por imponerse de forma forzosa en las operaciones diarias. Los organismos de control tendrán un mayor peso para disuadir a las entidades financieras para que soliciten, en la práctica, estas declaraciones tributarias a sus clientes.

Las medidas suponen añadir un control adicional sobre el acceso al dólar MEP (que se obtiene en la bolsa de valores) y el dólar Contado con liquidación. Esto podría desembocar en un nuevo aumento de la brecha cambiaria, que actualmente se acerca al 100%.

La resolución fue impulsada por el ultra-kirchnerista Juan Carlos Otero, en un intento por seguir limitando el acceso a los dólares por parte de los argentinos, y contener la profundización de la pérdida de reservas internacionales.

Otero alegó que las disposiciones buscan fortalecer las herramientas de control sobre el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, pero lo cierto es que estos lineamientos ya estaban abordados en la reglamentación anterior de la UIF sancionada en 2017, y el objetivo real de las medidas es sencillamente imponer una nueva traba para la compra de dólares.

El Gobierno justificó, además, que el marco normativo anterior determinado por el macrismo había desarticulado completamente el control sobre todo tipo de operaciones de origen ilegal, pero nuevamente esta fue una declaración exagerada para justificar el endurecimiento burocrático del cepo.

Seguir Leyendo

Economía

Una familia necesitó $76.146 en diciembre para no ser pobre

Publicado

en

Representa un aumento del 40% en relación al año anterior.

El costo de la canasta básica total, que define el umbral de la pobreza en la Argentina, subió 40,5% a lo largo de 2021, casi diez puntos menos que la inflación general promedio, que fue del 50,9%.

El informe dice que la canasta básica alimentaria (CBA) –que marca el nivel de la indigencia- subió 3,9% en diciembre, respecto de noviembre, y 45,3% a lo largo de todo el 2021. Y la canasta básica total (CBT) escaló 3% en diciembre y 40,5% en un año.

Con las subas, la canasta alimentaria para una familia tipo (un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años) ascendió a 32.963,69 pesos y la canasta básica total ascendió a 76.146,13 pesos.

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) se define como el conjunto de alimentos que satisfacen ciertos requerimientos nutricionales, y cuya estructura refleja el patrón de consumo de alimentos de la población de referencia.

Y la Canasta Básica Total (CBT), se obtiene mediante la ampliación de la CBA considerando los bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etcétera) consumidos por la población de referencia.

Fuentes oficiales aclararon que la diferencia entre los aumentos que registraron la CBA y la CBT respecto del Índice de Precios al Consumidor (IPC) –que marca la inflación general- responde a que no se computan los mismos productos. “Son canastas distintas”, dijeron.

Para el IPC, por ejemplo, el rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas se incrementó un 50,3% a lo largo de 2021 y el de “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” avanzó solo 28,3%.

Seguir Leyendo

Trending