Seguinos en redes

Colombia

Se dispara la inflación en Colombia: Los precios acumularon un alza anual del 12,5%, la cifra más alta desde 1999

Publicado

en

Los precios minoristas aumentaron casi un 0,8% en noviembre y aceleraron el ritmo de la inflación con respecto al mes anterior. Las expectativas inflacionarias se desestabilizan frente a la incertidumbre por el programa fiscal del presidente Petro. 

La inflación se recrudece cada vez más en Colombia, incluso a pesar del aumento de la tasa de política monetaria del Banco Central. Los precios minoristas tuvieron un salto del 0,78% durante el mes de noviembre, acelerando así su expansión respecto al 0,72% del mes anterior.

La tasa de inflación interanual ascendió al 12,53% en comparación al mismo mes del año 2021, y alcanzó el ritmo de aumento más drástico desde marzo de 1999. En lo que va de la administración de Gustavo Petro como Presidente, la variación interanual de los precios escaló casi 2 puntos porcentuales.

El rubro de los alimentos fue sin lugar a dudas una de las partidas más problemáticas para el deterioro de la canasta de los consumidores. Aumentaron un 27,1% interanual en noviembre, el valor más extremo desde julio de 1998. Se trata de uno de los rasgos de la inflación que mayor descontento social produce en el país. 

Pero incluso sin considerar el efecto de bienes típicamente volátiles como los alimentos y la energía, la inflación “Núcleo” ascendió al 11,09% interanual en noviembre, y nuevamente alcanzó los niveles más drásticos desde 1999. 

El segmento mayorista de los precios registró un incremento interanual de hasta el 24,76% al término de noviembre, un valor holgadamente superior a la suba sobre el mercado minorista. Sin embargo, el ritmo de aumento de este indicador se mantiene en retroceso desde abril. 

Las expectativas inflacionarias juegan un rol trascendental en la determinación de la demanda de dinero, que hoy en día constituye el principal factor por el cual se impide sistemáticamente la estabilidad de precios en Colombia.

El programa fiscal del socialista Gustavo Petro promete resultados inciertos, y este hecho arroja una gran presión sobre la inflación. La administración Petro recibió un déficit primario del 2% del PBI, y un resultado financiero deficitario de hasta el 5,9% del PBI.

El ministro de Hacienda José Antonio Ocampo prometió llevar a cabo un ajuste del 2,8% del producto para el año 2023, mediante una reforma tributaria para subir los impuestos y más que compensar cualquier aumento del gasto público. Pero la meta del Ministro carece de la suficiente credibilidad en los mercados.

Los ajustes presupuestarios llevados a cabo por medio del control de las asignaciones de gastos permiten trazar un sendero previsible para el déficit fiscal hacia el futuro. Por el contrario, aquellos que se rigen exclusivamente por el aumento de los impuestos no pueden hacer lo mismo porque la recaudación es sensible a factores que no son controlables, como el nivel de la actividad económica o la variación de las exportaciones.

La consolidación fiscal de Colombia no es creíble y aún no se han demostrado señales de disciplina fiscal. Las expectativas responden negativamente, la demanda de pesos colombianos se retrae y el proceso inflacionario adquiere la dimensión más importante de los últimos 23 años.

Colombia

Petro anuncia en el Foro Davos que Colombia no concederá nuevos contratos de petróleo y gas

Publicado

en

El presidente socialista apuntó contra el sector más dinámico y significativo de la economía, provocando la rápida vuelta de la volatilidad en los mercados. Las declaraciones espantan a los inversores y la bolsa retrocedió un 0,73% solo en el día miércoles. 

El presidente de la izquierda colombiana, Gustavo Petro, volvió a emprender un discurso en contra del principal sector productivo del país. Como parte de la conferencia anual del Foro Económico Mundial en Davos, el Gobierno socialista dejó en claro que emprenderá una política energética radical y poco convencional para facilitar la “descarbonización”.

La ministra de Energía y Minas, Irene Vélez, anunció sin empacho que el Gobierno prohibirá cualquier tipo de concesión de nuevos contratos de petróleo y gas, aunque no se verán afectados los contratos y las extracciones que ya se encuentran en curso. Petro ratificó los dichos de su Ministra, y habló de un “capitalismo descarbonizado”. 

Las medidas presentadas por el Gobierno de Petro son abiertamente extremistas incluso con los parámetros de las economías desarrolladas, las cuales están mucho mejor preparadas que Colombia para afrontar la llamada “transición energética” ya que sus exportaciones son cuantiosamente más diversas que las de este último país. 

Los anuncios de Vélez prometen tener un impacto nocivo en la economía de Colombia. Las exportaciones de bienes y servicios del país representan cerca del 16% del PBI, y el 42% de las mismas son explicadas exclusivamente por petróleo crudo, el 14,5% por el carbón mineral, y el 7,3% por el refinado de petróleo. La reticencia a nuevos contratos pone en jaque al 64% de todo el saldo exportador anual.

En nombre de la lucha contra el cambio climático, la economía colombiana podría sufrir el mayor revés exportador de su historia. La contracción de las exportaciones limita el crecimiento económico, pero también el consumo y la demanda interna ya que exportar menos también implica importar menos, y en el contexto de un tipo de cambio más elevado que reflejaría la mayor escasez de divisas. 

Los mercados rápidamente recobraron posiciones bajistas frente a los estrafalarios anuncios del oficialismo. El índice bursátil COLCAP registró una caída del 0,73% inmediatamente después de los anuncios de Vélez y Petro, en vista al recorte de expectativas para el valor de los activos en el largo plazo.

Las empresas energéticas fueron las más golpeadas por el shock bursátil. Canacol Energy Ltd cedió un 3,69% en la jornada del miércoles, Mineros SA se desplomó un 5,68% y los títulos del Banco De Bogotá SA se derrumbaron hasta un 6,18% en el día

El valor del dólar no se vio afectado por los anuncios, ya que este mercado es mucho más volátil y responde a shocks de muy corto plazo, cuando la prohibición de nuevos contratos de petróleo y gas tendrán consecuencias que serán percibidas solamente en los próximos años. 

La firma JP Morgan alertó por las irresponsables declaraciones del presidente Petro como la principal causa de inestabilidad y desconfianza en los mercados. El banco internacional mostró preocupación por la velocidad de la transición energética de Colombia, que no solo no se ajusta a las capacidades de su economía sino que obedece a un concepto de fundamentalismo ecológico muy poco ortodoxo. 

La difícil situación macroeconómica de Colombia la hace vulnerable a los temores de errores de política, especialmente en un momento de crecientes riesgos globales y grandes necesidades de financiamiento externo de Colombia. Creemos que esto justifica volver a entrar en algunas posiciones bajistas”, explicaron los economistas de JP Morgan. 

También apuntó contra la irresponsable reforma tributaria que se pretende llevar a cabo en el país. Se promete alcanzar una meta de nueva recaudación por un valor de 1,7% del PBI, pero en lugar de utilizar este excedente para ordenar las cuentas fiscales, toda la recaudación se destinará a fondear una fuerte expansión del gasto público.

La falta de un sendero claro de ordenamiento fiscal provoca un mayor desanclaje de las expectativas inflacionarias, y mayor volatilidad en el mercado cambiario, que a los ojos de los analistas de JP Morgan constituye el principal problema de la macroeconomía colombiana.

Seguir Leyendo

Colombia

Elon Musk reveló que Rusia usó Twitter para ayudar al comunista Gustavo Petro a llegar a la presidencia de Colombia

Publicado

en

El candidato de Pacto Histórico contó con casi 600 bots todos los días que impulsaban distintos hashtags y daban una imagen artificial de una presencia apabullante en redes sociales.

En las últimas revelaciones de los #TwitterFiles, Elon Musk y el periodista Matt Taibi revelaron conversaciones internas de los anteriores ejecutivos de la red social con autoridades del Departamento de Estado, donde el gobierno de Biden les pidió que contrarresten las operaciones de Rusia, que estaba usando su plataforma para potenciar la presencia online del entonces candidato a presidente Gustavo Petro.

Según estos documentos, el Kremlin habría financiado millones de bots que operaban en Twitter en favor del candidato comunista. Algo que muchos sospechaban, ya que la fuerza en redes sociales de Petro fue apabullante, algo que no se había visto antes que la campaña empezara.

Los informes muestran un aluvión de tweets provenientes de lo que se creen son granjas de bots ubicadas en Benin, Mali, Senegal, India, Pakistan y Nigeria, desde propiedades que pertenecen al oligarca ruso Yevgeniy Prizoghin, uno de los más cercano del presidente Vladimir Putin.

Particularmente, estos bots eran utilizados para tuitear en favor de Petro con los hashtags #PetroPresidente2022, #PetroPresidenteDeColombia2022 y #PactoHistórico, los tres llegando prácticamente todas las noches en los meses previos a las elecciones como trending topic.

De acuerdo con el documento, al menos 590 bots estaban activos todas las noches y tenían una presencia en Twitter de más de 50.000 publicaciones por día.

Entre las cuentas bots detectadas están @yesid70202528; @fernandohinca01; @willj84753699; @jaime528629; @nanderas3; @esperanzaprie16; @cegatalisman2; @edwinpa81364652; y @alonso15922455. Casi todas han sido derribadas por Twitter en los últimos meses, pero se especula que todavía hay muchas más.

En redes sociales, usuarios opositores siempre se han quejado y denunciado que son víctimas de ataques masivos cuando critican al hoy presidente de Colombia. Ahora sabemos que se trata de lo que muchos han llamado una “bodega” de ataque coordinada.

Los informes los publicó el periodista Matt Taibi, quien está trabajando con Elon Musk en el área de comunicación de la nueva administración de Twitter, en hilo donde explica cómo el Departamento de Estado presionaba a los trabajadores de Twitter para que les hicieran favores.

Entre otros favores, el Departamento de Estado de Biden le pedía a Twitter que derribara estos bots antes de las elecciones, en las que el candidato respaldado por la Embajada estadounidense no solo perdió si no que quedó en tercer lugar, y ni siquiera pudo entrar a la segunda vuelta.

Fico” Gutiérrez, quien contaba con el apoyo de Uribe, del Partido Conservador y del Partido de la U, y tenía además el respaldo de la Casa Blanca, quedó en tercer lugar mientras que el outsider Rodolfo Hernández se coló al ballotage, destruyendo los planes del Partido Demócrata de ubicar un candidato más progresista por la histórica coalición de partidos conservadores que venía gobernando Colombia hace dos décadas.

Tras esta derrota electoral, parecería que el Partido Demócrata optó por apoyar a Gustavo Petro antes que a Hernández, un desconocido para la Embajada en quien no podían confiar, y éste terminó imponiéndose por un irrisorio márgen, obteniendo tan solo el 50,4% de los votos en ballotage.

Varios dirigentes de la oposición colombiana reaccionaron a lo expuesto por Elon Musk. En su cuenta de Twitter, el excandidato presidencial de derecha Enrique Gómez dijo que “cuentas rusas respaldaron y seguramente respaldan todo lo relacionado con Petro y el Pacto Histórico“.

Es increíble el alcance, el daño que vienen haciendo a las democracias en el continente este tipo de estrategias“, agregó, mientras que la senadora Paloma Valencia se preguntó: “¿Entonces Petro es apoyado por cuentas rusas en Twitter?

Por su parte, el senador Jota Pe Hernández, uno de los más críticos del gobierno, sostuvo: “INCREÍBLE!! El propio @elonmusk propietario de Twitter, validó y mostró al mundo como desde Rusia utilizaron BOTS a favor de la campaña de Gustavo Petro!

Y completó: “Con usuarios falsos, Hashtags Programados y miles y miles de menciones posicionaban la campaña en Twitter! #CeroLíneaÉtica”.

Seguir Leyendo

Colombia

Masivo aumento de impuestos en Colombia: Petro lanza una reforma tributaria que espanta inversiones

Publicado

en

El Presidente colombiano sancionó la reforma tributaria que promete recaudar hasta 20 billones de pesos en su primer año de aplicación. El paquete de medidas genera importantes distorsiones para la inversión y el desarrollo de la iniciativa privada. 

Tras casi dos meses de debate legislativo, el presidente socialista Gustavo Petro finalmente logró sancionar su reforma tributaria. Se trata de una serie de formulaciones que aumentan drásticamente la carga impositiva sobre Colombia, distorsiona incentivos para la inversión privada, y afecta especialmente a los sectores más dinámicos del país.

Los cambios entrarán en vigencia a partir del año fiscal 2023, y solamente en los primeros 12 meses de aplicación el Gobierno espera recaudar una suma de $20 billones, para luego llegar hasta los 50 billones de pesos en el año 2026. 

Los nuevos ingresos tributarios no serán destinados a favorecer la disciplina fiscal y la moderación del déficit, sino que serán destinados a permitir una mayor expansión del gasto público de acuerdo a la agenda socialista del Presidente.

Las claves de la reforma tributaria 

Impuesto al Patrimonio

La reforma introduce un nuevo impuesto al patrimonio sobre personas físicas, con características similares al impuesto de “Bienes Personales” que se aplica en Argentina. Se establece un paquete con tasas progresivas (y distorsivas) que penalizan la acumulación de capital. 

Las personas con un patrimonio superior a los $3.000 millones pagarán una alícuota del 0,5%, a partir de los $5.000 millones se paga un 1%, y para cualquier persona que supere los $10.000 millones la tasa marginal máxima aumenta al 1,5%. Si bien se propone como un impuesto transitorio y con duración por cuatro años, se descuenta que el tributo será prorrogado indefinidamente en la práctica del mismo modo en que ocurrió en Argentina. 

Sobretasas al petróleo y el carbón, regalías y dividendos

El nuevo esquema tributario aprueba un recargo impositivo sobre el impuesto a las ganancias corporativas para sectores específicos, y determina que el pago de impuestos en concepto de regalías ya no pueden ser deducidos del impuesto a los ingresos de personas jurídicas

Las modificaciones afectan principalmente a dos sectores trascendentales para la economía colombiana: la industria petrolera y la producción de carbón. Las estimaciones de la Dirección General de Política Macroeconómica (DGPM) determinan que las empresas petroleras pasarán de abonar una tasa del 30% sobre sus ganancias, a pagar entre el 34% y el 47%

Estos cálculos implican una sobretasa implícita para el petróleo que oscila entre el 5% y hasta el 15%. Para ello se dispuso de un esquema progresivo: desde los US$ 67,3 por barril y hasta US$ 75 por barril, la sobretasa es de 5%. A partir de US$ 75 dólares por barril hasta US$ 82,2, la sobretasa asciende al 10%, y por encima de por encima de 82,2 dólares por barril se aplica un 15%. 

Para el caso de las empresas productoras de carbón la sobretasa fluctúa entre el 5% y el 10%, y también se aplica la no deducibilidad de regalías. En este sentido, los productores de carbón pasarán de tributar una tasa del 36% a pagar entre un 43% y hasta 56%

Asimismo, la reforma de Petro duplica el impuesto general sobre los dividendos del 10% al 20%. Considerando esta disposición, la tasa impositiva efectiva sobre las empresas petroleras ascendería a un máximo de 56% si se distribuyen utilidades a los socios, y hasta 63% para las empresas productoras de carbón. Ambas alícuotas se encuentran entre las más elevadas de América Latina y del mundo. 

Impuesto a las Ganancias para empresas

Por fuera de las aplicaciones especiales sobre los sectores del carbón y el petróleo, la reforma tributaria de Petro también castiga a la totalidad de la iniciativa privada. La tasa marginal sobre las utilidades no distribuidas ya había sido aumentada al 35% en 2022, pero la reforma Petro recorta beneficios y créditos fiscales. 

La aplicación de deducciones y beneficios fiscales hacían que la tasa efectiva para las empresas colombianas fuera del 25,5% en lugar de la tarifa nominal de 35%. La reforma tributaria aumenta la carga efectiva al 29,4% a partir de 2023. 

También se adopta la tasa mínima de tributación del 15% para aquellas empresas que por cualquier razón no estuvieran alcanzadas por las alícuotas generales, en sintonía con el pedido internacional del presidente demócrata Joe Biden.  

Impuestos “saludables”

Se aprobó la introducción de una serie de impuestos internos sobre las bebidas azucaradas, con el fin de distorsionar la demanda de consumo y desalentarlo. Este es uno de los puntos que no estuvo ligado a fines recaudatorios, sino más bien de índole regulatorio.

Las bebidas azucaradas de menos de 4 gramos cada 100 mililitros estarán exentas de pagar el impuesto. Las bebidas que tengan entre 4 y 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros pagarán 18 pesos por cada 100 mililitros. Y para aquellas bebidas que tengan más de 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros, el impuesto de suma fija asciende a los 35 pesos

Los productos ultraprocesados que el Gobierno considera con “exceso de azúcar” tendrán un impuesto ad-valorem del 10% sobre su precio de venta a partir de 2023, 15% para 2024 y 20% en 2025. Este tributo se aplica tanto para los productores locales como para los importadores que comercian con productos extranjeros. 

Impuesto al timbre

Se dispone de la aplicación de un nuevo impuesto de timbre, aplicado sobre las escrituras públicas de enajenación de bienes inmuebles. Se establece un sistema distorsivo de alícuotas marginales, con la misma metodología que otros impuestos.

Las escrituras públicas de inmuebles valuados entre $848 millones y $2.120 millones pagarán una tasa de timbre por el 1,5% de su valor, mientras que todas aquellas que superen estos montos abonarán una tasa del 3%. Cualquier monto por debajo de los 848 millones de pesos colombianos no estará sujeto al pago de este tributo. 

Derogación del “Día sin IVA”

El Presidente colombiano dispuso el fin del programa Dia sin IVA, que había sido lanzado por el exmandatario Iván Duque. Se trata de un esquema que permitía la compra de una serie de productos sin pagar el Impuesto al Valor Agregado del 19%, por una determinada jornada de tiempo.

Este régimen dejará de tener vigencia en Colombia, y se pagará el IVA sin ningún tipo de excepción durante los 365 días del año. 

Seguir Leyendo

Tendencias