Conecte con nosotros

Economía

Se ralentiza la recuperación: la economía cayó un 7,4% interanual en octubre, y rebotó un 1,9% con respecto a septiembre

La recuperación pierde parte del impulso que tenía en septiembre. En los diez meses del año contabilizados, la economía argentina retrocedió un 11,3% en relación al mismo período de 2019.

Publicado

en

El INDEC anunció los resultados del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), revelando una desaceleración en el ritmo de recuperación que tenía la economía. El PBI mensual cayó un 7,4% en octubre, en comparación al mismo mes del año pasado. 

La economía argentina creció por sexto mes consecutivo, pero cada vez lo hace a un ritmo relativamente más lento. El repunte de mayo llegó al 7,8%, el de julio con 2,6%, agosto con 1,5%, septiembre con 2,1%, y en octubre 1,9%

La caída interanual de octubre superó a la registrada en septiembre, que había cerrado en 6,3% negativo. De esta forma, se perdió una parte de la vigorosidad del rebote, y no aparece una salida clara de la crisis. 

A este ritmo, el país tardará más en recuperar sus niveles de actividad de prepandemia, en comparación con la mayoría del os países desarrollados en la OCDE, o incluso en relación a muchos países de la región como Brasil, Uruguay o Chile. 

Ad

Con la performance de los diez meses del año contabilizados, el país cayó un 11,3% en comparación al nivel de actividad correspondiente a los mismos diez meses del 2019.
Aun con todos los meses de rebote, el nivel de actividad en octubre se situó en un 4,96% por debajo del nivel que había en febrero de este año. 

Cabe destacar que Argentina ya venía de casi dos años de recesión (desde mayo del 2018), con lo cual el nivel de febrero no fue particularmente bueno. 

Con la sola excepción del a intermediación financiera (que creció un 9,4%), todos los sectores económicos que conforman el EMAE tuvieron caídas a nivel interanual. De acuerdo a la mayor incidencia negativa en el índice general, la actividad hotelera y de restaurantes, y el transporte fueron los dos sectores más afectados. 

Ad

Respectivamente, los hoteles y restaurantes tuvieron un nivel de actividad un 54% menor al que tenían el año pasado, mientras que el sector de transportes y comunicaciones cayó un 20,3% en relación a octubre de 2019. 

A pesa de los dichos del presidente Fernández, la industria manufacturera no logró recuperar el nivel del año pasado, y cayó un 3,5%. Los servicios de electricidad, gas y agua, también corrieron la misma suerte y cayeron igualmente un 3,5% interanual. 

La construcción, severamente afectada por la falta de insumos y las restricciones de precios del Gobierno, cayó un importante 13,3% interanual. La explotación de minas y canteras, por su parte, cayó un 12,3% en relación al año pasado. 

La recesión se hace más severa en Argentina, mientras queda la amenaza latente de una segunda ola de contagios. El nivel de actividad no encuentra la salida de la crisis, y la mayoría de las consultoras privadas hablan de una posible caída en torno al 12% para fin de año.  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

La insistencia de Guzman con el FMI: el pago de la deuda podría dejar al Central sin reservas líquidas

Publicado

en

Dentro de los siguientes nueve días vencen alrededor de 1.100 millones de dólares y el Central se podría quedar casi sin reservas líquidas. Aumentan los rumores de un default con el Fondo.

Para el viernes próximo Argentina tendrá que pagar 719 millones de dólares al FMI y tres días después serán otros 369 millones de dólares. Este será el último pago que Argentina pueda hacerle al Fondo con las reservas que se encuentran en el Banco Central para poder continuar con la negociación sin entrar en atrasos. El ministro Guzmán insiste ante la prensa internacional en que necesita más tiempo para llegar a un acuerdo.

Además aumentan las especulaciones que el Gobierno podría no pagar para no perder los últimos 1100 millones de dólares que le quedan de reservas líquidas. Al fin y al cabo, esa suma es algo más del doble que las reservas que el Banco Central perdió en la primera mitad de enero y en febrero se deben pagar 195 millones de dólares de intereses al Club de París.

Dentro del oficialismo hay quienes creen que debería necesario mostrarse duros y dejar de pagar para enviar una señal de intransigencia frente a la exigencia de un ajuste recesivo, mientras que en el entorno del ministro niegan que patear el tablero a altura de las negociaciones esté en los planes de Guzmán.

Por otro lado, en Economía insisten en que, si bien hay tensión, se debe mantener la cordialidad con los técnicos del staff del FMI. Y enfatizan que los avances son lentos, pero los hay y habrá que continuar con la negociación.

La diferencia entre pagar y no pagar no es solamente contable en materia de reservas internacionales, sino de tiempos. Dejar de pagar casi 1.100 millones de dólares implica adelantar dos meses el ingreso formal en atrasos con el Fondo, que se concretaría entonces a finales de julio y no a finales de septiembre. Al fin y al cabo el siguiente vencimiento no es sino hasta el 21 de marzo. Con eso conseguiría comprar algo más de un mes de reservas, aunque la aceleración de la demanda de divisas puede volverlo incluso un período más corto.

No necesariamente entrar en impagos implica el fin de las negociaciones, de hecho en general los países que entraron en atrasos continuaron negociando y solo fueron un puñado los que llegaron a los seis meses, a la fecha límite de los “protracted arrears”, es decir de los atrasos que el Fondo Monetario no puede volver a financiar.

Con depósitos bancarios del sector privado de casi 8 billones de pesos con tasas de interés para los plazos fijos de 3,25% mensual sensiblemente menores a la inflación esperada para comienzos de año, un desarme de depósitos puede rápidamente presionar sobre la brecha cambiaria y volverse contra las reservas incluso sin que el Banco Central destine divisas a los mercados bursátiles.


Seguir Leyendo

Economía

Nuevo disparo del dólar blue: alcanzó un nuevo récord histórico a $219

Publicado

en

La brecha cambiaria con el dólar oficial se amplia cada vez más.

El dólar blue vuelve a sorprender con un nuevo récord histórico este viernes alcanzando los $214 para la compra y a $219 para la venta.

De todos los aumentos, este ha sido el mayor que la divisa dio en un día desde el 10 de noviembre cuando la cotización aumentó $5,50 en 24 horas.

Durante esta semana la divisa comenzó en $209 y la termina con $10 más, dejando una brecha con el dólar mayorista de 109,90%. Por otro lado, en la mayor parte del país, el blue alcanza hasta los $221.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este domingo 5 de diciembre

Qué sucederá con el riesgo país

Con esta situación que se vive actualmente con el dólar en el último día hábil de la semana, el riesgo país alcanzó los 1914 puntos y señala un máximo desde la reestructuración de deuda que realizó el Gobierno en 2020.

Por otra parte, antes de las 16 horas, los bonos argentinos en dólares perdían entre 0,3% (AL30D) y 4,6%.

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno endurece el cepo y buscará ampliar la documentación tributaria requerida para operar

Publicado

en

Las entidades financieras y los agentes bursátiles podrán solicitar previamente declaraciones tributarias a aquellos clientes que busquen entrar al mercado de capitales. En la práctica, se teme que los organismos de control terminen imponiendo por la fuerza lo que originalmente constituye un lineamiento optativo.

En medio de la progresiva sangría de reservas y el agotamiento del cepo cambiario, el Gobierno dispuso más medidas para seguir estrangulando a las operaciones sobre el mercado legal.

La Unidad de Información Financiera (UIF), por medio de la Resolución 6/2022, dispuso que las entidades financieras como bancos o aseguradoras, así como los agentes bursátiles, podrán solicitar a sus clientes declaraciones tributarias específicas para poder acceder al mercado cambiario legal.

En concreto, las documentaciones tributarias solicitadas serán sobre Ganancias y Bienes Personales, ambos impuestos que tienen un enorme peso como proporción de los recursos totales que percibe el sector público.  

Aún si, si bien se plantea como un criterio que deberá adaptarse a las preferencias de cada entidad financiera con sus clientes, los mercados especulan con que las medidas terminen por imponerse de forma forzosa en las operaciones diarias. Los organismos de control tendrán un mayor peso para disuadir a las entidades financieras para que soliciten, en la práctica, estas declaraciones tributarias a sus clientes.

Las medidas suponen añadir un control adicional sobre el acceso al dólar MEP (que se obtiene en la bolsa de valores) y el dólar Contado con liquidación. Esto podría desembocar en un nuevo aumento de la brecha cambiaria, que actualmente se acerca al 100%.

La resolución fue impulsada por el ultra-kirchnerista Juan Carlos Otero, en un intento por seguir limitando el acceso a los dólares por parte de los argentinos, y contener la profundización de la pérdida de reservas internacionales.

Otero alegó que las disposiciones buscan fortalecer las herramientas de control sobre el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, pero lo cierto es que estos lineamientos ya estaban abordados en la reglamentación anterior de la UIF sancionada en 2017, y el objetivo real de las medidas es sencillamente imponer una nueva traba para la compra de dólares.

El Gobierno justificó, además, que el marco normativo anterior determinado por el macrismo había desarticulado completamente el control sobre todo tipo de operaciones de origen ilegal, pero nuevamente esta fue una declaración exagerada para justificar el endurecimiento burocrático del cepo.

Seguir Leyendo

Trending