Seguinos en redes

Economía

Vaca Muerta desfinanciada: pese a la recuperación del mercado a nivel internacional, las pésimas condiciones locales han frenado la “mina de oro” argentina

Las inversiones en Vaca Muerta siguen siendo insuficientes y cayeron un 56% con respecto a 2019. Las mejoras en las condiciones internacionales no se tradujeron en mayor inversión a causa de la incertidumbre y el pánico que inspira el gobierno kirchnerista.

Publicado

en

Mientras el gobierno celebra una magra recuperación estadística por el rebote luego del 2020, los resultados conseguidos siguen estando muy alejados de los que había en 2019 y Vaca Muerta ha perdido más de la mitad de las inversiones que tenía antes de la pandemia.

La variación positiva en la inversión prevista para este año, con un alza del 35,7%, surge de la comparación con un 2020 marcado por la falta de actividad y una crisis económica sin precedentes. De esta manera y a efectos prácticos, se está midiendo el porcentaje de crecimiento respecto a un año donde el crecimiento fue casi cero, por lo que cualquier inversión mayor a cero parecerá un gran repunte.

Yendo a los números, Vaca Muerta sufre de una severa desinversión. Se estima que al término de este año y en el marco del escenario más optimista, la inversión en Vaca Muerta llegará a representar un monto por US$ 2.660 millones, lo que implicaría una caída del 56% con respecto al 2019

Este nivel de inversión no tendrá un mayor impacto en la recuperación de las variables macroeconómicas del país, pese al enorme potencial de crecimiento en el sector energético.

Vaca Muerta se había convertido en el motor del país, pero hoy en día Argentina no ofrece más las condiciones locales que beneficien un yacimiento que es la envidia de cualquier otro país del mundo

Ad

La producción petrolera total en Argentina llegó en 2020 a su nivel más bajo desde 1989, momento en el cual el país vivía una profunda crisis energética. Con estos registros, se acumuló una caída de la producción en torno al 43,2% desde 1998, cuando Argentina alcanzaba el nivel más alto de la historia a partir de la privatización y desregulación del sector en la década del 90. 

Además, la producción de petróleo retrocedió un 38,2% desde la introducción del congelamiento tarifario sobre la energía en 2002, una política que continuó casi sin interrupciones hasta 2015 y que volvió a principios de 2019. 

El último dato de producción para Vaca Muerta, correspondiente al mes de abril, relevó que se produjeron 147.000 barriles de petróleo por día, siendo así el 29% de la producción total en el país. Este nivel de producción superó los que había en 2019, pero la falta de inversión supone un condicionamiento importante en cara al futuro. 

A diferencia de lo que ocurrió con el resto de la industria manufacturera en términos generales, el sector energético declinó fuertemente su nivel de inversión y no logró recuperarse fácilmente del impacto recibido por la pandemia y la crisis económica.   

Ad

Las condiciones internacionales volvieron a ser favorables pues los precios del crudo y el gas natural volvieron a repuntar a partir de la segunda mitad de 2020, y las principales tasas de interés de referencia permanecen en mínimos históricos, una situación de abundante liquidez en los mercados. 

Sin embargo, las condiciones internacionales incidieron muy poco en el clima inversor local. Los esfuerzos del Gobierno kirchnerista por aislar a la economía local de impactos internacionales fueron lamentablemente exitosos, y Argentina no podrá aprovechar la bonanza mundial

Las condiciones locales permanecen marcadas por la incertidumbre y el riesgo que implica invertir en el país, el cual se compone por la posibilidad de expropiación, la falta de derechos de propiedad, cambios erráticos en las reglas de juego para la exportación e importación de insumos e inestabilidad macroeconómica, entre muchos otros condicionamientos.  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Se cae a pedazos el modelo kirchnerista: La UCA estima que la pobreza alcanza al 43,1% de los argentinos

Publicado

en

La medición de la pobreza multidimensional de la universidad advierte que 18 millones de argentinos cayeron por debajo de este umbral, y se contabilizan hasta 3,3 millones de personas en situación de indigencia. La marginalidad aumentó en casi 4 puntos desde que Cristina y Alberto asumieron la presidencia.

La organización disfuncional de la economía kirchnerista contribuyó a multiplicar la cantidad de personas que cayeron en la pobreza y la indigencia en los últimos años. El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) confirmó que su medición de la pobreza alcanzó el 43,1% en 2022.

Se trata de uno de los registros más extremos del que se tenga registro, ligeramente por debajo del 44,7% alcanzado en 2020, pero superior al 42,4% registrado durante el año 2021. El estancamiento de la economía y el violento rebrote inflacionario fueron los principales factores explicativos para el aumento de la marginalidad social.

Bajo la administración de Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández la pobreza aumentó del 39,8% al 43,1%, utilizando una medición multidimensional que no solo tiene en cuenta el comportamiento de los ingresos sino también factores estructurales como las necesidades básicas insatisfechas.

La herencia del modelo kirchnerista desembocó en que 18 millones de personas estén actualmente bajo la línea de la pobreza. Asimismo, la tasa de indigencia según la UCA ascendió al 8,1% para 2022 y afectó a 3,3 millones de personas

Estas estadísticas se calculan contabilizando los distintos programas sociales y subsidios tarifarios que reciben millones de personas cada mes, pero que en realidad esconden una situación dramática. 

La UCA estima que sin subsidios ni asistencia social la pobreza llegaría al 51,7% de la población, y hasta el 40,4% de los hogares argentinos. Esta línea de pobreza “subyacente” y propia de las verdaderas condiciones que ofrece la economía, acumuló un aumento de casi 8 puntos porcentuales desde que Cristina Kirchner y Alberto Fernández se hicieron cargo del Gobierno. 

Se acumuló un aumento de 18,8 puntos porcentuales desde el año 2010, momento en el que la economía kirchnerista dejó de crecer, dejó de crear puestos de trabajo y comenzó a experimentar tasas de inflación cada vez más violentas. 

La medición de la UCA añade elementos estructurales que son dejados de lado por los indicadores que releva el INDEC, pero aún utilizando estos últimos la tendencia por el deterioro social no se ve afectada realmente. 

Las estimaciones del economista de la Di Tella, Martín González Rozada, sugieren que la pobreza compatible con la medición del INDEC llegó al 39,7% en el semestre móvil finalizado en octubre, y la administración kirchnerista disparó este indicador un 4,7% contra noviembre de 2019. Sin importar los parámetros que se consideren, resulta evidente el deterioro social bajo la gestión oficialista.

Las características principales del modelo que indujo al fracaso económico social pueden resumirse a las siguientes: una economía proteccionista, controles de precios y distorsión de tarifas, empresas públicas deficitarias, cepo cambiario y controles de capital, desborde inflacionario, déficit fiscal crónico y asfixia regulatoria.  

Seguir Leyendo

Economía

Christine Lagarde declara el fin del anonimato del dinero en efectivo y prepara el lanzamiento del Euro Digital

Publicado

en

La presidente del Banco Central Europeo aseguró que se presentará pronto una propuesta legislativa formal para el establecimiento de un Euro digital. Aseguró que se priorizará el “interés público” por sobre el derecho a la privacidad individual. 

Las recientes declaraciones de la presidente del Banco Central Europeo, la economista francesa Christine Lagarde, despertaron severas críticas en torno al avasallamiento de los Estados en la libertad personal. Lagarde anunció que el anonimato implícito en el dinero en efectivo está próximo a terminarse, y que será completamente erradicado con la instauración de un Euro digital.

El lanzamiento formal del Euro digital aún está en proceso de evaluación, y será necesaria la elevación de un proyecto legislativo para su aprobación definitiva. Sin embargo, Lagarde anunció que el proyecto será presentado prontamente, y tendrá jurisdicción sobre los países que integran la eurozona.

Si bien defendió a la privacidad como un valor necesario para preservar, la presidente del BCE minimizó la cuestión y explicó que el anonimato no debería volver a permitirse. Justificó que el uso del anonimato fomenta el narcotráfico, la evasión de impuestos y la financiación del terrorismo.

El debate entre seguridad y libertad parece zanjado en la Unión Europea: sin lugar a dudas se dejará de lado la libertad. El uso de dinero en efectivo supone una garantía para el ciudadano de que el Gobierno no puede ser capaz de llevar a cabo un monitoreo constante de las finanzas personales.

El riesgo subyacente en la adopción de una moneda digital estatal no está necesariamente asociado a los anuncios explícitos que pronunció Christine Lagarde, sino más bien al arsenal de posibilidades que se abren para los Estados y que, hasta ahora, eran imposibles bajo la circulación de dinero en efectivo. 

Una moneda digital le daría la posibilidad a un eventual Estado para forzar la recaudación de señoreaje, ya que ahora no sólo dispondría del control directo de una gran proporción de la oferta monetaria sino también de la demanda de dinero. Podría limitar el uso de transacciones para apuntalar la base imponible del impuesto inflacionario, es decir, apuntalar la tenencia de dinero aún contra la voluntad de los ciudadanos.

Las posibilidades de maniobra para un Estado autoritario se maximizan con una moneda digital controlada y de curso forzoso. De hecho este tipo de prácticas ya no constituyen una distopía, son una realidad en países autoritarios como China. El Estado chino se reserva el derecho de monitorear transacciones e incluso intervenirlas a discreción si lo considera necesario. 

La opinión pública en países como Alemania muestra una oposición visceral a la adopción de una moneda digital de curso forzoso, ya que este país en particular fue testigo de las consecuencias devenidas de un Estado al cual no se le imponen límites sobre la libertad individual. Las experiencias del nazismo y el comunismo dejaron huella en Alemania para oponerse a medidas de corte orwelliano. 

Seguir Leyendo

Economía

Las políticas proteccionistas de Biden comienzan a generar malestar entre sus socios europeos

Publicado

en

El programa “Made in America” y las cláusulas proteccionistas implícitas en el acta de reducción de la inflación despertaron el malestar de muchos de los principales socios comerciales de Estados Unidos en Europa y Asia. 

Las políticas comerciales impulsadas por el presidente Joe Biden en las últimas semanas finalmente despertaron malestar entre los países de la Unión Europea y las economías más importantes de Asia, entre otros socios.

Muy por el contrario de lo que estipulaba en la retórica de su campaña, donde criticó severamente el ligero proteccionismo que esbozó Trump contra el comercio chino, Biden demostró ser el presidente más proteccionista desde la Segunda Guerra Mundial.

Con subidas arancelarias que no se veían en décadas, mucho mayores que las impuestas por Trump contra China y dirigidas a todo el comercio, Biden ha re-lanzado la política “Made In America” del ex presidente republicano, incluso quedándose con el mismo logo que utilizó el neoyorquino.

También es importante destacar el cambio de retórica. Mientras Trump aseguraba que los aranceles estaban destinados a conseguir un comercio más justo contra un país como China que destina millones de dólares del Estado en subsidiar productos para que entren con precios más bajos en Estados Unidos, Biden adoptó el relato de que las empresas norteamericanas necesitan de la protección del gobierno para desarrollarse, indiscriminadamente de las políticas comerciales de otros países, a tono con el kirchnerismo en Argentina, por ejemplo.

La agenda proteccionista de los demócratas

Solamente desde su llegada al poder, la administración Biden endureció los requisitos para el establecimiento de barreras no arancelarias a las importaciones, lo cual incluye pero no se limita a la aplicación de licencias y cuotas legales.

Esta política tuvo un efecto particularmente dramático sobre el abastecimiento de leche de fórmula para bebés, como parte de un arsenal de regulaciones para favorecer el “compre nacional”. 

Asimismo, Biden ratificó la decisión de Estados Unidos para mantenerse fuera del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica a pesar de su reestructuración. Esto supone el cese de cualquier levantamiento de posiciones arancelarias para con los países asociados.

Fueron ratificados todos y cada uno de los aranceles de importación impuestos a China, impuestos que habían sido introducidos por la administración anterior en protesta por la manipulación del tipo de cambio efectuada por el Gobierno chino.

Sin embargo, y lisa y llanamente por motivos de proteccionismo comercial, Biden impulsó un fuerte incremento de los aranceles a la importación de madera canadiense, valiéndose de la flexibilidad legal que provee el acuerdo comercial vigente en el NAFTA. 

El malestar de los socios comerciales

El mandatario francés Emmanuel Macron llegó este martes a Washington en medio de una agenda marcada por las discrepancias con las erráticas políticas de la Casa Blanca, que amenazan con desestabilizar las históricas relaciones comerciales entre Estados Unidos y Europa.

El reclamo francés, que también encarna el desencanto de las economías asiáticas y europeas, reconoce como “competencia desleal” a la gran batería de subsidios a productos nacionales previstos como parte de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) aprobada este año. 

China favorece sus propios productos, Estados Unidos favorece sus propios productos. Podría ser hora de que Europa favorezca sus propios productos”, advirtió el ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, en alegación por el proteccionismo de Biden y Xi Jinping. 

Los subsidios indirectos a la producción constituyen una manera implícita para favorecer el proteccionismo y generan una distorsión con respecto a los productos extranjeros. De hecho, así lo había reconocido el expresidente Donald Trump al sugerir este mismo planteo sobre los subsidios agrícolas que aplicaba la UE. 

Seguir Leyendo

Tendencias