Conecte con nosotros

Economía

Volver 15 años al pasado: como en 2006, el kirchnerismo ordenó el cierre de las exportaciones de carne, poniendo en peligro el abastecimiento

El presidente Alberto Fernández decretó el cierre de las exportaciones de carne, en principio, por un período de 30 días. La misma medida había sido tomada en 2006, generando pésimos resultados y sin ningún efecto sobre la inflación.

Publicado

en

En respuesta al creciente nivel de inflación y ante la ausencia de un programa económico claro, el Gobierno decidió apostar nuevamente por el cierre de las exportaciones de carne en un intento desesperado por bajar los precios locales. 

En principio el cierre está previsto para un período de 30 días, aunque la credibilidad del Gobierno es baja y no se descartan nuevas extensiones por tiempo indefinido. La restricción llega en un momento de extrema necesidad de divisas, por lo que la falta de dólares de exportación supondrá una presión adicional sobre el tipo de cambio. 

Las medidas adoptadas no son nuevas dentro del kirchnerismo, pues en el año 2006 y bajo la gestión de Néstor Kirchner se había decretado la prohibición de las exportaciones de carne, persiguiendo los mismos objetivos que hoy se propone el Gobierno. 

Kirchner había propuesto la medida para un período de seis meses pero fue extendida constantemente hasta acumular los diez años, con ligeros cambios y concesiones progresivas. Los resultados fueron catastróficos en materia de puestos de trabajo y producción local. 

Ad

El cierre de exportaciones de carne había generado la quiebra de cientos de frigoríficos argentinos y la ruina de miles de productores ganaderos tras la imposibilidad de exportar, marcando además una fuerte contracción en la oferta de carne local que terminó impactado sobre el nivel de precios. 

La quiebra de frigoríficos trajo consigo importantes pérdidas en materia de puestos de trabajo: entre 10.000 y 12.000 argentinos perdieron su fuente de empleo a causa de las restricciones de Kirchner

De esta forma, la restricción no solo fue inefectiva para aminorar la inflación sino que produjo un aumento en el precio relativo de la carne, haciéndola más inaccesible para la mesa de los argentinos. 

Entre 2006 y 2015 el precio de la carne aumentó un 300% en el mercado interno frente a una inflación acumulada del 200%.
El precio real del kilo de asado experimentó un aumento del 75% a partir de 2006, después de haber permanecido en valores relativamente estables entre 1994 y 2003. 

El “asado de los domingos” fue un concepto que perdió terreno sistemáticamente a lo largo de la década kirchnerista.
El impacto de las medidas de Néstor Kirchner sobre la explotación agropecuaria fue superlativo

Ad

Entre marzo de 2006 y marzo de 2011 se perdieron el equivalente a 12 millones de cabezas de ganado vacuno, una caída del 20%. Las existencias de ganado vacuno en 2010 habían retrocedido al nivel más bajo desde 1989. El nivel de cabezas para faena retrocedió incluso al nivel más bajo desde la década de 1970. 

El consumo de carne por habitante se derrumbó un 11,3% entre 2005 y 2011, pasando de 62 kilos por persona a fines del 2005 a 55 kilos por persona a mediados del 2011. 

A nivel país la intervención en los mercados supuso la pérdida de un enorme caudal de divisas que podría haber ingresado al país, calculado en US$ 10.000 millones entre 2006 y 2011. 

Se produjo un fuerte deterioro en materia de competitividad, Argentina había perdido una enorme parte de la posición exportadora lograda en la década del 90, a partir de la apertura económica implementada por Carlos Menem y Domingo Cavallo

El presidente Alberto Fernández, que había sido crítico del cierre de exportaciones en el pasado, ahora decide radicalizarse apostar nuevamente por medidas que no prometen ningún tipo de resultado positivo para el país. 

Las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) anunciaron su contundente rechazo a las medidas del kirchnerismo, y convocaron al cese de la comercialización para todas las categorías de hacienda vacuna hasta el viernes 28 de mayo. 

Jorge Chemes, el presidente de las CRA, afirmó que las medidas de cierre para la exportación cárnica no tendrán un efecto significativo sobre la inflación, y que no apuntan a solucionar el problema de fondo: la falta de acceso en alimentos. Además, agregó que una enorme parte del costo de los alimentos es explicada por la voracidad fiscal que Fernández se niega a corregir.  

Dentro del peronismo las medidas de Fernández encontraron el rechazo, marcando la falta de consenso y la desorganización en el seno del espacio político de Fernández. 

El gobernador Omar Perotti criticó las medidas de Fernández, cuestionando el sentido de las medidas, y aseguró que la apuesta por soluciones disfuncionales solo generará un costo en materia de puestos de trabajo. 

Incluso el propio Guillermo Moreno, que había estado presente en la gestión de Néstor Kirchner, criticó con dureza la posición del Presidente por ser demasiado extremista. Además planteó que Alberto Fernández “no es apto para conducir Argentina” y que su administración está marcada por “políticas radicales” que lo emparentan con Raúl Alfonsín

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Nuevo disparo del dólar blue: alcanzó un nuevo récord histórico a $219

Publicado

en

La brecha cambiaria con el dólar oficial se amplia cada vez más.

El dólar blue vuelve a sorprender con un nuevo récord histórico este viernes alcanzando los $214 para la compra y a $219 para la venta.

De todos los aumentos, este ha sido el mayor que la divisa dio en un día desde el 10 de noviembre cuando la cotización aumentó $5,50 en 24 horas.

Durante esta semana la divisa comenzó en $209 y la termina con $10 más, dejando una brecha con el dólar mayorista de 109,90%. Por otro lado, en la mayor parte del país, el blue alcanza hasta los $221.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este domingo 5 de diciembre

Qué sucederá con el riesgo país

Con esta situación que se vive actualmente con el dólar en el último día hábil de la semana, el riesgo país alcanzó los 1914 puntos y señala un máximo desde la reestructuración de deuda que realizó el Gobierno en 2020.

Por otra parte, antes de las 16 horas, los bonos argentinos en dólares perdían entre 0,3% (AL30D) y 4,6%.

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno endurece el cepo y buscará ampliar la documentación tributaria requerida para operar

Publicado

en

Las entidades financieras y los agentes bursátiles podrán solicitar previamente declaraciones tributarias a aquellos clientes que busquen entrar al mercado de capitales. En la práctica, se teme que los organismos de control terminen imponiendo por la fuerza lo que originalmente constituye un lineamiento optativo.

En medio de la progresiva sangría de reservas y el agotamiento del cepo cambiario, el Gobierno dispuso más medidas para seguir estrangulando a las operaciones sobre el mercado legal.

La Unidad de Información Financiera (UIF), por medio de la Resolución 6/2022, dispuso que las entidades financieras como bancos o aseguradoras, así como los agentes bursátiles, podrán solicitar a sus clientes declaraciones tributarias específicas para poder acceder al mercado cambiario legal.

En concreto, las documentaciones tributarias solicitadas serán sobre Ganancias y Bienes Personales, ambos impuestos que tienen un enorme peso como proporción de los recursos totales que percibe el sector público.  

Aún si, si bien se plantea como un criterio que deberá adaptarse a las preferencias de cada entidad financiera con sus clientes, los mercados especulan con que las medidas terminen por imponerse de forma forzosa en las operaciones diarias. Los organismos de control tendrán un mayor peso para disuadir a las entidades financieras para que soliciten, en la práctica, estas declaraciones tributarias a sus clientes.

Las medidas suponen añadir un control adicional sobre el acceso al dólar MEP (que se obtiene en la bolsa de valores) y el dólar Contado con liquidación. Esto podría desembocar en un nuevo aumento de la brecha cambiaria, que actualmente se acerca al 100%.

La resolución fue impulsada por el ultra-kirchnerista Juan Carlos Otero, en un intento por seguir limitando el acceso a los dólares por parte de los argentinos, y contener la profundización de la pérdida de reservas internacionales.

Otero alegó que las disposiciones buscan fortalecer las herramientas de control sobre el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, pero lo cierto es que estos lineamientos ya estaban abordados en la reglamentación anterior de la UIF sancionada en 2017, y el objetivo real de las medidas es sencillamente imponer una nueva traba para la compra de dólares.

El Gobierno justificó, además, que el marco normativo anterior determinado por el macrismo había desarticulado completamente el control sobre todo tipo de operaciones de origen ilegal, pero nuevamente esta fue una declaración exagerada para justificar el endurecimiento burocrático del cepo.

Seguir Leyendo

Economía

Una familia necesitó $76.146 en diciembre para no ser pobre

Publicado

en

Representa un aumento del 40% en relación al año anterior.

El costo de la canasta básica total, que define el umbral de la pobreza en la Argentina, subió 40,5% a lo largo de 2021, casi diez puntos menos que la inflación general promedio, que fue del 50,9%.

El informe dice que la canasta básica alimentaria (CBA) –que marca el nivel de la indigencia- subió 3,9% en diciembre, respecto de noviembre, y 45,3% a lo largo de todo el 2021. Y la canasta básica total (CBT) escaló 3% en diciembre y 40,5% en un año.

Con las subas, la canasta alimentaria para una familia tipo (un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años) ascendió a 32.963,69 pesos y la canasta básica total ascendió a 76.146,13 pesos.

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) se define como el conjunto de alimentos que satisfacen ciertos requerimientos nutricionales, y cuya estructura refleja el patrón de consumo de alimentos de la población de referencia.

Y la Canasta Básica Total (CBT), se obtiene mediante la ampliación de la CBA considerando los bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etcétera) consumidos por la población de referencia.

Fuentes oficiales aclararon que la diferencia entre los aumentos que registraron la CBA y la CBT respecto del Índice de Precios al Consumidor (IPC) –que marca la inflación general- responde a que no se computan los mismos productos. “Son canastas distintas”, dijeron.

Para el IPC, por ejemplo, el rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas se incrementó un 50,3% a lo largo de 2021 y el de “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” avanzó solo 28,3%.

Seguir Leyendo

Trending