Conecte con nosotros

Europa del Este

Dimitió el Primer Ministro de Estonia tras revelarse desviación de fondos públicos y una opositora progresista tomó su lugar

El primer ministro de Estonia, Juri Ratas, ha anunciado su dimisión junto a otros miembros importantes del Partido de Centro tras ser revelado un entramado de desviación de fondos públicos que debían ser para empresas afectadas por el COVID-19.

Publicado

en

El primer ministro estonio, Juri Ratas, renunció a su cargo junto a otros miembros de su partido tras ser acusados por un supuesto desvío de fondos públicos que envuelve a varios miembros del partido oficialista, el centrista liberal Partido de Centro.

El respectivo caso judicial involucra la malversación y el desvío de 39 millones de euros que deberían haber sido destinados a las empresas afectadas por la pandemia del COVID-19. 

En la causa investigada por el fiscal Taavi Pern, se acusa principalmente al Secretario General del Partido de Centro, Mihhail Korb, y a Hillar Teder, un importante financiador del partido. 

A su vez, se está acusando a una ex-asesora del actual Ministro de Finanzas y a otras 2 personas cuyos nombres por ahora están siendo ocultados por la policía.

Según una nueva hipótesis de la fiscalía, Korb y Teder acordaron que este último financiara al partido en una inmensa cifra de un millón de euros a cambio de un favor político que hasta el momento se desconoce.

Ratas, tras dimitir de su cargo, afirmó en una rueda de prensa tras hablar con el Fiscal General que puedo decir con todo corazón que, como Primer Ministro, no he tomado ninguna decisión maliciosa o deliberadamente equivocada.”

Ad

La dimisión del Jefe de Gobierno finalizó por completo la coalición de gobierno, que consistía en el Partido de Centro (25 parlamentarios), el conservador Partido Patria (12 parlamentarios) y el derechista Partido Popular Conservador de Estonia (19 parlamentarios). 

Tras quedar libre la jefatura de Estado, el Parlamento nombró de forma provisoria a Kaja Kallas como sucesora en el poder y así se volvió la primer mujer al mando de Estonia de su historia.

Kallas es del Partido de la Reforma (34 parlamentarios), de ideología liberal y pro-Unión Europea.

Kallas asume como interina deberá llevarse a cabo una votación formal en el Parlamento en la que debe obtener un fuerte apoyo para lograr mantener su cargo. 

Hay rumores de que la nueva mandataria busca afianzar una alianza fuerte con el Partido de Centro y poder así quedar ella como Primer Ministra, mientras el recientemente expulsado oficialismo puede volver a acceder al poder.

Tweet de Kallas: “El Partido de la Reforma está haciendo esfuerzos para formar un nuevo gobierno que funcione (…) El gobierno ha caído.” 

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Hungría

El Papa Francisco visitó a Hungría e instó al gobierno a abrir sus fronteras a la inmigración

Publicado

en

El Papa Francisco instó a Hungría el domingo a “extender sus brazos hacia todos”, en una crítica velada a las políticas anti-inmigrantes del primer ministro de derecha Viktor Orban.

El Papa Francisco, que a sus 84 años sigue haciendo giras al exterior, visitó Budapest la semana pasada, donde presidió una misa para una enorme multitud que, según los organizadores, llegó a las 100.000 personas. 

El Sumo Pontífice solo pasó siete horas en Budapest antes de trasladarse el domingo por la tarde a una gira de cuatro días por la vecina Eslovaquia, donde mantendrá un ritmo más lento, pero en ese corto tiempo explotó una bomba política contra el gobierno de derecha húngaro. 

Francisco se reunió a su llegada con el primer ministro conservador Viktor Orban, cuyas políticas de refugiados chocan con el continuo llamado del Papa a la acogida e integración de inmigrantes musulmanes que llegan todos los días de Medio Oriente y África. 

Durante su reunión privada, le dio a Francisco una copia de una carta del rey Bela IV de Hungría al papa Inocencio IV, según el jefe de prensa del primer ministro. La carta, enviada en el año 1243, informaba a Inocencio IV que Bela reforzaría las fortificaciones a lo largo del río Danubio en Hungría en preparación para una invasión mongola. Una clara alegoría a cómo en el pasado el Vaticano defendía el derecho de los europeos a impedir las inmigraciones masivas de Asia.

El Vaticano dijo que la reunión se llevó a cabo en una “atmósfera cordial” y duró más unos 40 minutos, tiempo en el que el Papa y Orbán estuvieron a solas hablando en inglés. “Entre los diversos temas discutidos estuvieron el papel de la iglesia en el país, el compromiso con la protección del medio ambiente, la protección y promoción de la familia”, dijo un comunicado del Vaticano.

Francisco en el papamóvil en Budapest.

Si bien la migración no estaba en la agenda establecida, Orban escribió en Facebook: “Le pedí al Papa Francisco que no dejara morir a la Hungría cristiana”. Orban ha descrito con frecuencia a su gobierno como un defensor de la civilización cristiana en Europa y un baluarte contra la migración de países de mayoría musulmana. 

Por el contrario, el Papa Francisco ha expresado su solidaridad con los migrantes y refugiados y ha criticado lo que llamó un “populismo cristiano” promovido por gobiernos como el de Hungría.

El choque estuvo en la misa, ya que al final de la ceremonia religiosa, el Papa Francisco instó a los húngaros a “abrir los brazos hacia todos”, en una clara referencia a su pedido de que los países europeos cristianos abran sus fronteras para aceptar a las olas migratorias que quieren entrar en Europa.

“El sentimiento religioso ha sido el alma de esta nación, tan apegada a sus raíces”, dijo. “Sin embargo, la cruz, plantada en la tierra, no solo nos invita a estar bien arraigados, también levanta y extiende sus brazos hacia todos”.

Orban tuvo un asiento de primera fila durante la misa junto a varios de sus funcionarios, y según fuentes locales esta frase estuvo dirigida directamente al mandatario.

Seguir Leyendo

Grecia

Masivas protestas en Grecia: salen a las calles en contra de la vacunación obligatoria para personal esencial

Publicado

en

Alrededor de 10.000 personas se manifestaron este domingo en la plaza de Sintagma, en el centro de Atenas, contra la vacunación obligatoria de los trabajadores sanitarios que entra en vigor el miércoles. 

El gobierno griego del derechista Kyriakos Mitsotakis se sumó a la iniciativa de la Unión Europea y anunció que implementaría un pasaporte de vacunación, lo cual despertó múltiples protestas en las últimas semanas. Pero ahora el Primer Ministro dio un paso más y anunció que ante la propagación de la variante delta del coronavirus todo el personal esencial, desde enfermeros hasta trabajadores públicos, deberán vacunarse de manera obligatoria.

“No estamos contra las vacunas, sino contra el fascismo” y “¡Viva la democracia!”, se leía en las pancartas de los manifestantes, que llevaban también banderas griegas y contaban con el respaldo de múltiples organizaciones conservadoras y liberales.

“Es increíble que me suspendan del trabajo porque me niego a vacunarme, cuando durante meses he estado ayudando a contener la epidemia, trabajando en condiciones muy difíciles”, dijo Christos Bakakios, conductor de ambulancia.

Para Lina, una enfermera que pidió ante los medios locales que no se publique su apellido, “el sistema sanitario griego se derrumbará si ponen al personal sanitario que se niega a vacunarse en desempleo parcial”.

“Los hospitales ya están sobrecargados, no tendría sentido”, dijo, pero parece que el gobierno irá a fondo con esta medida. Desde el 16 de agosto, los empleados de las residencias de ancianos están obligados a vacunarse y todos los que rechazaron darse una dosis fueron despedidos y están actualmente sin trabajo.

Más de 5,7 millones de los 10,7 millones de habitantes de Grecia están totalmente vacunados, pero el gobierno asegura que está muy preocupado por la propagación de la variante delta en el país.

Seguir Leyendo

Ucrania

Ucrania descubre la mayor fosa común del genocidio que la Unión Soviética cometió en 1937

Publicado

en

Ignorado por los libros de historia modernos, que hablan exclusivamente del Holocausto, siguen apareciendo pruebas de uno de los mayores genocidios de la historia, el holodomor, cuando Stalin asesinó a 12 millones de ucranianos.

Ucrania sigue desenterrando los horrores del comunismo. Casi noventa años después del holodomor, uno de los mayores genocidios de la historia, que implicó el asesinato a través de someter a la hambruna a ciudades enteras de las zonas rurales de Ucrania que no querían entregar sus tierras al Estado soviético, además de ejecuciones masivas.

Este 26 de agosto, el Instituto de Memoria Nacional de Ucrania (IMNU) ha informado del hallazgo de 29 fosas comunes de la época soviética, concretamente de la Gran Purga de la era de Stalin, en Tatarka, cerca de Odesa, a orillas del mar Negro.

Los cuerpos hallados fueron víctimas del Comisariado Popular de Asuntos Internos (NKVD), que cortó toda la cadena de suministros a algunas ciudades ucranianas y hacía redadas donde fusilaba a sangre fría a los disidentes del régimen central comunista.

La documentación fue hallada por el historiador ucraniano Oleksandr Babich, quien encontró material inédito de la década del ’30 que hablaban de ejecuciones en masa en Odesa.

La documentación apunta a que las fosas podrían extenderse desde el lugar comprobado hasta un antiguo cuartel militar, lo que de confirmarse lo convertiría en el mayor lugar de enterramiento en masa de este tipo de toda Ucrania.

“Solo podemos especular con la sangre que derramó el poder soviético para imponerse en Odesa”, ha explicado el IMNU en un comunicado.

La Gran Purga fue una campaña de detenciones, represión política y limpieza étnica perpetrada por el Partido Comunista de la Unión Soviética en la rebelde Ucrania, cuya población fue de las que más rechazó la asimilación comunista en Europa del Este del bloque soviético. El Centro Memorial para los Derechos Humanos de Moscú estima que al menos 12 millones de ucranianos fueron asesinados en la década del ’30.

22Vinnitsa.jpg
Fosas común en Vinnytsia, otra de los puntos donde la URSS enterraba a las víctimias del holodomor.

Seguir Leyendo

Trending