Seguinos en redes

Europa del Este

El Cáucaso al rojo vivo: Armenia y Azerbaiyán al borde de la guerra total

Fuerte escalada militar entre los países caucásicos Armenia y Azerbaiyán, luego de un combate fronterizo que dejó un saldo de 15 muertos. Los azeríes colmaron las calles del país a pesar de la cuarentena exigiéndole al gobierno que invada Armenia. El ejército espera sus órdenes.

Publicado

en

Desde el domingo 12 de julio, las dos naciones caucásicas de Armenia y Azerbaiyán tuvieron una fuerte escalada en las tensiones militares que condujeron a choques entre las Fuerzas Armadas en la frontera, que dejaron un saldo oficial 11 soldados azeríes y 4 armenios, muertos.
Mientras que ambas naciones reclaman a sus caídos y sus ciudadanos participan en funerales militares cargados de discursos nacionalistas y bélicos, el régimen de Putin convocó a los líderes de los países y llamó a la moderación. 
El conflicto no es extraño entre los pueblos de las naciones involucradas, que ya se vieron enfrentados incluso antes de ser naciones independientes en 1988 y 1992 al efectuarse masacres poblacionales mutuas, mientras el gobierno central de la URSS intentaba reducir las tensiones entre los 2 grupos étnico-religiosos.
Las diferencias entre los grupos nacionales son enormes, mientras que Armenia es un país principalmente cristiano, occidentalizado y con una cultura e idioma propio; Azerbaiyán es principalmente musulmán, que responde a los intereses de Irán y también con sus propia herencia muy distinta a la armenia, a pesar de ser países vecinos.

Ad

A partir de la caída de la dictadura comunista en 1991 y la independencia de Armenia y  Azerbaiyán, las tensiones se dispararon nuevamente y el conflicto se volvió abiertamente militar e internacional, escalando de un conflicto puramente étnico-religioso dentro del bloque soviético. En ese entonces, Armenia logró salir victoriosa a pesar de la superioridad numérica de Azerbaiyán y el apoyo militar de Turquía. Gracias a esta victoria, Armenia logró retener el control de la región de Nagorno Karabaj.

A pesar de la declaración de alto al fuego firmada por ambos Estados en 1994, Azerbaiyán nunca ha dejado de reclamar la región de Nagorno Karabaj y el acuerdo de alto al fuego se ha visto amenazado numerosas veces, siendo el caso más notable en 2016 cuando se dio una escaramuza militar entre ambos países con el resultado de 30 militares muertos entre ambos bandos.
Las poblaciones de ambos países, a pesar de que comparten frontera, territorio y hasta familias, mantienen una gran rivalidad entre sí. Desde 1994 hasta la fecha, ambas naciones han estado votando a políticos cada vez más nacionalistas y el conflicto no hizo más que recrudecerse.

Ad

En la escalada actual, ambos Estados han acusado al otro de revivir el conflicto. Pero esta vez la sociedad de Azerbaiyán pide a los gritos un conflicto bélico que termine de una vez por todas esta disputa. 

Más de 10.000 manifestantes azeríes se congregaron en la capital, Bakú, tras los funerales militares, demandándole al gobierno que inicie acciones militares contra Armenia, un poco por venganza y otro poco para recuperar el territorio “perdido” hace casi 30 años. 

En las concentraciones, muy numerosas considerando que fueron en un día laboral y a las 2 de la mañana, se podían escuchar cantos pro-guerra, anti-cuarentena y a favor del servicio militar obligatorio.

A pesar de la presencia policial, los manifestantes tomaron el parlamento, pero posteriormente la policía intervino y no solo que evacuó el parlamento, sino que también obligó a los que protestaban a retroceder.
Por el momento, ambas naciones han evitado convocar formalmente a Rusia, la cual es vista en la región del Cáucaso como la principal potencia reguladora, por lo que el llamado de Putin a la “moderación” entre ambos países es un factor importante a tener en cuenta en términos de balance. 
De no encontrarse una salida diplomática, ambos países podrían avanzar militarmente sobre esta región, marcando el inicio bélico de un conflicto que quedó “en suspenso” desde 1994, cuando la administración de Bill Clinton fue por lo fácil y negoció un alto al fuego que no dejaba contenta a ninguna parte.
Esta vez, dada la nueva dinámica en la región, con un Estados Unidos de la mano de Trump decidido a no intervenir militarmente en estos conflictos como lo hacía en el pasado, quedará en las manos de Rusia evitar una feroz escalada militar.

Por Uriel Ruetter para La Derecha Diario.
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Milagro griego: El gobierno de derecha salió de la crisis, logra el equilibrio fiscal y profundiza su programa de privatizaciones

Publicado

en

El déficit fiscal consolidado del país disminuyó al nivel más bajo en nueve trimestres y se aproxima al equilibrio para el año 2023. La administración de Mitsotakis se compromete con la disciplina fiscal y profundizará su agenda de privatizaciones. 

Bajo la dirección del primer ministro derechista Kyriakos Mitsotakis la economía de Grecia registra el balance fiscal más equilibrado en 9 trimestres. Concretamente el déficit fiscal total (contabilizando intereses de deuda pública) significó el equivalente al 2,31% del PBI en el segundo trimestre de 2022.

Se acumula una fuerte reducción de los desequilibrios fiscales de más de 10 puntos del producto desde el primer trimestre del año pasado. Sin los servicios de deuda Grecia ya arribó al completo equilibrio primario de sus finanzas públicas, algo que facilita la refinanciación y la sostenibilidad de su abultada deuda pública. 

El Gobierno de derecha espera poder llegar al equilibrio financiero para el año 2023, posibilitando así una reducción en el stock de deuda y restaurando la confianza en el país, un hecho que apuntaría a rebajar la prima de riesgo sobre la tasa de interés doméstica, después de la brutal crisis económica que sufrió Grecia en 2008.

Resultado fiscal consolidado de Grecia entre 2014 y 2022.

La reducción del déficit fue explicada casi exclusivamente por un fuerte ajuste del gasto público. Tras el shock provocado por la pandemia, el tamaño del Estado se incrementó del 47,8% del PBI al 62% en los primeros 3 meses del 2021. El programa fiscal de Mitsotakis logró rebajar el peso de las erogaciones hasta el 52,7% del PBI hacia el primer semestre de 2022, y seguirá bajando en 2023 y 2024.

La recaudación total permaneció en niveles relativamente estables en términos del producto, oscilando entre el 49% y el 50% desde el primer trimestre de 2020 y el segundo de este año. 

En vista al año 2023 el Gobierno de Mitsotakis confirmó que se profundizará la agenda de las privatizaciones. Las autoridades ya anunciaron la privatización del aeropuerto de Kalamata, junto con un proyecto que compromete la venta de otros 21 aeropuertos de la esfera estatal

Asimismo, se anunció una reforma integral sobre el sistema de salud para permitir una “privatización periférica”. Esto supone un crecimiento del peso del sector privado en los servicios de salud, y su participación en el sistema integral del país. 

La reforma de la salud eliminó las regulaciones para que los hospitales públicos puedan contratar a médicos privados por tiempo parcial. La desregulación también otorga a los profesionales de la salud en el sector público la posibilidad de ejercer consultas privadas,y prestar servicios en clínicas privadas

La privatización periférica y la mayor desregulación del sistema sanitario no solamente mejoran las perimétricas para la eficiencia de los servicios prestados, sino que también agregan más derechos y posibilidades laborales para los profesionales involucrados en el sector.

Seguir Leyendo

Irán

Irán ayudará a Rusia a construir aviones no tripulados para la guerra de Ucrania

Publicado

en

Según un informe de The Washington Post, Moscú y Teherán alcanzaron un acuerdo para la fabricación de vehículos aéreos no tripulados diseñados por Irán, fabricados en suelo ruso, para operar en Ucrania.

Después de semanas de atacar ciudades ucranianas con drones de fabricación iraní, Moscú ha llegado silenciosamente a un acuerdo con Teherán para comenzar a fabricar cientos de vehículos aéreos no tripulados en suelo ruso, según nueva inteligencia recopilada por Washington y otras agencias de seguridad occidentales.

El acuerdo, si se realiza plenamente, representaría una mayor profundización de la alianza Rusia-Irán que ya ha brindado un apoyo crucial para la vacilante campaña militar de Moscú en Ucrania. Al adquirir su propia línea de montaje, Rusia podría aumentar su arsenal de sistemas de armas relativamente baratos pero altamente destructivos.

Funcionarios rusos e iraníes finalizaron el acuerdo durante una reunión en Irán a principios de noviembre, que involucró a un equipo de negociadores de la industria de defensa rusa que viajaron a Teherán para resolver la logística. Los dos países se están moviendo rápidamente para transferir diseños y componentes clave que podrían permitir que la producción comience en pocos meses, dijeron tres funcionarios familiarizados con el asunto en entrevistas.

Rusia ha desplegado más de 400 aviones no tripulados de ataque de fabricación iraní contra Ucrania desde agosto, y muchos de los aviones se utilizan en ataques contra objetivos de infraestructura civil, como centrales eléctricas.

Después de verse obligado a abandonar la ciudad de Jersón, Moscú ha cambiado a una estrategia de ataques aéreos implacables contra ciudades ucranianas, utilizando una combinación de misiles de crucero y drones “kamikazes” llenos de explosivos, de origen iraní.

Especificaciones del Shahed-136, drones de fabricación iraní

Para Moscú, el acuerdo podría satisfacer una necesidad crítica de municiones guiadas de precisión, que escasean después de nueve meses de combates. El acuerdo también ofrecería beneficios económicos y políticos sustanciales para Irán.

Si bien Teherán ha tratado de presentarse como neutral en la guerra de Ucrania, la aparición de drones de fabricación iraní sobre ciudades ucranianas ha desencadenado amenazas de nuevas sanciones económicas por parte de Europa. Ante ello, parece que el liderazgo iraní cree poder evitar nuevas sanciones si los drones se ensamblan físicamente en Rusia.

Una delegación separada encabezada por el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, viajó a Teherán el 9 de noviembre para discutir, entre otros temas, las sanciones económicas y otra “interferencia occidental” en los asuntos de sus gobiernos, según los medios de comunicación estatales rusos e iraníes. “Está procediendo rápidamente desde la toma de decisiones hasta la implementación“, dijo una fuente con conocimiento del acuerdo. “Se está moviendo rápido y tiene mucho vapor”.

Vladimir Putin y Alí Jamenei, dictador de Irán

La Casa Blanca se negó a comentar sobre el informe específico de la colaboración entre Rusia e Irán. Pero la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Adrienne Watson, dijo en un comunicado a The Washington Post que “Irán y Rusia pueden mentir al mundo, pero no pueden ocultar los hechos. Teherán está ayudando a matar civiles ucranianos a través de la provisión de armas y ayudando a Rusia en sus operaciones. Es otra señal de cuán aislados están tanto Irán como Rusia“.

“Estados Unidos, con aliados y socios, está buscando todos los medios para exponer, disuadir y enfrentar la provisión de estas municiones por parte de Irán y el uso de Rusia contra el pueblo ucraniano. Continuaremos brindando a Ucrania la asistencia de seguridad crítica que necesita para defenderse, incluidos los sistemas de defensa aérea”, agregó Watson.

La misión de Irán ante la ONU en Nueva York, en respuesta a preguntas sobre el acuerdo de intercambio de tecnología reportado, se negó a abordar las acusaciones específicas. Pero un portavoz reconoció que Irán y Rusia han “mantenido la cooperación bilateral en defensa, ciencia e investigación, que es anterior al inicio del conflicto ucraniano”.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, a pesar de que Teherán ha declarado públicamente su neutralidad en la guerra, criticó duramente la decisión de Irán de suministrar armas a Rusia y pidió nuevas sanciones contra la república islámica. “Su complicidad en el terror ruso debe ser castigada”, dijo en un discurso televisado hace un par de semanas.

Después de negar previamente que haya suministrado drones o misiles a Rusia, un portavoz iraní a principios de este mes reconoció que Teherán había vendido algunos de sus drones a Moscú, pero aseguró que lo hizo antes de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero. Esa afirmación ha sido cuestionada después de exámenes independientes de drones derribados recuperados dentro de Ucrania.

Algunos de los drones contenían piezas iraníes estampadas con una fecha de fabricación de febrero de 2022, lo que arroja dudas sobre si el avión podría haber sido ensamblado, enviado a Rusia y desplegado antes de que comenzara la guerra.

Irán tiene un largo historial de suministro de armas a grupos de milicias pro-Teherán, y también por ayudar a comenzar la producción local de misiles y drones diseñados por Irán. Entre los beneficiarios anteriores se encuentran gobiernos y milicias en el Líbano, Yemen y Siria, dijo Michael Knights, especialista de Medio Oriente del Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente. “En este caso, Irán está actuando como una oficina de diseño para una gran potencia”, agregó Knights.

Después de gastar miles de sus misiles guiados de precisión en ataques contra Ucrania, Rusia ha recurrido cada vez más a su socio iraní para aviones no tripulados de ataque que Knights describe como “la ola del futuro: barato, rápido y lo suficientemente bueno”.

Rusia ya posee una serie de vehículos aéreos desarmados, que se utilizan principalmente para la vigilancia y la detección de artillería. Pero Moscú no ha invertido en grandes flotas de drones armados del tipo que las fuerzas estadounidenses han utilizado en campañas militares en Afganistán y Medio Oriente.

Más drones iraníes Shahed enviados por Irán a Moscú

Seguir Leyendo

Economía

La economía rusa se derrumba un 4,1% en el segundo trimestre del año por las sanciones de Occidente

Publicado

en

La actividad económica de Rusia se contrajo fuertemente al término de la primera mitad del año, aunque la caída efectiva casi 4 veces menor a lo que estaba previsto por los analistas. 

Las severas sanciones internacionales impuestas a Rusia provocaron un rápido shock sobre su actividad económica y sobre las perspectivas de crecimiento para los próximos meses. El PBI ruso registró una fuerte caída del 4,1% en el segundo trimestre del año, la mayor retracción observada desde el segundo trimestre de 2020 en plena pandemia

El shock negativo es explicado mayormente por la caída de las exportaciones, la retracción del crédito interno por la crisis bancaria y el aislamiento del país al sistema SWIFT internacional.

Pero si bien la crisis observada es la más grande desde la pandemia, lo cierto es que el impacto fue considerablemente menor en comparación a las perspectivas de los analistas. Las proyecciones más optimistas esperaban una contracción de al menos el 15% sobre el PBI ruso en el segundo trimestre, por lo que el dato efectivo fue casi 4 veces menor

El salto inflacionario también fue inferior a lo previsto. Los precios minoristas aumentaron su tasa de variación interanual del 9,2% en febrero al 16,7% en marzo tras el estallido de la guerra en Ucrania, pero posteriormente la inflación se desaceleró paulatinamente hasta alcanzar el 12,6% interanual en octubre

La tasa de desocupación no se vio alterada y permaneció en valores cercanos al 3,9% entre abril y octubre. Asimismo, la evolución de los salarios no logró compensar el aumento de los precios. Las remuneraciones reales se desplomaron un 7,2% interanual en abril, y 1,2% durante el mes de octubre

El Estado ruso conservó el superávit fiscal a pesar de los gastos extraordinarios que exige el conflicto bélico. Las arcas públicas tuvieron un superávit consolidado equivalente al 1,7% del PBI en junio, disminuyendo levemente en comparación al 2,12% registrado durante los primeros 3 meses del año. 

Sin lugar a dudas el mayor impacto económico por la guerra acontece en Ucrania. El PBI ucraniano se desplomó violentamente hasta un 37,2% en el segundo trimestre del año, después de haber caído hasta un 15,1% en el primer trimestre. Esta reversión económica fue holgadamente superior a la caída del 11% provocada por la pandemia entre marzo y abril de 2020.

Seguir Leyendo

Tendencias