Seguinos en redes

Eslovenia

Elecciones en Eslovenia: Un liberal ecologista pro-Rusia venció al derechista Janez Jansa

Publicado

en

El derechista trumpista Janez Jansa enfocó su campaña en mostrarse lo más anti-Putin posible y descubrió que al electorado no le importaba eso.

Las elecciones en Eslovenia de este domingo pasaron desapercibidas porque coincidieron con las elecciones presidenciales de Francia, pero tuvieron uno de los resultados más sorprendentes de los últimos tiempos.

El candidato Robert Golob, una extraña figura de la política eslovena que se autodenomina liberal ecologista, pero por ejemplo, ha defendido la invasión de Rusia, derrotó al derechista Janez Jansa, tres veces primer ministro de Eslovenia, y uno de los líderes de la derecha europea que parecían más fuertes en su cargo.

El domingo por la noche, el Movimiento por la Libertad obtuvo el 34% de los votos en comparación con el gobernante Partido Democrático Esloveno, con el 24%. La participación fue más alta de lo habitual, más del 67%.

Jansa, que esperaba ganar cómodamente un cuarto mandato como Primer Ministro, admitió el domingo que había sido derrotado en la votación. Lo cierto es que Jansa, acusado extensamente por la prensa internacional de ser un títere de Putin, se había parado totalmente a favor de Ucrania en la guerra, incluso enviándole ayudas económicas y militares.

Esto le terminó costando el apoyo de muchos de sus votantes, que apoyaban la incursión rusa o en todo caso preferían mantener una posición neutral. Golob aprovechó esta situación, y con un pragmatismo grosero, defendió durante la campaña al mismo tiempo un acercamiento a la Unión Europea y una mejor relación con Rusia.

Antes de la elección, el partido más importante de la Unión Europea había denunciado “interferencia de Rusia” en los comicios, en favor de Golob, a quien acusaron de haber estado financiado por Putin.

El resultado de las elecciones fue una sorpresa para muchos, debido a que las últimas encuestas antes de la votación parecían indicar que los dos partidos más fuertes del país estaban codo con codo, con Jansa a la delantera. Pero los resultados fueron contundentes y la victoria le perteneció a Golob, quien hizo hincapié en una agenda ecologista. 

El partido de Golob ganó 41 de los 90 escaños en el parlamento de Eslovenia, un verdadero batacazo. Golob dijo que el Movimiento por la Libertad ya está en conversaciones para formar un gobierno de coalición con los Social Demócratas y La Izquierda. Según los resultados preliminares, los tres partidos tendrían una mayoría estable de 53 diputados en el parlamento de 90 escaños.

“Nuestro objetivo se ha alcanzado: una victoria que nos permitirá devolver al país a la libertad”, dijo Golob luego de conocer el resultado. Durante la campaña, había minimizado sus vínculos con Rusia y había dicho que Jansa “estaba gobernando como un dictador”.

Según los medios locales, “la elección fue un referéndum por la democracia eslovena“, una declaración absurda pero que muchos eslovenos tenían en mente cuando fueron a las urnas.

Golob venía de ser el director ejecutivo de la empresa de energía estatal de Eslovenia, GEN-I, y en su gestión de más de 15 años lanzó varios proyectos de energía verde, que llevaron al país a depener fuertemente del gas ruso.

En la campaña, se unió con varios dirigentes de izquierda que han sido históricamente identificados como pro-rusos en la política eslovena, como el alcalde de Liubliana Zoran Janković, quien incluso ha recibido personalmente una medalla de honor de Vladimir Putin.

Todo indica que Jansa leyó mal las intenciones de los eslovenos, y enfocó su campaña en mostrarse lo más anti-Putin posible a pesar de que a los votantes no les importaban las relaciones con Rusia.

Tendencias