Conecte con nosotros

Caucaso

Nagorno-Karabaj cubierta en fuego y sangre ante la prolongación de la guerra entre Armenia y Azerbaiyán 

Los enfrentamientos en el Cáucaso superan la semana y ya se ve un claro avance territorial por parte de las tropas de Azerbaiyán que arrasan al Ejército armenio, mientras Rusia se mantiene al margen.

Publicado

en

En los últimos días los drones azeríes (vendidos y prestados por Turquía) han sido la principal causa del éxito de Azerbaiyán sobre Armenia. Estos vehículos aéreos no tripulados continúan bombardeando posiciones armenias casi las 24 horas y ya hay más de 230 soldados armenios fallecidos, sin contar los 20 civiles que recibieron el daño colateral de la artillería.
Ante la evidencia clara del avance del país musulmán, el Primer Ministro armenio instó en su último discurso a todos los ciudadanos que puedan aportar a presentarse como voluntarios, a que todo el que se lo pueda permitir haga una donación de dinero al país y sentenció con que “esto no es solo una guerra. Sino que es una batalla de vida o muerte decisiva por la Nación“.
El último conflicto bélico entre estos dos países data de 2014, cuando también Azerbaiyán trató de avanzar sobre Nagorno-Karabaj. Sin embargo, en aquel entonces Rusia intercedió rápidamente y a los 4 días se llamó a un cese al fuego. La situación esta vez parece ser muy distinta, y la guerra no parece tener un fin en el horizonte.

Imagen publicada por el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán que muestra uno de los tantos ataques con drones cometidos.

Ad

A su vez, diversos funcionarios armenios, incluido el propio primer ministro Pashinyan, le reclaman a la comunidad  internacional que Turquía quiere repetir el genocidio armenio a través de una “guerra proxy” y usando a Azerbaiyán de títere.

Recordemos que Turquía es el principal aliado de Azerbaiyán, con enormes conexiones culturales, étnicas y económicas entre las dos Naciones. Pero en terminos bélicos, el presidente Erdogan le provee armas, equipamiento, inteligencia militar y soporte aéreo al Ejército azerí.

En un intento de disimular las pérdidas importantes de territorio a manos del enemigo, el Ministerio de Defensa de Armenia anunció recientemente que van a hacer una “retirada táctica”, para evitar más bajas “innecesarias”. Esto demuestra la gravedad de una guerra que ha sobrepasado los límites regionales y ya cuenta con intermediarios y participantes activos por todo el mundo.

Tal es el caso del jefe de Estado francés Emmanuel Macron, quien afirmó en una conferencia de prensa que aproximadamente 300 mercenarios sirios fueron contratados por Turquía para enviar al frente y ayudar a sus aliados azeríes. 

El presidente de Azerbaiyán, el nacionalista Ilham Aliyev.

Ad

Por su parte, Ilhan Aliyev, presidente azerí, afirmó que se encuentra alegre por haber logrado  en tan poco tiempo tomar control de más de 4 aldeas y poblados en la zona de Jabrayil en los últimos días. 

En los mismos dichos, Aliyev agradeció a Rusia por quedarse neutral, a pesar de ser un aliado importante de los armenios. Para finalizar la conferencia, el mandatario azerí le respondió efusivamente a Macron y afirmó que no han contratado mercenarios, pero que tienen un Ejército fuerte y orgulloso. A su vez, le pidió al mandatario socialdemócrata que actúe de manera responsable y presente sus disculpas.

Luego del discurso, el Ejército azerí inició un gran avance sobre la disputada región de Nagorno Karabaj, logrando tomar varias ciudades en los últimos días.

El Gobierno de Azerbaiyán anunció que varias de las ciudades tomadas recibirán un cambio de nombre por algo más “históricamente apropiado“. Esta zona está bajo el control armenio desde 1994 y tiene una población compuesta casi en un 95% por armenios.

Hoy (5 de octubre), el Ejército de Azerbaiyán liberó Shikhali Agali, Sarijali y las villas Mezre del distrito Jabrayil y varias colinas estratégicas en distintas direcciones. Exitosa operación de nuestro glorioso Ejército en proceso. Karabaj es Azerbaiyán!“, escribió Aliyev por Twitter.

Mientras tanto, el Ministro de Defensa azerí mostró imágenes de vehículos y armas armenias capturadas en los últimos días, entre los que se ven tanques, sistemas de artillería y cohetes. 

Ad

A pesar de las bajas cifras de muertos oficiales en el conflicto, Azerbaiyán todavía no ha revelado cuántos de sus soldados cayeron en los combates y, por ahora, solo se cuentan los armenios.

Mientras el ejército armenio ha oficializado aproximadamente 230 soldados difuntos, afirman haber asesinado al menos 2.000 azeríes en los enfrentamientos. 

De todos modos, no es una fuente confiable. Así como tampoco los es el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán, que asegura haber aniquilado a 3.500 soldados armenios.

En estas situaciones, conviene mirar los muertos propios declarados por cada país y no la cantidad de bajas que cada Ejército se adjudica por sobre el otro.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Armenia

Renunció el Presidente de Armenia en medio de una guerra interna con el Primer Ministro

Publicado

en

Armen Sarkissian abandonó el cargo luego de que el jefe de Gobierno le bloqueara negociaciones diplomáticas con Rusia para mejorar las relaciones entre los países.

El presidente armenio, Armen Sarkissian, renunció a su cargo el pasado domingo, citando la falta de poder político en el puesto gubernamental en un momento donde “el país y la nación necesitan un cambio profundo“.

El presidente no tiene las herramientas necesarias para influir en los procesos radicales de política interior y exterior en estos tiempos difíciles para el país y la nación”, dijo Sarkissian en un comunicado publicado en su sitio web oficial.

El papel del presidente de Armenia es en gran parte ceremonial y el primer ministro es quien tiene todo el poder político. Esto es relativamente novedoso en el país del Cáucaso, ya que la dinámica fue introducida en la reforma constitucional de 2015 que convirtió al país en una república parlamentaria, reduciendo los poderes presidenciales y favoreciendo ampliamente los del Primer Ministro.

Sarkissian había sido premier entre 1996 y 1997, bajo la presidencia de Levon Ter-Petrosián, el primer mandatario electo de la historia del país tras la disolución de la Unión Soviética, y quien tenía amplios poderes en el cargo ejecutivo.

Su salida, después de 4 años en el cargo, viene tras una serie de fuertes peleas internas con Nikol Pashinian, el actual primer ministro. Sarkissian quería despedir al jefe del Estado Mayor del Ejército tras perder la guerra contra Azerbaiyán, cuando se disputaron el control de la región de Nagorno-Karabaj, pero Pashinian bloqueó su desvinculación.

Más de 6.500 personas murieron en las seis semanas de combates, que terminaron en un acuerdo de alto el fuego negociado por Rusia, otorgando a Azerbaiyán parte del enclave y las áreas circundantes, consolidando una victoria absoluta de los musulmanes.

Sarkissian también tuvo varios encontronazos con el primer ministro respecto a su diplomacia con Rusia. Según el presidente, Pashinian “tiró por la borda” años de relaciones con el Kremlin, y de hecho Rusia no intervino en favor de Armenia en la guerra, a pesar de tener un tratado de defensa militar firmado entre ambas naciones.

El ahora ex máximo mandatario intentó en las últimas semanas ponerse la diplomacia del país al hombro y negociar mano a mano con Putin una reconciliación de amistades, pero Pashinian lo criticó duramente, dijo que ese labor es del Ministro de Relaciones Exteriores, y bloqueó sus negociaciones.

Ante la total incapacidad de poder ejercer cualquier rol activo en el gobierno, Sarkissian decidió que no había otra opción que renunciar, y dejar que otro político “más preparado para agachar la cabeza” asuma ese rol.

“Vivimos una realidad donde el Presidente no puede influir en asuntos de guerra o paz. No puede vetar las leyes que considera inconvenientes para el Estado y el pueblo“, explicó en un comunicado tras el anuncio de su dimisión.

“Es una realidad en la que el Presidente no puede utilizar la mayor parte de su potencial para resolver problemas sistémicos de política interior y exterior. Una realidad donde el mundo está en una zona de turbulencia constante, pero la presidencia no tiene herramientas constitucionales para ayudar a su país“, se quejó.

Y agregó: “Una realidad donde el jefe de Estado, a veces incluso su familia, es blanco de varios ataques de grupos políticos. Estos últimos no están tan interesados en los logros de la institución presidencial en beneficio del país como en mi pasado, varias teorías de conspiración y mitos. Esta ‘preocupación’ por mí va más allá de la moralidad y, en última instancia, afecta directamente a mi salud”, dijo, enviando un contundente mensaje al resto de los líderes e instituciones políticas del país.

Además, deseó que en el futuro se realicen las reformas constitucionales necesarias para un correcto funcionamiento de la Presidencia. Lo que queda por hacer es esperar que el Parlamento se reúna en los próximos 25 días, en sesión especial, para elegir al nuevo presidente del país. Por lo pronto, Alen Simonyan, presidente de la Asamblea Nacional, tendrá a su cargo las funciones presidenciales.

Seguir Leyendo

Georgia

Grupos nacionalistas descuelgan banderas LGBT en Georgia

Publicado

en

El país caucásico debió cancelar la Marcha del Orgullo Gay de este fin de semana luego de que grupos nacionalistas irrumpieran en las oficinas de los organizadores en Tbilsi para descolgar las banderas LGBT y amenazarlos para que frenen solo cuelguen la bandera nacional.

Seguir Leyendo

Caucaso

A pesar de haber sido señalado como el responsable de perder la guerra, Nikol Pashinyan reeligió como Primer Ministro de Armenia

Publicado

en

El centrista liberal Nikol Pashinyan, líder del partido Contrato Civil, obtuvo un nuevo triunfo arrollador en las elecciones de Armenia, logrando superar la mala imagen que le había quedado tras rendirse en la guerra contra Azerbaiyán.

Este 21 de junio en la Plaza de la República, el primer ministro Nikol Pashinyan dio un apasionado discurso para celebrar la victoria obtenida en las elecciones del domingo, que le dieron la mayoría parlamentaria y lo reeligieron como jefe de gobierno nuevamente.

Los resultados fueron sorpresivos, ya que las elecciones estaban programadas para el 2023 pero fueron llamadas con anticipación debido a las enormes protestas en contra de Pashinyan a principio de año, acusado por la población de haber sido el responsable de la derrota contra Azerbaiyán en la reciente guerra por la región de Nagorno-Karabaj.

De hecho, Pashinyan estaba gobernando desde abril como Primer Ministro Interino, luego de renunciar al gobierno por las protestas, que incluyeron el ingreso violento de los manifestantes al edificio de la Asamblea Nacional y a la Casa de Gobierno, quienes buscaban al mandatario para asesinarlo, según cantaban.

Pese a la enorme imagen negativa respecto al resultado del conflicto bélico, el partido de Pashinyan, Contrato Civil, obtuvo el 53,96% de los votos, menos que en 2018, cuando triunfó con el 70% de los votos, pero esta vez tenía una fuerte oposición y todos los analistas aseguraban que una victoria suya no era esperable.

La formación política oficialista se considera de centro liberal, con ideas de libre mercado mezcladas con una visión reformista de la cultura conservadora de Armenia, impulsando la separación de la Iglesia y el Estado, integración con la Unión Europea, promoción de derechos humanos y el combate a la inseguridad. Muchos analistas políticos comparan la ideología de Pashinyan con la del presidente francés Emmanuel Macron.

El pueblo de Armenia tomó una decisión. El pueblo de Armenia creó una nueva realidad y situación política. Y el primer punto de esa situación es el siguiente. Insto a todas las fuerzas políticas, a los activistas públicos a poner fin a los insultos entre sí. Y, en primer lugar, pido a nuestros seguidores políticos que pongan fin a los insultos a los demás, porque se abre una nueva página en la historia de Armenia y Artsaj y debemos comenzar esa nueva página desde la consolidación nacional y pública”, afirmó Pashinyan en su discurso de la victoria.  

Del otro lado estaban las agrupaciones conservadoras nacionalistas Alianza Armenia, que obtuvo un 21,06%, y Yo Tengo Honor, que se diferencia de la anterior por su estrecho vínculo con el gobierno ruso, y obtuvo un magro 5,23%. El resto de los partidos no llegaron al mínimo del 5% para lograr representación parlamentaria.

Seguir Leyendo

Trending