Seguinos en redes

Hungría

El Papa Francisco visitó a Hungría e instó al gobierno a abrir sus fronteras a la inmigración

Publicado

en

El Papa Francisco instó a Hungría el domingo a “extender sus brazos hacia todos”, en una crítica velada a las políticas anti-inmigrantes del primer ministro de derecha Viktor Orban.

El Papa Francisco, que a sus 84 años sigue haciendo giras al exterior, visitó Budapest la semana pasada, donde presidió una misa para una enorme multitud que, según los organizadores, llegó a las 100.000 personas. 

El Sumo Pontífice solo pasó siete horas en Budapest antes de trasladarse el domingo por la tarde a una gira de cuatro días por la vecina Eslovaquia, donde mantendrá un ritmo más lento, pero en ese corto tiempo explotó una bomba política contra el gobierno de derecha húngaro. 

Francisco se reunió a su llegada con el primer ministro conservador Viktor Orban, cuyas políticas de refugiados chocan con el continuo llamado del Papa a la acogida e integración de inmigrantes musulmanes que llegan todos los días de Medio Oriente y África. 

Durante su reunión privada, le dio a Francisco una copia de una carta del rey Bela IV de Hungría al papa Inocencio IV, según el jefe de prensa del primer ministro. La carta, enviada en el año 1243, informaba a Inocencio IV que Bela reforzaría las fortificaciones a lo largo del río Danubio en Hungría en preparación para una invasión mongola. Una clara alegoría a cómo en el pasado el Vaticano defendía el derecho de los europeos a impedir las inmigraciones masivas de Asia.

El Vaticano dijo que la reunión se llevó a cabo en una “atmósfera cordial” y duró más unos 40 minutos, tiempo en el que el Papa y Orbán estuvieron a solas hablando en inglés. “Entre los diversos temas discutidos estuvieron el papel de la iglesia en el país, el compromiso con la protección del medio ambiente, la protección y promoción de la familia”, dijo un comunicado del Vaticano.

Francisco en el papamóvil en Budapest.

Si bien la migración no estaba en la agenda establecida, Orban escribió en Facebook: “Le pedí al Papa Francisco que no dejara morir a la Hungría cristiana”. Orban ha descrito con frecuencia a su gobierno como un defensor de la civilización cristiana en Europa y un baluarte contra la migración de países de mayoría musulmana. 

Por el contrario, el Papa Francisco ha expresado su solidaridad con los migrantes y refugiados y ha criticado lo que llamó un “populismo cristiano” promovido por gobiernos como el de Hungría.

El choque estuvo en la misa, ya que al final de la ceremonia religiosa, el Papa Francisco instó a los húngaros a “abrir los brazos hacia todos”, en una clara referencia a su pedido de que los países europeos cristianos abran sus fronteras para aceptar a las olas migratorias que quieren entrar en Europa.

“El sentimiento religioso ha sido el alma de esta nación, tan apegada a sus raíces”, dijo. “Sin embargo, la cruz, plantada en la tierra, no solo nos invita a estar bien arraigados, también levanta y extiende sus brazos hacia todos”.

Orban tuvo un asiento de primera fila durante la misa junto a varios de sus funcionarios, y según fuentes locales esta frase estuvo dirigida directamente al mandatario.

Economía

Hungría rechaza la agenda internacional de Biden y no aplicará el impuesto mínimo global a las empresas

Publicado

en

El Parlamento húngaro decidió rechazar la imposición de una tasa mínima corporativa del 15% como pretendía la agenda global de Biden y la Unión Europea. Hungría mantendrá firmemente su tasa impositiva en el 9%.

Hungría no se sumará a la agenda global impulsada por Janet Yellen y Joe Biden desde Estados Unidos, así como por la Unión Europea (UE). La Asamblea Nacional de Hungría emitió un decreto para rechazar terminantemente la adopción de la tasa mínima global para las empresas, a partir de la mayoría del partido derechista “Unión Cívica Húngara” de Víktor Orbán.

La tasa mínima global que se propone un piso con una alícuota marginal del 15% para grandes empresas, en particular multinacionales con ingresos anuales superiores a los US$ 750 millones.

Aunque para otros países la adopción de la normativa no implicaría ningún cambio práctico, para Hungría significaría un incremento impositivo notable porque actualmente aplica una tasa corporativa consolidada en el 9%, que se viene aplicando en ese país desde el año 2017.

Además, supondría un retroceso en la agenda del presidente Orbán, que rebajó la tasa impositiva para empresas en 10 puntos porcentuales como parte de su reforma tributaria de 2016. El Presidente se pronunció abiertamente en contra del aumento impositivo, y aseguró que su impacto recesivo es inoportuno en medio del delicado contexto mundial.

La tasa mínima global no está lista para su aplicación. El trabajo es lento y no se sabe cuándo se completará, pero tampoco se sabe cuál será su resultado final”, explicó Orbán frente al parlamento húngaro.

Desde el punto de vista del Partido Demócrata en Estados Unidos y la Unión Europea, la aplicación de una tasa corporativa mínima a nivel global fue ideada para limitar la pérdida de eficiencia y competitividad que generan las elevadas tasas aplicadas en estos países, un hecho que desincentiva el asentamiento de empresas multinacionales y puestos de trabajo. Se pretende trasladar parte del costo por ineficiencia desde los países con mayores tasas tributarias hacia aquellos que imponen tributos más bajos, en perjuicio de estos últimos.

Hasta antes de la reforma tributaria de Donald Trump, Estados Unidos aplicaba una tasa marginal máxima consolidada del 38% para empresas con un sistema progresivo y distorsivo, y fue rebajada al 21% a partir de 2018.

El presidente Biden pretende aumentar la tasa al 28%, un nivel similar al que aplican Alemania (29,9%), Francia (28,4%), Italia (27,8%), y Portugal (31,5%), que conforman los países de la UE con mayores tasas impositivas sobre las empresas.

El impuesto mínimo también fue propuesto para tratar de poner un freno a la tendencia internacional por la rebaja de impuestos. El aumento de la ineficiencia y la erosión de la competitividad provocaron una importante retracción de las tasas corporativas entre 1980 y 2021, como lo explica la base de datos de la Tax Foundation.

Hungría no aceptará el traspaso de ineficiencia desde otros países hacia el suyo, y el presidente Orbán aseguró que no habrá ningún cambio en la tasa marginal del 9% a pesar de cualquier presión internacional.  

Seguir Leyendo

Hungría

La derechista Katalin Novak asume como presidente de Hungría, la primera mujer de la historia del país

Publicado

en

La popular Ministra de la Familia asumió hoy como presidente de Hungría, con el respaldo de Viktor Orbán y ante el enojo de la oposición socialdemócrata.

Un mes antes de las elecciones generales en Hungría, que Viktor Orbán ganó comodamente por casi 20 puntos, el Parlamento húngaro tuvo sus propias elecciones internas, y el pasado 10 de marzo se eligió a Katalin Novák como la nueva presidente del país.

El cargo es principalmente ceremonial, ya que Hungría es una democracia parlamentaria que separa al jefe de Estado (presidente) del jefe de Gobierno (primer ministro), pero mantiene un importante poder de veto que si caía en manos de la oposición, podría haber bloqueado muchas de las reformas de Orbán.

Sin embargo, su oponente, el economista Péter Róna, apoyado por la Oposición Unida, no tuvo chances contra la popular ministra de la Familia y mano derecha de Orbán, quien con 137 votos ganó las elecciones dentro del Parlamento, y asumió este 10 de mayo como presidente.

Novák ha defendido los valores familiares tradicionales de Hungría en su mandato. Ella es la autora de múltiples leyes en favor de la familia en el país, que han ayudado a frenar la caída de la tasa de natalidad y han permitido un importante aumento de los ingresos familiares.

Entre otras cosas, durante su mandato, implementó recortes de impuestos y luego también subsidios a familias que tuvieran más de 2 hijos. También propuso programas de asistencia a madre solteras y fortaleció el sistema de adopción para evitar abortos.

El trabajo de Novák también se centró en terminar con el adoctrinamiento educativo en las aulas, ayudar a las madres solteras, promover la cultura húngara en las familias, y combatir la agenda LGBT.

Con respecto al adoctrinamiento LGBT en las escuelas, un tema con el que peleó toda su gestión, señaló que “los niños no deben recibir ningún tipo de propaganda en las escuelas, sino que deben ser protegidos y es trabajo del Estado hacerlo. Esto es lo que nos piden los padres húngaros: evitar que sus hijos se vean expuestos a influencias ideológicas en la escuela”.

La nueva presidente pronunció un apasionado discurso ante los parlamentarios previo a la votación, y les recordó la importancia de mantener la neutralidad política y la paz en la región, en un mensaje directo como respuesta a la invasión rusa a Ucrania.

Su antecesor, el exjefe de Estado Janos Ader, saludó a la nueva presidente en la entrada del Palacio de Sandor, residencia del máximo mandatario húngaro. Ader y Novák marcharon juntos por la alfombra roja hasta la entrada de la residencia, donde entraron juntos.

Novák ocupará un mandato de cinco años como presidente de Hungría, donde tiene el poder de bloquear leyes temporalmente, pedir la intervención de la Corte Suprema y convocar referéndums.

Seguir Leyendo

Hungría

El derechista Viktor Orbán arrasa en las elecciones en Hungría: “George Soros perdió todo su dinero”

Publicado

en

El histórico primer ministro reeligió para su cuarto mandato consecutivo, mientras que el líder de la oposición ni siquiera ganó en su distrito y se quedó afuera del Parlamento.

El líder de la derecha europea, Viktor Orbán, arrasó en las elecciones generales de este domingo, a pesar de que toda la oposición se había unido en su contra, y prácticamente todas las fundaciones y organizaciones internacionales financiaron a la izquierda en su contra.

Al 90% escrutado, la coalición de derecha Fidesz-KDNP consiguió el 53% de los votos, y se asegura por lo menos 135 bancas de las 199 del Parlamento húngaro, superando los dos tercios y manteniendo la mayoría absoluta legislativa.

La Oposición Unida, una extraña coalición que juntó desde partidos de extrema izquierda comunista hasta partidos fascistas antisemitas, pasando por socialdemócratas, ecologistas y liberales de centro, y que los unía solamente su odio a Orbán, sacó tan solo 34% de los votos y tendrá aproximadamente 56 bancas.

Por último, el partido nacionalista Mi Hazánk, también de derecha pero que no apoya a Viktor Orbán, obtuvo el 6% de los votos y tendrá 7 bancas en el parlamento.

El resultado fue muy celebrado por el gobierno, ya que las encuestas de opinión pronosticaban una carrera más reñida. Pero el partido Fidesz de Orban ganó cómodamente en gran parte del país. 

Incluso el líder de la oposición, el socialdemócrata Péter Márki-Zay, ni siquiera logró ganar en su propio distrito, donde se había desempeñado como alcalde, y quedó afuera del Parlamento.

Tenemos tal victoria que se puede ver desde la luna, y seguro se puede ver desde Bruselas“, dijo Orbán en su discurso el domingo por la noche, con una fuerte chicana a las autoridades de la Unión Europea, que habían apoyado a Márki-Zay abiertamente.

Recordaremos esta victoria hasta el final de nuestras vidas porque tuvimos que luchar contra una gran cantidad de oponentes“, dijo Orbán, citando a varios de sus enemigos políticos, incluida la izquierda húngara, los “burócratas” en Bruselas, los medios internacionales, “y el presidente ucraniano también: nunca tuvimos tantos oponentes al mismo tiempo”.

La oposición se dedicó toda la campaña a tratar de vincular a Orbán con Putin. Márki-Zay había dicho en uno de sus actos de campaña más importantes que “Putin está reconstruyendo el imperio soviético y Orbán lo observa con calma estratégica”. Nada más alejado de la realidad.

En su discurso donde cantó victoria, Orbán también apuntó a George Soros, el magnate de origen húngaro que financia a agrupaciones de izquierda a lo largo de todo el mundo: “George Soros perdió todo su dinero. Tal vez la peor inversión de su vida”.

“Un mensaje a las fuerzas externas que financiaron a la oposición: desperdiciaron todo su dinero, cada centavo que le dieron a la izquierda húngara, se perdió. Aparentemente invertir en la izquierda de Hungríafue una mala idea de George Soros. Tal vez la peor inversión de su vida”, repitió.

Y finalizó: “La oposición está hace 12 años tomando dinero de Soros y otros financistas y cada vez les va peor. Nunca hemos tenido tantos opositores como ahora, desde los medios internacionales hasta el presidente ucraniano. Pero no hay suficiente dinero para vencer al pueblo húngaro“.

Seguir Leyendo

Tendencias