Conecte con nosotros

Hungría

Orbán reafirma su postura y mantiene a los organismos de George Soros fuera de Hungría

El mandatario de Hungría, Viktor Orbán, indicando que la Unión Europea le ha dado la espalda a las naciones de Europa, reafirmó su postura contra las organizaciones de George Soros y le envió una carta a Trump, quien ve como su principal aliado en el mundo.

Publicado

en

El pasado lunes 21 de septiembre el actual Primer Ministro de Hungría, Viktor Orbán, declaró públicamente que las instituciones de la Unión Europea se han sometido “expresamente” a los intereses progresistas y globalistas del multimillonario húngaro-americano George Soros.
En su discurso, Orbán reafirmó su postura contra las intenciones de los lobbyístas internaciones de interferir en la política y la cultura local de los países del este europeo. Los europeos deben reafirmar su soberanía nacional contra las pretensiones de los globalistas“, disparó.
El premier húngaro fue uno de los pocos mandatarios europeos en rechazar in limine el Pacto Global de la Migración promovido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2018, que buscaba que más países del mundo abran sus puertas a refugiados.
Años atrás, Orbán había prohibido el ingreso de Soros al país y ordenó el cierre de todas las instituciones vinculadas al think-thank Open Society, que está a nombre de Soros. 
La medida fue justificada con que la Open Society violaba sistemáticamente las leyes húngaras al utilizar su dinero para promover la destrucción de las fronteras del país, el aborto, el lobby LGBT y la sumisión ante la Unión Europea.
Viktor Orbán, jefe de Estado de Hungría.

Ad

Ejemplificando su defensa del modelo de Estado-Nación frente al globalismo e internacionalismo, Orbán ha apoyado públicamente a nuevos líderes políticos de corte nacionalista o conservador a lo largo del mundo, entre los que se destacan al dirigente italiano Salvini, la francesa Le Pen e incluso el primer ministro israelí Netanyahu, quien desde hace años es amigo suyo.

Su inspiración de lucha contra el progresismo, el establishment mediático, el globalismo y la inmigración descontrolada se ve compartida fuertemente por el presidente Trump, a quien Orbán le ha dedicado un ensayo de 2 páginas este 22 de septiembre en el que defiende al flamante mandatario estadounidense y que ha sido publicado en los medios húngaros. 

A pesar de que el partido de Orbán, el Fidesz, es un miembro histórico de la coalición de centro EPP en el Parlamento Europeo, junto a la CDU de Merkel, el PP español y Los Republicanos en Francia, en los últimos años ha tenido un enorme acercamiento a los partidos afiliados internacionalmente a la coalición de derecha ID.

De hecho, a principios del año pasado, la dirigencia del EPP suspendió a Orbán de la coalición por su acercamiento a Salvini. Desde entonces, a pesar de que no se anima a romper con su histórico aliado, hoy cada vez más corrido a la izquierda, en los hechos Orbán se para con los partidos de derecha como La Lega, VOX, AfD y el Frente Nacional.

Viktor Orbán junto a Matteo Salvini y otros funcionarios, en la frontera entre Serbia y Hungría. Fuente: EFE.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Hungría

Se vienen elecciones en Hungría: Se pone en juego el futuro de Europa en un país que se ha vuelto central en frenar a la izquierda

Publicado

en

Los países de Europa del Este se han convertido en el último bastión del conservadurismo, del liberalismo económico y del cristianismo en el Viejo Continente, y al frente de esa lucha está Viktor Orbán en Hungría.

Es oficial, las elecciones parlamentarias de Hungría se establecieron para el 3 de abril de 2022, según lo anunció el presidente de Hungría, János Áder. Ese mismo día se celebrará el referéndum que convocó el gobierno en agosto del año pasado, sobre la ley que busca proteger a los menores de la propaganda LGBT y darle el derecho a los padres a cómo educar a sus hijos. Esta será la novena vez que los húngaros vayan a elecciones desde la caída de la URSS. 

El partido de Viktor Orbán podría ser reelegido por cuarta vez y su partido, el Fidesz, ganar sus quintas elecciones en Hungría, habiendo sido la primera en 1998 hasta 2002. No volvió a ganar hasta el año 2010 y desde ahí no ha perdido una sola elección, todas con mayoría absoluta en la Cámara

Desde la llegada al poder de Orbán las cosas cambiaron en el país europeo. La tasa de desempleo se vio reducida del 11,17% en 2010 al 3,8% actualmente, en fechas pre pandemia estaba incluso al 3,3%, una cifra que en Hungría se consideraba pleno empleo.

Otro de los grandes fenómenos es cómo ha crecido el PBI per cápita de la población, pasando de 10.340 a 14.950 euros por persona, y el crecimiento de PBI anual de Hungría, con subas ampliamente superiores al 2% anual de los países del resto de Europa.

Además, aplicó políticas de reducción de impuestos de manera recurrente para atraer inversión extranjera y hacer que su población pudiese ahorrar más.

Fuente: DatosMacro. [En euros]

La Oposición

Quienes se presenta para hacer frente a Orbán, se llaman simplemente Oposición Unida, y es una coalición muy amplia de diferentes partidos de todas las ideologías que se juntaron para un solo objetivo, desbancar a Orbán.

Entre sus filas, están: Coalición Democrática, partido de el ex primer ministro Ferenc Gyurcány, la agrupación política progresista de Hungría por excelencia; el Jobbik, un partido anti semita y nacionalista que solo busca sacar del poder a Orbán, el LMP, partido que agrupa progresistas y verdes, el MSZP, el tradicional partido socialista húngaro, el Movimiento Momentum, partido moderno, de centro liberal y progresista, y Dialogue, otro partido verde, progresista, feminista y europeísta.

El candidato de este frente unido para derrotar a Orbán es el economista y político Péter Márki-Zay, un candidato que poco habla de ideología, y que en su lugar busca enfocarse principalmente en “pelear contra la corrupción” y actúa de ex votante de Fidesz que “vio la luz”.

Marki-Zay, un economista liberal con el reto de destronar al poderoso Orbán
Péter Márki-Zay

Márki-Zay aseguró que buscará cambiar la Constitución húngara, incluso si consigue llegar al gobierno pero no llegasen al 50% necesario para poder hacerlo legalmente, una propuesta muy peligrosa que pondría en jaque la estabilidad y unidad de Hungría como nación.

Esto saltaría las leyes del país y no respetarían el “rule of law” que exige la Unión Europea, y que el mismo candidato afirma que con él se retornaría a la normalidad del imperio de la ley, que supuestamente se perdió con Orbán.

Según el diario húngaro Magyar Nemzet, en 2019 Marquis-Zay tuvo una reunión con una organización de Soros, y se especula ampliamente con que es su candidato predilecto para vencer a Orbán.

Otra de las cosas que deberían despertar alarmas de todos los europeístas que aclaman por la democracia es la inclusión del partido anti semita Jobbik, que lleva candidatos en las listas de La Oposición Unida. Miembros como Márton Gyöngyösi, quien hacía estás declaraciones: “Hay demasiados húngaros en el parlamento con descendencia judía y eso puede ser un riesgo para Hungría”.

Hungary far right forms "guard" amid Jewish protest | Reuters
Militantes de Jobbik.

La oposición es una amalgama de partidos, que va desde socialistas, pasando por liberal-progresistas, hasta fascistas antisemitas, todo por echar a Orbán del poder.

Actualmente, la mayoría de encuestas le dan la victoria a Orbán, y lograría mantener la mayoría absoluta, aunque dependerá de sus socios en los otros partidos de derecha minoritarios. El Instituto Nézőpont publicó recientemente una encuesta, donde el Fidesz lograría el 55% de los votos, mientras que la oposición obtendría el 43%.

Todavía falta ver cómo se ponen de acuerdo para configurar las listas, ya que deben decidir 106 electos para que vayan en la boleta electoral en todo el país, y con agrupaciones tan diversas entre sí, no será tarea fácil.


Por Sergio Velasco, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Hungría

La popular Ministra de la Familia será la próxima presidente de Hungría, con respaldo de Viktor Orbán

Publicado

en

Katalin Novák es una de las funcionarias más populares y con mejor índice de aprobación del gobierno húngaro, y es la candidata para suceder a János Áder, tras 10 años de mandato.

Hungría tendrá un importante cambio en la dirigencia política en los próximos meses. A pesar de cumplir un rol ceremonial, el presidente del país representa la unidad nacional y la estabilidad política, un papel que el actual mandatario János Áder ejerce a la perfección.

Áder es visto con mucho respeto en Hungría, tanto por la derecha como por la izquierda, habiendo sido uno de los líderes de la oposición que terminaron con el sistema unipartidista en 1989 y el jefe político del Fidesz durante la transición a la democracia. Supo ser la mano derecha del primer ministro Viktor Orbán en su meteórico ascenso al poder, pero sin ser la figura divisiva que Orbán terminó siendo.

Su mandato expira el 10 de mayo y, de acuerdo a la Constitución, la misma persona no puede ser reelecta más de dos veces, lo cual significa que Hungría tendrá un nuevo presidente antes de esa fecha.

Es necesario aclarar que Hungría tiene una democracia constitucional parlamentaria, y el presidente es elegido por mayoría absoluta del Parlamento y no por voto popular.

En sus funciones tiene la responsabilidad de enviar leyes que crea inconstitucionales a la Corte Suprema para su revisión, y tiene el poder de veto, por lo que es un Jefe de Estado con un rol activo en la actividad legislativa.

President Áder: Let Us Be Grateful for Lives Saved - Hungary Today
János Áder.

Dado que la alianza de gobierno que encabeza Orbán tiene una mayoría de dos tercios en la Cámara, su reemplazo será del Fidesz, y su nombre ya fue elegido: Katalin Novák.

El primer ministro húngaro lamentó, en su conferencia de prensa internacional anual, que la Constitución restringiera el mandato del presidente a dos gestiones, pero agregó que el Fidesz ya presentó la nominación de la actual Ministra de la Familia, una de las figuras más populares de su gobierno, para reemplazarlo.

En declaraciones a los medios públicos, Katalin Novák dijo que era un honor aceptar la nominación. “Para mí, las familias húngaras y los niños húngaros son los más importantes, y seguiré trabajando para ellos en el futuro”,  y agregó que se inspiraría y ganaría fuerza en su familia que la apoyaba y en su fe en Dios, “estoy lista para servir a toda la nación húngara“.

“Si soy elegida como la primera mujer presidente de Hungría, representaré al país y buscaré representar a toda la nación y no solo a los que votaron a nuestro partido”, sentenció.

Por otra parte, la flamante ministra ha anunciado que renunciará a su actual cargo el 31 de diciembre con motivo de “concentrarse por completo en la preparación para la nueva tarea”. Orbán dijo que se designará un nuevo ministro de Asuntos Familiares a partir del 1 de enero.

Con respecto a la formación de la húngara, ha estudiado economía y derecho, habla francés, inglés, alemán y un poco de español.

Comenzó a trabajar en política en 2001 durante la primera administración de Orbán, en el Ministerio de Relaciones Exteriores, especializándose en asuntos europeos. En 2010 se convirtió en asesora ministerial y dos años después fue nombrada Jefa de Gabinete del Ministerio de Capacidades Humanas. En 2014, fue nombrada Secretaria de Estado de Asuntos Familiares y Juveniles, cartera que finalmente Orbán elevó a Ministerio en octubre de 2020. Entre 2017 y 2021, también fue una de las vicepresidentes de Fidesz.

El trabajo de Novák se centró principalmente en terminar con el adoctrinamiento educativo en las aulas, ayudar a las madres solteras, evitar abortos y promover la cultura húngara en las familias del país.

Con respecto al adoctrinamiento LGTB en las escuelas Novák, un tema con el que peleó toda su gestión, señaló que “los niños no deben recibir ningún tipo de propaganda en las escuelas, sino que deben ser protegidos y es trabajo del Estado hacerlo. Esto es lo que nos piden los padres húngaros: evitar que sus hijos se vean expuestos a influencias ideológicas en la escuela”.

Fidesz ha reiterado en numerosas oportunidades que su intención radica en “defender a nuestros hijos y dejarlos ser niños, sin utilizarlos para ninguna base ideológica” ya que una parte central de sus políticas esta conformada por el interés del niño y su bienestar. Por esta misma razón se llevará a cabo un referéndum para que la población se pronuncie a favor o en contra de diversos aspectos sobre una ley anti LGBT bautizada como “defensa de los menores”.

A causa de las políticas de Katalin Novák y su ministerio, Hungría llegó a destinar un 4% de su PBI a proteger y promocionar la familia, cosa que ningún otro país de la Unión Europea ha hecho. Principalmente, incentiva a los húngaros a aumentar la natalidad del país.

Con el objetivo de llevar esto acabo, se introdujo el Plan de Acción para la Protección de la Familia. A través de dicho programa, se facilita el acceso a los matrimonios a un préstamo de €29.000 sin intereses para poder ayudar a que no se rompa el núcleo familiar.

En función del número de hijos que se tengan, el programa se gestiona de la siguiente manera: si se tienen dos hijos, se debe devolver un tercio; con 3 hijos o más, no hay necesidad de devolver el crédito. Gracias a este instrumento legal, más de 200.000 familias húngaras han sido beneficiadas.  

Esta y otras medidas, unidas a un gran progreso económico basado en el capitalismo, han provocado que Hungría pueda revertir los malos números de natalidad del 2010. Actualmente, se reportan menos de 20.000 abortos, un aumento de la tasa de fertilidad con 1,55 hijos y 5,2% matrimonios por cada mil habitantes.

En síntesis, esto significa que la tasa de fertilidad entre 2010 y 2020 aumentó un 24% y los matrimonios en esa década se duplicaron.

State secretary Novák receives highest French state award - Daily News  Hungary
Katalin Novák.

El objetivo que había puesto Novák en el Ministerio, un poco ironizando sobre la Agenda 2030 de la ONU, consiste en llevar la tasa de natalidad hasta el 2,1% para el año 2030.

Novák destacó lo siguiente: “Nosotros tenemos una cultura y unos valores cristianos a los que no vamos a renunciar. No consideramos la inmigración ilegal como la herramienta para solucionar la crisis demográfica. Nosotros pensamos y vemos que el futuro está en nuestros hijos. Eso significa que nos gustaría empoderar a los jóvenes húngaros para que puedan tener todos los hijos que deseen”.

Tanto la Ministra como el gobierno de Viktor Orbán renuncian a someterse a la agenda globalista y rechazan abrir las fronteras para los inmigrantes ilegales, ya que consideran que el problema demográfico no se soluciona con inmigración y multiculturalismo.

Hungría no solo plantea en la teoría la importancia sobre la defensa de su interés nacional, de su bienestar y de la seguridad de su pueblo, sino que también demuestra excelentes resultados –sociales y económicos- con respecto a sus políticas llevadas a la práctica.

Iberoamérica debería tomar nota e imitar el proceso económico y social que está impulsando este país soberano de Europa del Este, para salir de la trampa comunista a la que ellos ya han logrado vencer con la valentía y el patriotismo que la situación ameritaba; que ese sea el espíritu que nos lleve en la región a ser grandes.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Hungría

Viktor Orbán dio un masivo discurso por el aniversario de la revolución anticomunista en Hungría

Publicado

en

Ante cientos de miles de húngaros conmemorando el 65° aniversario de la Revolución de 1956, Orbán explicó la hoja de ruta de la nueva derecha para lograr la prosperidad lejos del comunismo.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, líder de la derecha europea, disertó este sábado en la Plaza Erzsébet en conmemoración al 65º aniversario de la revolución húngara de 1956, cuando cientos de miles de húngaros se levantaron en armas contra la dictadura de la Unión Soviética. El poderoso discurso fue tomado como el inicio de la campaña de cara a las elecciones del próximo año de su partido Fidesz, y una hoja de ruta para las formaciones de derecha no solo en Hungría si no que en todo el mundo.

El mandatario abrió su discurso aludiendo a enfrentamientos del pasado, expresando que “se han necesitado años para despejar los estragos que dejó el gobierno de izquierda. Hemos logrado poner a Hungría nuevamente de pie. Afortunadamente, la unidad nacional ha perdurado y trabajadores, ingenieros, agricultores, pequeñas y medianas empresas, científicos, maestros, enfermeras y médicos han limpiado las ruinas”.

Luego continuó “hemos creado un millón de puestos de trabajo, nos hemos deshecho de los préstamos en moneda extranjera, hemos reducido los impuestos y el año que viene el salario mínimo será superior al salario medio durante la época de los ex gobernantes socialistas”.

La riqueza nacional”, agregó, “ha crecido un 150% desde que Fidesz llegó al poder. Gravamos a las multinacionales, protegimos a las familias y ahora las facturas de los servicios públicos son las más bajas de Europa”.

El sistema económico de Hungría es muy particular: las empresas locales prácticamente no pagan impuestos, y el grueso de la base impositiva recae en las empresas extranjeras, que de igual modo, pagan menos que en otros países de Europa como España o Italia.

Expresó que Hungría actualmente está dando tanto a los ancianos como a los jóvenes lo que les corresponde. Con la introducción gradual de la pensión de 13 meses y la exención de impuestos para los trabajadores jóvenes, quienes se introducirán al mercado laboral el próximo año. Además, “a las familias que crían niños se les reducirán más los impuestos”, señaló.

Recordemos que en 2019 se puso en marcha el Plan de Acción para la Protección de la Familia, el cual contemplaba un préstamo de 29.000 euros sin intereses a las parejas casadas, que no era necesario devolver si se concebían 3 hijos o más.

En el caso de quedarse con dos descendientes devolvían dos tercios del préstamo. Además, consideraba la exención para toda la vida del pago al impuesto sobre la renta a las mujeres con al menos cuatro hijos. Todo esto con el objetivo de revertir la tasa de natalidad decreciente que tiene el país.

“Hay momentos en la vida de las naciones en los cuales todo el mundo siente de repente que ya es suficiente; que las cosas no pueden seguir de la misma manera”, dijo Orbán.

Tenemos que tomar una decisión, y esa decisión demostrará quiénes somos realmente. Así mismo, resultará para toda la nación el valor de la misma. Si un pueblo guarda silencio o sale a protestar, si se reconcilia con la situación o se levanta contra ella, si mira hacia un lado o se pone de pie, si se retira o retoma la lucha”, agregó el mandatario.

Refiriéndose a 1956, exclamó: “Los húngaros tomamos la decisión correcta: protestamos; nos mantuvimos erguidos, nos levantamos y luchamos contra el dominio soviético, eso significó defender la libertad contra el cautiverio, la independencia contra la ocupación. Los patriotas húngaros nos enfrentamos contra los comunistas”.

El primer ministro declaró que ya era hora de que Bruselas entendiera que al final “ni siquiera los comunistas pudieron llegar muy lejos con nosotros“. Tengamos presente que Hungría atraviesa un conflicto geopolítico; ya que la Unión Europea presiona al país no solamente con que permitan la entrada de inmigrantes ilegales, sino que también acaten la agenda progresista.

“Somos los que en el ‘56 desafiamos al comunismo global y los que derribamos el primer ladrillo del Muro de Berlín”

En su enfrentamiento contra los burócratas de Bruselas, proclamó que se demostraría que los húngaros tenían razón, ya que “habrá un referéndum y protegeremos a nuestros niños, Hungría será el primer país de Europa en dejar de imponerse a la propaganda LGBTQ en las escuelas“.

Citando el Evangelio, Orbán dijo: “Cuidado con los falsos profetas, que vienen a vosotros con piel de oveja… por sus frutos los conoceréis”.

La izquierda, aunque se disfrace, sigue siendo la misma izquierda”, dijo, y amplió: “La izquierda comienza diciendo mentiras, continúa con la violencia y luego deja a todos en la bancarrota“.

El mandatario insistió en que el ala izquierda de Hungría esta respaldada por fuerzas internacionales tan influyentes que “solo millones de húngaros uniéndose pueden derrotarla“.

El verdadero desafío, e incluso una amenaza, son las fuerzas internacionales: el dinero, los medios y la red detrás de ellos”, añadió.

El primer ministro instó a la multitud a contar unos con otros, “ésta es nuestra fortaleza y ninguna cantidad de dólares o euros en el mundo pueden quitarnosla”.

Viktor Orbán concluyó: “Hemos venido, hemos visto y volveremos a vencer. ¡El Señor nos mira a nosotros y a Hungría sobre todo! ¡Viva Hungría! ¡Vivan los húngaros!“.

Hungría enfatiza la prioridad de su interés nacional y no el beneficio de una casta política parasitaria. Así mismo, supo generar trabajo para su pueblo, proteger a las familias y mejorar las condiciones de vida mediante la disminución –y en algunos casos la exención- de impuestos.

Reivindica su propia identidad frente al multiculturalismo despersonalizador y progresista. Expone a las fuerzas internacionales que respaldan y financian a la izquierda. Viktor Orbán tiene visión de futuro y planifica a largo plazo, además de resolver satisfactoriamente los problemas de coyuntura.

Que la lucha de Hungría, pasada y presente, sirva de ejemplo y motivación para toda Iberoamérica. De manera que defendamos nuestra historia, cultura y tradiciones; y no nos dejemos aplastar por una agenda globalista, ajena y contraria a los intereses nacionales.

Ha llegado el momento de manifestar que ya fue suficiente, que las cosas no pueden seguir de la misma manera. Ha llegado el momento de decir basta. Ha llegado el momento de ponernos de pie.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Foto de Szilárd Koszticsák/MTI.

Una plaza colmada frente al discurso de Viktor Orbán (Fhoto: Szilárd Koszticsák/MTI)

 Viktor Orbán habla en la plaza Erzsébet en el 65º aniversario de la revolución húngara de 1956. (Foto: Zoltán Balogh/MTI)

Seguir Leyendo

Trending