Seguinos en redes

Rusia

Accenture y las Big Four cierran operaciones en Rusia y dejan a 20.000 personas en la calle

Publicado

en

Cientos de empresas abandonan Rusia para sumarse al boicot internacional que lanzó Joe Biden.

Tras la invasión de Putin a Ucrania el pasado 24 de febrero, la Casa Blanca de Biden adoptó una postura de no-intervención pero también ordenó aislar a Rusia del mundo.

Esto fue rápidamente impulsado por el sector privado estadounidense y europeo, y las principales empresas del mundo empezaron a anunciar que cerrarían operaciones en Rusia.

Si bien varias compañías anunciaron cierres temporales o una reducción en su actividad, las empresas de consultoría como Accenture y las Big Four (PwC, KPMG, Deloitte, y E&Y), con una fuerte presencia en Rusia, cerraron de un día para el otro su presencia en el país, dejando a decenas de miles de personas en la calle.

Accenture, con enormes vínculos con el Partido Demócrata, fue la primera en cerrar sus operaciones en Rusia. El pasado jueves 3 de marzo anunció que “haría su parte” en el paquete de sanciones de la Casa Blanca, y el viernes los más de 2.600 empleados rusos se enteraron que habían sido expulsados de la empresa sin previo aviso.

El siguiente paso lo dio Price Waterhouse Coopers (PwC), quien este lunes 7 anunció que cesaría sus operaciones no solo en Rusia si no que en Bielorrusia. En total, despidió este martes a 3.700 empleados rusos y 500 bielorrusos.

KPMG no se iba a quedar atrás, y este martes anunció que seguiría los pasos de PwC. KPMG Rusia emplea a más de 4.500 empleados que mañana mismo quedarán en la calle.

Ernst & Young dijo que este fin de semana abandonará Rusia, desempleando a más de 4.700 trabajadores, que se quedarán sin trabajo este mismo viernes.

Deloitte fue la última en decidir su salida de Rusia, y si bien en un primer momento dijo que no cesaría operaciones, este martes el CEO global, Punit Renjenm anunció el éxodo y el despido de más de 3.000 empleados.

En total, más de 18.500 trabajadores rusos de estas cinco consultoras perdieron su trabajo, sin importar su trayectoria en la empresa, su antigüedad o su visión sobre la guerra en Ucrania.

Un conflicto que a lo sumo es responsabilidad del Kremlin, que nada tiene que ver con los empleados de empresas multinacional, termina impactando principalmente a los trabajadores.

Según publicó The Times of India, la gran mayoría de los empleados de estas empresas son rusos de clase media-alta de las zonas más desarrolladas de Rusia, el sector de la sociedad que menos apoya a Putin y su postura anti-globalista.

Esta decisión no se trata de ellos, es una consecuencia de las acciones del gobierno ruso. Somos una organización impulsada por objetivos y valores que cree en hacer lo correcto. Intentaremos hacer todo lo posible para garantizar que brindemos apoyo de transición a los ex colegas afectados por esta decisión”, dijo Accenture en un comunicado.

Pero la decisión de estas empresas es muy peligrosa. En el pasado este tipo de aislacionismo solo llevó a una radicalización de las personas afectadas, el efecto inverso que esperaban tener con la medida.

Los rusos no ven que Putin haya hecho una acción militar tan descabellada, ya que desde chicos se les enseñó en Rusia que una buena parte de Ucrania tiene una población étnicamente rusa que quiere ser parte de la Federación rusa. Lo que sí ven es que Occidente ha destruido la economía de su país con sanciones que afectan más a la clase trabajadora que al gobierno.

Rusia

Jefe de Inteligencia de Ucrania asegura que hubo un intento de asesinato contra Putin días después de ordenar la invasión

Publicado

en

El General del Ejército encargado de la inteligencia militar ucraniana dio una extraña entrevista donde reveló que una persona del Cáucaso intentó asesinar al presidente ruso hace 2 meses.

El mayor general Kirilo Budanovjefe de la Inteligencia de Defensa de Ucrania, confirmó en una entrevista para el medio Pravda que hubo un “intento fallido” contra la vida del presidente ruso en la región del Cáucaso días después de que Rusia invadiera Ucrania el pasado 24 de febrero.

Hubo un intento de asesinar a Putin”, dijo Budanov al medio. “Incluso fue atacado, se dice, por representantes del Cáucaso, no hace mucho tiempo”. El Cáucaso es una región entre los mares Negro y Caspio que comprende Armenia, Azerbaiyán, Georgia y partes del sur de Rusia, donde habría ocurrido el supuesto ataque.

Budanov dijo que el intento de asesinato “absolutamente fallido” tuvo lugar dentro del territorio ruso, y que tuvo como motivo el enojo de los países del Cáucaso. No lo dijo pero lo más probable es que el ataque habría sido perpetrado por un georgiano, cuyo territorio y soberanía también está bajo asedio ruso.

Repito, este intento no tuvo éxito”, continuó Budanov. “No hubo publicidad sobre este evento, en Rusia no se habla, pero les aseguro que se llevó a cabo”, aseguró.

No se tienen mayores detalles del hecho, y no hay más evidencia que la palabra del jefe de inteligencia de Ucrania. De todos modos, se especula que si Budanov sabe del ataque, es porque la SBU (agencia de seguridad ucraniana) o la HUR (agencia de inteligencia militar ucraniana) participaren de alguna manera u otra del ataque. La entrevista con Budanov se transmitirá en su totalidad el martes, en el medio Ukrainska Pravda, donde tal vez tendremos más información.

Tampoco sería el primer ataque contra su vida que sobrevive. En 2017, Putin le reveló al director Oliver Stone en las imperdibles “Entrevistas de Putin” que había sobrevivido al menos a cinco intentos de asesinato, pero afirmó que no estaba preocupado por su seguridad.

Mientras tanto, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelénski, habló este lunes de manera virtual en el Foro Económico Mundial de Davos, donde pidió que se impusieran sanciones “máximas” contra Rusia y contra Putin

También pidió la prohibición total de las empresas de operar en Rusia mientras dure la guerra y aseguró que Ucrania necesita al menos 5.000 millones de dólares en financiación mensual para sobrevivir.

Así deberían ser las sanciones: deberían ser máximas, para que Rusia y cualquier otro agresor potencial que quiera librar una guerra brutal contra su vecino sepa claramente las consecuencias inmediatas de sus acciones“, dijo Zelensky a través de un traductor.

La cantidad de trabajo es enorme: tenemos más de medio billón de dólares en pérdidas, decenas de miles de instalaciones fueron destruidas“, completó Zelénski. “Necesitamos reconstruir ciudades e industrias enteras“, dijo, haciendo alusión al Plan Marshall que financió Estados Unidos para recontruir Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Seguir Leyendo

Rusia

Rusia ofrece venderle energía a Ucrania proveniente de la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, tomada en combate

Publicado

en

La planta se encuentra en territorio ucraniano pero está bajo dominio ruso. Autoridades de Kiev denunciaron que Moscú prepara un referéndum en la región.

El vice primer ministro de Rusia, Marat Jusnulin, afirmó el miércoles que la Central Nuclear de Zaporiyia —en territorio ucraniano pero bajo dominio ruso— está preparada para suministrar energía a Ucrania siempre que Kiev esté dispuesto a recibirla y pagar por ella.

“La central nuclear se pondrá en marcha. Tenemos una amplia experiencia trabajando con plantas nucleares. Si Ucrania está preparada para recibir y pagar, entonces la central trabajará para ellos. Si no aceptan, trabajara para Rusia”, dijo en declaraciones durante una entrevista para el medio ruso TASS.

Respecto a la producción de energía en Zaporiyia, Jusnulin dijo que la energía nuclear es una de las más baratas del mundo y celebró que Rusia adhiera una central nuclear más a los 37 reactores que tiene en su territorio.

El vice primer ministro ruso viajó este miércoles a la ciudad ucraniana de Melitopol, cerca de la central nuclear de Zaporiyia, desde donde dio un discurso marcando las victorias en combate del Ejército ruso e ironizando sobre la energía que ahora le pueden vender a Ucrania.

“Es por esto que he venido aquí, para brindar la máxima asistencia y una oportunidad para la reintegración” afirmó el vice primer ministro, quien el martes ya visitó algunos puntos de la región de Jersón para abordar la recuperación económica tras los enfrentamientos entre tropas ucranianas y rusas.

La semana pasada, el asesor del ministerio del Interior de Ucrania, Vadym Deniseko, denunció que los ocupantes rusos recibieron órdenes del Kremlin para preparar un referéndum en las regiones de Jérson y Zaporiyia en los próximos meses, donde se les preguntará a los residentes si quieren permanecer en Ucrania o ser parte de Rusia.

Desde ya que si eso ocurre no se puede esperar que las elecciones sean libres, ambas regiones están bajo ocupación militar y el plebiscito estaría organizado por el mismo Ejército ruso. Pero sería la excusa perfecta para Putin para anexar el territorio, o a lo sumo dárselo a las pseudo-independientes Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

Por su parte, el presidente de la administración militar regional de Jérson, Gennady Laguta, informó de que los ocupantes están recogiendo los datos personales de los residentes para las elecciones y expresó su convencimiento de que los habitantes de Jersón apoyan a Ucrania y no acudirán al referéndum.

La agencia Unian recordó que los rusos tiene previsto realizar un “censo” de la población en la región de Jérson, al igual que hicieron en la península ucraniana de Crimea, luego de ser anexada en 2014.

Seguir Leyendo

Rusia

Rusia se hace con el total control de la ciudad de Mariúpol, completando su asedio en la región del Donbás

Publicado

en

Fin del asedio en la acería de Mariupol: soldados del Batallón Azov fueron evacuados y fueron transportados como prisioneros a Rusia.

Después de semanas de resistencia, los soldados ucranianos del batallón Azov en una planta siderúrgica en Mariupol se han rendido. Esto marca el fin del conflicto en la importante ciudad y el total control de Rusia.

Este lunes, más de 260 combatientes ucranianos, incluidos 53 soldados gravemente heridos, fueron evacuados de Azovstal Iron and Steel Works , según confirmaron funcionarios ucranianos. Habían estado escondidos allí durante semanas, la última línea de defensa de la ciudad contra la invasión rusa.

Ahora, según los informes, los combatientes ucranianos fueron transportados al territorio controlado por Rusia como prisioneros, donde, según el vocero del Ministerio de Defensa de Ucrania, serán intercambiados por soldados rusos. 

Rusia ha dicho que tratará a las tropas “de conformidad con las respectivas leyes internacionales”, aunque algunos funcionarios rusos pidieron que los combatientes ucranianos sean juzgados como “criminales de guerra”, ya que estos soldados no son miembros cualquiera de las Fuerzas Armadas rusas, si no que son importantes figuras del Batallón Azov, ampliamente vinculado a tendencias neonazis y persecución y asesinato de ucranianos de etnia rusa y judía en la región del Donbás.

El día 82 de nuestra defensa está llegando a su fin”, dijo el lunes por la noche el presidente de Ucrania, Volodimir Zelénski, en un discurso en video. “Un día difícil. Pero este día, como todos los demás, está destinado precisamente a salvar a nuestro país y a nuestro pueblo”.

Quiero enfatizar: Ucrania necesita héroes ucranianos vivos”, agregó. “Este es nuestro principio. Creo que toda persona adecuada entenderá estas palabras”, concluyó.

Dentro del gobierno ucraniano, también están quienes piden juzgar a los soldados rusos prisioneros como criminales de guerra y no hacer ningún tipo de intercambio por los “héroes de Mariúpol” capturados este lunes.

Mariupol, en el Mar de Azov, era una ciudad portuaria de más de 400.000 habitantes antes de la invasión de Rusia, y uno de los centros más desarrollados de Ucrania.

La ciudad es una de las más importantes de la región del Donbás, que se ha convertido en el principal objetivo estratégico de Putin en su invasión del sur de Ucrania. Además, aprovecharlo fue fundamental para la propaganda del presidente ruso, Vladimir Putin, de que está tratando de “liberar” a los hablantes de ruso del control ucraniano

La ciudad ha estado bajo asedio ruso durante toda la guerra. Para finalmente tomarla, Rusia tuvo que destruirla casi completamente y vaciarla de su gente, matando a miles de civiles y convirtiendo a muchos del resto en refugiados.

Pero la resistencia de los combatientes de Ucrania en Mariupol ayudó a atascar las fuerzas y los recursos rusos, impidiéndoles lograr sus objetivos de guerra en otros lugares. “Consiguieron un tiempo muy valioso, desde un punto de vista táctico, para que las fuerzas ucranianas contraatacaran en otras áreas, se reagruparan y recibieran también armas adicionales de Occidente”, dijo Natia Seskuria, miembro asociada del Instituto Royal United Services.

Desde Mariúpol, Rusia podrá avanzar al resto del sur de Ucrania. Ahora pondrá sus ojos en la ciudad de Odesa para completar la invasión, y dejará a Ucrania sin acceso al mar.

La región del Donbás le quedan dos ciudades solamente bajo control ucraniano, la ciudad de Kramatorsk y Sloviansk. Putin, además, apuntará a recuperar la ciudad de Zaporizia, que había capturado pero luego tuvo que replegarse.

Ukraine latest: Uncertainty surrounds fate of evacuated Mariupol fighters -  BBC News
Seguir Leyendo

Tendencias