Seguinos en redes

Ucrania

¿Por qué Putin invadió Ucrania? El trasfondo de uno de los conflictos políticos más importante del siglo

Publicado

en

Todos los acontecimientos históricos que convirtieron a Ucrania en el patio trasero de dos superpotencias peleando por el control de Europa.

Para la gran mayoría de personas, la decisión de Vladimir Putin de invadir Ucrania fue una sorpresa, pero la realidad es que era una de las acciones militares más anticipadas del siglo.

El trasfondo de este conflicto se remonta a la misma fundación de la República de Ucrania en 1991. Según explicó el propio Putin en su discurso antes de declarar la guerra, las actuales fronteras del país fueron una “errónea concesión” de Vladimir Lenin en 1922 cuando accedió a conformar la República Socialista Soviética de Ucrania para poner fin a la guerra civil en Rusia, pero que nunca debería haber recibido la independencia cuando se disolvió la URSS.

Desde entonces hasta 2004, Rusia no presionó a Ucrania para que sea parte de la Federación Rusa porque logró cierta estabilidad con importantes figuras que a pesar de su nacionalismo ucraniano eran amigables con Rusia, como los presidentes Leonid Kravchuk y Leonid Kuchma.

Pero ese año, la elección entre Víktor Yúshchenko, un acérrimo anti-Rusia, y Víktor Yanukóvich, un leal a Putin, cambió todo. El Kremlin, queriendo evitar que llegue al poder en Ucrania un fuerte opositor a su país, intercedió en la elección para ayudar a Yanukóvich, con un fraude que quedó al descubierto y obligó a repetir los comicios.

La “Revolución Naranja” tomó las calles y la Comisión Electoral reconoció que hubo fraude asistido por Rusia, y en la nueva votación se impuso Yúshchenko. Pero Putin no dejó de intentar, y en 2010 logró colocar a Víktor Yanukóvich en la presidencia.

Ukraine Leader Brushes Off Moscow - WSJ
Yanukóvich se reúne con Putin, reanudando las relaciones de Ucrania con Rusia.

Yanukóvich tuvo una postura pro-Rusia explícita, y en 2013 frenó el ingreso de Ucrania a la Unión Europea, algo que Putin había estado intentando de bloquear por varios años.

El anuncio de que Ucrania se retiraría del acuerdo europeo despertó una serie de protestas en Kiev conocidas como el Euromaidán. Los manifestantes se declararon a favor de que Ucrania ingrese al bloque político europeo y pidieron la dimisión de Yanukóvich, que finalmente lograron en febrero del 2014.

Según Yanukóvich y el gobierno de Rusia, el Euromaidán fue financiado y organizado por el gobierno del entonces presidente Barack Obama, quien quería un cambio de gobierno en Ucrania. Cabe aclarar que la misma táctica utilizó en Medio Oriente, cuando financió la “Primavera Árabe” que llevó a varios cambios de régimen en todo el mundo árabe.

File:Euromaidan collage.jpg - Wikimedia Commons
Las protestas del Euromaidán duraron desde noviembre del 2013 hasta febrero del 2014, con la renuncia y exilio de Yanukóvich.

Tras la salida de Yanukóvich, quien hasta el día de hoy permanece exiliado en Moscú, Estados Unidos colocó a Petro Poroshenko en el poder, un mafioso y corrupto oligarca cercano al por entonces vicepresidente Joe Biden, quien inició los trámites nuevamente para ingresar a la Unión Europea y a la OTAN.

La reacción de Putin fue extrema. Ni bien Poroshenko asumió la presidencia, lanzó una invasión de la península de Crimea, y de una parte de la región del Donbás, donde por muchos años grupos separatistas pro-rusos habían estado buscando la independencia. Obama y Biden le soltaron la mano al títere que habían puesto, y lo dejaron a la merced de Putin, quien se quedó con el territorio ucraniano sin encontrar mayor resistencia.

Crisis en Ucrania | El conflicto entre Ucrania y Rusia, explicado con tres  mapas | El Periódico de España
En rojo, las regiones de Ucrania que Rusia anexó por la fuerza en 2014.

Dejado a su suerte, Poroshenko rápidamente abrió un canal de negociaciones con Putin, y se vendió a Rusia, congelando las negociaciones para entrar a la Unión Europea y la OTAN, a pesar de que discursivamente decía que tenía todas las intenciones de hacerlo.

La corrupción, la inestabilidad política y la pésima imagen de un presidente que vendió su país al mejor postor llevó a la abrumadora victoria en 2019 de Volodimir Zelénski, un comediante nacionalista de derecha que hizo campaña prometiendo tomar una dura postura contra Putin.

Zelénski arrasó en la campaña, venciendo por más del 70% de los votos a Poroshenko. Putin no intercedió para evitar su victoria porque estaba bajo un acuerdo de no agresión en la zona con el entonces presidente Donald Trump.

Trump había negociado con Putin que el ruso permitiría elecciones libres en Ucrania a cambio de que Estados Unidos redujera su presencia militar en Siria. Y las elecciones del 2019 fueron, según veedores internacionales, las más libres en décadas para la ex república soviética.

La postura de Zelénski fue inmediata, y reanudó las relaciones con la Unión Europea y, principalmente con la OTAN. Poroshenko había llegado a un acuerdo con Rusia de que los separatistas en el Donbás tendrían un gobierno propio en las ciudades de Donetsk y Lugansk, pero sin reconocer su total independencia; Zelénski inició medidas para dar marcha atrás con todo esto y recuperar la soberanía de ese territorio.

Volodymyr Zelensky wins Ukraine presidency by landslide | Financial Times
El presidente Zelénski celebraba su victoria en abril del 2019.

Ya sin Trump en la Casa Blanca, y después del bochorno internacional de Estados Unidos en Afganistán, Putin entendió que Biden no tendría la fuerza política para frenar cualquier acción suya en Ucrania.

Por eso, después de semanas de acumular tropas en la frontera y de movilizar más de 120.000 soldados, declaró que los gobiernos en Donetsk y Lugansk eran sus propias “repúblicas independientes”, y que debía entrar con las Fuerzas Armadas para evitar cualquier amenaza del gobierno de Ucrania a estas dos flamantes naciones.

Según el Kremlin, existe una enorme cantidad de rusos en Ucrania (leáse, ucranianos de etnia rusa) que sufren marginalización y discriminación por parte del actual gobierno, y sus reclamos de tener una nación independiente son callados por la fuerza por el actual gobierno en Ucrania.

Sea la justificación que sea, Putin ordenó una invasión a gran escala de Ucrania a las 6:00 a.m. (hora de Moscú) este 24 de febrero. Su objetivo declarado es doblegar al gobierno de Zelénski, y forzar dos cosas: 1) Que Ucrania reconozca a las Repúblicas de Donetsk y Lugansk, además reconocer a Crimea como territorio ruso; y 2) Un desarme de todo el territorio ucraniano, probablemente desmovilizando a las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Image
Avance en la primera jornada de la invasión rusa a Ucrania.

Aparte de los objetivos declarados, se especula que Putin quiere anexar varias regiones del sur de Ucrania, uniendo todo el territorio desde Odesa hasta el Donbás. Esto lo hará a través de la celebración de referéndums donde se les preguntará a los ciudadanos si quieren ser parte de Rusia o de lo que quede de Ucrania; y dada la ocupación militar del territorio, es esperable que la respuesta sea abrumadoramente a favor de la anexión.

También podría remover al gobierno de Zelénski y llamar a nuevas elecciones nacionales, donde de nuevo, dada la ocupación militar no será una votación libre y democrática, y es certero que ganará un candidato afín a los intereses de Rusia.

Con la mitad de Ucrania en manos de Rusia, un gobierno títere en lo que quede del país y un Estados Unidos (OTAN) débil a cargo de figuras de izquierda como Joe Biden o las autoridades europeas, Putin habrá conseguido su concretar su gran ambición de “corregir el error histórico de los comunistas al dividr la nación rusa”, según él mismo dijo en su discurso del lunes.

Rusia

Jefe de Inteligencia de Ucrania asegura que hubo un intento de asesinato contra Putin días después de ordenar la invasión

Publicado

en

El General del Ejército encargado de la inteligencia militar ucraniana dio una extraña entrevista donde reveló que una persona del Cáucaso intentó asesinar al presidente ruso hace 2 meses.

El mayor general Kirilo Budanovjefe de la Inteligencia de Defensa de Ucrania, confirmó en una entrevista para el medio Pravda que hubo un “intento fallido” contra la vida del presidente ruso en la región del Cáucaso días después de que Rusia invadiera Ucrania el pasado 24 de febrero.

Hubo un intento de asesinar a Putin”, dijo Budanov al medio. “Incluso fue atacado, se dice, por representantes del Cáucaso, no hace mucho tiempo”. El Cáucaso es una región entre los mares Negro y Caspio que comprende Armenia, Azerbaiyán, Georgia y partes del sur de Rusia, donde habría ocurrido el supuesto ataque.

Budanov dijo que el intento de asesinato “absolutamente fallido” tuvo lugar dentro del territorio ruso, y que tuvo como motivo el enojo de los países del Cáucaso. No lo dijo pero lo más probable es que el ataque habría sido perpetrado por un georgiano, cuyo territorio y soberanía también está bajo asedio ruso.

Repito, este intento no tuvo éxito”, continuó Budanov. “No hubo publicidad sobre este evento, en Rusia no se habla, pero les aseguro que se llevó a cabo”, aseguró.

No se tienen mayores detalles del hecho, y no hay más evidencia que la palabra del jefe de inteligencia de Ucrania. De todos modos, se especula que si Budanov sabe del ataque, es porque la SBU (agencia de seguridad ucraniana) o la HUR (agencia de inteligencia militar ucraniana) participaren de alguna manera u otra del ataque. La entrevista con Budanov se transmitirá en su totalidad el martes, en el medio Ukrainska Pravda, donde tal vez tendremos más información.

Tampoco sería el primer ataque contra su vida que sobrevive. En 2017, Putin le reveló al director Oliver Stone en las imperdibles “Entrevistas de Putin” que había sobrevivido al menos a cinco intentos de asesinato, pero afirmó que no estaba preocupado por su seguridad.

Mientras tanto, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelénski, habló este lunes de manera virtual en el Foro Económico Mundial de Davos, donde pidió que se impusieran sanciones “máximas” contra Rusia y contra Putin

También pidió la prohibición total de las empresas de operar en Rusia mientras dure la guerra y aseguró que Ucrania necesita al menos 5.000 millones de dólares en financiación mensual para sobrevivir.

Así deberían ser las sanciones: deberían ser máximas, para que Rusia y cualquier otro agresor potencial que quiera librar una guerra brutal contra su vecino sepa claramente las consecuencias inmediatas de sus acciones“, dijo Zelensky a través de un traductor.

La cantidad de trabajo es enorme: tenemos más de medio billón de dólares en pérdidas, decenas de miles de instalaciones fueron destruidas“, completó Zelénski. “Necesitamos reconstruir ciudades e industrias enteras“, dijo, haciendo alusión al Plan Marshall que financió Estados Unidos para recontruir Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Seguir Leyendo

Ucrania

El insólito caso de Anatoli Sharí: Un ucraniano arrestado en España por escribir en contra de Zelénski

Publicado

en

La Justicia española lo detuvo y lo puso en libertad condicional. Mientras espera la decisión de extradición, se le retuvo el pasaporte y se le prohibió salir de España.

A principios de este mes, la Policía Nacional española detuvo en Tarragona al bloguero y político ucraniano Anatoli Sharí, acusado por Ucrania de “alta traición” y “violación de la segurdad nacional” por sus posiciones pro-rusas.

La detención se dio en el marco de una operación dirigida por la Brigada de Información de Cataluña que llevaba gestándose varias semanas junto al Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), la Oficina del Fiscal General y la Policía española, según informaron las autoridades.

Después de declarar en la Audiencia Nacional, Sharí quedó en libertad condicional con medidas cautelares y queda a la espera de que se decida si será extraditado a Ucrania, según ha informado su abogado, Gonzalo Boye.

Para el SBU, Sharí “llevó a cabo actividades ilegales en detrimento de la seguridad nacional de Ucrania en el ámbito de la información” y señalan que el bloguero difunde desinformación al servicio de Rusia y podría ser condenado a más de 15 años de prisión.

Desde la defensa de Sharí aseguran que es una persecución política de Zelénski por ser un opositor a su gobierno, con la complicidad del gobierno de España. El propio Sharí declaró y escribió en numerosos medios que condena la invasión rusa y clasifica el ataque como una agresión al pueblo ucraniano.

Pero nada de esto le importó al Servicio de Seguridad Ucraniano (SBU), que señaló que “la evidencia de la investigación está confirmada por una serie de estudios de expertos, que establecieron que en las entrevistas y discursos de Sharíy hay pruebas de sus actividades subversivas contra Ucrania“.

Cabe recordar que Sharí lanzó su propio partido político en 2019 y participó en las elecciones parlamentarias de ese año obteniendo un 2,23% de los votos a nivel nacional pero logrando meter bastantes concejales a nivel local, lo cual lo convirtió en una importante figura de la oposición.

Según el SBU, ese año repartió material de campaña con un mapa de Ucrania sin la península de Crimea, lo cual fue interpretado como un apoyo a la anexión rusa del 2014, y por esto y otras expresiones, fue imputado por alta traición.

Entre la demás “evidencia”, el SBU destacó una serie de posteos criticando el Euromaidán, una protesta popular masiva en contra del presidente pro-ruso Viktor Yanukóvich que resultó en su renuncia. Finalmente terminó siendo reemplazado por Petro Poroshenko, un empresario ligado a Estados Unidos.

Sharí expuso correctamente que el Euromaidán fue financiado por el Departamento de Estado de Obama, y que fue una revuelta planificada para sacar a Ucrania de la esfera de influencia de Rusia y depositarla en la de Estados Unidos.

Al periodista no le quedó otra opción que irse de Ucrania, y en 2020 se mudó a España. Desde ese año vive en Tarragona con su familia y no se presentó a declarar cuando fue citado por el SBU por el caso en su contra. El año pasado había solicitado protección judicial en varias oportunidades debido al “acoso” que decía sufrir por parte de otros ciudadanos ucranianos y de los servicios ucranianos.

En una entrevista con el diario El País, Sharí había denunciado ser víctima de persecución política y dijo que “Ucrania utiliza las instituciones españolas para agredir a un opositor. España cree que trata con un país democrático y una justicia independiente, no es así”.

Desde ya que para que la denuncia en su contra tenga más sustento, también se lo acusó de cobrar dinero del gobierno ruso, algo que todavía no fue respaldado con evidencia. Sharí se defiende argumentando que su acomodado estilo de vida y su casa en España, valuada en 670.000 euros son producto de sus ingresos generados por su canal de YouTube y su página web, ambas prohibidas en Ucrania

Diversos críticos de la medida indican que España no debe intervenir en la situación ya que atenta con la libertad de expresión, otros ven a Sharí como un criminal que atenta contra su Nación. Lo cierto es que ahora Ucrania tiene 40 días para decidir si extradita al bloguero y lo juzga en su territorio, con todo lo que eso conlleva en medio de una guerra, o si lo deja en las manos de la justicia española. 

Seguir Leyendo

Rusia

Rusia ofrece venderle energía a Ucrania proveniente de la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, tomada en combate

Publicado

en

La planta se encuentra en territorio ucraniano pero está bajo dominio ruso. Autoridades de Kiev denunciaron que Moscú prepara un referéndum en la región.

El vice primer ministro de Rusia, Marat Jusnulin, afirmó el miércoles que la Central Nuclear de Zaporiyia —en territorio ucraniano pero bajo dominio ruso— está preparada para suministrar energía a Ucrania siempre que Kiev esté dispuesto a recibirla y pagar por ella.

“La central nuclear se pondrá en marcha. Tenemos una amplia experiencia trabajando con plantas nucleares. Si Ucrania está preparada para recibir y pagar, entonces la central trabajará para ellos. Si no aceptan, trabajara para Rusia”, dijo en declaraciones durante una entrevista para el medio ruso TASS.

Respecto a la producción de energía en Zaporiyia, Jusnulin dijo que la energía nuclear es una de las más baratas del mundo y celebró que Rusia adhiera una central nuclear más a los 37 reactores que tiene en su territorio.

El vice primer ministro ruso viajó este miércoles a la ciudad ucraniana de Melitopol, cerca de la central nuclear de Zaporiyia, desde donde dio un discurso marcando las victorias en combate del Ejército ruso e ironizando sobre la energía que ahora le pueden vender a Ucrania.

“Es por esto que he venido aquí, para brindar la máxima asistencia y una oportunidad para la reintegración” afirmó el vice primer ministro, quien el martes ya visitó algunos puntos de la región de Jersón para abordar la recuperación económica tras los enfrentamientos entre tropas ucranianas y rusas.

La semana pasada, el asesor del ministerio del Interior de Ucrania, Vadym Deniseko, denunció que los ocupantes rusos recibieron órdenes del Kremlin para preparar un referéndum en las regiones de Jérson y Zaporiyia en los próximos meses, donde se les preguntará a los residentes si quieren permanecer en Ucrania o ser parte de Rusia.

Desde ya que si eso ocurre no se puede esperar que las elecciones sean libres, ambas regiones están bajo ocupación militar y el plebiscito estaría organizado por el mismo Ejército ruso. Pero sería la excusa perfecta para Putin para anexar el territorio, o a lo sumo dárselo a las pseudo-independientes Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

Por su parte, el presidente de la administración militar regional de Jérson, Gennady Laguta, informó de que los ocupantes están recogiendo los datos personales de los residentes para las elecciones y expresó su convencimiento de que los habitantes de Jersón apoyan a Ucrania y no acudirán al referéndum.

La agencia Unian recordó que los rusos tiene previsto realizar un “censo” de la población en la región de Jérson, al igual que hicieron en la península ucraniana de Crimea, luego de ser anexada en 2014.

Seguir Leyendo

Tendencias