Seguinos en redes

Ucrania

Ucrania recibió de Occidente poderosos vehículos blindados, pero se queja porque no le enviaron tanques de guerra

Publicado

en

A pesar de que Estados Unidos se ha comprometido a enviar vehículos Bradley, Alemania vehículos Marder y Francia vehículos AMX-10RCS, el país invadido por Rusia reclama armamento más pesado aún, como tanques Leopard alemanes.

En la primera semana del año, Estados Unidos confirmó que le enviaría 50 vehículos de combate tipo Bradley IFV (Infantry Fighting Vehicle), además de 100 Humvees, vehículos resistentes a las minas explosivas, y una gran cantidad de misiles y otras municiones.

A su vez, el canciller alemán Olaf Scholz confirmó en su comunicado conjunto con Biden que por su parte, Alemania proporcionaría 40 vehículos blindados Marder IFV, tanquetas similares a las Bradley que tienen menor maniobrabilidad pero mayor resistencia.

Sin embargo, esto no dejó satisfechas a las autoridades de Ucrania. El comandante militar de mayor rango de las Fuerzas Armadas ucranianas, el general Valery Zaluzhny, expuso su lista de deseos en cuanto al equipamiento militar necesario para repeler la inminente ofensiva rusa. “Sé que puedo vencer a este enemigo. Pero necesito recursos. Necesito 300 tanques, 600-700 IFVS, 500 obuses”, señaló.

Ninguno de los vehículos de guerra pedidos fue enviado por Occidente, y el gobierno ucraniano expresó su enojo y dijo que se sintió defraudado por las donaciones, aunque agradeció al gobierno estadounidense y alemán por los envíos.

Los analistas occidentales consideran que estos vehículos de combate de infantería podrían ayudar a Ucrania a penetrar en las líneas rusas, aprovechando los éxitos del año pasado haciendo retroceder a las fuerzas invasoras de las zonas de Kiev, Jarkiv, Jerson y sus alrededores.

Tras los anuncios, el presidente francés Emmanuel Macron anunció su propio envío de "tanques ligueros" para el esfuerzo bélico de Ucrania, en referencia a una donación de 20 AMX-10RC, aunque estos tampoco son tanques como los que pidió el gobierno de Ucrania.

Cabe resaltar que el AMX-10RC francés, el Bradley estadounidense y el Marder alemán son vehículos bastante diferentes. El vehículo francés tiene ruedas y es relativamente rápido en carreteras y terrenos duros, pero su blindaje es relativamente delgado. El Bradley y el Marder, más pesados, tienen orugas, que son más difíciles de mantener, pero funcionan mejor en el terreno pantanoso de Ucrania, que aún no se ha congelado en todas partes. Todos tienen una impresionante potencia de fuego, y sus armas están hechas para destruir tanques pesados, como el T-72 ruso.

AMX-10RCS francés

El general Zaluzhny expresó su desilusión y aclaró que, al disponer de tres modelos de vehículos de combate, cada uno con un cañón diferente, se complicarán aún más los problemas logísticos y de mantenimiento de Ucrania, que tendrá que gestionar un arsenal mixto

El jefe militar de Ucrania también se quejó porque tendrán que idear formas para que los vehículos se comuniquen eficazmente entre sí y con las unidades de acompañamiento, un lujo que no se pueden dar en la situación de enfrentamiento continúo con las fuerzas rusas.

Además, "la máquina francesa tiene una gran potencia de fuego pero carece de protección suficiente”, asegura Nick Reynolds, analista del Royal United Services Institute. “Después de todo, es un vehículo con ruedas, lo que lo hace vulnerable, incluso si tiene una capacidad todoterreno bastante buena”, dijo, defendiendo las críticas de las autoridades ucranianas.

Una gran pregunta es si la entrega actual de vehículos blindados prepararán el camino para la entrega de tanques occidentales, que Ucrania está pidiendo a gritos. Desde hace algunos meses, Ucrania mantiene la solicitud por la transferencia de tanques de origen occidental, principalmente los Leopard 1 y Leopard 2, por ahora sin éxito.

Alemania, país donde se fabrican los tanques Leopard, se ha negado repetidamente a enviarlos a Ucrania, debido a que Rusia había marcado una línea roja en estos envíos, bajo la amenaza de cortar todo el suministro de gas. Sin embargo, la nación germana ahora ha firmado múltiples acuerdos con Qatar y a medida que baje su dependencia del gas ruso, este tipo de envíos podrían empezar a materializarse.

Muchos se preguntan por qué Ucrania no pide por los M1 Abrams de Estados Unidos, mejores y con mayores existencias a los Leopard. La razón por la cual el tanque estadounidense no es enviado por Estados Unidos a Ucrania es la demanda de una cadena logística muy aceitada y porque reclaman un mantenimiento más complejo que el tanque germano.

El presidente de España, Pedro Sánchez, había expresado su deseo de ceder algunos de sus Leopard 2A4 almacenados, iniciativa que posteriormente fue rechazada por el Congreso. Por su parte, el presidente del Comité de Defensa finlandés, Antti Häkkänen, dijo que Finlandia entregaría tanques Leopard 2 a Ucrania si los demás países europeos deciden ampliamente tomar la misma decisión, pero por el momento ha caído en oídos sordos.

Ucrania no tiene tanques propios, y de hecho ha estado utilizando tanques del mismo modelo que los rusos, lo que ha llevado a las tropas de Putin a marcar sus vehículos de combate con una "Z" blanca mayúscula para poder distinguirlos.

Ucrania ha recibido más de tres centenares de tanques de la familia T-72 de sus aliados directos, a los cuales se les tienen que sumar decenas de T-62, T-72, T-80 y T-90 capturados a las Fuerzas Armadas rusas.

Esto no solo se debe a la necesidad de reemplazar las cuantiosas pérdidas sufridas desde el 24 de febrero, sino que también apunta a mejorar ciertas capacidades que los blindados de la era soviética no pueden ofrecer.

De acuerdo con las previsiones del alto mando ucraniano, necesitan centenares de tanques, vehículos de combate de infantería y piezas de artillería para poder inclinar la balanza en todos los frentes, meta que aún está muy lejos de la realidad.

Tanques Leopard alemanes

Estados Unidos

Orbán asegura que la única manera de terminar con la guerra entre Rusia y Ucrania es que Trump gane la elección

Publicado

en

Orbán, luego de reunirse con Volodímir Zelenski, Vladimir Putin, y Donald Trump en una misma semana, afirmó que el expresidente de los Estados Unidos es el único que puede "solucionar" la guerra.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se reunió el jueves con el ex presidente Donald Trump en su club privado de Mar-a-Lago para avanzar en su agenda de alcanzar un acuerdo de "paz" entre Ucrania y Rusia.

"Fue un honor visitar a Trump (…) discutimos maneras de lograr la paz. La buena noticia es: él lo logrará", afirmó el líder de derecha en su cuenta de la plataforma X, acompañando su publicación con una imagen junto a Trump en el contexto de la cumbre de la OTAN, que concluyó el jueves en Washington.

Este encuentro con Trump se produce poco después de la reunión de Orbán con el presidente ruso, Vladimir Putin, y luego de que se reuniera la semana pasada con el presidente ucraniano, Volodimir Zelénski.

Trump ha sido un firme partidario de Orban, y esta reunión se produce después de otros encuentros del líder húngaro este mes, incluida una con Putin que sorprendió a muchos.

Varios países de la OTAN expresaron su preocupación el jueves por los recientes viajes de Orban a Moscú y Pekín, coincidiendo con el inicio de la presidencia de Hungría en el Consejo de la Unión Europea. Sin embargo, durante estos viajes, Orban ha buscado negociar la paz en el conflicto en Ucrania, algo que no está haciendo ningún otro líder del mundo.

Durante la cumbre aliada en Washington que concluyó recientemente, Orban fue visto en varias ocasiones apartado de las conversaciones informales entre líderes, incluso durante la cena de gala ofrecida por el presidente Biden en la Casa Blanca el miércoles por la noche.

En marzo pasado, durante un encuentro en Mar-a-Lago, ambos líderes discutieron sobre cómo restaurar la paz en Europa y poner fin a la guerra en Ucrania. Orban ha sugerido en el pasado que el conflicto no habría estallado si Trump hubiera seguido en la Casa Blanca.

Pocos días después de asumir la presidencia rotativa del Consejo de la UE el 1 de julio, Orban emprendió una gira por Kiev, Moscú, Pekín y Washington en lo que ha descrito como una "misión de paz" para Ucrania.

Orban y Trump han mantenido una sólida relación desde hace años, que comenzó cuando se encontraron por primera vez unos años atrás en un club de golf propiedad del republicano en Nueva Jersey.

El primer ministro húngaro fue el único líder de la Unión Europea que respaldó a Trump tanto en las elecciones de 2016 como en las de 2020, así como durante los juicios iniciados contra el ahora candidato presidencial republicano el año pasado.

El candidato republicano a las elecciones presidenciales ha expresado su admiración por Orban, a quien ha descrito como "el político más duro de Europa".

Por su parte, Orban ha criticado los juicios contra Trump, comparándolos con "métodos comunistas", mientras que considera al candidato republicano como"la única persona capaz de salvar a Occidente y a la humanidad en general".

El 1 de marzo, durante un foro en Turquía, Orban declaró que considera que la eventual vuelta de Trump al poder después de las elecciones presidenciales de noviembre es una condición necesaria para poner fin a la guerra en Ucrania.

Además, afirmó que durante el mandato del ex presidente Trump (2017-2021), se podría haber evitado una escalada en el conflicto de Gaza, argumentando que "sin Estados Unidos es imposible lograr la paz en Oriente Medio".

Seguir Leyendo

Estados Unidos

El G7 acordó un nuevo paquete de ayuda económica y militar por 50.000 millones de dólares para Ucrania

Publicado

en

Esto sigue a 61 mil millones de dólares en ayuda militar que enviará por su parte los Estados Unidos luego de que se apruebe el paquete en Washington.

En la cumbre del G7, en la ciudad italiana de Fasano, los siete jefes de Estado más importantes de Occidente acordaron una nueva financiación militar para el gobierno de Ucrania. La moción fue impulsada por el presidente estadounidense Joe Biden, quien propuso enviar unos 50.000 millones de dólares.

La ayuda será entregada por los recursos propios del G7 (principalmente de Estados Unidos y la Unión Europea) y el Banco Central Europeo, los cuales recibirán activos rusos confiscados tras la invasión de Ucrania, en concepto de pago de intereses.

En total, se han congelado activos por valor de alrededor de 325 mil millones de dólares desde 2022, generando alrededor de 3 mil millones de dólares al año en intereses. Según el nuevo plan, ese dinero se utilizará para pagar los intereses anuales del préstamo de 50 mil millones de dólares al gobierno ucraniano.

Al vincular la financiación de Ucrania a los activos rusos congelados, el G7 ha señalado que se aplican límites de gasto nominal a este paquete de ayuda en particular, en contraposición a un cheque en blanco de asistencia militar como ocurrió el año pasado.

Este cambio en la manera de entregar ayuda a Volodimir Zelenski, limitada a un tope de gastos anuales, indica una fuerte victoria en los intereses de Donald Trump, quien viene pidiendo este tipo de clausulas en las ayudas que se entregan desde que comenzó el conflicto.

Acuerdo militar entre Ucrania y los Estados Unidos

A pesar de ceder ante las presiones de Trump, quien lidera en todas las encuestas y los demás líderes del mundo ya lo consideran un fuerte actor político incluso siendo opositor en Washington, Biden logró firmar un acuerdo de seguridad bilateral con Zelenski por los próximos 10 años.

La Casa Blanca describe el acuerdo como uno diseñado para construir y mantener las capacidades defensivas de Ucrania, actuar como elemento disuasivo, fortalecer sus industrias de defensa y, con cierta "desviación de la misión" de los objetivos formales de seguridad, impulsar la recuperación económica y la seguridad energética.

Este acuerdo es considerado por muchos una "pendiente resbaladiza" hacia una mayor escalada, ya que ahora pone a Rusia en una guerra con un país que tiene un acuerdo militar con los Estados Unidos, algo que no pasó ni siquiera durante la Guerra Fría.

El pacto entre Estados Unidos y Ucrania pone en letras una medición de la agresión rusa, con la promesa de consultas (énfasis agregado) “en los niveles más altos para determinar las medidas apropiadas y necesarias para apoyar a Ucrania e imponer costos a Rusia.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Estados Unidos amenaza con desatar la Tercera Guerra Mundial: Blinken confirmó que quieren sumar a Ucrania a la OTAN

Publicado

en

Blinken insta a enviar más ayuda para Ucrania a medida que la OTAN se prepara para ingresar al país en guerra con Rusia a la alianza militar.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, dijo este jueves que Ucrania "sin dudas" eventualmente se unirá a la OTAN, ya que el apoyo al país sigue siendo "sólido como una roca" entre los estados miembros.

"Ucrania se convertirá en miembro de la OTAN. Nuestro propósito en la cumbre es ayudar a construir un puente hacia esa membresía", dijo Blinken a los periodistas en Bruselas.

Cabe aclarar que el ingreso de esta nación a la organización del Atlántico forzaría a todos los actuales miembros, entre ellos Estados Unidos, a defender militar y personalmente a Ucrania, lo cual si sigue en guerra con Rusia, implicaría inmediatamente una declaración de guerra al país que lidera Vladimir Putin.

"Basado en lo que escuché hoy… todos, incluido Estados Unidos, van a redoblar y, según sea necesario, profundizar sus esfuerzos para encontrar los recursos que Ucrania sigue necesitando", dijo Blinken a los periodistas después de reunirse con los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN en la sede de la alianza.

Si bien los miembros individuales de la OTAN han estado proporcionando armas a Ucrania, la organización en su conjunto se ha concentrado en brindar ayuda no letal por temor a una escalada de tensiones con Rusia a través de una participación más directa.

"Más de 30 países han firmado o están en proceso de negociar acuerdos bilaterales con Ucrania, y nosotros mismos, Estados Unidos, estamos trabajando en nuestro propio acuerdo bilateral", dijo.

Más temprano el jueves, Blinken se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, en Bruselas, donde ambos discutieron la situación en el campo de batalla y las formas de reforzar el sector energético de Ucrania a la luz de los continuos ataques de Rusia.

Estados Unidos será el anfitrión de una cumbre de la OTAN en Washington del 9 al 11 de julio. Blinken discutió las prioridades para la reunión con Kuleba mientras la OTAN celebra su 75º aniversario, y allana el camino para el eventual ingreso de Ucrania.

"Ucrania se convertirá en miembro de la OTAN", dijo Blinken. "Nuestro propósito de la cumbre es ayudar a construir un puente hacia esa membresía y crear un camino claro para que Ucrania avance".

Seguir Leyendo

Tendencias