Seguinos en redes

Europa del Este

Los socialdemócratas de Macedonia llegaron a un pacto con los albaneses y logran mantenerse en el poder

Las votaciones en el Parlamento del país balcánico le dieron la reelección al progresista Zoran Zaev como Primer Ministro, gracias a un pacto con la minoría albanesa. Zaev ha entregado la identidad nacional para una mayor adhesión de su país a la Unión Europea.

Publicado

en

El socialdemócrata Zoran Zaev fue reelegido como Primer Ministro el pasado domingo tras un consenso parlamentario formado por la coalición conocida como “Podemos”, formada por el partido de centro-izquierda, Unión Socialdemócrata, el partido centrista de la minoría albanesa DUI y el partido Movimiento BESA, también representante de la etnia albanesa, pero en este caso conservadora y la única voz de derecha en la nueva alianza de gobierno.
En el consenso parlamentario para la reelección de Zaev, se aprobó que, tras finalizar el mandato de cuatro años, los partidos albaneses controlen el país por 100 días antes de unas nuevas elecciones. Lo cual pone a la minoría albanesa en una situación sin precedentes en Macedonia, ahora renombrada “Macedonia del Norte” para evitar conflictos diplomáticos con Grecia.

Se abre un período de orden, justicia y disciplina“, aseguró el primer ministro Zoran Zaev.

Los socialdemócratas habían ganado ampliamente en las pasadas elecciones parlamentarias de julio de este año, con la obtención de 46 escaños de los 120 que conforman el parlamento, pero pasaron casi 2 meses.

La nueva formación de Gobierno, a manos del progresista Zoran Zaev.

Ad

El objetivo principal de Zaev, así como el de otros tantos países de la región del este de Europa que siguen sin ser aceptados por la Unión Europea por su reciente pasado bélico y desestabilizador, es completar su unión al bloque económico de Europa que inició en marzo de este año.

A pesar de su sentimiento socialdemócrata alineado con la ideología que prima en todas las Comisiones de la Unión, Zaev quiere pertenecer al eurobloque para percibir todos los beneficios económicos, en especial en plena crisis mundial y recesión económica en la mayor parte de los países del globo. La Unión Europea siempre salva a sus integrante más vulnerables, y Macedonia, como país hermano de Grecia, conoce muy bien esta situación.

Por estos beneficios Zaev ha entregado todo. Le ha dado atención a las minorías históricamente maltratadas en la región y hasta ha accedido a renunciar al nacionalismo macedónico y aceptar un cambio de identidad sin precedentes.

Según Grecia, uno de los miembros más importantes de la Unión Europea, el país Macedonia no tiene el derecho de atribuirse la bandera de los macedónicos, ya que ésta existe bajo la bandera de la nacionalidad griega. Por esta disputa, Zaev accedió a cambiar el nombre a “Macedonia del Norte”, permitiéndole atribuirse a Grecia el control de “la verdadera Macedonia”, y ellos quedar relegados a una mera división del territorio.

A pesar de que este “entreguismo” no fue bien recibido entre los macedónicos, el partido de Zaev se impuso por menos del 1,5% de los votos al nacionalista Partido Democrático por la Unidad Nacional (VMRO-DPMNE) y obtuvo 2 escaños más que le permitieron ser quienes arreglen con los albanos y lleguen al Gobierno.

Según Zaev, sus principales pilares de gobierno serán la lucha contra la corrupción y la búsqueda de una mayor integración geopolítica de su nación, fortaleciendo sus lazos con la OTAN, y y completando su adhesión a la Unión Europea.

Imagen de las elecciones de junio, realizadas a pesar de la pandemia global y el desorden institucional.
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Rusia

Elecciones impulsadas por Rusia en Sur de Ucrania: Las 4 regiones aprobaron la anexión por el 97% de votos

Publicado

en

El esperable resultado abrumadoramente en favor de los intereses del Kremlin se debe, en parte al éxodo masivo de ucranianos en estas regiones; así como a la presencia intimidante del Ejército ruso.

Denis Pushilin (en el centro), el jefe de la autoproclamada República Popular de Donetsk, en conferencia de prensa anunciando los resultados.

Más del 97% de los votantes que participaron en los referéndums celebrados en los últimos días en los territorios ucranianos ocupados por las fuerzas rusas apoyaron su independencia de Ucrania y su posterior anexión a Rusia.

Los resultados iniciales fueron publicados por funcionarios pro-rrusos el martes por la tarde, que indicaban una diferencia irremontable: 9 de cada 10 ucranianos en las regiones de Lugansk, Donetsk, Zaporiyia y Jersón habían votado a favor de unirse a Rusia.

En las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, el 99,23% y el 98,42% de los votantes votaron por incorporar la región del Donbás al territorio nacional ruso. Por su parte, en Jersón el 87,05% de los que participaron aprobaron unirse a Rusia, mientras que en la vecina Zaporiyia, el 90,01% votó a favor de la adhesión.

Los funcionarios rusos dijeron que están listos para agregar los territorios a su país y que la anexión comenzaría en octubre. Aunque una fuente parlamentaria de Moscú citada por la agencia oficial de noticias rusa TASS afirmó que “es muy probable que ya para el 30 de septiembre se formalice la incorporación a Rusia de estos territorios”.

Más allá de un contra-ataque ucraniano en las últimas semanas, Rusia controla casi la totalidad de Jersón, Zaporiyia, Donetsk y Lugansk. Fuente: BBC.

Ucrania y prácticamente toda la comunidad internacional niegan cualquier legitimidad a las consultas, que se realizaron en territorios controlados por el ejército ruso, y los videos muestran a las tropas rusas en los establecimientos donde los ucranianos, subyugados, debían ir a votar.

Además, estas cuatro regiones han tenido un masivo éxodo de pobladores y las personas que se quedaron son en su gran mayoría ucranianos de ascendencia rusa.

De las 4 millones de personas censadas antes que empiece la guerra en Donetsk, solo 2 millones quedaron tras la invasión rusa. En Lugansk, de las 2,1 millones de personas que había, quedaron 1,6 millones. Por su parte, en Jersón había más de 1 millón de personas antes de la invasión y solo quedaron 500 mil. Por último, en Zaporiyia había 1,6 millones de personas y ahora quedaron menos de 600 mil personas.

Tanto el éxodo masivos de ucranianos leales a la República como la presencia militar rusa explican este resultado tan en favor de los intereses del Kremlin, que en otras circunstancias, sin dudas hubiera sido exageradamente más parejo.

La ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y muchos otros países occidentales han repudiado la celebración de los referéndums y han dicho que no reconocerán sus resultados. Además de argumentar que no está en la potestad de Rusia llevar a cabo ninguna elección en territorio ucraniano.

Esta mañana, el Kremlin anunció que Putin firmará los tratados el 30 de septiembre para anexar formalmente territorio de Ucrania. Según The Guardian, los territorios recibirán nuevos nombres en ruso, aunque no hay noticias sobre cuáles serán.

El secretario de prensa de Putin, Dmitry Peskov, dijo que se firmarán acuerdos “sobre la adhesión de nuevos territorios a la Federación Rusa“, y que “Putin entregaría un discurso importante sobre el tema” en la tarde del viernes.

Seguir Leyendo

Europa

Noruega y Polonia inauguran un nuevo gasoducto: Buscan dejar atrás la dependencia del gas ruso

Publicado

en

Comenzará a operar a partir del 1 de octubre y será capaz de transportar hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural en 2023. Se busca limitar la dependencia del suministro proveniente de Rusia y afianzar las relaciones comerciales dentro de Europa. 

El Primer ministro polaco, el derechista Mateusz Morawiecki, en conjunto con el ministro Jonas Gahr Støre de Noruega, anunciaron oficialmente la inauguración de un nuevo gasoducto que conectará ambos países para la provisión de gas natural

El gasoducto Baltic Pipe comenzará sus operaciones para el transporte de combustible a partir del próximo 1 de octubre, y tendrá la capacidad de transportar hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año, a partir de 2023. De hecho, la capacidad máxima del gasoducto podría ser alcanzada incluso antes, a partir de noviembre de este año. 

La millonaria obra de infraestructura busca afianzar los lazos económicos entre ambos países, moderar costos logísticos y abaratar las tarifas de gas percibidas por los consumidores finales en el mercado minorista. 

Para Noruega esta nueva apuesta implica una fuerte revitalización de sus exportaciones, cubriendo el vacío de mercado que dejó Rusia tras el cese del suministro. Por otra parte, el gasoducto Báltico logrará abastecer hasta el 14% de la demanda energética de Polonia, permitiendo así abaratar las tarifas para uso residencial e industrial. 

La construcción del gasoducto comenzó en el año 2020, y alcanza una extensión de hasta 900 kilómetros para atravesar Noruega, Dinamarca y Polonia. También se abaratará el suministro hacia otros países de Europa. 

Pero tras los últimos acontecimientos a propósito del conflicto entre Rusia y Ucrania, el gasoducto adquirió una importancia estratégica adicional para limitar la dependencia del suministro de gas ruso, ya que este país demostró no ser un oferente estable y confiable para garantizar la provisión. 

El Primer Ministro polaco aseguró que la construcción del nuevo gasoducto funciona como un reemplazo eficiente a los gasoductos Nord Stream y Nord Stream 2, que actualmente se encuentran completamente paralizados. 

Hoy estamos entrando en una nueva era, una era de soberanía energética, de libertad energética y de mayor seguridad. Seguridad energética, pero también de seguridad en el sentido más amplio de la palabra”, anunció el ministro Morawiecki.

Seguir Leyendo

Rusia

Putin anuncia la movilización de reservistas y convoca referéndums para anexar cuatro regiones ucranianas

Publicado

en

Rusia movilizará 300.000 soldados al sur de Ucrania y celebrará cuatro elecciones donde le pedirá a los locales que decidan si se quieren anexar a Rusia o permanecer dentro de la República de Ucrania.

Había enormes expectativas ayer por la tarde cuando se anunció que el presidente Vladimir Putin hablaría en cadena nacional desde su oficina; la última vez que lo hizo fue cuando anunció la “operación militar especial” que resultó en la invasión a gran escala de Ucrania.

Muchos esperaban que anuncie formalmente la guerra y convoque la movilización general, que llevaría a todos los hombres de entre 18 y 65 años al frente de batalla. La cadena nacional se pospuso más de 12 horas, y finalmente Putin anunció una “movilización parcial” de las reservas.

Rusia cuenta con 2 millones de reservistas, pero según aclaró la prensa estatal luego, unos 300.000 soldados de la reserva serán enviados a Ucrania. La decisión parece tener como objetivo reforzar las regiones ucranianas ocupadas, especialmente para defenderlas durante un proceso que también anunció: una serie de referéndums para anexar el territorio conquistado.

Putin anunció que se celebrarán referéndums en cuatro regiones ucranianas actualmente ocupadas por Rusia: Lugansk, Donetsk, Zaporiyia, y Jersón. Este mismo viernes se empezarán a planificar los comicios, que estarán plagados de irregularidades, no solo por la presencia militar de Rusia, que sin dudas condicionará el voto, si no que estas regiones son zonas de guerras.

De triunfar el “Sí”, estas cuatro regiones, actualmente ocupadas por Rusia, oficialmente declararían su independencia, dejando la República de Ucrania para pasar a ser parte de la Federación Rusa, como ya hizo Putin con Crimea en 2014.

Esto se convierte en la primera movilización oficial de Rusia desde la Segunda Guerra Mundial y demuestra las etapas finales del plan de Putin. Si bien el mandatario ruso intentó fallidamente tomar Ucrania en pocas semanas, con un brutal asedio a Kiev, después de algunos meses de guerra, el Kremlin movió su objetivo al sur ucraniano, y esta sería la culminación de esa estrategia.

Tanto Lugansk como Donetsk forman la región del Donbás, que viene en guerra civil desde hace casi una década. Antes de la invasión rusa, parte de estas regiones habían declarado unilateralmente su independencia, y proclamaron las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk.

Lo mismo quiere replicar Putin en Zaporiyia y Jersón, completando la toma de las cuatro regiones más importantes del sur o sudeste ucraniano. Las cuatro regiones albergan a más de 7 millones de personas, y representan una buena parte del PBI de Ucrania.

Además, si Rusia logra anexar este territorio exitosamente, le quitaría completo acceso a Ucrania del Mar de Azov, pero más importante, tomaría control del ingreso por el Mar Negro al Río Dnipro, el cual es utilizado extensamente por los ucranianos para mover recursos que llegan por barco a lo largo de todo el país, desde Jersón hasta Kiev.

Todavía hay fuertes enfrentamientos en las fronteras de estas cuatro regiones, con Ucrania intentando desesperadamente recuperar el control antes de los referéndums. Actualmente Rusia tiene movilizados poco más de 200.000 soldados en Ucrania, y con este envío de 300.000 reservistas más que duplicaría la presencia militar en su ex república soviética.

Se cree que estos reservistas serían utilizados para afianzar el control interno de estas cuatro regiones, mientras unidades del Batallón de Azov continúan con focos de resistencia a lo largo de toda la zona. Los refuerzos de los reservistas le permitirían a los experimentados soldados rusos avanzar contra las fronteras y frenar la masiva contra-ofensiva que lanzó Ucrania esta última semana.

Fuente: Al Jazeera.

Seguir Leyendo

Tendencias