Seguinos en redes

Europa

Abascal y Orbán se reunieron en Budapest para avanzar con una nueva coalición de partidos de derecha en el Parlamento Europeo

Tras abandonar el Partido Popular Europeo, el mandatario húngaro busca formar su propia alianza de derecha para convertirse en la primera oposición en el Parlamento Europeo.

Publicado

en

El líder del partido español de derecha VOX, Santiago Abascal, arrancó este miércoles una gira por Europa donde buscará consolidar alianzas con otras agrupaciones de derecha en todo el continente.

En su primer parada, se reunió este jueves en Budapest con el primer ministro de Hungría, el conservador Viktor Orbán. Entre varios tópicos, ambos han coincidido en la necesidad de defender las fronteras europeas de la invasión musulmana, la soberanía de sus naciones frente a China y profundizar políticas en favor de las familias.

Orbán celebró que existan partidos como VOX: “No debe faltar la voz de los partidos que defienden la libertad y las tradiciones de las naciones europeas, y que representan a millones de europeos“.

Abascal también reconoció la sintonía con el jefe del Gobierno húngaro. “Esperanzadora reunión en Budapest con el primer ministro húngaro Orbán, coincidiendo en lo fundamental. Debemos proteger nuestras fronteras, nuestra soberanía y nuestras raíces“, escribió el Presidente de VOX en su cuenta de Twitter. “Europa tiene que ser fiel a sí misma. La mayoría de los europeos lo exige“, agregó.

Luego de una extensa reunión entre el mandatario húngaro y el líder de la oposición española, Abascal se reunió con la Ministra de Familia del gobierno de Orbán, Katalin Novák, quien también se encarga de Asuntos Internacionales del partido de derecha Fidesz, y fue quien invitó a VOX a Budapest.

Ad

Abascal también se reunió con toda la cúpula del Fidesz, en una mesa redonda donde se discutió el futuro de los partidos en el Parlamento Europeo.

Recientemente el Fidesz abandonó el bloque centrista del Partido Popular Europeo (EEP), que agrupa a formaciones como el CDU de Angela Merkel o el PP de Pablo Casado, por fuertes diferencias ideológicas.

Hasta el momento, los partidos como VOX, Agrupación Nacional, Fidesz, Lega, y AfD se encuentran divididos entre múltiples bloques dentro del órgano legislativo de la Unión Europea, lo cual les hace imposible coordinar acciones en conjunto, como presentar leyes propias o bloquear leyes del oficialismo.

Actualmente el EEP conserva una amplia mayoría en el Parlamento. Este bloque de partidos históricamente fue de centro-derecha, pero en la última década giró a un progresismo recalcitrante y se convirtió en el principal impulsor de la inmigración masiva y de la Agenda 2030 (aborto, feminismo, ecologismo).

Esto dejó a partidos como el húngaro Fidesz y el austríaco OVP en una posición muy incómoda, ya que mientras ellos promueven una agenda profundamente conservadora en sus países, a nivel europeo estaban votando en un bloque que iba directamente en contra de su ideología.

En abril, Orbán convocó al primer ministro polaco Mateusz Morawiecki y el senador italiano Mateo Salvini a Budapest donde hablaron de formar una “Internacional Populista”, que nuclee a todos los partidos de derecha popular del estilo de Donald Trump en Europa, y que se junten para tener representación propia en los órganos legislativos de la Unión Europea.

Si Orbán lograse juntar a todos los partidos afiliados al bloque ECR (Conservadores y Reformistas Europeos) y al bloque ID (Identidad & Democracia), más los partidos de derecha sin afiliación, podría formar un bloque de derecha que sería segunda fuerza en el Parlamento Europeo.

Así está el Parlamento Europeo hoy:


Así quiere Orbán que quede posicionada su nueva alianza de derecha europea:

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Vaticano

Papa Francisco y la guerra contra los conservadores: Lanza una brutal reforma del Opus Dei

Publicado

en

Parece que Bergoglio siente que su tiempo se agota, ya sea por edad o por salud, y se está apurando para embestir a sus principales enemigos y detractores: la porción conservadora y de derecha de la Iglesia.

Cuando Francisco asumió el pontificado en 2013 prometió que reformaría a la Iglesia en vez de renovarla. Ahora, casi diez años después, pocas reformas han sido positivas para la institución religiosa y se ha dedicado despiadadamente a atacar todos los conservadores que se le oponen o lo critican

La guerra interna del Santo Padre ha sido contra los sectores conservadores, liturgistas, tradicionalistas y, en definitiva, todos los sectores no progresistas del clero. Primeramente, se realizó puertas adentro, pero en los últimos años este conflicto se ha destapado públicamente.

El Papa remueve, jubila o cambia de destino a sacerdotes y obispos que le molestan, cierra seminarios tradicionalistas de corriente tomista como el Seminario argentino de San Rafael y ahora atacó a una poderosa organización: el Opus Dei.

Hace unos días, el Vicario de Cristo, decidió con un motu proprio, un documento papal, reformar al Opus Dei. Con el título “Ad charisma tuendum (Para tutelar el carisma), Francisco degrada la jerarquía de la organización impidiendo así que su líder pueda ser nombrado obispo e impone una serie de controles obligándola a depender de la Congregación para el Clero y presentar informes anuales sobre todo lo que pasa dentro.

El Opus Dei fue fundado por Josemaría Escrivá de Balaguer en octubre de 1928 en Madrid y ha crecido desde entonces como una organización que se dedica a la evangelización y a una vida coherente con la fe en las circunstancias ordinarias de la existencia y especialmente a través de la santificación del trabajo. Su corriente es profundamente conservadora y su ética difiere en varios puntos con la ola reformista que impulsa Francisco.

Para sus críticos, el Opus Dei es un grupo sectario que somete a sus miembros a una estrecha vigilancia, los aísla del mundo exterior y los hace consagrar una obediencia absoluta a su líder, no al Papa, como el resto de la Iglesia. Pero la realidad es que el Opus defiende valores tradicionalistas y se opone a la doctrina progresista y tercermundista de Bergoglio y de sus más cercanos colaboradores.

Con este documento, Francisco se opone directamente a san Juan Pablo II quien elevó al Opus en 1982 al grado de “prelatura personal”, lo cual significa que la elevó al grado de una prelatura normal, como una diócesis más pero no atada a un territorio como el resto sino de jurisdicción personal. 

Cabe recordar que las únicas diócesis que son personales y no territoriales son las castrenses, las cuales dejaron de ser vicarias para convertirse en obispados también gracias a san Juan Pablo II y su constitución apostólica Spirituali Militum Curae

La diferencia entre el Opus Dei y los obispados castrenses del mundo (hay uno en casi todos los países) es que el Opus tenía cierto grado de independencia del Pontífice, quién si controla completamente a la Iglesia Castrense. La similitud entre ambos es que son porciones de la Iglesia de corte conservador.

Quizás por eso Francisco, quien fuera Administrador Apostólico del Obispado Castrense de Argentina en 2002, se ha ocupado de nombrar a personajes siniestros en estas diócesis con el objetivo de castigarlas por su posición tanto en la Iglesia como por su postura tradicionalista

Ahora bien, el Opus es una prelatura que cuenta con 90.805 miembros laicos y 2095 sacerdotes en más de 60 países. Tiene un gran patrimonio y sostiene numerosos centros educativos como la Universidad de Navarra.

No es tan fácil de doblegar y si Francisco se atreve a dar este golpe ahora se debe a que 43 mujeres denunciaron ser víctimas de abuso de poder y explotación por el Opus Dei. Esta denuncia se hizo al Vaticano y no a la Justicia de sus respectivos países, por lo que es difícil saber concretamente los detalles y prácticamente no se han dado detalles. 

Seguramente en todo esto, nada tenga que ver la legendaria rivalidad que los jesuitas tienen con el Opus Dei, a quienes consideran enemigos dentro de la Iglesia. Esto se reforzó hace unas décadas cuando los jesuitas apoyaban a socialistas y guerrilleros mientras el Opus apoyaba a Franco en España.

Fernando Ocáriz, actual prelado del Opus Dei, trató de guardar la compostura y dijo que esto se debe a que el Papa busca reforzar “la dimensión carismática” en lugar de la jerárquica pero es sabido que Bergoglio ha venido construyendo un perfil carismático y progresista, y que con esta medida recorta el poder de una facción de la Iglesia tradicionalmente asociada a ideas conservadoras. Justo a pocos días de declarar públicamente su “relación humana” con los Castro

Este movimiento de Francisco, que cayó como un baldazo de agua fría para muchos, despierta muchos rumores como que el Papa estaría analizando crear nuevas Prelaturas personales. El rumor más fuerte indica que sería en el Amazonas y así quitar su carácter exclusivo al Opus Dei

En definitiva, nada se puede hacer. Sólo otro Papa podría deshacer la destrucción de Francisco, pero el próximo Papa será elegido por un colegio cardenalicio casi completamente dominado por él.

Seguir Leyendo

Francia

Encuesta CSA: El 70% de los franceses ahora rechaza la inmigración libre y pide controles fronterizos

Publicado

en

A diferencia de los números de encuestas del 2017, ahora más de siete de cada diez personas en Francia están a favor de una reducción “considerable” en la cantidad de inmigrantes que ingresan al país.

El Instituto CSA en una nueva encuesta divulgada por la emisora francesa CNEWS, que tuvo lugar el día viernes 29 de Julio, reveló que el 71% de los entrevistados cree que la tasa de inmigración en Francia debe reducirse “significativamente”, en comparación con el 28% que no está de acuerdo.

Esto es un cambio radical a una encuesta similar del año 2017, cuando justamente el resultado fue inverso. Casi el 70% estaba de acuerdo con una política migratoria de fronteras abiertas. Pero 5 años después, los efectos del multiculturalismo forzado han cambiado la percepción de la población francesa.

El cambio se ve especialmente en quienes se catalogan como “Centristas“. Dentro de este grupo, un 67% está a favor de proteger las fronteras y reducir la inmigración no-europea al país. Hace algunos años, los centristas defendían por abrumadora mayoría la migración libre.

Como era de esperar, dentro de quienes se identifican como de “Izquierda“, un 53% dijo que la inmigración libre debería mantenerse. Aunque el número parece alto, en encuestas del 2016 y del 2017, esta categoría respondía en más de un 80% en favor de la libre inmigración.

Las opiniones más definitivas fueron expresadas por quienes se identifican de “Derecha“, el 94% de los encuestados quiere asegurar las fronteras y reducir la inmigración en el país. Incluso si se excluye a la categoría llamada “Extrema Derecha” por la encuestadora, el porcentaje sigue siendo del 90%.

En total, la encuesta encontró que un total del 71% en todos los grupos apoyaba reducir la inmigración y asegurar las fronteras, una mayoría masiva y asentada que los políticos insisten que no existe.

Este masivo cambio de percepción sobre la problemática de la inflación se vio en las elecciones de este año entre Macron y Le Pen. La derechista ganó un masivo apoyo en comparación con el resultado que obtuvo en 2017, y aunque no fue suficiente para vencer a Macron, se hizo notorio un cambio de paradigma.

Además, el propio Macron adoptó una agenda contraria a la libre inmigración. A pesar de que en 2017 hizo campaña argumentando que Francia era una nación globalista y que controlar la migración era “racista”, este año el presidente lanzó un paquete de medidas para controlar la inmigración y forzar la inclusión cultural de los inmigrantes musulmanes.

Curiosamente, según la encuesta, la edad no fue un factor determinante en los resultados, ya que el 70% de los menores de 35 años deseaba una reducción en la inmigración en comparación con el 74% de los mayores de 65 años, diferencias que no son significativas.

El creciente sentimiento contra la inmigración en los adultos más jóvenes se reflejó también en las elecciones legislativas. Aunque Le Pen no logró derrocar al exbanquero en las elecciones presidenciales, su partido arrasó con un resultado sorprendente en las elecciones a la Asamblea Nacional de junio, en las que la Reunión Nacional (RN) obtuvo 89 escaños, comparado a los 8 que había obtenido en 2017.

El resultado sorpresa del partido populista de derecha, en combinación con una fuerte actuación entre la extrema izquierda, hizo que el presidente Macron perdiera su mayoría gobernante en el parlamento francés y tuviera que acordar con la centroderecha de Los Republicanos.

La preocupación por el tema de la inmigración fue central en las campañas de Le Pen, quien incluso prometió llamar un referéndum sobre inmigración si ganaba las elecciones, argumentando que los sucesivos gobiernos franceses han ignorado la voluntad del pueblo e impuesto la migración masiva al país sin su consentimiento.

Tras las elecciones a la Asamblea Nacional, Le Pen destacó el papel de la inmigración en la victoria y dijo: “Es cierto que nos sorprendió gratamente la movilización de nuestros compatriotas y este deseo de que la inmigración, la inseguridad, la lucha contra el islamismo no desaparezcan de la Asamblea Nacional”.

El Islam radical se ha convertido cada vez más en un tema candente en Francia, que ha experimentado una serie de ataques yihadistas de alto perfil en los últimos años, incluida la decapitación de Samuel Paty, un profesor de Historia de secundaria que mostró a su clase un dibujo satírica de Mahoma durante una clase sobre libertad de expresión.

Los problemas asociados con la migración masiva, incluida la suba en índices de crimen y de terrorismo, incluso han generado fuertes tensiones civiles. El año pasado, un grupo de generales retirados amenazaron con un golpe de Estado y advertirieron que el país puede caer en una guerra civil si el gobierno no rechaza la islamización del país.

Francia está dentro de las 193 naciones que firmaron los acuerdos globales de la Migración y de Refugiados en 2018, promovidos por las Naciones Unidas. Esto le quita la posibilidad de cerrar sus fronteras sin consecuencias políticas y económicas de la ONU.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

ONU: La élite global que controla el mundo dice que no existe tal cosa como una élite global que controla el mundo

Publicado

en

La UNESCO le declara la guerra a las teorías conspirativas y lanza una masiva campaña para concientizar sobre que el mundo “NO” es manipulado en secreto por una élite global.

Tras una votación interna en los salones de las Naciones Unidas, la organización internacional controlada por las élites globales anunció el lanzamiento de una campaña masiva en medios de comunicación para desmentir que las élites globles controlan la política internacional.

A través de la UNESCO, en asociación con FacebookTwitterla Comisión Europea y el Congreso Judío Mundial se lanzará la campaña denominada #ThinkBeforeSharing, cuyo principal objetivo será detener la propagación de teorías conspirativas sobre ellos mismos.

En la página web, la ONU quiere convencer a la que que los eventos mundiales NO son “manipulados en secreto tras bambalinas por fuerzas poderosas con intenciones negativas” e incluso preparó un manual de reaccionas para las personas que se encuentren con publicaciones en redes que hablan de teorías conspirativas.

Como si fuera un virus, en el pie de la primer infografía publicada, lee: “Los primeros pasos para prevenir las teorías conspirativas es saber que existen. Estate atento. Ayudá a frenar el contagio“.

Según la UNESCO, “si usted está seguro de haber encontrado una teoría de la conspiración” en Internet, debe “reaccionar” inmediatamente y publicar un enlace relevante a un “sitio web de verificación de hechos” en los comentarios que desmienta la teoría. Para esto, brinda una serie de sitios de fact-checkers (o “verificadores de hechos”) para buscar información.

Esto resulta un argumento circular, ya que los fact-checkers son financiados por ellos mismos y en muchas ocasiones mienten para “desmentir” la información que analizan. Snopes, Politifact y Chequeado son algunas de las empresas verificadoras que utilizan las redes sociales y protegen a sus clientes en vez de abogar por la máxima veracidad de la información.

Por último, la guía brinda una serie de consejos para cualquier persona que se encuentre con una teoría conspirativa en redes. Según la agencia de la ONU, bajo ninguna circunstancia una persona debe caer en una discusión con los que publican esta información tabú. “Cualquier argumento puede tomarse como prueba de que eres parte de la conspiración y reforzar esa creencia”, aseguran, y advierten que el conspirativo probablemente “argumentará mucho para defender sus creencias” y “puede intentar convencerte“.

Nuevamente, en el pie de la infografía, un mensaje digno del Ministerio de la Verdad del libro 1984 de George Orwell: “DEBES BASARTE EN INFORMACIÓN VERIFICADA. DEBES CONTRADECIR INFORMACIÓN FALSA. FRENA EL CONTAGIO“.

Sorprendentemente, escondido en la letra pequeña al final de la página, la UNESCO admite que existen teorías de conspiración que resultaron ser reales. Bajo el título “¿Qué es una conspiración real?”, los burócratas de las Naciones Unidas explican que “existen verdaderas conspiraciones grandes y pequeñas”.

En una infografía, explican que una conspiración solo puede ser creída cuando es publicada por los medios, usando “hechos verificables” y “evidencia”. Como ejemplo, citan un artículo del LA Times del 2006 que reveló una conspiración de las tabacaleras para suprimir información de los riesgos a la salud que presentaban los fumadores.

No se dieron cuenta en la UNESCO, pero hubo publicaciones de medios respetados sobre los riesgos a la salud de las apuradas vacunas contra el COVID-19. Estas son constantemente eliminadas de las redes sociales y las páginas web que mencionan este tema son desmonetizadas. Probablemente esta nota pierda su monetización y resulte en un reporte de violación en Google AdSense, solamente por este párrafo.

Tampoco se dieron cuenta que esta definición no previene teorías conspirativas peligrosas como el Russiagate, la famosa teoría conspirativa falsa que divulgaron medios como CNN o MSNBC que decía que Trump era un espía ruso trabajando para Putin, o que el Kremlin había hackeado la elección del 2016 para hacer ganar al republicano.

Seguir Leyendo

Tendencias