Seguinos en redes

Europa

Covid-exit: ¿caída de la Union Europea y surgimiento de los nacionalismos modernos?

La Unión Europa está nuevamente en jaque, el coronavirus revitalizó viejos conflictos y las medidas económicas que buscan una solución a la grieta entre el sur y el norte de Europa no parecen ser suficientes. ¿Se acerca el fin de la Unión?

Publicado

en

La pandemia del coronavirus está devastando a Europa, especialmente Italia, España, incluso Francia; hoy la UE cuenta con más de 20.000 muertos, y cientos de miles de infectados.

La Union Europea atravesó múltiples crisis, siendo el conflicto por el Brexit la última de ellas; consumado a principios de este año, no tendrá todavía resolución hasta el último día del año corriente. Sin embargo, la situación económica de los países del Sur pone nuevamente, no solo en cuestionamiento la funcionalidad de la comunidad política, sino que reaviva los nacionalismos. “Nos salvamos nosotros solos, sin Europa” es la crítica que disponen referentes nacionalistas en Italia y España. ¿Cuál es ahora el problema?

“Nos salvamos nosotros solos, sin Europa”

Nuevamente la crisis parece alcanzar a la Unión Europea, y no es precisamente el coronavirus esta vez, sino la integridad de sus partes. 
Los “Coronabonos” es la propuesta que se le hace a Europa. Estos bonos le permitiría a quienes necesiten acceder a una toma de deuda, con tasa de interés baja, para afrontar la problemática sanitaria. Hasta acá no hay nada de malo, y es que el problema aparece en la letra chica: en caso de que los países que tomen deuda no puedan pagarla, deberán los demás países miembros de la Union Europea hacerse cargo de su cancelación.

Ad

Desde Berlin y La Haya ya indicaron que no tomarán esta responsabilidad, no se hizo durante la crisis del petróleo, tampoco durante la crisis del 2008. Pero hoy el Covid-19 está provocando la caída más grande del Indicador de Actividad Productiva (PMI) desde que se comenzó a medir, y es la mayor caída de la actividad empresarial que se conoce desde que existen registros. Esta contracción puede extenderse por varios meses más si es que los agentes económicos no ven respuesta adecuadas en la política económica europea.

En el norte de Europa mencionan que ya existen herramientas que los países pueden utilizar para afrontar sus necesidades económicas, y es el Mecanismo Europeo de Estabilidad, creado en 2008. Este fondo de necesidad obliga al país que adquiera deuda a cumplir con ciertos requisitos y condicionamientos impuestos por sus acreedores.
Es importante que analicemos cual es la coyuntura global que hoy nos acompaña. Un Estados Unidos que se encuentra en sus inicios de la crisis sanitaria, y que ya lleva la delantera en cantidad de infectados; una Europa dividida entre Norte y Sur; y el mayor miedo europeo, una China recuperada. China hoy tiene un acercamiento mayor a Italia, con quien comparte un vínculo por la Nueva Ruta de la Seda, y a quien le está brindando toda su ayuda sanitaria. ¿Le conviene a las potencias europeas tener inmersa a China en sus asuntos internos?¿Puede China ser el gran acreedor de Europa? ¿Se vendrá un Plan Marshall, esta vez impulsado por China?
Alemania ya dispuso ayuda sanitaria y de expertos para Italia, país que al día de hoy lidera los números de infectados y muertos en el viejo continente. Además, algunas reglas de la comunidad europea fueron modificadas para servir de soporte a las circunstancias actuales, como permitir a los países contar con un déficit fiscal mayor al 3% del PBI, el incentivo por parte del Banco Central Europeo de un caudal importante de dinero destinado a materia sanitaria y la creación de un fondo de US$ 25.000 millones para los 27 países de la Unión. 

Ad

Quedará ahora esperar cual es el nuevo paso a dar por la Unión Europea, la cual se encuentra más dividida que nunca y con una crisis sanitaria que no se veía desde la Gripe Española de hace más de 100 años.

Podrá ser esta la nueva gota que rebalse el vaso, pues pasada la crisis los pueblos europeos entenderán que la Unión de sus países no los ayuda ni siquiera en tiempos de crisis extrema. ¿Surgirán nuevos nacionalismos europeos, modernos y democráticos, como estuvimos viendo estos últimos años? ¿Necesita la Unión Europea de la unidad de todos sus miembros para salir adelante?¿O será mejor que cada uno piense bajo sus propios intereses nacionales?
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Europa

Noruega y Polonia inauguran un nuevo gasoducto: Buscan dejar atrás la dependencia del gas ruso

Publicado

en

Comenzará a operar a partir del 1 de octubre y será capaz de transportar hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural en 2023. Se busca limitar la dependencia del suministro proveniente de Rusia y afianzar las relaciones comerciales dentro de Europa. 

El Primer ministro polaco, el derechista Mateusz Morawiecki, en conjunto con el ministro Jonas Gahr Støre de Noruega, anunciaron oficialmente la inauguración de un nuevo gasoducto que conectará ambos países para la provisión de gas natural

El gasoducto Baltic Pipe comenzará sus operaciones para el transporte de combustible a partir del próximo 1 de octubre, y tendrá la capacidad de transportar hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año, a partir de 2023. De hecho, la capacidad máxima del gasoducto podría ser alcanzada incluso antes, a partir de noviembre de este año. 

La millonaria obra de infraestructura busca afianzar los lazos económicos entre ambos países, moderar costos logísticos y abaratar las tarifas de gas percibidas por los consumidores finales en el mercado minorista. 

Para Noruega esta nueva apuesta implica una fuerte revitalización de sus exportaciones, cubriendo el vacío de mercado que dejó Rusia tras el cese del suministro. Por otra parte, el gasoducto Báltico logrará abastecer hasta el 14% de la demanda energética de Polonia, permitiendo así abaratar las tarifas para uso residencial e industrial. 

La construcción del gasoducto comenzó en el año 2020, y alcanza una extensión de hasta 900 kilómetros para atravesar Noruega, Dinamarca y Polonia. También se abaratará el suministro hacia otros países de Europa. 

Pero tras los últimos acontecimientos a propósito del conflicto entre Rusia y Ucrania, el gasoducto adquirió una importancia estratégica adicional para limitar la dependencia del suministro de gas ruso, ya que este país demostró no ser un oferente estable y confiable para garantizar la provisión. 

El Primer Ministro polaco aseguró que la construcción del nuevo gasoducto funciona como un reemplazo eficiente a los gasoductos Nord Stream y Nord Stream 2, que actualmente se encuentran completamente paralizados. 

Hoy estamos entrando en una nueva era, una era de soberanía energética, de libertad energética y de mayor seguridad. Seguridad energética, pero también de seguridad en el sentido más amplio de la palabra”, anunció el ministro Morawiecki.

Seguir Leyendo

España

Con Pedro Sánchez, España se convirtió en la única economía de la Eurozona que pierde inversiones

Publicado

en

El Banco Central Europeo confirmó que España obtuvo el peor rendimiento de la eurozona en la dinámica de la inversión. La actividad económica no logró recuperarse del shock por la pandemia, y ya se aproxima a una nueva desaceleración con inflación. 

Un reciente informe del Banco Central Europeo (BCE) alertó por el deterioro de las condiciones económicas para los países del viejo continente. La autoridad monetaria pronosticó una importante desaceleración que tendrá lugar entre el último trimestre de 2022 y el primero de 2023, un hecho que podría conducir a una recesión abierta para el próximo año. 

El BCE estimó que existen al menos 4 ejes que amenazan con conducir a la economía europea por el camino de la recesión: el alza inflacionaria, el fin del arrastre estadístico post-covid, el endurecimiento de la política monetaria y la falta de confianza en el rumbo de la economía

Pero dentro de los países que conforman la eurozona, España cosechó los peores resultados acerca de la inversión y el crecimiento. El país se transformó en el único que registró una caída abierta de la inversión bruta interna fija (inversión en capital físico) en la región. 

La inversión en bienes de capital, excluyendo la construcción, se recuperó notoriamente en los países de la UE y creció un promedio de 1,8% en el segundo trimestre. Sin embargo, España fue el único país del euro que no registró ningún crecimiento en este sector y las empresas dejaron de invertir

Lo mismo ocurre para la evolución de la actividad económica general. Mientras que el nivel de actividad promedio para los 27 países que integran la Unión Europea logró recuperar los niveles que tenía en 2019, en España sucedió lo opuesto: el PBI español acumula una caída del 2,5% desde el cuarto trimestre de 2019

Incluso economías abiertamente estancadas desde 2008, como Grecia e Italia, lograron compensar el shock provocado por la pandemia en 2020 y ya operan en niveles similares a los que tenían en los últimos tres meses del año 2019. 

Las políticas fiscales expansivas impulsadas por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez incrementaron notoriamente el desequilibrio fiscal y la necesidad de nuevo endeudamiento, pero no generaron mayores efectos positivos sobre la actividad económica. El PBI no logró regresar a su tendencia de crecimiento anterior, pese a los masivos estímulos fiscales aprobados entre 2020 y 2021. 

Por otra parte, y a diferencia de la mayor parte de las economías desarrolladas, el Gobierno socialista impulsó una reforma tributaria para subir los impuestos en 2021 y endureció la legislación laboral. Ambas modificaciones limitaron la recuperación de la actividad económica y el mercado laboral.

La tasa máxima del impuesto a las Ganancias (conocido como IRPF) aumentó al 47% a partir de 2021 para personas físicas, volviendo así a su nivel más alto registrado desde 2015. Por su parte, la reforma laboral añade regulaciones para centralizar la negociación colectiva, eliminó modalidades de trabajo flexibles y erradicó todos los límites para la ultra-actividad de convenios.

Seguir Leyendo

Economía

Plan económico de Meloni: La rebaja de impuestos que propone la derecha para sacar a Italia del estancamiento

Publicado

en

La economía italiana no logra crecer formalmente desde el año 2007, y fue una de las más afectadas por las severas medidas de aislamiento en el año 2020. La derecha italiana propone revertir el estancamiento con políticas que impulsen la oferta agregada. 

La Coalizione di Centro Destra, liderada por Giorgia Meloni, finalmente se impuso en los comicios electorales de este domingo. El cambio de signo político en Italia se produce tras la culminación de 15 años de estancamiento crónico.

La novena economía más importante del mundo acumula una caída de casi 4% entre el primer trimestre de 2008 y el segundo trimestre de 2022, un estancamiento sin precedentes en el país desde la primera mitad del siglo XX. 

Además, la economía italiana no solo fue una de las más golpeadas por las medidas de aislamiento extremo impulsadas por Giuseppe Conte durante la pandemia, sino que también se vio severamente afectada por la disparada de precios energéticos a raíz del corte en el suministro de combustible ruso

La reforma tributaria para impulsar la oferta

El principal pilar del programa de la coalición derechista será incentivar la oferta agregada en la economía, en lugar de apostar por los fallidos programas de estímulo sobre la demanda que se produjeron desde 2008, ninguno de ellos con éxito. 

Se propone una reforma del impuesto sobre las Ganancias (conocido en Italia como IRPF) para rebajar las alícuotas máximas percibidas por trabajadores autónomos y para pequeñas empresas. 

Se buscaría establecer un impuesto fijo de entre 15% y 23% para estas bases, alícuotas inferiores al 43% y 24% que hoy se aplican sobre el IRPF tradicional para personas físicas y empresas respectivamente. 

Por otra parte, se propone aplicar una desgravación fiscal sobre aportes patronales para las empresas que contraten nuevos empleados. Esto supondría una eliminación temporal de la carga patronal del 30% sobre los salarios pagados por las empresas. Este impuesto constituye el principal costo laboral del país explicado por el peso del Estado. 

También se busca una reforma sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA). El sistema tributario italiano posee 4 tramos progresivos del IVA según la esencialidad de los bienes alcanzados, y la mayoría son gravados por una tasa general del 22%

La reforma de Meloni propone ampliar la cantidad de bienes gravados al IVA “superreducido” con una alícuota de solo 4%. Entre otros bienes, se busca gravar con tasa reducida a los alimentos básicos y los productos de infancia. 

Seguir Leyendo

Tendencias