Seguinos en redes

Europa

El gobierno de Dinamarca impulsa leyes extremadamente socialistas aún para los daneses, que revertirían décadas de prosperidad

La actual primer ministra del país escandinavo, Mette Frederiksen, presentó al parlamento danés un nuevo plan de recuperación económica pos-COVID en el que se promueven políticas socialistas de aumento de impuestos y bajas de la edad jubilatoria.

Publicado

en

Este lunes 2 de noviembre, la actual jefa de Estado de Dinamarca, la socialdemócrata Mette Frederiksen presentó en una conferencia de prensa su proyecto para la recuperación económica pos coronavirus, en el que incluye leyes socialistas y que comenzarán el fin de la prosperidad danesa lograda por décadas de capitalismo y libertad económica.

Entre las leyes que se buscarán aprobar está un masivo impuesto a la riqueza, a los inversores, a los fondos de pensiones y a los bancos, con el objetivo de recaudar 400 millones de euros para poder financiar una baja de la edad jubilatoria para trabajadores en situación de “riesgos laborales”.

Sin embargo, esta baja de la edad jubilatoria no toma de imprevisto a la sociedad, ya que fue una de sus promesas de campaña. En caso de ser aprobado el paquete de leyes, unas 38 mil personas podrían jubilarse de forma anticipada, pagado por los daneses.

Aparte, si el Folketing (el parlamento nacional danés) decide permitir a la mandataria llevar a cabo su paquete de medidas, recién en 2023 sería efectiva la baja de la edad jubilatoria. Sobre esto, Frederiksen declaró recientemente: No me puedo imaginar que este proyecto no obtenga la mayoría necesaria en el Parlamento“.

Mette Frederiksen.

Ad

Tras los anuncios, el sector financiero salió a cuestionar las medidas económicas. La Asociación Nacional de Bancos sostuvo que la propuesta del aumento impositivo a estas entidades es una decisión política y no una necesidad financiera real y que perjudicará a miles de ciudadanos. 

Por su parte, Birger Krogh Nielsen, gerente financiero del banco Jyske Bank A/S, uno de los bancos más importantes de Europa y el tercero más importante de Dinamarca, le comentó al medio de comunicación Bloomberg en una entrevista: “los políticos no pueden implementar semejante impuesto al sector financiero sin esperar que le pasemos la cuenta a los clientes, aludiendo a que si es aprobado el nuevo impuesto, tendrán que cobrarle más a los clientes, perjudicando así a ciudadanos dinamarqueses. 

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

España registró la mayor inflación en 38 años: Los precios subieron un 10,8% en los últimos 12 meses

Publicado

en

Los precios minoristas registraron una tenue deflación del 0,3% en el mes de julio, pero la inflación acumulada de los últimos 12 meses volvió a aumentar. El Banco Central Europeo impulsó una tenue actualización de la tasa de política monetaria.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó que el Índice de Precios al Consumidor español registró una variación negativa del 0,3% en el mes de julio, en comparación con el mes anterior. Es la tercera vez que España registra deflación en lo que va del 2022, luego de los datos para enero (-0,4%) y abril (-0,2%).

Sin embargo, y debido a los fuertes incrementos correspondientes al mes de junio, la inflación interanual alcanzó el 10,8% en comparación con el mismo mes del año 2021. A pesar de la tenue deflación de julio, la inflación acumulada de 12 meses tuvo un aumento debido a que el período considerado se compone entre agosto de 2021 y julio de 2022. De esta manera, se deja de lado la deflación de casi 1% registrada en julio de 2021.

El nivel de inflación interanual es el más alto registrado desde septiembre de 1984, cuando España todavía disponía de la Peseta como su moneda oficial de curso legal. A su vez, la inflación de 12 meses subió seis décimas en comparación al mismo dato interanual pero del mes anterior.

Los mayores aumentos por orden de incidencia fueron observados en los precios de la vivienda, hasta un 23% contra julio de 2021. Los precios de la indumentaria subieron un 5% interanual, mientras que los alimentos y bebidas no alcohólicas marcaron una suba del 13,5% en el mismo período.

Excluyendo los precios volátiles del promedio general, entre ellos la energía y los alimentos, la inflación “núcleo” o subyacente fue del 6,1% interanual. Es el valor más alto registrado para este segmento del IPC desde el año 1993.

El Banco Central Europeo (BCE) respondió a la inflación de forma extremadamente tardía en comparación con otras economías desarrolladas. La tasa de política monetaria de corto plazo subió al 0,5% anual, después de haber permanecido en el 0% desde 2016.  

El balance total de la autoridad monetaria europea continúa en crecimiento, aunque con cierta moderación en comparación al año 2021. En este balance se incluyen los pasivos y los activos del Banco Central. Los activos incluyen créditos otorgados a entidades financieras o a los propios Estados europeos, mientras que los pasivos incluyen el dinero en circulación.

El hecho de que la hoja del balance del BCE siga creciendo expone que la política monetaria laxa no se detuvo, pese a las promesas de la presidenta Christine Lagarde para corregir el desequilibrio. 

Seguir Leyendo

Vaticano

Papa Francisco y la guerra contra los conservadores: Lanza una brutal reforma del Opus Dei

Publicado

en

Parece que Bergoglio siente que su tiempo se agota, ya sea por edad o por salud, y se está apurando para embestir a sus principales enemigos y detractores: la porción conservadora y de derecha de la Iglesia.

Cuando Francisco asumió el pontificado en 2013 prometió que reformaría a la Iglesia en vez de renovarla. Ahora, casi diez años después, pocas reformas han sido positivas para la institución religiosa y se ha dedicado despiadadamente a atacar todos los conservadores que se le oponen o lo critican

La guerra interna del Santo Padre ha sido contra los sectores conservadores, liturgistas, tradicionalistas y, en definitiva, todos los sectores no progresistas del clero. Primeramente, se realizó puertas adentro, pero en los últimos años este conflicto se ha destapado públicamente.

El Papa remueve, jubila o cambia de destino a sacerdotes y obispos que le molestan, cierra seminarios tradicionalistas de corriente tomista como el Seminario argentino de San Rafael y ahora atacó a una poderosa organización: el Opus Dei.

Hace unos días, el Vicario de Cristo, decidió con un motu proprio, un documento papal, reformar al Opus Dei. Con el título “Ad charisma tuendum (Para tutelar el carisma), Francisco degrada la jerarquía de la organización impidiendo así que su líder pueda ser nombrado obispo e impone una serie de controles obligándola a depender de la Congregación para el Clero y presentar informes anuales sobre todo lo que pasa dentro.

El Opus Dei fue fundado por Josemaría Escrivá de Balaguer en octubre de 1928 en Madrid y ha crecido desde entonces como una organización que se dedica a la evangelización y a una vida coherente con la fe en las circunstancias ordinarias de la existencia y especialmente a través de la santificación del trabajo. Su corriente es profundamente conservadora y su ética difiere en varios puntos con la ola reformista que impulsa Francisco.

Para sus críticos, el Opus Dei es un grupo sectario que somete a sus miembros a una estrecha vigilancia, los aísla del mundo exterior y los hace consagrar una obediencia absoluta a su líder, no al Papa, como el resto de la Iglesia. Pero la realidad es que el Opus defiende valores tradicionalistas y se opone a la doctrina progresista y tercermundista de Bergoglio y de sus más cercanos colaboradores.

Con este documento, Francisco se opone directamente a san Juan Pablo II quien elevó al Opus en 1982 al grado de “prelatura personal”, lo cual significa que la elevó al grado de una prelatura normal, como una diócesis más pero no atada a un territorio como el resto sino de jurisdicción personal. 

Cabe recordar que las únicas diócesis que son personales y no territoriales son las castrenses, las cuales dejaron de ser vicarias para convertirse en obispados también gracias a san Juan Pablo II y su constitución apostólica Spirituali Militum Curae

La diferencia entre el Opus Dei y los obispados castrenses del mundo (hay uno en casi todos los países) es que el Opus tenía cierto grado de independencia del Pontífice, quién si controla completamente a la Iglesia Castrense. La similitud entre ambos es que son porciones de la Iglesia de corte conservador.

Quizás por eso Francisco, quien fuera Administrador Apostólico del Obispado Castrense de Argentina en 2002, se ha ocupado de nombrar a personajes siniestros en estas diócesis con el objetivo de castigarlas por su posición tanto en la Iglesia como por su postura tradicionalista

Ahora bien, el Opus es una prelatura que cuenta con 90.805 miembros laicos y 2095 sacerdotes en más de 60 países. Tiene un gran patrimonio y sostiene numerosos centros educativos como la Universidad de Navarra.

No es tan fácil de doblegar y si Francisco se atreve a dar este golpe ahora se debe a que 43 mujeres denunciaron ser víctimas de abuso de poder y explotación por el Opus Dei. Esta denuncia se hizo al Vaticano y no a la Justicia de sus respectivos países, por lo que es difícil saber concretamente los detalles y prácticamente no se han dado detalles. 

Seguramente en todo esto, nada tenga que ver la legendaria rivalidad que los jesuitas tienen con el Opus Dei, a quienes consideran enemigos dentro de la Iglesia. Esto se reforzó hace unas décadas cuando los jesuitas apoyaban a socialistas y guerrilleros mientras el Opus apoyaba a Franco en España.

Fernando Ocáriz, actual prelado del Opus Dei, trató de guardar la compostura y dijo que esto se debe a que el Papa busca reforzar “la dimensión carismática” en lugar de la jerárquica pero es sabido que Bergoglio ha venido construyendo un perfil carismático y progresista, y que con esta medida recorta el poder de una facción de la Iglesia tradicionalmente asociada a ideas conservadoras. Justo a pocos días de declarar públicamente su “relación humana” con los Castro

Este movimiento de Francisco, que cayó como un baldazo de agua fría para muchos, despierta muchos rumores como que el Papa estaría analizando crear nuevas Prelaturas personales. El rumor más fuerte indica que sería en el Amazonas y así quitar su carácter exclusivo al Opus Dei

En definitiva, nada se puede hacer. Sólo otro Papa podría deshacer la destrucción de Francisco, pero el próximo Papa será elegido por un colegio cardenalicio casi completamente dominado por él.

Seguir Leyendo

Francia

Encuesta CSA: El 70% de los franceses ahora rechaza la inmigración libre y pide controles fronterizos

Publicado

en

A diferencia de los números de encuestas del 2017, ahora más de siete de cada diez personas en Francia están a favor de una reducción “considerable” en la cantidad de inmigrantes que ingresan al país.

El Instituto CSA en una nueva encuesta divulgada por la emisora francesa CNEWS, que tuvo lugar el día viernes 29 de Julio, reveló que el 71% de los entrevistados cree que la tasa de inmigración en Francia debe reducirse “significativamente”, en comparación con el 28% que no está de acuerdo.

Esto es un cambio radical a una encuesta similar del año 2017, cuando justamente el resultado fue inverso. Casi el 70% estaba de acuerdo con una política migratoria de fronteras abiertas. Pero 5 años después, los efectos del multiculturalismo forzado han cambiado la percepción de la población francesa.

El cambio se ve especialmente en quienes se catalogan como “Centristas“. Dentro de este grupo, un 67% está a favor de proteger las fronteras y reducir la inmigración no-europea al país. Hace algunos años, los centristas defendían por abrumadora mayoría la migración libre.

Como era de esperar, dentro de quienes se identifican como de “Izquierda“, un 53% dijo que la inmigración libre debería mantenerse. Aunque el número parece alto, en encuestas del 2016 y del 2017, esta categoría respondía en más de un 80% en favor de la libre inmigración.

Las opiniones más definitivas fueron expresadas por quienes se identifican de “Derecha“, el 94% de los encuestados quiere asegurar las fronteras y reducir la inmigración en el país. Incluso si se excluye a la categoría llamada “Extrema Derecha” por la encuestadora, el porcentaje sigue siendo del 90%.

En total, la encuesta encontró que un total del 71% en todos los grupos apoyaba reducir la inmigración y asegurar las fronteras, una mayoría masiva y asentada que los políticos insisten que no existe.

Este masivo cambio de percepción sobre la problemática de la inflación se vio en las elecciones de este año entre Macron y Le Pen. La derechista ganó un masivo apoyo en comparación con el resultado que obtuvo en 2017, y aunque no fue suficiente para vencer a Macron, se hizo notorio un cambio de paradigma.

Además, el propio Macron adoptó una agenda contraria a la libre inmigración. A pesar de que en 2017 hizo campaña argumentando que Francia era una nación globalista y que controlar la migración era “racista”, este año el presidente lanzó un paquete de medidas para controlar la inmigración y forzar la inclusión cultural de los inmigrantes musulmanes.

Curiosamente, según la encuesta, la edad no fue un factor determinante en los resultados, ya que el 70% de los menores de 35 años deseaba una reducción en la inmigración en comparación con el 74% de los mayores de 65 años, diferencias que no son significativas.

El creciente sentimiento contra la inmigración en los adultos más jóvenes se reflejó también en las elecciones legislativas. Aunque Le Pen no logró derrocar al exbanquero en las elecciones presidenciales, su partido arrasó con un resultado sorprendente en las elecciones a la Asamblea Nacional de junio, en las que la Reunión Nacional (RN) obtuvo 89 escaños, comparado a los 8 que había obtenido en 2017.

El resultado sorpresa del partido populista de derecha, en combinación con una fuerte actuación entre la extrema izquierda, hizo que el presidente Macron perdiera su mayoría gobernante en el parlamento francés y tuviera que acordar con la centroderecha de Los Republicanos.

La preocupación por el tema de la inmigración fue central en las campañas de Le Pen, quien incluso prometió llamar un referéndum sobre inmigración si ganaba las elecciones, argumentando que los sucesivos gobiernos franceses han ignorado la voluntad del pueblo e impuesto la migración masiva al país sin su consentimiento.

Tras las elecciones a la Asamblea Nacional, Le Pen destacó el papel de la inmigración en la victoria y dijo: “Es cierto que nos sorprendió gratamente la movilización de nuestros compatriotas y este deseo de que la inmigración, la inseguridad, la lucha contra el islamismo no desaparezcan de la Asamblea Nacional”.

El Islam radical se ha convertido cada vez más en un tema candente en Francia, que ha experimentado una serie de ataques yihadistas de alto perfil en los últimos años, incluida la decapitación de Samuel Paty, un profesor de Historia de secundaria que mostró a su clase un dibujo satírica de Mahoma durante una clase sobre libertad de expresión.

Los problemas asociados con la migración masiva, incluida la suba en índices de crimen y de terrorismo, incluso han generado fuertes tensiones civiles. El año pasado, un grupo de generales retirados amenazaron con un golpe de Estado y advertirieron que el país puede caer en una guerra civil si el gobierno no rechaza la islamización del país.

Francia está dentro de las 193 naciones que firmaron los acuerdos globales de la Migración y de Refugiados en 2018, promovidos por las Naciones Unidas. Esto le quita la posibilidad de cerrar sus fronteras sin consecuencias políticas y económicas de la ONU.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias