Conecte con nosotros

Alemania

La disputa política en Alemania por heredar el cargo de Angela Merkel: entre la izquierda y la derecha

El socialdemócrata Amin Laschet y el conservador Markus Söder se disputan el futuro de la alianza CDU/CSU que gobierna Alemania hace 15 años de la mano de Angela Merkel, quien anunció que este año abandonará la política.

Publicado

en

El pasado lunes, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), partido de la actual canciller alemana Angela Merkel, tomó la decisión de respaldar a Armin Laschet, actual presidente de este partido, como el candidato para las próximas elecciones de septiembre, luego de que Merkel anunciara su retiro de la política.

Pero, a pesar de que la salida de Angela Merkel es un hecho, Laschet todavía no cuenta con el camino despejado para presentarse como el candidato del oficialismo. Esto se debe a que la CDU no se presentará de manera solitaria esta vez, sino que lo hará en conjunto con su socio en Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU), quien busca postular a Markus Söder.

Laschet, de 60 años, fue elegido presidente del CDU el pasado 16 de enero, sin embargo, se encuentra militando en el partido desde 1994 como miembro del Bundestag, el Parlamento alemán. Actualmente se desempeña como el Presidente (Gobernador) de la región de Renania del Norte, el Estado Federal más poblado de Alemania.

Es un defensor férreo de las políticas de aceptación masiva de refugiados que impulsó en el pasado Merkel. Sin embargo, Laschet ha admitido que está dispuesto a hacer concesiones para mantener unido al partido y no perder votos conservadores.
Como ocurre en Alemania con muchos políticos de la CDU, Armin defiende la agenda feminista y el aborto, pero, entre otras cosas, curiosamente se opone al “matrimonio igualitario”. Además, el Gobernador es un fuerte crítico de Donald Trump y ha dicho que Alemania debe relacionarse “más con China y menos con Rusia“.

Por otro lado, el actual candidato por la CSU, Markus Söder, de 54 años, ha desempeñado sus funciones políticas como miembro del Parlamento Regional Bávaro desde 1994 y hoy se desarrolla como líder de la CSU y Presidente (Gobernador) de la región de Baviera, el Estado federal más grande del territorio teutón y el segundo más poblado. Söder se mantiene más apegado a las raíces de la democracia cristiana alemana, y mantiene un perfil mucho más conservador y alineado a las derechas europeas.

Ad

Con solo cinco meses y medio hasta las elecciones legislativas del próximo 26 de septiembre, este enfrentamiento de dos partidos “aliados” demuestra un signo de crisis ante la salida de una figura “de unidad” como Angela Merkel. 

Laschet es quien cuenta con mayor respaldo por parte de la cúpula dirigencial de la actual canciller alemana, habiendo sido definido como “excepcionalmente idóneo” por Volker Bouffier, el primer ministro de Hesse, quien le ha pedido que discutiera el camino a seguir con Söder y buscara salvar la alianza.

Esta situación se da en el marco de una pésima gestión de la crisis del coronavirus por parte del gobierno federal y las sospechas de corrupción que recaen sobre varios integrantes de los partidos oficialistas por haber recibido grandes comisiones como intermediarios entre fabricantes de barbijos y el gobierno. Algo que ocurrió, por ejemplo, con los diputados Georg Nüsslein de la CSU y Nikolas Löbel de la CDU, quienes tuvieron que dejar sus respectivos cargos legislativos por este escándalo.

Esta semana, Laschet y Söder no dejaron pasar más tiempo y expresaron en una conferencia de prensa conjunta su intención de presentarse a las próximas elecciones. Algo que no fue visto como una sorpresa por parte de Laschet, pero si por parte de Soder, quien meses atrás sostuvo que su lugar “estaba en Baviera y no en Berlín“. 

Para el público, la decisión es muy sencilla. Laschet es sumamente impopular y es visto como el heredero de todo lo malo del gobierno. Según la cadena pública ARD, el 54% de los electores creen que Söder tiene las competencias para acceder a la función, mientras que sólo el 16% considera lo mismo de Laschet.

Laschet (izq.) y Soder (der.) antes de su anuncio.

Ad

El fin de la era Merkel

Querida Merkel, eres la primera mujer elegida para ser jefa de gobierno en Alemania. Una fuerte señal para todas las mujeres y ciertamente para algunos hombres“. Esas fueron las palabras de Norbert Lammert, por entonces Presidente del Parlamento, quien el 22 de noviembre de 2005 anunciaba el triunfo de la actual canciller alemana. Merkel, quien superó por un pequeño margen a Gerhard Schröder, el candidato por parte del Partido Socialdemócrata alemán, llegó al mando en una época muy difícil para el país.

Al igual que en toda la historia del país teutón, la actual mandataria enfrentó varias crisis a lo largo de su gobierno: el colapso del sistema financiero a nivel mundial en 2008, las amenazas de disolución de la Unión Europea junto al Brexit, la crisis migratoria en 2015 y ahora la pandemia del COVID-19.

Más allá de ser considerada como una de las mujeres más poderosas del mundo, Angela Merkel ha sido una figura política “lenta” y “tibia” en su toma de decisiones, siempre prefiriendo la mesura antes que dar importantes giros en su gobierno; algo que fue catalogado tanto como una ventaja y una desventaja en su carrera política. 

A pesar de esta “lentitud”, la canciller alemana recibió el apodo de “mutti” por los medios, cuya traducción corresponde a “mami”, en referencia a que “es la mujer que hace desaparecer los problemas y cuida de los alemanes“.

Pocas han sido sus decisiones más radicales, pero siempre que las dio fue corriéndose para la izquierda: en 2011, luego del tsunami del Pacífico y del desastre nuclear de Fukushima en Japón, tomó la decisión de cambiar el perfil energético alemán enfocándose en la energía renovable y de eliminar todas las plantas nucleares del país, a pesar de que la energía atómica es la más limpia y segura del mundo.

Angela Merkel, la canciller que más tiempo gobernó Alemania.

Ad

Otro cambio profundo se dio en 2017 cuando tomó la decisión de legalizar la unión de personas del mismo sexo, algo a lo que ella misma había dicho oponerse. Sin embargo, al igual que con el cese del servicio militar, la mandataria no estableció impedimento y firmó la ley que aprobó el Parlamento, incluso habiendo dicho antes de que se trate que no la vetaría en caso de aprobarse.

Todos estos pocos pero radicales cambios que impulsó llevaron a la CDU de ser el partido de cabecera de la derecha conservadora alemana a un partido de centro o centro-izquierda que, hoy en día, especialmente tomando la actual agenda de Laschet, en poco se diferencia de su principal rival político, el Partido Socialdemócrata.

Angela Merkel se retira del poder con una imagen positiva del 39% (YouGov), la más baja de todo su mandato de ya 16 años. Sin embargo, un 70% de los alemanes aseguran que el país está mejor hoy en día que antes que ella tome el poder, lo cual es un número de aprobación que pocos mandatarios en el mundo podrían lograr. 

Hoy en día existen muchas dudas con respecto al futuro político alemán, pero si hay algo que queda en claro es que la salida de Merkel del poder marcará un antes y un después en la vida política no solo de Alemania, sino de toda Europa

Fuente: YouGov.


Por Tadeo Pittari, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Alemania

La justicia alemana frenó un intento de Merkel por espiar ilegalmente al partido derechista AfD

Merkel había ordenado que los servicios de inteligencia espíen al AfD y los investigue por su “extremismo ideológico”. La Justicia nacional dijo que esto es inconstitucional y detuvo la orden.

Publicado

en

Por

El pasado miércoles 3 de marzo el gobierno de Angela Merkel hizo pública una orden que le dio a los servicios de inteligencia para que a espíen e investiguen al partido derechista Alternativa para Alemania (AfD), una de las principales fuerzas opositoras del país.

Supuestamente, la causa de la intromisión sería que hay ciertos miembros del ala más extremista del partido que buscan “vulnerar el orden democrático” y que están planificando un ataque al gobierno.

Excusas similares a las tomadas por el Partido Demócrata estadounidense para justificar su impeachment inconstitucional contra el ex presidente Trump.

Sin embargo, tan solo 2 días después de que se hiciera pública la noticia, la Justicia alemana interfirió y defendió la libertad partidaria.

Un juez nacional dictaminó que no se puede investigar sin pruebas contundentes a un partido político que ya esté actualmente habilitado por un tribunal electoral y esté en regla con la Constitución.

La línea del AfD, aunque los merkelistas lo quieren tildar de ser un partido nazi, es muy parecida a la de Trump en Estados Unidos. Liberalismo económico, conservadurismo social, euroescépticos, en contra de la inmigración  ilegal, repudian las guerras innecesarias, son sionistas y aseguran que el mayor enemigo de Occidente hoy en día es China e Irán.

Afiche de AfD defendiendo al ex-presidente estadounidense Donald Trump por sacar a su país del Acuerdo de París. Biden revirtió el logro de Trump en apenas pocos días desde su llegada al poder.

Ad

El fallo de la justicia nacional llegó apenas un día después de la decisión de un tribunal local de la ciudad de Colonia, que fue el primero en fallar en favor de AfD y en contra del autoritarismo de Merkel.

Llama mucho la atención que la Canciller alemana ordene vigilar al AfD por un supuesto extremismo ideológico, pero que no intente hacer lo mismo con el partido comunista radical Die Linke, que cuenta entre sus filas a militantes de Antifa y otras facciones guerrilleras que han marchado violentamente en contra del gobierno en el pasado, y han cometido actos de terrorismo político en suelo alemán en los últimos años.

Los miembros del AfD aseguran seguir preocupados porque no sería la primera vez que Merkel avanza con decisiones incluso cuando la Justicia se lo impide

Muchos dentro del partido están seguros que Merkel ha mantenido la orden de espiarlos y escuchar sus llamadas, aunque ahora lo deberá hacer de manera clandestina

Masiva marcha del AfD en respaldo a los acuerdos de paz de Trump entre Israel y varios países árabes. A pesar de esto, los medios intentaron tildar al AfD de antisemita y neonazi.

Ad

Tras el conocimiento del fallo pro-libertad de la justicia, el co-presidente de la AfD y eurodiputado por el partido, Jorg Meuthen, estalló contra el gobierno por politizar los servicios de inteligencia y defendió a la justicia, diciendo que afortunadamente “aniquilaron el intento de callarnos”. 

Además, afirmó que a pesar de los intentos de limitar su libertad de expresión, van a seguir al máximo su campaña de cara a las próximas elecciones regionales de mitades de marzo.

El 14 de este mes se celebrarán unas importantes elecciones regionales en Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado.

Según los promedios de encuestas, AfD lograría mantener sus bancas en los parlamentos regionales incluso con la terrible campaña negativa que se ha hecho en su contra. 

Además, apenas un mes después, en abril, habrán elecciones regionales en Turingia, donde el AfD se perfila a ganar una importante cantidad de diputados locales.

Seguir Leyendo

Alemania

Impactante investigación revela desvío de fondos del Parlamento Europeo para promover grupos neonazis anti-Trump

Una investigación del medio EUobserver reveló que en 2018 se desviaron fondos del Parlamento Europeo para financiar al neonazi alemán Thorsten Heise, quien asegura pelear tanto contra la izquierda como contra Trump, niega el holocausto y se declara enemigo del capitalismo.

Publicado

en

Por

Según una nueva investigación del medio EUobserver, en 2018 fueron desviados 35.000 euros del Parlamento Europeo a la financiación de la empresa W + B Medien Nordland Verlag, del neonazi Thorsten Heise, referente de varios grupos neonazis alemanes.
Los fondos, fueron entregados por el ex-diputado del Parlamento Europeo, Udo Voigt, del Partido Nacional Democrático (NPD) alemán, un partido afín a las ideas del dictador alemán Hitler, partidarios del ultra-nacionalismo y de la tercera-posición, aseguran combatir tanto a la izquierda como a la derecha.

Thorsten Heise, quien recibió los recursos económicos del parlamento, cuenta con un historial delictivo sumamente grave, que contempla el intento de asesinato de un refugiado, asaltos violentos e incitación al delito violento.

Thorsten Heise junto a una camioneta del NPD, partido del diputado Udo Voigt. 

Ad

EUobserver consiguió seis ensayos publicados por Thorsten Heise con fondos europeos, gracias a su derecho como medio de comunicación a obtener la información del organismo internacional. 

En los 6 documentos, titulados como “Nación en Europa”, se recopilan escritos de personas que glorifican al régimen nazi de 1933-1945, critican al capitalismo, niegan el holocausto y las masacres a distintas minorías durante el gobierno de Hitler.

En uno de los escritos presentados, se pueden apreciar críticas al liberalismo clásico y un apoyo ferviente a Azerbaiyán (quien se encuentra en guerra con Armenia), al régimen dictatorial iraní y al dictador sirio Bashar al-Assad. 

A su vez, en otro de los “papers académicos“, se publicita un nuevo libro del diputado Voigt, publicado por la editora nacionalista “Europa Terra Nostra”, que también habría recibido fondos parlamentarios según EUobserver.

A pesar de que algunos medios rápidamente trataron de vincular su ideología con Trump, Heise ha tenido múltiples declaraciones en contra del mandatario norteamericano, acusándolo de sionista y de estar al servicio del sistema económico global.

El Parlamento Europeo prometió hacer una revisión integral de sus fondos luego de esta revelación.

Militante neonazi del NPD con una esvástica en el brazo. Fuente: ANews.

Seguir Leyendo

Alemania

El progresista e impopular Armin Laschet es electo nuevo líder de la CDU y será el sucesor de Merkel en Alemania

Armin Laschet, líder de la rama progresista de la Unión Demócrata Cristiana, fue electo nuevo líder del partido en unas reñidas elecciones internas y se encamina a suceder a Merkel en la jefatura del Gobierno. Cuenta con apenas el 27% de imagen positiva.

Publicado

en

Por

En unas muy reñidas elecciones internas de la histórica Unión Demócrata Cristiana Alemana, el candidato de la rama más progresista de la CDU fue electo por 521 electores partidarios, frente a los 466 que obtuvo su princioal opositor, el centro-derechista Friedrich Merz. Los 14 restantes fueron para candidatos minoritarios. 

El triunfo de Armin Laschet pronostica un continuismo de las políticas de Merkel, pero con una impronta más progresista todavía, políticas económicas más socialistas y la posibilidad de una alianza con el Partido Verde, al que Merkel siempre le había cerrado la puerta.

Laschet es el actual gobernador de la región de Renania del Norte-Westfalia, en la cual la prensa local lo critica constantemente por el mal manejo de la pandemia del COVID-19, hecho que le hizo caer su popularidad en picada en los últimos meses. Principalmente, la cuarentena poco inteligente que aplicó y la desesperación de muchos ante la crisis económica generada por el confinamiento.

A su vez, su figura se hizo muy polémica en Alemania luego de una declaración en la que criticó duramente a Donald Trump, comparándolo con Hitler y afirmando que su país debe tener mejores relaciones con China y Rusia antes que con Estados Unidos.

Luego de su victoria, el periodista alemán Julian Röpcke mostró una serie de polémicos twits del ahora líder de la CDU en el que se lo ve defendiendo al dictador sirio Al-Assad, incluso cuando se dio a conocer la noticia de que asesinó con gas a 1.300 personas en agosto del 2013

A su vez, se pudieron ver algunos twits en defensa a Putin, quien en las palabras de Merkel es el principal enemigo de Europa occidental. Su admiración por Putin contradice su propia ideología progresista, puesto que el mandatario ruso es conservador, cristiano, está en contra de la homosexualidad, el aborto, y demás aspectos socioculturales que Laschet enarbola. 

El nuevo líder de la CDU junto a un funcionario diplomático chino.

Ad

La CDU, en una muestra de ceguera política, podría haber cavado su propia tumba eligiendo a Laschet como sucesor en el liderazgo del partido, ya que su pésima imagen y su impronta progresista podrían hacer que los votos del partido se disminuyan en detrimento de alternativas más derechistas como AfD, o funden su propio partido, como algunos miembros han asegurado. 

Tanto es el peso de su mala imagen que según una encuesta del 12 de enero de este año, Laschet era el candidato a las elecciones internas menos apoyado por los votantes de la CDU, con tan solo un 4%, y también el menos apoyado por el conjunto de alemanes llamados a votar en las próximas elecciones generales.

Cabe aclarar que los votos que recibió en la interna son de funcionarios del partido y otras autoridades, puesto que la CDU no elige sus candidatos en primarias abiertas al voto popular.

Según los últimos números, Armin apenas cuenta con un 27% de imagen positiva entre la población alemana, y carga con la pesada mochila de un 61% de mala imagen. El 12% restante o no lo conoce o no tiene opinión. 

Por otro lado, el perdedor de las elecciones internas, Friedrich Merz, cuenta con una aprobación del 35% (8% más que Laschet) y desaprobación del 54% (7% menos que Laschet). Merz representaba en la elección a la rama liberal-conservadora y cuenta con un gran apoyo entre las juventudes del partido.

Laschet (izquierda) y Merz (derecha).

Ad

Se rumorea que en caso de que Laschet no empiece a mejorar sus números de imagen positiva, el nuevo líder de la CDU consideraría no presentarse a la cancillería (algo que jamás ocurrió en la historia del país) y en cambio propondría como candidato para ser el próximo Jefe de Gobierno a su colega y aliado político Jens Spahn, actual Ministro de Salud nacional y muy bien visto entre la ciudadanía alemana.

Spahn es de ideología progresista pero económicamente está más cerca de Merkel que de Laschet, y se ha mostrado muy crítico con las políticas de aceptación masiva de inmigrantes islámicos de la actual canciller Merkel, e incluso ha dicho que el sistema de salud alemán no debería ser gratuito para los refugiados.

Con estas declaraciones, Spahn podría ser la combinación de las características que buscan los votantes de la CDU para satisfacer a la rama progresista de centro, la centro-derechista liberal y la conservadora del partido.

Jens Spahn, Ministro de Salud y potencial candidato a la Cancillería de Alemania este año.

Seguir Leyendo

Trending