Seguinos en redes

España

Más de 850 musulmanes logran entrar a España tras asaltar la valla fronteriza desde Marruecos

Publicado

en

Una invasión de casi 4.000 africanos asaltó el enclave español de Melilla. En un brutal combate con los guardias españoles, más de 850 inmigrantes lograron entrar y quedar como refugiados.

Estos últimos meses han visto un aumento de los asedios de inmigrantes musulmanes que intentan ingresar a España a través de los enclaves españoles en territorio africano, Ceuta y Melilla, dos ciudades autónomas que se ubican en el continente africano pero son españolas.

Según Sabrina Moh, delegada del gobierno nacional en Melilla, este 2 de marzo hubo una ola de migranes y más de 2500 marroquíes intentaron cruzar a España de forma ilegal y empleando la violencia en un nuevo asalto a la valla fronteriza de la ciudad africana. En total, 491 de ellos lograron acceder al territorio español. Sin embargo, apenas un día después, otros 1200 inmigrantes repitieron el ataque, pasando en esa ocasión 350.

Por lo tanto, la suma de casos da una alarmante cifra de casi 850 marroquíes que entraron ilegalmente a España en tan solo dos días. Lo que ocurre es que una vez que estas personas pisan suelo español, son considerados refugiados y por las mismas leyes que pasó el gobierno no pueden ser deportados.

Los asaltos se dieron con una violencia notable, utilizando garfios y palos para golpear a los agentes y lanzando rocas y objetos contundentes a distancia. Por esto, 16 agentes de seguridad españoles fueron heridos, con 4 de ellos todavía internados en el hospital. Afortunadamente, todos se encuentran a salvo.

Los datos revelan que esta fue una de las invasiones más grandes de la historia a la valla de Melilla, por lo que se espera que el gobierno del socialista Pedro Sánchez refuerce el tramo afectado, algo que debió hacer en mayor medida tras el importante asalto producido en mayo de 2021.

El año pasado se produjo el mayor asalto histórico en mayo, cuando en tan solo una noche más de 9.000 inmigrantes asaltaron España desde Marruecos, saltaron la valla, atacaron a los guardias y entraron oficialmente al país europeo.

Intifada en la frontera de Melilla
Imágenes de inmigrantes colgándose de las vallas fronterizas para intentar entrar a Melilla.

Tanto Ceuta como Melilla son gobernados por la “centro-derecha” del PP y Ciudadanos, dos partidos que en su momento lograron llegar al poder en estos enclaves con un duro discurso anti-inmigratorio pero que no han hecho nada al respecto desde el Poder Ejecutivo.

En Ceuta gobierna desde el 2001 Juan Jesús Vivas, del PP, quien en su afán por permitir estos ataques a las vallas en los últimos años y nunca ponerse duro contra el presidente Pedro Sánchez, ha perdido toda su imagen positiva y las encuesta indican que en la elección del año que viene debería arrasar VOX.

Por su parte, en Melilla gobernó entre el año 2000 y el 2019 Juan José Imbroda, otra figura del PP. En 2014, cuando comenzó esta invasión de “refugiados” africanos, no hizo nada por detenerla y empezó gradualmente a perder el apoyo de los votantes.

En 2019, Eduardo de Castro, el único asambleísta de Ciudadanos, pactó con el PSOE y aprovechándose de la caída del PP llegó al poder destronando a Imbroda. Su visión “liberal” de fronteras abiertas resultó una catástrofe para Melilla, y en su mandato han ocurrido los peores ataques a la frontera de Melilla de la historia.

Economía

Receta Socialista: Pedro Sánchez disparó el crecimiento de la deuda de 800 euros por habitante a más de 7.000

Publicado

en

La deuda pública de España se incrementó en casi 17 puntos porcentuales desde que el Partido Socialista se hizo cargo del Gobierno. Solamente este año se acumuló un endeudamiento por 78.964 millones de euros.

La contracara de la irresponsabilidad fiscal del Gobierno de Pedro Sánchez es el aumento desbocado del stock de la deuda pública. Desde la asunción del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) al poder en junio de 2018, la participación de la deuda bruta española con respecto al PBI escaló del 100,4% al 117,68% al término de agosto de 2022.

Mientras que entre mayo de 2018 y mayo de 2019 la deuda pública española crecía a razón de 828 euros por persona, el crecimiento registrado entre mayo de 2018 y septiembre de este año se multiplicó nueve veces y alcanzó los 7.307 euros.

Lo que es lo mismo, la deuda del Estado español subió en 38.688 millones euros en el acumulado de 12 meses hasta mayo de 2019, pero considerando el acumulado hasta septiembre de este año el incremento se dispara hasta los 346.719 millones euros

Solamente en los primeros 9 meses de este año el stock del pasivo aumentó en 78.964 millones de euros, y hasta 12.609 millones de euros entre agosto y septiembre. Tras cuatro años de administración socialista, la deuda bruta española aumenta en 219 millones de euros todos los días

El principal factor explicativo para el crecimiento explosivo del endeudamiento es la falta de responsabilidad fiscal. Incluso habiendo llevado a cabo una muy poco convencional reforma tributaria para subir los impuestos en plena pandemia, el Gobierno de Sánchez no consiguió que los aumentos en la recaudación compensaran la expansión del gasto público.

La recaudación total alcanzó el 43,74% del PBI al término del segundo trimestre del año, mientras que el gasto consolidado (incluyendo el Gobierno central y las Comunidades Autónomas) representó el 48,29% del producto en el mismo período. 

Gasto público y recaudación total de España entre 1999 y 2022.

No solamente ambas partidas se encuentran en niveles holgadamente superiores a los que había antes de la pandemia, sino que además la brecha entre el gasto y la recaudación sigue siendo más grande de la que había en el último trimestre de 2019.

El déficit fiscal financiero alcanzó el 4,54% del PBI hacia el pasado mes de junio, un resultado que es consistente con la meta de 4,9% para fin de año pero aún muy superior al 3% que se registraba antes de la pandemia.

El FMI estima que de cumplirse efectivamente la meta fiscal anual, España cerrará el 2022 con un déficit primario del 2,93% del PBI, y proyecta que se estabilizará en el 2% durante los próximos años. Este camino irresponsable garantiza que la deuda pública seguirá creciendo inescrupulosamente.

Seguir Leyendo

España

El Gobierno socialista de Sánchez dispara 11 puntos el gasto público y apunta a un explosivo aumento de la deuda

Publicado

en

El Presupuesto para 2023 proyecta un aumento de casi 11% sobre las erogaciones del Estado. La deuda pública española se disparó en 130.000 millones de euros en lo que va de la gestión socialista. 

La responsabilidad fiscal dejó de ser una prioridad en la España socialista de Pedro Sánchez. El Gobierno presentó su Presupuesto 2023 con un brutal incremento del gasto público en torno al 10,7% en comparación al total de erogaciones para este año. Aislando las partidas que devienen de fondos europeos, el aumento presupuestario alcanza el 6,7% anual. 

El incremento explosivo del déficit fiscal se mantiene como una de las características más comunes en los Gobiernos socialistas de España. El gasto público acumula un incremento de 7 puntos del PBI desde el segundo trimestre de 2018, y hasta 1 punto porcentual hasta el cuarto trimestre de 2019 (antes del shock provocado por la pandemia). 

La recaudación total acumuló un crecimiento del 5,24% del PBI en lo que va de la gestión de Pedro Sánchez. La mayor parte de los ingresos responde a la reforma tributaria impulsada por el socialismo en 2020, aún en plena recesión, la cual implicó el aumento del tipo marginal máximo del 45% al 47% para los ingresos de personas físicas

Gasto público y recaudación total en España desde 1999.

La recaudación récord fue capaz de compensar el aumento de los gastos. La reducción del déficit fiscal, que había sido proyectada hacia la baja constantemente durante la administración anterior, fue completamente abordada a partir de 2018. 

El rojo financiero del Gobierno español saltó del 2,75% del PBI al final de la gestión del Partido Popular (PP) al 3,06% en 2019, y actualmente se mantiene en el 4,54% del producto tras el shock y la posterior reversión de la pandemia. 

A diferencia de otros países con mayor responsabilidad fiscal como Alemania, la pandemia llegó a España en un contexto de 1 año y medio de relajación en la reducción del déficit fiscal, una situación que se terminó pagando muy caro en términos de endeudamiento. 

La detención súbita de la corrección de las arcas públicas fue financiada con deuda. La gestión socialista añadió al país un monto total de 130.000 millones de euros sobre el stock heredado en 2018

La herencia del mandato de Pedro Sánchez comprende un masivo endeudamiento, la desaceleración del crecimiento del PBI, la profundización de los desequilibrios financieros del Estado y la marcha atrás con algunas de las flexibilizaciones regulatorias de la reforma laboral de 2012

Seguir Leyendo

Economía

Fracasa la reforma laboral socialista en España: Desempleo aumenta al 13% y ya alcanza a 3 millones de personas

Publicado

en

El recrudecimiento de las regulaciones laborales hacen cada vez más difícil la contratación de personas en el mercado formal. La economía española registra el peor dinamismo de la eurozona. 

A pesar de los resultados positivos cosechados por la reforma laboral del año 2012, el Gobierno socialista de Pedro Sanchez decidió dar marcha atrás con la flexibilización regulatoria

Entre otras modificaciones, la reforma laboral eliminó los límites a la ultra-actividad de convenios colectivos vencidos, promueve las negociaciones centralizadas e inflexibles, limitó contratos temporales con modalidades flexibles, y endureció los requisitos para los contratos de aprendizaje. 

El Instituto Nacional de Estadística (INE) del país confirmó que la tasa de desocupación abierta aumentó al 12,67% de la población activa al término del tercer trimestre del año, según la serie desestacionalizada del indicador. Se observa un ligero aumento con respecto al 12,6% de desempleo registrado sobre la serie mensual del indicador en julio.

Las estadísticas de desempleo en España representan casi el doble de lo que se registra para el promedio de la Unión Europea, que cayó al 6% al término del mes de agosto. La mayor parte de las economías europeas con plena ocupación se destacan por sus parámetros regulatorios flexibles en relación al mercado laboral. 

España encuentra un nuevo piso para la tasa de desempleo, que aún se encuentra 4 puntos porcentuales por encima de los valores mínimos correspondientes al año 2007, antes de la crisis financiera e inmobiliaria.

La desocupación alcanzó a un total de 2.980.200 personas al cabo del tercer trimestre del año, marcando un aumento de 60.800 en comparación al nivel que había durante el trimestre anterior. 

El aumento del paro fue incluso mayor si se tiene en consideración a todas aquellas personas menores de 25 años, ya que se registró un alza de hasta 71.500 personas sobre este grupo. Por otra parte, un total de 42.100 personas de entre 25 y 54 años cayeron en la desocupación en el tercer trimestre del 2022

El principal factor de dinamismo para el crecimiento del empleo no fue el sector privado como hubiera sido esperable en una economía dinámica, sino que fue el Estado español. El sector público incorporó 52.300 nuevas plazas laborales en el tercer trimestre

Seguir Leyendo

Tendencias