Seguinos en redes

España

Solo VOX votó para destituir al socialista Pedro Sánchez: El “centroderechista” Partido Popular se abstuvo

Publicado

en

El PP abandonó a VOX y decidió abstenerse en la moción de censura contra el gobierno socialista del PSOE y Podemos.

Después de dos jornadas donde se debatió la moción de censura presentada por el diputado Ramón Tamames y el partido de derecha VOX, este miércoles finalmente se realizó la votación y como era de esperarse, solo sus legisladores votaron a favor.

Los 52 diputados de VOX más un ex diputado de Ciudadanos que hoy forma bloque con el partido derechista dieron el resultado final: 53 votos a favor, muy lejos de la mayoría absoluta de 175 positivos que se necesitaban para una destitución.

Por su parte, el Partido Popular (PP) y otras fuerzas opositoras se negaron a dar su voto positivo, y hubo 91 abstenciones de su lado, partiendo a la oposición y demoliendo cualquier posibilidad de que triunfe la moción.

De todos modos, a pesar de la masiva crisis económica y social que atraviesa España, y que el oficialismo reporta su peor desempeño en las encuestas en una década, el oficialismo sigue más unido que nunca. Con 201 votos en contra, el Gobierno selló su triunfo contra el intento de destitución.

Santiago Abascal, presidente de VOX y principal promotor de la moción, ha asegurado que con esta iniciativa pretendían “retratar a uno de los peores gobiernos” de la historia de España y “mostrar la continuidad de la mentira de Pedro Sánchez“.

Por su parte, la diputada y ministra de Economía del gobierno, María Jesús Montero, ha señalado al PP por seguir “destinando sus recursos” a pactar con “la ultraderecha“, definiendo las últimas dos jornadas como un “espectáculo” poco constructivo.

A pesar de que el PSOE, Podemos y los otros partidos de izquierda demostraron una unidad que parecía imposible tan solo unos días atrás, todas las encuestas marcan una brutal derrota de la coalición gobernante en las venideras elecciones del 14 de mayo.

En cambio, el PP, que de la mano de su líder Alberto Núñez Feijóo se muestra como una formación más de derecha pero sin jugársela en contra del gobierno como VOX, lidera las encuestas y, salvo una sorpresa, será el próximo presidente de España.

Pero Feijóo necesitará el apoyo de VOX para ascender a la presidencia, ya que a pesar de su triunfo, necesitará una votación por mayoría simple para que el Congreso apruebe su gobierno. Si bien el PP confirmó que no tiene intenciones de formar un gobierno de coalición con VOX, sí le pedirá su voto y, para esto, deberá ofrecerles algún cargo en la presidencia parlamentaria, como ocurrió recientemente en Madrid.

Esto, de todos modos, dependerá de la cantidad de votos que obtenga VOX. Si en las elecciones que tendrán lugar en menos de dos meses logra una importante cantidad de diputados, al PP no le quedará otra opción que ofrecer un gobierno de coalición con el partido de derecha, dándole cargos de ministros y distintas dependencias.

¿Quién es Ramón Tamames? El político que recorrió todo el espectro político hasta llegar a VOX

La moción de censura tenía como objetivo destituir al presidente socialista Pedro Sánchez y reemplazarlo por una figura de la oposición; así el propio Pedro Sánchez llegó al poder en 2018, cuando destituyó a Mariano Rajoy.

El nombre del candidato a presidente de esta moción de censura era Ramón Tamames, un aliado de VOX que tenía un perfil de consenso, muy distinto a Abascal que responde a los espacios más de derecha.

Tamames, un famoso historiador y economista español de 89 años, empezó su carrera como un dirigente comunista, pero a lo largo de toda su trayectoria, fue saltando de partido en partido, cada vez corriéndose más hacia la derecha, hasta que finalmente terminó en VOX.

El líder de esta moción de cnesura acumula a sus espaldas un viaje por todo el espectro político: comenzó como líder en el Partido Comunista de España (PCE) y, tras pasar por el más moderado Izquierda Unida (IU) como co-fundador, acabó en el conservador Centro Democrático y Social (CDS) para llegar ahora al acuerdo con VOX para presentarse como candidato independiente dentro del partido de derecha.

España

Elecciones Municipales España: Arrasa el PP, explosivo crecimiento de VOX y colapsa el comunista Podemos

Publicado

en

El Partido Socialista y Podemos sufrieron el peor resultado posibles en las elecciones municipales y autonómicas. “Estamos en una marea de la derecha en España“, celebró el PP, que deberá gobernar en algunos ayuntamientos con VOX.

El gobierno socialista de España, dirigido por el presidente Pedro Sánchez, sufrió un duro revés en las elecciones municipales celebradas este domingo, después de que el centro-derechista Partido Popular obtuviera la mayoría de los votos. 

Por primera vez desde la vuelta a la democracia, el PP gobernará en más ayuntamientos que el PSOE a nivel municipal en el país, luego de que los socialistas perdieran varias de las regiones que gobernaban. “Estamos en una marea de la derecha en España“, celebró el PP, quien en soledad o con VOX pasará a gobernar en cientos de municipios.

El flamante líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, afirmó que España “ha iniciado un nuevo ciclo político”, y que esta elección marcó el fin del gobierno de Sánchez. “Hemos ganado con claridad y hemos dado el primer paso para un nuevo ciclo político que vamos a abrir con todos y para todos en España“, remató.

Estas elecciones muestran que “las ganas de cambio y esa alternativa (del PP) es absolutamente imparable” para las legislativas, celebró la portavoz del PP, Cuca Gamarra.

El PP fue la lista más votada en Madrid, Valencia, Extremadura, Baleares, Murcia, Aragón, La Rioja y Cantabria, donde podrá gobernar en soledad o en algunos casos con una alianza con VOX.

El Partido Socialista (PSOE) perdió 15 de las 22 capitales de provincia en las que gobierna, entre ellas “feudos” socialistas como Sevilla, la mayor ciudad de Andalucía, Valladolid, Castellón y Palma, todos bastiones que la formación de Sánchez dominaba hace décadas.

También perdieron en Valencia, donde forman parte del gobierno municipal de la alianza Compromís, de la cual ya no serán parte. Tampoco lograron ser primera fuerza en Barcelona, donde se impuso la lista de Xavier Trias, y el independentismo seguirá gobernando sin tener que aliarse con el PSOE.

“No es lo que esperábamos tras estas semanas de campaña electoral y evidentemente tenemos que hacer también una reflexión de cara a los próximos meses”, admitió la portavoz del Partido Socialista (PSOE), Pilar Alegría. 

Con un porcentaje escrutado superior al 95% en estas ciudades, los socialistas perdieron Sevilla, Huelva y Granada de modo que, de las capitales andaluzas solo conservan la alcaldía de Jaén. Tampoco pudieron ganar en Cádiz, donde a última hora el recuento de votos dio mayoría al PP, según Europa Press.

El PSOE también sufrió una importante derrota en las capitales de la Comunidad Valenciana, especialmente en la ciudad de Valencia

La derrota también vino de la mano del comunista partido Unidas Podemos (UP), que co-gobierna a nivel nacional con el PSOE a través de la vicepresidente Yolanda Díaz. La formación de extrema izquierda obtuvo menos del 1% de los votos a nivel nacional y no obtuvo un resultado destacable en ninguna parte del país.

Es el peor desempeño desde la fundación de la agrupación de la mano del ex vicepresidente Pablo Iglesias y el resultado ha dejado a los “podemitas” al borde de desaparecer como partido. Las próximas elecciones nacionales serán una prueba de fuego que determinará si el partido sigue existiendo o se desarma.

Por último, el derechista VOX obtuvo un 7,2% de los votos totales, un buen resultado teniendo en cuenta que el partido tiene mucha fuerza a nivel nacional pero no había logrado desembarcar localmente en los municipios.

Además, logró importantes resultados en municipios como Cantabria y Valencia, donde el PP deberá buscar formar gobierno sumando a VOX a la coalición. El crecimiento en cantidad de votos comparado con la última elección municipal para VOX fue del 200%.

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno socialista catalán lanza un asalto a las propiedades: Se expropiarán viviendas en hasta 14 municipios

Publicado

en

La izquierda oficialista en la Comunidad Autónoma declaró que expropiará entre 50 y 70 viviendas en jurisdicciones de “fuerte demanda”, destruyendo por completo la garantía de los derechos de propiedad en la región.

El Gobierno de Pere Aragonès anunció la que probablemente sea su medida más extremista en lo que va del mandato: se expropiarán entre 50 y 70 viviendas vacías sobre jurisdicciones catalogadas como “áreas de fuerte demanda de vivienda”, todo esto amparándose en las disposiciones previstas por la Ley de Vivienda de 2020.

Para esta disposición el Gobierno catalán asignó un total de hasta cinco millones de euros para llevar a cabo la expropiación, sin importar si esta cifra es suficiente o no para compensar realmente el valor de mercado de las propiedades afectadas. 

El proceso se llevará a cabo independientemente de si se llega a un acuerdo con los usuarios afectados. La normativa prevé un “procedimiento de urgencia” que consuma la expropiación de todos modos en el caso de que no se llegue a un acuerdo con el propietario de la vivienda en cuestión, a partir de un plazo de tres meses. 

Asimismo, se detectó que un total de 189 viviendas cumplen formalmente con los requisitos para que el Gobierno regional pueda justificar aún más expropiaciones, tanto en propiedad de personas particulares como de sociedades. La mayor parte de los tenedores de estos pisos son bancos o fondos de inversión, con lo cual se desalienta profundamente la inversión en el sector de la construcción sobre la Comunidad Autónoma.

Este acto supone una lisa y llana violación a los derechos de propiedad en la Comunidad Autónoma, que cada año expulsa cada vez más inversores potenciales. Mediante esta maniobra el Gobierno llevará a cabo una suerte de alquiler “social”.

Se trata de una medida incluso más extremista que un ahorro forzoso propiamente dicho, ya que los propietarios son directamente despojados de sus inmuebles. Las viviendas expropiadas pasarán a la administración del Instituto Catalán del Suelo (INCASOL).

Se verán afectados un total de 14 municipios a lo largo y ancho de Cataluña: Cornellá de Llobregat, Mataró, Mollet del Vallés, Rubí, Vic, Viladecans, Vilanova y la Geltrú (Barcelona), Figueras, Lloret de Mar, Salt (Gerona), Reus, Roda de Berá y Tarragona y Valls (Tarragona) respectivamente.

La región de Cataluña ostenta la peor dinámica inversora de los últimos años. La inversión extranjera directa en la Comunidad representó los 3.883 millones de euros al cierre de 2022, un valor extremadamente bajo en comparación con regiones más atractivas y competitivas en España como la Madrid (con 17.225 millones de euros) y el País Vasco (5.515 millones de euros) que le arrebató el segundo lugar a Cataluña por primera vez en décadas.

De hecho, la inversión foránea en Cataluña se desplomó un 53,24% desde el máximo registrado en 2016, mientras que en el mismo período la inversión extranjera en la Comunidad de Madrid se disparó más de 40% y en el País Vasco el salto llegó al 159%.

Seguir Leyendo

España

España acumula 16 años de estancamiento y está lejos de recuperarse del impacto por la pandemia

Publicado

en

La economía española atraviesa importantes dificultades para sostener el crecimiento de la actividad real. El Gobierno socialista profundizó los desequilibrios fiscales, aumentó la presión tributaria e incrementó el peso regulatorio del Estado en los mercados.

El gobierno de Pedro Sánchez no tiene mucho que mostrar en vista a las elecciones generales. La economía española se convirtió en un caso paradigmático en Europa: aún no logra recuperarse del shock provocado por la pandemia en 2020, y el ingreso per cápita permanece estancado desde hace 16 años. Junto con Grecia e Italia en la delantera, España registra los peores resultados de la zona Euro.

El PBI español todavía acumula una caída del 1,32% con respecto al nivel que tenía en el cuarto trimestre de 2019. Asimismo, corrigiendo por el aumento de la población la caída asciende al 2,06%. El ingreso real por habitante solamente creció un 0,4% desde el segundo trimestre de 2007 y hasta el primero del año 2023.

España acumula una brecha de hasta el 12,4% en comparación a la evolución del PBI estadounidense desde el primer trimestre del año 2000, mientras que la misma comparación con Alemania arroja un diferencial del 7,23%. Lo mismo ocurre con respecto al dinamismo de Francia, Holanda, Bélgica e incluso Portugal.

Y si bien la actividad recuperó al menos la mayor parte del nivel perdido durante la pandemia, las finanzas públicas no pudieron retornar a la situación previa al 2020. El déficit fiscal del Gobierno español escaló al 4,81% del PBI en el cuarto trimestre del año pasado, una cifra holgadamente superior en comparación al 3,1% observado en el último cuarto de 2019.

Evolución del PBI per cápita español entre 2000 y 2023.

Las sucesivas reformas tributarias llevadas a cabo por el Gobierno socialista consiguieron aumentar la recaudación efectiva del 39,2% del PBI en 2019 al casi el 43% para el cuarto trimestre de 2023, pero ni así fue suficiente para paliar el brutal incremento del gasto público.

El tamaño del Estado en la economía se expandió vigorosamente y pasó de representar el 42,3% del PBI en 2019 al 47,8% de acuerdo a las últimas cifras disponibles para el año pasado. Se trata del nivel más elevado desde 2013, sin contabilizar el impacto fiscal que provocó la pandemia por la incursión de gastos extraordinarios y de emergencia.

La calificación crediticia de los bonos soberanos españoles aún sigue muy por debajo de la que había entre 2001 y 2010. Según el sondeo elaborado por la agencia Moody’s la deuda española se mantiene estable en la categoría “baa1” que se asocia con un “grado medio de riesgo”, un parámetro que está lejos de los elevados estándares observados en otras economías desarrolladas como Alemania y Estados Unidos. 

No solamente se incrementó el stock de deuda pública desde que España perdió su tendencia de crecimiento histórica, sino que además cada bono adicional colocado en los mercados mantiene una reputación cada vez más baja. Sin crecimiento y con desequilibrios fiscales crecientes, las perspectivas para el sostenimiento de la deuda pública de España son pesimistas. 

Seguir Leyendo

Tendencias