Conecte con nosotros

Francia

Apuntando contra la radicalización islámica, el Senado francés aprobó la prohibición de que los padres impongan el uso de ornamentos religiosos en los niños

El Congreso francés continúa expandiendo la Ley Contra el Separatismo Islámico que impulsó Macron en diciembre del año pasado, junto a la prohibición del burka y a la enseñanza teocrática.

Publicado

en

El pasado viernes 2 de abril, el Senado francés votó a favor de la prohibición que los padres le impongan a los menores de edad llevar cualquier signo religioso ostensible en el espacio público, así como toda vestimenta que signifique denigrar” a la mujer.

Estas nuevas enmiendas expanden la llamada “Ley Contra el Separatismo Islámico”, impulsada directamente por el presidente Emmanuel Macron, en su nueva campaña que comenzó el pasado 9 de diciembre para apaciguar los efectos de la cultura musulmana en Francia y evitar la fragmentación de la sociedad francesa.

Estas enmiendas fueron propuestas por el partido centro-derechista liberal Los Republicanos y recibieron el apoyo de los legisladores de Republique en Marche, partido de Macron, y de los conservadores que responden a Le Pen.

En el pasado ya han votado y aprobado la prohibición del burka en la vía pública y del burkini (traje de baño que cubre todo el cuerpo con ornamentos religiosos) en las piletas públicas francesas. 

Otra de las enmiendas votadas en los últimos meses ha sido la de prohibir la enseñanza del Islam como base del conocimiento en las escuelas y también se le ha prohibido a los padres llevar signos religiosos cuando buscan a sus hijos en las salidas del colegio.

Madres musulmanas tapadas de pies a cabeza con el “burka”.

Ad

Estas leyes también buscan reducir los conflictos entre la policía y los religiosos musulmanes que caminan por las calles tapando sus caras y con atuendos negros muy parecidos a los que usan los terroristas del ISIS o de Al Qaeda.

De esta manera, no será necesario que la Policía continúe frenando y pidiendo a las mujeres islámicas y a sus hijos que se levanten el velo que les tapa las caras.

Todo esto es producto directo de la masiva invasión inmigratoria que vienen realizando los árabes y africanos desde 2010, luego de que estallara la Primavera Árabe en Medio Oriente y en el Norte de África y miles de millones de personas sean desplazadas de sus hogares por las guerras civiles.

Macron ahora se arrepiente de haber apoyado la inmigración indiscriminada y masiva, y en el anuncio de la Ley del Separatismo Islámico asegura que está buscando terminar con una “organización metódica del Islam en Francia para crear un Estado paralelo”

La ley tiene como objetivo “reforzar la laicidad y consolidar los principios republicanos”, según sus declaraciones.

Macron, en el anuncio de la Ley Contra el Separatismo Islámico.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Francia

Tras la quinta semana de protestas, Macron permitirá que el Pasaporte Covid sea con un PCR negativo

Publicado

en

Luego de que casi 300.000 franceses salieran a las calles para protestar por quinto sábado consecutivo, el gobierno no hará obligatoria la vacunación contra el coronavirus.

El gobierno francés confirmó este domingo que relajará la dureza del pasaporte sanitario tras cinco semanas de protestas continuas. El “Pase Verde“, que acredita en forma de código QR con un cartel verde que indica el esquema de vacunación completo contra el coronavirus, ahora también dará verde si se tiene un test PCR negativo de 72 horas sin estar vacunado.

Este pasaporte, que ya era obligatorio desde junio en algunos eventos masivos, será obligatorio por decreto presidencial a partir de este lunes para acudir a restaurantes, bares o cafés, tanto bajo techo como al aire libre, y para viajar en trenes, colectivos y aviones.

El Ministerio de Salud hizo públicas estas modificaciones un día después de que casi 300.000 personas se manifestaran en toda Francia contra la exigencia de este certificado, ya que se consideraban que obligaba a estar vacunado para ejercer plenamente los derechos civiles, creando una suerte de Apartheid entre vacunados y no vacunados.

El ministro de Salud francés, Olivier Véran, no quiso atribuirle el cambio a las protestas y dijo que ya tenían pensado “desde un principio” darle validez a las pruebas negativas para los no vacunados, aunque admitió que lo cambiaron de 48 a 72 horas.

Según el funcionario, estos cambios frente a lo previsto hasta ahora permitirán afrontar mejor la demanda de pruebas. Esta última semana se efectuaron más de cuatro millones. Sea cual sea la cantidad de manifestantes opuestos a la vacuna, siempre será menos que la cifra de franceses que al mismo tiempo se vacunan, indicó.

El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran.

Las protestas de este sábado, que se llevaron a cabo por quinto fin de semana consecutivo, fueron las más numerosas hasta la fecha: casi 300.000 personas se manifestaron ayer, frente a las 204.000 personas que habían protestado el pasado sábado, 31 de julio, frente a las 161.000 de la semana anterior o las 110.000 del día 17.

Para Véran, la ampliación a partir de este lunes del certificado sanitario no es una obligación de vacunación encubierta. Es una incitación a vacunarse, no una obligación, dijo sobre ese documento.

Cabe aclarar que según el decreto de Macron, tener la aplicación del Pasaporte Covid es una obligación, y según la norma será necesario tenerlo en el celular para recibir atención médica. Sobre esta polémica medida, el ministro agregó que en ningún caso debe ser un obstáculo para acceder a una atención urgente.

El pase sanitario y el avance de la vacunación deberían evitar otros toques de queda y el confinamiento”, justificó a todo esto Verán.

Seguir Leyendo

Francia

¿Quién es Florian Philippot, el líder de las protestas contra el gobierno de Macron que crece en las encuestas?

Publicado

en

El ex número dos del derechista Frente Nacional de Marine Le Pen, se alejó de uno de los principales partidos franceses en 2017 para hacer su propio camino en la política.

Florian Philippot, con tan solo 39 años, es el flamante presidente del partido Los Patriotas y, a pesar de haber tenido pésimos resultados en las últimas elecciones, se ha convertido en el principal líder de la oposición en las calles contra el gobierno de Emmanuel Macron.

Su propuestas son casi idénticas a las de Donald Trump en Estados Unidos, un Estado chico pero eficiente, impuestos los más bajos posibles, un libre mercado consolidado pero que no se doblegue ante China, una industria nacional competitiva, una frontera segura, una estrategia geopolítica inteligente sin interferir en asuntos extranjeros, y muchos otros puntos. Incluso uno de sus eslogan es “Francia Primero”.

Philippot se identifica como “gaullista“, en honor al difunto ex presidente Charles De Gaulle, quien comandó la creación de la Cuarta y la Quinta República de Francia, y es considerado un prócer de Francia (aunque muy resistido por la izquierda francesa). Esto le trajo muchos problemas con algunos sectores del Frente Nacional, partido predilecto de la derecha nacionalista antigaullista.

Philippot fue parlamentario europeo entre 2014 y 2019, y defiende contundentemente el #Frexit, una propuesta para que Francia siga los pasos del Reino Unido y se vaya de la Unión Europea.

A pesar de que los medios lo identifican como un extremista homofóbico, racista y xenófobo, Philippot es gay y tiene pareja masculina, aunque se opone a lo que llama como “lobby LGBT” y promete quitar de la educación la teoría de género.

La semana pasada, en el Trocadero, se manifestaron 11.000 personas que respondieron a una convocatoria de Philippot en París, y en todo el país hubo más de 160.000 protestantes bajo la consigna que promovió su partido: “No al pasaporte de vacunación de Macron“.

Philippot lleva varios meses organizando movilizaciones contra las restricciones sanitarias del gobierno, pero la propuesta de hacer obligatoria la vacunación ha catapultado su agenda a la cima, y se ha disparado en las encuestas como principal opositor a Macron.

En el discurso que dio en la Plaza del Trocadero, escuchado por decenas de miles de personas, criticó “la ideología covidista“ y las medidas “autoritarias” del gobierno. Se expresó en defensa de la libertad, acusando sin pelos en la lengua a Macron de ser un “tirano” y un “psicópata“.

Seguir Leyendo

Francia

Francia estalla en protestas en la marcha más grande hasta el momento contra el pasaporte sanitario

Publicado

en

A partir de la semana que viene entrará en vigencia el pasaporte de vacunación que obligará a los franceses a estar vacunados para ejercer sus derechos.

Bajo gritos de “¡Libertad, Libertad!” y entre banderas nacionales, cientos de miles de franceses salieron a las calles de París y de otra decena de ciudades este sábado en una de las marchas contra el gobierno más multitudinarias hasta el momento.

Esta es la última protesta que podrán hacer los ciudadanos antes de que entre en efecto el pasaporte sanitario que decretó el presidente Emmanuel Macron.

Este “pase verde” exigirá que los franceses presenten un certificado de vacunación para viajar, acudir a bares, restaurantes, cines, teatros y otros comercios cerrados, así como eventos públicos o incluso a edificios gubernamentales, donde millones de personas acuden para tramitar jubilaciones o seguridad social.

Es una primera etapa hacia más restricciones a la libertad, mañana estaremos como en China. La limitación de libertades nunca es aceptable”, afirmaba un manifestante entrevistado por el diario El País. Esta persona, dijo que no era antivacunas pero que no tenía intención de vacunarse todavía contra el Covid-19, algo que está por convertirse en un delito en Francia.

Hubo un momento de la tarde donde todo el país estaba envuelto en protestas, registrándose más de 100 protestas en simultáneo en todo Francia.

El pedido es claro, y el único que puede frenar esto es Macron, suspendiendo el autoritario decreto con el que quiere forzar la vacunación de personas sanas que no tienen por qué ser obligados a darse una vacuna.

Esta marcha, tuvo máxima convocatoria ya que por primera vez en las últimas tres semanas de protestas, los principales partidos de derecha llamaron a marchar con su propia militancia y con banderas políticas. Curiosamente, la líder nacionalista Marine Le Pen no tuvo el foco de esta marcha, y en su lugar la estrella fue Florian Philippot, líder del partido derechista Los Patriotas y diputado del Parlamento Europeo.

El pequeño partido de Philippot, que se desprendió del partido de Marine Le Pen y tiene una agenda idéntica a la de Bolsonaro en Brasil o Trump en Estados Unidos, lleva varios meses organizando movilizaciones contra las medidas de Macron, pero el pasaporte sanitario le ha dado al fenómeno una nueva dimensión, y se ha convertido de facto en el líder de la oposición al gobierno.

Su discurso estuvo cargado de críticas a “la ideología covidista“, a las medidas “autoritarias” del gobierno, en defensa de la libertad, acusando sin pelos en la lengua a Macron de ser un “tirano” y un “psicópata“.

Seguir Leyendo

Trending