Seguinos en redes

Francia

Crisis energética en Francia: Macron anuncia que deberán importar energía por primera vez en años para evitar cortes

Publicado

en

Gracias a las medidas drásticas para mantener las políticas ecologistas durante la pandemia, Francia enfrenta una severa crisis energética y deberá importar energía del Reino Unido y otros países europeos.

Es muy probable que Francia sufra cortes de electricidad este invierno y que tenga que importar energía de Gran Bretaña y de otros países europeos vecinos para intentar hacer frente a la crisis energética que enfrenta el gobierno de Emmanuel Macron, según declaró el jueves el director de la empresa pública de electricidad del país.

En medio de los continuos fallos del parque de reactores nucleares francés, que actualmente funciona a la mitad de su capacidad, el presidente de Réseau de Transport d’Électricité (RTE), Xavier Piechaczyk, afirmó que actualmente habrá al menos unos cuantos días durante el invierno en los que estará vigente la alerta roja que señala posibles cortes.

A principios de este año, la RTE, junto con la Agencia de Gestión de la Energía (Ademe), introdujo un sistema de alerta de energía por SMS para el público, con un código de colores "Ecowatt", en el que el verde indica que todo está bien, el ámbar señala que hay problemas crecientes y el rojo advierte que se avecinan cortes de energía.

A pesar de una robusta matriz energética nacional, basada en energía nuclear, las políticas de Macron han llevado al desmantelamiento de muchos reactores, mientras otros se encuentran en mantenimiento, y el país ahora estará vulnerable a cortes de luz durante el invierno.

Para evitar lo peor, el jefe de la RTE dijo que Francia empezará a importar energía de sus vecinos, como Bélgica, Italia, Luxemburgo, Holanda, España e incluso el Reino Unido, muchos de los cuales se enfrentan a sus propios apagones.

Aunque Francia suele ser un exportador neto de energía y no depende del gas ruso en la misma medida que otras grandes economías europeas como Alemania, la industria nuclear del país se ha visto gravemente afectada por problemas de corrosión que han obligado a cerrar 20 de los 56 reactores

Para mantener la implementación de la energía verde durante la pandemia, Macron decidió posponer todos los mantenimientos programados de las plantas nucleares durante el 2020 y el 2021, y ahora se han juntado todos al mismo tiempo dejando a Francia expuesta a una severa crisis energética. Este problema se ha visto agravado por una serie de huelgas laborales que sólo han servido para retrasar aún más las reparaciones.

La preocupación de Macron: el Consumo

La estrategia del gobierno de Macron es reducir el consumo de la población francesa. Por el momento, el consumo de energía en Francia sólo ha disminuido un 6% con respecto al año pasado desde la implementación del plan de racionamiento de energía. Sin embargo, la RTE afirma que la mayor parte se debe a la ralentización de la industria y no a la reducción del consumo por parte de los ciudadanos.

El portavoz del Gobierno, Olivier Véran, trató de restar importancia a la amenaza de apagones, diciendo: "No estamos anunciando a los franceses que vaya a haber cortes", pero añadió que "si tuviéramos un mes de enero especialmente frío y no nos adaptáramos a ciertos comportamientos, no descartamos el uso de medidas, incluido el corte de carga".

La Primera Ministra francesa, Élisabeth Borne, también instó a los ciudadanos a reducir sus hábitos: "Si todos hacemos aún más para reducir nuestro consumo, no tendremos un corte", enfatizó. "Tenemos parte de la respuesta, todos nosotros, en nuestras manos", dijo. 

"Si todos bajamos nuestro consumo de energía, es bueno para el poder adquisitivo de todos, para la competitividad de las empresas, y al mismo tiempo evitará que haya un momento en el que la producción de electricidad sea insuficiente en comparación con la demanda, por ejemplo, si tenemos una ola de frío", dijo la socialista mano derecha de Macron.

Economía

Francia rumbo a la quiebra: Vuelve a bajar la calificación crediticia de los bonos franceses y el déficit fiscal alcanza valores récord

Publicado

en

El desequilibrio presupuestario en las finanzas del país galo ya es el más extremo registrado desde la pandemia, a pesar de que la actividad económica se recuperó del impacto desde hace dos años. El elefantiásico Estado francés se hace imposible de sostener.

La administración de Emmanuel Macron no solamente deja al país a merced de una peligrosa radicalización política encarnada por el espacio de Melenchon, sino que además deja una economía completamente desgastada tras años de un modelo que parece totalmente agotado.

La economía francesa registra las tasas de crecimiento más bajas de su historia, apenas pudiendo recuperar del impacto provocado por la pandemia entre 2020 y 2021, pero no pudiendo recuperar su tendencia de crecimiento anterior a dicho evento.

En los mercados financieros, los bonos franceses volvieron a sufrir un nuevo revés de confianza, ya que la mayoría de las agencias calificadoras de riesgo decidieron rebajar la puntuación de la deuda francesa hace solo un mes, después de haberlo hecho en junio del año pasado. Fitch Ratings, Moody’s y Standard & Poor’s siguieron esta tendencia con respecto a la evaluación de los bonos que emite el Estado francés.

El déficit fiscal primario de Francia llegó a representar el 3,77% del PBI en el último trimestre del año pasado, según las más recientes estadísticas del Banco Central Europeo. Se trata del quinto trimestre conductivo en que empeora el resultado presupuestario, incluso antes del pago de intereses de deuda (cada vez mayores).

De hecho, y sin considerar el impacto que generó la pandemia, Francia mantiene el déficit primario más drástico de los últimos 12 años, y el incesante clima de inestabilidad política no arroja ninguna perspectiva medianamente optimista.

Si se suma el pago de intereses a cuenta de la deuda pública, el resultado consolidado del país galo marcó un rojo de casi el 5,5% del PBI en el último cuarto del año 2023, y no se veía un nivel semejante desde la salida de la crisis internacional de 2008 o la pandemia de 2020. La diferencia entre aquellos dos escenarios de crisis con respecto a la situación actual, es que en este momento la economía francesa no se encuentra en recesión, sino que continúa reteniendo un anémico crecimiento.

Seguir Leyendo

Francia

Limpieza social: Por los Juegos Olímpicos, Francia echó a todos los inmigrantes sin hogar de París, y los hacen dormir en las calles de otros pueblos

Publicado

en

En los últimos días, la policía francesa desmanteló numerosos campamentos de inmigrantes en París, realizando una "limpieza masiva" para mejorar la imagen de la ciudad durante los Juegos Olímpicos.

En los últimos días, diversas asociaciones han acusado a las autoridades francesas de acelerar la "limpieza social" antes de los Juegos Olímpicos, tras el desalojo de cientos de inmigrantes de campamentos ilegales en París.

El miércoles por la mañana, la policía desmanteló dos campamentos de inmigrantes en el norte de París, donde vivían aproximadamente 230 personas, según la ONG Médicos del Mundo. Esta organización ha afirmado que estas acciones se están intensificando a medida que se acerca la fecha de inicio de los Juegos Olímpicos, el 26 de julio.

Realmente han llevado a cabo una limpieza social masiva justo antes de que comiencen los Juegos Olímpicos”, declaró Paul Alauzy, de Médicos del Mundo, quien también es portavoz de "Revers de la Medaille" (El reverso de la medalla), una asociación que denuncia el impacto social de los Juegos, especialmente la expulsión de inmigrantes y otras personas sin hogar de las calles de la capital francesa.

Jamal Ahmed, un inmigrante de Sudán, explicó que había estado viviendo bajo un puente en el norte de París durante los últimos dos años, salvo durante un mes cuando fue trasladado en autobús a un refugio en Ris-Orangis, a unos 40 km de distancia. “Pero luego me dijeron que me fuera, así que volví aquí porque sabía que había espacio”, contó el inmigrante.

El martes, la policía también desmanteló otro campamento a lo largo del canal del Ourcq, en el noreste de París, donde había entre 200 y 250 inmigrantes ilegales, según las asociaciones.

Las autoridades ofrecieron a los desalojados la opción de ser trasladados a un "refugio" en las afueras de la capital o tomar un autobús durante cinco horas hasta Besanzón, en el este de Francia. “La mayoría optó por el refugio”, declaró Charlotte Kwantes, portavoz de Utopia 56, una asociación que apoya a los inmigrantes ilegales.

La intervención policial del miércoles se llevó a cabo de manera "discreta", según las asociaciones, que afirmaron que los servicios municipales retiraron las tiendas de campaña una vez que sus ocupantes se habían marchado.

Las autoridades francesas han negado que los desalojos estén relacionados con los Juegos Olímpicos, pero las asociaciones han señalado que, de manera repentina, el acceso a refugios alejados de la capital se ha facilitado considerablemente.

Antes se requerían condiciones drásticas para acceder a los refugios”, afirmó Paul Alauzy. “Pero ahora, antes de los Juegos, todo el mundo puede acceder. Es una lógica de ‘vamos a ofrecer soluciones temporales en la región de París para asegurarnos de que se vacíen las calles’”, añadió.

Algunos inmigrantes expulsados rechazaron la oferta de refugio y se marcharon a pie, cargando sus sacos de dormir y otros objetos personales en bolsas de plástico, según observó un periodista de París.

En un informe del mes pasado, Revers de la Medaille, que agrupa a 80 asociaciones, indicó que París está siguiendo el ejemplo de otras ciudades anfitrionas de los Juegos Olímpicos.

Este verano, París y su región podrán presentarse de una manera que las autoridades consideren favorable: una ‘Ciudad de la Luz’ estéril, con su miseria casi invisible, sin zonas de vida informal significativa, barrios y bosques ‘limpios’, sin mendigos, consumo de drogas ni trabajo sexual”, concluyó el documento.


Seguir Leyendo

Francia

Prohibido olvidar: Jules Koundé, jugador de la selección francesa, confesó que no le gustaba perder partidos y le pegaba a su madre

Publicado

en

Luego de sus críticas a la selección Argentina, los usuarios en las redes sociales le hicieron un poco de memoria, recordándole cuando él le pegaba a su madre a causa de las derrotas en los partidos de futbol.

Jules Koundé está enfrentando críticas severas en las redes sociales debido a sus declaraciones contra la falsa "canción racista" de algunos jugadores de la selección argentina durante la celebración de su título en la Copa América 2024.

Durante una transmisión en vivo en Instagram realizada por Enzo Fernández, quien de todas formas ha pedido disculpas, se pudo escuchar a jugadores del equipo albiceleste entonando una canción que generó mucha controversia durante el Mundial de Qatar 2022: "Juegan en Francia, pero son todos de Angola".

Debido a esto, Koundé salió a victimizarse, y publicó un mensaje calificando esas palabras como "lamentables", acompañado de emoticonos de vómito y dos payasos.

Sin embargo, muchos seguidores no le dejaron pasar su hipocresía, y le recordaron su violento y repudiable comportamiento del pasado, caracterizado por agredir físicamente a su madre. Koundé no tardó en defenderse con mentiras y contestar a algunas de estas críticas.

En respuesta a las acusaciones, Koundé negó todo y afirmó que "no me parece muy inteligente volver a sacar un artículo de prensa lleno de falsas informaciones para desviar la atención hacia una canción racista".

La realidad es que el artículo tiene información verdadera, especialmente porque fue el mismo Koundé quien lo confesó. En una franca entrevista con Onze Mundial realizada hace un tiempo, Jules Koundé admitió que de niño llegó a "comportarse mal" con su madre porque no soportaba perder partidos con su equipo local, que según él era muy débil.

"Cuando empecé a jugar al fútbol en mi pueblo, éramos realmente malos, teníamos un equipo débil y a menudo perdíamos. Yo no podía soportar la derrota y me volvía loco. Hubo un tiempo en que fui terrible con mi madre", explicó. "Recuerdo haberle pateado las piernas. Al llegar a casa me enfadaba y hacía cosas desagradables".

En cuanto a su comportamiento escolar, Koundé admitió que era un buen estudiante, pero no le gustaba que cuestionaran sus áreas de debilidad. "Obtuve buenas calificaciones, pero a veces mi comportamiento dejaba mucho que desear. Hubo momentos en los que tuve conflictos con algunos profesores, pero nunca afectó mis resultados académicos. Solo continué en la escuela por mi madre, quien insistía en que no abandonara".

Al parecer, estos graves comportamientos son comunes en la selección francesa, debido a que recientemente también salió a la luz un video de hace unos años, en donde se podía ver a Ousmane Dembélé y Antoine Griezmann, ambos jugadores franceses, comportándose de una manera racista con trabajadores asiáticos.

En ese momento, Dembélé, con tono burlón, le reprochó a Griezmann que debido a él estaban "todas esas caras feas" allí, refiriéndose a los trabajadores japoneses. "Todas estas caras feas, sólo para que puedas jugar al Pro Evolution Soccer. ¿No te da vergüenza? ¿Qué tipo de lenguaje atrasado es ese? ¿Están tecnológicamente avanzados en tu país o no?", se entiende de las palabras de Ousmane.


Seguir Leyendo

Tendencias