Conecte con nosotros

Francia

Elecciones municipales en París: se derrumba el partido de Macron y crece la extrema izquierda y la derecha

En unas elecciones municipales con bajísima participación, el partido de centro del presidente Macron se derrumbó obteniendo cero triunfos en las principales contiendas, mientras los partidos de extrema izquierda y de derecha consiguen imponerse en todo el país.

Publicado

en

El pasado domingo 28 de junio hubo elecciones municipales en todo Francia, donde el partido del presidente Macron sufrió una durísima derrota, y marcó el fuerte triunfo de los partidos ideológicos; tanto de izquierda como de derecha.
En la ciudad de París, capital de Francia, salió reelecta la alcaldesa con orígenes españoles, Anne Hidalgo, perteneciente al Partido Socialista francés y quien hizo eje de campaña “ganarle la guerra a los autos a gasolina”, de ideología ecologista extrema.

Hidalgo, formó un gobierno de coalición junto con el Partido Comunista francés y el Partido de Los Verdes, consiguiendo 96 escaños para la coalición, de 163.

En esta elección de segunda vuelta, enfrentó en un mano a mano a la candidata de centro-derecha Rachida Dati, del histórico Partido Los Republicanos, que había sido severamente derrotado en los comicios en las últimas elecciones luego de múltiples casos de corrupción, pero que desde entonces viene capturando el voto tanto de la centro-derecha como de la derecha. Los Republicanos lograron conservar los mismos distritos que tenían previo a elección menos uno.

Por su parte, el partido del presidente Emmanuel Macron, República En Marcha, colapsó en París bajo la candidatura de la ministra de Salud del gobierno nacional, Agnes Buzyn, obteniendo apenas 1 solo distrito de los 21 existentes.

Las elecciones estuvieron marcadas por una bajísima participación, de solo el 40,5%, explicada en parte por el todavía constante temor al coronavirus y por la enorme desilusión que hay en la política en Francia, que hasta la pandemia llevaba casi 2 años de protestas ininterrumpidas todos los fines de semana.
El vacío de liderazgo que tiene el país europeo es notable, y de cara a las elecciones presidenciales de 2022 todavía no hay ningún candidato claro que se destaque por sobre el resto.

Ad

La candidata a alcaldesa de París, Rachida Dati, dando su discurso de concesión.

De los 21 distritos oficiales de París, 6 de ellos fueron ganados por los Republicanos, 9 por los Socialistas, 1 por el REM y 1 que se encuentra actualmente disputado, el distrito 5, en donde el resultado es favorable a favor de la concejal centro-derechista, Florence Berthout, pero todavía debe definirse.

En general, de los 163 escaños disponibles en el ayuntamiento de la ciudad, 96 fueron conquistados por la Coalición Socialista (progresistas + comunistas + ecologistas), ganando 12 escaños más de los 86 que poseían anteriormente.

La centro-derecha parisina logró conseguir 2 escaños más de los 55 que tenían previo a las elecciones municipales; escaños que pertenecían anteriormente al partido de Macron.

París actualmente tiene un gran problema con la gestión de la ciudad; el índice de robos y delitos que se cometen ha aumentado considerable, junto a la burocracia política y las repentinas protestas que toman lugar en la ciudad que la alcalde no permite a la Policía intervenir.

Además, el deplorable estado de los servicios de aseo y limpieza en toda la ciudad han generado terribles problemas en el circulamiento de la ciudad. A los parisinos parece no haberle importado esto, ya que Hidalgo tuvo su mandato re–convalidado en estas elecciones.

Ad

En París no participó de la elección el partido de derecha Reagrupación Nacional (ex-Frente Nacional), y sus votantes optaron mayoritariamente por Los Republicanos. Sin embargo, en el resto de las ciudades sí hubo una fuerte participación del partido de Le Pen, que obtuvo contundentes triunfos en todas las regiones más alejadas de las grandes urbes, como el derechista Louis Aliot, quien ganó con el 53% de los votos la alcaldía de Perpiñán, la ciudad catalano-francesa de 120.000 habitantes situada cerca de la frontera con España. 

Aliot derrotó en las urnas al alcalde saliente, Jean-Marc Pujol, de Los Republicanos. Perpiñán se convierte así en la mayor ciudad francesa gobernada por la derecha de Marine Le Pen. La líder francesa consideró que es “una verdadera gran victoria, no sólo simbólica” en referencia a las celebraciones por la “victoria” de los republicanos en París, al obtener un segundo puesto.

Marine Le Pen, líder del partido de derecha, Reagrupación Nacional.

En síntesis, las grandes ciudades cosmopolitas sufrieron un fuerte giro a la extrema izquierda y al ecologismo radical; el partido Los Verdes triunfó en Bordeaux de la mano de Pierre Humic y en Lyon con Bruno Bernardin, y el socialismo triunfó en París; mientras que las zonas más rurales vieron un enorme triunfo de la derecha y partidos conservadores.

Por último, prácticamente la única victoria del partido oficialista República en Marcha fue la inusual victoria en la ciudad de Le Havre por parte Édourard Philippe, actual primer ministro de Macron, que a pesar de ocupar uno de los cargos más importantes del gobierno decidió presentarse como candidato a alcalde de la ciudad y obtuvo un enorme triunfo.

Se espera que asuma quien fuera candidato a vice de Philippe, y que él se mantenga como primer ministro, aunque hay fuertes rumores de que el mandatario podría aprovechar la situación para dar un paso al costado y salvar su carrera política del colapso del partido gobernante.

Muchos aseguran que en 2017, Emmanuel Macron solo triunfó por haber quedado en un balotaje contra la polémica candidata de derecha, Marine Le Pen, pero que siempre tuvo un reducido apoyo popular en el país. 

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Francia

Tras la quinta semana de protestas, Macron permitirá que el Pasaporte Covid sea con un PCR negativo

Publicado

en

Luego de que casi 300.000 franceses salieran a las calles para protestar por quinto sábado consecutivo, el gobierno no hará obligatoria la vacunación contra el coronavirus.

El gobierno francés confirmó este domingo que relajará la dureza del pasaporte sanitario tras cinco semanas de protestas continuas. El “Pase Verde“, que acredita en forma de código QR con un cartel verde que indica el esquema de vacunación completo contra el coronavirus, ahora también dará verde si se tiene un test PCR negativo de 72 horas sin estar vacunado.

Este pasaporte, que ya era obligatorio desde junio en algunos eventos masivos, será obligatorio por decreto presidencial a partir de este lunes para acudir a restaurantes, bares o cafés, tanto bajo techo como al aire libre, y para viajar en trenes, colectivos y aviones.

El Ministerio de Salud hizo públicas estas modificaciones un día después de que casi 300.000 personas se manifestaran en toda Francia contra la exigencia de este certificado, ya que se consideraban que obligaba a estar vacunado para ejercer plenamente los derechos civiles, creando una suerte de Apartheid entre vacunados y no vacunados.

El ministro de Salud francés, Olivier Véran, no quiso atribuirle el cambio a las protestas y dijo que ya tenían pensado “desde un principio” darle validez a las pruebas negativas para los no vacunados, aunque admitió que lo cambiaron de 48 a 72 horas.

Según el funcionario, estos cambios frente a lo previsto hasta ahora permitirán afrontar mejor la demanda de pruebas. Esta última semana se efectuaron más de cuatro millones. Sea cual sea la cantidad de manifestantes opuestos a la vacuna, siempre será menos que la cifra de franceses que al mismo tiempo se vacunan, indicó.

El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran.

Las protestas de este sábado, que se llevaron a cabo por quinto fin de semana consecutivo, fueron las más numerosas hasta la fecha: casi 300.000 personas se manifestaron ayer, frente a las 204.000 personas que habían protestado el pasado sábado, 31 de julio, frente a las 161.000 de la semana anterior o las 110.000 del día 17.

Para Véran, la ampliación a partir de este lunes del certificado sanitario no es una obligación de vacunación encubierta. Es una incitación a vacunarse, no una obligación, dijo sobre ese documento.

Cabe aclarar que según el decreto de Macron, tener la aplicación del Pasaporte Covid es una obligación, y según la norma será necesario tenerlo en el celular para recibir atención médica. Sobre esta polémica medida, el ministro agregó que en ningún caso debe ser un obstáculo para acceder a una atención urgente.

El pase sanitario y el avance de la vacunación deberían evitar otros toques de queda y el confinamiento”, justificó a todo esto Verán.

Seguir Leyendo

Francia

¿Quién es Florian Philippot, el líder de las protestas contra el gobierno de Macron que crece en las encuestas?

Publicado

en

El ex número dos del derechista Frente Nacional de Marine Le Pen, se alejó de uno de los principales partidos franceses en 2017 para hacer su propio camino en la política.

Florian Philippot, con tan solo 39 años, es el flamante presidente del partido Los Patriotas y, a pesar de haber tenido pésimos resultados en las últimas elecciones, se ha convertido en el principal líder de la oposición en las calles contra el gobierno de Emmanuel Macron.

Su propuestas son casi idénticas a las de Donald Trump en Estados Unidos, un Estado chico pero eficiente, impuestos los más bajos posibles, un libre mercado consolidado pero que no se doblegue ante China, una industria nacional competitiva, una frontera segura, una estrategia geopolítica inteligente sin interferir en asuntos extranjeros, y muchos otros puntos. Incluso uno de sus eslogan es “Francia Primero”.

Philippot se identifica como “gaullista“, en honor al difunto ex presidente Charles De Gaulle, quien comandó la creación de la Cuarta y la Quinta República de Francia, y es considerado un prócer de Francia (aunque muy resistido por la izquierda francesa). Esto le trajo muchos problemas con algunos sectores del Frente Nacional, partido predilecto de la derecha nacionalista antigaullista.

Philippot fue parlamentario europeo entre 2014 y 2019, y defiende contundentemente el #Frexit, una propuesta para que Francia siga los pasos del Reino Unido y se vaya de la Unión Europea.

A pesar de que los medios lo identifican como un extremista homofóbico, racista y xenófobo, Philippot es gay y tiene pareja masculina, aunque se opone a lo que llama como “lobby LGBT” y promete quitar de la educación la teoría de género.

La semana pasada, en el Trocadero, se manifestaron 11.000 personas que respondieron a una convocatoria de Philippot en París, y en todo el país hubo más de 160.000 protestantes bajo la consigna que promovió su partido: “No al pasaporte de vacunación de Macron“.

Philippot lleva varios meses organizando movilizaciones contra las restricciones sanitarias del gobierno, pero la propuesta de hacer obligatoria la vacunación ha catapultado su agenda a la cima, y se ha disparado en las encuestas como principal opositor a Macron.

En el discurso que dio en la Plaza del Trocadero, escuchado por decenas de miles de personas, criticó “la ideología covidista“ y las medidas “autoritarias” del gobierno. Se expresó en defensa de la libertad, acusando sin pelos en la lengua a Macron de ser un “tirano” y un “psicópata“.

Seguir Leyendo

Francia

Francia estalla en protestas en la marcha más grande hasta el momento contra el pasaporte sanitario

Publicado

en

A partir de la semana que viene entrará en vigencia el pasaporte de vacunación que obligará a los franceses a estar vacunados para ejercer sus derechos.

Bajo gritos de “¡Libertad, Libertad!” y entre banderas nacionales, cientos de miles de franceses salieron a las calles de París y de otra decena de ciudades este sábado en una de las marchas contra el gobierno más multitudinarias hasta el momento.

Esta es la última protesta que podrán hacer los ciudadanos antes de que entre en efecto el pasaporte sanitario que decretó el presidente Emmanuel Macron.

Este “pase verde” exigirá que los franceses presenten un certificado de vacunación para viajar, acudir a bares, restaurantes, cines, teatros y otros comercios cerrados, así como eventos públicos o incluso a edificios gubernamentales, donde millones de personas acuden para tramitar jubilaciones o seguridad social.

Es una primera etapa hacia más restricciones a la libertad, mañana estaremos como en China. La limitación de libertades nunca es aceptable”, afirmaba un manifestante entrevistado por el diario El País. Esta persona, dijo que no era antivacunas pero que no tenía intención de vacunarse todavía contra el Covid-19, algo que está por convertirse en un delito en Francia.

Hubo un momento de la tarde donde todo el país estaba envuelto en protestas, registrándose más de 100 protestas en simultáneo en todo Francia.

El pedido es claro, y el único que puede frenar esto es Macron, suspendiendo el autoritario decreto con el que quiere forzar la vacunación de personas sanas que no tienen por qué ser obligados a darse una vacuna.

Esta marcha, tuvo máxima convocatoria ya que por primera vez en las últimas tres semanas de protestas, los principales partidos de derecha llamaron a marchar con su propia militancia y con banderas políticas. Curiosamente, la líder nacionalista Marine Le Pen no tuvo el foco de esta marcha, y en su lugar la estrella fue Florian Philippot, líder del partido derechista Los Patriotas y diputado del Parlamento Europeo.

El pequeño partido de Philippot, que se desprendió del partido de Marine Le Pen y tiene una agenda idéntica a la de Bolsonaro en Brasil o Trump en Estados Unidos, lleva varios meses organizando movilizaciones contra las medidas de Macron, pero el pasaporte sanitario le ha dado al fenómeno una nueva dimensión, y se ha convertido de facto en el líder de la oposición al gobierno.

Su discurso estuvo cargado de críticas a “la ideología covidista“, a las medidas “autoritarias” del gobierno, en defensa de la libertad, acusando sin pelos en la lengua a Macron de ser un “tirano” y un “psicópata“.

Seguir Leyendo

Trending