Conecte con nosotros

Francia

Macron decretó el pasaporte de vacunación y los franceses estallaron en protesta

Publicado

en

Cientos de miles de personas protestaron este sábado en Francia contra la vacunación obligatoria que quiere imponer el gobierno socialdemócrata de Emmanuel Macron.

El presidente francés Emmanuel Macron decretó la creación de un “pasaporte de vacunación”, que requerirá a los franceses estar vacunados para entrar a cualquier lugar cerrado como restaurantes, cines o teatros, y para salir del país.

El decreto prevé 6 meses de prisión efectiva y un amulta de 10.000 euros para las personas que entren sin presentar un pasaporte de vacunación a un establecimiento, y 1 año de prisión efectiva y 45 mil euros para los dueños de comercios que no exijan mostrar el pasaporte al ingreso.

Esta medida fue rechazada por la gran mayoría de la población: cientos de miles de personas salieron a las calles este sábado para manifestarse en diferentes ciudades de Francia contra esta medida.

En total, el ministerio del Interior contabilizó 136 concentraciones en las que participaron 114.000 personas: 18.000 en París divididas en varias manifestaciones y 96.000 en el resto del país.

Libertad“, “No a la dictadura sanitaria“, y “Macron renunciá“, eran las principales consignas que gritaban los cientos de miles de manifestantes congregados a orillas del río Sena, en el centro de París, en una de las tres protestas celebradas en la capital.

Entre los manifestantes proliferaron las banderas francesas, mientras que otros, en forma de protesta, llevaron banderas con estrellas amarillas, como las que se obligaba a llevar a los judíos en la Alemania nazi, con la inscripción “certificado sanitario”. Además, se vieron a muchos policías que habían sido enviados a reprimir, sumándose a las manifestaciones.

Pero a pesar de las enormes movilizaciones, desde que Macron anunció que se necesitaría estar vacunado para poder gozar de plenos derechos en Francia, más de dos millones de franceses reservaron un turno para vacunarse contra el coronavirus por miedo a quedar excluidos de la sociedad.

Según los datos, estas vacunaciones no son tan necesarias como el gobierno de Macron las hace ver. Con el 54,8% de la población con al menos una dosis, y el 40,4% completamente vacunada, Francia ya logró la inmunidad de rebaño, y las muertes reportadas por COVID-19 ya son prácticamente 0 (cero).

Francia

Macron habría sido espiado en su teléfono por el gobierno de Marruecos con el programa Pegasus

Publicado

en

En un reciente conflicto geopolítico, una revelación periodística demostró que el número del presidente francés se encontraba en una lista negra de más de 50.000 personas en todo el mundo que fueron espiadas con la flamante tecnología.

La Seguridad Nacional de Francia ha entrado en crisis en las últimas semanas desde que trascendió la noticia de un posible ciber-ataque al presidente Emmanuel Macron y a otros miembros de su gabinete.

Macron se vio obligado a tomar medidas adicionales de seguridad luego de que se descubriera que su número telefónico estaba en una lista negra de objetivos a espiar del gobierno de Marruecos, utilizando la tecnología del programa informático Pegasus

Según revelaciones de Radio France y el diario Le Monde, el número del presidente francés, como así también del ex primer ministro francés y actual alcalde de Le Havre, Edouard Philippe, figuraban en la “lista de los números seleccionados por un servicio de seguridad del Estado marroquí para espiar”. Estos espionajes vendrían a ser recopilación ilegal de información y escuchas ilegales de sus conversaciones.

Si bien al principio el gobierno con sede en París no quiso dar declaraciones al respecto, el portavoz de la presidencia, Gabriel Attal, declaró: “El presidente Macron tiene varios números de teléfono. Uno de ellos aparecía en esta lista. Esto no significa que haya sido espiado, y solo estamos implementando medidas de seguridad adicionales por prevención”. Además, agregó que los protocolos de seguridad del máximo funcionario francés se habían ajustado y que Macron ya cambió ese dispositivo vinculado a ese número de teléfono.

De todos modos, Attal sostuvo que se están tomando muy en serio esta situación y que se había convocado a una reunión de emergencia del gabinete a raíz de la posible brecha en la Seguridad Nacional.

Además, la Agencia Nacional de Sistemas de Información (ANSI) del país europeo pidió que todas las personas que podrían haber sido víctimas de ataques entreguen sus teléfonos para una revisión de su software.

Gabriel Attal aseguró que es una situación muy extraña pero que se la están tomando con mucha seriedad.

Cabe destacar que estos funcionarios no son los únicos que integran la lista de personas que podrían haber sido potencialmente espiadas. El rey de Marruecos, Mohammed VI y su entorno, el presidente iraquí Barham Saleh y el sudafricano Cyril Ramaphosa, son algunos de los nombres que también forman parte de la lista de posibles objetivos del programa Pegasus.

En una entrevista con el diario francés Le Journal du Dimanche, el embajador marroquí en Francia, Chakib Benmoussa, dijo que fue un invento del gobierno francés en confabulación con los medios para perjudicar a su país. “Marruecos no espió al presidente Emmanuel Macron, ni tampoco al ex primer ministro ni a miembros del Gobierno, no hay evidencia que lo corrobore”, sostuvo.

Benmoussa asegura que “esta situación forma parte de un plan de desestabilización de Francia”, y que los únicos apuntados por su equipo de ciber-ataques son las “redes hostiles” que hay tanto en Marruecos como en Francia.

Más allá de la expresión del embajador, el gobierno marroquí consideró las acusaciones de ser parte de “una campaña mediática, mentirosa, masiva y malintencionada” y pidió a los reporteros involucrados que presenten las pruebas. Por último, el gobierno del país africano sostuvo que, al igual que la Fiscalía de Paris, la Fiscalía de Marruecos también había abierto una investigación al respecto.

Chakib Benmoussa negó todas las acusaciones.

Pegasus

El programa informático es de origen israelí y tiene un sistema sofisticado muy novedoso que explota las vulnerabilidades de los teléfonos sin la necesidad de que el usuario cliquee en ningún link. Generando así un espionaje que permite conocer la ubicación, leer los mensajes, intervenir el micrófono y la cámara del celular sin que el usuario lo sepa, dejando prácticamente ningún rastro.

La empresa responsable de su creación es la israelí NSO Group, que ha asegura que creó este programa para uso gubernamental contra el terrorismo, y requieren que los clientes usen sus productos solo para investigaciones criminales y de seguridad nacional.

Sin embargo, la asociación periodística Forbidden Stories obtuvo en 2020 una lista con aproximadamente 50.000 números de teléfono seleccionados desde 2016 que han sido espiados con el programa Pegasus, entre los que se destacan 180 periodistas, 600 políticos y miles de empresarios de gran importancia en el mundo económico.

No se sabe quienes fueron o son los clientes, y NSO Group asegura no estar involucrado con esto, lo que quiere decir que Pegasus ya fue copiado y revendido en el mercado negro, al cual tienen acceso desde grupos hackers hasta, aparentemente, el gobierno marroquí.


Por Tadeo Pittari, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Francia

Mientras las protestas incendian Francia, Macron hace el ridículo en la Polinesia

Publicado

en

Los manifestantes que se oponen al pasaporte sanitario y a las nuevas medidas de restricción y discriminación a aquellas personas que no se han vacunado vieron como el presidente abandonó el país para no tener que estar en París cuando se llevaban a cabo las protestas.

El pasado sábado 24 de julio, el presidente francés Emmanuel Macron viajó a la Polinesia mientras los franceses destruían la ciudad de París en protesta de las nuevas medidas sanitarias que el máximo mandatario firmó justo antes de irse.

Previendo que la situación escalaría al caos total, con manifestantes ingresando a los ayuntamientos, generando destrozos, colmando las calles e incluso policías ignorando ordenes de represión y uniéndose a las marchas, Macron decidió abandonar la capital francesa y dirigirse a Tahití.

Pero todo su viaje, que termina hoy, ha estado sumido en la total ridiculez. Ni bien aterrizó en la capital asiática, la comitiva que lo recibió lo tapó de ornamentos florales. Si bien desde la cancillería francesa habían pedido que no se realice la bienvenida tradicional, para no dar una mala imagen en medio del caos que se suscita en Francia, los diplomáticos polinesios no hicieron caso y le dieron el recibimiento completo.

Finalmente cuando trató de quitarse los collares, necesitó pedirle ayuda de sus guardaespaldas porque se había quedado enredado.

En Tahití, Macron habló con las autoridades sobre la importancia de cuidar el medio ambiente: una medida absurda para hacer en un país como la Polinesia, que está compuesto por 118 islas sin prácticamente industria, cuya economía se basa exclusivamente en el turismo, y tiene los niveles de contaminación más bajos del mundo.

Pero el ridículo continúa. En conferencia de prensa, Macron se disculpó en nombre de todo Francia por los ensayos nucleares que hizo el país en la década del ’60, algo que múltiples partidos políticos franceses le habían pedido que no hiciera, ya que la comunidad científica asegura que las pruebas se hicieron lejos de las islas y con la seguridad necesaria para que no genere radiactividad en las comunidades cercanas.

Emmanuel Macron no puede venir aquí tranquilamente: estaremos ahí para recordarle la historia de este país, una historia de genocidio para este pueblo. La colonización es un crimen y los ensayos nucleares son un hecho colonial“, dijo el presidente de la asociación de víctimas, Auguste Uebe-Carlson, quien en 50 años de investigaciones sólo pudo demostrar 63 personas que podrían haber tenido cáncer como consecuencia de los ensayos nucleares.

La Seguridad Social de la Polinesia le reclama al Estado francés un subsidio de entorno a 670 millones de euros en concepto de reembolso por los tratamientos de las enfermedades que se han ido derivando de las radiaciones a las que estuvieron expuestos, según el gobierno, alrededor de 110.000 personas, un número no basado en investigaciones científicas si no que surge de la totalidad de la población de los archipiélagos en la época en la que fueron realizados estos ensayos.

Si bien Macron no aceptó ningún pago todavía, sus declaraciones y la postura que adoptó en este viaje indican que podría dar un paso en esa dirección, mientras en su tierra natal los franceses estuvieron todo el fin de semana protestando contra el régimen sanitario que impuso, que afecta y discrimina a muchas más personas que los habitantes de la Polinesia.

Seguir Leyendo

Francia

La “Asamblea contra el Pasaporte Sanitario” toma fuerza en Francia con otro fin de semana de protestas

Publicado

en

París se convirtió en el foco mundial de protestas contra las restricciones sanitarias que el gobierno francés impuso sobre la población no vacunada.

Cientos de miles de manifestantes tomaron las calles de París este sábado en protesta por las nuevas medidas de restricción que impuso el presidente Emmanuel Macron para los no-vacunados, y la implementación del discriminador “pasaporte de vacunación” que le quita derechos civiles a las personas que todavía no se hayan dado una dosis contra el coronavirus.

Según fuentes oficiales, casi 200.000 personas salieron a marchar en París solamente. Las cifras del Ministerio del Interior suelen subestimar las protestas contra el gobierno, y fuentes privadas aseguran que hubo por lo menos medio millón de manifestantes este sábado en la capital francesa.

Luego de la primer marcha la semana pasada, múltiples partidos políticos de derecha y organizaciones civiles se han asociado en lo que llaman la “Asamblea contra el Pasaporte Sanitario“, un grupo que convoca marchas en todo el país y promete no desarmarse hasta que el gobierno retire el certificado de vacunación.

La protesta de este sábado, sin embargo, terminó en fuertes choques contra la policía de París, que esta vez no dudó en reprimir ferozmente a los manifestantes.

Cuando los manifestantes sobrepasaron a los efectivos policiales y los camiones hidrantes, la Gendarmería Nacional, enviada directamente por Macron, desplegó gas lacrimógeno y empezó a hacer arrestos arbitrarios en la zona de la Avenida de los Campos Eliseos.

La Policía arrojó tanto gas, que en los videos el Arco del Triunfo, a pocos metros de la Avenida, queda totalmente oscurecido.

Seguir Leyendo

Trending