Seguinos en redes

Francia

¿Quién es Eric Zemmour, la nueva figura de la derecha francesa que lidera las encuestas sin ser todavía candidato?

Publicado

en

Apodado el “Trump francés” por los medios locales, Zemmour tiene un perfil más académico y de debate público que lo ha llevado a lo más alto de las intenciones electorales de Francia.

En agosto, ni siquiera aparecía en las encuestas, ahora lidera todos los sondeos de la derecha, se ubica cómodamente en segundo lugar y hasta le podría ganar un ballotage al presidente Emmanuele Macron.

Es hora de restaurar la primacía de la ley francesa sobre la europea“, tiene como frase de cabecera el escritor Eric Zemmour, quien nunca ha ocupado un cargo público, siempre ha sido muy mediático pero dentro del ámbito académico y ahora se presenta como el candidato outsider que los franceses estaban esperando.

En Francia, los medios de izquierda lo comparan con Trump, pero Zemmour tiene un perfil completamente distinto: proviene de la academia, es ensayista y escritor, y su fama la obtuvo participando de debates públicos con otros intelectuales.

La semana pasada, una encuesta mostró que Zemmour superó por primera vez en intención de voto a la hasta ahora líder indiscutida de la derecha, Marine Le Pen. La encuesta de Harris Interactive predice que Zemmour obtendría el 17% de los votos, en comparación con un 15% de Le Pen y el 24% de Macron que se mantiene constante desde 2017.

Esta misma encuesta muestra a Zemmour acercándose más a ganarle una segunda vuelta a Macron que Le Pen, quien es cada vez más vista como parte del establishment político francés. Además, Le Pen centra su campaña en la clase obrera con propuestas de izquierda en el ámbito económico y esto genera una división de votos de la derecha con el partido Los Republicanos. La agenda de Zemmour podría ser una unión de ambas corrientes.

Pero lo que ocurre con es que él todavía ni siquiera ha presentado su candidatura formalmente, ni tiene un partido político que lo respalde. Tras un reciente debate con el candidato comunista Jean Luc Mélenchon, Zemmour explotó en los medios y en la opinión pública por su habilidad para el debate y para plantear un discurso político que atrape a los votantes.

En 200 años, tu espacio político no ha podido justificiar la guillotina“, lanzó Zemmour en uno de los momentos del debate que más se replicó en redes sociales, vinculando a Mélenchon con la fallida Revolución Francesa y el Reino del Terror.

El discurso de Zemmour es muy claro, aboga por un proyecto de país con identidad francesa, cerrando completamente la frontera para los inmigrantes musulmanes, promoviendo la cultura nacional y la educación sin Islam, algunos puntos que Macron mismo le estuvo robando en los últimos meses ante una caída en las encuestas.

Habla sin tapujos de lo que él llama “El Gran Reemplazo“, donde asegura que la Unión Europea tiene el plan de reemplazar a la población europea avejentada y cristiana a una más jóven, musulmana y manipulable, y esto lo hacen a través de promover políticas en contra de la natalidad, como el aborto, la inflación, la guerra y el feminismo, mientras aceptan cientos de miles de refugiados de Medio Oriente y África, y limitan la inmigración de otras partes del mundo.

Zemmour explica en sus ensayos que él no cree en el capitalismo moderno: “El libre mercado de bienes está muy bien y debe llevarse a su expresión maximizadora, pero el libre mercado de persona va en contra de cualquier modelo social que quiera construir una nación“, explicó en una de sus columnas en el periódico Le Figaro.

En la práctica, sin embargo, coincide con la agenda económica de derecha más tradicional. Aboga por reducir impuestos, quitar subsidios a empresas deficitarias, abrir el comercio de bienes, otorgar programas de asitencia social para las familias francesas y no para importar refugiados extranjeros.

Se identifica con una “tradición gaullista y bonapartista“, reivindicando a quienes considera los más grandes próceres de la historia de Francia, el general y ex presidente Charles de Gaulle y el emperador Napoleón Bonaparte.

Respondiendo a un comentario en una de sus notas en L’Express, Zemmour aclara: “Siempre me sorprenden las controversias que rodean mis comentarios. No organizo nada, ninguna estrategia, digo lo que pienso. Mis palabras asustan de la indignación a los profesionales que buscan que sea despedido de mi trabajo en la tele o en las universidades”.

Aunque la izquierda lo tilde de “nazi” o “racista”, su pasado es muy peculiar. Zemmour viene de una familia judía berebere nacida en el país africano de Argelia. Nació en 1958 en una ciudad en Saint Denis, pero su padre, un paramédico que peleó en la guerra, y todos sus antepasados, son de la zona del Magreb.

Zemmour conoce mejor que nadie la cultura islámica africana que la Unión Europea quiere importar a Francia, y reconoce mejor que nadie la importancia del sionismo para contrarrestar el avance del Islam contra Occidente.

En 2020, Zemmour fue tapa del medio REMIX, donde advertía de un “choque de civilizaciones” entre la cultura judeocristiana y la cultura islámica.

¿Qué hay detrás de su meteorico ascenso?

Detrás de Zemmour hay algo que prácticamente no ha sido mencionado en los medios latinoamericanos. La aparición y crecimiento exponencia del canal de televisión francés CNews, financiado por el multimillonario de derecha Vincent Bollore. En Francia lo consideran el equivalente del país a Fox News en Estados Unidos.

En poco más de cuatro años, CNews no solo ha duplicado su cuota de audiencia, sino que en el corazón de ese éxito se encuentra Zemmour, cuyo programa de debates Face à L’Info atrae audiencias de más de un millón de televidentes, y es el segundo programa más visto de la televisión francesa hace ya cuatro años, solo superada por BFM TV, el canal más grande de Francia y de todo Europa.

CNews ocupa el segundo lugar entre los cuatro canales de noticias del país que funcionan las 24 horas, y a través de una combinación de programas de debate sobre temas de actualidad altamente politizados y comentaristas de derecha reconocidos que discuten algunos de los temas más importantes de la política francesa, como la inseguridad, la inmigración y el Islam, ha demostrado ser una receta ganadora para Bollore.

Una encuesta en 2021 encontró que el 27% de los espectadores del canal se identificaron con la izquierda y el 24% con la derecha, y más del 40% no se identificó con un partido, una indicación de que CNews probablemente esté llegando a una audiencia diversa que se siente marginada y que poco a poco va siendo desplazada a la derecha.

Es posible que CNews no sea tan poderoso como Fox News y Zemmour, a diferencia de Trump, todavía tiene que lidiar con otros políticos más populares, pero cada vez más analistas coinciden en que el canal de televisión marca el tono y el ritmo de las discusiones en el país.

El factor más importante es que en CNews, muchos de los comentaristas agregan a Marine Le Pen a la larga lista de políticos que critican por pertenecer a una clase privilegiada que no aboga por el bien de Francia, si no que por sus propios intereses.

Desde 2017 que este medio está haciendo un exitoso trabajo en Francia con el mismo objetivo que La Derecha Diario: contar lo que otros medios no cuentan.

Francia

Francia invertirá 1.500 millones de dólares para la expansión del North Field South de Qatar

Publicado

en

La francesa TotalEnergies se convierte en el primer inversor extranjero en el proyecto de expansión del North Field South de Qatar mientras Europa lucha por encontrar nuevas fuentes de energía ante la guerra entre Rusia y Ucrania.

La empresa francesa TotalEnergies, con el aval del gobierno de Emmanuel Macron, ha firmado un nuevo acuerdo de inversión en la expansión de la producción de gas natural de Qatar en el campo North Field South, mientras Europa lucha por encontrar nuevas fuentes de energía para reemplazar los suministros rusos.

El ministro de Energía de Qatar y director ejecutivo de Qatar Energy, Saad Sherida al-Kaabi, hablando junto al presidente ejecutivo de TotalEnergies, Patrick Pouyanne, anunció que el gigante energético francés tendrá una participación del 9,375% en el proyecto de gas North Field South, convirtiéndose en el primer socio extranjero en esa sección del vasto campo de gas que Qatar comparte con Irán, que llama a su parte South Pars.

“QatarEnergy está avanzando para ayudar a satisfacer la creciente demanda mundial de energía más limpia”, dijo al-Kaabi, refiriéndose a la compañía petrolera estatal. El gas natural licuado (GNL) se considera una alternativa más limpia al petróleo y al carbón, y un trampolín en la transición energética.

Pouyanne dijo que TotalEnergies habría tomado una mayor parte de la producción si fuera posible. “No estamos sobreexpuestos a Qatar, y si Saad hubiera ofrecido un poco más, habríamos tomado un poco más”, señaló Pouyanne. “La mayoría de los líderes del mundo han descubierto las palabras GNL (…) Para la seguridad del suministro, hay un precio”.

Qatar está aumentando su capacidad de producción y licuefacción de gas en medio de un aumento global en la demanda del combustible. Los suministros ya eran escasos antes de que la crisis entre Rusia y Ucrania en febrero hiciera que los precios se dispararan. En este sentido, el proyecto elevará la capacidad de GNL de Qatar a 126 millones de toneladas.

Fuente: Reuters. Campo North Field en el Golfo Pérsico

Al-Kaabi dijo que TotalEnergies también ayudaría a financiar la extracción de gas de North Field South, para lo cual el 25% estaría reservado para empresas energéticas extranjeras, por lo que el país poseerá el 75% restante del proyecto. Otras inversiones podrían anunciarse en las próximas semanas, agregó Kaabi.

El acuerdo de inversión se produce después de que TotalEnergies acordara en junio un acuerdo de 2.000 millones de dólares para participar en el gigantesco proyecto North Field East, que ayudará a Qatar a aumentar su producción de GNL en más del 60% para 2027.  Posee el 6,25% de ese proyecto de 33 millones de toneladas por año, cuya construcción costará 29.000 millones de dólares.

Según los cronogramas previamente anunciados, las primeras cargas de North Field East saldrán de Qatar a fines de 2025 o principios de 2026. Por su parte, North Field South realizará envíos a partir de 2027. QatarEnergy estima que el North Field en su totalidad posee alrededor del 10% de las reservas de gas natural conocidas del mundo.

Plataforma marina del campo North Field Bravo

Por su parte, otras empresas extranjeras, como Shell del Reino Unido, Eni de Italia y las gigantes estadounidenses ConocoPhillips y ExxonMobil, también se han inscrito y han firmado acuerdos con las autoridades qataríes para formar parte del proyecto North Field East.

Las reservas se extienden bajo el mar hasta territorio iraní, donde los esfuerzos de Teherán para explotar su campo de gas South Pars se han visto obstaculizados por sanciones internacionales.

Corea del Sur, Japón y China han sido los principales mercados para el GNL de Qatar, quien se ha convertido en el mayor exportador global en ese rubro. Pero desde que una crisis energética golpeó a Europa, el estado del Golfo ha ayudado al Reino Unido con suministros adicionales.

Además, la semana pasada, la administración de Olaf Scholz terminó de negociar un acuerdo con la empresa estatal Qatar Energy, para garantizar el bombeo de 2.700 millones de toneladas de gas natural licuado al año.

El acuerdo llevaba varios meses de negociación entre los países y finalmente tendrá vigencia sólo a partir del año 2026, con una duración de 15 años a partir de entonces. También se involucra a la empresa estadounidense Conoco Phillips que entregará el gas a Alemania.

Instalación de explotación de gas marina en Qatar

Seguir Leyendo

Economía

El polémico sistema monetario que Francia impone en África y despertó el enojo de Giorgia Meloni

Publicado

en

El sistema monetario asociado entre la Comunidad Financiera Africana y Francia sigue siendo objeto de severas críticas después de más de 70 años de aplicación. La primera ministra Giorgia Meloni se convirtió en una de las principales voces críticas del sistema dentro de Europa. 

La organización monetaria de la Comunidad Financiera Africana (CFA), que formalmente se integra bajo el Franco CFA y contiene a 14 países miembros, sigue dando de qué hablar tanto en África como en Europa por las severas críticas hacia el accionar del Estado francés y su impacto en el desarrollo africano y las corrientes migratorias

En los últimos días se viralizó un video del 2019 de la entonces diputado y actual Presidente del Consejo de Ministros de Italia, Giorgia Meloni, donde criticaba ferozmente este sistema monetario, y lo culpabilizaba por la pobreza en África que inexorablemente lleva a olas de inmigrantes.

La discusión volvió a tomar fuerza tras el reciente cruce entre Meloni y el presidente francés Emmanuel Macron, quien defiende este sistema monetario que data de la época imperial, mientras le exige a Italia que colabore más en la aceptación de inmigrantes ilegales.

El sistema monetario organizado en el Franco CFA

El Franco CFA es formalmente la moneda utilizada por la Comunidad Financiera Africana y mantenida para un total de 14 países africanos (ex-colonias francesas) sobre dos subáreas diferentes: el Franco CFA para África Central y el Franco CFA para África Occidental

Los 14 países miembros de ambas regiones son África Central, Camerún, República Centroafricana, Chad, República del Congo, Gabón, Guinea Ecuatorial, Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bisáu, Malí, Níger, Senegal y Togo

El sistema nació tras el ingreso de Francia a los Acuerdos de Bretton Woods en 1945, que exigían un sistema internacional sobre el cual el dólar se volvía convertible con el oro a un tipo de cambio fijo, y las monedas restantes se fijaban nominalmente al dólar en un marco de convertibilidad. 

El Franco CFA mantuvo históricamente un tipo de cambio fijo con el Franco francés y en un régimen de convertibilidad, siguiendo así la pauta de Bretton Woods. Tras una serie de devaluaciones contadas y coyunturales, y tras el surgimiento del Euro, el Franco CFA pasó a ser convertible con este último y a un tipo de cambio fijado en 655 unidades por euro

Como cualquier régimen de convertibilidad, el objetivo de los acuerdos fue garantizar la estabilidad de precios a partir de una moneda que resultara creíble, ya que los Estados africanos no eran capaces de garantizar la suficiente credibilidad como para evitar presiones inflacionarias al momento de su independencia. Los 14 países africanos adherentes al sistema mantienen tasas de inflación muy moderadas, que fluctúan entre el 0% y el 3% anual

Las críticas al sistema monetario

Pero la convertibilidad sobre este sistema monetario guarda algunas características muy particulares que no tuvieron otras cajas de conversión en otros países, como el caso argentino en la década de 1990.

Aunque el Banco de los Estados de África Central y Banco Central de los Estados de África Occidental son responsables de emitir y garantizar la regla monetaria, lo cierto es que se encuentran obligados a depositar el 50% de sus reservas en divisas al Banco de Francia, que responde al Tesoro francés a partir de la distribución de utilidades. 

Este último requisito se basa en el hecho de que la institución monetaria gala garantiza la convertibilidad ilimitada con el Euro, pero enmarca una relación de dependencia muy poco convencional para este tipo de sistemas

La caja de conversión bien podría ser respaldada por una regla administrada por las propias autoridades africanas de manera independiente y soberana, de la misma manera en que lo hizo Argentina con el dólar estadounidense en los años 90. El Estado francés guarda un interés especial en esta organización particular porque puede captar recursos sobre las divisas retenidas en sus reservas

Asimismo, el Estado francés también se reserva ciertos derechos sobre el nombramiento de autoridades en los respectivos bancos centrales que emiten el Franco CFA, y mantiene el derecho de veto. Nuevamente, esta organización es completamente atípica a cualquier otra experiencia de caja de conversión en la historia reciente y engloba características coloniales.

Seguir Leyendo

Francia

Una empresa cementera francesa pagará US$ 778 millones de multa tras admitir que financió al ISIS en Siria

Publicado

en

La cementera francesa Lafarge llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos por medio del cual acepta pagar 778 millones de dólares por financiar al ISIS en plena guerra civil siria.

La cementera francesa Lafarge se declaró culpable este martes en los tribunales de Estados Unidos y admitió haber pagado millones de dólares a guerrilleros del ISIS (Estado Islámico en Irak y Siria) para que los terroristas les permitieran mantener operativa sus fábricas en Siria durante la guerra civil, al encontrarse en territorio controlado por los yihadistas.

Lafarge, ahora fusionada con la suiza Holcim, llegó a un acuerdo con el Gobierno estadounidense por el cual reconoció su responsabilidad por haber prestado ayuda material a ISIS, con el fin de mantener sus negocios en ese país, y pagará una multa de US$ 778 millones de dólares.

Su filial Lafarge Cement Syria, que ya no se encuentra en funcionamiento debido a este escándalo, se declaró culpable del cargo de conspiración para dar apoyo material a organizaciones terroristas desde agosto de 2013 a octubre de 2014, en plena guerra civil.

La acusación contra Lafarge por apoyar a grupos yihadistas en Siria fue presentada por el fiscal federal para el Distrito Este de Nueva York, Breon Peace. “Hoy anuncio las históricas declaraciones de culpabilidad de dos empresas por conspirar para brindar apoyo material a organizaciones terroristas extranjeras. Las dos empresas son Lafarge S.A. y Lafarge Cement Siria S.A.“, aseguró en declaraciones a la prensa.

Las organizaciones terroristas extranjeras son el Estado Islámico de Irak y al-Sham, o mejor conocidos como ISIS y el Frente al-Nusra“, dijo Peace en la conferencia. Por su parte, la fiscal general adjunta de los Estados Unidos, Lisa Monaco, señaló entre los agravantes, que la empresa intentó encubrir los envíos de dinero a los yihadistas borrando los registros, e incluso intentando sobornar a los testigos para que no declaren.

Lafarge también ocultó su asociación con estos terroristas a través de una red de contratos falsos, facturas falsificadas, intermediarios corruptos y cuentas de correo electrónico fuera del sistema“, explicó Monaco.

“En el verano de 2014, el mundo vio con horror cómo ISIS asesinaba a periodistas y trabajadores humanitarios inocentes. Ese mismo verano, Lafarge estaba en negocio con ISIS, asegurándoles parte de sus ganancias y capitalizando la brutalidad del grupo“.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos describió este caso como el primero de su tipo en el que han intervenido y resuelto; y subrayó que no hay justificación para que una empresa multinacional autorice pagos a una organización terrorista”.

El fiscal Breon Peace (primero de la derecha) y su equipo llegando a la rueda de prensa sobre la condena a Lafarge.

Lafarge prácticamente no puso resistencia luego de que los fiscales desanudaran el esquema de corrupción, pero sí hizo hincapié en que en esas actividades no estuvieron involucrados ningunos de sus empleados de Estados Unidos.

La compañía francesa resaltó que los ejecutivos implicados en las operaciones ya no están en la empresa o en ninguna de sus filiales, resaltando que su comportamiento “fue una violación flagrante del código de conducta de Lafarge”.

Además, en un intento absurdo por intentar justificar su accionar, declararon durante el juicio que las actividades de la empresa se produjeron “durante un periodo de intensa violencia y presión coercitiva por parte de los grupos terroristas”.

Camiones de la cementera francesa Lafarge.

Seguir Leyendo

Tendencias