Conecte con nosotros

Holanda

La centro-derecha liberal se impone en Holanda y Mark Rutte seguirá al frente del país: la izquierda no supera el 18% de los votos

El Primer Ministro holandés renovó su gobierno y superó la incómoda marca de 75 escaños en el Congreso que lo obligaba a gobernar en minoría. Su coalición de derecha consiguió 78 bancas y se mantendrá al frente de Ejecutivo por 4 años más.

Publicado

en

Las elecciones generales holandesas de este 17 de marzo culminaron con un aplastante triunfo de la coalición oficialista, que incrementará su mayoría en el gobierno. A pesar de la pandemia, hubo una alta participación, de casi el 80% del electorado.
El partido de centro-derecha liberal Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) de Mark Rutte, actual Primer Ministro, logró aún más apoyo entre los votantes y subió de 33 a 35 escaños, obteniendo el 22% del voto total.
En segunda posición, con 23 escaños, quedó el centrista liberal Demócratas 66, aliado de gobierno de Rutte. D66, como se los conoce popularmente, obtuvo el 15% del apoyo de los votantes.
Más abajo, con el 10% de los votos, quedó otro partido socio de Rutte, el conservador Llamada Demócrata Cristiana (CDA), que a pesar de haber perdido apoyo obtuvo 15 bancas en el Congreso y podrá renovar su alianza a la coalición de gobierno. Muy por debajo, con sólo 5 escaños, quedó la también conservadora Unión Cristiana (CU).

Entre VVD, D66, CDA y CU volverán a formar gobierno, ya que logran acumular 78 posiciones en el Congreso, obteniendo así la mayoría parlamentaria. Previo a estas elecciones, la coalición estaba gobernando en minoría, ya que sólo tenía 75 bancas y debía conseguir el apoyo de al menos un legislador opositor para pasar sus leyes.

Rutte, de religión protestante, afrontará su cuarto mandato consecutivo y tiene asegurado un gobierno por lo menos hasta 2025. Desde 2010 gobierna ininterrumpidamente el país europeo.

Mark Rutte junto a Donald Trump, con quien supo alcanzar una importante amistad durante su mandato en la Casa Blanca.

Ad

En tercer lugar, con el 11% de los votos, quedó el derechista conservador Partido por la Libertad (PVV) del controvertido Geert Wilders, conocido como el “Trump holandés” por sus posturas anti inmigratorias, en contra de la Unión Europea, a favor de la libre portación de armas, de bajar impuestos y de confrontar con China.

Wilders corrió con una agenda fuertemente en contra del Islám, con propuestas de prohibir el uso del burka en Holanda, de prohibir el Corán y de terminar por completo el programa de refugiados de la Unión Europea en el país.

Sus escaños parlamentarios se vieron recortados de 20 a 17. Wilders no es un férreo opositor a Rutte, pero en estas elecciones se convirtió en su principal rival al ser el partido más votado de la oposición, y corriendo por derecha a un gobierno que se destaca por ser de centro-derecha.

Wilders fue parte del partido de Rutte en la década del 90, pero se terminó alejando por las diferencias que tenía con el espacio respecto a su postura en favor de la inmigración descontrolada.

Wilders (izquierda) junto a Rutte (derecha).

Ad

Con 9, 9 y 8 escaños cada uno, quedaron los partidos izquierdistas Partido del Trabajo, Partido Socialista e Izquierda Verde. Entre todos lograron un 18% de los votos y esto es todo el apoyo que logró la izquierda en Holanda, marcando una fuerte caída respecto a elecciones anteriores.

Por su parte, el derechista JA21 logró entrar al Congreso con 3 escaños por primera vez tras ser fundado en 2020, luego de separarse del nacionalista Foro para la Democracia, que traicionó a gran parte de sus votantes y se sumió en escándalos por aceptar grupos neonazis dentro del partido. A pesar de esto, el Foro consiguió 8 bancas.

Otras irrupciones a destacar son las de los partidos DENK y BIJ1, que entraron con 3 y 1 escaños respectivamente. Ambos partidos son considerados de extrema izquierda islámica y son abiertamente pro-multiculturalismo, pro-globalismo, pro-inmigración masiva de musulmanes hacia Occidente, anti-capitalistas y anti-israelíes.
Estos partidos, que le sacaron votos a los otros partidos de izquierda más tradicionales, rechazan la misma existencia del Estado holandés y argumentan por un país sin fronteras y con un gobierno subyugado a la Unión Europea.

Manifestación de musulmanas en Holanda. Mientras piden luchar contra el terrorismo, levantan banderas de países con regímenes extremistas y atacan a los que no apoyen su llegada descontrolada a Occidente.

Ad

Resultados completos:

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Holanda

El gobierno de Holanda aprobó una polémica medida que habilita la eutanasia para los menores de 12 años

El actual gobierno socialdemócrata de Mark Rutte anunció la aprobación de la eutanasia para menores de 12 años con enfermedades terminales, y disparó la polémica por parte de los partidos cristianos en la coalición de Gobierno.

Publicado

en

Por

El pasado martes 13 de octubre, el Ministro de Salud holandés, Hugo de Jonge, anunció ante el Parlamento que el Gobierno aprobó la legalización de la eutanasia para los menores de 12 años con enfermedades terminales. Anteriormente, solo los ciudadanos mayores de 12 con enfermedades terminales podían acceder a este tratamiento para terminar con sus vidas sin sufrimiento.
De Jonge, afirmó que “la terminación de la vida debería ser posible para niños con enfermedades terminales que agonizan sin esperanza y padecen un sufrimiento insoportable”.
Con la aprobación de la polémica medida, Holanda se ha convertido en el segundo país europeo en aprobar la aplicación de la eutanasia en menores de 12. El primero fue Bélgica, que la aprobó en 2014 bajo mandato del primer ministro Van Rompuy, un demócrata cristiano muy criticado por la medida. El Reino Unido y España son los dos próximos países que se plantean aprobar políticas similares en los próximos años.
El ministro de salud holandés Hugo de Jonge. Fuente: Het Parool.

Ad

Esta ley se estima que va a ser aplicada en Holanda a entre cinco y diez niños al año, que según De Jonge serán los “grandes beneficiados” con la nueva medida. Esta siniestra decisión ha sido ampliamente recomendada y apoyada por diversas asociaciones de padres de familia y la Asociación de Pediatras de Holanda.

Sin embargo, la reforma no ha recibido mucho apoyo dentro del propio Gobierno, ya que dentro del oficialismo se encuentran partidos conservadores cristianos que presentaron su férrea oposición. Por ejemplo, el partido de la coalición de gobierno Unión Cristiana ha intentado impedir la aprobación de la medida, pero arriesgando una crisis política dentro del oficialismo, prefirió no seguir presionando.

Mark Rutte, actual primer ministro de Holanda.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Holanda

Crisis política en Holanda: Mark Rutte y todo su gabinete renunciaron tras revelarse que hubo corrupción en la administración de planes sociales

El Parlamento halló una enorme red de corrupción en la Agencia Tributaria de Holanda donde los funcionarios del gobierno le quitaron ilegalmente los subsidios a más de 10.000 familias de inmigrantes.

Publicado

en

Por

De un día para el otro, Holanda cayó en una profunda crisis política luego de que saliera a la luz un caso de corrupción en el gobierno sobre el manejo de los planes sociales de los inmigrantes. 

Esta noticia llevó a que en la mañana del viernes, todos los ministros del gabinete de Mark Rutte renunciaran y presionaran al Primer Ministro para que a su vez presente su renuncia.

Luego de una larga reunión con el Rey Guillermo, en una cadena nacional, Rutte anunció su propia dimisión y aseguró que tomará total responsabilidad por la corrupción que envuelve a su gobierno.

De todos modos, por pedido del monarca, todos los ministros, incluido Rutte, permanecerán en sus cargos hasta el 17 de marzo, cuando habrá elecciones nacionales. 

Por ahora se desconoce si Rutte, principal candidato en las encuestas, dará de baja su candidatura o si se mantendrá al frente de su partido. Pero no hay dudas que este escándalo le costará varios puntos en la intención de voto de los holandeses.

Rutte prometió compensar económicamente a todas las familias que recibieron “menos de lo que les correspondía” y que seguirá trabajando para contener la pandemia de coronavirus en los Países Bajos.

Ad

La Causa Subsidios inició cuando una investigación parlamentaria del mes pasado halló una trama de corrupción en la que funcionarios del servicio tributario y de recolección de impuestos, con supervisión del gobierno nacional, habían llevado a miles de inmigrantes, en su mayoría de origen turco y marroquí, a la ruina financiera con acusaciones infundadas de fraude al Estado.

El reporte de la investigación dijo que cerca de 10.000 familias habían sido obligadas a devolver los planes sociales que recibieron, lo que provocó “desempleo, bancarrotas y divorcios en la comunidad inmigrante“. 

También se describe con detalle el mal manejo de la agencia encargada de este servicio, que se habría extendido durante una década, y se habla de una “injusticia sin precedentes”.

Los primeros casos se remontan a 2014, cuando las autoridades fiscales comenzaron a enviar cartas a los padres comunicando la retirada de las ayudas que recibían para pagar la guardería de sus hijos, y los acusaban de fraude fiscal, pidiéndoles justificar el gasto y su situación financiera con recibos, facturas de pago a las niñeras y contratos de trabajo. 

Rutte, quien lidera un partido de centro-derecha liberal, había asumido en 2010, por lo que todo este escándalo abarca su gobierno. De todos modos, hasta 2017 gobernó en conjunción con el Partido Laborista en una coalición “moderada”, con una fuerte impronta pro-inmigrantes; por lo que esta causa de corrupción dejó muy desconcertados a los holandeses.

El primer ministro holandés Mark Rutte. Fuente: EFE

Ad

La investigación parlamentaria demostró que principalmente fueron las familias de origen extranjero las que habían sido objetivo de esta persecución gubernamental, y que su segunda nacionalidad estaba señalada en los documentos oficiales, algo que es considerado ilegal por discriminatorio en Holanda.

La abogada Eva González Pérez, de origen español, fue quien levantó la voz en 2014, años antes de que el caso estallara en la prensa nacional. Su marido dirigía una agencia de niñeras en Eindhoven que se vio directamente afectada por la retirada de subvenciones a esos padres, sus clientes, que pagaban con las ayudas estatales su asistencia.

Si alguien del Estado te manda una carta diciendo que no tienes derecho a una cosa, te tienen que explicar por qué, y si tu puedes demostrar que sí tienes derecho, no te puede quitar esa ayuda. Pero ellos decidieron bloquear todas las subvenciones, dejando tiradas a las familias, incluso durante la apelación”, explicó Eva a la agencia de noticias EFE.

El caso estalló públicamente en septiembre de 2018, y provocó la renuncia de Secretario de Hacienda, Menno Snel, entre acusaciones de discriminación racial. Snel formaba parte del gobierno como el único ministro progresista del partido Demócratas 66. En aquél entonces se tildó al funcionario como una manzana podrida en el gobierno, pero ahora se descubrió que la práctica se mantuvo hasta este año.

Según el Parlamento, muchos de los inmigrantes siguen sufriendo “problemas personales y psicológicos” a causa del daño económico sufrido. Aunque el gobierno neerlandés decidió compensar a cada familia afectada con una transferencia inmediata de 30.000 euros, varias familias han decidido denunciar ante el Tribunal Supremo a cinco miembros del Ejecutivo. 

Seguir Leyendo

Holanda

Elecciones en Holanda: el centro-derechista Mark Rutte mantiene su liderazgo en las encuestas mientras otros dos partidos de derecha se ubican en 2do y 3er puesto

El actual primer ministro holandés Mark Rutte, del liberal-conservador Libertad y Democracia, se refuerza en las encuestas de cara las elecciones generales el 17 de marzo.

Publicado

en

Por

El actual primer ministro holandés, Mark Rutte, se posiciona como el favorito en las encuestas de cara a unas muy importantes elecciones generales el 17 de marzo de este año donde buscará su reelección.
A pesar de que los comicios se debían llevar a cabo en marzo del año pasado, éstos fueron pospuestos por la pandemia del virus chino en múltiples ocasiones, por orden de la ministra del Interior Kajsa Ollongren.
El partido de Rutte, Libertad y Democracia (VVD), de centro-derecha liberal, tiene una intención de voto según la media de encuestas de noviembre y diciembre del 2020 del 26,5%.

Esto significa un crecimiento del 5% respecto a las elecciones de 2017, en las cuales debió formar gobierno con la democracia cristiana para mantenerse al frente del país.

Rutte ha tenido múltiples facetas como gobernante, y a pesar de definirse como un liberal sus mandatos han estado definidos por sus compañeros de coalición. Entre 2010 y 2017 gobernó junto a los laboristas, en una coalición centrista que estuvo plagada de corrupción e inacción porque no podían ponerse de acuerdo en nada.

En 2017 el Partido Laborista holandés se desplomó en las elecciones, perdiendo 29 de las 38 bancas que poseía. Rutte aprovechó la ocasión y formó una amplia coalición con pequeños partidos conservadores y cristianos para continuar su gobierno.

Actualmente, la imagen positiva del mandatario ha crecido entre votantes de otros partidos que ven positivo el esfuerzo de Rutte en reducir el gasto público y en no permitir que Holanda tenga que financiar a través de la Unión Europea a países inviables económicamente por sus gobiernos socialistas, como España.

Ad

En 2017, Rutte se negó a formar una coalición con el derechista Partido por la Libertad (PVV), de Geert Wilders, que obtuvo un importantísimo segundo lugar destronando al laborismo como la principal oposición. Hoy, las encuestas le dan un resultado similar al del 2017, permaneciendo en segundo lugar y con un leve incremento en su intención de voto, en torno al 14,5%.

Wilders es un político de derecha reconocido a nivel mundial por sus declaraciones en contra de la Unión Europea y de la inmigración masiva de refugiados musulmanes tanto a Holanda como a toda Europa. 
Comúnmente es comparado con Salvini en Italia o Abascal en España, y el crecimiento de su partido en Holanda es destacable. Sin embargo, Rutte y Wilders mantienen una fuerte enemistad personal que ha impedido en ya 2 elecciones que Holanda sea gobernada por una coalición puramente de derecha.

Ad

En tercer lugar en las encuestas de cara a estas elecciones se encuentra Llamada Democristiana con el 12,5%, un partido de centro-derecha conservadora, quien actualmente gobierna junto a Rutte.

De ser certeras estas encuestas, los 3 partidos más votados en Holanda se ubican a la derecha del arco político, un rotundo cambio respecto a tan solo 10 años atrás, cuando prácticamente todos los partidos más votados eran de izquierda.

Recién en cuarto lugar se encuentra el centro-izquierdista progresista Democracia 66 con un magro 9%. 

Finalmente, en el quinto lugar se ubica el histórico Partido Laborista Holandés, de ideología socialista democrática, que pasó de gobernar a ubicarse en el último lugar en los últimos 5 años.

Ad

Además de la llamativa caída de la izquierda, también se destaca el desplome del nacionalista Foro por la Democracia (FvD), luego de que trascendiera un escándalo en el que se filtraron chats de las juventudes del partido que comprometían seriamente a sus votantes más moderados.

A pesar de que el líder de este partido, Thierry Baudet, es un auto-proclamado sionista y tiene un enorme apoyo de la comunidad judía en Holanda, la juventud de su partido parece tener otra agenda completamente distinta.

Por ejemplo, en los chats se vio a reconocidos militantes del FvD afirmando simpatizar con el régimen nazi de Hitler, a pesar de que el brutal dictador alemán invadió Holanda durante la Segunda Guerra Mundial y subyugó a su población.

También había mensajes de odio y llamados anla violencia contra homosexuales y judíos. Baudet asegura que fue una operación de prensa, pero este escándalo provocó que su partido baje de un 3,5% en noviembre a solo un 2% ahora, que se traduce a meter solo 2 legisladores en vez de 5 o 6.

Baudet anunció la apertura de investigaciones intra-partidarias y ha rechazado las acusaciones de sus rivales que lo acusan de ser un nazi, pero esto no pudo frenar el éxodo de su partido, y en diciembre dos importantes referentes del partido anunciaron que abandonaban definitivamente el FvD para crear su propio partido de “derecha decente”.

Seguir Leyendo

Trending