Seguinos en redes

Holanda

Rusia le corta el suministro de gas a Holanda por negarse a pagar en rublos: Se une a Polonia, Bulgaria, Dinamarca y Finlandia

Publicado

en

Los Países Bajos se unen a la lista de países europeos que se niegan a abrir una cuenta en un banco ruso para cambiar euros por rublos y comprar el gas ruso.

La compañía de gas estatal rusa Gazprom anunció este martes que dejará de suministrar gas a la empresa estatal holandesa GasTerra con efecto inmediato, luego de que fallara en realizar el pago del gas ruso en rublos, como exige la nueva ley que Vladimir Putin pasó por decreto.

Con el objetivo de revalorizar el rublo, y siguiendo la estrategia de la presidente del Banco Central Ruso, Elvira Nabiúllina, una monetarista que entiende mucho más del tema que los banqueros centrales de Europa y Estados Unidos, Putin ordenó que Gazprom solo aceptará pagos en rublos.

Esto le otorga una demanda adicional al rublo, lo cual atado a un corte en la emisión y el establecimiento de un patrón oro, frenó de cuajo la inflación y logró que el tipo de cambio respecto al dolar mejorara incluso por encima de la situación previa a la guerra.

De esta manera, Gazprom le informó a GasTerra que para entregar los 2.000 millones de metros cúbicos de gas pactados desde el 1ro de junio hasta el 1ro de octubre, Holanda debía pagar en rublos, a lo que el gobierno holandés se negó.

El primer ministro Mark Rutte asegura que el contrato original estaba en dólares y que para mantenerse estricto con las sanciones que impuso Estados Unidos y la Unión Europea, Holanda no negociará con bancos rusos para comprar rublos.

De esta manera, GasTerra deberá salir a comprar de emergencia gas licuado para poder cumplir con las demandas internas que serían abastecidas con los hidrocarburos rusos. El gas licuado transportado en barco no solo es significativamente más caro que el transportado por gasoductos, si no que tiene un mayor lead time, lo cual obligará a la empresa a utilizar sus reservas de gas hasta que le llegue el envío.

La mitad más uno de GasTerra es propiedad de Energie Beheer Nederland, una empresa estatal del estado holandés. Una cuarta parte es propiedad de la inglesa Shell y el resto está en manos de la estadounidense Esso. Lo que quiere decir que esta decisión afecta no solo al Estado si no que al sector privado.

“El comerciante de gas de GasTerra ha decidido no cumplir con los requisitos de pago unilateral de Gazprom”, dijo GasTerra en un comunicado. “En respuesta a esta decisión de GasTerra, Gazprom ha anunciado que suspenderá el suministro a partir del 31 de mayo de 2022”.

La empresa holandesa afirmó el lunes que para cumplir con los términos de Gazprom, tendría que abrir una cuenta en euros y otra en rublos en el Gazprombank de Moscú. GasTerra dijo que esto probablemente violaría las sanciones de la Unión Europea y agregó que hay “demasiados riesgos financieros y operativos” involucrados al completar el pago de esta manera.

En particular, abrir cuentas en Moscú bajo la ley rusa, controlada por el régimen ruso, es un riesgo demasiado grande para la empresa de Groningen”, dijo GasTerra. Así, Holanda se suma a Polonia, Bulgaria, Dinamarca y Finlandia, los otros cuatro países que hasta la fecha se negaron a pagar en rublos y cancelar los contratos.

Holanda

Holanda estalla en protestas: El Gobierno quiere expropiar 3.000 granjas y cerrarlas para reducir las emisiones

Publicado

en

En un intento desesperado por cumplir con las metas climáticas de la Unión Europea, el gobierno de Rutte lanzó una ley para expropiar al campo las tierras que más contaminan.

En un movimiento político sin precedentes en Holanda, el gobierno de Mark Rutte lanzó un plan “de emergencia” para expropiar y cerra más de 3.000 granjas en un peligroso intento por cumplir con los estrictos objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero que impuso recientemente la Unión Europea.

Los objetivos dictan que Holanda debe reducir por lo menos a la mitad las emisiones de óxido nitroso y amoníaco para 2030, si no perderá acceso a los fondos financieros de la organización supranacional, y podría quedar suspendida de la Unión.

Para cumplir con esto, el gobierno holandés utilizará parte de un programa dedicado de 22 mil millones de euros para la compra forzosa de campos agrícolas de más de 3.000 empresas familiares.

En un duro ultimátum a los agricultores, la ministra de control de nitrógeno, Christianne van der Wal, advirtió que “no hay una oferta mejor” y que si no aceptan la venta serán sustraidos de sus propiedades por la fuerza.

Muchas de estas hectáreas son trabajadas por grupos familiares que vienen operándolas hace incontables generaciones, y la gran mayoría de estas personas viven en las mismas granjas donde trabajan, por lo que esta medida también implicará el desplazamiento de miles de personas.

La última vez que nos quitaron esta propiedad fueron los Nazis en 1940. La única vez en los últimos 300 años que mí familia no trabajó esta tierra fue durante la Segunda Guerra Mundial“, dijo una mujer entrevistada por medios locales esta semana.

Protestas

Como era evidente, el anuncio de esta medida provocó un estallido de protestas en las áreas rurales de Holanda. Agricultores con sus tractores viajaron en la noche del miércoles a los principales centros urbanos del interior del país para protestar contra el gobierno nacional.  

Los agricultores han construido barricadas en las carreteras con paja ardiente, esparcido estiércol por las calles y lanzado fuegos artificiales en protesta contra las autoridades en los últimos meses, anticipando la decisión del gobierno que finalmente se anunció esta semana.

En algunas áreas, hasta 40.000 manifestantes llegaron a las ciudades este jueves, donde se dieron duros enfrentamientos con la policía, que utilizó excavadoras para derribar los tractores, y arrestó a miles de manifestantes pacíficos.

Este viernes Holanda amaneció con gran parte de sus rutas más importantes bloqueadas por tractores, además de concentraciones de manifestantes frente al Parlamento holandés en La Haya.

Uno de los grupos detrás de las protestas, conocido como las Fuerzas de Defensa del Campo (FDF, por sus siglas en inglés), prometió continuar con la campaña de protestas hasta que el gobierno revierta las medidas.

Los agricultores también juraron que se presentarían unidos como una formación política en las próximas elecciones con el objetivo de terminar con la persecución del campo. Cabe aclarar que este sector tiene empresarios adinerados que podrían hacer de este partido una importante fuerza política en el país.

Mientras tanto, el principal sindicato agrícola LTO Nederland ha estado presionando al gobierno para que revierta la política con huelgas en diversos sectores, que amenaza al país exportador de comida con desabastecimiento de alimentos.

Seguir Leyendo

Holanda

Se recrudecen las protestas del Campo en Holanda: La Policía le dispara con balas de plomo a los manifestantes

Publicado

en

Productores rurales y ciudadanos de a pie protestan contra una medida ecologista del gobierno que pondrá a la mitad del sector en la quiebra.

Las protestas del sector rural contra la “Ley de Nitrógeno” han recibido la más brutal respuesta del Estado. El gobierno de Mark Rutte ordenó reprimir a los manifestantes en varias zonas del país, pero la situación se fue de las manos y se registraron múltiples hechos de policías abriendo fuego con balas reales contra los ciudadanos holandeses.

La policía holandesa disparó ayer contra los manifestantes en la provincia de Friesland y dijo que la situación se volvió “amenazante” cuando los agricultores no frenaron en un control policial. Nadie resultó herido, según la policía de Frisia, aunque los organizadores de la protesta denuncian que hubo varios heridos de bala.

En la misma protesta, un policía fue filmado bajando a un manifestante de su tractor a punta de pistola, amañatándolo contra el piso, a pesar de que no había cometido ningún crimen y estaba protestando pacíficamente.

Las protestas de los agricultores holandeses contra el gobierno empezó como una pequeña protesta frente a la casa de la ministra de Medio Ambiente y ahora ha escalado a una masiva movilización que alcanza prácticamente todo el país.

A principio de año, el primer ministro Mark Rutte llegó a un acuerdo con la oposición y se firmó la “Ley del Nitrógeno“, que pone fuertes restricciones a la cantidad de nitrógeno que los agricultores y ganaderos pueden emitir desde sus granjas.

El proyecto busca bajar en un 70% las emisiones de nitrógeno para 2030 y esto implica que por lo menos la mitad de los productores rurales deberán cerrar sus puertas, ya que imponer estos cambios ecologistas hacen que sus negocios dejen de ser rentables.

Los agricultores han cortado rutas, bloqueado los accesos a los edificios gubernamentales (en algunos casos, tapando la puerta de entrada con pilas de estiércol) y frenado trenes en todo el país.

Los organizadores de las marchas denuncian que las leyes verdes no solo los dejarán sin trabajo si no que tendrán un impacto sin precedentes en la producción de alimentos para el país, una situación que ya se está empezando a ver en los supermercados debido a los paros del campo.

Los productores estiman que el país sufriría una hambruna generalizada pocos meses después de que se empiece a aplicar el plan ecologista del gobierno. El gobierno holandés quiere reducir las emisiones de óxido de nitrógeno y amoníaco, que son producidos por el ganado, sin importar el impacto a la cadena alimenticia que eso pueda generar.

Sin embargo, los analistas locales aseguran que el objetivo del gobierno es efectivamente lograr la quiebra del 50% de los productores rurales, y usar esas tierras para albergar las enormes cantidades de refugiados que dejaron entrar en la última década. Así lo explica la periodista Eva Vlaardingerbroek en su entrevista con Tucker Carlson.

Seguir Leyendo

Holanda

Masivas protestas del Campo en Holanda contra una medida ecologista que deja al 50% de los productores rurales sin trabajo

Publicado

en

Agricultores de los Países Bajos bloquean varias carreteras por la nueva ley de emisión de nitrógeno que pone en riesgo no solo al sector rural si no que podría causar una hambruna en todo el país.

Las protestas de los agricultores holandeses contra el gobierno empezó como una pequeña protesta frente a la casa de la ministra de Medio Ambiente y ahora ha escalado a una masiva movilización que alcanza prácticamente todo el país.

A principio de año, el primer ministro Mark Rutte llegó a un acuerdo con la oposición y se firmó la “Ley del Nitrógeno“, que pone fuertes restricciones a la cantidad de nitrógeno que los agricultores y ganaderos pueden emitir desde sus granjas.

El proyecto busca bajar en un 70% las emisiones de nitrógeno para 2030 y esto implica que por lo menos la mitad de los productores rurales deberán cerrar sus puertas, ya que imponer estos cambios ecologistas hacen que sus negocios dejen de ser rentables.

El grupo de activistas agrícolas Voll Gass empezó hace ya dos semanas con protestas frente a la casa de Christianne van der Wal, quien fue designada en enero como la Ministra de Naturaleza y Nitrógeno, un cargo creado a partir de la “Ley de Nitrógeno” para implementar las medidas que sean necesarias para conseguir el objetivo planteado.

El pasado 10 de junio, Van der Wal presentó por primera vez, después de seis meses de trabajo, el conjunto de medidas para lograr el objetivo. El denominado “Plan Nacional de Área Rural” requiere que las regiones de Gelderse Vallei, Veluwe, Groene Hart, y Peel lleven a cabo brutales reducciones a su producción. 

Por ejemplo, las emisiones de nitrógeno en Gelderse Vallei deben reducirse en un 80% para fin de año. En las regiones de la zona protegida Natura 2000, deben reducirse un 70%. Además, se requiere una reducción del 12% en todo el resto del país.

Los agricultores protestaron esa misma noche con tractores frente a su casa, y Voll Gass convocó a un acampe que ya lleva más de 20 días. Van der Wal y distintos funcionarios del gobierno intentaron hablar con los manifestantes, pero luego de asegurar que no darían marcha atrás con la ley verde, las protestas se intensificaron.

Agractie y FDP, las dos organizaciones rurales más importantes del país, se unieron a la movilización el pasado 22 de junio. En los últimos días de las protestas, los manifestantes arrojaron pilas de estiércol frente a la casa de la ministra, y bloquearon con estiércol la entrada de la casa del ministro de Medio Ambiente, Henk Staghouwer, quien ideó la “Ley de Nitrógeno”.

Los agricultores denuncian que las leyes verdes no solo los dejarán sin trabajo si no que tendrán un impacto sin precedentes en la producción de alimentos para el país. Estiman que el país sufriría una hambruna generalizada pocos meses después de que se empiece a aplicar el plan de Van der Wal.

El 22 y 28 de junio se celebraron las protestas más grandes de la historia del país, en el municipo de Stroe y frente al Parlamento, con tractores, autos y cientos de miles ciudadanos que acompañan a los agricultores.

Los manifestantes han sido atacados por la policía en múltiples ocasiones, pero hasta el momento la protesta se mantiene firme. Una reciente encuesta de la consultora I&O Research, publicó que el 45% de la población apoya las protestas, el 29% se mantiene neutral y el 26% las rechaza.

El pasado lunes, el gobierno anunció multas económicas a los agricultores que sean identificados en las protestas, a lo que los manifestantes han reaccionado con más bloqueos de las principales rutas del país, inclusive la ruta de acceso a Alemania, cortando la comunicación terrestre entre los dos países que son enormes socios comerciales.

El portavoz de las protestas, un productor rural del nombre Bart Kemp, ha lamentado que Holanda se haya declarado en guerra con “la república de los agricultores” y pide en cada manifestación que Van der Wal dé marcha atrás con el plan, pero el gobierno se mantiene decidido a arruinarle la vida a la población.


Seguir Leyendo

Tendencias