Seguinos en redes

Italia

Consenso Anti-Cambio Climático: Científicos italianos aseguran que el Calentamiento Global no es generado por el hombre

Publicado

en

Grandes científicos italianos publicaron una carta con casi 100 firmantes que desmienten el supuesto consenso sobre el cambio climático antropogénico.

Un grupo de 83 renombrados científicos italianos publicaron una carta el pasado 11 de enero asegurando que la evidencia científica demuestra que el cambio climático y el calentamiento global existen, pero no tiene asidero en la acción humana si no que los cambios de temperatura significativos son procesos naturales.

En las últimas décadas, se comprobó que la superficie de la Tierra ha aumentado aproximadamente 0,9 °C desde 1850 hasta la fecha, y se formuló la hipótesis que es algo anormal y se debe a actividades humanas, en particular a las excesivas emisiones de CO2 procedentes del uso de combustibles fósiles.

Esta hipótesis ha sido apodada como el “consenso científico” por revistas especializadas y por divulgadores, pero como asegura este grupo de científicos italianos, lejos está de haber un consenso, y no hay ninguna evidencia concreta que haya probado, hasta la fecha, esta argumentación.

Recientemente esta tesis recibió el titulo de Calentamiento Global Antropogénico en la academia y es activamente promovida por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) de las Naciones Unidas, el cual asegura que los cambios ambientales generarán catástrofes en un futuro próximo, haciendo del planeta inhabitable.

Esto ha llevado a naciones de todo el mundo crear ministerios y masivos presupuestos para introducir medidas que reduzcan por la fuerza la emisión de gases de efecto invernadero. Estas medidas han probado ser extremadamente duras contra las economías, y han profundizado las crisis en todo el mundo, los casos más reciente siendo en Sri Lanka o en Holanda.

Sin embargo, el origen antropogénico del calentamiento global es una conjetura no probada, deducida únicamente de ciertos modelos climáticos, es decir, de programas informáticos complejos que estiman ciertos patrones de cómo debería evolucionar la temperatura de la Tierra, llamados modelos de circulación general.

Existen modelos igual de válidos que prueban lo contrario; que la gran parte del aumento de temperatura de la Tierra se explica por fenómenos naturales, no humanos. Hasta la fecha, no hay evidencia que permita elegir un modelo por sobre el otro, aseguran los científicos firmantes.

La responsabilidad antropogénica del cambio climático observado en el último siglo es, por lo tanto, excesivamente exagerada y los pronósticos catastróficos no son realistas”, concluyen.

Modelo Natural del Clima

El clima es el sistema más complejo de la Tierra, por lo que se deben abordar con métodos apropiados que se adapten a su nivel de complejidad. Los modelos de simulación del clima que promueve la ONU no reproducen la variabilidad natural del clima y, en particular, no reconstituyen los períodos cálidos de los últimos 10.000 años, lo cual, según los firmantes, lleva a errores significativos.

Cuando se agregan estos parámetros a los modelos, se descubre que los calentamientos se han repetido cada mil años. Por ejemplo, existe el período cálido medieval, alrededor del año 800, cuando la temperatura era 2°C arriba de la temperatura promedio, en una época donde no existían procesos industriales que liberaran gases contaminantes.

También ocurrió lo mismo durante el período cálido romano, entre el 250 a.C y el 400 d.C., cuando la temperatura subió 0,6 °C; el período cálido minoico, entre los años 1.500 y 1.200 años a.C., con una anomalía climática de +1,2 ºC.; y el llamado Holoceno Climático, hace 8.000 años.

Estos períodos del pasado ​​fueron más cálidos que el actual, con la concentración de CO2 más baja que la actual; y nadie niega los fenómenos climáticos detrás suyo. Sin embargo, los modelos de circulación general fallan en reproducir estos ciclos, por lo que es un error usarlos para tomar medidas con un impacto tan fuerte en la vida de las personas, según los científicos italianos.

Hay mucha evidencia que indica que el calentamiento global actual es parte de un ciclo cálido como los otros, ya que las anomalías de temperatura comenzaron, de hecho, en el 1700, es decir, en el punto menor de la Pequeña Edad de Hielo, que es el período más frío de los últimos 10.000 años, y corresponde a un mínimo milenario de actividad solar que los astrofísicos llaman mínimo solar de Maunder. La actividad solar es también un punto crucial que determina los períodos cálidos o polares de la Tierra.

De hecho, los modelos del “consenso del cambio climático”, no logran reproducir las oscilaciones climáticas bien conocidas dentro de este período cálido que se está viviendo. Hubo un primer subperíodo de calentamiento fuerte (1850-1880) seguido de uno de enfriamiento (1880-1910), a pesar de que en el medio estalló la Revolución Industrial y el efecto antropológico debería haber sido determinante.

Posteriormente hubo otro subperíodo de calentamiento (1910-1940), y otro subperíodo de enfriamiento (1940-70) y uno nuevo de calentamiento (1970-2000), que parece haberse estabilizado, ya que los años siguientes (2000-2021) no vieron el aumento predicho por los modelos, de aproximadamente 0,2° C por década, sino una clara estabilidad climática interrumpida esporádicamente por las rápidas oscilaciones naturales del Océano Pacífico ecuatorial, denominadas El Niño Southern Oscillation (ENOS), como la que provocó el calentamiento temporal en 2015 y 2016.

Así pues, es científicamente irrealista atribuirle al hombre la responsabilidad del calentamiento observado desde 1900 hasta la actualidad, y mucho menos el calentamiento más general desde el año 1700s. Las predicciones alarmistas por lo tanto no son creíbles, ya que se basan en modelos cuyos resultados están en contradicción con los datos observados.

REDACTORES DE LA CARTA

  1. Uberto Crescenti, profesor emérito de geología aplicada, Università G. D’Annunzio, Chieti-Pescara, ex Rectore magnifique et Président de la Société italienne de géologie.
  2. Giuliano Panza, profesor de sismología de la Universidad de Trieste, académico de Lincei y de la Academia Nacional de Ciencias, conocido como el XL, Premio Internacional 2018 de la Unión Americana de Geofísica.
  3. Alberto Prestininzi,profesor de geología aplicada, Universidad de La Sapienza, Roma, ex editor científico jefe de la Revista Internacional IJEGE y director del Centro de Investigación sobre Predicción y Control de Riesgos Geológicos.
  4. Franco Prodi, profesor de física atmosférica, Universidad de Ferrara.
  5. Franco Battaglia, profesor de química física, Universidad de Módena; Movimento Galileo 2001.
  6. Mario Giaccio,profesor de tecnología y economía de las fuentes de energía, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara, ex decano de la Facultad de Economía.
  7. Enrico Miccadei, profesor de Geografía, Física y Geomorfología, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  8. Nicola Scafetta, profesora de física atmosférica y oceanografía, Universidad Frederico II de Nápoles

FIRMAS 

  1. Antonino Zichichi, profesor emérito de Física, Universidad de Bolonia, fundador y presidente del Centro Ettore Majorana para la Cultura Científica en Erice.
  2. Renato Angelo Ricci, profesor emérito de física de la Universidad de Padua, ex presidente de la Sociedad Italiana de Física y de la Sociedad Europea de Física; Movimiento Galileo 2001.
  3. Aurelio Misiti, profesor de Salud-Ingeniería Ambiental, Universidad La Sapienza, Roma.
  4. Antonio Brambati, profesor de sedimentología, Universidad de Trieste, director del proyecto Paleoclima-mare de PNRA, ex presidente de la Comisión Nacional de Oceanografía.
  5. Cesare Barbieri, Profesor Emérito de Astronomía, Universidad de Padua.
  6. Sergio BartalucciFísico, Presidente de la Asociación Científica y Tecnológica de Ricerca Italiana.
  7. Antonio Bianchini, profesor de astronomía, Universidad de Padua.
  8. Paolo Bonifazi, ex director del Instituto Interplanetario de Física Espacial, Instituto Nacional de Astrofísica.
  9. Francesca Bozzano, profesora de Geología Aplicada, Universidad Sapienza de Roma, Directora del Centro de Investigación CERI.
  10. Marcello Buccolini, profesor de geomorfología, Universidad de G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  11. Paolo Budetta, profesor de geología aplicada, Universidad de Nápoles.
  12. Monia Calista, Investigadora en Geología Aplicada, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  13. Giovanni Carboni, profesor de física, Universidad Tor Vergata, Roma; Movimiento Galileo 2001.
  14. Franco Casali, profesor de física, Universidad de Bolonia y Academia de Ciencias de Bolonia.
  15. Giuliano Ceradelli, ingeniero y climatólogo, ALDAI.
  16. Domenico Corradini, profesor de geología histórica, Universidad de Módena.
  17. Fulvio Crisciani, profesor de dinámica de fluidos geofísicos, Universidad de Trieste e Instituto de Ciencias Marinas, CNR, Trieste.
  18. Carlo Esposito, Profesor de Teledetección, Universidad La Sapienza, Roma.
  19. Mario Floris, profesor de Teledetección, Universidad de Padua.
  20. Gianni Fochi, químico, Scuola Normale Superiore de Pisa; periodista científico.
  21. Mario Gaeta, profesor de volcanología, Universidad de La Sapienza, Roma.
  22. Giuseppe Gambolati, miembro de la  American Geophysica Union, profesor de métodos numéricos, Universidad de Padua.
  23. Rinaldo Genevois, profesor de geología aplicada, Universidad de Padua.
  24. Carlo Lombardi, profesor de Plantas Nucleares, Politécnica de Milán.
  25. Luigi Marino, Geólogo, Centro de Investigación de Control y Predicción de Riesgos Geológicos, Universidad La Sapienza, Roma.
  26. Salvatore Martino, profesor de Microzonación Sísmica, Universidad La Sapienza, Roma.
  27. Paolo Mazzanti, profesor de interferometría satelital, Universidad de La Sapienza, Roma.
  28. Adriano Mazzarella, profesor de meteorología y climatología, Universidad de Nápoles.
  29. Carlo Merli, profesor de Tecnologías Ambientales, Universidad La Sapienza, Roma.
  30. Alberto Mirandola, profesor de Energética Aplicada y presidente del Doctorado en Energética de la Universidad de Padua.
  31. Renzo Mosetti, profesor de oceanografía, Universidad de Trieste, ex director del Departamento de Oceanografía, Istituto OGS, Trieste.
  32. Daniela Novembre, investigadora en Geo-recursos mineros y aplicaciones mineralógicas y petrográficas, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  33. Sergio Ortolani, profesor de Astronomía y Astrofísica, Universidad de Padua.
  34. Antonio Pasculli, Investigador de Geología Aplicada, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  35. Ernesto Pedrocchi, Profesor Emérito de Energía, Politécnico de Milán.
  36. Tommaso Piacentini, profesor de Geografía Física y Geomorfología, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  37. Guido Possa, ingeniero nuclear, ex viceministro Miur.
  38. Mario Luigi Rainone, profesor de geología aplicada, Universidad de Chieti-Pescara.
  39. Francesca Quercia, geóloga, directora de investigación, Ispra.
  40. Giancarlo Ruocco,  profesor de Estructura de la Materia, Universidad La Sapienza, Roma.
  41. Sergio Rusi, profesor de hidrogeología, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  42. Massimo Salleolini, profesor de hidrogeología aplicada e hidrología ambiental, Universidad de Siena.
  43. Emanuele Scalcione, Jefe del Servicio Regional de Agrometeorología de Alsia, Basilicata.
  44. Nicola Sciarra, profesora de geología aplicada, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  45. Leonello Serva, geólogo, director de servicios geológicos de Italia; Movimiento Galileo 2001.
  46. Luigi Stedile, geólogo, Centro de Investigación de Control y Control de Riesgos Geológicos, Universidad de La Sapienza, Roma.
  47. Giorgio Trenta, físico y médico, presidente emérito de la Asociación Italiana de Protección de Radiación Médica; Movimiento Galileo 2001.
  48. Gianluca Valenzise, Directora de Investigación, Instituto Nacional de Geofísica y Volcanología, Roma.
  49. Corrado Venturini, profesor de geología estructural, Universidad de Bolonia.
  50. Franco Zavatti, investigador de astronomía, Universidad de Bolonia.
  51. Achille Balduzzi, geólogo, Agip-Eni.
  52. Claudio Borri, profesor de ciencias de la construcción, Universidad de Florencia, coordinador del Doctorado Internacional en Ingeniería Civil.
  53. Pino Cippitelli, geólogo Agip-Eni.
  54. Franco Di Cesare, Ejecutivo, Agip-Eni.
  55. Serena Doria, Investigadora de Probabilidad y Estadística Matemática, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  56. Enzo Siviero,  profesor de Ponti, Universidad de Venecia, Rector de la Universidad e-Campus.
  57. Pietro Agostini, Ingeniero, Asociación de Científicos y Tecnolgi para la Investigación Italiana.
  58. Donato Barone, ingeniero.
  59. Roberto Bonucchi, maestro.
  60. Gianfranco Brignoli, geólogo.
  61. Alessandro Chiaudani, Doctor en Agricultura, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  62. Antonio Clemente, Investigador en Planificación Urbana, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  63. Luigi Fressoia, arquitecto urbano, Perugia.
  64. Sabino Gallo, ingeniero nuclear.
  65. Daniela Giannessi, primera investigadora, Ipcf-Cnr, Pisa.
  66. Roberto Grassi, ingeniero, director de G&G, Roma.
  67. Alberto Lagi, Ingeniero, Presidente de Restauración de Plantas Complejas Dañadas.
  68. Luciano Lepori, investigador del Ipcf-Cnr, Pisa.
  69. Roberto Madrigali, Metereologo.
  70. Ludovica Manusardi, física nuclear y periodista científica, Ugis.
  71. Maria Massullo, Tecnologia, Enea-Casaccia, Roma.
  72. Enrico Matteoli, Primer Investigador, Ipcf-Cnr, Pisa.
  73. Gabriella Mincione, profesora de ciencias y técnicas de medicina de laboratorio, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  74. Massimo Pallotta, primer tecnólogo, Instituto Nacional de Física Nuclear.
  75. Enzo Pennetta, profesor de ciencias naturales y divulgador científico.
  76. Nunzia Radatti, química, Sogin.
  77. Vincenzo Romanello, Ingeniero Nuclear, Centro de Investigación, Rez, República Checa.
  78. Alberto Rota, ingeniero, investigador en Cise y Enel.
  79. Massimo Sepielli, Director de Investigación, Enea, Roma.
  80. Ugo Spezia, Ingeniero, Gerente de Seguridad Industrial, Sogin; Movimiento Galileo 2001.
  81. Emilio Stefani, profesor de fitopatología, Universidad de Módena.
  82. Umberto Tirelli, científico superior visitante, Istituto Tumori d’Aviano; Movimiento Galileo 2001.
  83. Roberto Vacca, ingeniero y escritor científico.

Argentina

A pesar de no formar parte del grupo, Javier Milei asistirá al G7 por invitación personal de Giorgia Meloni

Publicado

en

La primera ministra de Italia extendió la invitación al Presidente de la República Argentina, Javier Milei, para participar en la próxima cumbre del Grupo de los Siete.

El Grupo de los Siete (G7) es el foro político y económico más poderoso del mundo, englobando a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. Este año, la cumbre está programada para celebrarse en junio en la región italiana de Apulia.

Si bien Argentina no es parte del grupo, este año los 7 líderes más importantes del mundo estarán acompañados por el presidente Javier Milei, gracias a una invitación personal que le extendió la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, encargada de organizar el evento en esta ocasión.

Este gesto, que ha sido recibido con interés y anticipación, refleja la creciente importancia de Milei en la arena política internacional y destaca la influencia que ha ganado como líder mundial. Y no solo Meloni quiere tenerlo presente en G7, ya que estas invitaciones suelen realizarse en consenso con los demás integrantes.

La invitación formal fue entregada a través de una nota diplomática, transmitida por el embajador italiano en Argentina, Fabrizio Lucentini, y recibida con gratitud por la cnciller Diana Mondino. La confirmación de la participación de Milei en la cumbre del G7 representa un reconocimiento significativo de su papel como figura destacada en la política global y subraya la creciente relevancia de Argentina en el escenario internacional.

Fue así la cuenta oficial de Cancillería la que emitió un comunicado anunciando la invitación de Meloni a Milei para participar en la cumbre más importante del año. El mensaje enfatizó la importancia de fortalecer los lazos bilaterales entre Argentina e Italia y destacó el papel crucial que desempeñará Milei en el diálogo sobre cuestiones de interés mutuo durante la reunión.


De esta manera, Milei le agregará un poco de liberalismo a una cumbre que prometía ser un epicentro de la izquierda mundial, ya que este año coinciden el presidente de EE.UU., Joe Biden; el líder socialista de Alemania, Olaf Scholz; el progresista premier canadiense, Justin Trudeau; el socialdemócrata presidente de Francia, Emmanuel Macron; y el centrista premier inglés, Rishi Sunak.

Por la derecha, solo iban a estar el premier de Japón, Fumio Kishida, y la propia Georgia Meloni. Ahora ambos discutirán con el resto de los integrantes con Milei dando respaldo y su singular visión del mundo.

La participación de Javier Milei en la cumbre del G7 brindará una oportunidad única para que Argentina exprese su visión y perspectivas sobre una serie de temas globales clave, incluyendo la economía mundial, la seguridad internacional y el cambio climático, todos puntos donde la visión del mandatario argentino difiere del establishment del Grupo.

Además, permitirá a Milei establecer contactos con líderes de otros países con quienes todavía no ha tenido la oportunidad de reunirse, y fortalecer los lazos diplomáticos de Argentina en el escenario internacional.

Es importante destacar que la invitación de Meloni a Milei no solo refleja la afinidad ideológica entre ambos líderes, sino también la creciente cooperación entre Italia y Argentina en una variedad de áreas, incluyendo el comercio, la seguridad y la política internacional. Esta colaboración estratégica entre dos naciones democráticas y comprometidas con los valores occidentales conservadores resulta fundamental en el escenario tanto latinoamericano como europeo.

Seguir Leyendo

Economía

Meloni busca privatizar el Servicio Postal y los ferrocarriles en Italia, después de décadas de estar en quiebra

Publicado

en

La venta de activos estatales facilitaría la cancelación de compromisos de deuda y el necesario equilibrio de las finanzas públicas. Las autoridades preparan un drástico ajuste fiscal para 2024.

La Primer Ministra Georgia Meloni anunció recientemente la vocación del Gobierno por la privatización de una gran cantidad de activos estatales. Estas maniobras permitirían dos objetivos principales: se podrían obtener acreencias importantes para cancelar compromisos de deuda a corto plazo, y también se facilitaría el equilibrio de las finanzas públicas.

El Gobierno anunció que buscará lanzar a la venta el 13% del paquete accionario de Correo Italiano. Actualmente el Estado italiano retiene el total del paquete accionario: en un 65% de forma directa, y en un 35% a través del banco de desarrollo Cassa Depositi e Prestiti (del cual el Estado es dueño en un 82%).

Por otra parte, el Gobierno también evalúa la privatización parcial de Ferrocarriles Estatales Italianos (FS), la empresa insignia que tomó especial protagonismo durante los años del fascismo. Se trata de una de las privatizaciones más complejas dentro del prontuario que anunció el oficialismo, por lo que el proceso podría demorar años en consumarse.

“Creo que existe la posibilidad de que particulares participen en acciones minoritarias en empresas que hoy están totalmente bajo control público, y este es el caso de los ferrocarriles”, expresó la Primer Ministra.

Meloni demostró su determinación a favor de las privatizaciones por primera vez en noviembre del año pasado, cuando se concretó la venta del 25% del paquete accionario del histórico Banco Monte dei Paschi di Siena, nada menos que la institución bancaria más antigua del mundo (fundada en el año 1472). Esto dejó una acreencia neta por 920 millones de euros.

El Estado asumió su control mayoritario durante la crisis financiera internacional de 2008, y el Gobierno de Meloni se comprometió a devolverlo a manos privadas. Tras esta primera maniobra, se propone continuar con la venta de acciones hasta desaparecer por completo la participación estatal en el banco.

Se estudiarán nuevos y sucesivos programas de privatización total o parcial de empresas públicas para alcanzar un objetivo de recaudación de al menos 20.000 millones de euros entre 2024 y 2026. Este programa ayudaría a mantener bajo control el crecimiento explosivo del endeudamiento.

El Estado italiano mantiene un stock de deuda pública superior al 143% del PBI, y un margen de deuda neta que representa por lo menos el 132% del producto respectivamente. La delicada situación financiera del sector público limita extremadamente su capacidad para recapitalizar las empresas bajo su control, por lo que la participación del sector privado resulta fundamental para evitar el deterioro general de los servicios prestados.

La apertura de las puertas hacia la privatización también contribuiría a mejorar notablemente el atractivo inversor por parte de capitales extranjeros, algo que fue especialmente relevante para países como Grecia en los últimos años.

Seguir Leyendo

Argentina

Milei brilló en la TV italiana y volvió a sus raíces mediáticas: “El comunismo es una enfermedad del alma”

Publicado

en

Tras las fuertes críticas que había hecho al Papa Francisco, admitió que debió “reconsiderar algunas posiciones”, pero reafirmó su ideología “anarcocapitalista” y que su objetivo es quitar al Estado del medio de la vida de los argentinos.

El presidente Javier Milei, dio este sábado una entrevista exclusiva al programa Quarta Repubblica, del canal Rete 4, del conglomerado mediático Mediaset, fundado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi, y considerado uno de los canales mainstream más de derecha de Italia.

En un mano a mano con el periodista Nicola Porro, el mandatario argentino volvió a sus raíces mediáticas que lo llevaron a la fama en su país, y defendió el modelo libertario a capa y espada contra un entrevistador que, si bien coincide ideológicamente con Milei, se puso en modo “abogado del diablo” para indagarlo.

Milei aprovechó la oportunidad para retomar su fiel estilo de showman y explicar con simpleza conceptos más bien complejos. “Siento un profundo desprecio por el Estado, que creo que es la asociación criminal más grande del mundo”, afirmó sintetizando por qué se considera anarcocapitalista aún siendo presidente.

El jefe de Estado destacó que es el primer “liberal libertario en ser Presidente”, al tiempo que se definió como “anarcocapitalista”. Y reflexionó: “Todos los días comprás algo y el Estado te roba con los impuestos”, analizó.

Insistió, en tanto, con su idea de retirar al Estado de la administración de la economía de la Argentina. “La única función del Estado es la defensa, la seguridad y la justicia”, apuntó al respecto, y agregó que en su país “también se administra la salud y la educación, algo que se decidió hace mucho tiempo, pero nada más“.

En la entrevista, Milei le confió a Porro que “su estilo es hablarle a la gente diciendo la verdad”. “Hay 5 millones de argentinos no tienen qué comer porque el Estado le roba al sector privado” y apuntó que “en ese marco decadente” encontró la posibilidad de “introducir las ideas libertarias”.

Por otra parte, también se refirió a su base de seguidores y militantes que en un principio se conformó en la juventud desencantada con la política. “Los jóvenes me quieren mucho porque tienen menos tiempo de lavado de cerebro“, indicó para explicar el fenómeno.

Milei le hizo un resumen a su interlocutor de lo que hizo desde que llegó a la Casa Rosada. “En lo que va de nuestra corta gestión echamos a 50 mil empleados públicos y hay más de 10 mil contratos que no han sido renovados“, explicó.

Además destacó el recorte de 200 mil planes sociales dados de baja por irregularidades, que redujo las transferencias “discrecionales” a las provincias en un 98% y que llevó la obra pública a cero.

En otro pasaje de la entrevista, el Presidente argentino enumeró medidas tomadas para ajustar el Estado. Porro, su entrevistador, le remarcó que esas políticas eran diametralmente distintas a las europeas.

En Europa hacemos todo lo contrario, subimos los impuestos, creamos nuevas regulaciones, gastamos más, nos endeudamos más“, exclamó el italiano. En ese momento se dio una dinámica que los argentinos que siguen al Milei de la tele conocen muy bien, pero que es una novedad afuera: Milei se convirtió en el entrevistador, y “educó” al periodista.

Le hago una pregunta: ¿cuál es la zona del mundo que crece menos?“, preguntó el Presidente inviertiendo los roles de la entrevista. “Europa“, replicó Porro, a lo que contestó efusivamente Milei: “Obviamente, porque tienen un montón de Estado y un montón de keynesianos“.

En otro pasaje de la entrevista, Milei sostuvo que “el Estado es el enemigo, una asociación criminal” y que el comunismo es “una enfermedad del alma”, algo que según cuenta, descubrió más de grande.

Al principio pensaba que el comunismo era un problema mental, porque el socialismo puro fue derrotado por la teoría económica y empíricamente no cierra por ningún lado. O sea, al principio pensé que era un problema de naturaleza mental”, aseguró.

Pero, luego, me di cuenta de que es algo mucho peor, es una enfermedad del alma. Cuando se aplicó bien el socialismo, se asesinaron a más de 6 millones de seres humanos“, remató. “Solo alguien podrido del alma puede apoyar algo así”.

Porro, como abogado del diablo, le retrucó: “Pero Javier, los comunistas no existen más son una cosa del pasado”, a lo que Milei le dijo que si quiere puede llamarlos socialistas. “Lo que hay son muchos socialistas que quieren lograr esto a largo plazo. Son comunistas cobardes“.

Qué dijo Javier Milei sobre su relación con el Papa Francisco

La entrevista fue grabada el domingo por la noche, luego de que Milei participara de la ceremonia de canonización de Mama Antula en el Vaticano pero antes del encuentro privado en el Palacio Apostólico. Sin embargo, las palabras del presidente fueron de tabula rasa.

Tras las duras críticas que había expresado contra el Sumo Pontífice durante la campaña electoral, Milei reconoció que tuvo que “reconsiderar algunas posiciones” porque ha “comprendido en estos últimos tiempos, entre otras cosas, que el Papa es el argentino más importante, es el líder de los católicos en el mundo”.

Por consiguiente, todo esto implica algo muy, muy importante: representa una institución muy importante sobre todo en un país como Argentina, que tiene tantas raíces católicas“, enfatizó.

Y agregó: “En consecuencia, tuve que reconsiderar algunas posturas y, a partir de ese momento, comenzamos a construir un vínculo positivo“.

El árbol genealógico de Milei

En otro tramo de la entrevita, el Presidente argentino contó algunos detalles de su relación personal con Italia, sus orígenes que lo vinculan con ese país y las pasiones que lo acercan a la cultura “tana”.

El periodista, en un intento por romper el hielo, antes de ahondar en cuestiones políticas quiso saber si era cierto que Milei tenía una particular devoción por Italia: “Qué sientes por la italianidad?“, quiso saber POrra.

Ante eso el Jefe de Estado recordó y contó parte de su árbol genealógico que lo acercan al país de la pasta y la pizza. “En principio soy 75 por ciento italiano. Los padres de mi padre eran italianos, y de parte de mi mamá, mi abuela era italiana y su padre yugoslavo“, contó.

Y parece que la sangre tira bastante“, agregó entre risas. Además, destacó su predilección por la música de origen italiano: “Tengo una pasión desbordante por la ópera, en especial por Rossini, Bellini Donizetti, Verdi y Puccini“, nombró.

Finalmente, Milei contó que cada vez que le tocó viajar a Europa por trabajo lo hizo por la aerolínea Air Italia: “Para poder hacer una escala en Roma“, explicó. “Me gusta demasiado“.

Seguir Leyendo

Tendencias