Seguinos en redes

Italia

El crecimiento imparable de Giorgia Meloni: Sus candidatos arrasan en las elecciones y es la mandataria con mayor aprobación de Europa

Publicado

en

La primera ministra de Italia completa tres meses de gobierno con una fuerte suba de su imagen positiva, y la Coalición de Centroderecha triunfa en las elecciones de Lazio y Lombardia

La flamante presidente del Consejo de Ministros italiana, Giorgia Meloni, ha superado satisfactoriamente sus primeros tres meses de gobierno y se posiciona como la líder más popular de Europa.

Sus primeras decisiones como jefa de gobierno han ofrecido un balance positivo, algo que se vio reflejado en los resultados de las recientes elecciones en las dos regiones más importantes de Italia: Lazio (cuya capital es Roma) y Lombardia (su capital siendo Milán), las cuales son las más pobladas e importantes a nivel político y económico, ya que concentran la mayor parte de la actividad económica.

En Lazio, el candidato de la coalición de centro-derecha, Francesco Rocca, ganó con el 51% de los votos, mientras que en Lombardia, su par, Attilio Fontana, logró retener el cargo con una victoria aún más amplia, un aplastante 54%. La oposición, fuertemente debilitada por la derrota en las elecciones parlamentarias de septiembre 2022, se ha presentado con diferentes candidatos y ninguno pudo presentar una alternativa viable.

Históricamente, cuando había poca participación en las urnas, la izquierda solía ser la favorita, pero en este caso, pese a que menos del 50% de los electores se presentaron a la cita, la derecha ha logrado una victoria apabullante.

Felicitaciones a Francesco Rocca y Attilio Fontana por la clara victoria en estas elecciones regionales, confiada en que ambos darán todo para honrar el voto y el mandato recibido de los ciudadanos de Lazio y Lombardía. Un resultado importante y significativo, que consolida la unidad de la centro-derecha y fortalece el trabajo del Gobierno”, dijo Meloni.

Con este resultado, la derecha ha logrado un nuevo récord: gobernar 15 de las 19 regiones de Italia (las dos restantes tienen gobiernos de listas autonomistas locales), y cabe destacar que ninguna coalición ha gobernado tantas regiones contemporáneamente en la historia de la República. Sólo Emilia Romagna, Toscana, Campania y Puglia se mantienen bajo gobiernos de izquierda.

Italia: en azul las regiones gobernadas por la derecha y en rojo las regiones gobernadas por la izquierda.

Asimismo, esta primera prueba electoral refuerza la confianza sobre el gobierno de Fratelli d’Italia como lo confirma una reciente encuesta realizada por SWG. En caso de nuevas elecciones parlamentarias, el partido de la joven líder alcanzaría el 31% de los votos, muy por delante de la Liga (9,3%) y de Forza Italia (6,2%), con un total para la Coalición de Centro-Derecha entorno al 46,5%.

Sin embargo, más impresionante aún es el crecimiento de popularidad que ha tenido la propia Giorgia Meloni. De acuerdo a un sondeo de Termómetro Político, los resultados de las últimas elecciones regionales han provocado un aumento en el índice de confianza en Giorgia Meloni, el cual alcanzó un 44,4%

A diferencia de otros líderes de izquierda que llegan a poder y casi inmediatamente se desploman en los índices de aprobación, Meloni sube mes a mes, una consecuencia de mantenerse fiel a sus promesas de campaña y no concederla nada a la oposición.

A la hora de compararse con la aprobación de otros líderes, The Morning Consult ubica a la romana en la sexta posición del ranking mundial, con el 53% de imagen positiva, y primera en referencia a los representantes de la Unión Europea.

Giorgia Meloni ha pasado, gracias a su pragmatismo y estabilidad política, de ser considerada un “peligro” a convertirse en la líder más fuerte e influyente de Europa, como tituló The Times luego de examinar sus primeros cien días al frente del gobierno.

¿De qué manera se explica este gran apoyo?

Como se mencionó anteriormente, sus primeros cien días de gobierno han sido satisfactorios y ha cumplido o está en camino de cumplir todas sus propuestas de campaña.

Entre los resultados económicos podemos ver el Spread, que indica la diferencia de rendimiento de los títulos del Estado italianos a 10 años y sus correspectivos alemanes, el cual es una excelente referencia para medir el estado de salud de una economía nacional y es correlativo al Riesgo País que tanto se habla para los países latinoamericanos, ha disminuido de 236 puntos básicos a 175. Mientras tanto, el mercado de valores (Borsa di Milano) ha registrado un crecimiento del 20%.

La Banca d’Italia estima que en el segundo semestre del 2023 la economía se recuperará con fuerza y proyecta un índice de crecimiento superior al promedio europeo para el año en curso y el 2024.

Su ley de presupuesto incluye 21.000 millones de euros para reducciones de impuestos destinadas a las empresas y los hogares para poder hacer frente a la crisis energética, además de un incremento de las pensiones mínimas y un bono social para las rentas más bajas.

El precio del gas ha disminuido más de un 34% respecto al mes de diciembre de 2022 y las proyecciones indican que podría volver muy pronto a los niveles anteriores a la guerra en Ucrania.

¿Podríamos haber hecho más? Siempre se puede hacer más, pero estoy satisfecha de que no haya pasado un sólo día sin haber intentado dar al menos una respuesta”, dijo la Primera Ministra en un vídeo publicado en sus redes sociales con respecto a los primeros cien días de gobierno.

Meloni, además, ha logrado que Italia vuelva a tomar un papel protagónico en el viejo continente firmando nuevos convenios bilaterales energéticos. Volviendo a poner el Mar Mediterráneo en el centro de la escena y, también, frenando el flujo de inmigración ilegal proveniente de África, restringiendo los abusos de las ONG cómplices del tráfico de seres humanos.

Por otro lado, Meloni ha logrado llevar adelante correctamente, y con mucho pragmatismo, las relaciones con sus aliados Matteo Salvini y Silvio Berlusconi. A pesar de los roces al principio de su gobierno, la alianza se encuentra más unida que nunca.

Para la nueva gobernante es fundamental la comunicación con los italianos y la calidez del mensaje. Por ello ha creado un segmento titulado Gli appunti di Giorgia, o “los apuntes de Giorgia”. En estos videos semanales, la romana explica qué cosas se han hecho y sobre todo el por qué se han hecho de esa manera. Esta idea ha tenido una excelente recepción y es la única jefa de gobierno en hacer algo similar.

Controlar la inflación, continuar disminuyendo los precios de la energía, formalizar trabajadores que todavía se encuentran fuera del sistema, insertar personas que reciben ayudas económicas del Estado en el mundo del trabajo y puntualmente en el sector privado, son sólo algunos de los grandes desafíos que Italia tiene por delante.

Giorgia Meloni y Fratelli d’Italia basan su política en el patriotismo, el conservadurismo y en la defensa del interés nacional. La Primera Ministra tiene la oportunidad de hacer historia, al demostrarles a Europa y al resto del mundo de qué manera se pueden resolver los problemas reales de los ciudadanos, sin caer en absurdas agendas ideológicas promovidas por organismos supranacionales.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Italia

Meloni defendió su agenda de derecha en el Congreso del sindicato más importante de Italia

Publicado

en

La líder italiana dio la cara en en Congreso de la CGIL, donde le habló directamente a los líderes sindicales para explicarles por qué eliminó el salario básico universal y el salario mínimo.

La primera ministra italiana Giorgia Meloni demostró su enorme valentía y se presentó en persona este viernes ante el principal sindicato del país para defender su agenda de derecha, convirtiéndose en la primera mandataria en casi 30 años que da la cara en el Congreso de la Confederación General del Trabajo (CGIL).

En su discurso, argumentó ante los líderes sindicales la importancia de la reforma fiscal, que busca reducir el impuesto a las ganancias, al tiempo que justificó la quita del plan social conocido como “ingreso por ciudadanía”, explicándoles que ese tipo de subsidios “favorece el trabajo irregular y no sindicado”.

El mérito es el único ascensor social que existe si va acompañado de igualdad de condiciones de partida“, planteó la derechista. “El programa no beneficia a quien puede trabajar, ya que ha servido para mantenerlos en la condición de pobreza y queremos ofrecerles la salida de esa condición. El único camino que conozco para eso es el trabajo“, les argumentó.

El pasado jueves el Parlamento aprobó la mega-reforma de Meloni, que impone un “flat tax” al impuesto a las ganancias, reduciendo enormemente la carga para los trabajadores de ingresos medios. A su vez, elimina “redito di citadinanza” (ingreso por ciudadanía), un salario básico universal introducido por el comunista Giuseppe Conte en 2018 que llegaba hasta los 800 euros para desempleados y subocupados, y que ahora solo percibirán personas que por alguna discapacidad no puedan trabajar.

Con su discurso de más de una hora, Meloni intentó calmar las quejas de los sindicalistas que estaban amenazando con un paro general por esta reforma. La líder de la derecha se apareció por sorpresa en la norteña ciudad de Rímini donde se estaba llevando a cabo el Congreso de Confederación General Italiana del Trabajo, convirtiéndose en la primera mandataria en hacerlo desde la visita de Romano Prodi en 1996.

En su intervención, Meloni pidió a los sindicatos que se enfoquen en la generación de empleo ya que “la riqueza la crean las empresas y los trabajadores, no el Estado”. Y agregó: “El desafío es poner a empresas y trabajadores en la mejor condición para crear una riqueza que inevitablemente caerá sobre todos“.

Italia es el único país de la Unión Europea que tiene salarios mas bajos que antes de 1990. Significa que hay una emergencia y que las recetas usadas hasta ahora no funcionaron y hace falta imaginar un camino nuevo. Ese camino que hasta ahora no se tomó es apostar todo al crecimiento económico“, propuso.

Meloni también explicó por qué no daría lugar al reclamo de algunos sindicalistas que piden la instalación de un salario mínimo universal, tras la eliminación del salario básico universal. “La introducción del salario mínimo legal no es el camino: temo que fijarlo por ley se vuelva no una tutela agregada a las garantías de los convenios colectivos que ya existen, sino una herramienta que las sustituiría haciendo un favor a quienes quieren negociar a la baja los derechos de los trabajadores“, profundizó.

Luego de las críticas de los sectores más radicalizados de la CGIL durante la semana a la presencia de la premier, Meloni planteó que su asistencia en el congreso nacional de la central obedecía a un gesto por la “unidad”.

No tengo miedo a que me silben, no escapo a los contextos difíciles, no me asustan. La razón por la que decidí venir es porque no es un día como otros, es la fiesta de la unidad nacional. Mi presencia no solo busca llenar el vacío de que hace 27 años no venia un jefe del Gobierno“, concluyó.

Antes de que hable Meloni, los miembros votaron para elegir a su secretario general, donde el líder gremial Maurizio Landini obtuvo la reelección por otros cuatro años, quien en los últimos meses hbía accedido a dialogar con el nuevo gobierno de derecha a pesar de que los sectores más de izquierda demandaban huelgas.

Para Landini, la presencia de Meloni en el encuentro históricamente caracterizado como de izquierda en el que estuvieron también autoridades del Vaticano y de la Iglesia italiana “es un elemento de respeto y de reconocimiento a nuestro sindicato que representa a millones de personas“, en referencia a los casi 6 millones de afiliados que tiene la central sindical.

Seguir Leyendo

Israel

Cumbre de derecha en Roma: Meloni recibe a Netanyahu y promete una “nueva era” de relaciones entre Italia e Israel

Publicado

en

El primer ministro israelí viajó a Roma para reunirse con su homóloga y asistir a una reunión de negocios con los más influyentes empresarios italianos para firmar nuevos acuerdos de inversión y colaboración.

Este viernes, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, fue recibido por su homóloga italiana Giorgia Meloni en Roma en lo que significó la primera visita de alto perfil del renovado mandatario judío a Europa.

Los dos se conocen de larga data y se tienen “en alta estima desde hace mucho tiempo”, según dijeron ante la prensa después de un almuerzo de trabajo. Netanyahu felicitó a la ex diputado en su nuevo rol al frente del difícil gobierno italiano, y mencionó que estaba “muy impresionado” por su liderazgo.

Meloni es hoy la máxima líder de la derecha no solo en Italia si no que en toda Europa, mientras que Netanyahu cumple el mismo rol en Israel, la única democracia de Medio Oriente, lo que los convierte en dos fuerzas importantísimas para desarrollar una integración internacional entre sus países.

En junio de 2022, los entonces primeros ministros Naftali Bennett y Mario Draghi habían prometido fortalecer las relaciones entre Israel e Italia. Sin embargo, sus gobiernos colapsaron y ambos países volvieron a las urnas, de las cuales Netanyahu y Meloni salieron victoriosos.

La cumbre de la derecha prometió continuar con aquella promesa fallida de sus predecesores, y se llegaron a múltiples acuerdos relacionados con las relaciones comerciales, inversiones bilaterales, defensa, energía y transporte.

El primer ministro israelí participó en la primera edición del Foro Económico para Empresas Italianas que lanzó Adolfo Urso, actual Ministro de Comercio italiano. El objetivo de la inclusión de Netanyahu en el evento fue para discutir posibles inversiones cruzadas con Israel en los sectores industriales, tecnológicos y científicos.

Netanyahu le dijo a los grandes empresarios italianos que ambos países necesitan un “salto cuántico” en la cooperación bilateral y hacia el fin del Foro se acordaron reuniones intergubernamentales todos los años para mantener esta asociación estratégica.

El destino de Europa se juega en el Mediterráneo, y nuestros países juntos pueden mostrar el camino a seguir”, subrayó el ministro Urso, “también porque cuentan con sistemas económicos y productivos complementarios, especialmente propicios para afrontar las nuevas fronteras tecnológicas”.

Asistieron a la conferencia del primer ministro judío más de cincuenta representantes de empresas y organizaciones italianas con intereses en Israel. Las charlas abarcaron seguridad, energía, digitalización, salud, agua, agricultura e innovación. Estuvieron presentes, entre otros: Eni, Enel, Edison y Snam (energía); Leonardo, Fincantieri, Iveco y Thales Alenia (defensa y espacio); CDP, Simest, FS, Ita, Pizzarotti, Granarolo, Iren, Acea, Poste y Confagricoltura (agricultura y otros sectores).

Netanyahu y Meloni

Tras un almuerzo privado entre los dos mandatarios, los premiers dieron una conferencia de prensa donde contaron de proyectos relacionados con el comercio de gas que quieren llevar adelante.

Ya cooperamos en gas y queremos expandir el sector: estamos considerando agregar una instalación de GNL para llevarlo a Europa”, dijo Netanyahu. Es importante aclarar que entre ambos países están involucrados en la construcción del EastMed-Poisedon, un proyecto de gasoducto de casi 2.000 kilómetros de largo destinado a transportar energía desde el este del Mediterráneo a Europa a través del sur de Italia.

El gasoducto terminaría con la dependencia de Italia del gas ruso, y permitiría interconectar Italia con Grecia, Creta, Chipre y finalmente, Israel.

Los mandatarios también hablaron de cooperación internacional para terminar con el antisemitismo en las comunidades islámicas. Meloni recordó que apoya los Acuerdos de Abraham firmados originalmente entre los países árabes, Israel y los Estados Unidos durante el gobierno de Trump.

A pesar de que el gobierno italiano dio su “total apoyo” a la normalización de relaciones entre Israel y el mundo árabe, un proceso que espera la entrada de Arabia Saudita en los Acuerdos de Abraham, Meloni no hizo mención de si trasladará la embajada italiana de Tel Aviv a Jerusalén, reconociendo la verdadera capital del Estado judío, como había prometido su coalición durante la campaña.

Quien más presiona por esto es Matteo Salvini, líder del partido derechista Lega y viceprimer ministro de Meloni, quien asegura que Italia, como una nación fundadora de los valores judeocristianos, tiene el deber moral de reconocer que Jerusalén no pertenece al Islam.

Seguir Leyendo

Economía

Italia contra la prohibición de vehículos: Meloni la califica como un suicidio y un regalo a la industria china

Publicado

en

El Gobierno de Meloni presentó su más frontal oposición a la prohibición de vehículos a base de nafta y diésel prevista para 2035. El ministro de Industria alertó por la peligrosa dependencia hacia China durante las próximas décadas. 

Los anuncios del Parlamento Europeo vuelven a despertar un fuerte malestar entre las economías más dependientes de la actividad industrial. El Gobierno de Giorgia Meloni anunció públicamente su frontal oposición a la prohibición de nuevos vehículos a base de nafta y diésel prevista para el año 2035.

El proyecto aprobado por la Unión Europea establece un primer límite fijado para julio de 2025, sobre el cual entrarán en vigencia las restricciones para el desmantelamiento gradual de la producción de la mayor parte de los vehículos privados y furgonetas. En 2027 tendrá lugar el transporte público que se abastezca con estos medios, y el proceso se vería finalizado para mediados de 2035.

También se dictó un nuevo proyecto para planificar la “redistribuir y reubicar” industrias verdes por toda la región, emulando un programa de fuertes subsidios internos homólogo a la “Ley de reducción de la inflación” aprobada en Estados Unidos por el Gobierno de Joe Biden.

Meloni busca el apoyo de las economías industriales europeas para poner fin al proyecto, o al menos flexibilizar las metas e incluir cláusulas de revisión para años posteriores. En particular, las tres economías más afectadas por las medidas serán Italia, Francia y Alemania. Pero a diferencia de lo que ocurre en Italia, en Francia y Alemania imperan Gobiernos entusiastas con la agenda verde.

Cabe destacar que la industria italiana no logró recuperarse del shock provocado por la crisis de 2008. La producción industrial acumula una caída del 21,5% desde entonces, y las restricciones a la industria automotriz solo languidecen aún más las perspectivas para los próximos años. 

El ministro de Empresas y “Made in Italy”, Adolfo Urso, anunció que el Gobierno busca retrasar la aprobación de las metas de emisión hasta después de las elecciones europeas en 2024. Además, se llevará a cabo una revisión formal de los proyectos programada para el año 2026, un monto de gran importancia estratégica ya que para este año la Comisión Europea tiene previsto revisar el progreso de las restricciones a la industria automotriz. 

Urso expresó la posición italiana de forma muy clara y contundente: El Gobierno considera que la prohibición no hará más que dar un “regalo” a la industria manufacturera china, que no se atañe a ningún objetivo climático si eso le significa sacrificar las metas de crecimiento propuestas por la dictadura. 

Si bien el objetivo manifiesto de las medidas es reducir la emisión de gases de efecto invernadero, lo cierto es que simplemente se produciría una relocalización de la producción. China podría aglutinar mercados de exportación de vehículos que hoy en día son retenidos por Europa

Urso denunció que las medidas profundizarán la dependencia hacia China, especialmente en la tecnología y las materias primas ecológicas. También calificó a la prohibición como un “suicidio” para la producción industrial, después de años de haber perdido sus tendencia de crecimiento de largo plazo. 

Seguir Leyendo

Tendencias