Seguinos en redes

Italia

Entrevista a Claudiu Stanasel, uno de los jovenes políticos de la derecha más importantes de Italia

Publicado

en

Electo por La Lega, el joven nacido en Rumania y nacionalizado italiano llegó a la vicepresidencia de la Ciudad de Prato, un bastión de la izquierda en el país. Nos cuenta su experiencia y trayectoria política.

Claudiu Stanasel, nacido en Rumania, creció en la Toscana italiana y ha militado en la política como conservador desde su adolescencia. Hoy es uno de los políticos jóvenes más famosos e importantes de Italia, y una pieza fundamental de la ola de derecha que se ha apoderado del país desde el triunfo de Giorgia Meloni.

Stanasel es un joven empresario que dirige una compañía de logística en la región de la Toscana, pero que fue electo como concejal en la ciudad de Prato y actualmente ejerce como Vicepresidente del Consejo Comunal del ayuntamiento, siendo un dirigente de derecha en uno de los bastiones del socialdemócrata Partido Democrático italiano (PD).

La periodista y columnista de La Derecha Diario, Candela Sol Silva, tuvo la oportunidad de conversar con la estrella en ascenso de la política italiana.

Como italo-rumano, ¿cuál fue su experiencia como inmigrante en Italia?

– "He llegado a Italia en el 2000 con 6 años de edad, gracias al compromiso y sacrificio de mis padres. Un cambio que ha transformado mi vida y gracias al cual he tenido oportunidades que nunca hubiera podido tener en mi país de origen, Rumania, en aquellos años.

Tuve la suerte de conocer a muchas personas que creyeron en mí y me ayudaron, allanando el camino hacia la integración. Aprendí rápidamente el idioma italiano y desde el principio siempre fui tratado por todos con amabilidad y respeto, y es por eso que sinceramente nunca tuve ningún problema real en todo mi proceso de integración e inserción en la sociedad italiana.

La verdadera integración se logra a través del respeto, el trabajo y la participación, y eso es lo que siempre he tratado de hacer en todos estos años, basado en los valores e ideales con los que mis padres me criaron mientras me enamoraba cada vez más de este gran país que es Italia.

En este país, en 2015, fundé mi propia empresa, que todavía está activa, y gracias a ella doy trabajo a muchas personas talentosas, tanto ciudadanos italianos como extranjeros. El trabajo es la base de una verdadera integración y es junto con el respeto a la ley y a los deberes que se construye una experiencia de la cual estar orgullosos y que nos permite siempre caminar con la cabeza en alto.

Esperé muchos años para solicitar la ciudadanía italiana porque primero quise demostrar a mí mismo y a todos aquellos que siempre creyeron en mí que podía contribuir mucho a este país antes de pedir semejante honor.

Me convertí en ciudadano italiano el 2 de marzo de 2023, a los 28 años, después de más de 22 años de residencia y vida en Italia. Tomé esta decisión a los 18 años porque quería lograr ingresar en las instituciones como ciudadano rumano y europeo, y desde dentro trabajar por Prato para lograr resultados concretos para esta región y un valor añadido para la ciudadanía.

Fui el primer funcionario local rumano en la historia de Italia en obtener la ciudadanía italiana durante su mandato, y fue uno de los días más intensos, hermosos y emocionantes de mi vida."

¿Podrías ser el ejemplo perfecto contra la etiqueta “xenófoba” que la izquierda quiere atribuir a la derecha?

– "Soy un político de derecha en una de las regiones más izquierdistas de Italia y estoy acostumbrado a hacer política en un clima difícil y a luchar contra ciertas ideas y visiones. Ideas como la que da por sentado que, si alguien es un ciudadano de origen extranjero, debe necesariamente hacer política con partidos de izquierda, solo porque esos partidos durante muchos años han hablado demasiado sobre la palabra "extranjero" sin respaldarla con acciones concretas.

Yo creo que la Coalición de Centro-derecha ha demostrado en los últimos años una apertura real hacia los ciudadanos extranjeros o los ciudadanos italianos de origen extranjero, brindándoles la oportunidad y, sobre todo, las herramientas para participar en la política de manera directa y en niveles institucionales importantes.

En mi caso específico, la Lega decidió en 2019 presentar a las elecciones municipales a un joven de 24 años nacido en Rumania, en una de las listas más codiciadas, dentro de un municipio como Prato, que cuenta con aproximadamente doscientos mil habitantes y en el cual se presentaron más de ochocientas personas como candidatos para el cargo de concejal. Junto a mi equipo, demostramos que fue una elección exitosa, ya que obtuve 442 votos, siendo el primero en la lista de la Lega en Prato y uno de los representantes más votados de toda la centro-derecha en todos los municipios que se sometieron a votación entre 2019 y 2023 en Toscana.

Gracias a los partidos de centro-derecha, me convertí en el vicepresidente del Consejo Municipal de Prato, un papel que, por primera vez en la historia de la ciudad, se le otorga a un ciudadano extranjero y a un joven elegido de tal manera. Esto demuestra que, en el ámbito de la derecha, a diferencia de lo que algunos a menudo quieren afirmar, si un ciudadano extranjero o un joven deciden involucrarse seriamente en la política, tienen al lado partidos dispuestos a respaldarlos, incluso en realidades importantes como la tercera ciudad más grande del centro de Italia.

Hoy en día, soy el primer ciudadano rumano en tener un cargo institucional de este nivel en toda la política italiana a nivel nacional y creo que es un mensaje importante para todos los partidos políticos: nosotros, los jóvenes de origen extranjero, tenemos todas las herramientas y cualidades necesarias para convertirnos en protagonistas dentro de las instituciones, en todos los niveles.

No hay etiqueta de izquierda que pueda competir con la demostración concreta, real y fácilmente reconocible de un modelo de integración y participación saludable como el que yo y otros colegas de origen extranjero estamos llevando a cabo en las instituciones italianas, gracias a la confianza de los partidos de centro-derecha y al voto de los ciudadanos que creen en nosotros y nos apoyan todos los días."

¿Existe una relación entre la intención de voto de los extranjeros residentes en Italia y la izquierda?

– "No. En Italia, durante muchos años, una cierta narrativa política y mediática ha intentado difundir un concepto incorrecto y completamente infundado sobre una confusa automatización que conectaría el voto de los ciudadanos extranjeros con los partidos de la izquierda italiana.

El Partido Democrático (PD) y sus aliados han utilizado constantemente a las comunidades extranjeras simplemente para sus fines políticos y económicos, sin nunca garantizar puestos clave y poder a los ciudadanos extranjeros, sino relegándolos siempre a roles secundarios, en su mayoría como camareros en algunas celebraciones del PD y como electores o financiadores de las arcas del partido durante la farsa de sus "primarias". Los ciudadanos extranjeros, de cualquier origen y procedencia, que no se han vendido y han permanecido fieles a sus valores e ideales, están cansados de ser utilizados por la izquierda italiana con fines electorales meramente oportunistas.

Un ejemplo concreto que demuestra cuánta falsedad e hipocresía hay detrás de la narrativa defendida en estos años por el PD y varias facciones de izquierda está precisamente representado por mi comunidad de origen. La comunidad rumana en Italia es la más grande de todas las comunidades extranjeras a nivel nacional, habla el segundo idioma más hablado después del italiano y representa la segunda fuerza laboral después de la italiana.

Tanto por razones históricas como por su participación documentada en las elecciones italianas y rumanas en los últimos años, la comunidad rumana en Italia definitivamente no se inclina hacia la izquierda. Una mayoría clara y abrumadora ha votado siempre en todas las ocasiones por partidos de centro-derecha, lo cual es natural, ya que nosotros hemos conocido y vivido en carne propia todos los males causados por el comunismo al que aún hoy muchos partidos y electores de la izquierda italiana saludan con esperanza, como ultras nostálgicos.

Somos ciudadanos europeos libres, vivimos aquí en Italia, en nuestras casas, junto a nuestros compatriotas italianos, y queremos quedarnos aquí, respetando las leyes y la cultura de este país, aportando un valor real y participando en la vida social, económica, cultural y política de las localidades en las que vivimos.

Los ciudadanos extranjeros que viven aquí legalmente siempre estarán del lado de la parte política que ponga en el centro los valores e ideales que una vez fueron la base del proyecto llamado Unión Europea. Seguridad y trabajo, deberes y respeto, coherencia y practicidad son en lo que creemos, porque queremos que Italia vuelva a ser el faro de Europa y se levante del deterioro causado por más de 10 años de liderazgo de la izquierda."

¿Qué fue lo que lo motivó a comenzar una carrera política en Italia?

– "Me acerqué a la política a los diecisiete años cuando me presenté como candidato en las elecciones estudiantiles del ITIS Buzzi, una de las escuelas secundarias más importantes de Prato y de Toscana. Fui elegido como representante de los estudiantes en una institución con más de 1600 estudiantes, siendo el primer extranjero en ocupar este cargo en una escuela que existe desde 1886. Fui contactado por varios movimientos juveniles y pronto me uní a los jóvenes de Forza Italia, el partido por el cual fui candidato en 2014 en las elecciones municipales de Prato, para representar a los jóvenes. 

Luego, emprendí un largo camino de actividad política como miembro y luego líder en Forza Italia, con proyectos e iniciativas en toda la región de la Toscana. La política es la experiencia más hermosa de mi vida y me ha permitido contribuir mucho a este país que he llamado hogar durante más de veinte años, una forma concreta de agradecer a Italia y aportar valor a la sociedad en la que vivo. Trabajé durante cinco años para aprender y prepararme, demostrando al mismo tiempo que podía lograr resultados tangibles para mi comunidad en vista de las siguientes elecciones municipales.

En 2018, me uní a la Lega de Matteo Salvini y un año después, en 2019, fui candidato en las elecciones municipales de Prato. A los 24 años, fui el candidato más votado de la lista del partido, con 442 votos, y el más votado en todo el centro-derecha de Prato, lo que demuestra que un joven extranjero puede convertirse en líder y guía de las instituciones y ciudadanos de su propia ciudad.

Posteriormente, fui votado y elegido, durante el primer consejo, como vicepresidente del Consejo Municipal, convirtiéndome en el primer ciudadano rumano en Italia en la historia en ocupar un cargo institucional de alto prestigio en una gran ciudad italiana como Prato, que es la tercera ciudad del centro de Italia después de Roma y Florencia, con más de 200.000 habitantes."

¿Cuál es su opinión sobre los primeros 10 meses del nuevo gobierno de la Centro-Derecha?

– "Un gobierno de centro-derecha que se establece por primera vez después de una década de gobiernos técnicos y gobiernos de izquierda ciertamente enfrenta un desafío considerable, pero creo que en general ha tenido un comienzo bastante bueno considerando las bases desde las que tuvo que partir. Sin duda, hay mucho por hacer desde ahora hasta el final de los cinco años para cumplir la palabra dada a los votantes y mantenerse fiel al gran programa político que nos permitió ganar las elecciones.

Hay algunas cosas que he apreciado más que otras y algunas con las que no he estado de acuerdo, sin problemas para decirlo abiertamente, porque siempre he creído en un valor fundamental, que es la coherencia de mis ideas y valores.

He apreciado las medidas relacionadas con la economía, como la reducción de la presión fiscal para las familias y las empresas, el impuesto único al 15% para los trabajadores autónomos, la reducción de las cargas fiscales para los empleados, el alivio fiscal para ciudadanos y empresas en dificultades y las medidas de apoyo a la natalidad. Además, estoy particularmente de acuerdo con la eliminación de los planes sociales y su reemplazo por el nuevo subsidio de inclusión para personas que no pueden trabajar.

Esta fue una de las principales promesas de la campaña electoral y estoy contento de que se haya cumplido en un tiempo récord, dada la complejidad del tema en cuestión, pero que creo que puede proporcionar un gran respaldo económico de cara a la próxima ley financiera.

Hay dos reformas que me importan especialmente y cuyo proceso ya ha comenzado y avanza hacia una conclusión adecuada: la reforma de la autonomía diferenciada de las regiones y la reforma de la justicia con la correspondiente reducción de los tiempos de los procesos.

Además, he compartido la reconfiguración de los Fondos PNRR, otra promesa que se cumplió en un tiempo récord para adaptar todo a las circunstancias actuales, después de todas las consecuencias de la pandemia y la guerra en Ucrania. La izquierda decía que todo esto era imposible, pero demostramos, mediante un trabajo de diplomacia, que en realidad era posible, y lo logramos.

Sin embargo, lo que más valoro de este gobierno es lo que está haciendo en relación con la inmigración, aunque soy consciente de que llevará tiempo lograr resultados. La inmigración se convierte en un valor cuando se gestiona de manera racional y respetuosa tanto para quienes llegan como para quienes ya están aquí, y eso es lo que este gobierno está tratando de hacer con una acción compleja y dividida en varios frentes.

Por primera vez en la historia reciente, un Estado europeo importante como Italia ha propuesto un plan real para África, el llamado "Plan Mattei para África", y al mismo tiempo busca crear una verdadera alianza entre la Unión Europea y la Unión Africana para enfrentar desafíos juntos, unidos por primera vez en la historia como aliados y coprotagonistas.

Si por un lado se garantizan canales para una migración legal y controlada por motivos laborales en sectores donde hay una necesidad objetiva de mano de obra extranjera, por otro lado, se está trabajando a nivel europeo porque solo como Unión Europea completa podemos abordar seriamente este fenómeno. 

Nuestro desafío, como ciudadanos italianos y como ciudadanos europeos, debe ser derrotar definitivamente la inmigración ilegal causada por traficantes de personas y apoyada, de manera más o menos directa, por políticos africanos y europeos, que en varios roles (oposición o gobierno) en estos años han promovido, apoyado o defendido esta vergonzosa inhumanidad que afecta al Mediterráneo desde hace demasiado tiempo. Podemos lograrlo de manera definitiva solo a través de acuerdos nacionales e internacionales. Una visión coherente y revolucionaria que apunta a resolver los problemas en su origen y al mismo tiempo aprovechar las oportunidades de crecimiento de este trabajo en equipo. Italia está recuperando rápidamente su papel de líder dentro de una Unión Europea que ha sido deliberadamente dividida durante todos estos años por los burócratas que la gobiernan, y es por este camino que debemos continuar."

¿Se puede decir que la derecha ha conquistado a la juventud italiana?

– "Los jóvenes, como he aprendido a lo largo de muchos años de experiencia en el campo, son el público más difícil de alcanzar, y es verdaderamente complejo ganar su interés y mantener su participación activa a lo largo del tiempo en temas tan complejos como la política.

Lo que los partidos de centro-derecha en Italia, desde Fratelli hasta la Lega y también Forza Italia, están haciendo es construir una realidad política en la que los jóvenes puedan convertirse en protagonistas en todos los niveles institucionales y políticos. Creo que este es un camino largo, pero considero que estamos realmente en el camino correcto, y lo demuestra el hecho de cómo movimientos como Gioventù Nazionale, Lega Giovani y Forza Italia Giovani están creciendo constantemente, atrayendo a más y más jóvenes llenos de curiosidad que quieren estar presentes y contribuir al país.

En estos años, he trabajado arduamente en la formación de jóvenes, tanto en el centro-derecha toscano como a nivel nacional, tratando de hacer entender la importancia de las escuelas de formación política que realmente enseñen lo que significa trabajar dentro de las instituciones para crear una nueva clase de líderes que sepan responder a lo que los ciudadanos demandan, con menos retórica y más concreción.

La derecha y todo el centro-derecha italiano en su conjunto realmente pueden conquistar a la juventud italiana, pero para lograrlo deben garantizar espacios reales en todos los niveles para los jóvenes y al mismo tiempo invertir en formación y programas políticos capaces de acercarse a las nuevas generaciones y de crear un impacto constructivo y positivo en ellas.

Los jóvenes pueden ser líderes protagonistas con poder de decisión en todos los niveles institucionales, si están bien preparados. Sin duda, es necesario poner de nuevo en el centro de nuestra política el concepto de mérito, que en Italia en los últimos años se ha vuelto cada vez más un espejismo. Creo que este es uno de los mayores desafíos de este Gobierno y de los partidos de centro-derecha y derecha que lo conforman."

¿Cree que la victoria de la derecha en Italia pueda repercutir en elecciones nacionales de otros países de Europa?

– "En Italia, finalmente después de muchos años, tenemos un gobierno de centro-derecha que representa fuertemente la voluntad popular. Esta victoria ha marcado la llegada de los conservadores y los soberanistas, junto con los populares, al liderazgo de uno de los Estados más importantes de la Unión Europea.

Este modelo de centro-derecha unido que Italia ha mostrado a Europa y al mundo ha sido ampliamente apreciado tanto en el país como en el extranjero, tanto a nivel europeo como en el resto del mundo. La participación masiva y el movimiento general han dado lugar a un sentimiento de renacimiento y esperanza en todo el continente europeo.

La victoria de la centro-derecha italiana ha allanado el camino para muchas otras victorias de partidos conservadores, soberanistas y populares en toda Europa. El gobierno encabezado por Giorgia Meloni ha dejado en claro su visión política, rompiendo con los gobiernos anteriores liderados por la izquierda italiana.

Italia quiere recuperar un papel protagonista y llevar a Europa hacia un renacimiento político, social y cultural, y es gracias a esta visión y a sus esfuerzos para convertirla en realidad que está liderando y sirviendo de ejemplo para muchos Estados europeos que se preparan para sus elecciones políticas nacionales internas.

Algunos de estos Estados ya han celebrado elecciones y han obtenido victorias claras para los partidos de centro-derecha, como ha sido el caso de Finlandia, Grecia, España y Estonia, lo que demuestra que lo sucedido en Italia ha tenido un impacto en toda la política europea, iniciando un cambio histórico, cultural y social que puede escribir un nuevo capítulo en la historia.

Además, habrá otros países que celebrarán elecciones nacionales hasta las próximas elecciones europeas, que en mi opinión son la oportunidad más importante en la historia reciente para cambiar el presente y el futuro del Viejo Continente.

En la segunda mitad de 2023, le tocará a Polonia, y luego en 2024 a Bélgica, Austria y sobre todo a mi Rumania, por lo que el 2024 será un año histórico, ya que coincidirán las elecciones políticas, presidenciales, administrativas y europeas, aunque en diferentes momentos.

Toda Europa está inclinándose cada vez más hacia la derecha, y estoy seguro de que los países que celebrarán elecciones hasta las europeas también se sumarán a este renacimiento político europeo."

Usted también está trabajando para las próximas elecciones parlamentarias europeas, ¿cuál es su pronóstico?

– "La victoria del modelo de centro-derecha que Italia ha presentado a Europa es el camino a seguir para el nuevo Parlamento Europeo. Conservadores, soberanistas y populares: esto es lo que todos podemos construir juntos.

Una nueva alianza de estos tres grandes partidos que cambie por completo la gestión del Parlamento Europeo, que durante mucho tiempo ha estado sujeto a una alianza entre los socialistas y los populares, que en sus propios países son rivales pero que en Europa deben someterse a un acuerdo similar.

Un acuerdo de gobierno político en Europa, el pacto entre socialistas y populares, que ha creado políticas perjudiciales para la gran mayoría de los pueblos europeos, y es por eso que el 2024 puede ser un año histórico que escriba una página completamente nueva en la política europea y, en consecuencia, también en la geopolítica mundial.

Tenemos la oportunidad de construir una verdadera Unión Europea de los pueblos que coloque a los ciudadanos de cada Estado europeo en el centro y que sea capaz de desempeñar un papel protagonista a nivel mundial, y que finalmente pueda contar con países como Italia, que durante demasiados años han sido oprimidos y mantenidos a distancia por las políticas delirantes de quienes hoy lideran la Unión Europea.

Un nuevo Parlamento Europeo de centro-derecha junto con un Consejo de Europa de centro-derecha pueden garantizar una nueva Comisión Europea y, por lo tanto, realmente cambiar la historia, poniendo el poder en manos de los ciudadanos europeos y retirándolo de las manos de los burócratas que han destruido todos los valores e ideales que estaban en la base del gran sueño llamado Unión Europea.

Italia puede asumir el papel de liderazgo en este renacimiento y estoy seguro de que más y más pueblos y Estados europeos se unirán en los próximos meses, como ya han comenzado a hacer en diversos temas como la inmigración, la energía y el medio ambiente.

El 2024 podría marcar la mayor revolución política europea de los últimos 25 años y hoy más que nunca creo que esta nueva alianza de países europeos puede convertir en realidad la visión política que compartimos y que nos pertenece desde nuestras raíces. Juntos, como protagonistas, liderando una nueva Europa para volver a ser grandes entre los grandes, con una visión coherente y revolucionaria que busca resolver los problemas en la fuente y al mismo tiempo aprovechar las oportunidades de crecimiento de tal trabajo en equipo.

La victoria de la centro-derecha europea en las elecciones de 2024 realmente puede cambiar la historia de Europa y de todo el mundo, reescribiendo la geopolítica mundial como nunca antes se había hecho, y es por esta razón que será fundamental el compromiso de todos los ciudadanos europeos si realmente queremos cambiar el estado actual de las cosas en el Viejo Continente. Yo creo en ello y ya estoy trabajando junto a muchos amigos y colegas de toda Europa, porque juntos, unidos, vamos a ganar."


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Argentina

A pesar de no formar parte del grupo, Javier Milei asistirá al G7 por invitación personal de Giorgia Meloni

Publicado

en

La primera ministra de Italia extendió la invitación al Presidente de la República Argentina, Javier Milei, para participar en la próxima cumbre del Grupo de los Siete.

El Grupo de los Siete (G7) es el foro político y económico más poderoso del mundo, englobando a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. Este año, la cumbre está programada para celebrarse en junio en la región italiana de Apulia.

Si bien Argentina no es parte del grupo, este año los 7 líderes más importantes del mundo estarán acompañados por el presidente Javier Milei, gracias a una invitación personal que le extendió la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, encargada de organizar el evento en esta ocasión.

Este gesto, que ha sido recibido con interés y anticipación, refleja la creciente importancia de Milei en la arena política internacional y destaca la influencia que ha ganado como líder mundial. Y no solo Meloni quiere tenerlo presente en G7, ya que estas invitaciones suelen realizarse en consenso con los demás integrantes.

La invitación formal fue entregada a través de una nota diplomática, transmitida por el embajador italiano en Argentina, Fabrizio Lucentini, y recibida con gratitud por la cnciller Diana Mondino. La confirmación de la participación de Milei en la cumbre del G7 representa un reconocimiento significativo de su papel como figura destacada en la política global y subraya la creciente relevancia de Argentina en el escenario internacional.

Fue así la cuenta oficial de Cancillería la que emitió un comunicado anunciando la invitación de Meloni a Milei para participar en la cumbre más importante del año. El mensaje enfatizó la importancia de fortalecer los lazos bilaterales entre Argentina e Italia y destacó el papel crucial que desempeñará Milei en el diálogo sobre cuestiones de interés mutuo durante la reunión.


De esta manera, Milei le agregará un poco de liberalismo a una cumbre que prometía ser un epicentro de la izquierda mundial, ya que este año coinciden el presidente de EE.UU., Joe Biden; el líder socialista de Alemania, Olaf Scholz; el progresista premier canadiense, Justin Trudeau; el socialdemócrata presidente de Francia, Emmanuel Macron; y el centrista premier inglés, Rishi Sunak.

Por la derecha, solo iban a estar el premier de Japón, Fumio Kishida, y la propia Georgia Meloni. Ahora ambos discutirán con el resto de los integrantes con Milei dando respaldo y su singular visión del mundo.

La participación de Javier Milei en la cumbre del G7 brindará una oportunidad única para que Argentina exprese su visión y perspectivas sobre una serie de temas globales clave, incluyendo la economía mundial, la seguridad internacional y el cambio climático, todos puntos donde la visión del mandatario argentino difiere del establishment del Grupo.

Además, permitirá a Milei establecer contactos con líderes de otros países con quienes todavía no ha tenido la oportunidad de reunirse, y fortalecer los lazos diplomáticos de Argentina en el escenario internacional.

Es importante destacar que la invitación de Meloni a Milei no solo refleja la afinidad ideológica entre ambos líderes, sino también la creciente cooperación entre Italia y Argentina en una variedad de áreas, incluyendo el comercio, la seguridad y la política internacional. Esta colaboración estratégica entre dos naciones democráticas y comprometidas con los valores occidentales conservadores resulta fundamental en el escenario tanto latinoamericano como europeo.

Seguir Leyendo

Economía

Meloni busca privatizar el Servicio Postal y los ferrocarriles en Italia, después de décadas de estar en quiebra

Publicado

en

La venta de activos estatales facilitaría la cancelación de compromisos de deuda y el necesario equilibrio de las finanzas públicas. Las autoridades preparan un drástico ajuste fiscal para 2024.

La Primer Ministra Georgia Meloni anunció recientemente la vocación del Gobierno por la privatización de una gran cantidad de activos estatales. Estas maniobras permitirían dos objetivos principales: se podrían obtener acreencias importantes para cancelar compromisos de deuda a corto plazo, y también se facilitaría el equilibrio de las finanzas públicas.

El Gobierno anunció que buscará lanzar a la venta el 13% del paquete accionario de Correo Italiano. Actualmente el Estado italiano retiene el total del paquete accionario: en un 65% de forma directa, y en un 35% a través del banco de desarrollo Cassa Depositi e Prestiti (del cual el Estado es dueño en un 82%).

Por otra parte, el Gobierno también evalúa la privatización parcial de Ferrocarriles Estatales Italianos (FS), la empresa insignia que tomó especial protagonismo durante los años del fascismo. Se trata de una de las privatizaciones más complejas dentro del prontuario que anunció el oficialismo, por lo que el proceso podría demorar años en consumarse.

“Creo que existe la posibilidad de que particulares participen en acciones minoritarias en empresas que hoy están totalmente bajo control público, y este es el caso de los ferrocarriles”, expresó la Primer Ministra.

Meloni demostró su determinación a favor de las privatizaciones por primera vez en noviembre del año pasado, cuando se concretó la venta del 25% del paquete accionario del histórico Banco Monte dei Paschi di Siena, nada menos que la institución bancaria más antigua del mundo (fundada en el año 1472). Esto dejó una acreencia neta por 920 millones de euros.

El Estado asumió su control mayoritario durante la crisis financiera internacional de 2008, y el Gobierno de Meloni se comprometió a devolverlo a manos privadas. Tras esta primera maniobra, se propone continuar con la venta de acciones hasta desaparecer por completo la participación estatal en el banco.

Se estudiarán nuevos y sucesivos programas de privatización total o parcial de empresas públicas para alcanzar un objetivo de recaudación de al menos 20.000 millones de euros entre 2024 y 2026. Este programa ayudaría a mantener bajo control el crecimiento explosivo del endeudamiento.

El Estado italiano mantiene un stock de deuda pública superior al 143% del PBI, y un margen de deuda neta que representa por lo menos el 132% del producto respectivamente. La delicada situación financiera del sector público limita extremadamente su capacidad para recapitalizar las empresas bajo su control, por lo que la participación del sector privado resulta fundamental para evitar el deterioro general de los servicios prestados.

La apertura de las puertas hacia la privatización también contribuiría a mejorar notablemente el atractivo inversor por parte de capitales extranjeros, algo que fue especialmente relevante para países como Grecia en los últimos años.

Seguir Leyendo

Argentina

Milei brilló en la TV italiana y volvió a sus raíces mediáticas: "El comunismo es una enfermedad del alma"

Publicado

en

Tras las fuertes críticas que había hecho al Papa Francisco, admitió que debió "reconsiderar algunas posiciones", pero reafirmó su ideología "anarcocapitalista" y que su objetivo es quitar al Estado del medio de la vida de los argentinos.

El presidente Javier Milei, dio este sábado una entrevista exclusiva al programa Quarta Repubblica, del canal Rete 4, del conglomerado mediático Mediaset, fundado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi, y considerado uno de los canales mainstream más de derecha de Italia.

En un mano a mano con el periodista Nicola Porro, el mandatario argentino volvió a sus raíces mediáticas que lo llevaron a la fama en su país, y defendió el modelo libertario a capa y espada contra un entrevistador que, si bien coincide ideológicamente con Milei, se puso en modo "abogado del diablo" para indagarlo.

Milei aprovechó la oportunidad para retomar su fiel estilo de showman y explicar con simpleza conceptos más bien complejos. “Siento un profundo desprecio por el Estado, que creo que es la asociación criminal más grande del mundo”, afirmó sintetizando por qué se considera anarcocapitalista aún siendo presidente.

El jefe de Estado destacó que es el primer “liberal libertario en ser Presidente”, al tiempo que se definió como “anarcocapitalista”. Y reflexionó: “Todos los días comprás algo y el Estado te roba con los impuestos”, analizó.

Insistió, en tanto, con su idea de retirar al Estado de la administración de la economía de la Argentina. “La única función del Estado es la defensa, la seguridad y la justicia”, apuntó al respecto, y agregó que en su país "también se administra la salud y la educación, algo que se decidió hace mucho tiempo, pero nada más".

En la entrevista, Milei le confió a Porro que "su estilo es hablarle a la gente diciendo la verdad". "Hay 5 millones de argentinos no tienen qué comer porque el Estado le roba al sector privado" y apuntó que “en ese marco decadente” encontró la posibilidad de “introducir las ideas libertarias”.

Por otra parte, también se refirió a su base de seguidores y militantes que en un principio se conformó en la juventud desencantada con la política. “Los jóvenes me quieren mucho porque tienen menos tiempo de lavado de cerebro", indicó para explicar el fenómeno.

Milei le hizo un resumen a su interlocutor de lo que hizo desde que llegó a la Casa Rosada. "En lo que va de nuestra corta gestión echamos a 50 mil empleados públicos y hay más de 10 mil contratos que no han sido renovados", explicó.

Además destacó el recorte de 200 mil planes sociales dados de baja por irregularidades, que redujo las transferencias "discrecionales" a las provincias en un 98% y que llevó la obra pública a cero.

En otro pasaje de la entrevista, el Presidente argentino enumeró medidas tomadas para ajustar el Estado. Porro, su entrevistador, le remarcó que esas políticas eran diametralmente distintas a las europeas.

"En Europa hacemos todo lo contrario, subimos los impuestos, creamos nuevas regulaciones, gastamos más, nos endeudamos más", exclamó el italiano. En ese momento se dio una dinámica que los argentinos que siguen al Milei de la tele conocen muy bien, pero que es una novedad afuera: Milei se convirtió en el entrevistador, y "educó" al periodista.

"Le hago una pregunta: ¿cuál es la zona del mundo que crece menos?", preguntó el Presidente inviertiendo los roles de la entrevista. "Europa", replicó Porro, a lo que contestó efusivamente Milei: "Obviamente, porque tienen un montón de Estado y un montón de keynesianos".

En otro pasaje de la entrevista, Milei sostuvo que "el Estado es el enemigo, una asociación criminal" y que el comunismo es "una enfermedad del alma", algo que según cuenta, descubrió más de grande.

"Al principio pensaba que el comunismo era un problema mental, porque el socialismo puro fue derrotado por la teoría económica y empíricamente no cierra por ningún lado. O sea, al principio pensé que era un problema de naturaleza mental", aseguró.

"Pero, luego, me di cuenta de que es algo mucho peor, es una enfermedad del alma. Cuando se aplicó bien el socialismo, se asesinaron a más de 6 millones de seres humanos", remató. "Solo alguien podrido del alma puede apoyar algo así".

Porro, como abogado del diablo, le retrucó: "Pero Javier, los comunistas no existen más son una cosa del pasado", a lo que Milei le dijo que si quiere puede llamarlos socialistas. "Lo que hay son muchos socialistas que quieren lograr esto a largo plazo. Son comunistas cobardes".

Qué dijo Javier Milei sobre su relación con el Papa Francisco

La entrevista fue grabada el domingo por la noche, luego de que Milei participara de la ceremonia de canonización de Mama Antula en el Vaticano pero antes del encuentro privado en el Palacio Apostólico. Sin embargo, las palabras del presidente fueron de tabula rasa.

Tras las duras críticas que había expresado contra el Sumo Pontífice durante la campaña electoral, Milei reconoció que tuvo que "reconsiderar algunas posiciones" porque ha "comprendido en estos últimos tiempos, entre otras cosas, que el Papa es el argentino más importante, es el líder de los católicos en el mundo".

"Por consiguiente, todo esto implica algo muy, muy importante: representa una institución muy importante sobre todo en un país como Argentina, que tiene tantas raíces católicas", enfatizó.

Y agregó: "En consecuencia, tuve que reconsiderar algunas posturas y, a partir de ese momento, comenzamos a construir un vínculo positivo".

El árbol genealógico de Milei

En otro tramo de la entrevita, el Presidente argentino contó algunos detalles de su relación personal con Italia, sus orígenes que lo vinculan con ese país y las pasiones que lo acercan a la cultura "tana".

El periodista, en un intento por romper el hielo, antes de ahondar en cuestiones políticas quiso saber si era cierto que Milei tenía una particular devoción por Italia: "Qué sientes por la italianidad?", quiso saber POrra.

Ante eso el Jefe de Estado recordó y contó parte de su árbol genealógico que lo acercan al país de la pasta y la pizza. "En principio soy 75 por ciento italiano. Los padres de mi padre eran italianos, y de parte de mi mamá, mi abuela era italiana y su padre yugoslavo", contó.

"Y parece que la sangre tira bastante", agregó entre risas. Además, destacó su predilección por la música de origen italiano: "Tengo una pasión desbordante por la ópera, en especial por Rossini, Bellini Donizetti, Verdi y Puccini", nombró.

Finalmente, Milei contó que cada vez que le tocó viajar a Europa por trabajo lo hizo por la aerolínea Air Italia: "Para poder hacer una escala en Roma", explicó. "Me gusta demasiado".

Seguir Leyendo

Tendencias