Seguinos en redes

Italia

Entrevista a Vito De Palma: El candidato de la derecha en Sudamérica para las elecciones de Italia

Publicado

en

El periodista deportivo de ESPN se lanza a la política italiana como candidato a diputado por la circunscripción de Sudamérica.

El próximo 25 de septiembre se llevarán a cabo las elecciones parlamentarias italianas. Como está estipulado en Italia, los casi 6 millones de ciudadanos italianos que residen en el exterior también votarán en las circunscripciones: Europa, Sudamérica, Asia-África-Oceanía-Antártida y Norte-Centro América.

Nuestra columnista Candela Sol Silva entrevistó al candidato a diputado para Sudamérica en representación de Fratelli d’Italia, el partido de derecha que lidera las encuestas, Vito De Palma, en los estudios de La Derecha Diario en Radio Madero.

“Fratelli d’Italia en América del Sur es un partido político basado en los principios de la soberanía popular, la libertad, la democracia, la justicia, la solidaridad social, el mérito y la equidad fiscal, inspirado en una visión trascendente de la vida y los valores y la tradición. Tomando como raíz estos valores, creemos fielmente que se debe conservar lo que se ama para dar cimientos al futuro”, explica.

Durante la entrevista, Vito, quien tuvo una exitosa carrera como periodista deportivo trabajando para ESPN, explicó sus propuestas para la circunscripción sudamericana, las principales problemáticas que tienen los italianos en el exterior y se explayó sobre los fundamentos ideológicos de su partido, que nacen de los valores cristianos y de una concepción trascendental del hombre.


¿Cuáles son las propuestas para los italianos en el exterior?

– “Para Fratelli d’Italia, cada italiano en el exterior es un pedacito de Patria y como tal debe ser defendido. De allí que nuestra principal atención sea el ius sanguinis. Es decir el derecho a recibir la nacionalidad italiana cuando se es descendiente de italianos. No sólo Fratelli d’Italia defiende ese derecho sino que trabaja arduamente para lograr su efectivo cumplimiento, sin discriminaciones, aplicándose también a quienes han perdido la posibilidad de ser italianos ante la Ley, cuando no existía la opción de la doble ciudadanía, los así llamados “oriundos”.

En el día a día, el ius sanguinis es permanentemente negado y limitado. La realidad es clara. Actualmente, se otorgan poco menos de 10 mil turnos por año cuando el pedido es de por lo menos 300 mil. Es decir, sólo 3 de cada 100 solicitantes pueden finalmente ser reconocidos como italianos ante la Ley, una realidad agraviante que termina por convertir un legítimo derecho en un privilegio para pocos. A fin de cuentas, este déficit es causante de corrupción pues los turnos vienen “ofrecidos” por “gestores” a precios muy costosos; y también de fraude político, porque se tiende a favorecer aquellas organizaciones locales que se retroalimentan gracias a los privilegios recibidos.

Además, es de fundamental importancia promover y sostener la cultura italiana en América del Sur. Hace años que por decisiones políticas, el Estado ha dejado de estimular la transmisión de nuestra lengua y costumbres; y lo que aún hoy sobrevive es producto de los esfuerzos y la fortaleza de los italianos que el Estado ha dejado en el más completo olvido. Por ello, nos proponemos aumentar las escuelas con enseñanza de nuestra lengua, de forma gratuita o con amplia concesión de becas, estimulando el estudio del idioma y buscando aumentar la oferta a través de los Ministerios de Educación de los diferentes países, para que ningún italiano vuelva a quedarse sin voz”.

¿Qué modificaciones realizarían en los consulados?

– “Nuestra primera batalla será la de mejorar sustancialmente el funcionamiento de los consulados, con la apertura de nuevas sedes y la asunción de ciudadanos italianos inscriptos en los registros del AIRE, bajo las modalidades previstas por las leyes locales. La asunción de personal local, además de ser notoriamente más económica, sería también más efectiva, pues se emplearía a funcionarios que conocen perfectamente los problemas locales.

En este marco, con intención de fortalecer el vínculo con nuestra Patria, es importante desarrollar un sistema de búsqueda y oferta laboral de empresas italianas en el continente sudamericano, experiencia que algunas asociaciones locales ya han implementado a través de las Regiones y ha demostrado dar muy buenos resultados. Nuestra intención es hacer de estos prototipos un sistema centralizado por vía consular que pueda dar respuesta a las necesidades laborales de los italianos en América del Sur, a la vez que contribuye a los intereses de nuestra Patria”.

Vito De Palma nació en Bari, Italia en 1958. Llegó a la Argentina el 15 de junio de 1983, el día de San Vito, lo cual fue todo un presagio, con esposa y dos hijos, para luego tener dos hijos más en el país. En ese entonces, su padre, Francesco De Palma, era el director de la escuela italiana en Buenos Aires, Cristoforo Colombo.

En el país tuvo primero un trabajo en la construcción, luego una actividad comercial (farmacia), para finalmente dedicarse a una de sus grandes pasiones, el periodismo deportivo, en el que tuvo una carrera vertiginosa y ascendente. Actualmente se desempeña como comentarista de los partidos del campeonato italiano y de las copas europeas en el network internacional ESPN.

Si bien la política siempre fue su pasión, nunca participó en la contienda argentina, fuerte del principio que un huésped no se mete en los asuntos de los dueños de casa. Sin embargo, cuando recibió el ofrecimiento de realizar actividades en la comunidad italiana en América del Sur, sintió que finalmente había encontrado lo que buscaba para dar el último y fundamental paso para su crecimiento como ser humano.

El ofrecimiento llegó del partido italiano Fratelli d’Italia, continuador de la historia del Movimiento Sociale Italiano antes y de Alleanza Nazionale después, por los cuales siempre había simpatizado.

Luego de un minucioso estudio de los programas y de las propuestas de Fratelli, vistas las coincidencias casi totales con su pensamiento decidió aceptar el ofrecimiento, que se transformó en apenas un año en la candidatura al cargo de Diputado en las elecciones políticas del 25 de septiembre de 2022. Su anuncio sobre el salto a la política se volvió tan viral que muchos medios levantaron la noticia.

Hombre histriónico y extrovertido, ofrece su argumentación política con simpleza y humorismo, el único filtro que, en su opinión, rinde aceptable la realidad. De realizarse su elección en el Parlamento italiano, habrá protagonizado una campaña electoral absolutamente novedosa, basada en el manejo de las redes sociales con mínimos costos, en contratendencia con las formas habituales de la política.

Sus ideas son conservadoras, tradicionales y espirituales: entiende la política como una actividad fundamentalmente ética. Hombre enamorado de la vida, defiende la misma en todos sus aspectos, desde la concepción hasta la muerte.

Ecologista franciscano, católico practicante, padre y abuelo feliz, enamorado profundamente de su país pero también del continente sudamericano, es un verdadero especialista en la difícil y rara arte de la argumentación, arte que ha prácticamente desaparecido de la vida política moderna.

No sólo Dios, Patria y Familia, sino también cultura, educación, espíritu de sacrificio, la definición de trabajo como un deber antes que un derecho y el sentido del humor son sus principales banderas y los ejes que guían su accionar político.

Fratelli d’Italia

En síntesis, Fratelli es un partido de derecha conservador, encabezado por Giorgia Meloni. Cree en el libre mercado y en la libre circulación de bienes; promueve la iniciativa privada y una carga fiscal reducida; todo bajo la cuidadosa supervisión de un Estado ágil y eficiente, sin excesos de burocracia pero efectiva en las funciones principales que le están asignadas actualmente, como son la educación, la salud pública, la seguridad y la defensa del suelo patrio y de los intereses italianos.

El partido que sostiene la candidatura de Vito defiende la vida en todas sus etapas, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, sin distinción de sexo, etnia, religión, condiciones personales o sociales; promueve la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, reconociendo que son personas con igual dignidad; y es un partido ecologista no en el sentido progresista moderno, si no en la concepción franciscana del término, pues entiende “que el Creador ha designado al ser humano como administrador de la naturaleza, de dónde podrá servirse pero además, de cuya conservación es también el máximo responsable”; y fomenta la convivencia pacífica de los pueblos, estados, etnias y confesiones religiosas en el respeto a la soberanía, la independencia y la unidad nacional.

Por último, Fratelli sostiene el primer artículo de su Constitución: “Italia es una República democrática fundada en el Trabajo”. El trabajo es un derecho fundamental y por lo tanto, es deber del Estado y del Gobierno promover políticas que estimulen la creación de nuevas oportunidades laborales, reduciendo al mínimo indispensable el asistencialismo. Pero así como el trabajo es un derecho, también es un deber ineludible de cada ciudadano.

Economía

Plan económico de Meloni: La rebaja de impuestos que propone la derecha para sacar a Italia del estancamiento

Publicado

en

La economía italiana no logra crecer formalmente desde el año 2007, y fue una de las más afectadas por las severas medidas de aislamiento en el año 2020. La derecha italiana propone revertir el estancamiento con políticas que impulsen la oferta agregada. 

La Coalizione di Centro Destra, liderada por Giorgia Meloni, finalmente se impuso en los comicios electorales de este domingo. El cambio de signo político en Italia se produce tras la culminación de 15 años de estancamiento crónico.

La novena economía más importante del mundo acumula una caída de casi 4% entre el primer trimestre de 2008 y el segundo trimestre de 2022, un estancamiento sin precedentes en el país desde la primera mitad del siglo XX. 

Además, la economía italiana no solo fue una de las más golpeadas por las medidas de aislamiento extremo impulsadas por Giuseppe Conte durante la pandemia, sino que también se vio severamente afectada por la disparada de precios energéticos a raíz del corte en el suministro de combustible ruso

La reforma tributaria para impulsar la oferta

El principal pilar del programa de la coalición derechista será incentivar la oferta agregada en la economía, en lugar de apostar por los fallidos programas de estímulo sobre la demanda que se produjeron desde 2008, ninguno de ellos con éxito. 

Se propone una reforma del impuesto sobre las Ganancias (conocido en Italia como IRPF) para rebajar las alícuotas máximas percibidas por trabajadores autónomos y para pequeñas empresas. 

Se buscaría establecer un impuesto fijo de entre 15% y 23% para estas bases, alícuotas inferiores al 43% y 24% que hoy se aplican sobre el IRPF tradicional para personas físicas y empresas respectivamente. 

Por otra parte, se propone aplicar una desgravación fiscal sobre aportes patronales para las empresas que contraten nuevos empleados. Esto supondría una eliminación temporal de la carga patronal del 30% sobre los salarios pagados por las empresas. Este impuesto constituye el principal costo laboral del país explicado por el peso del Estado. 

También se busca una reforma sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA). El sistema tributario italiano posee 4 tramos progresivos del IVA según la esencialidad de los bienes alcanzados, y la mayoría son gravados por una tasa general del 22%

La reforma de Meloni propone ampliar la cantidad de bienes gravados al IVA “superreducido” con una alícuota de solo 4%. Entre otros bienes, se busca gravar con tasa reducida a los alimentos básicos y los productos de infancia. 

Seguir Leyendo

Italia

Histórico triunfo de la derecha en Italia: Giorgia Meloni será la nueva Primera Ministra en alianza con Salvini y Berlusconi

Publicado

en

La Coalición de Centro Derecha, liderada por la conservadora Giorgia Meloni, gana la elección en Italia y termina 4 años de crisis política.

Después de muchos años de espera, y luego de dos de las crisis políticas más fuertes que sufrió Italia en su historia democrática, finalmente los italianos tienen un nuevo gobierno, y como indicaban todas las encuestas, Giorgia Meloni será la próxima Primera Ministra, al frente de un gobierno de coalición de derecha.

La alianza de partidos de derecha, la Coalizione di Centro Destra, encabezada por el partido Fratelli de Giorgia Meloni, y acompañada por Lega de Mateo Salvini y Forza de Silvio Berlusconi, ganó la elección con un total del 42% de los votos en las elecciones generales de este domingo, según proyecciones oficiales de la cadena estatal Rai Italia.

Este resultado le otorgaría 233 bancas en la Cámara de Diputados a la coalición, que también incluye a Noi Moderati y otros partidos de centroderecha liberales menores, y 113 bancas en el Senado, ambos con una amplia mayoría para poder pasar las reformas necesarias.

Como líder de la coalición, Meloni se convertirá en la primera mujer en ocupar el cargo de Primer Ministro de Italia. Los resultados finales se esperan para la madrugada del lunes.

Fratelli habría obtenido el 25,5% de los votos, mientras que Lega obtuvo el 8,5% y Forza 7,9%. Es notable el aumento meteórico de popularidad de Fratelli en los últimos años, ya que había obtenido solo un 4,5% en las elecciones pasadas, del 2018.

Gran parte de su voto proviene de simpatizantes de Salvini o Berlusconi, defraudados por su alianza con el partido de izquierda populista Movimiento Cinco Stella (M5S) en los últimos años, cuando se intentó hacer una coalición de partidos “antisistema” de derecha e izquierda, que terminó en un fracaso rotundo.

Para estas elecciones, todos los partidos de derecha se alinearon bajo la bandera de Giorgio Meloni, quien rechazó estas alianzas con la izquierda en el pasado y quedó como la candidata predilecta del voto rechazo a los gobiernos socialdemócratas de Giuseppe Conte y Mario Draghi.

Meloni, una madre romana de 45 años que ha hecho campaña bajo el lema “Dios, patria y familia” y con una agenda marcadamente conservadora, que recuerda a muchos a VOX, lidera un partido que está en contra de la Unión Europea, la libre inmigración, los privilegios a la comunidad LGBT, el aborto y la economía socialdemócrata de los anteriores gobiernos.

El feminismo está teniendo un serio problema para manejar la victoria de Meloni. Por muchos años, especialmente durante el gobierno de Berlusconi, pidieron que una mujer ocupe el máximo cargo del Poder Ejecutivo, pero sin éxito.

Hoy, una mujer ocupará la silla del Palazzo Chigi, pero no la mujer que quería el colectivo feminista, que por alguna razón u otra terminan abrazando las peores ideas de la izquierda.

La izquierda queda partida en el Congreso. Por un lado, la Coalizione di Centro Sinistra habría obtenido el 26,6% de los votos, y tendrá menos de 100 bancas en la Cámara de Diputados y menos de 50 senadores. La coalición liderada por el Partido Demócrata, que venía gobernando con Mario Draghi a la cabeza, obtendría un magro 19,4%.

Por su parte, el Movimiento Cinco Stella (M5S), que había caído a principio de año por debajo de los 10 puntos, obtendría un sólido 16,3% y se ubica como la tercera fuerza del Congreso.

Por último, la coalición apodada Terzo Polo, compuesta por los partidos de centro Italia Viva (un desprendimiento del Partido Demócrata, liderado por el ex primer ministro Mateo Renzi) y Azione, obtendría un 7,5% y tendrá 20 bancas en Diputados y 7 en el Senado.

En los próximos días se espera que Meloni, Salvini y Berlusconi definan un gabinete. Fuentes consultadas indican que Meloni, además del liderazgo del Gobierno, obtendrá completo control del Ministerio de Relaciones Exteriores, Educación, y Cultura.

Salvini obtendrá el Ministerio del Interior, cargo que ya ocupó y que se encarga de la seguridad interna y fronteriza, además del Ministerio de Economía y Finanzas. Por último, Berlusconi parece que quedará como líder del Senado, y su partido manejará los hilos en el Congreso.

Seguir Leyendo

Italia

Giorgia Meloni: Qué piensa la líder de derecha que está a un paso de convertirse en Primera Ministra de Italia

Publicado

en

La diputada de Fratelli d’Italia lidera las encuestas tanto a nivel nacional como dentro de la coalición de derecha que disputará las elecciones el próximo domingo.

“Hoy en día el laicismo de izquierda y el radicalismo islámico amenazan nuestras raíces: frente a este reto no hay mediaciones posibles, o se dice si o se dice no. Sí a la familia natural, no a los lobby LGBT, sí a la identidad sexual, no a la ideología de género, sí a la cultura de la vida, no al abismo de la muerte, sí a la universalidad de la cruz, no a la violencia islamista, sí a fronteras seguras, no a la inmigración masiva, sí al trabajo de nuestros ciudadanos, no a las grandes finanzas internacionales, sí a la soberanía de los pueblos, no a los burócratas de Bruselas. Y si a nuestra civilización, y no a quienes quieren destruirlo. Viva la Europa de los patriotas”.   

La mujer que pronunció estas palabras se llama Giorgia Meloni, líder del partido italiano de derecha Fratelli d’Italia, presidente del Partido de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) en el Parlamento Europeo y la dirigente política con mayor proyección a convertirse en la próxima primera ministra de Italia en las elecciones de este domingo.

Tiene además varios récord en su historial: inició su actividad política en la adolescencia con tan solo 15 años, alegando que las masacres de la mafia en 1992 fueron la chispa de su motivación; a los 27 años fue presidente del movimiento juvenil del partido Alleanza Nazionale, heredero del anterior Movimento Sociale Italiano, primera mujer en ocupar ese cargo; luego, a los 29, fue la diputada más joven de la XV Legislatura y también la vicepresidente de la Cámara de Diputados más joven de la República Italiana y dos años más tarde, con 31, fue la ministra más joven de la historia del país, a cargo del ministerio por la Juventud. Un impresionante currículum de predestinada, sin duda alguna. 

En diciembre de 2012 fundó el partido Fratelli d’Italia (“Hermanos de Italia”), junto a Ignazio La Russa y a Guido Crosetto. Actualmente, ese partido lidera con amplio margen las encuestas previas a las elecciones políticas italianas del 25 de septiembre y, fiel a su trayectoria de marcas extraordinarias, ella se proyecta como la primera mujer en la historia a ocupar el cargo de Primer Ministro de Italia, es decir el jefe del Poder Ejecutivo.

Su partido es parte de la Coalizione di Centro-Destra, formada junto a Forza Italia de Silvio Berlusconi y a la Lega de Matteo Salvini. La coalición de derecha está acreditada de una cómoda mayoría en la próxima legislatura, según todas las encuestas.

Los medios del establishment progresista en todo el mundo, tal como The New York Times, The Washington Post, la BBC, Die Welle, Infobae y tantos otros, lejos de someter a análisis sus proyectos insisten en escracharla y etiquetarla como una fascista, homofóbica, retrógrada, xenófoba y un peligro para la democracia y estabilidad de Europa

Incluso el magnate globalista George Soros, en un artículo para El Pais, publicado en 2020, dijo que su mayor preocupación dentro de “los líderes y movimientos que se oponen a los valores fundamentales de la Unión Europea” era Italia, añadiendo que “la popularidad en declive del líder antieuropeo Matteo Salvini era reemplazada por Giorgia Meloni” a quien describió como más extremista, luego de tildar al húngaro Viktor Orbán y al polaco Jaroslav Karsinsky como sus grandes enemigos.

Los principales medios de comunicación globalistas utilizan la palabra “fascista” para referirse a todas aquellas personas de derecha que, negándose a ser pisoteados por la agenda progresista, combaten políticamente y dentro de los límites de la democracia en defensa de la vida, la libertad y los valores de la comunidad, y como muchos están ganando, recaen en estas palabras despojadas de contenido para difamarlos.

En los últimos años, los gobiernos de izquierda en Italia han seguido políticas alejadas de la voluntad del pueblo, pero esta vez hay una mayoría silenciosa que puede prevalecer. Una mayoría con sentido común que podría convertir al país en la primera nación de Europa Occidental -de las últimas décadas- donde el patriotismo llega al poder y logre revertir el destino de decadencia al cual quieren llegar los gobiernos socialistas

El movimiento conservador en Italia, Europa -y el resto de mundo- ha crecido mucho en el último tiempo, como resultado de un enfoque basado en las necesidades reales de la gente, no en privilegios para una minoría y menos aún en agendas foráneas pertenecientes a organismos supranacionales, los cuales buscan la protección de sus intereses.

Giorgia Meloni propone al conservadurismo como una forma de rebelión al progresismo dominante. El establishment globalista esta aterrorizado, porque no son tontos. Saben perfectamente que si un gobierno patriota italiano alcanzara unos objetivos de mayor empleo, generación de riqueza que derive en una estabilidad económica, seguridad fronteriza, protección de la cultura y sus costumbres, etc. los demás países occidentales copiarían la receta, y de esa forma todos los negociados miserables de la izquierda caerían como un castillo de naipes.

Muchos italianos entienden que ha llegado la hora de que Europa se ponga de pie y recupere el orgullo que la hizo colosal. Solamente el amor a la Patria, a las raíces y costumbres darán el combustible necesario para la batalla que hay que dar.

Ahora bien, ¿cuáles son las ideas y propuestas de Meloni? De su discurso en Andalucia, que dio en español en el marco de un evento organizado por VOX, podemos extraer varios conceptos:

Si bien es consciente de que la dependencia energética de Italia es dramática, también sabe que la idea de una transición completa hacia la electricidad sin tener control de las materias primas necesarias, solamente los hará depender de China aun más de lo que dependen de Rusia, y China será aún más rica -sin preocupación alguna por las normas europeas medioambientales- y finalmente no tendrán un mundo más limpio sino una Europa más pobre

Seguir la ideología de Greta Tunberg nos llevara a perder miles de empresas y millones de puestos de trabajo en toda Europa. Pero esto no le interesa a la izquierda, porque hoy somos los únicos que quedamos para defender el trabajo”, aseveró. 

Meloni sostiene que con el fundamentalismo climático del pacto verde, los barcos elegirán aquellos puertos donde no existan tales normas, “¿cuántos agricultores europeos podrán resistir la competencia a la baja de los productos agrícolas africanos?” cuestiona. 

Meloni sabe que realizar estas preguntas significa traer las situaciones a la realidad; y la misma es el peor enemigo de la ideología. “Pero cuidado” advierte, “la ideología dominante de lo políticamente correcto es el intento de dar una alta motivación a intereses siniestros, destruir la identidad, la centralidad de la persona, los logros de nuestra civilización, para engordar las grandes multinacionales de lo indistinto, de lo sintético, de la riqueza que tienen unos pocos en la piel de muchos”.

En lo que respecta a la ideología de género, considera que más allá de los eslóganes, su verdadero objetivo no es la lucha contra la discriminación, ni la superación de las diferencias entre hombres y mujeres. Sino que el verdadero objetivo, no declarado pero trágicamente evidente, es la desaparición de la mujer y sobre todo el fin de la maternidad

Defender las mujeres significa no callarse ante la inseguridad de nuestros barrios a la creciente violencia étnica”, aseguró, y comentó un hecho sucedido en Italia, en donde cientos de jóvenes norteafricanos destrozaron una ciudad turística y en el tren rodearon y abusaron sexualmente de seis niñas, al grito de ‘las mujeres blancas no pueden subir aquí’.

Basta pensar lo que hubiera pasado si unos jóvenes delincuentes italianos o españoles hubieran hecho lo mismo contra niñas africanas”, ejemplifica y agrega “hubiéramos escuchado a la izquierda gritarle al monstruo machista y racista. En cambio, una vez más, todos callan. Porque la izquierda defiende a la mujer hasta que se encuentra con un criminal extranjero, en ese momento por el reflexo ideológico el criminal extranjero vale más que la mujer”, vociferó. 

En cuanto a los inmigrantes ilegales, que la izquierda define como refugiados, explica que esas personas no huyen de una guerra, sino que los que huyen de una guerra son los ucranianos, y de hecho, sobre esos verdaderos refugiados las imágenes que se observan son principalmente de mujeres y niños.

“En estos años, sin embargo, solo nos han llegado hombres solteros en edad de trabajar, y la izquierda, brazo armado de los intereses de las grandes concentraciones económicas, le han tendido alfombras rojas, sabiendo que esa mano de obra barata competiría a la baja con nuestros trabajadores”, y suma, “para ellos serán nuevos esclavos a explotar. En cambio, la civilización europea luchó contra la esclavitud y la abolió hace siglos. No aceptaremos que regrese”.

La líder italiana considera que Fratelli logró llegar al primer puesto en las encuestas gracias a haber rechazado los limites que otros querían imponerles, como las presiones que recibieron de uno de los grupos de banca de inversión más grande del mundo, Goldman Sachs.

En el discurso contó que representantes del grupo banquero fueron a Italia para decir que si Fratelli ganaba las próximas elecciones parlamentarias, habría problemas con la deuda pública. “Amenazan a los italianos con el spread cuando la culpa de la deuda pública es de los que gobiernan y no de la oposición. Los bancos de inversión americanos, no deciden quien debe gobernar en Italia, ni lo deciden los círculos de izquierda, lo deciden los ciudadanos italianos”, y agrega, “quien gobierne no lo decidirán ni los grupos financieros ni los grandes medios de comunicación ni los intelectuales progres. Lo decidirá el pueblo, porque esta es la democracia y este es un mensaje que la izquierda debe entender”.

Por otro lado, considera que hay partidos de falsa derecha que se han quedado con millones de votos conservadores, para luego hacer los peores tratos con la izquierda. Y remarca que ya no hay tiempo para pensamientos débiles, de continuas mediaciones que debilitan a las naciones. Este es el momento de la toma de posición clara.

En su autobiografía “Io sono Giorgia (Yo soy Giorgia), la diputada escribió la siguiente cita interesante: “Verás, la corrección política es una onda expansiva, una cultura cancelada que intenta trastornar y eliminar todo lo bello, honorable y humano que ha desarrollado nuestra civilización. […] Es un viento nihilista de una fealdad sin precedentes que intenta homogeneizarlo todo en nombre del Mundo Único“.

Y concluye: “En definitiva, la corrección política -el Evangelio que quiere imponer una élite apátrida y desarraigada- es la mayor amenaza para el valor fundacional de las identidades”.

Por otra parte, recientemente Meloni ha realizado un video en francés, inglés y español, los tres idiomas que maneja perfectamente, en donde rechaza por completo todas las difamaciones realizadas por el establishment mediático progresista, en una serie de artículos donde alertan por la “conducción hacia un cambio autoritario, a la salida de Italia del euro, a la desestabilidad del país“, etc.

Meloni asegura que en la última década la nación ha experimentado un declive económico y social sin precedentes, con un continuo empeoramiento de las cuentas públicas, de la calidad de vida de los ciudadanos y de la capacidad competitiva de las empresas. Ya que con la izquierda en el poder, el Estado se ha convertido en enemigo tanto de los ciudadanos como de las empresas, violando cada vez más las libertades individuales.

En lo que respecta a las acusaciones que la quieren vincular con los ideales fascistas, aclara “la derecha italiana ha relegado el fascismo a la historia desde hace décadas, condenando sin ambigüedades la privación de la democracia y las infames leyes anti judías. Además, es inequívoca nuestra condena al nazismo y al comunismo, ésta última siendo la única de las ideologías totalitarias del siglo XX que todavía sigue en el poder en algunos países”.

Luego opina que la imagen de los conservadores italianos, baluarte de la libertad y defensa de los valores occidentales, no debe seguir siendo enturbiada por mistificadores que buscan todos los medios para mantenerse en el poder.

Meloni concluye este video diciendo “¿qué queremos para el futuro de Italia? Queremos que vuelva a ser esa nación grande, dinámica e innovadora, apreciada en todo el mundo que ha contribuido a hacer una Europa sobresaliente. Somos personas leales, honestas, decididas y estamos listos para marcar el comienzo de una nueva temporada de estabilidad, libertad y prosperidad para Italia, le guste o no, a la izquierda”.

Seguir Leyendo

Tendencias