Seguinos en redes

Italia

Giorgia Meloni presentó la Ley de Presupuesto italiano, con un fuerte programa económico liberal

Publicado

en

La premier italiana presentó su Presupuesto para 2023, con un fuerte énfasis en la desgravación fiscal para favorecer la contratación, rebajas tributarias para los trabajadores de medianos y bajos ingresos, y más incentivos para fomentar la natalidad.

El 22 de noviembre fue presentada la legge di bilancio, el presupuesto italiano para el 2023. “Un presupuesto valiente y coherente con los compromisos adquiridos con los italianos“, así lo definió la primera ministra Giorgia Meloni en una rueda de prensa en el Palacio Chigi.

Este presupuesto está fuertemente marcado por una precisa visión política, la cual dictaba las prioridades sobre las que concentrar los recursos. Pero que, en apenas un mes desde que asumió el gobierno, también ha sentado las bases para un correcto funcionamiento de la legislatura. La flamante joven premier también agregó que las medidas adoptadas durante la noche por el Consejo de Ministros forman parte de un compromiso estratégico global asumido.

Es una jugada valiente, porque apuesta al futuro“, afirmó Meloni, aclarando así que incluso las políticas de apoyo a empresas y familias tienen un alcance que no se limita a amortiguar las dificultades del presente solamente, sino que apunta a invertir en el mañana y todo el Gobierno se ha movido en esa dirección, sin ceder a pequeñas cuestiones ni a egoísmos.

La ley de presupuestos aumenta el gasto corriente en 35.000 millones de euros y posee dos grandes prioridades: el crecimiento, que pasa por asegurar el tejido productivo, premiando a los que más produzcan; y justicia social, con atención a las familias, a aquellas personas con los ingresos más bajos y a las categorías más frágiles.

La jefa de gobierno enfatizó estar contenta con el trabajo realizado y el enfoque del presupuesto familiar, “cuando uno cuida su presupuesto y faltan los recursos, no hay que preocuparse por el consentimiento, sino por lo que es justo para hacer crecer a la familia de la mejor manera, para ello se toman decisiones y se asumen responsabilidades” añadió.

Adentrándose en el mérito de las medidas tomadas, la primera ministra explicó que la mayor parte de los recursos -21.000 millones- se canalizaron en disminuir el impacto de la crisis energética, para “asegurar el tejido productivo y las familias”. En este contexto, el gobierno ha confirmado y aumentado los créditos fiscales para las empresas, que pasan del 40% al 45% para las empresas intensivas en energía y del 30% al 35% para las empresas no intensivas en energía.

Para las familias, ha ampliado la cantidad beneficiados según el ingreso familiar, elevando el umbral de 12.000 a 15.000 euros anuales. Es una medida para las familias más necesitadas que supone unos 9.000 millones.

Con respecto a las ganancias inesperadas por las compañías vinculadas a los aumentos de la energía, la alícuota del impuesto especial que grava estos propósitos se ha elevado del 25% al ​​35% para recuperar 2.500 millones de euros. Además, se ha prorrogado hasta marzo el IVA del 5% del gas.

Poniendo el foco de atención en el tejido productivo, la línea política busca incentivar y premiar el trabajo en sintonía con los compromisos asumidos durante la campaña electoral. Hay 3 impuestos fijos en el presupuesto:

  • El primero sobre ingresos incrementales: 15% sobre el mayor beneficio obtenido con un límite máximo de 40 miles de euros. Una medida dirigida a la clase media, no como un favor a los ricos, sino para reconocer valores y sacrificios, de acuerdo a las palabras de la premier.
  • La segunda para autónomos, con el umbral del 15% elevado hasta los 85 mil euros.
  • La tercera para los trabajadores por cuenta ajena, que podrán disfrutar de un impuesto del 5% sobre los bonos de productividad de hasta 3.000 euros. “Esta medida se suma a la extensión de los beneficios marginales ya aprobados”, agregó la líder romana.

Estas tasas diferenciales conforman un nuevo sistema tributario para las categorías afectadas, en reemplazo a la aplicación del clásico impuesto a la renta progresivo. Los trabajadores incluidos en el nuevo régimen tributario verán reducida su carga fiscal ya que en anterior tributo suponía alícuotas de entre 23% y hasta 43% sobre los ingresos imponibles.

Por otra parte, el trabajo es el sector al cual el Gobierno ha dedicado más recursos: la mayor asignación, después de la energía, es para reducir la cuña fiscal. Se trata de 4.500 millones de euros destinados a confirmar el recorte del 2% para rentas de hasta 35 mil euros y añadir un 1% extra para las de hasta 20 mil, que podrán contar por lo tanto con un 3% global.

Los beneficios de la medida serán totalmente del lado de los trabajadores y confirman la atención del gobierno a los de menores ingresos. Luego está la primera aplicación del programa que Meloni resumió en la campaña electoral con el lema “cuanto más contratas, menos pagas”, ya que no pagarán cargas sociales quienes contraten mujeres, jóvenes hasta 36 años o perceptores del reddito di cittadinanza, una renta básica para desempleados que varía según la composición del núcleo familiar.

Esto solo se aplicará a los nuevos contratos, porque la medida pretende crear más empleo o una mayor estabilidad, incluso con la transformación de los contratos de duración determinada en contratos indefinidos. Además, se han introducido bonos de trabajo de hasta 10 mil euros en agricultura, sector turístico y personal de trabajo doméstico. A su vez, se ha aplazado el impuesto al plástico y al azúcar.

También se prevé una “tregua fiscal” para ciudadanos y empresas que han sido afectados por problemas económicos en los últimos años, principalmente por las consecuencias del cierre de actividades por la pandemia y el alto coste de la energía -recordemos que Italia tuvo una de las peores parálisis de actividades de toda Europa-.

Se cancelarán las deudas individuales emitidas hasta 2015 que tengan un importe inferior a mil euros. Podrán pagar en cuotas los impuestos del 2022, sin penalizaciones adicionales e intereses para quienes no los hayan pagado por la emergencia del Covid, por encarecimiento de los servicios o por dificultades económicas.

En cuanto a lo que el nuevo gobierno denomina competencia desleal, ha lanzado una disposición contra las empresas que “abren y cierran”, es decir, aquellas empresas que abren, no aportan nada al Estado, desaparecen y luego empezar de nuevo, “creemos que se debe defender a los empresarios y comerciantes de la competencia desleal y de las prácticas ilegales” subrayó la primera ministra.

Pero, por sobre todas las cosas, medidas en las que emerge claramente la impronta política del gobierno son las relacionadas a las familias, pensiones y la renta básica. El de la familia es un auténtico paquete, que a su vez sienta las bases de un programa legislativo. “Se destinaron 1.500 millones de euros a las familias y la natalidad, un compromiso que no creo que tenga precedentes en los últimos gobiernos”, aseguró la jefa de gobierno.

El paquete incluye incrementos de la asignación única (un 50% más durante todo el primer año de vida del hijo; un 50% más durante tres años para familias numerosas con 3 hijos o más) y la estabilización del incremento por hijo discapacitado, algo que fue transitorio y no estructural, “creemos que es una condición fundamental que los niños discapacitados tengan más que otros” sentenció.

Entre las medidas para favorecer a las familias: por un lado, todos los productos para la primera infancia y toallas sanitarias tendrán un IVA del 5%, por otro lado se confirma el subsidio a la primera vivienda para parejas jóvenes, entre las cuales la cobertura del Estado llega hasta el 80% de las hipotecas.

Sin embargo, el gobierno ha decidido no aprobar la reducción a cero del IVA del pan y la leche explicando que, al no poder distinguir entre rentas, la medida también se contagiaría a quienes no la necesitan. Por lo tanto se seleccionarán determinados alimentos y productos por decreto, utilizando estos 500 millones de euros para abaratar el precio de esos bienes, solo para los necesitados a través de la red de Municipios y también involucrando a productores y distribuidores.

En lo que respecta a las pensiones, se prorroga el APE sociale, es decir la anticipación de la jubilación que correspondería a los 67 años por ley, con correcciones que la hagan más equilibrada e intervenciones en la escala de las jubilaciones que permitirán a las personas jubilarse con 62 y 41 años de aportes. Y por un principio de equidad -según el Gobierno- las mínimas se revalorizarán un 120%, las de hasta 2.000 euros un 100% y así escalar a pensiones iguales o superiores a 10 veces el mínimo cuya indexación se detendrá en el 35%. “Esta es una elección política de la que asumimos la responsabilidad”, dijo Giorgia Meloni al recordar su histórica batalla sobre la necesidad de mecanismos de reequilibrio con respecto a las pensiones de privilegio.

Por último, la cuestión de la renta básica. La líder de Fratelli d’Italia explicó que era necesario más tiempo para una reforma integral, pero que mientras tanto se continuará protegiendo a quienes no pueden trabajar -discapacitados, ancianos, familias sin ingresos con menores a cargo, mujeres embarazadas- mientras que para los demás (para quienes puedan trabajar) la renta básica se suprimirá a fines de 2023 y no se podrá percibir por más de 8 meses, además de caducar a la primera negativa al trabajar y la obligación de estar presente en el territorio nacional. “Nos dimos un periodo transitorio para acompañar al trabajo y motivar a que los empleadores contraten personas que actualmente tienen la renta básica” destacó.

Para finalizar la rueda de prensa, la nueva líder de Italia sentenció que aquellos que imaginaron al Estado como una herramienta para mantener a las personas desde los 18 a los 60 años cuidándolas hasta el infinito, están equivocados, “el Estado ayuda a las personas a poder encontrar un trabajo y a mejorar las condiciones de estas personas”, concluyó, reiterando que “tenemos la intención de volver sobre este asunto en general”.

Mientras los gobiernos de izquierda pretenden mediante las rentas básicas o los empleos públicos obtener eternos votos cautivos, los gobiernos de derecha, como Fratelli d’Italia, se concentran en la creación de empleo privado y oportunidades. No buscan tener esclavos dependientes del Estado, pretenden que sus ciudadanos logren objetivos de grandeza a través del mérito, premiando a quienes puedan producir más riqueza. Hay dos modelos políticos claros y completamente antagónicos, es nuestra responsabilidad decidir cual futuro queremos para nuestras naciones.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Italia

Consenso Anti-Cambio Climático: Científicos italianos aseguran que el Calentamiento Global no es generado por el hombre

Publicado

en

Grandes científicos italianos publicaron una carta con casi 100 firmantes que desmienten el supuesto conseso sobre el cambio climático antropogénico.

Un grupo de 83 renombrados científicos italianos publicaron una carta el pasado 11 de enero asegurando que la evidencia científica demuestra que el cambio climático y el calentamiento global existen, pero no tiene asidero en la acción humana si no que los cambios de temperatura significativos son procesos naturales.

En las últimas décadas, se comprobó que la superficie de la Tierra ha aumentado aproximadamente 0,9 °C desde 1850 hasta la fecha, y se formuló la hipótesis que es algo anormal y se debe a actividades humanas, en particular a las excesivas emisiones de CO2 procedentes del uso de combustibles fósiles.

Esta hipótesis ha sido apodada como el “consenso científico” por revistas especializadas y por divulgadores, pero como asegura este grupo de científicos italianos, lejos está de haber un consenso, y no hay ninguna evidencia concreta que haya probado, hasta la fecha, esta argumentación.

Recientemente esta tesis recibió el titulo de Calentamiento Global Antropogénico en la academia y es activamente promovida por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) de las Naciones Unidas, el cual asegura que los cambios ambientales generarán catástrofes en un futuro próximo, haciendo del planeta inhabitable.

Esto ha llevado a naciones de todo el mundo crear ministerios y masivos presupuestos para introducir medidas que reduzcan por la fuerza la emisión de gases de efecto invernadero. Estas medidas han probado ser extremadamente duras contra las economías, y han profundizado las crisis en todo el mundo, los casos más reciente siendo en Sri Lanka o en Holanda.

Sin embargo, el origen antropogénico del calentamiento global es una conjetura no probada, deducida únicamente de ciertos modelos climáticos, es decir, de programas informáticos complejos que estiman ciertos patrones de cómo debería evolucionar la temperatura de la Tierra, llamados modelos de circulación general.

Existen modelos igual de válidos que prueban lo contrario; que la gran parte del aumento de temperatura de la Tierra se explica por fenómenos naturales, no humanos. Hasta la fecha, no hay evidencia que permita elegir un modelo por sobre el otro, aseguran los científicos firmantes.

La responsabilidad antropogénica del cambio climático observado en el último siglo es, por lo tanto, excesivamente exagerada y los pronósticos catastróficos no son realistas”, concluyen.

Modelo Natural del Clima

El clima es el sistema más complejo de la Tierra, por lo que se deben abordar con métodos apropiados que se adapten a su nivel de complejidad. Los modelos de simulación del clima que promueve la ONU no reproducen la variabilidad natural del clima y, en particular, no reconstituyen los períodos cálidos de los últimos 10.000 años, lo cual, según los firmantes, lleva a errores significativos.

Cuando se agregan estos parámetros a los modelos, se descubre que los calentamientos se han repetido cada mil años. Por ejemplo, existe el período cálido medieval, alrededor del año 800, cuando la temperatura era 2°C arriba de la temperatura promedio, en una época donde no existían procesos industriales que liberaran gases contaminantes.

También ocurrió lo mismo durante el período cálido romano, entre el 250 a.C y el 400 d.C., cuando la temperatura subió 0,6 °C; el período cálido minoico, entre los años 1.500 y 1.200 años a.C., con una anomalía climática de +1,2 ºC.; y el llamado Holoceno Climático, hace 8.000 años.

Estos períodos del pasado ​​fueron más cálidos que el actual, con la concentración de CO2 más baja que la actual; y nadie niega los fenómenos climáticos detrás suyo. Sin embargo, los modelos de circulación general fallan en reproducir estos ciclos, por lo que es un error usarlos para tomar medidas con un impacto tan fuerte en la vida de las personas, según los científicos italianos.

Hay mucha evidencia que indica que el calentamiento global actual es parte de un ciclo cálido como los otros, ya que las anomalías de temperatura comenzaron, de hecho, en el 1700, es decir, en el punto menor de la Pequeña Edad de Hielo, que es el período más frío de los últimos 10.000 años, y corresponde a un mínimo milenario de actividad solar que los astrofísicos llaman mínimo solar de Maunder. La actividad solar es también un punto crucial que determina los períodos cálidos o polares de la Tierra.

De hecho, los modelos del “consenso del cambio climático”, no logran reproducir las oscilaciones climáticas bien conocidas dentro de este período cálido que se está viviendo. Hubo un primer subperíodo de calentamiento fuerte (1850-1880) seguido de uno de enfriamiento (1880-1910), a pesar de que en el medio estalló la Revolución Industrial y el efecto antropológico debería haber sido determinante.

Posteriormente hubo otro subperíodo de calentamiento (1910-1940), y otro subperíodo de enfriamiento (1940-70) y uno nuevo de calentamiento (1970-2000), que parece haberse estabilizado, ya que los años siguientes (2000-2021) no vieron el aumento predicho por los modelos, de aproximadamente 0,2° C por década, sino una clara estabilidad climática interrumpida esporádicamente por las rápidas oscilaciones naturales del Océano Pacífico ecuatorial, denominadas El Niño Southern Oscillation (ENOS), como la que provocó el calentamiento temporal en 2015 y 2016.

Así pues, es científicamente irrealista atribuirle al hombre la responsabilidad del calentamiento observado desde 1900 hasta la actualidad, y mucho menos el calentamiento más general desde el año 1700s. Las predicciones alarmistas por lo tanto no son creíbles, ya que se basan en modelos cuyos resultados están en contradicción con los datos observados.

REDACTORES DE LA CARTA

  1. Uberto Crescenti, profesor emérito de geología aplicada, Università G. D’Annunzio, Chieti-Pescara, ex Rectore magnifique et Président de la Société italienne de géologie.
  2. Giuliano Panza, profesor de sismología de la Universidad de Trieste, académico de Lincei y de la Academia Nacional de Ciencias, conocido como el XL, Premio Internacional 2018 de la Unión Americana de Geofísica.
  3. Alberto Prestininzi,profesor de geología aplicada, Universidad de La Sapienza, Roma, ex editor científico jefe de la Revista Internacional IJEGE y director del Centro de Investigación sobre Predicción y Control de Riesgos Geológicos.
  4. Franco Prodi, profesor de física atmosférica, Universidad de Ferrara.
  5. Franco Battaglia, profesor de química física, Universidad de Módena; Movimento Galileo 2001.
  6. Mario Giaccio,profesor de tecnología y economía de las fuentes de energía, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara, ex decano de la Facultad de Economía.
  7. Enrico Miccadei, profesor de Geografía, Física y Geomorfología, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  8. Nicola Scafetta, profesora de física atmosférica y oceanografía, Universidad Frederico II de Nápoles

FIRMAS 

  1. Antonino Zichichi, profesor emérito de Física, Universidad de Bolonia, fundador y presidente del Centro Ettore Majorana para la Cultura Científica en Erice.
  2. Renato Angelo Ricci, profesor emérito de física de la Universidad de Padua, ex presidente de la Sociedad Italiana de Física y de la Sociedad Europea de Física; Movimiento Galileo 2001.
  3. Aurelio Misiti, profesor de Salud-Ingeniería Ambiental, Universidad La Sapienza, Roma.
  4. Antonio Brambati, profesor de sedimentología, Universidad de Trieste, director del proyecto Paleoclima-mare de PNRA, ex presidente de la Comisión Nacional de Oceanografía.
  5. Cesare Barbieri, Profesor Emérito de Astronomía, Universidad de Padua.
  6. Sergio BartalucciFísico, Presidente de la Asociación Científica y Tecnológica de Ricerca Italiana.
  7. Antonio Bianchini, profesor de astronomía, Universidad de Padua.
  8. Paolo Bonifazi, ex director del Instituto Interplanetario de Física Espacial, Instituto Nacional de Astrofísica.
  9. Francesca Bozzano, profesora de Geología Aplicada, Universidad Sapienza de Roma, Directora del Centro de Investigación CERI.
  10. Marcello Buccolini, profesor de geomorfología, Universidad de G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  11. Paolo Budetta, profesor de geología aplicada, Universidad de Nápoles.
  12. Monia Calista, Investigadora en Geología Aplicada, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  13. Giovanni Carboni, profesor de física, Universidad Tor Vergata, Roma; Movimiento Galileo 2001.
  14. Franco Casali, profesor de física, Universidad de Bolonia y Academia de Ciencias de Bolonia.
  15. Giuliano Ceradelli, ingeniero y climatólogo, ALDAI.
  16. Domenico Corradini, profesor de geología histórica, Universidad de Módena.
  17. Fulvio Crisciani, profesor de dinámica de fluidos geofísicos, Universidad de Trieste e Instituto de Ciencias Marinas, CNR, Trieste.
  18. Carlo Esposito, Profesor de Teledetección, Universidad La Sapienza, Roma.
  19. Mario Floris, profesor de Teledetección, Universidad de Padua.
  20. Gianni Fochi, químico, Scuola Normale Superiore de Pisa; periodista científico.
  21. Mario Gaeta, profesor de volcanología, Universidad de La Sapienza, Roma.
  22. Giuseppe Gambolati, miembro de la  American Geophysica Union, profesor de métodos numéricos, Universidad de Padua.
  23. Rinaldo Genevois, profesor de geología aplicada, Universidad de Padua.
  24. Carlo Lombardi, profesor de Plantas Nucleares, Politécnica de Milán.
  25. Luigi Marino, Geólogo, Centro de Investigación de Control y Predicción de Riesgos Geológicos, Universidad La Sapienza, Roma.
  26. Salvatore Martino, profesor de Microzonación Sísmica, Universidad La Sapienza, Roma.
  27. Paolo Mazzanti, profesor de interferometría satelital, Universidad de La Sapienza, Roma.
  28. Adriano Mazzarella, profesor de meteorología y climatología, Universidad de Nápoles.
  29. Carlo Merli, profesor de Tecnologías Ambientales, Universidad La Sapienza, Roma.
  30. Alberto Mirandola, profesor de Energética Aplicada y presidente del Doctorado en Energética de la Universidad de Padua.
  31. Renzo Mosetti, profesor de oceanografía, Universidad de Trieste, ex director del Departamento de Oceanografía, Istituto OGS, Trieste.
  32. Daniela Novembre, investigadora en Geo-recursos mineros y aplicaciones mineralógicas y petrográficas, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  33. Sergio Ortolani, profesor de Astronomía y Astrofísica, Universidad de Padua.
  34. Antonio Pasculli, Investigador de Geología Aplicada, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  35. Ernesto Pedrocchi, Profesor Emérito de Energía, Politécnico de Milán.
  36. Tommaso Piacentini, profesor de Geografía Física y Geomorfología, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  37. Guido Possa, ingeniero nuclear, ex viceministro Miur.
  38. Mario Luigi Rainone, profesor de geología aplicada, Universidad de Chieti-Pescara.
  39. Francesca Quercia, geóloga, directora de investigación, Ispra.
  40. Giancarlo Ruocco,  profesor de Estructura de la Materia, Universidad La Sapienza, Roma.
  41. Sergio Rusi, profesor de hidrogeología, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  42. Massimo Salleolini, profesor de hidrogeología aplicada e hidrología ambiental, Universidad de Siena.
  43. Emanuele Scalcione, Jefe del Servicio Regional de Agrometeorología de Alsia, Basilicata.
  44. Nicola Sciarra, profesora de geología aplicada, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  45. Leonello Serva, geólogo, director de servicios geológicos de Italia; Movimiento Galileo 2001.
  46. Luigi Stedile, geólogo, Centro de Investigación de Control y Control de Riesgos Geológicos, Universidad de La Sapienza, Roma.
  47. Giorgio Trenta, físico y médico, presidente emérito de la Asociación Italiana de Protección de Radiación Médica; Movimiento Galileo 2001.
  48. Gianluca Valenzise, Directora de Investigación, Instituto Nacional de Geofísica y Volcanología, Roma.
  49. Corrado Venturini, profesor de geología estructural, Universidad de Bolonia.
  50. Franco Zavatti, investigador de astronomía, Universidad de Bolonia.
  51. Achille Balduzzi, geólogo, Agip-Eni.
  52. Claudio Borri, profesor de ciencias de la construcción, Universidad de Florencia, coordinador del Doctorado Internacional en Ingeniería Civil.
  53. Pino Cippitelli, geólogo Agip-Eni.
  54. Franco Di Cesare, Ejecutivo, Agip-Eni.
  55. Serena Doria, Investigadora de Probabilidad y Estadística Matemática, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  56. Enzo Siviero,  profesor de Ponti, Universidad de Venecia, Rector de la Universidad e-Campus.
  57. Pietro Agostini, Ingeniero, Asociación de Científicos y Tecnolgi para la Investigación Italiana.
  58. Donato Barone, ingeniero.
  59. Roberto Bonucchi, maestro.
  60. Gianfranco Brignoli, geólogo.
  61. Alessandro Chiaudani, Doctor en Agricultura, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  62. Antonio Clemente, Investigador en Planificación Urbana, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  63. Luigi Fressoia, arquitecto urbano, Perugia.
  64. Sabino Gallo, ingeniero nuclear.
  65. Daniela Giannessi, primera investigadora, Ipcf-Cnr, Pisa.
  66. Roberto Grassi, ingeniero, director de G&G, Roma.
  67. Alberto Lagi, Ingeniero, Presidente de Restauración de Plantas Complejas Dañadas.
  68. Luciano Lepori, investigador del Ipcf-Cnr, Pisa.
  69. Roberto Madrigali, Metereologo.
  70. Ludovica Manusardi, física nuclear y periodista científica, Ugis.
  71. Maria Massullo, Tecnologia, Enea-Casaccia, Roma.
  72. Enrico Matteoli, Primer Investigador, Ipcf-Cnr, Pisa.
  73. Gabriella Mincione, profesora de ciencias y técnicas de medicina de laboratorio, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.
  74. Massimo Pallotta, primer tecnólogo, Instituto Nacional de Física Nuclear.
  75. Enzo Pennetta, profesor de ciencias naturales y divulgador científico.
  76. Nunzia Radatti, química, Sogin.
  77. Vincenzo Romanello, Ingeniero Nuclear, Centro de Investigación, Rez, República Checa.
  78. Alberto Rota, ingeniero, investigador en Cise y Enel.
  79. Massimo Sepielli, Director de Investigación, Enea, Roma.
  80. Ugo Spezia, Ingeniero, Gerente de Seguridad Industrial, Sogin; Movimiento Galileo 2001.
  81. Emilio Stefani, profesor de fitopatología, Universidad de Módena.
  82. Umberto Tirelli, científico superior visitante, Istituto Tumori d’Aviano; Movimiento Galileo 2001.
  83. Roberto Vacca, ingeniero y escritor científico.
Seguir Leyendo

Italia

Meloni cumplió su promesa de campaña y capturó al jefe de la Cosa Nostra, el líder mafioso Matteo Messina

Publicado

en

La primera ministra Giorgia Meloni dijo que Messina Denaro era el jefe “más significativo” de la mafia y que su arresto era “una gran victoria” del Estado en su guerra contra el crimen organizado.

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, confirmó este lunes la detención del considerado jefe máximo de la Cosa Nostra, la organización criminal que se originó en el sur de Italia, particularmente en Sicilia, cumpliendo su promesa de campaña de que combatiría contra la mafia organziada.

Matteo Messina Denaro era el criminal más buscado de Italia y se encontraba prófugo hace más de 30 años. Por inutilidad o complicidad, ninguno de los anteriores primeros ministros que gobernaron el país en las últimas tres décadas habían podido arrestarlo, a pesar de su retórica de que lo harían.

Esto es una gran victoria para el Estado, que demuestra que no se rinde ante la mafia“, dijo Meloni tras hacerse público el arresto de Messina en una clínica sanitaria privada en Palermo, la capital siciliana, a donde acudió para recibir tratamiento médico, abandonando su escondite. Según fuentes policiales, llevaba un año recibiendo tratamiento para el cáncer de colon bajo un nombre falso.

Meloni destacó que el arresto se produjo un día después del aniversario de la detención hace 30 años de Totò Riina, el anterior jefe del crimen organizado y líder del clan Corleone, y agradeció a “las fuerzas policiales y, en particular, a los Carabineros, a la Fiscalía Nacional Antimafia y a la Fiscalía de Palermo por la captura del máximo exponente de la delincuencia mafiosa”.

El Gobierno asegura que la lucha contra la criminalidad mafiosa continuará sin tregua, como demuestra el hecho de que la primera medida de este Ejecutivo -la defensa de la cadena perpetua sin beneficios- se refiriera precisamente a este asunto“, completó.

La captura del mafioso, con varias condenas perpetuas por los atentados de Cosa Nostra de 1993 y numerosos homicidios a lo largo de los años, llega tras un espaldarazo de apoyo del nuevo gobierno de derecha a las investigaciones llevadas a cabo por los fiscales de Palermo Maurizio de Lucia y el adjunto Paolo Guido.

Quién es Mateo Messina Denaro

El “capo” de la mafia italiana, Messina Denaro, tiene hoy 60 años y es apodado “El Diablo”. Lleva prófugo desde la década del ’90, cuando coordinó una serie de atentados de 1993 en Florencia, Roma y Milán en los que murieron 10 personas.

También se le considera el cerebro de las bombas que provocaron la muerte de los dos magistrados antimafia en 1992, Paolo Borsellino y Giovani Falcone, la esposa de éste, Francesca Morvillo, y ocho agentes de la escolta.

Por varios de esos crímenes fue juzgado y sentenciado en ausencia a cadena perpetua, pero la policía nunca había podido dar con su paradero, aunque es claro que una persona solo puede permanecer prófugo tanto tiempo con la connivencia del poder político de turno.

Messina tomó el control de la Cosa Nostra tras la detención de “Totó” Riina y el otro jefe mafioso, Bernardo Provenzano, por lo que se espera que tras su arresto, otro cabecilla tome su lugar. De todos modos, es un golpe letal a la mafia siciliana.

Matteo Messina, fotografiado por los carabineros en Italia.

Seguir Leyendo

Italia

Tres personas fueron asesinadas por contrabandistas de migrantes desde África hacia la isla italiana de Lampedusa

Publicado

en

Una bebé de 14 meses fue una de las tres personas asesinadas por traficantes de migrantes después de que un barco que provenía de Túnez se hundiera frente a la isla italiana de Lampedusa.

Durante el fin de semana, la isla italiana de Lampedusa fue testigo de la trágica muerte de tres migrantes cuyo barco naufragó frente a la isla. El barco de 7 metros de largo proveniente de la ciudad tunecina de Sfax, en el que viajaban 36 pasajeros, naufragó a unas 38 millas de la costa de la isla.

Un hombre de 38 años de Costa de Marfil, una mujer de la misma edad proveniente de Camerún y son una bebé de 14 meses fueron las tres personas que perdieron la vida en este trágico hecho, que en un primer momento se catalogó como accidente, pero que ahora los fiscales italianos han rotulado como un asesinato.

Los 33 migrantes restantes a bordo del pequeño bote fueron rescatados por pescadores tunecinos, quienes luego los entregaron, incluidos los tres muertos, a las autoridades italianas, informa el sitio web de la la Unión Europea, InfoMigrants.

Desde entonces, los fiscales de la ciudad siciliana de Agrigento han iniciado una investigación sobre los contrabandistas detrás del peligroso viaje, y los han imputado por asesinato, debido a que sus acciones directas los llevaron a la muerte.

Seis personas, incluidas las tres víctimas, fueron trasladadas a un buque de la guardia costera y llevadas a Lampedusa. Los otros 30 pasajeros fueron llevados a la isla unas horas más tarde por la policía financiera y los guardacostas. Los sobrevivientes, incluidas 10 mujeres, fueron interrogados por las autoridades que están tratando de entender qué sucedió durante el viaje, por qué el barco volcó y quién estaba al timón.

El alcalde de las islas Pelagie, que incluyen Lampedusa, Filippo Mannino, ha pedido al gobierno de la primera ministra Giorgia Meloni que promulgue una ley especial para que la isla haga frente a las constantes llegadas.

“Estamos en guerra, una guerra silenciosa que muchos ignoran o pretenden ignorar”, dijo Mannino, solicitando una “ley especial para que Lampedusa ayude concretamente a lidiar con este fenómeno que inevitablemente afecta la gestión del territorio y, como consecuencia, la administración municipal“.

Mannino pidió específicamente “personal, un grupo de trabajo listo para tratar diariamente todos los aspectos relacionados con las operaciones de rescate y la organización del alojamiento“. Además, expresó el deseo de que el ministro del Interior, el derechista Matteo Piantedosi, otorgue al municipio la “ayuda prometida en campaña“.

El ministro del Interior debería venir a Lampedusa y pasar al menos 24 horas conmigo. Tal vez entonces se dé cuenta de la enormidad del problema y proponga al gobierno soluciones serias y concretas“, agregó Mannino.

Operación de rescate marítimo nocturno frente a la costa de Lampedusa por un barco patrullero de la Guardia Costera italiana

Se estima que el punto caliente de Lampedusa albergaba para el 9 de enero unas 884 personas, a pesar de ser diseñado para albergar a un máximo de 398 personas, lo que ocasiona hacinamiento, falta de recursos y enfermedades en el campo de refugiados, que tiene casi el triple de personas que su capacidad máxima.

Cabe resaltar que aunque la asistencia ha sido mínima, la situación ha mejorado desde la asunción de Giorgia Meloni. En julio del año pasado, más de 1.800 migrantes estaban presentes en las instalaciones, muchos de los cuales tuvieron que comer y dormir en el piso de los pasillos del campamento en condiciones miserables.

Durante el 2022, Italia vio llegar a más de 100.000 inmigrantes ilegales, el mayor número desde 2017, y a pesar de las medidas de emergencia que tomó Meloni, hay pocas señales de que los números decrezcan en 2023.

De todos modos, Italia no es el único estado miembro de la Unión Europea que vio un aumento de nuevas llegadas de migrantes el año pasado. Por ejemplo, esta misma semana, el gobierno griego dijo que alrededor de 1.300 contrabandistas de personas habían sido arrestados por las autoridades en la frontera terrestre con Turquía, más precisamente en la región de Evros.

El ministro griego de Protección Civil, Takis Theodorikakos, dijo que Grecia había detenido hasta 256.000 intentos ilegales de ingresar sin documentación al país el año pasado.

Bote que traficaba migrantes desde África hacia Italia es encontrado destruido en la costa

Las cifras publicadas por la Organización Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas (OIM) afirman que, desde 2014, más de 29.000 migrantes han muerto tratando de cruzar a Europa, sin duda víctimas de contrabandistas despiadados que los llevaron a la muerte mientras obtenían ganancias del sufrimiento humano.

La Ruta del Mediterráneo Central, que ha visto un aumento de la actividad durante 2022, es la más peligrosa para Europa, ya que los pequeños barcos de migrantes, a menudo llenos por traficantes de personas, salen de Libia y Túnez tratando de llegar, principalmente, a Italia o Malta.

Los contrabandistas llenan estos barcos sabiendo que cualquier ola los puede derribar, y prefieren que nunca lleguen a destino así no queda evidencia que pueda llevar a las autoridades italianas a rastrearlos y arrestarlos.

Por otro lado, desde principios de 2021, un total de aproximadamente 1.500 personas han muerto tratando de llegar a las Islas Canarias. Además, una de cada diez mujeres que intentan hacer el viaje son conducidas a la muerte por traficantes, el doble del número de hombres que mueren tratando de emprender el viaje.

Un ejemplo de la crueldad de los traficantes de personas se vio en junio cuando un bote de goma proporcionado por contrabandistas se hundió con docenas de personas a bordo, lo que llevó a que por lo menos treinta personas, incluidas mujeres y niños, desaparecieran y, seguramente, perdieran la vida.

Además, muchos contrabandistas han sido también acusados de torturar y abusar de los migrantes en los últimos años. Por ejemplo, un grupo de tres traficantes de Guinea y Egipto condenados a 20 años de prisión cada uno por un tribunal italiano en 2020 por trata de personas, tortura, asesinato por violencia sexual y secuestro extorsivo.

Por demás, muchos migrantes tampoco están a salvo de otros migrantes peligrosos a lo largo de la ruta. Por ejemplo, en 2017, un ciudadano somalí llamado Osman fue condenado por violar, torturar y asesinar a otros migrantes.

El somalí fue acusado de matar deliberadamente de hambre a otros o simplemente dejarlos morir a causa de diferentes enfermedades. Un total de 17 de sus víctimas testificaron en un tribunal italiano contra él, incluidas dos mujeres jóvenes que testificaron que los somalíes las violaron.

También ocurre que en estos barcos viajan infiltrados terroristas pertenecientes a las cientos de agrupaciones islamistas del continente africano, inclusive los famosos “lobos solitarios” de ISIS, que al llegar a Europa comienzan a planificar atentados terroristas, casi imposibles de identificar por las autoridades debido a que lo hacen por su porpia cuenta, sin contacto con el Estado Islámico.

Seguir Leyendo

Tendencias