Seguinos en redes

Italia

Giorgia Meloni presentó la Ley de Presupuesto italiano, con un fuerte programa económico liberal

Publicado

en

La premier italiana presentó su Presupuesto para 2023, con un fuerte énfasis en la desgravación fiscal para favorecer la contratación, rebajas tributarias para los trabajadores de medianos y bajos ingresos, y más incentivos para fomentar la natalidad.

El 22 de noviembre fue presentada la legge di bilancio, el presupuesto italiano para el 2023. “Un presupuesto valiente y coherente con los compromisos adquiridos con los italianos“, así lo definió la primera ministra Giorgia Meloni en una rueda de prensa en el Palacio Chigi.

Este presupuesto está fuertemente marcado por una precisa visión política, la cual dictaba las prioridades sobre las que concentrar los recursos. Pero que, en apenas un mes desde que asumió el gobierno, también ha sentado las bases para un correcto funcionamiento de la legislatura. La flamante joven premier también agregó que las medidas adoptadas durante la noche por el Consejo de Ministros forman parte de un compromiso estratégico global asumido.

Es una jugada valiente, porque apuesta al futuro“, afirmó Meloni, aclarando así que incluso las políticas de apoyo a empresas y familias tienen un alcance que no se limita a amortiguar las dificultades del presente solamente, sino que apunta a invertir en el mañana y todo el Gobierno se ha movido en esa dirección, sin ceder a pequeñas cuestiones ni a egoísmos.

La ley de presupuestos aumenta el gasto corriente en 35.000 millones de euros y posee dos grandes prioridades: el crecimiento, que pasa por asegurar el tejido productivo, premiando a los que más produzcan; y justicia social, con atención a las familias, a aquellas personas con los ingresos más bajos y a las categorías más frágiles.

La jefa de gobierno enfatizó estar contenta con el trabajo realizado y el enfoque del presupuesto familiar, “cuando uno cuida su presupuesto y faltan los recursos, no hay que preocuparse por el consentimiento, sino por lo que es justo para hacer crecer a la familia de la mejor manera, para ello se toman decisiones y se asumen responsabilidades” añadió.

Adentrándose en el mérito de las medidas tomadas, la primera ministra explicó que la mayor parte de los recursos -21.000 millones- se canalizaron en disminuir el impacto de la crisis energética, para “asegurar el tejido productivo y las familias”. En este contexto, el gobierno ha confirmado y aumentado los créditos fiscales para las empresas, que pasan del 40% al 45% para las empresas intensivas en energía y del 30% al 35% para las empresas no intensivas en energía.

Para las familias, ha ampliado la cantidad beneficiados según el ingreso familiar, elevando el umbral de 12.000 a 15.000 euros anuales. Es una medida para las familias más necesitadas que supone unos 9.000 millones.

Con respecto a las ganancias inesperadas por las compañías vinculadas a los aumentos de la energía, la alícuota del impuesto especial que grava estos propósitos se ha elevado del 25% al ​​35% para recuperar 2.500 millones de euros. Además, se ha prorrogado hasta marzo el IVA del 5% del gas.

Poniendo el foco de atención en el tejido productivo, la línea política busca incentivar y premiar el trabajo en sintonía con los compromisos asumidos durante la campaña electoral. Hay 3 impuestos fijos en el presupuesto:

  • El primero sobre ingresos incrementales: 15% sobre el mayor beneficio obtenido con un límite máximo de 40 miles de euros. Una medida dirigida a la clase media, no como un favor a los ricos, sino para reconocer valores y sacrificios, de acuerdo a las palabras de la premier.
  • La segunda para autónomos, con el umbral del 15% elevado hasta los 85 mil euros.
  • La tercera para los trabajadores por cuenta ajena, que podrán disfrutar de un impuesto del 5% sobre los bonos de productividad de hasta 3.000 euros. “Esta medida se suma a la extensión de los beneficios marginales ya aprobados”, agregó la líder romana.

Estas tasas diferenciales conforman un nuevo sistema tributario para las categorías afectadas, en reemplazo a la aplicación del clásico impuesto a la renta progresivo. Los trabajadores incluidos en el nuevo régimen tributario verán reducida su carga fiscal ya que en anterior tributo suponía alícuotas de entre 23% y hasta 43% sobre los ingresos imponibles.

Por otra parte, el trabajo es el sector al cual el Gobierno ha dedicado más recursos: la mayor asignación, después de la energía, es para reducir la cuña fiscal. Se trata de 4.500 millones de euros destinados a confirmar el recorte del 2% para rentas de hasta 35 mil euros y añadir un 1% extra para las de hasta 20 mil, que podrán contar por lo tanto con un 3% global.

Los beneficios de la medida serán totalmente del lado de los trabajadores y confirman la atención del gobierno a los de menores ingresos. Luego está la primera aplicación del programa que Meloni resumió en la campaña electoral con el lema “cuanto más contratas, menos pagas”, ya que no pagarán cargas sociales quienes contraten mujeres, jóvenes hasta 36 años o perceptores del reddito di cittadinanza, una renta básica para desempleados que varía según la composición del núcleo familiar.

Esto solo se aplicará a los nuevos contratos, porque la medida pretende crear más empleo o una mayor estabilidad, incluso con la transformación de los contratos de duración determinada en contratos indefinidos. Además, se han introducido bonos de trabajo de hasta 10 mil euros en agricultura, sector turístico y personal de trabajo doméstico. A su vez, se ha aplazado el impuesto al plástico y al azúcar.

También se prevé una “tregua fiscal” para ciudadanos y empresas que han sido afectados por problemas económicos en los últimos años, principalmente por las consecuencias del cierre de actividades por la pandemia y el alto coste de la energía -recordemos que Italia tuvo una de las peores parálisis de actividades de toda Europa-.

Se cancelarán las deudas individuales emitidas hasta 2015 que tengan un importe inferior a mil euros. Podrán pagar en cuotas los impuestos del 2022, sin penalizaciones adicionales e intereses para quienes no los hayan pagado por la emergencia del Covid, por encarecimiento de los servicios o por dificultades económicas.

En cuanto a lo que el nuevo gobierno denomina competencia desleal, ha lanzado una disposición contra las empresas que “abren y cierran”, es decir, aquellas empresas que abren, no aportan nada al Estado, desaparecen y luego empezar de nuevo, “creemos que se debe defender a los empresarios y comerciantes de la competencia desleal y de las prácticas ilegales” subrayó la primera ministra.

Pero, por sobre todas las cosas, medidas en las que emerge claramente la impronta política del gobierno son las relacionadas a las familias, pensiones y la renta básica. El de la familia es un auténtico paquete, que a su vez sienta las bases de un programa legislativo. “Se destinaron 1.500 millones de euros a las familias y la natalidad, un compromiso que no creo que tenga precedentes en los últimos gobiernos”, aseguró la jefa de gobierno.

El paquete incluye incrementos de la asignación única (un 50% más durante todo el primer año de vida del hijo; un 50% más durante tres años para familias numerosas con 3 hijos o más) y la estabilización del incremento por hijo discapacitado, algo que fue transitorio y no estructural, “creemos que es una condición fundamental que los niños discapacitados tengan más que otros” sentenció.

Entre las medidas para favorecer a las familias: por un lado, todos los productos para la primera infancia y toallas sanitarias tendrán un IVA del 5%, por otro lado se confirma el subsidio a la primera vivienda para parejas jóvenes, entre las cuales la cobertura del Estado llega hasta el 80% de las hipotecas.

Sin embargo, el gobierno ha decidido no aprobar la reducción a cero del IVA del pan y la leche explicando que, al no poder distinguir entre rentas, la medida también se contagiaría a quienes no la necesitan. Por lo tanto se seleccionarán determinados alimentos y productos por decreto, utilizando estos 500 millones de euros para abaratar el precio de esos bienes, solo para los necesitados a través de la red de Municipios y también involucrando a productores y distribuidores.

En lo que respecta a las pensiones, se prorroga el APE sociale, es decir la anticipación de la jubilación que correspondería a los 67 años por ley, con correcciones que la hagan más equilibrada e intervenciones en la escala de las jubilaciones que permitirán a las personas jubilarse con 62 y 41 años de aportes. Y por un principio de equidad -según el Gobierno- las mínimas se revalorizarán un 120%, las de hasta 2.000 euros un 100% y así escalar a pensiones iguales o superiores a 10 veces el mínimo cuya indexación se detendrá en el 35%. “Esta es una elección política de la que asumimos la responsabilidad”, dijo Giorgia Meloni al recordar su histórica batalla sobre la necesidad de mecanismos de reequilibrio con respecto a las pensiones de privilegio.

Por último, la cuestión de la renta básica. La líder de Fratelli d’Italia explicó que era necesario más tiempo para una reforma integral, pero que mientras tanto se continuará protegiendo a quienes no pueden trabajar -discapacitados, ancianos, familias sin ingresos con menores a cargo, mujeres embarazadas- mientras que para los demás (para quienes puedan trabajar) la renta básica se suprimirá a fines de 2023 y no se podrá percibir por más de 8 meses, además de caducar a la primera negativa al trabajar y la obligación de estar presente en el territorio nacional. “Nos dimos un periodo transitorio para acompañar al trabajo y motivar a que los empleadores contraten personas que actualmente tienen la renta básica” destacó.

Para finalizar la rueda de prensa, la nueva líder de Italia sentenció que aquellos que imaginaron al Estado como una herramienta para mantener a las personas desde los 18 a los 60 años cuidándolas hasta el infinito, están equivocados, “el Estado ayuda a las personas a poder encontrar un trabajo y a mejorar las condiciones de estas personas”, concluyó, reiterando que “tenemos la intención de volver sobre este asunto en general”.

Mientras los gobiernos de izquierda pretenden mediante las rentas básicas o los empleos públicos obtener eternos votos cautivos, los gobiernos de derecha, como Fratelli d’Italia, se concentran en la creación de empleo privado y oportunidades. No buscan tener esclavos dependientes del Estado, pretenden que sus ciudadanos logren objetivos de grandeza a través del mérito, premiando a quienes puedan producir más riqueza. Hay dos modelos políticos claros y completamente antagónicos, es nuestra responsabilidad decidir cual futuro queremos para nuestras naciones.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Argentina

A pesar de no formar parte del grupo, Javier Milei asistirá al G7 por invitación personal de Giorgia Meloni

Publicado

en

La primera ministra de Italia extendió la invitación al Presidente de la República Argentina, Javier Milei, para participar en la próxima cumbre del Grupo de los Siete.

El Grupo de los Siete (G7) es el foro político y económico más poderoso del mundo, englobando a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. Este año, la cumbre está programada para celebrarse en junio en la región italiana de Apulia.

Si bien Argentina no es parte del grupo, este año los 7 líderes más importantes del mundo estarán acompañados por el presidente Javier Milei, gracias a una invitación personal que le extendió la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, encargada de organizar el evento en esta ocasión.

Este gesto, que ha sido recibido con interés y anticipación, refleja la creciente importancia de Milei en la arena política internacional y destaca la influencia que ha ganado como líder mundial. Y no solo Meloni quiere tenerlo presente en G7, ya que estas invitaciones suelen realizarse en consenso con los demás integrantes.

La invitación formal fue entregada a través de una nota diplomática, transmitida por el embajador italiano en Argentina, Fabrizio Lucentini, y recibida con gratitud por la cnciller Diana Mondino. La confirmación de la participación de Milei en la cumbre del G7 representa un reconocimiento significativo de su papel como figura destacada en la política global y subraya la creciente relevancia de Argentina en el escenario internacional.

Fue así la cuenta oficial de Cancillería la que emitió un comunicado anunciando la invitación de Meloni a Milei para participar en la cumbre más importante del año. El mensaje enfatizó la importancia de fortalecer los lazos bilaterales entre Argentina e Italia y destacó el papel crucial que desempeñará Milei en el diálogo sobre cuestiones de interés mutuo durante la reunión.


De esta manera, Milei le agregará un poco de liberalismo a una cumbre que prometía ser un epicentro de la izquierda mundial, ya que este año coinciden el presidente de EE.UU., Joe Biden; el líder socialista de Alemania, Olaf Scholz; el progresista premier canadiense, Justin Trudeau; el socialdemócrata presidente de Francia, Emmanuel Macron; y el centrista premier inglés, Rishi Sunak.

Por la derecha, solo iban a estar el premier de Japón, Fumio Kishida, y la propia Georgia Meloni. Ahora ambos discutirán con el resto de los integrantes con Milei dando respaldo y su singular visión del mundo.

La participación de Javier Milei en la cumbre del G7 brindará una oportunidad única para que Argentina exprese su visión y perspectivas sobre una serie de temas globales clave, incluyendo la economía mundial, la seguridad internacional y el cambio climático, todos puntos donde la visión del mandatario argentino difiere del establishment del Grupo.

Además, permitirá a Milei establecer contactos con líderes de otros países con quienes todavía no ha tenido la oportunidad de reunirse, y fortalecer los lazos diplomáticos de Argentina en el escenario internacional.

Es importante destacar que la invitación de Meloni a Milei no solo refleja la afinidad ideológica entre ambos líderes, sino también la creciente cooperación entre Italia y Argentina en una variedad de áreas, incluyendo el comercio, la seguridad y la política internacional. Esta colaboración estratégica entre dos naciones democráticas y comprometidas con los valores occidentales conservadores resulta fundamental en el escenario tanto latinoamericano como europeo.

Seguir Leyendo

Economía

Meloni busca privatizar el Servicio Postal y los ferrocarriles en Italia, después de décadas de estar en quiebra

Publicado

en

La venta de activos estatales facilitaría la cancelación de compromisos de deuda y el necesario equilibrio de las finanzas públicas. Las autoridades preparan un drástico ajuste fiscal para 2024.

La Primer Ministra Georgia Meloni anunció recientemente la vocación del Gobierno por la privatización de una gran cantidad de activos estatales. Estas maniobras permitirían dos objetivos principales: se podrían obtener acreencias importantes para cancelar compromisos de deuda a corto plazo, y también se facilitaría el equilibrio de las finanzas públicas.

El Gobierno anunció que buscará lanzar a la venta el 13% del paquete accionario de Correo Italiano. Actualmente el Estado italiano retiene el total del paquete accionario: en un 65% de forma directa, y en un 35% a través del banco de desarrollo Cassa Depositi e Prestiti (del cual el Estado es dueño en un 82%).

Por otra parte, el Gobierno también evalúa la privatización parcial de Ferrocarriles Estatales Italianos (FS), la empresa insignia que tomó especial protagonismo durante los años del fascismo. Se trata de una de las privatizaciones más complejas dentro del prontuario que anunció el oficialismo, por lo que el proceso podría demorar años en consumarse.

“Creo que existe la posibilidad de que particulares participen en acciones minoritarias en empresas que hoy están totalmente bajo control público, y este es el caso de los ferrocarriles”, expresó la Primer Ministra.

Meloni demostró su determinación a favor de las privatizaciones por primera vez en noviembre del año pasado, cuando se concretó la venta del 25% del paquete accionario del histórico Banco Monte dei Paschi di Siena, nada menos que la institución bancaria más antigua del mundo (fundada en el año 1472). Esto dejó una acreencia neta por 920 millones de euros.

El Estado asumió su control mayoritario durante la crisis financiera internacional de 2008, y el Gobierno de Meloni se comprometió a devolverlo a manos privadas. Tras esta primera maniobra, se propone continuar con la venta de acciones hasta desaparecer por completo la participación estatal en el banco.

Se estudiarán nuevos y sucesivos programas de privatización total o parcial de empresas públicas para alcanzar un objetivo de recaudación de al menos 20.000 millones de euros entre 2024 y 2026. Este programa ayudaría a mantener bajo control el crecimiento explosivo del endeudamiento.

El Estado italiano mantiene un stock de deuda pública superior al 143% del PBI, y un margen de deuda neta que representa por lo menos el 132% del producto respectivamente. La delicada situación financiera del sector público limita extremadamente su capacidad para recapitalizar las empresas bajo su control, por lo que la participación del sector privado resulta fundamental para evitar el deterioro general de los servicios prestados.

La apertura de las puertas hacia la privatización también contribuiría a mejorar notablemente el atractivo inversor por parte de capitales extranjeros, algo que fue especialmente relevante para países como Grecia en los últimos años.

Seguir Leyendo

Argentina

Milei brilló en la TV italiana y volvió a sus raíces mediáticas: “El comunismo es una enfermedad del alma”

Publicado

en

Tras las fuertes críticas que había hecho al Papa Francisco, admitió que debió “reconsiderar algunas posiciones”, pero reafirmó su ideología “anarcocapitalista” y que su objetivo es quitar al Estado del medio de la vida de los argentinos.

El presidente Javier Milei, dio este sábado una entrevista exclusiva al programa Quarta Repubblica, del canal Rete 4, del conglomerado mediático Mediaset, fundado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi, y considerado uno de los canales mainstream más de derecha de Italia.

En un mano a mano con el periodista Nicola Porro, el mandatario argentino volvió a sus raíces mediáticas que lo llevaron a la fama en su país, y defendió el modelo libertario a capa y espada contra un entrevistador que, si bien coincide ideológicamente con Milei, se puso en modo “abogado del diablo” para indagarlo.

Milei aprovechó la oportunidad para retomar su fiel estilo de showman y explicar con simpleza conceptos más bien complejos. “Siento un profundo desprecio por el Estado, que creo que es la asociación criminal más grande del mundo”, afirmó sintetizando por qué se considera anarcocapitalista aún siendo presidente.

El jefe de Estado destacó que es el primer “liberal libertario en ser Presidente”, al tiempo que se definió como “anarcocapitalista”. Y reflexionó: “Todos los días comprás algo y el Estado te roba con los impuestos”, analizó.

Insistió, en tanto, con su idea de retirar al Estado de la administración de la economía de la Argentina. “La única función del Estado es la defensa, la seguridad y la justicia”, apuntó al respecto, y agregó que en su país “también se administra la salud y la educación, algo que se decidió hace mucho tiempo, pero nada más“.

En la entrevista, Milei le confió a Porro que “su estilo es hablarle a la gente diciendo la verdad”. “Hay 5 millones de argentinos no tienen qué comer porque el Estado le roba al sector privado” y apuntó que “en ese marco decadente” encontró la posibilidad de “introducir las ideas libertarias”.

Por otra parte, también se refirió a su base de seguidores y militantes que en un principio se conformó en la juventud desencantada con la política. “Los jóvenes me quieren mucho porque tienen menos tiempo de lavado de cerebro“, indicó para explicar el fenómeno.

Milei le hizo un resumen a su interlocutor de lo que hizo desde que llegó a la Casa Rosada. “En lo que va de nuestra corta gestión echamos a 50 mil empleados públicos y hay más de 10 mil contratos que no han sido renovados“, explicó.

Además destacó el recorte de 200 mil planes sociales dados de baja por irregularidades, que redujo las transferencias “discrecionales” a las provincias en un 98% y que llevó la obra pública a cero.

En otro pasaje de la entrevista, el Presidente argentino enumeró medidas tomadas para ajustar el Estado. Porro, su entrevistador, le remarcó que esas políticas eran diametralmente distintas a las europeas.

En Europa hacemos todo lo contrario, subimos los impuestos, creamos nuevas regulaciones, gastamos más, nos endeudamos más“, exclamó el italiano. En ese momento se dio una dinámica que los argentinos que siguen al Milei de la tele conocen muy bien, pero que es una novedad afuera: Milei se convirtió en el entrevistador, y “educó” al periodista.

Le hago una pregunta: ¿cuál es la zona del mundo que crece menos?“, preguntó el Presidente inviertiendo los roles de la entrevista. “Europa“, replicó Porro, a lo que contestó efusivamente Milei: “Obviamente, porque tienen un montón de Estado y un montón de keynesianos“.

En otro pasaje de la entrevista, Milei sostuvo que “el Estado es el enemigo, una asociación criminal” y que el comunismo es “una enfermedad del alma”, algo que según cuenta, descubrió más de grande.

Al principio pensaba que el comunismo era un problema mental, porque el socialismo puro fue derrotado por la teoría económica y empíricamente no cierra por ningún lado. O sea, al principio pensé que era un problema de naturaleza mental”, aseguró.

Pero, luego, me di cuenta de que es algo mucho peor, es una enfermedad del alma. Cuando se aplicó bien el socialismo, se asesinaron a más de 6 millones de seres humanos“, remató. “Solo alguien podrido del alma puede apoyar algo así”.

Porro, como abogado del diablo, le retrucó: “Pero Javier, los comunistas no existen más son una cosa del pasado”, a lo que Milei le dijo que si quiere puede llamarlos socialistas. “Lo que hay son muchos socialistas que quieren lograr esto a largo plazo. Son comunistas cobardes“.

Qué dijo Javier Milei sobre su relación con el Papa Francisco

La entrevista fue grabada el domingo por la noche, luego de que Milei participara de la ceremonia de canonización de Mama Antula en el Vaticano pero antes del encuentro privado en el Palacio Apostólico. Sin embargo, las palabras del presidente fueron de tabula rasa.

Tras las duras críticas que había expresado contra el Sumo Pontífice durante la campaña electoral, Milei reconoció que tuvo que “reconsiderar algunas posiciones” porque ha “comprendido en estos últimos tiempos, entre otras cosas, que el Papa es el argentino más importante, es el líder de los católicos en el mundo”.

Por consiguiente, todo esto implica algo muy, muy importante: representa una institución muy importante sobre todo en un país como Argentina, que tiene tantas raíces católicas“, enfatizó.

Y agregó: “En consecuencia, tuve que reconsiderar algunas posturas y, a partir de ese momento, comenzamos a construir un vínculo positivo“.

El árbol genealógico de Milei

En otro tramo de la entrevita, el Presidente argentino contó algunos detalles de su relación personal con Italia, sus orígenes que lo vinculan con ese país y las pasiones que lo acercan a la cultura “tana”.

El periodista, en un intento por romper el hielo, antes de ahondar en cuestiones políticas quiso saber si era cierto que Milei tenía una particular devoción por Italia: “Qué sientes por la italianidad?“, quiso saber POrra.

Ante eso el Jefe de Estado recordó y contó parte de su árbol genealógico que lo acercan al país de la pasta y la pizza. “En principio soy 75 por ciento italiano. Los padres de mi padre eran italianos, y de parte de mi mamá, mi abuela era italiana y su padre yugoslavo“, contó.

Y parece que la sangre tira bastante“, agregó entre risas. Además, destacó su predilección por la música de origen italiano: “Tengo una pasión desbordante por la ópera, en especial por Rossini, Bellini Donizetti, Verdi y Puccini“, nombró.

Finalmente, Milei contó que cada vez que le tocó viajar a Europa por trabajo lo hizo por la aerolínea Air Italia: “Para poder hacer una escala en Roma“, explicó. “Me gusta demasiado“.

Seguir Leyendo

Tendencias