Conecte con nosotros

Italia

Italia tiene nuevo Primer Ministro: el economista Mario Draghi toma el mando del país en medio de una de las crisis más grandes de la historia

El ex presidente del Banco Central de Europa asumió como el nuevo Primer Ministro de Italia, y tendrá que decidir cómo usar los 200.000 millones de euros de la Unión Europea para reactivar la economía italiana y distribuir las vacunas.

Publicado

en

Este viernes el famoso economista italiano Mario Draghi se convirtió en el nuevo Primer Ministro del país, tras la renuncia del izquierdista Giuseppe Conte.

Draghi deberá asumir el mando del país en una de las mayores crisis de la historia de Italia, atravesando simultáneamente una crisis sanitaria, económica, social y política. En 2020, la economía italiana acumuló una caída del 8,8%, tuvo casi 100.000 muertos por COVID-19, la sociedad está engrietada entre quienes apoyan el multiculturalismo y aquellos que quieren unas fronteras cerradas, y el gobierno ya cayó dos veces desde las elecciones de 2018 por conflictos internos.
En esta oportunidad, Draghi ha logrado armar un nuevo gabinete que cuenta con el apoyo de los dos partidos más importantes de Italia, la Lega, de derecha populista liderados por Matteo Salvini, y M5S, de extrema izquierda al mando de Vito Crimi.

La tercera economía de la Unión Europea cuenta para reactivarse con un colosal fondo de 200.000 millones de euros otorgados por la Eurozona, y Draghi tendrá que decidir cómo repartirá este dinero en el próximo año.

En principio, este dinero irá a otorgar préstamos a tasas irrisorias para que las pequeñas y medianas empresas puedan blindarse de la quiebra y pagar sueldos. Además, buena parte de este dinero deberá ir a la compra y distribución de las vacunas contra el COVID-19. Sin embargo, también se ha reportado que Draghi piensa crear un nuevo Ministerio de Medio Ambiente que le permita “aprovechar la crisis para impulsar una transición ecológica en Italia“.

El 37% del fondo europeo irá para la financiación de proyectos para la defensa del clima y la biodiversidad”, aseguró la página económica Quifinanza, luego de dialogar con un allegado al nuevo premier.

Draghi durante su reunión con el presidente Sergio Matarella. Foto: Reuters.

Ad

Super Mario”, como suele ser llamado por su papel en la crisis de la deuda europea en 2012, fue elegido como un candidato de centro que pueda encabezar un gobierno que equilibre entre las antípodas de las agendas de Lega y M5S.

Draghi es una de las figuras más populares en Italia. Presidió el Banco Central de Europa entre 2011 y 2019, y es considerado el “salvador del euro” por sus políticas monetarias luego de la crisis financiera del 2008 y de la crisis de deuda del 2012.

Desde el Banco Central europeo, Draghi utilizó todos los recursos disponibles para evitar el colapso económico de Grecia, lo que para él hubiera desencadenado la caída de toda la Eurozona en los próximos años. Su postura fue muy mal vista en países como Francia o Alemania (los mayores aportantes a los fondos europeos) pero muy aplaudido en países como Italia o España, donde ven con buenos ojos la estabilidad que el euro les garantiza.

Voy a hacer lo que sea necesario para evitar la caída del euro” dijo en sus primeras semanas al frente de la máxima autoridad monetaria de Europa, y es una postura que ahora prometió llevar al gobierno italiano.

Católico, íntimo amigo tanto del Papa Francisco como del ex primer ministro Silvio Berlusconi, Mario Draghi surgió de la derecha noventosa en Italia, pero con los años se fue convirtiendo en un moderado propulsor de la socialdemocracia y uno de los mayores promotores de la integración total a un pan-europeísmo entorno a una fuerte Unión Europea.

Así juró para el cargo en la mañana del 13 de febrero. Si logra mantener la estabilidad política, gobernará hasta fines de 2022.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Italia

Italia elige Presidente: Berlusconi se bajó a último momento, Draghi resiste y la izquierda pide una mujer

Publicado

en

Suena fuerte el actual primer ministro Mario Draghi, aunque esto desarmaría su gobierno de coalición, o las mujeres Elisabetta Casellati (presidente del Senado) o Elisabetta Belloni (directora de servicios secretos).

El tres veces primer ministro y líder del centroderechista Forza Italia, Silvio Berlusconi, finalmente anunció que no buscaría la presidencia del país, y la Coalición de Centroderecha se quedó sin candidato para frenar el intento de la izquierda para hacerse del control del importante cargo de Estado.

Il Cavalieri tenía los votos justos para resultar electo, pero la votación iba a ser muy dura. De todos modos, Berlusconi anda con problemas de salud y esta semana tuvo que ser internado, y a sus 85 años no se tenía confianza para afrontar un mandato de 7 años.

El cargo de presidente en Italia es ceremonial, pero en los últimos años ha obtenido un gran poder eligiendo gobiernos, y hasta incluso vetando ministros del gabinete y algunas leyes del Parlamento.

Ninguna ley frena al actual mandatario, el centroizquierdista Sergio Mattarella, de buscar la reelección, pero es costumbre en Italia que cada 7 años haya una renovación del cargo de jefe de Estado. La Coalición de Centroizquierda le pidió que busque la reelección, pero Mattarella rechazó de manera contundente.

Ni la Centroderecha ni la Centroizquierda tiene un candidato claro. Este 24 de enero se inició la primera ronda de votación en el Parlamento, donde se pedía 2/3 de los apoyos para elegir un nuevo mandatario; ninguno lo alcanzó.

Este sufragio se repetirá dos veces más, y si el 27 de enero todavía no se eligió a nadie, se llevará a cabo una cuarta y última elección, donde solo se pide la mitad más uno de votos positivos para elegir al presidente.

La Centroizquierda propuso al actual primer ministro Mario Draghi, una movida cargada de intenciones políticas, ya que de ganar debería renunciar al cargo ejecutivo y se elegirá un nuevo jefe de Gobierno.

Partidos de izquierda también presionan por elegir a la primera mandataria mujer de la historia del país. En este sentido, algunas formaciones de la Centroderecha le dieron su respaldo a la actual presidente del Senado, Elisabetta Casellati, del partido de Berlusconi.

Forza Italia confía en que en las últimas rondas de votación, algunos partidos de izquierda la terminen apoyando solo por ser la única candidata mujer que llega a la instancia final.

Politica - Presidente Casellati contro il grillino: "Senatore, lei è un  maleducato" - romanews-lasupervisione24.com
Elisabetta Casellati.

Otro nombre que suena fuerte es el de Elisabetta Belloni, actual directora de los servicios secretos de Italia, quien, a pesar de tener este cargo marginal, mantiene una enorme influencia en el actual gobierno. De hecho, se cree que si Draghi es electo presidente, Belloni también es la principal candidata a sucederlo como primera ministra.

El líder de La Lega, Matteo Salvini, se reunió este lunes con el líder del Partido Democrático, Enrico Letta, y el ex primer ministro Giuseppe Conte, quien encabeza el Movimiento 5 Estrellas, la fuerza más grande en el parlamento.

Según reportes, Salvini ofreció su apoyo a elegir a Draghi como presidente a cambio de un gobierno de Belloni, con gran influencia de ministros de su partido.

Salvini es el que tiene la carta del triunfo y tiene que decidir cuándo jugarla“, dijo el martes el ex primer ministro Matteo Renzi, quien ahora dirige un pequeño partido centrista.

Salvini se convirtió en el “king maker” para la elección presidencial.

Seguir Leyendo

Italia

Todos los partidos del centro a la derecha en Italia se ponen de acuerdo para respaldar a Berlusconi para la presidencia

Publicado

en

Si bien el cargo es ceremonial, ha cumplido un rol fundamental en elegir la formación de los gobiernos en la última década, y Berlusconi quiere volver al centro de la escena política con esta victoria. Se vota el 24 de enero.

El Parlamento italiano iniciará el próximo lunes 24 de enero la elección del próximo Presidente de la República, un cargo ceremonial pero que ha tenido mucho poder en los últimos años negociando entre partidos ideológicamente muy opuestos para que formen gobierno.

El actual mandatario Sergio Mattarella está en el cargo desde el 2015, y su mandato de 7 años expira este febrero. Como presidente ha sido una figura clave en la política italiana, y evitó un colapso político en por lo menos tres oportunidades.

Tras la renuncia de Matteo Renzi en 2016, sostuvo el gobierno del Partido Demócrata dándole su respaldo a Paolo Gentiloni. En 2018, luego de una elección que dejó al derechista Lega y al izquierdista M5S como los únicos dos partidos capaces de juntarse para formar gobierno, Mattarella se ocupó personalmente de negociar entre Di Maio y Salvini un gobierno de coalición con el jurista Giuseppe Conte a la cabeza.

Incluso en aquél entonces, Mattarella vetó al economista liberal Paolo Savona (propuesto por Salvini) del Ministerio de Finanzas, porque era “demasiado euroscéptico”, y trató de instalar a Carlo Cottarelli como primer ministro, pero sin éxito.

En 2021, tras la caída nuevamente del gobierno de Conte y el país al borde del quiebre institucional, Mattarella se sentó con todos los líderes políticos del Parlamento y acordó un gran gobierno de coalición que agrupara a todos los partidos políticos del país en respaldo de Mario Draghi, un economista de renombre amigo suyo. Finalmente todo el arco político, desde la extrema izquierda hasta la derecha, respaldó su gobierno, excepto el derechista Fratelli.

Como quedó expuesto, y además teniendo un extenso poder de veto, el cargo de presidente es muy importante en Italia, a diferencia de los demás países europeos donde solo es testimonial. Por eso es que la venidera elección despertó el interés de Silvio Berlusconi, el histórico primer ministro que actualmente lidera el partido Forza Italia.

The race to the Quirinale and Silvio Berlusconi: the return of the vassals  - Fresno 24 English
Berlusconi es actualmente uno de los tres líderes de la Coalición de Centroderecha, junto a Giorgia Meloni (izq.) y Matteo Salvini (der.)

La Coalición de Centroderecha, que agrupa a La Lega de Matteo Salvini, Fratelli de Giorgia Meloni, el mismo Forza, Cambiamo de Giovanni Toti, Noi con Italia (NCI) de Maurizio Lupi y la Unioni di Centro (UDC) de Lorenzo Cesa, llegaron a un acuerdo para presentar formalmente la candidatura de Berlusconi, quien con el respaldo de estas seis fuerzas políticas podría llegar a ganar.

“Los líderes de la coalición coincidieron en que Silvio Berlusconi es la figura adecuada para ocupar el alto cargo en esta difícil situación con la autoridad y experiencia que el país merece y que los italianos esperan“, plantearon hoy las seis fuerzas de derecha en un comunicado conjunto tras una cumbre que mantuvieron en Roma.

“La figura del nuevo Presidente de la República debe garantizar la autoridad, el equilibrio y el prestigio internacional de quienes tienen la responsabilidad de representar la unidad de la nación”, agregó la coalición en el comunicado.

“A la luz de estas consideraciones, la centroderecha, que representa la mayoría relativa en la asamblea convocada para elegir al nuevo jefe de Estado, tiene el derecho y el deber de proponer una candidatura a la cúspide de las instituciones”, explicaron las fuerzas de centroderecha en el comunicado.

Berlusconi, por su parte, ha dicho que está “muy interesado” en la presidencia del país. Según el medio Il Fato Quotidiano, el ex premier está regalando cuadros de su colección privada a más de 60 diputados y senadores de la Coalición de Centroizquierda para “suavizar” la dificultosa votación que enfrentará la semana próxima.

En los diarios. Berlusconi en las páginas de Il Giornale. Foto: AFP

En los diarios. Berlusconi en las páginas de Il Giornale. Foto: AFP

La elección del Presidente se dará con la presencia en “sesión conjunta” de los 630 diputados, los 321 senadores y 58 delegados de las 20 regiones que conforman entre todos los 1.009 “grandes electores” que eligen al Presidente, a partir del 24 de enero a las 15:00 locales (11 AM de Argentina) con una votación que durará por lo menos tres días.

Las primeras tres votaciones, previstas de ser necesarias para el 24, 25 y 26 de este mes, requieren un mínimo de dos tercios para la elección del Presidente, pero en caso de no lograr la mayoría absoluta para elegir a un candidato, se llevará una cuarta y última votación que ganará quien obtenga la mayoría simple de 505 votos, un escenario al que apunta la centroderecha para poder proclamar al tres veces premier como Presidente.

La Coalición de Centroderecha, al día de hoy, tiene 414 votos asegurados entre los tres niveles del Poder Legislativo, mientras hay otros 91 grandes electores de fuerzas políticas no alineadas (de centro o independientes) que podrían apoyar a Berlusconi, llevando el número a los 505 deseados.

A il Cavaliere sin embargo no le gustan estos números y está desde principios del mes llamando y negociando el apoyo de algunos electores que pertenecen a la Coalición de Centroizquierda, especialmente al populista M5S.

Una figura divisiva

Berlusconi, de 85 años, ya cosechó de todos modos el rechazo de fuerzas de centroizquierda como Italia Viva y Liberi e Uguali (LeU) que lo consideran una figura “divisiva” para el país.

Las fuerzas políticas de centroderecha trabajarán para encontrar las más amplias convergencias en el Parlamento y también pedirán a los Presidentes de Cámara y Senado que tomen todas las medidas necesarias para garantizar el ejercicio del derecho constitucional al sufragio de todos los 1009 grandes electores“, finalizó el comunicado conjunto de este viernes, que insta a todos los partidos a apoyar su candidatura para no generar una crisis política que deje a Italia sin presidente.

Berlusconi, empresario de medios y de fútbol, llegó al poder en 1994 sin haber tenido ningún cargo público previamente. En sus mandatos llevó a cabo la reducción de impuestos más grande de la historia del país, y logró mantener una excelente relación política y comercial en simultáneo tanto con Estados Unidos y Rusia.

Su gobierno intentó hacer una baja del gasto público en un primer momento, pero la crisis financiera del 2008 lo obligó a cambiar sus planes, y terminó expandiendo las erogaciones del Estado. Dejó el Palazzo Chigi en 2011 habiendo timoneado la crisis, pero habiendo incrementado la deuda nacional.

Tiene en sus espaldas una condena por evasión de impuestos y una larga data de escándalos, muchos inventados por los medios para difamarlo, otros ciertamente verdaderos, y recién en 2019 volvió a ser habilitado para ejercer un cargo público, tras 6 años proscripto por una ley anti-corrupción que pasó el Senado.

La Centroizquierda hasta el momento no ha presentado candidato. Matteo Renzi y Enrico Letta están tratando de convencer a Sergio Mattarella de que se presente a un segundo mandato, algo que la Constitución no prohíbe pero que está muy mal visto, dado que nunca un presidente se ha presentado a la reelección y en el espíritu del cargo está el recambio.

Seguir Leyendo

Italia

Italianos toman las calles en protesta por la entrada en vigencia del Pase Covid para trabajar

Publicado

en

El gabinete del primer ministro Mario Draghi aprobó la medida, una de las restricciones anti-Covid más estrictas del mundo, que dejará este fin de semana a millones de italianos sin trabajo.

Este viernes entró en vigor el decreto que firmó el primer ministro Mario Draghi, que obliga a todos los trabajadores en Italia a estar vacunados para poder seguir vinculados y trabajando a una empresa.

Cualquiera que esté en una nómina, en el sector público o privado, debe tener un ‘pase verde’ con un código QR como prueba de vacunación completa, recuperación reciente de la enfermedad o una prueba negativa dentro de las últimas 48 horas.

Los empleados que vayan a trabajar sin el pase corren el riesgo de una multa de hasta 1.500 euros (1.730 dólares) y suspensión sin goce de sueldo. Los empleadores también podrían enfrentar multas si permiten que el personal trabaje sin él.

Este viernes, los italianos tomaron las calles de varias ciudades del país en protesta por la medida inconstitucional. Grupos de derecha, los sindicatos y movimientos sociales se unieron en una manifestación inédita donde decenas de miles de personas salieron a manifestarse en Roma, Milán, Napolés, Turín, Florencia, y más.

Las manifestaciones más grandes se produjeron en el principal puerto nororiental de Trieste, donde grupos laborales habían amenazado con bloquear las operaciones y alrededor de 6.000 manifestantes, algunos cantando y portando bengalas, se reunieron fuera de las puertas.

Alrededor del 40% de los trabajadores del puerto de Trieste no están vacunados, dijo Stefano Puzzer, un dirigente sindical local, una proporción mucho más alta que en la población italiana en general.

El gobernador regional Massimiliano Fedriga, del partido de derecha La Lega, dijo en una entrevista mientras se suscitaban las protestas: “El puerto de Trieste está funcionando. Obviamente habrá algunas dificultades y menos gente trabajando, pero está funcionando“.

El pase verde es algo malo, es discriminación ante la ley. Nada más. No es un reglamento de salud, es solo un movimiento político para crear división entre la gente…”, aseguró.

En Génova, el otro puerto principal de Italia, alrededor de 100 manifestantes bloquearon el acceso a los camiones. En Roma, la policía con equipo antidisturbios reprimió una masiva manifestación con gente gritando “No hay pase verde“. 

Las protestas, más chicas, continuaron toda la noche y buena parte del sábado. Fue la manifestación más grande de las últimas décadas en el país europeo, pero no pudieron generar ningún cambio en el gobierno. El certificado ya se requiere en trenes de larga distancia y lugares cerrados, incluidos restaurantes, museos y gimnasios desde el 1ro de septiembre, y a partir de hoy, también se pedirá para trabajar.

Seguir Leyendo

Trending