Seguinos en redes

Italia

Meloni encabeza el primer acto de la memoria por las Masacres de las Foibe: Cuando comunistas llevaron a cabo el genocidio de 20.000 italianos

Publicado

en

Los comunistas yugoslavos avanzaron sobre una región de Italia tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial y arrojaron en profundas fosas naturales conocidas como "foibe" a todas las personas que fueran de etnia italiana.

Dos días antes del aniversario de este año, con 224 votos a favor, 10 abstenciones y ninguno en contra, el Congreso de Italia aprobó un proyecto de ley impulsado por el partido de la primera ministra Giorgia Meloni para la promoción del conocimiento de la tragedia de Foibe y del éxodo juliano-dálmata del país entre las generaciones más jóvenes

De esta manera, la mandataria encabezó este sábado 10 de febrero, a aproximadamente 80 años de la peor masacre comunista en territorio italiano, un acto en el Monumento Nacional de Basovizza con motivo del Día del Recuerdo de las Víctimas de la Foibe.

El olvidado genocidio comunista en los territorios de Istria, Fiume y Dalmacia, italianos por historia, cultura y población, recibe una conmemoración que por intereses políticos fue olvidado por casi 100 años.

Tras la salida del poder de Benito Mussolini, Italia empezó a desmembrarse y los partisanos comunistas, comandados por Josip Broz Tito, quien se convertiría en el dictador yugoslavo hasta su muerte en 1980, toman control desde Rijeka (en aquél entonces, la italiana Fiume) hasta Trieste.

Desde septiembre de 1943 a febrero de 1947, los comunistas asesinaron a decenas de miles de italianos, una verdadera limpieza étnica en la que se implementó un sistema de aniquilamiento a través del cual se arrojaban a las personas, a veces ya fusiladas pero otras mientras todavía estaban vivas, por zonas rocosas, llamadas "foibe" en italiano.

La modalidad de eliminación y ejecución consistía en fusilar a algunos seleccionados y atar sus cadáveres a otras personas vivas, de manera que, con la inercia de los cuerpos, unos y otros caían en las fosas. Allí fueron ejecutados miles de italianos, mujeres y niños.

Estos pozos geográficos, que se convirtieron en fosas comunes con miles de víctimas, fueron profanados por orden del Mariscal Tito, empleando una costumbre eslovena en la que se sacrificaba un perro negro que era lanzado dentro de la fosa para despreciar (en el otro mundo) las almas de los muertos.

Un caso emblemático fue la joven estudiante de 23 años, Norma Cossetto, quien fue violada reiteradamente por los partisanos, torturada de manera despiadada, para seguidamente ser arrojada viva junto con otras tres docenas de italianos a una foibe, todos atados al cadáver de un perro negro para humillar sus cuerpos.

Se estima que 20.000 italianos fueron ejecutados o arrojados a estas profundas fosas naturales, con un número indescifrable de personas desaparecidas en fosas comunes que están siendo encontradas hasta el día de hoy gracias a la colaboración del gobierno de Italia y el aporte del gobierno de Eslovenia.

Pero la magnitud del genocidio fue incluso peor si se tiene en cuenta que provocó un éxodo forzado masivo de más de 350.000 italianos que debieron huir de la zona, dejando a los territorios italianos de Venecia Julia, Istría y Dalmacia sin italianos, lo que facilitó la anexión de Yugoslavia, hoy en su mayoría bajo el control de Croacia y Eslovenia.

Los comunistas yugoslavos, aprovechándose de una Italia que estaba colapsando, avanzaron sobre la ciudad de Fiume (Rijeka, hoy en Croacia), Istria (una península que hoy está dividida entre Italia, Croacia y Eslovenia) y Dalmacia (hoy Croacia), y crearon allí Comités Populares de Liberación, que asumieron el poder político y administrativo y comenzaron una limpieza étnica en la región.

Por estos aberrantes crímenes, mediante la Ley 92 del año 2004, el Parlamento italiano aprobó por amplia mayoría que el 10 de febrero de cada año sea conmemorado como el “Día del Recuerdo”, en homenaje a las víctimas de las “Foibe” y los refugiados italianos, cuya historia es poco conocida por distintas consideraciones de conveniencias políticas cuyos orígenes remontan a la Guerra Fría.

La ley fija como fecha de las masacres desde el 8 de septiembre de 1943 hasta el 10 de febrero de 1947. También especifica las modalidades de ejecución criminal en las foibe como fusilamientos, masacres colectivas, atentados, ahogamientos en las cuevas y otras.

Sin embargo, no se estipulaba ningún acto oficial del Gobierno ni la promoción de la fecha como un día de recuerdo nacional. Meloni acudió a la foiba de Basovizza, donde dio un discurso, y luego inauguró el "tren de la memoria" en la estación de Trieste. El viaje de los seis vagones de la memoria comenzará el 11 de febrero y pasará por numerosas paradas (Venecia, Milán, Turín, Génova, Ancona, Bolonia, Parma, La Spezia, Florencia, Roma, Nápoles) para finalizar el 27 de febrero en Tarento.

A su vez, se inauguró una placa conmemorativa dedicada a Norma Cossetto, una de las caras más visibles de los más de 20.000 asesinados por los comunistas. La iniciativa es del Ministerio de Educación, que decidió que la ceremonia tenga lugar en el liceo clásico "Dante Alighieri" donde Norma Cossetto completó sus estudios de bachillerato, antes de regresar a Istria.

Si bien Meloni es la primera mandataria en encabezar un acto con la nueva ley que se está aprobando en el Congreso, el ex primer ministro Silvio Berlusconi había tenido fuertes palabras contra quienes intentaron que la historia se olvide de este genocidio.

"Hoy nuestro pensamiento está con todos aquellos que fueron condenados a una muerte atroz por el único delito de ser italianos y no querer someterse a la tiranía comunista", mencionó en un discurso del 10 de febrero del 2015, cuando era senador y presidía el partido Forza Italia.

"Recordamos también con ellos a todos los italianos de Istria y Dalmacia, obligadas a abandonar su tierra, su hogar, sus posesiones", afirmó y concluyó: "Nuestro gobierno quiso instaurar este día como compensación moral hacia las víctimas de la Foibe".

Argentina

Milei brilló en la TV italiana y volvió a sus raíces mediáticas: "El comunismo es una enfermedad del alma"

Publicado

en

Tras las fuertes críticas que había hecho al Papa Francisco, admitió que debió "reconsiderar algunas posiciones", pero reafirmó su ideología "anarcocapitalista" y que su objetivo es quitar al Estado del medio de la vida de los argentinos.

El presidente Javier Milei, dio este sábado una entrevista exclusiva al programa Quarta Repubblica, del canal Rete 4, del conglomerado mediático Mediaset, fundado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi, y considerado uno de los canales mainstream más de derecha de Italia.

En un mano a mano con el periodista Nicola Porro, el mandatario argentino volvió a sus raíces mediáticas que lo llevaron a la fama en su país, y defendió el modelo libertario a capa y espada contra un entrevistador que, si bien coincide ideológicamente con Milei, se puso en modo "abogado del diablo" para indagarlo.

Milei aprovechó la oportunidad para retomar su fiel estilo de showman y explicar con simpleza conceptos más bien complejos. “Siento un profundo desprecio por el Estado, que creo que es la asociación criminal más grande del mundo”, afirmó sintetizando por qué se considera anarcocapitalista aún siendo presidente.

El jefe de Estado destacó que es el primer “liberal libertario en ser Presidente”, al tiempo que se definió como “anarcocapitalista”. Y reflexionó: “Todos los días comprás algo y el Estado te roba con los impuestos”, analizó.

Insistió, en tanto, con su idea de retirar al Estado de la administración de la economía de la Argentina. “La única función del Estado es la defensa, la seguridad y la justicia”, apuntó al respecto, y agregó que en su país "también se administra la salud y la educación, algo que se decidió hace mucho tiempo, pero nada más".

En la entrevista, Milei le confió a Porro que "su estilo es hablarle a la gente diciendo la verdad". "Hay 5 millones de argentinos no tienen qué comer porque el Estado le roba al sector privado" y apuntó que “en ese marco decadente” encontró la posibilidad de “introducir las ideas libertarias”.

Por otra parte, también se refirió a su base de seguidores y militantes que en un principio se conformó en la juventud desencantada con la política. “Los jóvenes me quieren mucho porque tienen menos tiempo de lavado de cerebro", indicó para explicar el fenómeno.

Milei le hizo un resumen a su interlocutor de lo que hizo desde que llegó a la Casa Rosada. "En lo que va de nuestra corta gestión echamos a 50 mil empleados públicos y hay más de 10 mil contratos que no han sido renovados", explicó.

Además destacó el recorte de 200 mil planes sociales dados de baja por irregularidades, que redujo las transferencias "discrecionales" a las provincias en un 98% y que llevó la obra pública a cero.

En otro pasaje de la entrevista, el Presidente argentino enumeró medidas tomadas para ajustar el Estado. Porro, su entrevistador, le remarcó que esas políticas eran diametralmente distintas a las europeas.

"En Europa hacemos todo lo contrario, subimos los impuestos, creamos nuevas regulaciones, gastamos más, nos endeudamos más", exclamó el italiano. En ese momento se dio una dinámica que los argentinos que siguen al Milei de la tele conocen muy bien, pero que es una novedad afuera: Milei se convirtió en el entrevistador, y "educó" al periodista.

"Le hago una pregunta: ¿cuál es la zona del mundo que crece menos?", preguntó el Presidente inviertiendo los roles de la entrevista. "Europa", replicó Porro, a lo que contestó efusivamente Milei: "Obviamente, porque tienen un montón de Estado y un montón de keynesianos".

En otro pasaje de la entrevista, Milei sostuvo que "el Estado es el enemigo, una asociación criminal" y que el comunismo es "una enfermedad del alma", algo que según cuenta, descubrió más de grande.

"Al principio pensaba que el comunismo era un problema mental, porque el socialismo puro fue derrotado por la teoría económica y empíricamente no cierra por ningún lado. O sea, al principio pensé que era un problema de naturaleza mental", aseguró.

"Pero, luego, me di cuenta de que es algo mucho peor, es una enfermedad del alma. Cuando se aplicó bien el socialismo, se asesinaron a más de 6 millones de seres humanos", remató. "Solo alguien podrido del alma puede apoyar algo así".

Porro, como abogado del diablo, le retrucó: "Pero Javier, los comunistas no existen más son una cosa del pasado", a lo que Milei le dijo que si quiere puede llamarlos socialistas. "Lo que hay son muchos socialistas que quieren lograr esto a largo plazo. Son comunistas cobardes".

Qué dijo Javier Milei sobre su relación con el Papa Francisco

La entrevista fue grabada el domingo por la noche, luego de que Milei participara de la ceremonia de canonización de Mama Antula en el Vaticano pero antes del encuentro privado en el Palacio Apostólico. Sin embargo, las palabras del presidente fueron de tabula rasa.

Tras las duras críticas que había expresado contra el Sumo Pontífice durante la campaña electoral, Milei reconoció que tuvo que "reconsiderar algunas posiciones" porque ha "comprendido en estos últimos tiempos, entre otras cosas, que el Papa es el argentino más importante, es el líder de los católicos en el mundo".

"Por consiguiente, todo esto implica algo muy, muy importante: representa una institución muy importante sobre todo en un país como Argentina, que tiene tantas raíces católicas", enfatizó.

Y agregó: "En consecuencia, tuve que reconsiderar algunas posturas y, a partir de ese momento, comenzamos a construir un vínculo positivo".

El árbol genealógico de Milei

En otro tramo de la entrevita, el Presidente argentino contó algunos detalles de su relación personal con Italia, sus orígenes que lo vinculan con ese país y las pasiones que lo acercan a la cultura "tana".

El periodista, en un intento por romper el hielo, antes de ahondar en cuestiones políticas quiso saber si era cierto que Milei tenía una particular devoción por Italia: "Qué sientes por la italianidad?", quiso saber POrra.

Ante eso el Jefe de Estado recordó y contó parte de su árbol genealógico que lo acercan al país de la pasta y la pizza. "En principio soy 75 por ciento italiano. Los padres de mi padre eran italianos, y de parte de mi mamá, mi abuela era italiana y su padre yugoslavo", contó.

"Y parece que la sangre tira bastante", agregó entre risas. Además, destacó su predilección por la música de origen italiano: "Tengo una pasión desbordante por la ópera, en especial por Rossini, Bellini Donizetti, Verdi y Puccini", nombró.

Finalmente, Milei contó que cada vez que le tocó viajar a Europa por trabajo lo hizo por la aerolínea Air Italia: "Para poder hacer una escala en Roma", explicó. "Me gusta demasiado".

Seguir Leyendo

Argentina

Milei se reunió con Giorgia Meloni en Roma y alinearon agendas para destrabar inversiones y profundizar los lazos económicos

Publicado

en

Según el gobierno argentino, el objetivo de la reunión fue “desarrollar una agenda de trabajo conjunta”; Meloni encabeza un gobierno de coalición del centro a la derecha, como Javier Milei en Argentina.

En el último día de su paso por Roma, el presidente Javier Milei mantuvo tres encuentros fundamentales para su agenda internacional. El primero, esta mañana en el Vaticano, donde se reunió por más de una hora con el Papa Francisco en el Palacio Apostólico.

Directamente de allí, se trasladó al Palazzo del Quirinale, donde mantuvo una reunión con el Presidente de Italia, Sergio Mattarella, quien ejerce como Jefe de Estado un rol más bien ceremonial, pero con quien dialogó sobre la importancia de que los empresarios italianos sepan que Argentina está abierta a los negocios.

Milei y el mandatario italiano coincideron en "iniciar una nueva etapa en el vínculo bilateral y dar una señal de confianza para las inversiones", en un intercambio que tuvo como eje "el vínculo entre ambos países".

Tras la reunión, el presidente Milei y su comitiva se trasladó al Palazzo Chigi, sede del Poder Ejecutivo y casa de gobierno de la primera ministra Giorgia Meloni, quien lo recibió con todos los honores, alfombra roja, trompetas y fanfarria.

La Presidente del Consejo de Ministros, su título oficial, considera a Milei uno de sus más cercanos aliados en el plano internacional, y su "pata" en Latinoamérica, en un país que tiene una de las comunidades italianas más importantes del mundo.

Meloni había sido, de hecho, la primera mandataria de Europa en comunicarse con el libertario cuando ganó las elecciones el pasado 19 de noviembre, para felicitarlo por su triunfo e invitarlo formalmente a Roma, viaje que se concretó esta semana.

”Argentina es una nación a la que estamos vinculados a través de profundos lazos históricos y culturales y en el que vive la mayor comunidad de italianos en el exterior”, había indicado. “Roma y Buenos Aires, comparten valores comunes que definen nuestra acción de política exterior en el actual contexto internacional”.

El mandatario argentino estuvo acompañado por la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei; la canciller Diana Mondino; el ministro del Interior, Guillermo Francos; y la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, quienes se sentaron frente a sus pares italianos para discutir agenda.

Con Milei y Meloni en el centro, los equipos conversaron por casi una hora sobre economía, negocios, inversiones, geopolítica y las relaciones bilaterales. El objetivo de la reunión fue “profundizar la relación bilateral entre la Argentina e Italia", dos países con lazos desde siempre muy fuertes y “desarrollar una agenda de trabajo conjunta”, según informó el gobierno argentino por vías oficiales.

Al frente del gobierno de Italia hace ya más de una año, Meloni, de 47 años, el 23 de enero pasado tuvo palabras llenas de elogio hacía Milei. “Es seguramente una personalidad fascinante”, dijo la premier en una reciente entrevista con el periodista Nicola Porro, quien a su vez consiguió entrevistar a Milei en un mano a mano que saldrá esta tarde.

Reunión conjunta de Gabinete en el Palazzo Chigi.

Seguir Leyendo

Argentina

Papelón kirchnerista: Estuvieron una semana organizando una masiva protesta contra Milei en Roma pero fueron 20 personas

Publicado

en

La organización kirchnerista “Argentinos en Italia por la Memoria, Verdad y Justicia” convocó una marcha frente al hotel en el que se aloja el Presidente, pero no fue nadie.

Desde que se anunció que el presidente Javier Milei estaría alojándose en el Hotel Intercontinental Ambasciatori Roma, el grupo ultra-kirchnerista asociado a las Abuelas de Plaza de Mayo, “Argentinos en Italia por la Memoria, Verdad y Justicia”, empezó a organizar una marcha en su contra.

Es así que unas semanas atrás empezaron a reclutar militantes kirchneristas en Roma, y esperaban llevar por lo menos 500 personas para hacer un piquete en la puerta del hotel ubicado sobre la Vía Veneto y a metros de la embajada de Estados Unidos.

Sin embargo, la convocatoria fue un fracaso, y no más de 20 personas intentaron sin éxito romper la tranquilidad y el clima de alegría que abundaba en la comitiva oficial este domingo en la capital de Italia, tras el exitoso primer encuentro de Javier Milei con el Papa Francisco.

El horario previsto para el inicio de la manifestación era las 14:30 horas de Roma (10.30 AM de Buenos Aires), pero recién se empezaron a ver piqueteros pasadas las 15 horas (las 11 AM argentinas). Apenas media hora después y sin el impacto buscado, se retiraron

Desde este medio pudimos corroborar que el presidente Javier Milei ni se enteró de la manifestación cuando reingresó al hotel, y no fue hasta después que fue consultado por la prensa que supo que el kirchnerismo había intentado escracharlo.

Con pancartas como “No al Ajuste”, "No al DNU" y “Milei, basura, vos sos la dictadura”, los escasos manifestantes argentinos comenzaron la protesta en la puerta del hotel, antes de ser corridos a la vereda de enfrente por la policía italiana.

En la previa al viaje de Milei, este grupo también le escribió una carta al Papa Francisco en la que le advirtieron que el Presidente argentino “está poniendo en serio riesgo gran parte de los derechos sociales y democráticos conquistados por el pueblo argentino en los últimos ochenta años de historia”.

La agenda de gobierno del Presidente Milei amenaza también con borrar los importantes y ejemplares logros de treinta años de lucha por los derechos humanos, por la Memoria, la Verdad y la Justicia, en relación a los crímenes cometidos por el Terrorismo de Estado durante la última dictadura cívico militar entre 1976 y 1983 que culminó con 30.000 desaparecidos”.

A pesar de su insistencia, el Papa nunca les respondió la carta e ignoró sus reclamos. Por el contrario, el afectuoso abrazo que le dio a Milei en su saludo a la salida de la ceremonia de canonización de Mama Antula, dejó en claro que el Sumo Pontífice no está de su lado.

Seguir Leyendo

Tendencias