Seguinos en redes

Italia

Renunció el Primer Ministro de Italia y el país entra en una nueva crisis política: la derecha pide elecciones anticipadas

Tras la renuncia de Giuseppe Conte, el Presidente está realizando reuniones partidarias para determinar si nombra un nuevo Primer Ministro o si es necesario llamar a elecciones anticipadas.

Publicado

en

En medio de una enorme crisis política en Italia, el primer ministro Giuseppe Conte renunció a su cargo este martes luego de que se rompiera la coalición de gobierno socialista entre el Partido Demócrata (PD), Italia Viva (IV), Movimiento 5 Estrellas (M5S)Libres e Iguales (LeU).

A pesar de los reiterados intentos de la derecha de romper el gobierno y llamar a elecciones, lo que finalmente generó la ruptura del oficialismo fue una disputa por el mal manejo de la pandemia por parte de Conte.
Matteo Renzi, ex primer ministro y actual líder de Italia Viva, se fue de la coalición la semana pasada y dejó a Conte sin mayoría en el Senado
En Italia, el gobernante debe tener mayoría en ambas cámaras para poder mantener su puesto. A diferencia que en países presidencialistas, el parlamentarismo italiano no permite que el Poder Ejecutivo y Legislativo estén enfrentados, por lo que perder la mayoría en el Congreso es equivalente a perder el Gobierno.
Sergio Mattarella, el Presidente de Italia (quien tiene un puesto meramente protocolar e institucional) comenzó hoy a reunirse con los líderes de todos los partidos para determinar quién será el nuevo Primer Ministro. Conte, sin embargo, no se ha bajado de la contienda y asegura que si recupera el apoyo partidario volverá a la gobernación.
Tanto M5S y el PD han dicho que apoyan a Conte para que retome su mandato, que culmina recién en 2023. Mientras tanto, la derecha exige que se llamen a unas elecciones anticipadas.

Conte en un discurso en el Senado tratando de obtener su voto de confianza.

Ad

Conte es una figura muy polémica en Italia. Llegó al poder de la mano de una inusual coalición en 2018 entre La Lega (derecha) y M5S (extrema izquierda), ubicando a Giuseppe Conte como un independiente tecnócrata que iba a moderar ambos partidos.

Sin embargo, esta coalición duró poco, y un enfrentamiento sobre inmigración entre Matteo Salvini (líder de Lega y en aquél entonces Ministro del Interior) y Conte terminó rompiendo la alianza de gobierno. Pero Conte permaneció en el cargo, y el lugar de La Lega fue ocupado por el Partido Demócrata y otros pequeños partidos de izquierda.

Así, Conte quedó sin el importante contrapeso que lo moderaba, y rápidamente sucumbió ante los pedidos de M5S. En 2020, en plena pandemia, el gobierno estatizó ASPI, la compañía que gestiona las autopistas de Italia, la aerolínea Alitalia y la principal manufacturera de acero del país, Ilva.

Además fue el primer jefe de gobierno del mundo en aplicar las recetas chinas para enfrentar el coronavirus, como uso obligatorio del barbijo, cuarentenas estrictas y centros de aislación forzados.

A pesar de haber llegado al gobierno con un alto índice de imagen positiva y ser querido tanto por la derecha como por la izquierda, hoy Conte se ha convertido en una de las figuras más polarizantes de la política italiana, con una fuerte base en la extrema izquierda.

Ad

En Italia está ocurriendo algo poco usual. En 2018 la derecha obtuvo la mayoría: Salvini obtuvo el 37,5% de los votos, pero no logró la pluralidad, por lo que el país entró en una crisis de representación.

Actualmente, hasta las encuestas más de izquierda le dan un amplio triunfo de Salvini, que esta vez sí lograría la pluralidad con el 48,6% de los votos (Lega 23,5% + Fratelli 16,2% + Forza Italia 7,9% + Cambiemos 1%)

La izquierda que engloba a Conte solo lograría un 38% (PD 20,2% + M5S 14,6% + LeU 3,2%) y perdería la mayoría tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. 

Es por esto que los partidos de izquierda quieren evitar a toda costa ir a unas nuevas elecciones, y Renzi podría dejar de lado sus diferencias con Conte para bloquear a Salvini hasta por lo menos 2023.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Italia

Volvió a pasar, esta vez en Italia: Unos 2000 inmigrantes africanos desatan una ola de delitos sexuales en las calles de Peschiera

Publicado

en

Al grito de “Esto es África”, una turba violenta intimidó a la ciudad en la zona del Lago di Garda, generaron destrozos, golpearon a la policía y a la retirada, cometieron abusos sexuales en parques y estaciones de tren.

Unos 2.000 inmigrantes africanos desataron una ola de crímenes y delitos sexuales en las calles de Peschiera, cerca del Lago di Garda, el pasado 2 de junio. La noticia, como ocurrió en la ciudad de Colonia, Alemania, tardó varias semanas en llegar a los diarios ya que la policía hizo todo lo posible para contener la situación.

El hecho comenzó en una fiesta en una de las playas de Garda, pero el evento fue rápidamente intervenido por inmigrantes africanos, que en los últimos años han copado la ciudad al norte de Italia.

Estos jóvenes de ascendencia marroquí, turca, libia y siria empezaron a pelearse con los locales, y al darse cuenta de su superioridad numérica, decidieron tomar las calles de la ciudad y empezaron una ola de crímenes.

Empezaron a destruir todo: autos estacionados, colectivos, comercios a la calle y casas residenciales. La policía fue enviada a contener las protestas y los inmigrantes pasaron la protesta al interior de la ciudad, donde empezaron a violar mujeres en parques y estaciones de tren.

Uno de los casos más horroríficos que fueron reportados en la jornada, ocurrió en un tren que partía de la ciudad a Milán, donde por lo menos 30 inmigrantes africanos atacaron a 6 adolescentes de entre 16 y 18 años y las violaron.

Estábamos rodeadas. El calor era sofocante y algunas de nosotros nos desmayamos cuando nos golpearon. Mientras buscábamos a alguien que nos pudiera ayudar, se dio el abuso sexual”, dijo una de las víctimas a la fiscalía. Luego recordó que los agresores, entre risas, les habían dicho: “Las mujeres blancas no suben aquí”.

Tanto el Fiscal General del gobierno como la Comisión de Seguridad del Parlamento iniciaron investigaciones sobre el hecho, luego de que en un primer momento la policía local intentara ocultar la verdadera gravedad del hecho.

El alcalde de Castelnuovo, Giovanni Del Cero, estuvo presente durante los disturbios y trató de calmar a la turba violenta: “Traté de entenderlos, pero gritaban frases absurdas, ondeando banderas de varios países africanos”.

El diario Il Giornale, luego de entrevistar a varias fuentes policiales, reconstruyó el hecho: “Muchos norteafricanos e incluso inmigrantes de segunda generación llegaron para una rave callejera no autorizada que comenzó bastante tranquila. Hasta las 13:00 horas, había unos 600 participantes en la concentración que recorrieron la ciudad, pero sin causar especial alboroto. La situación se salió de control cuando llegó el tren de Milán y una ola de personas, al menos 1.500 adolescentes de ascendencia africana, se vertió en el lago de Garda. Casi todos procedían de las provincias de Milán, Brescia y Bérgamo. Una trifulca con locales fue suficiente para que se desatara una ola de crímenes en las calles de Peschiera con palos y cuchillos. Luego, la multitud invadió las calles del lago y la playa y cometió decenas de delitos sexuales“.

Gran parte de los disturbios quedaron registrados en video. Un usuario de Twitter que publicó una grabación del incidente escribió: “Miles de inmigrantes desatan el infierno en Peschiera del Garda. Vandalismo, peleas, enfrentamientos con la policía, apuñalamientos, familias robadas, turistas aterrorizados y obligados a huir. El proceso de integración de los inmigrantes en Italia ha fracasado claramente”.

Otro usuario escribió: “Protesta de jóvenes refugiados contra turistas en Lago di Garda. Esto ocurre por la furiosa inmigración que permite el Partido Demócrata y el primer ministro Mario Draghi, que es el ejecutor de las normas de la Unión Europea en Italia“.

Los horribles informes de agresiones sexuales en la región del Lago di Garda se producen poco después de que un grupo de hombres inmigrantes agredieran sexualmente a varias mujeres en Milán en la víspera de Año Nuevo

Durante mucho tiempo, los titulares del país han estado dominados por la cantidad desproporcionada de incidentes que involucran a migrantes, y los datos muestran que, a pesar de que los extranjeros constituyen una pequeña parte de la población del país, representan casi la mitad de todas las violaciones.

El líder del derechista Lega, Matteo Salvini, dijo que las “pandillas de bebés“, como llaman en Italia a los grupos de inmigrantes africanos adolescentes que cometen crímenes con total impunidad, han plagado Italia durante mucho tiempo y que las autoridades no pueden detenerlas a menos que reduzcan la edad de responsabilidad penal.

Salvini también publicó un video en Twitter advirtiendo que varios de estos grupos está publicando lo que dicen que será una repetición de lo que sucedió en el Lago di Garda. El mensaje se está difundiendo en TikTok: “Peschiera del Garda fue solo una ronda de calentamiento. Nos vemos en Riccione”, dice el video de invitación, refiriéndose a otra ciudad italiana copada por refugiados africanos.

El video publicado en TikTok muestra imágenes de los disturbios en el Lago di Garda, y termina con un clip de un joven izando la bandera marroquí en un edificio italiano. Según medios locales, el primer evento se convocó bajo el lema “África en Peschiera”, frase que repitieron los criminales durante la protesta.

Seguir Leyendo

Italia

Dos tunecinos arrestados en Italia tras secuestrar y abusar sexualmente a un joven de 17 años y su madre

Publicado

en

El hecho ocurrió en Roma, y reabrió el debate en contra de la inmigración masiva y las fronteras abiertas. Los refugiados robaron, abusaron y secuestraron al joven, al cuál obligaron a llevar a su casa, donde también abusaron a su madre.

Una brutal historia sucedida la semana pasada despertó la indignación de los ciudadanos de Roma, capital italiana, y volvió a abrir el debate contra la inmigración, especialmente de países árabes y africanos, cuyos migrantes cometen una cantidad desproporcional de delitos sexuales en Europa.

Todo comenzó cuando en el barrio de Centocelle, dos adolescentes tunecinos de 17 años armados con cuchillos amenazaron a un joven de la misma edad, cuando se dirigía a abordar su auto.

Tras amenazarlo con apuñalarlo, le robaron el celular y algo de dinero, y lo obligaron a practicarles sexo oral en plena calle. Tras esta humillante agresión sexual, los dos violentos inmigrantes continuaron su senda delictiva y lo obligaron a llevarlos a su hogar, con el cuchillo en su garganta y amenazándolo de muerte.

En el hogar, ubicado en el vecindario de Casal Monastero, la historia descendió al terror. Ambos tunecinos volvieron a abusarlo sexualmente, y esta vez también atacaron a la madre de la joven víctima, obligando a la señora de 54 años a también realizarles sexo oral. Además, les sustrajeron 200 euros, más de 40 mil pesos argentinos.

Según el testimonio de la madre, tras darles todo el dinero del hogar y de los abusos sexuales, ella les preparó sándwiches a los victimarios, para así intentar distraerlos hasta que su marido llegue al hogar y, más importante, que no se den cuenta que en una de las habitaciones de la casa dormían sus otras dos hijas de 13 años (hermanas del joven de 17), ya que sin lugar a duda también hubieran sido atacadas sexualmente al igual que el resto de víctimas.

Tras una noche de pesadilla para unos indefensos ciudadanos italianos, los dos atacantes se dieron a la fuga. Por suerte, pocas horas después fueron detenidos por la policía, con ayuda del marido de la señora, quién rastreó el GPS del celular de su hijo e informó de la ubicación exacta en todo momento a las autoridades. La Fiscalía de Menores de la justicia italiana los está enjuiciando bajo los cargos de robo agravado y agresión sexual.

Según lograron averiguar los policías italianos, durante el asalto al joven, los dos norte-africanos estaban acompañados por otro compañero, quien también sería un inmigrante árabe.

A su vez, la policía ha dado a conocer que los implicados ya se habían escapado previamente de un centro de detención juvenil, por otro hecho delictivo que no se ha hecho público aún.

Finalmente, el diario italiano Corriere della Sera reportó que la policía les sustrajo a los malvivientes sus celulares, en los que encontraron vídeos de los hechos sexuales y se cree que los podrían haber difundido entre sus contactos o publicado en sus redes sociales, aunque esto no está comprobado todavía.

Distintos grupos de derecha volvieron a pedir un cierre total de las fronteras, como había logrado por algunos meses el líder de La Lega, Matteo Salvini, cuando fue ministro del Interior entre 2018 y 2019. La situación en Europa está descontrolada y los inmigrantes musulmanes no logran adaptarse a las leyes occidentales, donde el abuso sexual es un delito grave.

Seguir Leyendo

Italia

Escándalo en Italia: Sergio Mattarella fue re-elegido como presidente a pesar de la costumbre de no hacerlo

Publicado

en

Si bien en Italia no existe límite presidencial, nunca en la historia un presidente había buscado la reelección completa, algo muy mal visto en la sociedad italiana.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, de centro-izquierda, fue reelegido para un segundo mandato de siete años que lo mantendrá en el cargo hasta los 87 años, poniendo fin a días de estancamiento político que amenazaban con desestabilizar el país.

En un primer momento parecía que el histórico primer ministro de derecha Silvio Berlusconi iba a quedarse con la presidencia del país, un cargo en los papeles ceremonial pero que ha sido determinante en los últimos años, ejerciendo importantes vetos a leyes y a ministros.

Finalmente por problemas de salud y sin poder cerrar los 90 votos que le faltaban, Berlusconi decidió darse de baja de la contienda, dejando sin candidato a la Coalición de Centroderecha, que debía votar en el Parlamento por un nuevo presidente.

Así, la Coalición de Centroizquierda, a pesar de que pedía que una mujer ocupara ese cargo, terminó logrando convencer al actual presidente de que busque la reelección, algo que está muy mal visto en la política italiana, y nunca desde el inicio de la República Italiana en 1945 había pasado.

Solo en 2013 había ocurrido una situación parecida, y el presidente Giorgio Napolitano aceptó la reelección para evitar una crisis política en el país, pero aclaró desde el primer momento que solo ocuparía el cargo por 2 años y que luego renunciaría, lo cual cumplió en 2015.

En su discurso de renuncia, aseguró que la reelección presidencial es muy peligrosa, y que compromete a Italia a caer nuevamente en los peores sistemas de gobierno de su historia, en referencia a la monarquía y al fascismo.

Mattarella, a diferencia de Napolitano, accedió a completar todo su segundo mandato, que terminaría a sus 87 años. Tampoco descartó un tercer mandato “de ser necesario”, algo poco probable por la avanzada edad.

El hombre de 80 años había dicho en repetidas ocasiones que no quería un segundo mandato, citando a Napolitano en múltiples discursos, pero se le instó a cambiar de opinión después de que los miembros del parlamento y los delegados regionales no lograron ponerse de acuerdo sobre otros candidatos después de varios días de votación.

Fue agregado a la octava ronda de votación y ganó con 759 votos, superando el umbral de 505 necesarios, entre los 1.009 “Grandes Electores” que participan de la votación que reúne en el Parlamento a todos los diputados nacionales, senadores nacionales y legisladores provinciales para elegir al máximo mandatario.

La justificación para tirar abajo 80 años de cultura republicana

En una declaración televisada desde el palacio presidencial del Quirinal, Mattarella le dijo a la nación que no podía permitir que sus creencias personales acerca del rol presidencial prevalecieran sobre un “sentido de responsabilidad” durante la “grave emergencia sanitaria, económica y social” causada por la pandemia.

Mattarella fue quien propuso, negoció y logró que se formara el actual gobierno que encabeza Mario Draghi, que reúne a prácticamente todo el arco político, desde la extrema izquierda de La Sinistra hasta la derecha de Matteo Salvini.

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, habla en la COP26
Draghi, quien también sonaba para la presidencia, se mantendrá en el cargo.

La única oposición actual al gobierno es el derechista Fratelli D’Italia, que dirige la senadora Giorgia Meloni, quien advirtió lo peligroso de esta reelección, y destacó que era hora de que asumiera un presidente que respondiera a la Coalición de Centroderecha.

Desde hace varias décadas que la centroderecha en Italia no impone un presidente, y esta vez estuvieron más cerca que nunca, pero no hubo acuerdos entre los principales partidos conservadores y la Centroizquierda, como de costumbre, aprovechó la situación.

Italia entra en una etapa muy oscura. Ante la enorme crisis que atraviesa, la solución de la clase política es eliminar toda disidencia, perpetuarse en el poder, y mantener un primer ministro y un presidente de izquierda, a pesar de que la voluntad popular hoy se sitúa en las antípodas, con todas las encuestas otorgándole un aplastante triunfo a la Centroderecha si hoy hubieran elecciones.

Seguir Leyendo

Tendencias