Seguinos en redes

Italia

Se forma gobierno de derecha en Italia: Meloni primera ministra, Salvini vice y un liberal a economía

Publicado

en

Meloni asume el poder este sábado y liderará el primer gobierno puramente de derecha de Italia, con un enorme desafío por delante para sacar al país de una de las peores crisis de su historia.

Tras las consultas oficiales con el presidente Sergio Mattarella, la coalición de centro-derecha formó gobierno este viernes 21 de octubre y se confirmó que Giorgia Meloni encabezará el Poder Ejecutivo de Itala como Primera Ministra, con Matteo Salvini de vice.

Silvio Berlusconi se quedó sin nada y no formará parte del Gabinete, pero sí logró colocar a varios ministros en el Gobierno. De los 25 funcionarios que liderarán las carteras ministeriales, 12 son del partido de Meloni, Fratelli, 8 de la Lega de Salvini, 7 de Forza de Berlusconi y por último 5 no tienen afiliación partidaria.

El cargo más importante del Gobierno en estos momentos de profunda crisis económica es el que lidera el Ministerio de Economía y Finanzas, que luego de muchas negociaciones quedó en manos de Salvini, quien logró designar a Giancarlo Giorgetti, un liberal de perfil técnico que actualmente se desempeña como ministro de Desarrollo Económico, en el puesto.

Giorgetti se presenta como un federalista que apoya la descentralización del poder, reduciendo considerablemente el tamaño del Estado Nacional en favor de los estados regionales. Propone bajar impuestos, achicar el gasto público, y asegura que la deuda pública es el principal problema de Italia.

En el cargo, buscará convertir el brutal déficit fiscal del gobierno en superávit, siguiendo el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, que logró impulsar desde su cargo en el gobierno de Mario Draghi, reduciendo el rojo fiscal de 9,5% a 7% en 2021, y que supone una reducción al 4% para este año y al 2,5% en 2023.

Este programa económico estuvo plagado de gastos superfluos en políticas verdes y de inclusión de género durante el mandato de Mario Draghi, quien se respaldó en el apoyo de la Unión Europea para impulsarlo. Sin embargo, ahora con Meloni a la cabeza, el plan buscará ser más austero y sin vínculos a Bruselas.

Por último, Giorgetti fue uno de los principales impulsores de la política de re-privatizaciones de las decenas de empresas que el comunista Giuseppe Conte expropió durante su segundo gobierno en solitario con el M5S entre 2019 y 2021. Se espera que mantenga esta línea ahora al frente de la Economía italiana.

Salvini además de viceprimer ministro será Ministro de Infraestructura, un puesto clave que maneja una de las cajas más grandes de Italia. Originalmente había pedido la cartera de Interior, el segundo cargo más importante del Gobierno, encargado de la Seguridad Interna y las Fronteras, pero finalmente decidió poner un alfil suyo en el cargo, Matteo Piantedosi, uno de sus principales asesores políticos.

Como segundo viceprimer ministro queda Antonio Tajani, representante de Berlusconi en el gobierno. Tajani también se desempeñará como Ministro de Relaciones Exteriores de Italia, y tendrá la difícil tarea de mantener una buena relación con la Unión Europea a pesar de las fuertes críticas de Meloni al organismo supranacional. Cabe recordar que la Unión sigue subsidiando la economía italiana con el Fondo de Solidaridad de Emergencia desde la pandemia.

Otra cartera que se ha vuelto muy importante en Italia desde la invasión rusa a Ucrania es el Ministerio de Defensa, el cual quedará en manos de Guido Crosetto, uno de los fundadores del partido de Meloni y un dirigente del riñón político de la nueva primer ministra. Deberá encargarse de la política militar de Italia frente a la renovada amenaza rusa, y estará a su cargo la decisión de seguir enviando o no ayuda militar a Ucrania.

En síntesis, Fratelli, el partido de derecha nacionalista que dirige Giorgia Meloni, se queda con las carteras de Justicia (Carlo Nordio), Defensa (Guido Crosetto), Comercio (Adolfo Urso), Agricultura (Franceso Lollobrigida), Cultura (Gennaro Sangiuliano), Salud (Orazio Schillaci), Turismo (Daniela Santanche), Relaciones Parlamentarias (Luca Ciriani), Familia (Eugenia Roccella), Asuntos Marítimos (Nello Musumeci), y Asuntos Europeos (Raffaele Fitto).

La Jefatura de Gabinete también queda en manos de Fratelli, con Alfredo Mantovano a la cabeza, un dirigente de enorme experiencia, ya ocupó el crucial cargo de Ministro de Interior durante los gobiernos de Berlusconi.

Es uno de los líderes de la Alleanza Cattolica, de la cual es parte desde 1976, y mantiene una buena relación con el Papa retirado Joseph Ratzinger y con los sectores más conservadores del Vaticano, quienes se oponen al papado de Bergoglio.

Lega, el partido de derecha liberal que dirige Matteo Salvini se queda con las carteras de Interior (Matteo Piantedosi), Economía (Giancarlo Giorgetti), Infraestructura (Salvini), Trabajo y Desarrollo Social (Marina Calderone), Educación (Giuseppe Valditara), Asuntos Internos (Roberto Calderoli), y Discapacidades (Alessandra Locatelli).

Finalmente, Forza, el partido de centroderecha liberal que dirige Silvio Berlusconi, se queda con las carteras de Relaciones Exteriores (Antonio Tajani), Energía y Medio Ambiente (Paolo Zangrillo), Ciencia e Investigación (Anna Maria Bernini), Administración Pública (Gilberto Pichetto Fratin), Deportes (Andrea Abodi) y Reformas Institucionales (Elisabetta Casellati).

Meloni prestará juramento oficialmente a las 10 a.m. del sábado, momento en que el Primer Gabinete de Meloni entrará en funciones, con un enorme desafío por delante. Italia fue el país europeo más golpeado por la pandemia, y la cuarentena criminal que impuso Giuseppe Conte destruyó por completo la economía.

Sin el apoyo de la Unión Europea, el Estado italiano estaría completamente quebrado, con una deuda pública impagable, una crisis migratoria sin precedentes y un problema de inseguridad que el país no veía hace décadas.

Estamos listos para proporcionar a Italia un gobierno que pueda abordar de manera competente y consciente nuestros desafíos y emergencias actuales“, aseguró Meloni en sus redes sociales, quien se convertirá en la primera mujer que lidera el Gobierno italiano y a la vez, puede convertirse en una de las mandatarias más importantes de la historia si saca al país de la brutal crisis que atraviesa, o sumar su nombre a la larga lista de primer ministros que solo profundizaron la crítica situación del país.

Economía

Italia creó 523.000 puestos de trabajo desde que Meloni llegó al poder, y la tasa de desocupación cayó al nivel más bajo en 15 años

Publicado

en

El desempleo se desplomó al 7,3% en el mes de agosto, marcando el registro más bajo observado desde diciembre de 2008. La caída es cada vez más fuerte desde el lanzamiento de la reforma laboral, y solamente en agosto se crearon 59.000 puestos de trabajo formales.

La economía italiana sigue mostrando indicios de un sólido mercado laboral, potenciado por las políticas de liberalización regulatoria impulsadas desde el Gobierno de Giorgia Meloni. De hecho, aunque el país todavía no logra recuperar el nivel de actividad previo a la crisis de 2008, el mercado laboral muestra los mejores resultados desde aquel entonces.

Solamente en agosto se crearon un total de 59.000 puestos de trabajo formales, y en lo que va de la administración de la derecha italiana totalizan 523.000. La tasa de ocupación batió un nuevo récord y llegó hasta el 61,5% de la población de referencia en el mes de agosto, el registro más alto de la historia desde el comienzo de las mediciones estadísticas a partir del 2004.

La tasa de desocupación cayó al 7,28% al término de agosto, y es oficialmente la cifra más baja observada desde diciembre de 2008. La creación de puestos de trabajo fue tan importante, que la tasa de desempleo logró bajar incluso en un contexto en donde aumenta la población económicamente activa (que llegó al 66,4% de la población total en agosto de 2023).

La tasa de desempleo juvenil retrocedió al 22%, nuevamente marcando el registro más percudido en 14 años. Italia se acerca cada vez más a los parámetros de la zona Euro, que mantiene una tasa de desocupación en torno al 6,4% respectivamente.

Para poder lograr estos resultados Meloni llevó a cabo una serie de reformas, entre las más importantes la reforma del sistema tributario (desde finales del año pasado) y la reforma laboral, decretada a partir de mayo de 2023.

Tras la aprobación de la reforma laboral de Meloni, se profundizaron los recortes impositivos que habían sido anunciados hace un año: un recorte de la carga fiscal del 7% para ingresos de hasta 25.000 euros anuales, y del 6% para ingresos de entre 25.000 y 35.000. Esto permitió incentivar el crecimiento de la oferta laboral (la población activa) para favorecer el crecimiento.

Por otra parte, la reforma laboral avanzó fuertemente con la flexibilización de la legislación italiana. Se ampliaron las posibilidades legales para prorrogar todos los contratos de índole temporal hasta un año adicional de lo que regía anteriormente, y se establecieron incentivos fiscales para la contratación de personas menores de 30 años.

También se anunció una alícuota diferencial y reducida del 15%, que será percibida por un cierto tiempo, para las empresas que declaren una ampliación de su planta permanente de personal.

El tercer pilar de la reforma es la eliminación progresiva del programa “Renta Ciudadana” para todas las personas que están en condiciones de trabajar. La medida apunta, otra vez, a dinamizar la oferta laboral de Italia y reducir el gasto público elefantiásico. Este programa será finalmente liquidado a partir de 2024, y pasará a sustituirse por el “Cheque de Inclusión” con un carácter mucho más selectivo.

Seguir Leyendo

África

Italia y Libia reanudan los vuelos comerciales tras 10 años: Se había cortado por la Guerra Civil

Publicado

en

Un vuelo MT522, operado por la aerolínea libia Medsky Airways, partió del Aeropuerto Internacional de Mitiga en Trípoli hacia el Aeropuerto Leonardo da Vinci-Fiumicino de Roma. Un vuelo de regreso estaba programado para aterrizar en Trípoli el sábado por la tarde.

Italia y Libia, país devastado por la guerra, reanudaron el sábado los vuelos comerciales por primera vez en una década, confirmaron las autoridades de la capital libia. Habrá un vuelo de ida y vuelta entre las capitales libia e italiana los sábados y miércoles, según el anuncio del aeropuerto de Mitiga.

El vuelo MT522, operado por la aerolínea libia Medsky Airways, partió del Aeropuerto Internacional de Mitiga en Trípoli hacia el Aeropuerto Leonardo da Vinci-Fiumicino de Roma. Un vuelo de regreso estaba programado para aterrizar en Trípoli el sábado por la tarde, según el Aeropuerto Internacional de Mitiga.

El gobierno del primer ministro Abdul-Hamid Dbeibah en Trípoli elogió la reanudación de los vuelos, teniendo en cuenta que Italia y otras naciones occidentales prohibieron los vuelos desde el país norafricano en un contexto en el que Libia se sumió en levantamientos populares en el marco de la Primavera Árabe en 2011, lo cual dio pie a una intervención militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que acabó con la vida del dictador Muammar Gadafi.

En este tiempo, Libia sólo ha tenido vuelos directos a destinos limitados, incluidas ciudades en Egipto, Túnez y Jordania.

Todo terminaría en una guerra civil entre el Este y el Oeste del país que, en uno u otro sentido, continúa hoy en día. Cada bando está respaldado por milicias armadas y gobiernos extranjeros. Desde entonces, Libia está dividida entre dos gobiernos rivales.

Uno de ellos tiene su sede en el este del país y está respaldado por Khalifa Haftar. En el oeste, el gobierno liderado por el empresario Abdel Hamid Dbeibah se estableció en 2021 bajo un acuerdo mediado por las Naciones Unidas (ONU).

Visita de Giorgia Meloni, primera ministra italiana, a Libia

Esta última administración debió celebrar elecciones presidenciales y legislativas, supuestamente para reunir a todas las instituciones libias, que han estado divididas desde la caída de Gadafi en octubre de 2011. Aunque planeadas para diciembre de 2021 y enero de 2022, las elecciones se retrasaron indefinidamente debido a los desacuerdos entre las facciones occidental y oriental.

En este contexto, en marzo de 2022, el parlamento con sede en el este de Libia nombró a un nuevo gobierno y un nuevo primer ministro, Fathi Bashagha, quien posteriormente fue suspendido de su cargo en mayo de 2023. Así las cosas, el país sigue estancado.

Se supone que una nueva iniciativa de la ONU permitirá la celebración de elecciones simultáneas antes de finales de 2023. Sin embargo, Jalel Harchaoui, investigador de RUSI, un think tank británico especializado en defensa y seguridad, advierte que las elecciones podrían retrasarse por la tragedia en Derna, al este del país.

El paso de la Tormenta Daniel, la cual generó una serie de inundaciones en el este de Libia, ha hecho aún más compleja la vida diaria de los civiles libios y ha provocado grandes cuestionamientos sobre la infraestructura del país devastado por la guerra.

Las represas en Derna, en el este de Libia, no se han mantenido durante más de dos décadas, ha afirmado Ahmed Madroud, vicealcalde de la ciudad; quien también agregó que la destrucción de la tormenta Daniel en Derna será difícil de reparar.

La tormenta Daniel “es ilustrativa del tipo de inundación devastadora que podemos esperar cada vez más en el futuro” a medida que el mundo se calienta, dijo Lizzie Kendon, profesora de ciencias del clima en la Universidad de Bristol.

Tormenta Daniel, Libia

El servicio de monitoreo climático de la Unión Europea, Copernicus, aseguró que el aumento de las temperaturas globales de la superficie del mar estaba impulsando niveles récord de calor en todo el mundo.

Seguir Leyendo

Italia

El primer año de Meloni: Menos subsidios, menos impuestos y récord de puestos de trabajo en Italia

Publicado

en

La administración de Meloni inició el sendero de reformas estructurales que Italia necesita, apuntando a rebajar la presión fiscal y eliminar las barreras para el crecimiento después de casi dos décadas de estancamiento secular. El desempleo se redujo al umbral más bajo de los últimos 14 años.

Este 25 de septiembre se cumple exactamente un año desde el triunfo histórico de Giorgia Meloni en las elecciones generales de 2022, iniciando un camino de reformas estructurales para revertir el estancamiento que sufre la economía italiana desde principios de la década del 2000.

Meloni logró la aprobación de la reforma del sistema tributario para rebajar las alícuotas sobre los ingresos de personas físicas y sociedades. También consiguió el respaldo parlamentario para flexibilizar y modernizar la legislación laboral, y emprendió un ambicioso ajuste al gigantesco “Estado de Bienestar” que asfixia al país.

En vista al año 2024, la Presidenta de Italia prometió abordar los cambios pendientes en el sistema impositivo para continuar con las rebajas sobre la clase media y las empresas, así como desarrollar un combate frontal contra la inmigración legal en el país.

Las reformas que conquistó Meloni en sus primeros meses de gestión

Reforma tributaria

El Gobierno de la “Coalición de centroderecha” consiguió aprobar un total de dos reformas que avanzan en una dirección clara: el objetivo es pasar de un sistema de tasas progresivas sobre los ingresos de personas físicas (sumamente distorsivo) a uno que aplique una tasa unificada y rebajada, lo que se conoce como “flat-tax”

Este sistema fue propuesto en múltiples oportunidades en los países desarrollados, por ejemplo durante las administraciones de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, entre muchos otros. Actualmente tiene vigencia en algunos países, por ejemplo en Rusia desde el año 2002 por iniciativa de Vladimir Putin.

El impuesto sobre la renta IRPF mantenía hasta 5 escalas progresivas en 2021 que iban del 23% al 43% respectivamente. Para el año fiscal 2022 el sistema se redujo a 4 categorías, en las cuales se rebajaron considerablemente las tasas aplicables para los ingresos medios y bajos.

Más tarde la reforma tributaria de 2023, ratificada por el Senado italiano en agosto, nuevamente modificó el sistema para imponer solo 3 categorías. Se estableció una tasa del 23% para ingresos de hasta 15.000 euros anuales, 27% para el umbral de 15.000 a 50.000 euros, y finalmente una tasa marginal superior del 43% para ingresos más elevados. Nuevamente, el alivio fiscal recayó sobre las categorías medias y bajas.

La apuesta para el año fiscal 2024 será volver a profundizar la simplificación del sistema tributario hasta converger, eventualmente, a una tasa unificada. Se apunta a consolidar una tasa única y reducida para el año fiscal 2027. De esta manera, las distorsiones generadas por el impuesto serían virtualmente eliminadas y se estimularía de una mejor manera el crecimiento de la oferta laboral.

Reforma laboral

El Gobierno avanzó con una fuerte desregulación de los contratos de duración determinada. El decreto de Meloni anunciado el día 1° de mayo, el día del trabajador a nivel internacional, dispuso la ampliación de 12 a 24 meses el límite para este tipo de contratos.

Se ampliaron los incentivos fiscales para la contratación de jóvenes menores de 30 años que no estudian ni trabajan, principalmente mediante una reducción de cargas patronales a cargo del empleador. Meloni anunció una histórica reforma sobre la tasa de impuesto de sociedades, aplicable sobre las utilidades no distribuidas.

En Italia se pagaba una tasa media del 24%, pero tras la reforma de Meloni se creó una alícuota preferencial del 15% aplicada para empresas que declaren una ampliación de su planta permanente de personal.

El mercado laboral respondió positivamente a todos los cambios que se fueron acumulando desde octubre del año pasado. La tasa de desocupación retrocedió al 7,6% de la población activa al término de julio, registrando los valores más bajos desde 2009. La tasa de ocupación alcanzó el 61,3% de la población total de referencia, dos puntos porcentuales por encima del nivel que había antes de la pandemia.

Recorte del “Estado de Bienestar”

El ajuste al tamaño del sector público comenzó a través de las onerosas transferencias sociales que el Estado italiano otorgaba para personas que realmente no las necesitaban. El gigantesco peso del “Estado de bienestar” requiere una presión fiscal que resulta incompatible con el crecimiento, por lo que la reestructuración es de suma importancia.

Meloni anunció la quita de subsidios para un total de 202.000 personas entre julio y agosto, todo esto a cuenta del programa “Renta Ciudadana”. En el recorte no fueron incluidas aquellas familias con hijos menores de edad, o con algún integrante en situación de discapacidad que requiere de constante asistencia económica.

Todas las personas que percibieron este subsidio del Estado, en perfectas condiciones de trabajar, pero que rechazaron por lo menos dos ofertas laborales concretas, fueron despojadas de los beneficios. Asimismo, el Gobierno ofreció un Apoyo para la Formación y el Trabajo (SFL por sus siglas en italiano) para facilitar su incorporación al mercado laboral en los próximos meses.

El recorte de estas partidas presupuestarias es fundamental para concretar la meta fiscal del año 2023, que pretende recortar a la mitad el déficit financiero del Gobierno consolidado.

Seguir Leyendo

Tendencias