Seguinos en redes

Italia

Se forma gobierno de derecha en Italia: Meloni primera ministra, Salvini vice y un liberal a economía

Publicado

en

Meloni asume el poder este sábado y liderará el primer gobierno puramente de derecha de Italia, con un enorme desafío por delante para sacar al país de una de las peores crisis de su historia.

Tras las consultas oficiales con el presidente Sergio Mattarella, la coalición de centro-derecha formó gobierno este viernes 21 de octubre y se confirmó que Giorgia Meloni encabezará el Poder Ejecutivo de Itala como Primera Ministra, con Matteo Salvini de vice.

Silvio Berlusconi se quedó sin nada y no formará parte del Gabinete, pero sí logró colocar a varios ministros en el Gobierno. De los 25 funcionarios que liderarán las carteras ministeriales, 12 son del partido de Meloni, Fratelli, 8 de la Lega de Salvini, 7 de Forza de Berlusconi y por último 5 no tienen afiliación partidaria.

El cargo más importante del Gobierno en estos momentos de profunda crisis económica es el que lidera el Ministerio de Economía y Finanzas, que luego de muchas negociaciones quedó en manos de Salvini, quien logró designar a Giancarlo Giorgetti, un liberal de perfil técnico que actualmente se desempeña como ministro de Desarrollo Económico, en el puesto.

Giorgetti se presenta como un federalista que apoya la descentralización del poder, reduciendo considerablemente el tamaño del Estado Nacional en favor de los estados regionales. Propone bajar impuestos, achicar el gasto público, y asegura que la deuda pública es el principal problema de Italia.

En el cargo, buscará convertir el brutal déficit fiscal del gobierno en superávit, siguiendo el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, que logró impulsar desde su cargo en el gobierno de Mario Draghi, reduciendo el rojo fiscal de 9,5% a 7% en 2021, y que supone una reducción al 4% para este año y al 2,5% en 2023.

Este programa económico estuvo plagado de gastos superfluos en políticas verdes y de inclusión de género durante el mandato de Mario Draghi, quien se respaldó en el apoyo de la Unión Europea para impulsarlo. Sin embargo, ahora con Meloni a la cabeza, el plan buscará ser más austero y sin vínculos a Bruselas.

Por último, Giorgetti fue uno de los principales impulsores de la política de re-privatizaciones de las decenas de empresas que el comunista Giuseppe Conte expropió durante su segundo gobierno en solitario con el M5S entre 2019 y 2021. Se espera que mantenga esta línea ahora al frente de la Economía italiana.

Salvini además de viceprimer ministro será Ministro de Infraestructura, un puesto clave que maneja una de las cajas más grandes de Italia. Originalmente había pedido la cartera de Interior, el segundo cargo más importante del Gobierno, encargado de la Seguridad Interna y las Fronteras, pero finalmente decidió poner un alfil suyo en el cargo, Matteo Piantedosi, uno de sus principales asesores políticos.

Como segundo viceprimer ministro queda Antonio Tajani, representante de Berlusconi en el gobierno. Tajani también se desempeñará como Ministro de Relaciones Exteriores de Italia, y tendrá la difícil tarea de mantener una buena relación con la Unión Europea a pesar de las fuertes críticas de Meloni al organismo supranacional. Cabe recordar que la Unión sigue subsidiando la economía italiana con el Fondo de Solidaridad de Emergencia desde la pandemia.

Otra cartera que se ha vuelto muy importante en Italia desde la invasión rusa a Ucrania es el Ministerio de Defensa, el cual quedará en manos de Guido Crosetto, uno de los fundadores del partido de Meloni y un dirigente del riñón político de la nueva primer ministra. Deberá encargarse de la política militar de Italia frente a la renovada amenaza rusa, y estará a su cargo la decisión de seguir enviando o no ayuda militar a Ucrania.

En síntesis, Fratelli, el partido de derecha nacionalista que dirige Giorgia Meloni, se queda con las carteras de Justicia (Carlo Nordio), Defensa (Guido Crosetto), Comercio (Adolfo Urso), Agricultura (Franceso Lollobrigida), Cultura (Gennaro Sangiuliano), Salud (Orazio Schillaci), Turismo (Daniela Santanche), Relaciones Parlamentarias (Luca Ciriani), Familia (Eugenia Roccella), Asuntos Marítimos (Nello Musumeci), y Asuntos Europeos (Raffaele Fitto).

La Jefatura de Gabinete también queda en manos de Fratelli, con Alfredo Mantovano a la cabeza, un dirigente de enorme experiencia, ya ocupó el crucial cargo de Ministro de Interior durante los gobiernos de Berlusconi.

Es uno de los líderes de la Alleanza Cattolica, de la cual es parte desde 1976, y mantiene una buena relación con el Papa retirado Joseph Ratzinger y con los sectores más conservadores del Vaticano, quienes se oponen al papado de Bergoglio.

Lega, el partido de derecha liberal que dirige Matteo Salvini se queda con las carteras de Interior (Matteo Piantedosi), Economía (Giancarlo Giorgetti), Infraestructura (Salvini), Trabajo y Desarrollo Social (Marina Calderone), Educación (Giuseppe Valditara), Asuntos Internos (Roberto Calderoli), y Discapacidades (Alessandra Locatelli).

Finalmente, Forza, el partido de centroderecha liberal que dirige Silvio Berlusconi, se queda con las carteras de Relaciones Exteriores (Antonio Tajani), Energía y Medio Ambiente (Paolo Zangrillo), Ciencia e Investigación (Anna Maria Bernini), Administración Pública (Gilberto Pichetto Fratin), Deportes (Andrea Abodi) y Reformas Institucionales (Elisabetta Casellati).

Meloni prestará juramento oficialmente a las 10 a.m. del sábado, momento en que el Primer Gabinete de Meloni entrará en funciones, con un enorme desafío por delante. Italia fue el país europeo más golpeado por la pandemia, y la cuarentena criminal que impuso Giuseppe Conte destruyó por completo la economía.

Sin el apoyo de la Unión Europea, el Estado italiano estaría completamente quebrado, con una deuda pública impagable, una crisis migratoria sin precedentes y un problema de inseguridad que el país no veía hace décadas.

Estamos listos para proporcionar a Italia un gobierno que pueda abordar de manera competente y consciente nuestros desafíos y emergencias actuales“, aseguró Meloni en sus redes sociales, quien se convertirá en la primera mujer que lidera el Gobierno italiano y a la vez, puede convertirse en una de las mandatarias más importantes de la historia si saca al país de la brutal crisis que atraviesa, o sumar su nombre a la larga lista de primer ministros que solo profundizaron la crítica situación del país.

Italia

Giorgia Meloni presentó la Ley de Presupuesto italiano, con un fuerte programa económico liberal

Publicado

en

La premier italiana presentó su Presupuesto para 2023, con un fuerte énfasis en la desgravación fiscal para favorecer la contratación, rebajas tributarias para los trabajadores de medianos y bajos ingresos, y más incentivos para fomentar la natalidad.

El 22 de noviembre fue presentada la legge di bilancio, el presupuesto italiano para el 2023. “Un presupuesto valiente y coherente con los compromisos adquiridos con los italianos“, así lo definió la primera ministra Giorgia Meloni en una rueda de prensa en el Palacio Chigi.

Este presupuesto está fuertemente marcado por una precisa visión política, la cual dictaba las prioridades sobre las que concentrar los recursos. Pero que, en apenas un mes desde que asumió el gobierno, también ha sentado las bases para un correcto funcionamiento de la legislatura. La flamante joven premier también agregó que las medidas adoptadas durante la noche por el Consejo de Ministros forman parte de un compromiso estratégico global asumido.

Es una jugada valiente, porque apuesta al futuro“, afirmó Meloni, aclarando así que incluso las políticas de apoyo a empresas y familias tienen un alcance que no se limita a amortiguar las dificultades del presente solamente, sino que apunta a invertir en el mañana y todo el Gobierno se ha movido en esa dirección, sin ceder a pequeñas cuestiones ni a egoísmos.

La ley de presupuestos aumenta el gasto corriente en 35.000 millones de euros y posee dos grandes prioridades: el crecimiento, que pasa por asegurar el tejido productivo, premiando a los que más produzcan; y justicia social, con atención a las familias, a aquellas personas con los ingresos más bajos y a las categorías más frágiles.

La jefa de gobierno enfatizó estar contenta con el trabajo realizado y el enfoque del presupuesto familiar, “cuando uno cuida su presupuesto y faltan los recursos, no hay que preocuparse por el consentimiento, sino por lo que es justo para hacer crecer a la familia de la mejor manera, para ello se toman decisiones y se asumen responsabilidades” añadió.

Adentrándose en el mérito de las medidas tomadas, la primera ministra explicó que la mayor parte de los recursos -21.000 millones- se canalizaron en disminuir el impacto de la crisis energética, para “asegurar el tejido productivo y las familias”. En este contexto, el gobierno ha confirmado y aumentado los créditos fiscales para las empresas, que pasan del 40% al 45% para las empresas intensivas en energía y del 30% al 35% para las empresas no intensivas en energía.

Para las familias, ha ampliado la cantidad beneficiados según el ingreso familiar, elevando el umbral de 12.000 a 15.000 euros anuales. Es una medida para las familias más necesitadas que supone unos 9.000 millones.

Con respecto a las ganancias inesperadas por las compañías vinculadas a los aumentos de la energía, la alícuota del impuesto especial que grava estos propósitos se ha elevado del 25% al ​​35% para recuperar 2.500 millones de euros. Además, se ha prorrogado hasta marzo el IVA del 5% del gas.

Poniendo el foco de atención en el tejido productivo, la línea política busca incentivar y premiar el trabajo en sintonía con los compromisos asumidos durante la campaña electoral. Hay 3 impuestos fijos en el presupuesto:

  • El primero sobre ingresos incrementales: 15% sobre el mayor beneficio obtenido con un límite máximo de 40 miles de euros. Una medida dirigida a la clase media, no como un favor a los ricos, sino para reconocer valores y sacrificios, de acuerdo a las palabras de la premier.
  • La segunda para autónomos, con el umbral del 15% elevado hasta los 85 mil euros.
  • La tercera para los trabajadores por cuenta ajena, que podrán disfrutar de un impuesto del 5% sobre los bonos de productividad de hasta 3.000 euros. “Esta medida se suma a la extensión de los beneficios marginales ya aprobados”, agregó la líder romana.

Estas tasas diferenciales conforman un nuevo sistema tributario para las categorías afectadas, en reemplazo a la aplicación del clásico impuesto a la renta progresivo. Los trabajadores incluidos en el nuevo régimen tributario verán reducida su carga fiscal ya que en anterior tributo suponía alícuotas de entre 23% y hasta 43% sobre los ingresos imponibles.

Por otra parte, el trabajo es el sector al cual el Gobierno ha dedicado más recursos: la mayor asignación, después de la energía, es para reducir la cuña fiscal. Se trata de 4.500 millones de euros destinados a confirmar el recorte del 2% para rentas de hasta 35 mil euros y añadir un 1% extra para las de hasta 20 mil, que podrán contar por lo tanto con un 3% global.

Los beneficios de la medida serán totalmente del lado de los trabajadores y confirman la atención del gobierno a los de menores ingresos. Luego está la primera aplicación del programa que Meloni resumió en la campaña electoral con el lema “cuanto más contratas, menos pagas”, ya que no pagarán cargas sociales quienes contraten mujeres, jóvenes hasta 36 años o perceptores del reddito di cittadinanza, una renta básica para desempleados que varía según la composición del núcleo familiar.

Esto solo se aplicará a los nuevos contratos, porque la medida pretende crear más empleo o una mayor estabilidad, incluso con la transformación de los contratos de duración determinada en contratos indefinidos. Además, se han introducido bonos de trabajo de hasta 10 mil euros en agricultura, sector turístico y personal de trabajo doméstico. A su vez, se ha aplazado el impuesto al plástico y al azúcar.

También se prevé una “tregua fiscal” para ciudadanos y empresas que han sido afectados por problemas económicos en los últimos años, principalmente por las consecuencias del cierre de actividades por la pandemia y el alto coste de la energía -recordemos que Italia tuvo una de las peores parálisis de actividades de toda Europa-.

Se cancelarán las deudas individuales emitidas hasta 2015 que tengan un importe inferior a mil euros. Podrán pagar en cuotas los impuestos del 2022, sin penalizaciones adicionales e intereses para quienes no los hayan pagado por la emergencia del Covid, por encarecimiento de los servicios o por dificultades económicas.

En cuanto a lo que el nuevo gobierno denomina competencia desleal, ha lanzado una disposición contra las empresas que “abren y cierran”, es decir, aquellas empresas que abren, no aportan nada al Estado, desaparecen y luego empezar de nuevo, “creemos que se debe defender a los empresarios y comerciantes de la competencia desleal y de las prácticas ilegales” subrayó la primera ministra.

Pero, por sobre todas las cosas, medidas en las que emerge claramente la impronta política del gobierno son las relacionadas a las familias, pensiones y la renta básica. El de la familia es un auténtico paquete, que a su vez sienta las bases de un programa legislativo. “Se destinaron 1.500 millones de euros a las familias y la natalidad, un compromiso que no creo que tenga precedentes en los últimos gobiernos”, aseguró la jefa de gobierno.

El paquete incluye incrementos de la asignación única (un 50% más durante todo el primer año de vida del hijo; un 50% más durante tres años para familias numerosas con 3 hijos o más) y la estabilización del incremento por hijo discapacitado, algo que fue transitorio y no estructural, “creemos que es una condición fundamental que los niños discapacitados tengan más que otros” sentenció.

Entre las medidas para favorecer a las familias: por un lado, todos los productos para la primera infancia y toallas sanitarias tendrán un IVA del 5%, por otro lado se confirma el subsidio a la primera vivienda para parejas jóvenes, entre las cuales la cobertura del Estado llega hasta el 80% de las hipotecas.

Sin embargo, el gobierno ha decidido no aprobar la reducción a cero del IVA del pan y la leche explicando que, al no poder distinguir entre rentas, la medida también se contagiaría a quienes no la necesitan. Por lo tanto se seleccionarán determinados alimentos y productos por decreto, utilizando estos 500 millones de euros para abaratar el precio de esos bienes, solo para los necesitados a través de la red de Municipios y también involucrando a productores y distribuidores.

En lo que respecta a las pensiones, se prorroga el APE sociale, es decir la anticipación de la jubilación que correspondería a los 67 años por ley, con correcciones que la hagan más equilibrada e intervenciones en la escala de las jubilaciones que permitirán a las personas jubilarse con 62 y 41 años de aportes. Y por un principio de equidad -según el Gobierno- las mínimas se revalorizarán un 120%, las de hasta 2.000 euros un 100% y así escalar a pensiones iguales o superiores a 10 veces el mínimo cuya indexación se detendrá en el 35%. “Esta es una elección política de la que asumimos la responsabilidad”, dijo Giorgia Meloni al recordar su histórica batalla sobre la necesidad de mecanismos de reequilibrio con respecto a las pensiones de privilegio.

Por último, la cuestión de la renta básica. La líder de Fratelli d’Italia explicó que era necesario más tiempo para una reforma integral, pero que mientras tanto se continuará protegiendo a quienes no pueden trabajar -discapacitados, ancianos, familias sin ingresos con menores a cargo, mujeres embarazadas- mientras que para los demás (para quienes puedan trabajar) la renta básica se suprimirá a fines de 2023 y no se podrá percibir por más de 8 meses, además de caducar a la primera negativa al trabajar y la obligación de estar presente en el territorio nacional. “Nos dimos un periodo transitorio para acompañar al trabajo y motivar a que los empleadores contraten personas que actualmente tienen la renta básica” destacó.

Para finalizar la rueda de prensa, la nueva líder de Italia sentenció que aquellos que imaginaron al Estado como una herramienta para mantener a las personas desde los 18 a los 60 años cuidándolas hasta el infinito, están equivocados, “el Estado ayuda a las personas a poder encontrar un trabajo y a mejorar las condiciones de estas personas”, concluyó, reiterando que “tenemos la intención de volver sobre este asunto en general”.

Mientras los gobiernos de izquierda pretenden mediante las rentas básicas o los empleos públicos obtener eternos votos cautivos, los gobiernos de derecha, como Fratelli d’Italia, se concentran en la creación de empleo privado y oportunidades. No buscan tener esclavos dependientes del Estado, pretenden que sus ciudadanos logren objetivos de grandeza a través del mérito, premiando a quienes puedan producir más riqueza. Hay dos modelos políticos claros y completamente antagónicos, es nuestra responsabilidad decidir cual futuro queremos para nuestras naciones.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Economía

Las primeras medidas económicas de Meloni: Flat Tax y flexibilización para pagos en efectivo

Publicado

en

El nuevo Gobierno italiano busca aplicar un impuesto plano del 15% para los trabajadores autónomos. También se tiene previsto aumentar el límite para operaciones pagadas en efecto hasta los 5.000 euros, revirtiendo así las políticas extremistas de Conte.

El Gobierno de la derecha italiana liderado por Giorgia Meloni avanza con la ejecución de su programa económico. Las primeras medidas del oficialismo apuntan a reducir la presión tributaria del país, eliminar distorsiones generadas por Gobiernos anteriores y facilitar la recaudación haciendo énfasis en los incentivos de los contribuyentes.

Meloni anunció la elevación del límite legal al uso de efectivo para transacciones, de los 2.000 euros hasta los 5.000 euros. De esta manera, el Gobierno anuló la reforma extremista implementada por el exministro Giuseppe Conte, que pretendía disminuir aún más el límite a solo 1.000 euros a partir de 2023. El socio de la coalición oficialista, Matteo Salvini, propone elevar el límite a los 10.000 euros en una próxima etapa. 

Así como otros países en la Unión Europea, Italia mantiene regulaciones que limitan el pago de transacciones en efectivo con el fin de maximizar la recaudación tributaria, y disminuir el riesgo por la evasión de impuestos (entre ellos el IVA e internos) por medio de la represión financiera. 

El Gobierno de Meloni produjo un cambio de enfoque para la recaudación fiscal, apostando a que los impuestos sean razonables para limitar los incentivos a la evasión en lugar de recrudecer la represión para recaudarlos

Con esta nueva perspectiva, Meloni anunció un programa de “paz fiscal” por medio del cual se facilita la liquidación de deudas tributarias. El plan relaja las multas sobre los incumplimientos de los contribuyentes, ya sean por motivos fiscales o por cuestiones de índole meramente administrativo. 

El objetivo es brindar un incentivo racional para que el Estado italiano vea maximizada su recaudación de impuestos por cobranzas pendientes, desarticulando las trabas para que los contribuyentes puedan ponerse al día con sus obligaciones fiscales de una manera menos agresiva y más contemplativa

A la par de los anuncios, el Gobierno italiano se apega a sus promesas electorales y apunta a aprobar la extensión del impuesto plano o “flat tax” del 15% para todos aquellos monotributistas que facturan hasta 100.000 euros por año

Se trata de un alivio tributario importante, ya que hasta ahora la tabla del Impuesto a las ganancias italiano (conocido como IRPF) mantiene una alícuota mínima del 23% para personas con ingresos anuales de hasta 15.000 euros, una vez descontadas las debidas deducciones familiares y la estándar.

El programa original pretendía ser más ambicioso, y reformar el sistema tributario para aplicar un modelo liberal con un impuesto plano generalizado, pero sin una contrapartida en disminución de gastos el proyecto se vuelve todavía imposible de implementar

Seguir Leyendo

Italia

Meloni vs Macron: Francia quiere sancionar a Italia por rechazar el desembarco de inmigrantes ilegales

Publicado

en

Por primera vez, Francia aceptó abrir sus puertos a los inmigrantes ilegales del norte de África, aunque pidió redistribuir estas personas en todos los países de Europa y sancionar a Italia por no recibirlos ellos.

Reacción agresiva, incomprensible e injustificada” son las palabras que utilizó la jefa de gobierno italiana, Giorgia Meloni, en una rueda de prensa sobre el conflicto diplomático con Francia respecto al crucero Ocean Viking y las responsabilidades europeas en la gestión de los flujos migratorios.

Después de algunas semanas a la deriva, el barco que transporta ilegalmente a 230 personas de las costas del norte de África no fue permitido atracar en Italia. La flamante premier derechista cumplió su promesa de campaña y negó el ingreso de estos barcos que bajo la fachada de ayuda humanitaria trafica personas a Europa.

Así, el presidente francés Emmanuel Macron, salió a mostrarse como un benevolente asistencialista humanitario y le ofreció al Ocean Viking atracar en el puerto de Tolón, cerca de Marsella, bajo la premisa de que Francia se encargará de recibir a estas personas, pero las repartirá entre distintos países europeos.

Tras desembarcar en el puerto francés el pasado viernes, el gobierno de Macron lanzó un virulento ataque contra el gobierno de Italia. “Es a título excepcional que acogemos este barco, teniendo en cuenta los quince días de espera en el mar que las autoridades italianas han hecho sufrir a los pasajeros”, declaró el jueves el ministro del Interior, Gérald Darmanin.

El ministro criticó el comportamiento “incomprensible” y “contrario al derecho internacional” de Italia, dirigida por “un gobierno de extrema derecha“, y advirtió que “habrá consecuencias” en las relaciones bilaterales.

Cuando se trata de represalias en una dinámica de la Unión Europea, algo no funciona. La solicitud de aislar a Italia revela una dinámica curiosa. Se habla de solidaridad y de compartir, quiero esperar que no pase, no sería algo inteligente”. La premier no esperaba la agresión francesa y admitió a la prensa que quedó muy impresionada.

La líder romana aclaró las falsedades que circulan sobre la supuesta inhumanidad de Italia y la generosidad de París. “El barco Ocean Viking es el primer barco de una ONG en atracar en Francia con 230 inmigrantes. Esto ha generado una reacción muy dura hacia Italia que ha traído casi 90.000 inmigrantes desde principios de año. ¿Que los hace enojar?”, cuestionó Meloni, “¿el hecho de que Italia debe ser el único puerto de llegada para los inmigrantes del Mediterráneo? Esto no está escrito en ningún acuerdo”.

“La cuestión es establecer que todos tengan los mismos derechos dentro de la Unión Europea”, agregó y esquematizó ante la prensa “ahora podemos hacer tres cosas: podemos decidir que somos el único puerto de Europa que puede aceptar inmigrantes, con lo cual no estoy de acuerdo. No me llegó este mandato de los italianos”.

Hipótesis dos: “No creo que tengamos que pelear siempre con Francia, Grecia, España, Malta. La única solución común es la defensa de las fronteras exteriores de la Unión Europea, bloqueando salidas, abriendo puntos críticos”, y añade “hemos gastado millones de euros para ayudar a Turquía, ahora necesitamos una solución europea”.

Finalmente, anuncia su intención de preguntar al Parlamento qué opina sobre que Italia sea el único puerto de desembarco de las ONG. ”Quiero buscar una solución común y seria, que también discutí mientras hablaba con Macron y con Scholz. Necesitamos una misión en conjunto para defender las fronteras externas europeas. Y no digan que Italia no ha hecho su parte”.

Y cerró: “Yo sigo dando mi disponibilidad para conocernos y poner las soluciones sobre la mesa porque francamente no sé cuáles son. Ya no somos capaces de lidiar con eso. Y tenemos un mandato para enfrentarlo de una manera diferente”.

Así mismo, el secretario general de la Asociación de Cooperación Italia-África, Louis Michel Nekam, en una entrevista con Il Giornale afirmó que “la hipocresía francesa me indigna. París acusa a Italia de inhumanidad y luego niega acoger a los mismos africanos que ha ayudado a matar de hambre con sus políticas. No tiene sentido“.

Louis se encarga de capacitar e introducir a los jóvenes africanos al trabajo y la noticia del cese a la reubicación de migrantes no lo dejó indiferente. “¿Cómo se atreven? Francia ha saqueado y explotado África durante siglos. Todavía ejerce su poder sobre nosotros, imprimiendo e imponiendo una moneda colonial que limita nuestra soberanía monetaria y dificulta el desarrollo”.

La Unión Europea tiene una tendencia constante a no resolver ningún problema, sino profundizarlo. No es Italia la que debe ser aislada sino los contrabandistas, aquellos que se benefician con el tráfico humano. Giorgia Meloni demuestra en los hechos lo que significa defender la soberanía nacional.

Las fronteras de un país deben protegerse de manera de poder brindar seguridad y bienestar al pueblo, tal como lo viene haciendo Hungría y Polonia. Es innegable la relación entre el aumento de la delincuencia y la inmigración ilegal, ya que de acuerdo a las estadísticas de la Eurostat los países más seguros de Europa son los que no permitieron una inmigración ilegal descontrolada.

La relación entre la jefa de gobierno de Italia y Emmanuel Macron ya tuvo cortocircuitos previos. En el evento Atreju del 2018, luego de que el presidente de Francia describiera al partido de derecha Fratelli como “vomitivos, cínicos e irresponsables”, la líder romana le contestó en su discurso: “los irresponsables, Emmanuel Macron, son aquellos que bombardearon Libia porque les daba fastidio que Italia tuviera una relación de privilegio en campo energético con Gadaffi dejándonos frente al caos de inmigración ilegal que estamos enfrentando ahora”.

Y agregó: “los cínicos, Emmanuel Macron, son los franceses que envían a la gendarmería para devolver a cualquier inmigrante que intente cruzar la frontera en Ventimiglia (Italia)”. Y para cerrar su contundente respuesta, lanzó: “Pero sobre todo, porque las cosas deben ser contadas como se debe, vomitivo es que Francia continúe explotando África imprimiendo dinero para 14 países africanos sobre el cual aplica el señoreaje (impuestos sobre la fabricación), forzando a trabajar a niños en las minas extrayendo materias primas”.

Y ejemplificó: “como sucede en Niger donde Francia extrae el 30% del uranio que precisa para operar sus reactores nucleares mientras el 90% de la población de Niger vive sin electricidad”. Para finalizar Meloni exclamó “no nos venga a dar lecciones de moral Macron porque los africanos están abandonando su continente por culpa de ustedes y la solución no es transferir africanos para Europa sino liberar África de algunos europeos. No aceptaremos lecciones de moral, ¿está claro?”.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias