Conecte con nosotros

Portugal

Portugal impone nuevas restricciones sanitarias a pesar de tener casi el 90% de la población vacunada

Publicado

en

Con menos de 15 muertes nuevas por Covid, el gobierno socialista de António Costa volvió a poner barbijo obligatorio, trabajo desde casa y pasaportes de vacunación.

La locura por el coronavirus continúa. A pesar de tener el 88% de la población vacunada, el gobierno socialista de Portugal ha decidido volver a implementar una cuarentena en el país luego de cerrar el 24 de noviembre con 3.773 casos nuevos de Covid.

Cabe recordar que el pico de contagios que había tenido Portugal cuando implementó la última cuarentena había sido en enero, cuando tuvo 16.432 casos en un solo día, más de cuatro veces más que la de esta vez, y sin la población vacunada.

A partir del 1ro de diciembre, volverá a ser obligatorio el uso de barbijos, se deberá mostrar tanto un certificado digital que acredite la vacunación completa y un PCR negativo para ingresar a restaurantes, cines, bares y hoteles, además de hospitales, residencias de ancianos, y eventos deportivos.

También todos los portugueses que no sean “esenciales” deberán volver a trabajar desde sus casas, y los medios de transporte tendrán prioridad para los trabajadores de salud.

Por último, se lanzarán las inyecciones de refuerzo, que pronto pasará a ser obligatoria para poder obtener el certificado de esquema de vacunación completo.

Las medidas son necesarias, según Costa, debido al aumento de casos en muchos otros países europeos, y porque se avecina el invierno en el continente, una estación que comúnmente trae más infecciones respiratorias y porque las familias estarán en estrecho contacto en Navidad.

La Dirección General de Salud reportó oficialmente el jueves 3.150 nuevos casos, con 691 personas en el hospital, 103 en unidades de cuidados intensivos y 15 muertes. El número de pacientes que requirieron hospitalización fue el más alto desde septiembre, de vuelta, con casi la totalidad de la población vacunada.

Casi 18.400 personas han muerto de COVID-19 en el país desde que empezó la pandemia, con una población alrededor de 10,3 millones, menos del 0,18% de la población.

Portugal

El Presidente de Portugal vetó la Ley de Eutanasia: “No creo que corresponda con el sentir de la sociedad”

Publicado

en

El conservador Marcelo Rebelo de Sousa ya había enviado la norma al Tribunal Constitucional por graves inconsistencias en el texto de la ley, pero tras una segunda votación favorable, decidió frenarla completamente.

El presidente de Portugal, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, vetó la ley de eutanasia este martes, luego de que fuera aprobada por el Parlamento, donde el Partido Socialista hizo valer su mayoría para pasarla.

A pesar de que el presidente en el sistema parlamentario portugués es una figura prácticamente protocolar, conserva el poder de veto, y por primera vez en varias décadas un Jefe de Estado ha implementado la medida sin que se la pida el Primer Ministro.

Rebelo de Sousa ya había mandado el proyecto de ley a que sea analizado por el Tribunal Constitucional, luego de que el líder socialista António Costa presionara para que se apruebe la ley en plena pandemia.

El socialismo impulsó cambios para eludir las recomendaciones de la Corte Suprema, pero estas no convencieron al presidente, quien ejerció su derecho a veto, debido a “inesperadas perplejidades” que encontró en el texto del proyecto, de acuerdo con las palabras exactas de Rebelo de Sousa.

Según su parecer, los diputados deben reescribirla y decidir si la muerte asistida ha de ser admitida en caso de “enfermedad grave, incurable o fatal”, pues asegura que estas tres opciones no tienen el mismo significado, a pesar de que el texto de la ley las pone como sinónimos.

A su juicio, sería el último calificativo el que debería regir en una ley de eutanasia, aunque aclaró que más allá de los errores técnicos, él no apoya la decisión del partido gobernante. “Si aprobamos esta ley, Portugal se alinearía con los países que aplican una solución más drástica o radical para estos problemas“, aseguró, y dijo que duda de que esto se corresponda con el sentir mayoritario en la sociedad portuguesa.

Expresso | O presente inesperado de Costa
António Costa (izquierda) y Rebelo de Sousa (derecha): Portugal atraviesa una crisis política por la disparidad de tener un primer ministro de izquierda y un presidente de derecha.

Todo esto se lo ha escrito Marcelo Rebelo de Sousa al presidente del Parlamento, el socialista Eduardo Ferro Rodrigues, en una carta que le ha remitido pero que es pública.

Existe la posibilidad de que el trámite parlamentario se reinicie con estas modificaciones, pero deberá hacerse ya después de las elecciones generales anticipadas del próximo 30 de enero. La actual composición de la cámara dio el visto bueno a esta ley, pero quién sabe cuál será la correlación de fuerzas a partir del 1ro de febrero.

La segunda versión del proyecto, que se reescribió y se volvió a votar luego del fallo del Tribunal Constitucional, recibió el apoyo de 138 diputados que votaron a favor, mientras que otros 84 votaron en contra y solo se registraron 5 abstenciones.

La dirigencia del Partido Socialdemócrata (PSD), lo más cercano a una fuerza de derecha que tiene el país ibérico y al cual pertenece Rebelo de Sousa, no impuso una disciplina interna de sufragio, lo cual implicó que varios diputados de la oposición se alinearan con voto socialista.

Portugal ya tiene legalizado el aborto, despenalizada la droga y un gobierno de izquierda progresista que cada vez que va a una campaña promete “dar más derechos”. Con las elecciones de enero cerca, António Costa convirtió el debate de la eutanasia en el foco de su campaña, y en cada discurso promete darle este “derecho” a los portugueses si lo votan.

Lo que muchos portugueses piensan, como retrata la proliferación de comentarios a través de las redes sociales, es que el contexto actual de la pandemia del coronavirus, con un goteo del número de personas que muere cada día, no parece el momento más adecuado para regular un tema de estas características. Por eso, había quien se sentía decepcionado porque el papel del Constitucional quedó en nada… hasta que ha emergido de nuevo la figura del ‘profesor Marcelo’, como conocen muchos ciudadanos al presidente.

Los que pensaban que su función era meramente decorativa se han dado cuenta de que, en realidad, no es así. Muestra mucha más posición de ataque de lo que parece y, por ahora, los portugueses que están en contra de semejante ley pueden estar tranquilos porque su labor de vigilancia permanece intacta.

Seguir Leyendo

Portugal

Arrasa la derecha en las elecciones de Portugal y el conservador Marcelo Rebelo de Sousa fue reelegido con el 61% de los votos

En las elecciones presidenciales de Portugal, la derecha se impone mientras la izquierda se desvanece. El presidente Rebelo de Sousafue reelegido por una amplia mayoría frente a la socialista Ana Gomes, que terminó con un magro 13%.

Publicado

en

Por

Este 24 de enero los portugueses fueron a las urnas para elegir nuevamente a su Presidente, en unas elecciones totalmente inclinadas hacia la derecha.

El actual presidente Marcelo Rebelo de Sousa ganó la reelección con el 60,7% de los votos, de la mano del Partido Socialdemócrata (PSD), de centro-derecha conservadora. 

De Sousa es muy querido en Portugal por la población en general, más allá de las inclinaciones políticas de cada uno, ya que a pesar de su ideología conservadora, ha demostrado ser un hombre muy pragmático, honesto y que siempre prima por el interés general del pueblo y no el de sus amigos ni su partido.

En la oposición se encontró Ana Gomes, integrante del Partido Socialista, que obtuvo el 13% de los votos, y ni siquiera fue respaldada oficialmente por su Partido, que la rechazó por sus ideas radicales de extrema izquierda. Gomes, finalmente decidió presentarse de forma independiente con el apoyo de un sector del PS y algunas pequeñas agrupaciones progresistas. 

Según datos de consultoras privadas, el 60% de los militantes del PS habrían votado al candidato del PSD, Rebelo de Sousa.

En tercer lugar, con el 11,9% (496 mil votos) se impuso el candidato André Ventura, del recientemente formado Partido Chega, de derecha populista, alineado a una agenda similar a la de VOX en España o Fratelli en Italia.

Cabe destacar que en Portugal, en las últimas décadas, los partidos históricos del país se corrieron a la derecha y expulsaron a muchas de sus figuras pero jamás cambiaron sus nombres, por lo que Partido Socialista es actualmente considerado una agrupación de centro-izquierda moderada y el Partido Socialdemócrata de centro-derecha conservadora.    

Debate entre Ana Gomes (izquierda) y el candidato derechista André Ventura (derecha)

Ad

Esta elección significó un importante crecimiento para la derecha. No sólo de la mano de Rebelo de Sousa, si no que del interesante Partido Chega.

Chega fue constituido en 2019 por André Ventura, quien, cansado de ver cómo el Partido Socialdemócrata (del que él formaba parte) ni siquiera mencionaba los problemas modernos de su país, como la inmigración ilegal, los altos impuestos y la Unión Europea, decidió romper con el histórico partido y lanzarse con su propio espacio.

Ese mismo año, con una agenda nacionalista, conservadora, populista, con propuestas de corte libertario en lo económico e incluso mencionando a Bolsonaro en discursos de campaña, Ventura logró entrar al Parlamento nacional como diputado, con el 1,3% de los votos a nivel nacional.

En poco tiempo, Ventura logró capitalizar esta posición y estalló en popularidad con sus discursos parlamentarios y sus apariciones en TV. En 2020 lanzó una fuerte campaña en contra de las cuarentenas por el COVID-19 y en menos de 2 años convirtió un 1,3% en un 12% a nivel nacional, el partido con mayor crecimiento en la historia del país.

Es una noche histórica para Portugal, que ve a la derecha reconfigurarse totalmente“, aseguró en la noche de la votación.

Descrito por algunos como “el Trump portugués”, Ventura es hoy una de las personas más importantes de la política de su país.

André Ventura en el Parlamento Nacional.

Ad

En cuarto y quinto puesto se encuentran dos extremistas de izquierda, Joao Ferreira, del Partido Comunista, y Marisa Matias, del Bloque de Izquierda. El primero obtuvo 180 mil votos, el equivalente a 4,32%, mientras que la segunda llegó al 3,95%. 

La participación electoral total fue de apenas un 39%, casi un 10% menos que en las elecciones de 2016, en las que Rebelo de Sousa había ganado con un 8% menos que ahora. A su vez, su opositor, también de izquierda dura como Ana Gomes, había logrado un 22%, frente al 13% de Gomes ahora, por lo que hubo una considerable caída de la izquierda

En las elecciones de 2016, también se había presentado la marxista Marisa Matias, que a pesar de ahora no haber llegado ni al 4%, se había impuesto como tercera con un 10% hace 5 años.

Afiches electorales de Marisa Matias y André Ventura en la misma cuadra.

Ad

De todos modos, estas elecciones carecen de una relevancia mayor, puesto que el Presidente en Portugal es un Jefe de Estado pero no de Gobierno, puesto que el país es una República Semi-Presidencialista.

El Presidente se encarga de representar al país ante el mundo, garantizar la unidad del Estado y controlar que funcionen correctamente las instituciones, más no de presentar leyes o impulsar agendas. 

Sin embargo, a diferencia de otros países Semi-Presidencialistas (como Alemania o Israel), en Portugal el Presidente se encarga de la Seguridad Nacional y coordina tareas de las Fuerzas Armadas, además de tener una importante injerencia en la agenda de relaciones exteriores, por ejemplo acercando al país a Trump a pesar de las diferencias del oficialismo portugués con el ex presidente republicano.

Actualmente Portugal es gobernada por António Costa, del Partido Socialista, quien ejerce el rol de Primer Ministro y Jefe de Gobierno nacional. Él es quien lidera el Poder Ejecutivo en sus tareas del día a día. Costa fue elegido por el Parlamento en 2015, con el apoyo de los minoritarios Partido Comunista y Bloque de Izquierda.

La verdadera prueba de fuego para la política portuguesa será en las elecciones legislativas en 2023, a las que Chega debe aspirar a lograr una importante cantidad de escaños en el parlamento para poder participar de un gobierno de coalición con el PSD e imponer un Primer Ministro con una agenda de derecha para Portugal.

António Costa.

Seguir Leyendo

Portugal

Portugal aprueba la eutanasia en medio de un colapso sanitario por la pandemia y la mala gestión sanitaria del gobierno socialista

El Parlamento portugués aprobó la legalización de la eutanasia en una histórica sesión, plagada de reclamos para postergar la votación debido al incipiete colapso sanitario por el coronavirus.

Publicado

en

Por

El pasado viernes 29 de enero en una sesión especial del Parlamento de Portugal se aprobó el proyecto de ley que autoriza la “muerte médicamente asistida”, mejor conocida como eutanasia

El texto fue aprobado con 136 votos afirmativos, 78 en contra y 4 abstenciones.

A pesar de que la ley deberá ser ratificada por el Presidente recientemente reelecto, Marcelo Rebelo de Sousa, se espera que la apruebe concorde a la decisión del Parlamento y Portugal se vuelva el cuarto país europeo en tener la eutanasia legalizada, junto a Bélgica, Holanda y Luxemburgo
También, España ya aprobó la eutanasia en la Cámara de Diputados pero aún falta la votación en el Senado, donde también se espera que sea aprobada sin mayores inconvenientes.
En la votación, tanto el centro-izquierdista Partido Socialista como el liberal-conservador Partido Social Demócrata dejaron a sus legisladores que voten según su conciencia en esta ley, en base a su opinión personal y sin presión de las autoridades partidarias de votar de una manera u otra. 
Esto ha provocado que varios parlamentarios socialistas voten en contra del proyecto y varios de corte conservador voten a favor del mismo, a pesar de que el proyecto de ley provino de los espacios más de izquierda.
Parlamento de Portugal a minutos de la votación por el proyecto de ley que legalizaría la eutanasia.

Ad

Por su parte, y sorprendentemente, el Partido Comunista portugués votó en contra dr la eutanasia, compartiendo la postura con sus más directos adversarios como el derechista populista Chega.

De todos modos, otros partidos de izquierda marxista como el Bloque de Izquierda votaron plenamente a favor.

Una gran parte de los parlamentarios, de todos los espacios políticos, utilizaron su tiempo en el recinto para pedir que se postergue la votación, incluso de parte de algunos legisladores que aseguraron estar a favor del proyecto. Este pedido fue rechazado por las autoridades parlamentarias.

Esto es porque Portugal actualmente está atravesando un verdadero colapso sanitario por el coronavirus.

Ad

Durante los últimos 14 días, la tasa de contagios del país europeo ha sido de 1429 por 100.000 habitantes, según los últimos datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), la más alta del continente.

También tiene la tasa de mortalidad más alta de la Unión Europea: 247,5 por cada millón de habitantes.

De hecho, Portugal concluyó el mes de enero con los datos más trágicos desde el inicio de la pandemia: 5.576 muertos (el 44,6% del total) y 306.838 contagiados (42,6%).

El gobierno portugués, del socialista Antonio Costa, había sorteado con relativo éxito la “primera ola” del coronavirus. Pero luego del verano 2020, la tasa de infectados comenzó a subir y, asustado, el Primer Ministro decidió estatizar temporalmente miles de clínicas privadas en todo el país y ponerlas a cargo de la Secretaría de Salud.

Esto llevó a una ineficiente asignación de recursos que resultó en el colapso total del sistema sanitario.

Esta semana, el Gobierno comenzó trámites para llevar pacientes internados con respirador a otros países de Europa, como Alemania y Austria, quienes a su vez enviaron suplementos médicos y enfermeros para que ayuden en sus hospitales.

En medio de todo este caos, el Gobierno acaba de sumarle una nueva preocupación al sistema médico, que ahora deberá asignar recursos para internar pacientes que quieran morir de manera medicamente asistida.

Según establece la nueva ley, se deberán alocar en una cama por lo menos por 2 días, para diferentes estudios médicos y psiquiátricos antes de aplicar la dosis letal. Sin lugar a dudas esto causará una mayor ocupación sanitaria.

Cientos de manifestantes anti-eutanasia se reunieron antes de la votación del parlamento a sus afueras.

Seguir Leyendo

Trending