Ad

Lunes 30 de Noviembre, 2020🌞22ºC en Buenos Aires

Dólar Blue: $155

-0.64%

Dólar Solidario: $112,45

+0.29%

Riesgo país: 1378

+10

Dólar B. Nación: $86,5

+0.29%

Dólar Mayorista: $81,31

+0.3%

Bitcoin: $19389,14

+6.58%

Merval: $54535,01

-1.61%

Bovespa: $109212,05

-1.23%

Dow Jones: $29615,12

-0.99%

S&P 500: $3615,91

-0.62%

Nasdaq: $12193,19

-0.1%

Soja Chicago: $429,44

-1.93%

Soja Rosario: $346,5

0%

Petróleo WTI: $45,51

-0.04%

Petróleo Brent: $47,59

-1.22%

Oro: $1778,9

-0.17%

13/11/2020

El principal asesor de Boris Johnson renunció abruptamente a su cargo: se terminó el ala de derecha en el gobierno inglés

Dominic Cummings, el jefe de asesores de Downing Street y mano derecha de Boris Johnson, renunció ayer por la noche y vació abruptamente su oficina, tras perder una puja de poder con el sector progresista del Gobierno.

Portada
Dominic Cummings, principal asesor y mano derecha del primer ministro Boris Johnson, renunció ayer por la noche y vació abruptamente su oficina en No10 Downing Street. El quiebre se venía rumoreando hace tiempo y fuentes extraoficiales habían asegurado que su salida ya estaba pactada para enero del año que viene, después del Brexit.

Cummings fue uno de los principales artífices de la campaña del Brexit, lideró el equipo de "Vote Leave" en 2016 y construyó personalmente la imagen y la campaña de Boris Johnson para las elecciones de 2019, donde el Partido Conservador obtuvo uno de sus victorias más abultadas de la historia.
Su experiencia en campañas políticas de derecha en todo Europa y su estrecha relación con Steve Bannon, quien cumplía un rol similar al de Cummings en la Casa Blanca con Trump, lo habían convertido en una de las figuras electorales más codiciadas del Reino Unido. Luego de cortejar con Nigel Farage y Jacob Rees-Mogg, finalmente terminó trabajando con Johnson cuando éste ganó la interna conservadora tras la dimisión de Theresa May en 2019.
Sin embargo, Boris Johnson nunca estuvo satisfecho con la agenda que Cummings le hacía implementar en el país, y renegaba cuando su asesor le pedía que se parezca más a Trump o a Bolsonaro.

Dominic Cummings salió abruptamente de Downing Street el 13 de noviembre por la madrugada.

Ad

Junto al Secretario de Comunicaciones, Lee Cain, Cummings representaba el ala de derecha dentro del Gobierno, y habían estado tratando de limpiar de la administración a muchos funcionarios históricos del Partido Conservador que hace tiempo que pactaron con la izquierda. Esta puja de poder terminó siendo derrotada por la Secretaria de Prensa, Allegra Stratton, y la novia de Johnson, Carrie Symonds, quien ha ganado una fuerte influencia en Downing Street en los últimos meses, tratando de correr al mandatario a la izquierda.

Symonds está comprometida con Boris Johnson desde 2019 y juntos tienen un hijo recién nacido, y es la primer mujer que reside en Downing Street sin estar casada con el Primer Ministro. A pesar de estar con uno de los políticos más conservadores del espectro político inglés, ella es una incansable militante del aborto, del feminismo, del cambio climático y del ecologismo.
Si bien fuentes cercanas a la pareja aseguran que la ideología de Symonds nunca interfirió con la carrera política de su pareja, desde que Boris estuvo internado en graves condiciones por el COVID-19 en marzo de este año, se ha notado una clara impronta suya en la agenda del Primer Ministro, a costa de la de Cummings.
Esta puja de poder finalmente terminó con la renuncia de Cummings, la inminente salida de Cain, y la desaparición total del ala derechista en el gobierno de Boris Johnson.

Carrie Symonds, la comprometida del Primer Ministro Boris Johnson.

Ad

El ahora ex asesor Cummings había negociado con el Partido del Brexit en 2019 para que se baje del proceso electoral y no divida el voto de derecha. Esto, junto a una contundente agenda de derecha, que se centró en aumentar la seguridad, reinvertir en el sistema de salud y reformar la política de inmigración (logrando aprobar el Brexit), le logró un histórico triunfo a Boris Johnson con casi el 45% de los votos, una cifra solo superada por Margaret Thatcher en 1979.

Pero la pandemia del coronavirus revolucionó toda la agenda en 2020, la promesa de reinvertir en salud se convirtió en el único objetivo de Boris, el Brexit se logró pero las negociaciones con la Unión Europea fueron desastrosas y el presupuesto en seguridad terminó siendo más bajo que el de 2019.

En estos caóticos meses de coronavirus, cuarentenas y recesión, la prensa británica además lanzó una campaña para desprestigiar a Cummings, acusándolo de haber roto la cuarentena que él mismo había recomendado , a pesar de que en realidad él fue el mayor detractor de la cuarentena en el círculo íntimo de Johnson.

Boris no salió a defender a su asesor y las fricciones entre ellos se volvieron irreconciliables.

No se sabe el destino de Cummings, pero a sus 48 años el asesor estrella del Gobierno lideró las exitosas campañas para que el Reino Unido no adopte el euro, múltiples campañas distritales, el Brexit en 2016 y la campaña nacional del Partido Conservador de 2019; y todo esto sin siquiera estar afiliado a los Conservadores.

Por su parte, el futuro de Boris también es incierto. Un diputado conservador dijo hace poco que cuando Boris Johnson asumió en diciembre 2019 "todos pensaban que iba a gobernar por 10 años, pero que después del COVID-19, les sorprendería si llega a los 10 meses de gobierno".

¡Suscribite a la Newsletter!

Todas las semanas, un resumen de lo más importante, con notas y reportajes exclusivos.

Imagen de la newsletter

Ad

Ad

Ad

Ad

Logo

Unite a nuestro equipo

Economía...
La Derecha Diario 2020 © Todos los derechos reservados
Diseño y desarrollo por