Seguinos en redes

Latinoamérica

"Bohemian Grove Latino": Lula propone un retiro anual de presidentes sudamericanos a solas, incluido Maduro

Publicado

en

El presidente de Brasil quiere lanzar un "retiro espiritual" para los líderes sudamericanos donde puedan hablar "sin asesores ni lobístas" para reincorporar a Maduro a la región.

En Estados Unidos, todos los años se celebra el infame Bohemian Grove, donde líderes de los principales partidos políticos, empresarios, directores de fundaciones, artistas, científicos y demás figuras de renombre se juntan a solas en un bosque en Monte Río, California, para hablar de distintos proyectos que no pueden hablar en público.

Este evento ocurre alrededor de julio de cada año hace más de ocho décadas. Algunas de los mayores sucesos históricos tuvieron sus orígenes en este campamento para las élites estadounidenses: Robert Oppenheimer habló con el entonces secretario de Guerra Henry L. Stimson para iniciar el Proyecto Manhattan (la creación de la Bomba Atómica) en 1942, Reagan hizo las paces con Bush y acordaron compartir fórmula en 1979, y se decidió invadir Irak durante la administración del hijo de Bush.

Estos son algunos de los temas que se saben que se discutieron por memorias que han publicado personas con conocimientos de los hechos, pero quién sabe cuántas más cosas se han discutido en el Bohemian Grove.

Ahora Lula, que quiere posicionarse como la nueva fuerza rectora de Latinoamérica, ha propuesto hacer un "Bohemian Grove Latino" donde los 12 presidentes de la región se junten en una habitación o un campamento, sin asesores ni lobístas, y puedan hablar en privado sobre relaciones internacionales.

"Maduro está invitado", confirmó a EL MUNDO el portavoz de la cancillería brasileña. "Ahora estamos en fase de consultas, viendo cómo compaginar las agendas de los presidentes", añadió.

Lula deberá apelar a toda su capacidad de influencia y seducción si quiere convencer a presidentes como el ecuatoriano Guillermo Lasso, el uruguayo Luis Lacalle Pou o el paraguayo Mario Abdo Benítez, enrolados en la centroderecha y derecha, de compartir horas de intimidad y cercanía con Maduro.

"El formato elegido por el Gobierno brasileño pretende crear un ambiente íntimo en el que los jefes de Estado puedan conversar, sin interrupciones y sin grandes delegaciones cerca, sobre la idea de Brasil de reactivar la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), entre otros temas de la agenda regional", señaló recientemente a O Globo.

La idea va más allá de una simple expresión de deseo. Desde la cancillería han confirmado que Lula ya envió cartas a todos los presidentes sudamericanos y que ya se eligió una fecha tentativa, este 30 de mayo.

En la carta, según reporta O GloboLula defiende "la necesidad de revitalizar la integración en Sudamérica, pide dejar de lado las diferencias en nombre de un destino común, habla de la necesidad de cooperar en defensa, salud e infraestructura, entre otros temas".

La carta de Lula a sus homólogos plantea también "la importancia de buscar soluciones colectivas y de reposicionar a América del Sur como actor en el escenario global", y le pide a los presidentes sentarse a la mesa para dialogar "con transparencia y espíritu constructivo". Traducido: Lula quiere sentarse a hablar sobre cómo levantar sanciones al régimen de Caracas, con Maduro en la habitación.

Más allá del espinoso asunto venezolano, la idea de Lula, compartida por su homólogo argentino, Alberto Fernández, de relanzar Unasur, fundada originalmente por Hugo Chávez y uno de los mayores antros de corrupción del Foro de Sao Paulo, que les permite extender su influencia, ubicar fuerzas políticas y cerrar filas.

Colombia en 2018, Brasil, Ecuador y Argentina en 2019, y Uruguay y Paraguay en 2020, se han salido de la organización y desarticulandola completamente. Hoy solo queda Bolivia, Guyana, Surinam y Venezuela. Tanto Lula como Alberto Fernández quieren regresar, pero no quieren hacer ningún anuncio sin conseguir otros países que se sumen a la iniciativa.

El triunfo de Petro en Colombia sería un buen primer paso, pero las elecciones en Argentina, donde nadie espera que reelija el kirchnerismo, indican que Argentina en menos de un año volverá a salir de la organización si Alberto Fernández la mete sin consenso político.

Brasil

Lula lleva al déficit fiscal de Brasil al segundo nivel más alto de la historia, solo por detrás de la pandemia

Publicado

en

Es el nivel más elevado registrado para cualquier administración con la sola excepción del período de emergencia sanitaria acontecido entre 2020 y 2021. Las arcas públicas brasileñas fueron completamente desequilibradas por el programa económico del socialismo, abandonando cualquier atisbo de moderación política.

La administración del presidente Lula da Silva convalidó abiertamente un importante giro hacia la izquierda extremista, muy a diferencia de lo que ocurrió durante sus primeras dos presidencias. El socialismo abandonó toda la moderación que aparentaba tener durante la campaña electoral del 2022, traicionando nuevamente al electorado brasileño.

Las finanzas públicas del Gobierno federal fueron completamente desequilibradas en cuestión de unos pocos meses. El déficit financiero ascendió a los R$ 41.325 millones de reales al término del mes de abril, y alcanzó un récord histórico de hasta R$ 182.995 millones en diciembre del año pasado.

Asimismo, el resultado acumulado de los últimos 12 meses marcó un déficit financiero en torno a los R$ 843.315 millones. Nunca antes se había visto algo así con la sola excepción del período de pandemia, en un contexto de emergencia sanitaria y cuarentenas organizadas por los Estados locales.

El déficit fiscal expresado en millones de reales corrientes acumuló un crecimiento del 92,1% entre enero de 2023 y abril de 2024, prácticamente se duplicó en los primeros 16 meses de gestión de la izquierda brasileña.

En otras palabras, la política fiscal del Gobierno de Lula provocó un daño a las finanzas públicas que es perfectamente comparable con el que aconteció durante la peor crisis sanitaria de los últimos 100 años

El Gobierno de Lula asumió la dirección de Brasil con un superávit primario que representaba el 0,56% del PBI en enero de 2023. En el mismo mes, el resultado financiero marcaba un rojo equivalente al 4,32% del PBI respectivamente.

Pero al cabo de 15 meses de administración socialista, el resultado primario se convirtió en un déficit que superó el 2,5% del PBI en abril de 2024, mientras que el déficit financiero se profundizó aún más hasta llegar a los 7,6 puntos del producto bruto. Prácticamente la totalidad del esfuerzo fiscal del Gobierno anterior fue dilapidado rápidamente por la nueva administración.

Todo esto responde a una agresiva estrategia expansiva desde el punto de vista de las erogaciones, mientras que desde el punto de vista de la recaudación los nuevos impuestos establecidos desde 2023 no representaron ninguna ganancia significativa para las arcas del Estado federal.

La pésima situación fiscal en Brasil está presionando por un nuevo deterioro de las cuentas externas y el déficit de cuenta corriente (la diferencia entre lo que ingresa y lo que gasta un país). La principal vía de financiamiento del déficit fiscal es el endeudamiento, tanto interno (limitando el crédito al sector privado) como externo (agudizando el desequilibrio de cuenta corriente).

Seguir Leyendo

Brasil

Se profundiza la dictadura en Brasil: Alexandre de Moraes ordenó una nueva ronda de arrestos de más de 200 opositores

Publicado

en

Moraes ordenó a la Policía Federal detener a 208 opositores del gobierno de Lula, investigados por "actos extremistas" que incumplieron medidas cautelares.

El juez de la Corte Suprema de Brasil (STF), Alexandre de Moraes, ordenó este jueves 6 de junio la detención de 208 personas que son militantes, periodistas, empresarios o dirigentes políticos opositores al régimen de Lula da Silva.

La operación fue ejecutada por la Policía Federal (PF), que responde directamente a Moraes, quien se ha convertido en juez, jurado y verdugo en la causa que investiga los supuestos "actos extremistas del 8 de enero por incumplimiento de medidas cautelares".

De esta manera, Moraes lanzó la "Operación Lesa Pátria", cuyo objetivo es detener a extremistas, dirigentes políticos, instigadores y financistas en ojos del Tribunal Supremo sobre la masiva manifestación que ocurrió en las puertas del Capitolio el 8 de enero del 2023.

Videos que circulan en internet muestran el momento en el que algunos de los objetivos del operativo reciben a los agentes en sus casas. Entre los detenidos se encuentran el coronel de la Policía Militar del Distrito Federal, Jorge Eduardo Naime Barreto, quien era responsable del sector que planificaba la seguridad de la Esplanada dos Ministérios el día de los hechos.

Además de él, fueron detenidos: el capitán Josiel Pereira César; el mayor Flávio Silvestre de Alencar; y el Teniente Rafael Pereira Martins, a quienes se los acusa de respaldar ideológicamente las protestas del 8 de enero.

También detuvieron al ex presidente de la Cámara de Gerentes de Tiendas de Rio Verde, Lucimário Benedito Camargo, conocido como "Mário Furacão". En Rondônia también fue detenido el ex candidato a diputado estatal William Ferreira da Silva, aliado de Bolsonaro.

Objetivo mayor: Aliados de Bolsonaro

Entre los principales objetivos de las detenciones ilegales de Moraes, se encuentran aliados y familiares del ex presidente. El sobrino de Jair Bolsonaro, Leonardo Rodrigues de Jesus, fue detenido al mismo tiempo que detuvieron al general de reserva Ridauto Lúcio Fernandes, quien fe director del Departamento de Logística del Ministerio de Salud, en 2021.

La PF también arrestó a un pastor y a un cantante de gospel amigos de Bolsonaro, sospechosos de promover el “Festival Selma”, una protesta religiosa en contra de la presidencia de Lula.

Además, los agentes federales ejecutaron una orden de registro e incautación contra Milton de Oliveira Júnior, un propietario de una emisora ​​de radio antiguamente afiliada al medio bolsonarista Jovem Pan en la ciudad de São Paulo.

Por último, fue detenido el mayor de reserva de la Policía Militar del Distrito Federal, Cláudio Mendes dos Santos, de 49 años. Fue acusado de gestionar dinero para financiar actos políticos para Bolsonaro.

Seguir Leyendo

México

Quién es Claudia Sheinbaum, la nueva Presidente de extrema izquierda que sucederá a López Obrador en México

Publicado

en

El mandatario logró asegurar la continuidad de su proyecto socialista en México, pero con un giro a la progresía feminista.

Las elecciones de este domingo terminaron con el resultado más esperado. La candidata de Morena, del partido de Andrés Manuel López Obrador, y feminista radical de extrema izquierda Claudia Sheinbaum, será la próxima presidente de México por los siguientes 6 años.

Si bien pertenece al mismo partido que AMLO, Sheinbaum tiene un perfil muy distinto, y representa a una izquierda globalista y progresista, mientras que el actual mandatario es más conservador y le presta menos atención a las corrientes de la progresía actual.

Esto se resalta en su trayectoria. A diferencia de López Obrador, que viene de una larga carrera en la política, Sheinbaum fue militante estudiantil en los 80s, y no ingresó al Estado hasta que asumió su primer cargo público como secretaria de Medio Ambiente de Ciudad de México (2000-2006).

Apadrinada de toda la vida por López Obrador, Sheinbaum ahora tomará vuelo propio, y promete llevar al gobierno mexicano a una mayor relación con los Estados Unidos, en especial con la Casa Blanca de Biden, algo que el propio AMLO se resistió, prefiriendo alinearse con Rusia o China.

Además, tiene en agenda promover el feminismo y demás reclamos del colectivo LGBT, en especial en temas relacionados a la ideología de género; además de promover fuertemente políticas en contra del cambio climático y de control de la natalidad, todas cuestiones que a AMLO nunca le importaron mucho.

Esto ya lo demostró como jefa de Gobierno de la Ciudad de México, cargo al que llegó en 2018, de la mano de López Obrador. Mientras el presidente socialista se reía de las marchas feministas y despotricaba en contra del aborto, Sheinbaum se paraba al frente de las movilizaciones de mujeres.

De esta manera, Sheinbaum pudo retener todo el voto izquierdista de López Obrador, pero a su vez ganó el apoyo de sectores más progresistas que en 2018 rechazaron votar por Morena. De esta manera, cosechó casi el 60% de los votos y aplastó a sus rivales.

Le sacaba una diferencia abrumadora a su principal rival, Xóchitl Gálvez, candidata del centroderechista PAN, pero que hizo una campaña de izquierda incluso con promesas feministas y para la comunidad indígena de México. Gálvez no llegaba a superar el 29%, según las proyecciones oficiales. Gálvez la llamó para reconocer su derrota en las elecciones, ampliamente consideradas un referéndum sobre la gestión de López Obrador.

El resultado reafirmó el giro a la izquierda trazado por López Obrador y el respaldo popular a la “cuarta transformación”, o “4T”, que puso en marcha en 2018 con su llegada al Palacio Nacional. Y confirmó el fuerte declive de la derecha y de los partidos tradicionales, el PRI, el PAN y el PRD, que unidos consiguieron menos de un tercio de los votos.

Seguir Leyendo

Tendencias