Seguinos en redes

Haití

Duque confirmó que los asesinos del Presidente de Haití eran ex militares colombianos

Publicado

en

Luego de que los magnicidas fueran capturados trascendió que son de origen colombiano, lo cual llevó al involucramiento del gobierno de Iván Duque, quien confirmó su nacionalidad y aseguró que pertenecían a grupos de sicarios a sueldo.

Desde que trascendió que los involucrados en el magnicidio de Jovenel Moise, máximo mandatario de Haití, hablaban español y no francés o inglés (los idiomas más usados en el país centroamericano), empezó una larga investigación de una posible intervención extranjera.

Rápidamente, la Policía Nacional haitiana identificó a varios de los asesinos: la mayoría era de origen colombiano. Así empezó una reconstrucción de los hechos que llevó al involucramiento del presidente colombiano, Iván Duque.

Duque confirmó que los perpetradores sabían que su tarea era matar al presidente de Haití, y que al menos un grupo de ellos viajaron a la isla con ese objetivo. Éstos fueron identificados como ex militares del Ejército de Colombia, algunos ex convictos y/o guerrilleros.

Nosotros estamos colaborando con las autoridades haitianas y todo lo que corresponda, según la ley haitiana, para que se apliquen las sanciones ejemplarizantes por supuesto que se tendrán que aplicar”, agregó el presidente al respecto.

El general Jorge Luis Vargas, director de la Policía de Colombia, entregó en la mañana de este jueves más detalles de la investigación. "Sabemos que los ciudadanos colombianos Germán Rivera y Duberney Capador participaron en la planeación y organización de lo que inicialmente era una supuesta operación de arresto del presidente de Haití y para ello, contactaron a más personas en nuestro país", dijo el general.

Director de la Policía Nacional de Colombia, Jorge Vargas.

"Hubo un proceso de reclutamiento de personas con experiencia en seguridad y operaciones especiales. De esos hay un grupo importante, que fueron llevados con una supuesta misión de protección, pero dentro del grupo hay un grupo más reducido (los presuntos reclutadores) que eran los que aparentemente tenían el conocimiento detallado de lo que sería una operación criminal", agregó.

En el proceso se han analizado 628 mensajes con cinco países dentro de la investigación, y se logró identificar una vivienda en una zona de embajadas donde se alojaron varios de los colombianos que viajaron y ahí se efectuaron algunas reuniones previas al magnicidio. Además, determinaron que Rivera recibió 50.000 dólares desde EE.UU. de manera previa al magnicidio y junto a Capador ingresaron a Haití desde un paso fronterizo en República Dominicana.

La principal hipótesis que se maneja es que los asesinos fueron contratados por el ahora presidente interino de Haiti Claude Joseph, quien quería ascender al máximo cargo de cara a las elecciones presidenciales de fin de año para asegurarse su elección

Haití

Tres misioneros cristianos fueron brutalmente asesinados por su religión en Haití en manos de pandilleros caníbales

Publicado

en

Los misioneros cristianos fueron asesinados en Puerto Príncipe el jueves 23 de mayo luego de haber sido secuestrados por una banda criminal.

El pasado jueves 23 de mayo en horas de la noche, tres misioneros cristianos, incluyendo una joven pareja, fueron interceptados y brutalmente asesinados por un grupo pandillero en Puerto Príncipe.

Las víctimas del atroz episodio fueron de Davy y Natalie Lloyd, de 23 y 21 años; una pareja de misioneros cristianos estadounidenses. Junto a ellos se encontraba Jude Montis de 45 años, el encargado local de la obra misionera, quien también fue asesinado.

Los creyentes fueron emboscados a la salida de una reunión en su ministerio de niños por tres camiones llenos de pandilleros, los golpearon, ataron y arrastraron hasta la casa del matrimonio, momento en el que aprovecharon para robar los vehículos de la organización y llevarse todo cuanto quisieron.

Durante el transcurso de esta pesadilla, arribaron al lugar un grupo perteneciente a otra organización pandillera, motivo por el cual empezó una trifulca armada entre ambos grupos criminales. Algunas versiones dicen que la segunda pandilla no habría llegado para enfrentarse, sino que habrían colaborado en el hecho.

Los tres misioneros se atrincheraron en la casa y los pandilleros tirotearon la vivienda hasta que lograron derribar las puertas, para terminar de rematar a las victimas y prender fuego todo.

Las victimas trabajaban activamente en la organización misionera Missions in Haiti INC, fundado en el año 2000 por los padres de Davy Lloyd. Los miembros de dicho ministerio, no solo fundaron una Iglesia en el lugar, sino que llevan adelante un orfanato para niños pequeños, una casa de pequeños varones, una escuela, y un taller de panadería para jóvenes. Todo fundamentado en valores cristianos, y con el fin de sacar a los jóvenes y niños de la oscuridad y la criminalidad.

Natalie Lloyd (Baker) era hija de Ben Baker, representante republicano en la Cámara de Representantes de Missouri. Él viene trabajando hace años en Neosho, su ciudad en el condado de Newton. También es un ministro cristiano y empresario del rubro de la construcción, el cual se mostro profundamente dolido en sus redes sociales, pidiendo oración por su familia y por la obra.

Haiti no es el único país de Latinoamérica en el cual los creyentes son perseguidos y masacrados por su Fe, ya sea por pandilleros, terroristas de izquierda, gobiernos totalitarios o redes de narcotráfico. En los últimos años, los grupos cristianos que trabajan en Haiti, han sido objeto de sistemáticos ataques por parte de los salvajes pandilleros.

A esta realidad, se le suma la crisis humanitaria que enfrenta el país, y el terreno que han ganado los grupos pandilleros, los cuales tienen de rehén a todo el país. Las pandillas de Haiti han sido vinculadas con las prácticas más macabras que alguien se pueda imaginar, desde decapitaciones y hogueras, hasta desollamientos y fusilamientos, implantando el terror y amenazando constantemente con derrocar a un gobierno absolutamente sobrepasado e impotente.

Seguir Leyendo

Haití

Haití es tomada por terroristas: Renunció el Presidente y el país queda en manos de un líder narco

Publicado

en

Llegó el fin de Haití como lo conocemos, mientras narcoterroristas toman el poder en Puerto Príncipe, la capital del país. Miles de inocentes huyen mientras las bandas armadas siembran el terror.

La situación actual de Haití es crítica. Mientras el mundo ve cada vez más golpes de Estado y gobiernos dictatoriales, el caso del país caribeño es exactamente el opuesto: un Estado fallido, en el que se ha perdido el imperio de la ley y rige la anarquía del narcoterrorismo.

El crimen organizado en pandillas y bandas narco buscan hace años hacerse con el poder empleando la fuerza bruta, lo cual junto a las crisis económicas, sociales y sanitarias que nunca fueron solucionadas llevaron a que sea el país más pobre del mundo.

Dieron un primer paso el pasado 7 de julio del año 2021, cuando un grupo de sicarios entró al Palacio Nacional y asesinó al entonces presidente Jovenel Moïse. Tomó el control del país el primer ministro Ariel Henry, que representaba otra línea interna dentro del oficialismo.

Muchos creían que Henry había negociado con los narcos el asesinato de Moïse para acceder al poder, y que por eso podría frenar la violencia pandillera, pero ocurrió lo contrario. El Estado haitiano terminó de colapsar en estos últimos dos años y medio, hasta que finalmente el propio Henry dimitió y se exilió del país.

Ayuda internacional

La salida de Henry y el miedo que tienen otros políticos de tomar el liderazgo del país llevó a que Estados Unidos, Francia y países vecinos del Caribe formen un consejo de transición para gobernar el país de alguna manera hasta que se resuelva la crisis institucional que atraviesa Haití.

Las principales bandas criminales han decidido formar un frente en común, liderado por "Barbecue", un sanguinario líder narco, para tomar control de Puerto Príncipe, la capital del país, y para convertirse en una fuerza política legítima y poder sentarse a negociar directamente con este consejo internacional.

La ayuda internacional primero vino de la mano de Kenya que encabeza un despliegue de 1.000 soldados kenianos con el fin de alcanzar la paz. Luego la ayuda de la ONU llegó varios meses más tarde con una fuerza multinacional para apoyo a la policía local, también llevaron a cabo una investigación que demostró el financiamiento de algunos expresidentes haitianos, a las bandas terroristas. Uno de los principales acusados fue Michel Martelly, quien presidió el país entre los años 2011 y 2016.

Este mes, las bandas centraron sus ataques en penitenciarias liberando unos 3.600 reclusos, que luego se dirigieron al palacio presidencial para derrocar del poder a Henry. El ahora expresidente intentó establecer un toque de queda y sacar a las fuerzas a las calles, pero ya era muy tarde, y finalmente dimitió.

Haití se convirtió en un perfecto ejemplo de Estado fallido. La falta de una política dura en contra de la delincuencia y una economía socialista que nunca se pudo recuperar del terremoto del año 2010 fueron la receta perfecta para el colapso de la sociedad.

La situación actual del país es insostenible, hay un total de 362 mil ciudadanos desplazados por la violencia que se vive en ese territorio. Esta cifra no parece asombrar a nadie, pero teniendo en cuenta que poseen una población total es de alrededor de 500.000, estamos hablando de que más del 70% de la población está huyendo del conflicto.


Por Martin Celotto, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

El Salvador

Haití colapsa: Un líder narco toma control del país y Bukele se ofrece a "arreglar" el problema si la ONU habilita a El Salvador

Publicado

en

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se ofrece a combatir al narco en Haití, y asegura que está en condiciones de contener la violencia en Haití: “Podemos arreglarlo”.

Tras el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, el 7 de julio del 2021, el país ha colapsado ante bandas narcos y pandillas criminales que han diezmado el Estado de Derecho, y dejado al presidente interino, Ariel Henry, prácticamente sin poder.

La situación se volvió crítica cuando, el fin de semana pasado, unos 4.500 presos lograron escaparse de la principal cárcel de Puerto Príncipe y se levantaron en armas contra el Gobierno, que dificultosamente había logrado encarcelarlos uno por uno en los últimos tres años.

El presidente Henry está desaparecido. No se tiene conocimiento si está en el país o se ha exiliado. Viajó el martes pasado a Puerto Rico, y se cree que nunca más regresó al país, dejando todo en manos de su ministro del Interior.

Mientras tanto, Jimmy Chérizier, alias ‘Barbecue‘, el líder criminal más importante del país, ha tomado control operativo de Haití, incluso asediando el Palacio Nacional, que se encuentra sitiado en estos momentos.

"Si Ariel Henry no dimite, si la comunidad internacional sigue apoyando a Ariel Henry, nos llevará directamente a una guerra civil que acabará en genocidio", afirmó Barbecue, quien lidera la poderosa Pandilla G9.

Barbecue ha logrado unificar a pandillas rivales con el objetivo de deponer al actual gobierno, e instalar un narcoestado como ocurrió en Colombia en la década de los años 80s.

Jimmy Chérizier, líder de la alianza de pandillas "G9″, acompañado por miembros de pandillas después de una conferencia de prensa Puerto Príncipe, Haití, el 5 de marzo de 2024.

Bukele se ofrece a intervenir

En un anuncio sin precedentes, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha asegurado que podría arreglar el aumento de violencia que se está viviendo en Haití si la ONU le permitiera intervenir en el país con sus Fuerzas Armadas.

"Podemos arreglarlo", ha escrito el mandatario en su cuenta de la red social X, respondiendo a una publicación que muestra la dura situación de Haití. "Pero necesitaremos una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, el consentimiento del país anfitrión y todos los gastos de la misión que cubrir", explicó.

Bukele asumió en El Salvador en una situación similar a la que transcurre hoy la República de Haití. Cuando tomó control del país centroamericano, los maras controlaban varias de las principales ciudades salvadoreñas.

Pero poco a poco, con el Plan de Control Territorial, Bukele empleó tanto a las Fuerzas de Seguridad como a las Fuerzas Armadas para ir recuperando terreno, y en tan solo dos años, reinstituyó el Estado de Derecho a lo largo y ancho del país.

La propuesta de Bukele es polémica porque implicaría que se permita el ingreso de una fuerza extranjera a Haití, pero el país que ha sido azotado por catástrofes naturales, y también por el socialismo, el narco y el crímen organizado, necesita desesperadamente de una fuerza con valentía para reestablecer el orden.

Seguir Leyendo

Tendencias