Conecte con nosotros

Bolivia

Insólito: Evo Morales no descarta una alianza con Mesa en el Congreso, para un Gobierno de Unidad de izquierda

Bolivia elegirá este 18 de octubre a un nuevo Presidente. Sin embargo, los electores también deberán votar por diputados y senadores, que asumen el desafío de impedir una peligrosa dictadura legislativa producto de una unión entre Evo Morales y Carlos Mesa.

Publicado

en

Tras el paso de 14 años del gobierno de Evo Morales, y un año bajo el mando de la presidente interina Jeanine Añez, Bolivia se enfrenta al que puede representar el proceso eleccionario más trascendente de su historia. Un suceso que en definitiva marcará el rumbo a seguir en las siguientes década, en un país que se bate entre la democracia y la dictadura.

Fueron varios acontecimientos los que tomaron protagonismo en este periodo: la salida de Morales, la transición, la pandemia de coronavirus, los escándalos de corrupción, la campaña política y principalmente la ingobernabilidad que heredó el país posterior a la expulsión del tirano fracasado.
Este factor determinante y necesario para quienes ostentan el poder, constituye también en uno de los elementos más sobresalientes a analizar que tiene el electorado boliviano a la hora de elegir a sus representantes directos ante los organismos legislativos, los cuales, con el pasar de la campaña, muestran cuales son sus fines.
Durante su gobierno, aprovechando notoriamente la influencia que ejercía dentro de la institucionalidad del Estado, Morales gozó de una gobernabilidad legislativa plena y totalmente fabricada a la medida de sus intereses partidarios. Gobernó con puño de hierro avalado por sus 2/3 (la mayoría necesaria de parlamentarios) sin lugar a cuestionamientos.
Dicha mayoría, obtenida por la manipulación del sistema electoral y de distribución de parlamentarios, únicamente era servil a las órdenes provenientes del despacho presidencial, y se constituyeron en el brazo extendido del dictador en la política del estado.
Tras su forzosa salida del país, la estructura quedó dominando al que se presume es el ente regulador, el Parlamento. Este órgano dominado mañosamente por el MAS fue un total desafío para el Gobierno interino y su misión de asegurar la pacificación del país y la llegada de nuevas elecciones.
Eva Copa y Adriana Salvatierra, dos de los aliados de Evo Morales en el Legislativo

Ad

Distintas encuestas establecen una posible conformación del nuevo parlamento liderado por los radicales de izquierda del Movimiento Al Socialismo (MAS), de Luis Arce, seguidos en menor proporción por los parlamentarios de Comunidad Ciudadana (CC), del socialdemócrata y progresista Carlos Mesa y completando la lista estarían los representantes de CREEMOS del derechista y conservador Luis Fernando Camacho.

Tras la revelación de esta presunta forma que tomaría el Congreso boliviano, el candidato de CC, Carlos Mesa no tardó en expresarse sobre la posible conformación de alianzas internas con los partidos que obtengan representantes, incluyendo el Movimiento al Socialismo.

“La existencia de una coalición desde el punto de vista de aliarse para construir una mayoría parlamentaria… no quita la necesidad de un acuerdo nacional que debe incorporar a todas las fuerzas políticas sociales y económicas incluyendo al Movimiento al Socialismo (MAS), la fuerza política de Morales”

Un voto a los diputados de CC, en definitiva, puede terminar siendo un voto al MAS, ya que éstos podrían aliarse en el Parlamento y dejar a CREEMOS como única oposición, en minoría. Esto sería altamente peligroso para el país, ya que consensuando entre la izquierda (Mesa) y la extrema izquierda (Morales) se podría llegar a todo tipo de pactos, dañinos para el bienestar de Bolivia.
El ex presidente Mesa, quien no pudo terminar su mandato en 2005 por protestas sindicales en su contra, quien años antes a su actual candidatura presidencial expresó notables elogios a Morales, llegando a decir que “Bolivia sin Evo es ingobernable”, se percató rápidamente del suicidio político que representaba una alianza con el MAS, por ende, salió inmediatamente a tergiversar lo que había expresado inicialmente.

Ad

Sin embargo, y como era de esperarse, los representantes del MAS también salieron a expresar opiniones sobre los acuerdos parlamentarios. 

Estas personas, como si estuvieran guardando favores políticos, expresaron que los acuerdos con Comunidad Ciudadana sí eran posibles, pero que nunca con el candidato de esta alianza, Carlos Mesa.

“Si nos preguntan con quién estamos más cómodos para hacer alianzas, por supuesto que hablaremos con alguna gente que esté en la lista de Comunidad Ciudadana porque ya los conocemos. Porque ya hemos trabajado con ellos alguna vez. Porque tenemos alguna afinidad de pensamiento, algunas similitudes” expresó un representante del MAS.

Paralelamente, este mismo representante descartó rotundamente acercamientos a Luis Fernando Camacho, alegando que “es un riesgo para el país.
Las mutuas intenciones pactistas de los partidos de izquierda (MAS y CC) ponen en riesgo la reconstrucción de las funciones originales de un Legislativo, además de asegurar la continuidad de la política populista y anti liberal que llevó el MAS en su periodo de Gobierno.
Tanto en el MAS como en CC radican candidatos e ideas que son inconcebibles, tales como impuestos progresivos, implementación de políticas de género, promoción de la deuda como método económico de solución de crisis, promesas de impunidad para ex funcionarios estatales como Evo Morales, entre otras políticas comunes que manejan estas fuerzas políticas.
Ambos partidos también guardan secretos mutuos sobre la administración de recursos, tales como lo destinado a la derrota boliviana ante Chile en la Corte Internacional de Justicia, cuyos gastos permanecen reservados y con sospechas sobre malversación.
Estas increíbles coincidencias entre un partido históricamente socialista y otro que emergió como la presunta solución y alternativa al MAS dejan lugar a muchas susceptibilidades sobre su verdadero carácter opositor y contestatario al nefasto socialismo.
Nuevamente, la alternativa para evitar el acrecentamiento del bloque social-progresista en Bolivia recae sobre el líder anticomunista Fernando Camacho, cuyos parlamentarios electos tendrán la misión de detener al socialismo y al progresismo en el seno mismo del Estado, cuyos efectos, más allá de presuntamente traer reformas, acarrean consigo consecuencias atentatorias a la vida humana y su principio superior inviolable: la libertad.
Carlos Mesa estrechando manos con Evo Morales

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Bolivia

Jeanine Añez es víctima de crímenes de lesa humanidad como presa política de Evo Morales

Publicado

en

La ex presidente trató de quitarse la vida luego de ser imputada por genocidio en una causa que busca aplacar a la oposición del régimen socialista del MAS.

El pasado 17 de agosto, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), presentó el informe final encargado por la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los hechos posteriores a la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019 y la suba al poder de Jeanine Añez, actualmente detenida en el penal de Miraflores por el régimen socialista.

El informe señala en sus páginas que, durante el periodo anterior y posterior a la llega de Añez al poder, se cometieron violaciones a los derechos humanos, uso indiscriminado de la fuerza y masacres en Bolivia.

El informe cuestiona el accionar de las fuerzas del orden y del Ejército que contuvieron a grupos patrocinados por Evo Morales que planeaban explotar una planta de gas en La Paz, y volar un puente en Cochabamba (Senkata y Sacaba).

Sin embargo, el mismo informe arroja enunciados que expresan que en el epílogo del gobierno de Morales también se cometieron abusos, entre los sucesos señalan a los enfrentamientos en Montero (Santa Cruz), donde perdieron la vida dos personas ligadas al Comité Pro Santa Cruz, entonces liderado por el derechista Luis Fernando Camacho. 

De la misma forma, también denuncia actos de violencia contra una caravana de jóvenes que se dirigían a La Paz el día de la renuncia de Morales, cuyos integrantes fueron emboscados, y en el caso de las mujeres, abusadas sexualmente.

El informe continúa y expresa rotundamente que los hechos de violencia, crisis política, y la convulsión social se origina en el irrespeto al referéndum constitucional para habilitar a Morales a una cuarta reelección y la emisión de la sentencia constitucional que lo habilitaba.

De todos modos, el GIEI aclara que el informe no es vinculante y que no debe ser utilizado para hacer persecución política de las personas nombradas, ni los de Añez ni los de Morales

Sin embargo, la fiscalía de Bolivia decidió ignorar todas las partes del informe que condena a Evo Morales y tomar las partes que involucran a Jeanine Añez e iniciar los mecanismos para llevarla a un juicio en el parlamento por genocidio, de donde puede salir con una condena de 20 años de cárcel, omitiendo la recomendación de GIEI.

Con esta nueva acusación fiscal, la ex mandataria tiene sobre ella cargos por al menos 7 delitos: resoluciones contrarias a la constitución y las leyes, sedición, terrorismo, conspiración, y ahora genocidio, lesiones graves y gravísimas y lesiones seguidas de muerte.

Fruto de estas investigaciones, y de las 2 detenciones preventivas que pesan en contra de la ex mandataria, su salud se ha visto drásticamente afectada, tanto física como mentalmente. Durante los últimos meses, ha sido aislada de su entorno familiar, se le ha negado el acceso visitas y se le ha otorgado una precaria atención médica, pese a que tiene patologías de hipertensión y el antecedente de haber tenido COVID-19 el año pasado.

Sus abogados han interpuesto al menos cuatro acciones judiciales para que salga de la cárcel y se defienda en libertad, las cuales han sido rechazadas. Paralelamente, su hija, Carolina Ribera, también ha denunciado que no se le informa nada sobre el estado de salud de su madre, ni se le informa sobre los fármacos que le suministran las autoridades de la cárcel.

Este sábado, la prensa local informó que Añez intentó quitarse la vida en su celda. El ministro de gobierno, Carlos del Castillo, en conferencia informó que se trasladó a la ex presidente para recibir atención médica y psicológica, puesto que tiene lesiones en las muñecas y antebrazos realizadas con un material plástico, que evidencian la intencionalidad suicida de sus actos.

Esta noticia causó un revuelo en el panorama político. Los ex presidentes Jorge Quiroga, Carlos Mesa y Jaime Paz emitieron un pronunciamiento en repudio a las arbitrariedades del proceso, y solicitaron salvaguardar sus derechos fundamentales a la vida, integridad y el debido proceso.

Añez actualmente atraviesa una de las peores situaciones a las que se puede someter a un ser humano: está tirada en una celda, sin atención médica, probablemente torturada por los agentes del régimen, siendo despojada de todos sus derechos humanos, mientras en Latinoamérica todos los países hacen oído sordo a la situación, a excepción de Jair Bolsonaro en Brasil.

Mientras mandatarios de izquierda como Alberto Fernández o López Obrador han hablado toda su carrera política de las violaciones de los derechos humanos en las dictaduras latinoamericanas, ahora aplauden con esmero a la brutal persecución política y crímenes de lesa humanidad contra quienes gobernaron Bolivia constitucionalmente hasta hace algunos meses.

Pronunciamiento de los ex presidentes de Bolivia.

Igualmente, tras conocer los intentos de quitarse la vida, su equipo de abogados interpuso nuevas acciones para que salga de la cárcel y al menos consiga un arresto domiciliario, sin exito hasta ahora.

De igual forma, periodistas, médicos y analistas observan que la tortura judicial a la que es sometida Jeanine Añez busca acabar con su vida. Puesto que fue detenida arbitrariamente sin que se inicien investigaciones, se ordenó su detención en cárcel pese a que no existían riesgos de fuga ni obstrucción a la justicia, y finalmente, se le ha suministrado fármacos que le pueden estar alterando la conciencia.

En definitiva, el régimen de Evo Morales a través del gobierno de Luis Arce se aleja de su retórica de reconciliación, y se coloca firmemente en la ya conocida práctica del Socialismo del Siglo XXI, lejano del respeto a los derechos humanos, cercano a las intenciones de eliminar a quienes no se alineen a su agenda.


Por Diego Salvatierra, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Bolivia

Congresistas de Bolivia deberán saludar en idiomas indígenas para participar de los debates

Publicado

en

Para verificar que los congresistas hablen idiomas nativos, el partido de Evo Morales empezará a exigir que los parlamentarios hablen en este idioma para dar el saludo inicial antes de los debates en los recintos. Se afianza plenamente el fascismo indigenista en Bolivia.

El presidente de la Cámara de Diputados, el masista Freddy Mamani, lacayo de Evo Morales, introdujo un nuevo procedimiento parlamentario para que los congresistas deban saludar en idiomas indígenas al inicio de su discurso para poder participar de los debates en el recinto.

Posterior a la sesión inaugural del nuevo edificio para el órgano legislativo de Bolivia, que costó casi 600 millones de bolivianos (aprox. 87 millones de dólares), Mamani informó a la prensa que los asambleístas que omitan los idiomas nativos no podrán intervenir en los debates.

Estoy pensando para los actuales parlamentarios, sacar un instructivo, para poder usar la palabra y que al menos salude en un idioma originario. Si no saluda, no tiene la palabra”, dijo.

También añadió que empezarán a verificar que todos los funcionarios públicos del país hablen los idiomas nativos de sus regiones, puesto que es un requisito establecido en la Constitución de Evo Morales utilizar el idioma español junto a uno de los 36 idiomas nativos reconocidos para acceder a la función pública.

“Para acceder al desempeño de funciones públicas se requiere: 

7. Hablar al menos dos idiomas oficiales del país.”

Art. 234 – Constitución Boliviana

Los funcionarios públicos, tanto de cargos designatorios como electivos, presentan ante la autoridad competente un documento que acredita el conocimiento de una lengua indígena, pero en los años previos a la salida de Evo del gobierno esta verificación muchas veces se pasaba por alto.

Pero según Mamani “esto se terminó” y a partir de ahora se tendrá tolerancia cero para los funcionarios que no sepan las lenguas de los pueblos indígenas

Sin embargo, exigir este tipo de reglamentos es un acto contradictorio para los que militan en el Movimiento al Socialismo. En el pasado, el ex presidente “indígena” Evo Morales, saludó en aymara a un grupo de seguidores, tiempo después, conocedores de la lengua aseguraron que sus palabras no tenían el acento propio del idioma, dando a entender que fue memorizado para el momento y que en verdad ni el propio ex mandatario sabe más que el español.

De forma similar, el ex vicepresidente, el terrorista Álvaro García Linera recibió por parte de una periodista la solicitud de expresar al país un saludo en una lengua nativa para demostrar que cumplía con la norma constitucional. La ex autoridad no lo hizo y argumentó que su conocimiento en las lenguas indígenas estaba en sus certificados presentados al Tribunal Supremo Electoral.

En la legislatura pasada, la bancada del MAS también pasó calores por el mismo tema relacionado al manejo de la lengua indígena. En 2018, durante una sesión de interpelación al entonces ministro de Gobierno de Morales, Carlos Romero, se tuvo que suspender el evento porque el ex diputado y ex candidato a gobernador de La Paz, Rafael Quispe, eligió realizar sus preguntas en Aymara, y a pesar de que había presentado la certificación, Romero desconocía esta lengua.

De la misma forma, desde los años en que se desempeñaba como ministro de Economía, jamás se vio al actual presidente Luis Arce expresarse ante la prensa o la población en idiomas originarios.

Previo a las declaraciones supremacistas e hipócritas de Mamani, se inauguró el nuevo edificio del Congreso de Bolivia. La gigante infraestructura que altera la imagen colonial del centro de La Paz, y más allá de responder a las “necesidades del Estado”, se trata de un regalo hecho por la clase política para sí mismos costeado por los impuestos de todos los bolivianos.

Vista actual de la plaza Murillo en La Paz, la Casa Grande del Pueblo (der.) y el nuevo edificio del congreso (izq.)

Desde el MAS aseguran que con la nueva infraestructura “se deja atrás el pasado republicano racista y excluyente” y “se considera a todas las nacionalidades originarias del país”.

Empero, la exorbitante construcción, está repleta de simbología y divinidades del lado occidental del país, y no considera a las culturas del oriente y los valles de Bolivia, según lo expresado desde la oposición que calificó a la obra como “discriminatoria”.

Hemiciclo parlamentario con la figura del dios quechua Inti en el fondo

Por Diego Salvatierra, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Bolivia

El gobierno de Bolivia es un refugio de delincuentes: Mario Cronenbold fue designado embajador en Paraguay

Publicado

en

Mario Cronenbold, candidato fracasado del MAS en las pasadas elecciones regionales y ex convicto por corrupción, fue nombrado por el presidente Luis Arce como nueva autoridad diplomática en el país guaraní.

El empresario, representante de Evo Morales en el oriente y ex candidato a gobernador por el MAS en Santa Cruz, derrotado por el derechista Camacho, recibió una nueva designación como funcionario público, esta vez en el área diplomática como embajador plenipotenciario de Bolivia en Paraguay.

El presidente Luis Arce envió una carta al vicepresidente David Choquehuanca en su calidad de presidente del Congreso, donde informaba sobre la designación, esto a fin de que la cámara de Senadores apruebe el mismo.

El Senado aprobara la designación sin problemas, puesto que cuando en la anterior legislatura en donde el MAS tenía los 2/3 de los votos, modificó los reglamentos parlamentarios para que solo sea necesaria la actual mayoría simple que poseen, una medida que afianzó los poderes de la dictadura parlamentaria que utiliza el MAS.

Cronenbold, antes de ingresar a la política, se había desempeñado en el área empresarial, posteriormente, fruto de una crisis institucional en Warnes, municipio ubicado al norte de Santa Cruz de la Sierra, fue elegido alcalde del mismo, cargo que ejerció desde 2010 hasta noviembre de 2019, cuando renunció a sus funciones luego de que su jefe Evo Morales renunciara a la presidencia, escapándose de una gestión llena de denuncias por irregularidades y hechos de corrupción.

Tras su renuncia, fue inmediatamente aprehendido por la policía en posesión de 20.000 dólares americanos y un arma de fuego, tenía cargos por narcotráfico, tenencia y porte o portación ilícita de armas, enriquecimiento ilícito y tráfico de armas. Él abducía persecución política del gobierno al momento de su aprehensión.

Mario Cronenbold, hoy embajador ante la policía al momento de su aprehensión.

En tiempo récord, se llevó a cabo su audiencia cautelar, donde el tribunal halló elementos que hacían creer su culpabilidad en los delitos que se le acusaba, por ende, le otorgó una detención preventiva en la cárcel de Santa Cruz mientras duren las investigaciones.

9 meses después, y 2 antes de las elecciones donde ganó el MAS, Cronenbold salió de la cárcel con detención domiciliaria y pagando fianzas para obtener su libertad. Posteriormente, un tribunal le otorgó la libertad irrestricta.

Pasadas las elecciones presidenciales, y tras una gran pelea interna en el MAS contra las designaciones de candidatos a dedo por parte del ex dictador Evo Morales, Cronenbold fue designado primero como delegado del MAS en el oriente y luego como candidato a Gobernador de Santa Cruz junto al periodista Pedro García, quien tiene antecedentes por violencia doméstica.

Cronenbold junto a su jefe Evo Morales.

En la campaña, fue reiterativo y crítico con el vencedor Luis Fernando Camacho de CREEMOS, ex candidato presidencial, al que le profirió comentarios diciendo que querés la gobernación como premio consuelo, luego de haber salido tercero en los comicios del 2020.

Sin embargo, el que terminó con un premio consuelo fue Cronenbold, ya que tras perder las elecciones, y con un pie afuera de la política por sus repetidas derrotas, se lo llegó a considerar como un posible miembro del gabinete ministerial de Arce en la cartera de Obras Públicas, sin embargo, nunca fue posesionado en el cargo.

También, intentó hacerse con la presidencia de un club de fútbol de Santa Cruz, el club Blooming. Los socios del club rechazaron su candidatura y eligieron a otro candidato para dirigir al equipo deportivo.

Finalmente, a fin de dejar de ser pasado por alto en su partido, recibió el encargo diplomático que será ratificado en los próximos días, y se espera que se traslade a Asunción para cumplir con sus nuevas funciones.

No es la primera vez que el MAS contesta a los favores y solicitudes expresadas por sus candidatos que fracasan en las contiendas electorales. También, el ex candidato a la alcaldía de Cochabamba Nelson Cox, quien perdió frente a Manfred Reyes Villa, fue colocado como viceministro de Régimen Interior, dependiente del Ministerio de Gobierno.

La marca partidaria del MAS ha trascendido más allá de ser un partido totalitario, incompetente, inmoral, irrespetuoso de las normas y de la libertad; ha pasado a ser un refugio de delincuentes, que utilizan el poder político para el pago de favores frustrados por la propia ciudadanía.


Por Diego Salvatierra, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending