Seguinos en redes

Brasil

A la izquierda no le tiembla el pulso: Un partido aliado de Lula pidió prisión preventiva para Bolsonaro

Publicado

en

El ex presidente tuvo que huir del país para no ser arrestado en causas inventadas por el gobierno autoritario de Lula da Silva.

Bolsonaro se fue de Brasil el pasado 30 de diciembre, y abandonó la presidencia un día antes de la asunción de Lula. Se fue con toda su familia y sus círculo íntimo a Florida, más particularmente a Miami, donde tiene planeado residir por los próximos dos o tres meses.

Entre otras ubicaciones, residirá un tiempo en Mar-A-Lago, la propiedad de Donald Trump en Palm Beach, que se ha convertido en un bastión de la derecha internacional albergando a varios líderes del movimiento en los últimos años.

Su salida intempestiva generó fuertes críticas en Brasil, ya que no participaría del cambio de mando, y en ningún momento concedió la derrota antes de abandonar el cargo. Sin embargo, su salida tiene una explicación que lamentablemente se ha convertido en la realidad de toda Latinoamérica.

Bolsonaro se fue porque sabía que, en caso de quedarse, sería rápidamente apresado por el gobierno de Lula, que a diferencia del suyo, no le tiembla el pulso para arrestar opositores y desarticular movimientos políticos rivales.

Según periodistas locales, estaba todo arreglado ya entre el entrante presidente Lula y el juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, para que este mismo 2 de enero miembros del oficialismo pidieran la prisión preventiva contra Bolsonaro y se llevara a cabo su arresto.

Y exactamente así ocurrió: diputados del PSOL, partido socialista miembro de la coalición de gobierno de Lula, pidieron oficialmente el arresto de Bolsonaro frente a la Corte Suprema. En la petición, los socialistas solicitan también la incautación de sus bienes, además de la ruptura del secreto telefónico, telemático y bancario.

El hecho de que Bolsonaro esté en Estados Unidos no quita que pueda ser apresado si así lo decide la justicia brasileña, pero será mucho más difícil pedir su detención en el extranjero que si se quedaba en Brasil. De hecho, todo indica que mientras no pise territorio nacional, estará a salvo.

Así lo dictan las reglas de la política, y parecería que lo que Lula quiere es evitar que Bolsonaro regrese a Brasil para liderar la oposición contra su gobierno, y no quiere arriesgarse a martirizarlo (como hicieron con él) mientras no presente una amenaza directa contra él.

El PSOL argumenta que Bolsonaro alentó actos violentos tras las elecciones, como el bloqueo de carreteras y las protestas frente a los cuarteles militares. Hay extensa evidencia de que esto no es cierto, y de hecho, en las únicas dos transmisiones que hizo tras perder las elecciones le pidió a sus simpatizantes que no cortaran las rutas ni hicieran actos antidemocráticos.

Bolsonaro actualmente está imputado por varias causas, todas lideradas por el juez Moraes. Entre ellas está la causa Fake News, donde se lo acusa a Bolsonaro de liderar una organización ilícita para divulgar noticias falsas contra Lula y la Corte Suprema.

Por esta causa, digna de Corea del Norte o Irán donde se intenta penalizar la libertad de expresión y de prensa, múltiples empresarios, periodistas y hasta políticos ya han ido presos en los últimos años, mientras que Bolsonaro se había salvado por tener fueros.

Pero ahora que perdió la prerrogativa de función pública por no ser más presidente, está expuesto a ir preso por cualquiera de estas causas inventadas, como ha ocurrido en los últimos años en Venezuela, Nicaragua, Perú y, más recientemente, Bolivia.

Brasil

La policía de Lula detiene a Nego Di, un influencer crítico del régimen y del mal accionar durante las inundaciones en Rio Grande do Sul

Publicado

en

Influencer digital fue una de las personas que más ayudó con acciones de caridad a la población de Rio Grande do Sul, durante las graves inundaciones ocurridas en esa región.

Uno de los principales críticos del gobierno de Lula da Silva y de su desastroso accionar durante el período de fuertes lluvias en Rio Grande do Sul, que causaron la muerte de gran cantidad de personas, fue detenido este domingo, en Santa Catarina, por agentes de la Policía Civil.

El ex participante de Gran Hermano Brasil e influencer digital, Nego Di, ayudó a la población de Rio Grande do Sul durante las trágicas inundaciones mediante millonarias donaciones y actos de caridad con el objetivo de colaborar con la ayuda humanitaria.

El Tribunal de Rio Grande do Sul, controlado por izquierdistas pro Lula, ordenó la detención de Nego Di por el delito malversación de fondos. El Tribunal lo acusa de haber perjudicado a al menos a 370 personas, vendiéndoles productos que nunca fueron entregados, a través de una tienda online de su propiedad. Dos días antes, Nego Di había sido objeto de una investigación del Ministerio Público por una supuesta sospecha de blanqueo de capitales.

El socio de Nego Di en la empresa, Anderson Boneti, también tenía prisión preventiva ordenada por la justicia. Fue detenido en Paraíba el 25 de febrero de 2023, pero liberado días después.

La tienda virtual, “Tadizuera”, funcionó entre el 18 de marzo y el 26 de julio de 2022, cuando la Corte ordenó su cierre. Nego Di anunciaba productos a la venta en sus perfiles de redes sociales, aires acondicionados y televisores, muchos de los cuales tenían precios más bajos que los del mercado.

La investigación de la policía afirma que "no había stock" y que Nego Di "engañó" a los clientes prometiendo entregas que sabía que no se harían. Aún así, movió dinero que ingresó a las cuentas bancarias de la empresa. Además, según la policía de Lula, afirman que se intentó varias veces citar a Nego Di para que diera aclaraciones, pero "nunca fue encontrado".

En enero, durante la promoción del sorteo de un vehículo blindado de lujo, Nego Di llamó la atención de las autoridades. El pasado viernes, él y su esposa, Gabriela Sousa, fueron blanco de una investigación en Santa Catarina. La mujer fue detenida en el acto, pero pagó una fianza de R$ 14.000 y quedó en libertad.

Según el fiscal de la 8ª Fiscalía Especializada en Justicia Penal, Flávio Duarte, el esquema caracteriza el "lavado de activos". Según él, “todos los montos provenientes de los sorteos realizados por este influencer son ilícitos”.

La defensa de Nego Di aclara que aún no ha tenido acceso a la investigación del Ministerio Público. Sin embargo, reiteraron que todos los detalles de la situación y la inocencia serán debidamente esclarecidos y probados dentro del proceso. También están disponibles para cualquier aclaración adicional que se pueda proporcionar dentro de los límites legales.

Según la Justicia, Nego Di y su esposa son sospechosos de "blanquear" R$ 2 millones tras promover sorteos virtuales que, según la investigación, son ilegales. Se ejecutaron órdenes de allanamiento con el objetivo de recolectar documentos, redes sociales, teléfonos celulares, entre otros, con la excusa de tener una "dimensión exacta de los delitos cometidos y montos obtenidos por la pareja".

Nego Di, cuyo nombre verdadero es Dilson Alves da Silva Neto, participó en Gran Hermano Brasil en 2021. Se unió al grupo Camarote, pues ya se desempeñaba como influencer digital y comediante. Fue el tercer eliminado del programa, con un 98,76%.

Nego Di ya sufrió sanciones del Tribunal de Rio Grande do Sul por difundir noticias en sus perfiles de redes sociales. En una decisión de mayo de este año, el Tribunal de Justicia (TJ) ordenó eliminar publicaciones sobre las inundaciones de aquella región, con la excusa de que eran "noticias falsas".

En su momento, Nego Di afirmó que las autoridades impedían que embarcaciones y motos acuáticas privadas realizaran operaciones de rescate en la región de Canoas, debido a la "falta de calificación" de los conductores.

El tribunal ordenó la eliminación inmediata de las publicaciones y prohibió a Nego Di reiterar las declaraciones "falsas", bajo pena de multa de 100.000 reales.

Seguir Leyendo

Brasil

Brasil pasa a tener el IVA más alto del mundo: Lula lo subió a 27,1% para tapar el masivo déficit, destruyendo a la clase media

Publicado

en

Por orden del presidente brasileño, la Cámara de Diputados aprobó el primer proyecto que regula la reforma fiscal, con 336 votos a favor y 142 en contra. Con esta reforma, Brasil se convierte en el país con mayor Impuesto al Valor Agregado (IVA) del planeta.

La Cámara de Diputados aprobó ayer, con 336 votos a favor y 142 en contra, el primer proyecto que regula la reforma fiscal en Brasil. El ponente fue Reginaldo Lopes, del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula.

El texto final del reglamento de esta reforma tendrá repercusiones en el consumo de los brasileños y en la economía nacional en los próximos años, destacándose la introducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que será el más alto del mundo con un 27,1%.

Por otro lado, la prensa brasileña ha revelado recientemente cómo una operación comercial llevada a cabo por los hermanos Joesley y Wesley Batista para adquirir plantas eléctricas en el estado de Amazonas con respaldo del gobierno de Lula impactará negativamente en las facturas de electricidad de los contribuyentes durante al menos 20 años.

También se anticipan numerosos cambios en el ámbito sanitario que tendrán repercusiones significativas en el futuro. La reforma contempla por primera vez la salud de los animales domésticos en un país como Brasil. Más controvertida es la situación de la atención sanitaria privada, que hasta ahora ha contribuido considerablemente a aliviar la carga del frágil sistema público de salud, conocido como SUS.

Históricamente, las exenciones fiscales han permitido a las empresas brasileñas ofrecer seguros médicos como parte de los beneficios contractuales para los empleados. Actualmente, el 71% de los beneficiarios, es decir, 36 millones de personas, están cubiertos por planes colectivos de empresas según los datos más recientes de la Agencia Nacional de Salud Complementaria (ANS).

Esta cifra masiva podría verse afectada drásticamente si, producto de esta reforma tributaria, se elimina o reduce este beneficio, lo cual tendría un impacto devastador en el sistema público. De hecho, la propuesta establece que las empresas privadas ya no podrán reclamar créditos fiscales por ofrecer seguros médicos privados a sus empleados, lo que aumenta el riesgo de que dejen de ofrecer este beneficio.

El llamado "impuesto al pecado", que aplica recargos sobre productos considerados perjudiciales para la salud y el medio ambiente, como refrescos, alcohol y cigarrillos, ha generado controversia. A pesar de esto, las armas y municiones quedan excluidas debido al fuerte lobby armamentista en el Parlamento.

Sin embargo, el sector automovilístico es el más crítico. La nueva reforma también incorpora a los vehículos eléctricos en el impuesto al pecado, lo cual contrasta fuertemente con las "políticas ecológicas" del gobierno. Esta medida también afecta negativamente al sector de vehículos eléctricos chinos, apoyado por el gobierno brasileño.

Es probable que detrás de esto haya temor por parte de la industria nacional ante la competencia de Pekín, que ha estado ganando terreno en el mercado brasileño. Sin embargo, China se ve favorecida por otra medida incluida en el proyecto de ley. Las empresas ensambladoras de vehículos ubicadas en las regiones menos desarrolladas del noreste brasileño, donde tienen sede empresas extranjeras como la china BYD o la ítalo-francesa Stellantis, pagarán la mitad de impuestos en comparación con las del sur.

La nueva reforma fiscal busca, entre otras cosas, aumentar la recaudación del Estado, especialmente debido al déficit en el gasto público generado por el gobierno de Lula da Silva, que alcanzó los 138,3 billones de reales (25,5 billones de dólares) en mayo, una de las cifras más altas en años recientes.

Los primeros afectados serán los trabajadores más vulnerables, como los conductores de aplicaciones. Según el primer censo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) dedicado a ellos en 2023, son aproximadamente 1,5 millones de microempresarios.

Con la reforma, esta categoría, que actualmente goza de una exención municipal en el impuesto sobre los servicios, enfrentará la aplicación de dos nuevos impuestos: el impuesto sobre bienes y servicios (IBS) y la contribución sobre bienes y servicios (CBS). En total, se estima que la categoría deberá pagar un impuesto del 26,5% sobre los ingresos brutos, que incluirá los gastos de mantenimiento, combustible e impuestos del vehículo.

Varios conductores de aplicaciones han expresado su intención de dejar este trabajo debido al impacto esperado en sus ingresos netos. La Asociación Brasileña de Movilidad y Tecnología (Amobitec), que representa a las aplicaciones de transporte, también está preocupada porque esta medida tendrá repercusiones negativas tanto para los trabajadores como para el precio final para el consumidor.

Es crucial recordar que en una sociedad tan desigual en términos de ingresos como la brasileña, estas aplicaciones han permitido que muchas familias generen ingresos decentes, a los cuales, en la mayoría de los casos, no habrían tenido acceso con su nivel educativo. Además, en el contexto de un sistema de transporte público deficiente, especialmente en las grandes ciudades, estas aplicaciones han democratizado el transporte, permitiendo que incluso personas de bajos ingresos puedan desplazarse en coche desde áreas periféricas.

Según la propuesta, el sector inmobiliario también enfrenta el riesgo de que los compradores eviten adquirir propiedades debido a cambios en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Inmobiliarias (ITBI). Anteriormente, este impuesto se pagaba una vez que se formalizaba la compraventa y se inscribía la propiedad en los registros públicos, pero ahora se pretende pagarlo por adelantado en el momento de la formalización del contrato.

Esta medida ha recibido críticas por parte de expertos fiscales debido al riesgo de litigiosidad, ya que podría entrar en conflicto con el Código Civil y con decisiones previas del Supremo Tribunal Federal (STF) y del Superior Tribunal de Justicia (STJ).

El próximo paso para este proyecto de ley es su análisis en el Senado en agosto. Si los senadores introducen modificaciones, el proyecto volverá a la Cámara para una nueva votación, que será determinante para la aprobación final de la reforma. Posteriormente, solo restaría la firma del Presidente Lula para su promulgación.


Seguir Leyendo

Argentina

Milei en CPAC Brasil: Apuntó contra la riqueza de Lula y aseguró que Bolsonaro es un "perseguido político"

Publicado

en

El mandatario argentino hizo una extensa crítica del socialismo y su historia en América Latina, apuntó contra el dictador Lula da Silva y defendió a su amigo, Jair Bolsonaro, en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) de Brasil.

El presidente Javier Milei arribó a Brasil este sábado a la noche, y fue recibido por el expresidente Jair Bolsonaro, con quien vio el partido de la Selección de Brasil contra Uruguay por los cuartos de final de la Copa América.

El viaje del mandatario argentino a la ciudad de Camboriú, se debió a un encuentro con los gobernadores de Santa Catarina, Jorgelinho Mello, y de Sao Paulo, Tarcísico Freitas, los sucesores de Bolsonaro al frente de la derecha brasileña y estrechos aliados de Milei.

A su vez, se reunió con empresarios, y este domingo, expuso en la quinta edición de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) de Brasil, organizado por la fundación del diputado federal e hijo del expresidente, Eduardo Bolsonaro.

Javier Milei lanzó una dura crítica contra el presidente socialista Lula da Silva y aseguró que Bolsonaro es un “perseguido político”. Sin nombrarlo, el Presidente apuntó contra el líder del PT y puso en duda de dónde sacó su riqueza. “En nombre de la Justicia le quitaron a unos para darles a otros, que casualmente son sus hijos o sus amigos”.

Si tienen alguna duda vayan a ver cómo viven las familias de estos adalides del socialismo del siglo XXI, vean cómo vive la familia de Maduro. Son todos multimillonarios que viven como si hubieran inventado a Google”, añadió de manera contundente.

Por ellos, han perdido el derecho a hablar de justicia, no solo por todas la atrocidades que cometieron y avalaron, sino también porque tienen una comprensión equivocada de qué es la justicia”, agregó Milei ante miles de brasileños que participaron del evento.

En otra parte del discurso, Milei se refirió a los venezolanos que residen en la Argentina y aprovechó para continuar con sus críticas: “Es grato conversar con nuestros queridos residentes venezolanos porque no hay nadie más anticomunista y antikirchnerista que ellos".

"Una y otra vez la historia demuestra que los mismos que se llenan la boca hablando de la democracia, de pluralismo y de opresión son los que están dispuestos a romper las reglas e inclusive romper el orden constitucional para atrincherarse cuando el pueblo reclama un cambio. Miren lo que pasó en Venezuela, donde no queda un gobierno sensato del mundo que no reconozca que es una dictadura sanguinaria. Miran la persecución que sufre nuestro amigo Bolsonaro aquí en Brasil”, lanzó.

Empleando sus conocimiento geopolítico, el Presidente argentino habló sobre la historia del socialismo en América y las consecuencias que esa ideología tiene en las sociedades: “Si analizamos los distintos casos de socialismo o de izquierda en los últimos años encontramos una serie de denominadores comunes que constituye una verdadera receta del desastre, tanto en lo económico como en lo social, político y cultural porque hay una relación de causalidad entre todos estos elementos”, analizó.

Dijo que, en primer lugar, “es notable que los socialistas empiezan con un periodo de bonanza económica en un contexto de cuentas públicas ordenadas y precios internacionales de commodities altos”.

Es en este instante, que la economía crece, la sociedad gana en poder adquisitivo, el Estado recauda y el Banco Central acumula reservas. “Pero los gobiernos socialistas se enamoran de la popularidad generada por la bonanza que heredaron, se asustan de que no vaya a ser eterna y aumentan indiscriminadamente el gasto público para sostenerla”, criticó.

Cuando la plata se acaba empiezan a aumentar los impuestos para recaudar más, pero es a costo de contraer la actividad económica y la inversión”, planteó y siguió: “A medida que pasa el tiempo, el socialismo va consumiendo los stocks para solventar una bonanza ficticia que lo único que hace es hipotecar el futuro”.

Milei indicó que cuando ese stock se termina los gobierno socialistas recurren al endeudamiento y nunca resuelven el problema de fondo, que es el círculo vicioso de expansión del gasto público y el déficit fiscal. “Simplemente, buscan distintas maneras de seguir financiándolo”, agregó y dijo que el “peor de los males” al que recurren es la emisión monetaria, que “destruye sus monedas y lleva a la población a la pobreza".

El presidente Milei apuntó a los socialistas por “inventarles negocios a algún amigo generando una casta de empresarios protegidos por el poder político”. En su reflexión, que fue interrumpida por unos aplausos, marcó: “El costo de todos esto lo paga la gente, la misma gente que los gobiernos socialistas dicen proteger, pero que realmente quieren esclavizar para conseguir una base de apoyo cautiva que les permita permanecer, porque lo único que les interesa a los socialistas es el poder por el poder mismo”.

En su extensa alocución, Milei culpó a ese tipo de gobiernos de generar “una inflación desenfrenada”. “Esta película ya la vimos decenas de veces en la región y en el resto del mundo también. No es ni más ni menos que la historia del socialismo del siglo XXI que defienden todos los integrantes del movimiento Puebla”, dijo, aludiendo al foro político económico de eje progresista y comunista integrado por varios referentes de la región.

“No hace falta que les cuente en detalle como la aplicación de esta receta del desastre funcionó en Argentina en los últimos 100 años, en particular en los últimos 20. Hubo déficit fiscal en 113 de los últimos 123 años; nuestros políticos, irresponsablemente, aumentaron nuestra base monetaria 25 mil trillones de veces en los últimos 70 años y esto es un dato duro; se multiplicó la cantidad de argentinos en la pobreza; tenemos el mismo PBI per cápita que en 2007; la economía formal no genera empleo genuino en más de 10 años”, enumeró el Presidente ante la atenta mirada de Bolsonaro; el vocero de la Casa Rosada, Manuel Adorni; su hermana, la secretaria general de la Presidencial, Karina Milei; y el ministro de Defensa, Luis Petri.

El mandatario dijo que el socialismo no llegó a sus últimas consecuencias en la Argentina porque “encontraron el límite en un pueblo rebelde que vela por su propia libertad, que se resiste a ser dominado”.

Como el socialismo es una ideología que va en contra de la naturaleza humana, necesariamente termina en esclavitud o muerte, no hay otro destino”, remarcó y aseguró: “Es momento de recuperar el concepto de la justicia, que ellos se atribuyen como propio”.

En nombre de lo que ellos llaman ‘justicia social’, cometieron las atrocidades más injustas: expropiaron riquezas que costó generaciones construir; inventaron mercados cautivos para empresarios amigos; violaron, una y otra vez, los derechos fundamentales de las personas”, manifestó.

Al final, optó por dejar un mensaje para la política nacional: “Quiero decirles algo, vamos a salir de la miseria, les guste o no a los socialistas, con su apoyo o sin su apoyo, porque la gran mayoría eligió el cambio de régimen profundo que nosotros prometimos en campaña, y lo eligió con el resultado electoral más holgado en décadas".

Y cerró: "Nosotros tenemos el compromiso indeclinable de cumplir con el deseo de la mayoría, aunque los beneficiarios de este sistema corrupto, parasitario y empobrecedor, muevan cielo y tierra para evitarlo. ¡No pasarán, no lo lograrán, vamos a sacar al país adelante!”.

Seguir Leyendo

Tendencias