Conecte con nosotros

Brasil

A pesar del coronavirus, Brasil se posiciona como el principal foco de inversiones en América Latina

Gracias a las reformas de Bolsonaro y a la reticencia de cerrar la economía por la pandemia, hoy Brasil se ha convertido en el país más atractivo para las inversiones en Latinoamérica y se estima un crecimiento sin precedentes para 2021.

Publicado

en

Brasil se encuentra entre las 50 economías más atractivas del mundo, según el Índice de Atracción Global, del grupo italiano The European House-Ambrosetti, una clara demostración de los avances económicos que ha tenido el país bajo el mandato del presidente Jair Bolsonaro. 
El índice estudia las condiciones de 144 países del mundo, para medir y comparar cuánto potencial tienen en términos de inversión y desarrollo productivo.
La confianza generada por el gobierno de Bolsonaro se debe a las medidas que han permitido la reducción del Estado, así como también al programa de privatizaciones impulsado por el Ministro de Economía, Paulo Guedes, superando ampliamente la gestión de gobiernos anteriores, que ahuyentaron la inversión y generaban desconfianza entre los inversionistas. 
Entre las medidas más recientes destaca el “Plan Pro-Brasil“, que abarca diversos aspectos como la importante disminución de los impuestos y la finalización público-privada de diversas obras públicas, abandonadas por los gobiernos del PT, que generarán hasta dos millones de empleos en los próximos tres años.
Asimismo, para evitar un cierre masivo de pequeñas empresas en el país debido a la pandemia, se han creado programas de estímulo a las PyMEs para generar mayor empleo y rescatar a los negocios que fueron duramente afectados durante la pandemia. 

A través del Programa de Acceso al Crédito de Emergencia, el Gobierno Federal , a través del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) ha otorgado R$ 10 mil millones en créditos a más de 13 mil pequeñas y medianas empresas, que generan 660 mil puestos de trabajo en el país. 

Según el informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y desarrollo (UNCTAD), en 2019, el país recibió unos US$ 75 mil millones, US$ 15 millones más que en 2018, colocándose en el cuarto lugar dentro del ránking mundial de receptores de inversiones, detrás de países como Singapur China y Estados Unidos, y superando a Reino Unido, Hong Kong, entre otros.

Fuente: UNCTAD.

Ad

El gobierno brasileño continúa ofreciendo atractivas condiciones para la inversión, a diferencia de Argentina, que ha visto una reducción significativa de la inversión extranjera producto de la falta de estímulos y el mal clima de negocios provocado por el gobierno de Alberto Fernández, además de la excesiva injerencia del estado argentino en diversos sectores económicos del país. 

El Banco Central de Brasil informa que el país ha recibido US$ 26.957 millones en Inversión Extranjera Directa, y se espera que a finales de este año se logren invertir unos US$ 50.000 millones, que mantendrán los buenos índices que ha cosechado el país. 

Asimismo, se espera que las inversiones extranjeras directas en Brasil alcancen unos US$ 65.000 millones para el próximo año. 

Para continuar con la políticas de apertura en Brasil, se han aprobado medidas que permitirán eliminar el monopolio en el sector petrolero del país, generando inversiones por más de US$ 112.500 millones, que lograrán 4 millones de empleos para los próximos diez años. La medida logrará impulsar a otras empresas ofreciendo la seguridad necesaria para que otros productores comiencen a vender su gas e inviertan en nuevos yacimientos. 

Además de abrir la distribución a la libre competencia, la iniciativa energética permite a las distribuidoras tener acceso a cualquier gasoducto, por lo que podrán comprarle al mejor postor.

Todas estas noticias llegan en el contexto de la ralentización económica generada por el coronavirus, que en Brasil, por la reticiencia del Gobierno nacional en frenar todo el país, tendrá una caída económica menor que el resto de la región.

La caída económica brasileña de este año se explica en parte por las cuarentenas locales que han impuesto los gobernadores, y por el enorme golpe al comercio que significó este parate de 3 meses a la economía globalizada.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Brasil

La Cámara de Diputados aprueba el proyecto de Bolsonaro para bajar los impuestos a los combustibles

Publicado

en

Se le dio media sanción al proyecto que reduce la carga sobre combustibles del Impuesto sobre la Circulación de Bienes y Servicios, en un gran triunfo para el presidente que está determinado a bajar el precio de la nafta y gasoil sin intervenir el mercado.

La Cámara de Diputados aprobó este miércoles 13 un proyecto de ley impulsado por el presidente Jair Bolsonaro que modifica el cálculo de los impuestos para lograr una reducción en los precios de los combustibles, uno de los principales problemas que más preocupado tiene al máximo mandatario, quien a su vez anunció que buscaría privatizar Petrobras para ayudar con la reducción.

La propuesta determina que el ICMS (Impuesto sobre la Circulación de Bienes y Servicios) cobrado en cada Estado del país se calculará en base al precio medio del combustible en los dos años anteriores.

Actualmente, el ICMS aplicado a los combustibles tiene como referencia el precio medio de la gasolina, el gasóleo y el etanol en los 15 días anteriores en cada estado. Es decir, cada 15 días cambia la base de cálculo, que incluye la reciente fluctuación de precios y lo presiona al alza.

El presidente de la Cámara, el centrista Arthur Lira (PP-AL), quien apoyó el proyecto de Bolsonaro y viene siendo un socio clave del presidente en el Congreso, aseguró que el cambio permitirá reducir el precio de la gasolina en un 8%; el del etanol, en un 7%; y el del gasóleo, en un 3,7%.

La propuesta además habilita que los precios puedan ser incluso más bajos según cada Estado, ya que le da a los gobiernos locales la autonomía para definir, anualmente, sus propias tasas de ICMS, siempre que no superen, en reales por litro, el valor de la media de los precios “practicados habitualmente en el mercado” en los dos últimos años.

El texto ahora deberá pasar al Senado, donde dominan los partidos de centroizquierda y la situación es más adversa para la derecha. En caso de convertirse en ley, el primer ajuste que hagan los Estados deberá considerar el precio medio cobrado entre enero de 2019 y diciembre de 2020, lo cual supondrá una fuerte reducción.

Lo increíble: los liberales anti-Bolsonaro criticaron la baja de impuestos.

João Amoedo, el ex presidente del partido liberal “Novo” y quien compitió en las elecciones presidenciales del 2018 contra Bolsonaro vendiéndose como la verdadera alternativa liberal y pro-mercado, criticó la aprobación de la ley en Twitter.

Con la nueva regla del IMCS de combustibles aprobada en la Cámara, los Estados y Municipios dejarán de recuadar 24 billones de reales al año“, aseguró el supuesto empresario liberal, quien además pidió que se mantengan los precios altos del combustible para darle planes sociales a “los 19 millones de brasileños que pasan hambre“.

Ahora se entiende por qué Amoedo sacó 2,5% en las últimas elecciones: el pueblo brasileño es muy inteligente.


Por Guilherme Ramos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro anuncia que va a privatizar Petrobras con el objetivo de bajar el precio del combustible

Publicado

en

El mandatario dijo que no quiere seguir siendo señalado por el aumento del precio del combustible cuando desde su llegada la empresa estatal opera con autonomía. “Quiero privatizar Petrobras. No puedo dirigir los precios de la gasolina, pero cuando sube es culpa mía”.

A pesar de las fuertes bajas a los impuestos a los combustibles que estuvo impulsando el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el precio de los hidrocarburos sigue subiendo debido a las fuertes ineficiencias de la petrolera estatal Petrobras.

En este contexto, Bolsonaro expresó que no quiere que el Estado se siga metiendo en el mercado de los combustibles, y que le parece absurdo que sea responsabilidad del presidente la suba de la nafta y gasolina cuando la petrolera es administrada de manera autónoma y su precio es determinado por las fuerzas del mercado.

“Quiero privatizar Petrobras. Realmente quiero hacerlo. Revisaré con el equipo económico lo que podemos hacer al respecto. Porque no puedo controlar la empresa, no puedo dirigir los precios de la gasolina, pero cuando sube es culpa mía”, dijo Bolsonaro en una entrevista con una radio de Pernambuco.

“¿Puedo interferir en Petrobras? Puedo, pero no debo. Si interfiero, seré responsable de un crimen de responsabilidad. ¿Puedo bajar la gasolina a 3 reales en el surtidor por decreto? Incluso puedo hacer eso, pero es un delito de responsabilidad“, señaló Bolsonaro profesando su clara postura liberal.

El precio del combustible no es alto ahora, siempre ha sido alto. Recuerdo mi época de niño. Ahora, Petrobras tiene la autonomía para hacer eso, es una empresa de economía abierta, está en las bolsas de valores de todo el mundo… si yo hago algo sería una interferencia, así que vamos a privatizarla“.

Ayer, el ministro de Economía Paulo Guedes sugirió que el gobierno podría vender parte de su participación en la empresa estatal para dejar de ser el socio mayoritario y controlar su administración.

Además, aseguró que esa enorme cantidad de dinero que se ganaría por la privatización de Petrobras iría destinada a financiar programas de bienestar a las familias más afectadas por las cuarentenas que impusieron los gobernadores de izquierda.

Las acciones preferentes de Petrobras subieron un 2% en la jornada tras los comentarios del mandatario, los cuales evidentemente generaron una fuerte expectativa en el mercado.

Todo esto ocurre a tan solo un año de las elecciones presidenciales en las que el mandatario buscará la reelección. Sin embargo, la privatización no será fácil. Si bien el mandatario logró pasar por el Congreso la privatización del gigante de generación y distribución eléctrica Eletrobras hace pocos meses, la situación en el Senado cada vez se complica más.

El Senado es dominado por partidos del “Centrao”, agrupaciones políticas de centro o centroizquierda que en el pasado apoyaron a Lula pero que luego impulsaron el impeachment de Dilma Rousseff y respaldaron la candidatura de Bolsonaro en 2018. Pero cuando llegó a Brasilia en 2019 todos estos partidos le soltaron la mano al mandatario y cada vez le cuesta más al ex congresista lograr su apoyo en las leyes claves que envía al Poder Legislativo.

El mandatario apuntó además contra el ICMS, una suerte de IVA que cobran los estados, que impacta sobre el precio del gas y exculpó al gobierno central: “¿Sabe cuál es el impuesto federal sobre el gas para cocinar? Cero”.

Aumentos del combustible

La semana pasada Petrobras aumentó la gasolina un 7,2%, que elevó a casi el 40% el incremento del combustible acumulado en los últimos doce meses.

El titular de Petrobras, el general Joaquim Silva e Luna, ratificó la “política de precios” de la empresa, que ajusta el costo de los combustibles tomando en cuenta el precio del dólar y del barril de petróleo a nivel internacional.

En los últimos meses, el petróleo ha experimentado un fuerte repunte en el mercado internacional, lo cual provocó un desajuste entre la oferta y la demanda del insumo, y también en medio de una mayor restricción de la producción por parte de los principales exportadores de la OPEP, que aglutina a los principales productores mundiales.

Esto viene como consecuencia de una pésima política energética del estadounidense Joe Biden, quien decidió cortar con la mega-producción de combustibles que había impulsado Trump, y le volvió a dar todo el poder a los países de Medio Oriente que producen y venden el combustible a altísimos precios.

Si bien Brasil es autosuficiente en petróleo, dado que extrae casi la misma cantidad del producto que consume, el país importa petróleo refinado y exporta el insumo crudo, que se calcula en dólares. Por tanto, el tipo de cambio impacta directamente en el precio en las estaciones de servicio.

Bolsonaro aseguró hoy haber tomado medidas para frenar el incremento de los precios. “Si no hubiéramos hecho nada la inflación ya se habría triplicado, basta con ver como está el resto del mundo en materia de inflación y de desabastecimiento”, comparó.

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro redujo en un 90% las nuevas contrataciones de empleados públicos

Publicado

en

En lo que va de gestión, el presidente Jair Bolsonaro ya redujo a la mitad el promedio de contratación de agentes en la administración pública con respecto a la administración de Temer, y en un 90% respecto a la de Dilma.

La gestión de Jair Bolsonaro impulsa un importante programa de restructuración del accionar del Estado en la economía, buscando que el sector privado sea el protagonista efectivo detrás de la reparación laboral.

Desde 2019, el nivel promedio anual de contrataciones en el sector público brasileño fue prácticamente frenado en seco, pasando de las 14.530 nuevas contrataciones en 2018 a un mínimo histórico de solo 1.379 en lo que va del 2021, un 90% menos en casi tres años de gobierno.

Bolsonaro consolidó el nivel de empleo estatal más bajo desde la llegada del PT al poder en 2003, y promovió las contrataciones de personal sumamente calificado y necesario para el funcionamiento del gobierno.

La mayor parte de las nuevas contrataciones efectivamente realizadas bajo el actual Gobierno se concentraron en el rubro educativo, y no en la ampliación de una planta burocrática como ocurría en gestiones anteriores. Esto incluye universidades, fundaciones e institutos de investigación.

En comparación con la administración de su predecesor, Michel Temer, la gestión Bolsonaro supuso un recorte del 50% en el nivel de contratación estatal, y de esta forma terminando con una impronta gradualista para así poder avanzar más rápidamente.

A diferencia de lo que ocurría bajo el gobierno de Dilma Rousseff, el Estado dejó de entender a las contrataciones públicas como un medio para alivianar la desocupación, y se buscará una mayor desregulación del mercado laboral para dar lugar a la iniciativa privada.

La tasa de desocupación en Brasil cayó del 15,1% al 13,7% entre marzo y junio de este año, acorde a un reciente informe del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas de Brasil (IPEA). Estas cifras demuestran que la recuperación laboral está siendo llevada a cabo por el sector privado de la economía, y la reforma laboral de Bolsonaro buscará profundizar la formalización de una gran parte del empleo.

En línea con el sendero reformista de Bolsonaro y su equipo económico, se buscará también la aprobación de una ambiciosa reforma administrativa para mejorar la eficiencia del sector público y modernizarlo a las circunstancias actuales.

Se buscará ampliar la digitalización de la estructura estatal para facilitar la provisión de los servicios públicos y aminorar el impacto de los costos burocráticos sobre las cuentas fiscales.

Evolución del número de contrataciones en el Estado por año entre 2011 y 2021.

Seguir Leyendo

Trending