Seguinos en redes

Brasil

Bolsonaro celebra que durante su mandato, más de 1 millón de armas nuevas fueron registradas por los brasileños

Publicado

en

Las armas en manos de los buenos ciudadanos subieron un 78% en los últimos tres años, mientras que la tasa de homicidios cayeron un 30%, destruyendo el relato de la izquierda.

El presidente Jair Bolsonaro anunció que ya se han registrado en Brasil más de 1 millón de nuevas armas legales en manos de ciudadanos desde que llegó al Palácio do Planalto en enero del 2019.

Al cierre de 2021, el país contaba con un total de 2,3 millones de armas registradas (los institutos aún no obtienen cifras de 2022). Se trata de un aumento del 78% en comparación con diciembre del 2018, el último año de la administración de Michel Temer, cuando se contabilizaron 1,3 millones de armas.

Los datos provienen de la Policía Federal y del Ejército obtenido por los institutos Sou da Paz e Igarapé a través de la LAI (Ley de Acceso a la Información).

El mayor aumento se registró principalmente en las armas compradas por ciudadanos pero también hubo un fuerte aumento en el segmento de servidores públicos, como policías y agentes federales que adquirieron armas para uso personal, que pasaron de 344.000 a 810.000 en los úlitmos 2 años.

En el caso de las armas registradas por el Ejército, que sirven a los Cazadores, Tiradores y Coleccionistas (CAC), también tuvo un fuerte aumento, de 350.000 hace cuatro años a 794.000 en noviembre de 2021. El número de personas que se registraron como CAC casi se triplicó en similar periodo: eran 167 mil en julio de 2019 y, en octubre de 2021, sumaban 491 mil.

Por otro lado, los registros también indican que crecieron las ventas de municiones. La cantidad de proyectiles vendidos en el país se duplicó entre la administración de Temer y el tercer año de gobierno de Bolsonaro. En el pasado, se vendieron 124 millones de municiones solo a CAC y minoristas. En noviembre de 2021 se vendieron 297 millones.

Según la gerente de proyectos de Sou da Paz, Natália Pollachi, los números revelan que los cambios en las reglas implementados desde el gobierno de Bolsonaro, a partir de 2019, fueron efectivos. “No se trata solo de reducir la burocracia. Hubo facilitación y estímulo”, dijo.

Cayeron los homicidios en Brasil

A pesar del aumento significativo en el registro de armas, el número de homicidios en Brasil ha venido cayendo, demostrando la falsedad del progresismo que asegura que existe un vínculo proporcional entre el número de armas en la población y la cantidad de asesinatos. 

Según el SIM (Sistema de Información de Mortalidad), del Ministerio de Salud, hubo una reducción del 7% en el número de asesinatos en 2021, con 45.500 muertes violentas; un 30% menos que los 65.600 de 2017.

Estos datos indican una vez más el error que cometen la izquierda y los progresistas al intentar relacionar el aumento de los homicidios con el aumento de las armas legales en manos de los buenos ciudadanos.

Los tiroteos en escuelas estadounidenses se han convertido en el escenario perfecto para este tipo de narrativas, cuando en realidad casi en todos los casos los atacantes obtuvieron sus armas de manera ilegal.

Desde el inicio del gobierno, el Ministerio de Justicia ha dicho que “la tenencia de un arma es una forma de garantizar la legítima defensa” porque permite “protegerse individualmente en situaciones en las que las fuerzas policiales no están presentes”.

Bolsonaro ya ha expresado en varias ocasiones que “un pueblo armado nunca será esclavizado”. En marzo, en un acto en la ciudad de Propriá, Bolsonaro dijo que las armas sirven para garantizar la democracia.

El arma de fuego, además de seguridad para las familias, es seguridad para nuestra soberanía nacional y la garantía de que se preservará nuestra democracia”, dijo el mandatario.

Brasil

Bolsonaro lamentó el trágico caso del bebe de 7 meses abortado por la manipulación de la izquierda y con el aval de la justicia

Publicado

en

Una niña de 11 años abortó a su hijo de 7 meses, luego de que un medio de izquierda mintiera diciendo que había sido producto de una violación. En Brasil el aborto solo es legal en caso de violación hasta los 5 meses.

Un reportaje publicado por el portal de izquierda Intercept Brasil cobró gran repercusión en los últimos días al contar la historia de una niña de 11 años, embarazada de 7 meses, producto de una supuesta violación. La niña y la madre habrían intentado abortar al bebé, pero el Hospital Universitario de Florianópolis (SC) se habría negado a realizar el procedimiento porque había pasado el plazo estipulado por la justicia, incluso para casos de violación.

La jueza Joana Ribeiro Zimmer en la audiencia actuó para que la niña se quedara con el bebé hasta que pudiera realizar el trámite para retirarlo para ser dado en adopción y determinó que la niña se quedara en un albergue.

Lamentablemente, ante la presión ejercida por varios actores políticos y entidades de la sociedad civil, el hospital terminó por ceder y la “interrupción del embarazo” se llevó a cabo este jueves (23) por recomendación del Ministerio Público Federal (MPF).

Sin embargo, el portal omitió un elemento importante de la narrativa, que fue informado por la delegada Alison da Costa Rocha, de la Policía Civil de Santa Catarina (PC-SC), responsable de la investigación del caso: la niña habría quedado embarazada luego de mantener relaciones sexuales consentidas con un adolescente de 13 años, quien, según la investigación, es hijo de su padrastro y vive en la misma casa donde vivía la niña.

Resulta curiosa la ocultación de información sobre el perfil del autor del acto sexual, ya que si no hubo una violación el aborto nunca debería haber ocurrido ⁠— ni siquiera debería haber sido planteado por la familia.

Además de no mencionar la participación de un menor, en un video editado por el mismo diario, en el que se muestran imágenes de la audiencia, el abogado se refiere al autor del acto sexual como un violador masculino: “La niña también es cuestionada sobre si el hombre que la violó estaría de acuerdo en dar a la bebé en adopción”, informa, antes de mostrar la escena.

Toda la historia fue narrada de manera que pareciera, tanto para la justicia como para la sociedad, que la niña había sido abusada por un adulto, pero la historia resultó ser completamente diferente.

En la Asamblea Legislativa de Santa Catarina (Alesc), se abrió una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) para investigar el aborto practicado. La madre y el padrastro pueden responder penalmente , ya que ambos eran tutores legales y sabían de la relación.

¿Cuándo es legal el aborto en Brasil?

Las únicas excepciones previstas en la ley son en los casos en que el aborto sea necesario para salvar la vida de la mujer embarazada, o cuando el embarazo sea producto de una violación. En estos casos, el aborto está permitido y el Sistema Único de Salud (SUS) debe prever el procedimiento hasta la semana 20 de manera gratuita.

Una tercera excepción es cuando el feto es anencefálico. En 2012, el Supremo Tribunal Federal (STF) dictaminó que no se puede tipificar como delito la interrupción del embarazo de un feto anencefálico, pero este no es el caso tampoco.

Por lo que la izquierda, una parte de la Justicia y el Ministerio Público Fiscal fueron parte de una doble manipulación que resultó en un delito. No solamente recomendaron y presionaron al Hospital de Florianópolis a practicar un aborto fuera del plazo de 5 meses, si no que esto solo hubiera sido legal en una violación, y no lo fue.

El presidente Jair Bolsonaro, furioso con la situación, se paró públicamente del lado de la vida. “Un bebe de SIETE MESES de gestación, no se discute la forma en la que fue concebido, se está amparado en la ley. Es inadmisible hablar de quitarle la vida a ese ser indefenso“, publicó en Twitter el pasado 23 de junio.

Luego, publicó un hilo donde aseguró que tanto el bebé lamentablemente abortado y la niña de 11 años son “víctimas, almas inocentes, vidas que no deberían pagar por lo que no son culpables, sino ser protegidas del medio en el que vivem, y del dolor del trauma y del acoso despiadado de los grupos pro-aborto”.

Y agregó: “Sabemos que este es un caso delicado, pero quitarle la vida a un inocente, además de violar el derecho fundamental de todo ser humano, no cura las heridas ni hace justicia a nadie, al contrario, ¡el aborto solo agudiza esta tragedia! ¡Siempre habrá otras formas!“.

Seguir Leyendo

Brasil

Ejemplo mundial: Bolsonaro logra un superávit primario de R$ 28.000 millones en abril y Brasil consolida la disciplina fiscal

Publicado

en

El resultado primario del Gobierno federal cerró en el 0,04% del PBI en el mes de abril. Jair Bolsonaro recuperó el superávit primario en Brasil, algo que no se registraba desde octubre de 2014.

El Gobierno de Jair Bolsonaro sigue apostando por la disciplina fiscal y la independencia de la política monetaria, como una estrategia global para derrotar la inflación. El Gobierno central registró un superávit primario de R$ 28.553 millones en el mes de abril.

Esta partida tiene en consideración al Tesoro Nacional, los fondos de seguridad social y los resultados del balance del Banco Central, lo cual conforma un sector público consolidado a nivel federal sin déficit.

Los resultados observados fueron holgadamente superiores a lo que se esperaba. Según los analistas de mercado consultados por el Ministerio de Economía brasileño, se esperaba un superávit primario por R$ 17.300 millones en abril y el dato efectivo fue un 65% superior.

Se trata del valor más importante desde 1997 en términos estrictamente nominales, y un gran paso para la consolidación de la disciplina fiscal. El resultado primario acumulado de 12 meses representó un saldo positivo de 0,04% del PBI en abril, siendo el segundo resultado positivo registrado en 2022.

Brasil no lograba un superávit primario a nivel federal desde octubre de 2014, y pese al shock por la pandemia en 2020, el Gobierno de Bolsonaro eliminó los desequilibrios extraordinarios en 2021 y arribó al equilibrio en 2022. El déficit primario había llegado al 10% del PBI en diciembre de 2020, por lo que hasta abril de 2022 el Gobierno brasileño impulsó un ajuste fiscal sin precedentes y en tiempo récord.

En relación a abril de 2021, el superávit primario marcó un fuerte crecimiento del 52,9% en términos reales, una vez descontada la inflación medida por el IPC del IBGE. A su vez, en lo que va del año el Gobierno federal acumula un superávit primario de R$ 79.263 millones.

El resultado financiero acumulado de 12 meses, entre Tesoro Nacional, seguridad social y Banco Central, marcó un déficit de 4,79% del PBI. Este resultado es el más equilibrado desde diciembre de 2014, y es equivalente a la factura por intereses de deuda pública.

Sin desequilibrios operativos, la toma de deuda para cubrir el déficit financiero se limita a una operación de refinanciamiento constante. El Gobierno federal es solvente para hacer frente a sus propios gastos corrientes.

El ministro de Economía Paulo Guedes apunta a profundizar el superávit fiscal para este año, provocando así que los agentes en el mercado puedan confiar en que el déficit total sea financiado de manera no inflacionaria, y eliminando el riesgo de dominancia fiscal sobre la política monetaria. 

Seguir Leyendo

Brasil

Después de vender Eletrobras, Bolsonaro da el primer paso para la privatización de Petrobras

Publicado

en

El Gobierno brasileño incluyó a Petrobras en el Programa de Alianzas de Inversión (PPI), un paso necesario para que la empresa pueda ser privatizada.

Cumpliendo las promesas de la campaña electoral, Jair Bolsonaro formalizó las intenciones del Gobierno para privatizar Petrobras, que desde mediados de 2009 es la empresa estatal más grande de América Latina, superando incluso a Petróleos de Venezuela (PDVSA) y a Petróleos Mexicanos (PEMEX).

El Ministerio de Minas y Energía de Brasil confirmó que Petrobras será incluida dentro del Programa de Alianzas de Inversión (PPI). Este organismo nuclea y coordina las concesiones que realiza el Estado, así como la privatización parcial o total de empresas y activos propiedad del Estado.

La inscripción de Petrobras dentro del PPI es una condición indispensable para llevar a cabo su privatización en un futuro, y al entrar en este programa, equipos técnicos empezarán a analizar su privatización y se desarrollará un proyecto de ley para enviar al Congreso.

El Presidente brasileño se mostró ampliamente disconforme con la administración estatal de la empresa y su política tarifaria. Como ocurrió en muchos países de América Latina (incluyendo Argentina en la década de 1990), la privatización de los hidrocarburos podría ser una vía de escape para abaratar el costo percibido por el consumidor.

La privatización de Petrobras supone la segunda gran iniciativa para el mercado energético de Brasil, después de que el Gobierno alcanzara la privatización de “Petrobras Distribuidora” en 2021, para dar lugar a Vibra Energía SA. Esta empresa se encarga de la distribución y comercialización del combustible en Brasil, y es actualmente la más importante en el país en cuanto a volumen de transacciones.

A su vez, y por orden de magnitudes, la privatización de Petrobras sería la más importante en la historia de Brasil y solamente comparable con la venta de Eletrobras, un proceso que actualmente se está llevando a cabo por iniciativa del Presidente. La gigante eléctrica fue exitosamente vendida por 6.855 millones.

De ser efectivamente reelecto en un segundo mandato, Bolsonaro prometió profundizar la agenda de privatizaciones y concretar la venta de Petrobras. Aun así, para que el proceso tenga lugar será necesario el apoyo político en el Congreso.

El Misterio de Energía resaltó la importancia estratégica de la venta de la empresa, no solamente por su envergadura dentro de la economía, sino también por el contexto internacional favorable al alza del precio del combustible. Esto arroja oportunidades de inversión inéditas para adquirir la empresa petrolera, con una orientación exportadora.

Seguir Leyendo

Tendencias