Conecte con nosotros

Brasil

Bolsonaro logró aprobar su candidato a juez de la Corte Suprema en un fragmentado Senado brasileño

El Senado brasileño aprobó por 57 votos al juez Kassio Nunes para la Corte Suprema, en sustitución del progresista Celso de Mello, que se jubiló este mes. Si bien tiene un perfil más progresista de lo que se esperaba de Bolsonaro, en 2021 colocará a un conservador evangelista.

Publicado

en

Este miércoles, el Senado brasileño aprobó por 57 votos a favor, 10 en contra y una abstención, el nombramiento del juez Kassio Nunes Marques como nuevo miembro del Supremo Tribunal Federal (STF), en sustitución del izquierdista Celso de Mello, quien se jubilará a fin de mes.

Marques, de 48 años, es uno de los hombres más cercanos al presidente Jair Bolsonaro, por lo que podría generar un importante contrapeso en este Tribunal, ya que la mayoría de jueces actuales han sido nombrados por los presidentes de extrema izquierda Lula da Silva y Dilma Rouseff, dando paso a una persecución política histórica en el país, como el allanamiento ilegal a varios políticos, activistas y periodistas cercanos al bolsonarismo. 

El nuevo integrante de la Corte Suprema formaba parte hasta ahora del Tribunal Regional Federal de la 1ª Región (TRF-1), donde había trabajado desde mayo del año 2011, teniendo a su cargo las sentencias en materia de seguridad social. 

Marques además trabajó como abogado en las áreas civil, laboral y fiscal durante 15 años; formó parte de la Comisión Nacional de Derecho Electoral y Reforma Política de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB) del Estado de Piauí (noreste) y también como juez en el Tribunal Regional Electoral de ese Estado.

Ad

El magistrado fue aprobado tanto en el Senado como en la Comisión Constitucional de Justicia (CCJ) de la Cámara con el mayor número de votos y en menor tiempo de la historia reciente del país, en particular si se compara con los dos últimos magistrados del Supremo, Alexandre de Moraes, nombrado en 2017, y Luiz Edson Fachin, dos años antes, en 2015, por los cuales hubo fuertes debates en el Congreso. 

Y es que no se puede negar las excelentes habilidades de negociación de Jair Bolsonaro con los miembros del Congreso. Bolsonaro, quien abandonó al Partido Social Liberal para formar un nuevo partido propio, ha encontrado un importante respaldo en los partidos de centro-izquierda y centro, que en estos últimos 2 años han dado un peculiar giro a la centro-derecha. Un apoyo crucial para lograr avances en proyectos significativos del primer mandatario.

La llegada de Nunes viene en un momento crucial. Si bien el ahora juez supremo tiene un perfil más progresista de lo que se esperaba de Bolsonaro, el Presidente supo encontrar un candidato para el STF que pudiera ser aceptado rápidamente por el Senado, que estuviera indudablemente de su lado y no busque traicionarlo para elevar su imagen como hizo el ex ministro Sergio Moro, y que encima le consolide el apoyo en el Estado de Piauí, bastión de la izquierda, de donde Nunes es oriundo y aparentemente muy querido..

El ahora juez de la Suprema Corte se comprometió con la garantía de los derechos fundamentales como la vida, la libertad y la propiedad privada; la dignidad de la persona humana, la seguridad jurídica y el desarrollo sostenible, con un claro guiño al plan económico de Bolsonaro, que cuenta con el STF para aprobar las innumerables privatizaciones que se tienen planeadas. Además, dijo que basará su trabajo en la valoración de la vida, la familia y los valores morales y cívicos brasileños.

En las cortas sesiones de confirmación, Nunes expresó que es provida, defiende el derecho a andar armado, se posicionó en contra del activismo judicial y en contra de las operaciones de Fake News. Además, expresó que no cree que la Corte Suprema se deba expedir sobre la revocación de las prisiones efectivas cuando un condenado de 2da instancia apela. Exactamente en esta situación se encuentra el condenado ex presidente Lula da Silva, quien fue liberado por una Corte de izquierda.

“Estoy convencido de que el trabajo, la buena lucha, es una manifestación de Dios que nos conduce a todos en todos los oficios profesionales, incluso en el poder judicial, en la búsqueda de la excelencia, el derecho, lo mejor que se puede hacer. Entonces, en la tarea de servir a la ciudadanía, seguiré orientando todas mis acciones hacia este principio mayor de justicia”

Kassio Nunes cuenta con el respaldo del Presidente de Brasil, así como también de diversos sectores políticos y empresariales.

Ad

Durante la campaña, Bolsonaro había prometido que nominaría un juez evangélico y profundamente conservador para la Corte Suprema.

A pesar de que muchos esperaban que esta nominación venga este año, el candidato evangélico será nominado en julio del 2021, cuando se abra otra vacante en el máximo Tribunal, por la jubilación del juez Marco Aurélio Mello, que cumplirá los 75 años de edad, el límite para formar parte del STF. Esta candidatura será mucho más reñida y deberá ser negociada fuertemente por el Presidente en el Congreso. 

Entre los principales candidatos a ocupar este importante cargo destaca el actual Ministro de Justicia del país, André Mendonça, un pastor y académico de 47 años que reemplazó en mayo a Sergio Moro, y que ha ganado muchísima tracción entre los simpatizantes de Bolsonaro últimamente.

Mendonça cuenta con un importante perfil académico, con estudios de posgrado en Derecho Público en la Universidad de Brasilia (UnB), maestrías y doctorados en la Universidad de Salamanca, de España.

Además, fue abogado en Petrobras Distribuidora, un filial de la estatal petrolera entre 1997 y 2000, para luego convertirse en Jefe de la Procuraduría General de la República en Londrina, Paraná. Luego obtendría diversos cargos, hasta ser nombrado como Fiscal General de la Unión en el año 2018, tomando posesión de su cargo en enero del 2019, gracias a su destacado papel a lo largo de estos años, logrando recuperar millonarias sumas de dinero, y logrando el enjuiciamiento de importantes políticos y empresarios involucrados en casos de corrupción. 

Cada vez más, la izquierda pierde terreno a nivel político. Durante la época del Partido de los Trabajadores, los sobornos a cambio de contratos sobrevalorados eran una actividad “normal” en el sistema político del país. Sin embargo, el presidente Jair Bolsonaro ha estado combatiendo la corrupción de manera firme, dejando atrás los años en los que la ineficiencia y la impunidad reinaban en Brasil.


Por Miguel Barahona, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Brasil

El IPEA estima que el libre comercio con EEUU generaría un aumento del 90% en las exportaciones de Brasil

Publicado

en

Un nuevo estudio del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas de Brasil analizó el impacto de un acuerdo de libre comercio entre EE.UU y Brasil, el cuál se mantiene en negociación desde 2019. Los beneficios del libre comercio generarían un mayor crecimiento económico para ambas economías.

En julio de 2019 Brasil y Estados Unidos, bajo los liderazgos de Jair Bolsonaro y Donald Trump respectivamente, iniciaron una rueda de negociaciones para establecer un acuerdo de libre comercio entre ambos países. Las negociaciones siguen vigentes entre las partes pero ahora con el liderazgo de Joe Biden se han estancado.

A raíz de esto, un nuevo informe del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA) de Brasil, analizó y estimó el impacto positivo de un futuro acuerdo de apertura de la economía brasileña, con resultados sorprendentes.

De concretarse el libre comercio, Brasil podría aspirar sin mayores dificultades a generar un crecimiento adicional del 0,41% en el PBI cada año (unos 7.500 millones de dólares adicionales al año), además de la variación positiva producida por el resto de los factores relevantes.

Un mayor crecimiento económico podría mitigar progresivamente los efectos negativos causados por la pandemia en el 2020 y, teniendo en cuenta que Brasil ya recuperó el nivel de actividad que tenía en febrero de ese año, un mayor dinamismo económico podría ayudar a sortear el efecto recesivo heredado de la última gran crisis del Gobierno del PT entre 2015 y 2016.

El estímulo para el PBI viene explicado por la expectativa de un importante aumento del 90% en las exportaciones, concretamente en seis sectores estratégicos: productos metálicos, equipos de transporte, alimentos y bebidas, servicios financieros e informáticos, y petróleo y gas natural. En todos estos sectores Brasil cuenta con una ventaja competitiva que podría explotar a través del comercio internacional.

Actualmente y dada la estructura económica de Brasil, China se convirtió en su principal socio comercial, según las estadísticas correspondientes al primer semestre de 2021, seguido por la Unión Europea y recién en tercer lugar los Estados Unidos.

Un nuevo acuerdo comercial podría profundizar las relaciones entre ambos países, generando que Estados Unidos vuelva a tener una posición más relevante en la economía más grande del Sudamérica, una idea proyectada por Donald Trump en 2019, y que a su vez lastimaría a China beneficiando a los brasileños en el medio.

La economía norteamericana también se vería ampliamente beneficiada por la afluencia de competencia a nivel local, pero también por un mayor estímulo para sus exportaciones. Concretamente, las exportaciones norteamericanas podrían colocarse fácilmente en el mercado brasileño en rubros como dispositivos electrónicos, maquinaria, vehículos y productos minerales.

Pero pese a los numerosos beneficios y a la impronta comercial aperturista de Donald Trump, la gestión del presidente Biden se muestra mucho más escéptica del tratado y podría adoptar incluso una posición más proteccionista.

En palabras del propio representante asistente del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, Daniel Watson, la administración de Biden no buscará hacer nuevos acuerdos comerciales en el corto plazo, y no será una mayor prioridad en la agenda de los demócratas.

Seguir Leyendo

Brasil

Histórica desregulación del mercado laboral en Brasil: Bolsonaro impulsa nuevas modalidades de empleo

Publicado

en

El Congreso le dio media sanción a un ambicioso paquete de medidas que crearán nuevos programas para incentivar la creación de trabajo en el sector privado formal, especialmente para jóvenes, que fue enviado por Jair Bolsonaro.

Después de un primer intento por flexibilizar las regulaciones laborales en Brasil durante el 2017, el Gobierno de Bolsonaro cumple con lo prometido y se prepara para lanzar un ambicioso paquete de medidas para desregular el mercado y generar trabajo formal.

El día de hoy, la Cámara de Diputados brasileña dio media sanción para la reforma laboral que impulsó Bolsonaro, en la cual se incluyen una serie de programas ampliamente ambiciosos para permitir nuevas modalidades de empleo sin ataduras por las regulaciones anteriores.

La iniciativa de Bolsonaro se propone lanzar el REQUIP (Régimen Especial de Calificación e Inclusión Productiva) y el PRIORE (Programa Primera Oportunidad y de Reinserción en el Empleo), que garantizarán la apertura de nuevas modalidades flexibles que ayudarán a reducir el desempleo, especialmente entre los jovenes.

El programa REQUIP crea una nueva modalidad de trabajo en la cual el Estado no regulará el período de vacaciones pagas remuneradas, se elimina la obligatoriedad del aguinaldo y el aporte obligatorio al seguro de desempleo. Los contratos bajo esta modalidad se verán libres de estas regulaciones y tendrán una duración máxima de 18 meses, pensada para jóvenes de entre 18 y 29 años.

REQUIP solamente mantendrá ciertas restricciones sobre el pago de salarios, pues se mantiene vigente la exigencia de un salario mínimo, pero el alivio regulatorio apunta a combatir el alto nivel de desocupación en el segmento etario más joven de la población.

Los empleadores bajo esta modalidad no deberán cargar con impuestos al trabajo (aportes patronales), con lo cual el incentivo para la creación de empleo formal es contundente. El llamado “costo laboral” se ve virtualmente reducido a su mínima expresión, sin afectar en absoluto los salarios y en beneficio de los trabadores.

Bolsonaro junto a Paulo Guedes, el ministro de Economía que ideó esta reforma laboral.

Por otra parte, el programa PRIORE enfatiza la situación del primer empleo para jóvenes y las personas mayores de 55 años que durante un año no hayan podido encontrar trabajo. Para estas situaciones problemáticas, la reforma laboral crea una nueva modalidad legal en la cual el empleador estará eximido de realizar aportes patronales, y si bien se realiza el pago por el seguro de desempleo, la carga que esto supone queda reducida para estos contratos.

Los nuevos contratos flexibles estarán disponibles para cubrir hasta el 25% de la dotación de una empresa promedio. Para el caso de las empresas de hasta 10 empleados, la dotación máxima aumenta hasta el 30%.

La carga por seguros de desempleo quedará reducida para sectores específicos. La contribución actual para cualquier empleador al Fondo de Desempleo es del 8% del salario, pero la reforma laboral permitirá que las microempresas abonen un 2%, las pequeñas empresas pagarán un 4%, y todas las demás sin excepción pagarán hasta un 6%.

Bajo los lineamientos del programa PRIORE, todas las empresas gozarán de una rebaja tributaria en la carga de aportes patronales en torno al 15% con respecto a lo que abonan actualmente. Esto constituye un fuerte incentivo para expandir la contratación formal.

La reforma laboral contempla, además, nuevos cambios en las regulaciones sobre la cantidad de horas máximas para los distintos contratos. Para el caso de la minería, y en una clara señal para impulsar el dinamismo del sector, se resuelve una extensión de la jornada laboral desde las 6 horas actuales hasta un máximo de 12 horas, con un límite de 36 horas semanales. Esto se traducirá a mejoras productivas y salarios más altos.

Bolsonaro en el pleno de la Cámara.

El proyecto con media sanción en el Congreso de Brasil además propone recortar las regulaciones para el pago de horas extras. Este será el caso para los contratos en categorías profesionales como el sector bancario y el periodismo, entre otros. Legalmente las remuneraciones “adicionales” bajarán del 50% al 20% en relación a las horas remuneradas ordinarias.

Para afianzar los derechos de propiedad y fomentar la inversión en capital humano, la reforma plantea la prohibición para anular cualquier tipo de acuerdo extrajudicial, libre y voluntario, entre los trabajadores y las empresas. La justicia de Brasil ya no tendrá la potestad para intervenir en las negociaciones libres entre partes, una reforma muy parecida a la que está impulsando el liberal Guillermo Lasso en Ecuador.

Este último punto busca garantizar mayores acuerdos y evitar conflictos innecesarios que obstaculicen el normal funcionamiento del proceso productivo en Brasil.

Las regulaciones anteriores suponían una gran injusticia, pues independientemente de la voluntad de las partes, el Estado estaba habilitado para imponer una solución no querida ni buscada por trabajadores y empresarios.

Seguir Leyendo

Brasil

Carlos Bolsonaro demanda ante el Ministerio Público el pasaporte de vacunación en Río de Janeiro

Publicado

en

El hijo del presidente y concejal fluminense demandó al gobierno de Río por la inconstitucionalidad de su medida para implementar un pasaporte de vacunación.

El concejal Carlos Bolsonaro, afiliado al partido centroderechista Republicanos y miembro de la Asamblea de Rio de Janeiro (Alerj), informó el martes pasado que presentaría una demanda ante el Ministerio Público de Río de Janeiro (MPRJ) para frenar el “pasaporte de vacunación” que se quiere introducir en la capital fluminense.

La medida fue anunciada por el Ayuntamiento de Río de Janeiro, tras un decreto del alcalde centroizquierdista Eduardo Paes (PSD), y prevé la exigencia de presentar una prueba de vacunación contra el Covid-19 para entrar a cualquier establecimiento cerrado.

El pasaporte de vacunación iba a comenzar a implementarse el miércoles 1ro de septiembre, pero la administración municipal lo pospuso para el día 15 de septiembre, supuestamente porque la aplicación móvil del Sistema Único de Salud “ConecetSUS”, según el organismo, presenta inestabilidad para el retiro de los certificados de inmunización.

Pero muchos creen que gracias a la demanda que presentó el hijo de Jair Bolsonaro el pasaporte podría ser bajado por la justicia, por una clara inconstitucionalidad, ya que viola el artículo r de la Constitución Nacional, ya que exige estar vacunado para ejercer con plenitud los derechos garantizados.

Bolsonaro comentó la carta en la red social. “En una reunión con el MPERJ, presenté con mi abogado, Antônio Carlos Fonseca, carta que demuestra las irregularidades de la exigencia del pasaporte vacunal, para que el órgano competente pueda adoptar las medidas adecuadas preservando los derechos y garantías previstos en la Constitución”, dijo.


Por Guilherme Ramos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending