Seguinos en redes

Brasil

Brasil acude a elecciones municipales este domingo y los candidatos de Bolsonaro mantienen la ventaja en las encuestas

Este domingo, se llevarán a cabo las elecciones municipales en todo el país con un Bolsonaro que no llegó a conformar un partido por lo que ha decidido dar su respaldo a distintos candidatos de diversos partidos en todo el país. Ciudad por ciudad, cómo viene la derecha en Brasil.

Publicado

en

Este domingo 15 de noviembre, más de 145 millones de personas asistirán a las urnas para las elecciones municipales de Brasil. En los 5.568 municipios del país, la competencia aún no termina, sobre todo en municipios que habían sido considerado durante muchos años como bastiones de la izquierda, liderada en muchos sectores por el Partido de los Trabajadores (PT). 

Diversas encuestas marcan algunos cambios significativos en las preferencias de los electores. Sin embargo, desde el Gobierno confían en que estos comicios confirmarán la consolidación de la derecha en el país, en especial, en sectores apoyados por el presidente Jair Bolsonaro, quien, a través de sus redes sociales, ha mostrado su apoyo a varios candidatos en importantes ciudades del país durante la presente campaña electoral. 
Además, han enfatizado en que los sectores de izquierda continúan en declive ante el ascenso de la popularidad de Bolsonaro. Con o sin coalición, los partidos de izquierda han gozado de un amplio rechazo dentro del electorado, lo que podría marcar un gran precedente de cara a las elecciones presidenciales del 2022.
Bolsonaro llega a esta elección sin partido, lo que implica que no tendrá candidatos propios en ningún municipio. De todos modos, el Presidente se ha expresado en la mayoría de las contiendas por alguno de los candidatos, lo que supera la política partidaria y ha unido tanto a partidos de centro, centro-derecha y derecha.
Hace unas semanas, el presidente Jair Bolsonaro pidió a sus seguidores “no confiar en partidos comunistas, y a no votar por candidatos que pregonen propuestas como la ideología de género”, que ha sido una de las ideas más promovidas por sectores de extrema izquierda a lo largo de su mandato. 
A través de transmisiones en vivo en sus redes sociales, el presidente Jair Bolsonaro ha mostrado su apoyo a diversos candidatos de cara a los comicios del domingo. Además, ha criticado a otros personajes que han pretendido utilizar su imagen para impulsar sus candidaturas a nivel local. 

Ad

Uno de los candidatos más importantes respaldados por Jair Bolsonaro es el diputado Wagner Sousa, conocido popularmente como “Capitán Wagner”, que compite en la ciudad de Fortaleza, al noreste de Brasil con la coalición denominada “Una Fortaleza de Todos”, conformada por partidos de centro a centro-derecha.

Según Datafolha, Sousa, quien ha obtenido respaldo de importantes sectores evangélicos, obtendría el 30% de los votos, seguido del candidato del oficialista Partido Democrático Laborista (PDT), José Sarto Nogueira (conocido como “Dr. Sarto”), con un 27%, y de la candidata del Partido de los Trabajadores, la ex alcaldesa Luizianne Lins, con un 15%. 

Cabe destacar que la ciudad ha sido gobernada durante los últimos 15 años por partidos de izquierda: por el Partido de los Trabajadores de Lula entre los años 2005-2012, y por el socialismo de Roberto Cláudio Rodrigues, desde 2013 hasta la actualidad. Rodrigues ganó la elección en 2012 con el Partido Socialista Brasileño, pero luego se pasó al PDT.

Además, la ciudad no ha sido gobernada por un alcalde de derecha desde los años ochenta, por lo que un triunfo de Sousa en Fortaleza sería significativo, dejando atrás las ineficientes gestiones socialistas.  

Tanto el candidato Wagner Sousa (Capitán Wagner) como José Sarto (Dr. Sarto) mantienen una dura batalla en la ciudad de Fortaleza. Las recientes muestras de apoyo de importantes sectores evangélicos a Sousa podrían inclinar la balanza a favor del candidato respaldado por Jair Bolsonaro. FOTO: Agência Câmara/PoderData

Ad

Mientras tanto, en otras ciudades como Sao Paulo o Río de Janeiro, el panorama ha cambiado en las últimas semanas. 

El candidato de Republicanos en la ciudad de Sao Paulo, Celso Russomanno, ha pasado al tercer lugar según las últimas encuestas, con un 12,9%, luego de liderar las preferencias en el mes de octubre. 

Todo parece indicar que el actual alcalde Bruno Covas, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) obtendría el primer lugar este domingo, con un respaldo del 30,8%, seguido de Guilherme Boulos, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), con un 15,20%. 

Cabe destacar que la ciudad de Sao Paulo ha sido uno de los bastiones de la socialdemocracia en los últimos años, siendo gobernada por el actual Gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, antiguo aliado de Bolsonaro, entre los años 2017 y 2018. Además, se ha convertido en uno de los sectores con mayor rechazo al Partido de los Trabajadores, luego de la irregular gestión de Fernando Haddad entre 2013-2016.

Doria, a pesar de pertenecer al partido socialdemócrata, se alió con Bolsonaro en las anteriores elecciones para llegar al poder. Sin embargo, a los pocos días de asumir la gobernación, le soltó la mano y lanzó una masiva campaña en su contra.

Covas tiene el apoyo de Doria, quien quiere convertir a la ciudad brasileña en una base de defensa contra el masivo apoyo popular que está teniendo Bolsonaro en el resto del país. Russomanno recibió el apoyo de Bolsonaro en octubre, lo cual lo disparó en las encuestas hasta el primer puesto, pero este impulso no duró demasiado.

Si ningún candidato supera el 50% de los votos, habrá ballotage entre los dos primeros candidatos. Según las encuestas, si Russomanno logra un segundo puesto, podría luego vencer a Covas en una segunda vuelta.

Ad

En Río de Janeiro, el actual alcalde de la ciudad, Marcelo Crivella, se mantiene en segundo lugar en las encuestas, con un 14% de intención de voto, detrás del candidato Eduardo Paes, miembro de Demócratas, y antecesor de Crivella en la alcaldía de la ciudad, con un 34%. A tres puntos de Crivella se encuentra la actual representante del Estado de Río de Janeiro, Martha Rocha, del PDT, con un 11%.

Crivella ha recibido el apoyo de Bolsonaro, incluso han aparecido en distintas propagandas juntos, pero la Justicia Electoral de Río prohibió hace algunos días sus spots publicitarios porque aseguran que “el Presidente aparece más del 25% de los segundos permitidos en una propaganda local“.

Con estos ataques a su campaña y con muchos conflictos internos en su equipo, Crivella no ha podido remontar en las encuestas, aunque se espera que Jair Bolsonaro mantenga su respaldo ya que si logra un segundo puesto y Paes no llega al 50% de los votos, habría una segunda vuelta el 29 de noviembre. Según las msimas encuestas, Crivella podría vencer a Paes en un ballotage.

En otras ciudades como Belo Horizonte, Florianópolis, Salvador de Bahía, Manaos, Curitiba, partidos de centro-derecha lideran las encuestas, con incluso algunos candidatos respaldados por Bolsonaro tienen una intención de voto absoluta, con cifras que van desde el 48% hasta un 63%. 

De izquierda a derecha: Celso Russomanno y Bruno Covas, candidatos a la alcaldía de Sao Paulo, junto a Marcello Crivella y Eduardo Paes, candidatos a la alcaldía de Río de Janeiro

Ad

En la ciudad de Porto Alegre, la candidata del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), Manuela d’Ávila, había mantenido una dura batalla con el candidato José Fortunati, del histórico Partido Laborista Brasileño (PTB). Sin embargo, Fortunati, ex alcalde de la ciudad entre los años 2010 y 2017, renunció a sus aspiraciones este miércoles 11 de noviembre, y pasó a apoyar al candidato Sebastião de Melo Araújo, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) de centro-izquierda moderada, dándole un importante impulso en las encuestas.

D’Ávila, ex candidata a la Vicepresidencia de Fernando Haddad en 2018, propone una preocupante agenda de extrema izquierda, que incluye impulsar varios programas sociales en la ciudad, la creación de “una economía solidaria” para “recuperar empleos perdidos durante la pandemia de coronavirus” y siderales aumentos impositivos.

Por otra parte, el candidato Sebastião de Melo aseguró que, de ser electo, facilitará la apertura de proyectos en Porto Alegre. Para ello, quiere actuar en cuatro importantes áreas: burocracia, microcrédito, formación profesional e incentivos fiscales. Melo, a pesar de tener una agenda progresista, se ha convertido en el opuesto directo a la candidata comunista.

Melo buscará simplificar el proceso de concesión de licencias ambientales en la ciudad, incluida la implementación de autorizaciones para empresas de mediana y alta complejidad. Esta modalidad permite al emprendedor completar un formulario, en el que se compromete a respetar los estándares ambientales y de construcción. Por lo tanto, puede construir o abrir su negocio sin la necesidad de una inspección previa. Estas propuestas van en sintonía con la desburocratización que Bolsonaro impulsa a nivel nacional.

Los últimos sondeos colocaban en primer lugar a Manuela D’Ávila, con un 24,9%, mientras que Melo obtendría un 24,7% (sumando el 14,2% de Fortunati con el 10,5% de Melo).

Cabe destacar que en las ciudades que poseen más de 200 mil habitantes, existe la posibilidad para una segunda vuelta electoral, siempre y cuando los candidatos no superen el 50% + 1 de los votos. Es así que en ciudades como Fortaleza, Sao Paulo o Río de Janeiro, de mantenerse los índices obtenidos en la encuesta, pasarían a una segunda vuelta, por lo que las alianzas en estas ciudades serían importantes para lograr cambios significativos, o en otros casos, para conservar el poder. 


Por Miguel Barahona, para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Brasil

Petrobras vuelve reducir el precio de las tarifas al nivel más bajo desde marzo

Publicado

en

La petrolera estatal anunció una nueva rebaja del 4,9% sobre las tarifas percibidas por el consumidor. Esto se produce en respuesta a la caída de los precios del combustible a nivel internacional.

La empresa Petrobras anunció una nueva rebaja tarifaria del 4,9%. El precio final percibido por los consumidores cae a 3,53 reales por litro de gasoil, cuando antes de los anuncios los brasileños abonaban hasta 3,71 reales por litro.

El precio percibido por los consumidores es el más bajo registrado desde el mes de marzo, en medio del estallido energético por la guerra entre Rusia y Ucrania. A su vez, se trata de la tercera caída en menos de un mes, después de los recortes anunciados el 19 y el 28 de julio respectivamente.

Los nuevos precios de referencia responden a un reajuste de precios relativos que tiene por origen la caída de las commodities a nivel internacional. La petrolera estatal se limitó a trasladar la volatilidad externa (en este caso favorable) hacia los precios internos, del mismo modo en que lo haría una empresa privada.

Se debe tener en consideración que el precio del barril de petróleo a nivel internacional se desplomó desde los US$ 140 en marzo para luego llegar a los US$ 106 en la actualidad. De no trasladarse las rebajas correspondientes, la empresa enfrentaría una disminución contraproducente de la demanda energética.

Pese a los mecanismos de control impulsados por Jair Bolsonaro, la política de precios de la empresa continúa marcando una vinculación taxativa entre los precios domésticos y los precios internacionales.

Este sistema se encuentra en vigencia desde el año 2016 y fue mantenido por la gestión de Bolsonaro, en contraste con el sistema obsoleto y autárquico que se mantenía anteriormente bajo la gestión socialista de Dilma Rousseff.

Se estima que la medida anunciada tendrá un impacto en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente al mes de agosto. El mes de julio registró una histórica deflación de hasta el 0,68%, en gran medida impulsada por una rebaja en los precios del combustible.

El Gobierno de Bolsonaro colaboró con la rebaja de precios a partir de una fuerte quita de impuestos para reordenar la estructura de precios relativos, y abaratar así la energía en relación al precio de otros bienes y servicios.

Las ventajas a raíz de los términos de intercambio con los precios de la energía, y la mejor administración de Petrobras bajo la gestión Bolsonaro, permiten avanzar con los planes de privatización.

El nuevo ministro de Minas y Energía, Adolfo Sachsida, solicitó oficialmente la incursión de estudios tendientes a producir los cambios legales necesarios para transferir Petrobras a manos privadas, maximizando así la capitalización de la empresa.  

“Como mi primer acto de gestión solicito también el inicio de los estudios tendientes a la propuesta de cambios en la ley necesarios para la desestatización de Petrobras“, anunciaba Sachsida en mayo. 

Seguir Leyendo

Brasil

Mientras baja la inflación, la actividad económica de Brasil creció a una tasa récord en junio y llegó al nivel más alto en 7 años

Publicado

en

El indicador mensual de la actividad económica se expandió casi tres veces más de lo que estaba previsto. La economía creció un 3% desde junio de 2021, y un 2,9% en lo que va de la gestión de Jair Bolsonaro.

El Banco Central de Brasil confirmó que la actividad económica se expandió un 0,69% en el mes de junio, según la serie desestacionalizada del indicador mensual. El dato efectivamente relevado superó holgadamente a todas las proyecciones de mercado, ya que se esperaba alcanzar una expansión de sólo el 0,25%.

El nivel de actividad correspondiente al segundo trimestre del año registró un incremento del 0,57% en comparación con el trimestre inmediatamente anterior. Esto marca una fuerte aceleración si se compara con las variaciones registradas entre el primer trimestre de 2021 y el último del año 2020.

La serie desestacionalizada de la actividad económica mensual muestra un fuerte crecimiento del 3,09% en comparación contra el mes de junio del año pasado, y una expansión del 2,18% comparando los primeros 6 meses de 2022 en relación a los primeros 6 meses de 2021.

La economía de Brasil tuvo un importante dinamismo a partir de octubre del año pasado, después de una abrupta interrupción del crecimiento en marzo de ese año. Entre septiembre de 2021 y junio de 2022 la actividad mensual tuvo un repunte del 3,14%.

Esta dinámica expansiva se produjo incluso a pesar del incremento de la tasa de política monetaria llevada adelante por el Banco Central de Roberto Campos Neto. La tasa SELIC trepó del 6,5% nominal anual en octubre de 2021 al 13,25% en junio de 2022, y desde agosto alcanzó el 13,75%.

En lo que va de la gestión de Jair Bolsonaro como presidente y Paulo Guedes como ministro de Economía, la actividad económica brasileña acumuló un crecimiento del 2,91%. Los actuales niveles de actividad son los más elevados desde abril de 2015, cuando la economía de Brasil se derrumbaba hacia el final del mandato de Dilma Rousseff.

Actividad económica mensual de Brasil entre 2013 y 2022.

El promedio de 12 meses sobre la serie desestacionalizada evidencia que la economía continúa con la tendencia de crecimiento que había antes de la pandemia, y revirtiendo parcialmente los efectos de la crisis heredada por el PT.

Las proyecciones de crecimiento para fin de año mejoraron considerablemente. Mientras que en enero los mercados financieros y las consultoras esperaban una tenue expansión de sólo el 0,3% para 2022, ahora se proyecta alcanzar un piso de por lo menos 2% anual.

La recuperación de la economía produjo un fuerte impacto sobre el mercado laboral, una conexión que se vio aceitada en mayor medida por las políticas de flexibilización regulatoria llevadas a cabo por Bolsonaro. El desempleo cayó al 9,3% en el trimestre finalizado en junio, y hasta el 9,16% según la serie desestacionalizada del indicador.  

A la par del mejor nivel de actividad desde 2015, las cifras en torno a la desocupación abierta son las más bajas desde enero de 2016. La proporción de personas desocupadas en relación a la población activa cayó un 3,5% en lo que va de la administración de Bolsonaro

Desocupación de Brasil entre 2012 y 2022.

Seguir Leyendo

Brasil

Brasil acumula una inflación del 4,7% en lo que va del año, una de las más bajas del mundo

Publicado

en

Los precios minoristas en Brasil acumularon un alza por debajo de las proyecciones para los primeros 7 meses del año, y la inflación es inferior a la de la Unión Europea e incluso Estados Unidos.

La independencia del Banco Central de Brasil y el ajuste fiscal llevado a cabo por el Gobierno de Jair Bolsonaro finalmente rindieron sus frutos sobre la inflación. Los precios minoristas registraron una caída del 0,68% en el mes de julio, la cifra más baja jamás registrada desde 1980.

La inflación interanual del país cayó abruptamente del 12% al 10% en el acumulado de 12 meses entre julio de 2021 y el mismo mes de este año. Brasil se convirtió en el único país capaz de registrar deflación en el mes de julio.

Mientras tanto, los precios minoristas acumulan un alza de solo el 4,77% entre enero y julio de este año, una cifra inferior al 5% que proyectaban los mercados financieros, y una de las más bajas del mundo cuando se la compara con grandes mercados como el de Estados Unidos, Europa, India, Rusia o China.

La inflación acumulada de Brasil es incluso inferior a la que registra el promedio de la Unión Europea, que alcanzó el 5,3% en julio. También fue menor a la cifra registrada para España (5,8%), Alemania (6,6%), Reino Unido (5,8%), Italia (6%), Portugal (7,3%), Austria (5,3%), Bélgica (6,3%), Grecia (6,3%) y Dinamarca (7,8%), entre otros países.

La variación acumulada en los primeros 7 meses fue comparativamente baja en relación a otras economías desarrolladas no europeas, como Canadá (6,2%) e incluso los Estados Unidos, que llegó a acumular una inflación de hasta el 6,3% desde el mes de enero.

La experiencia brasileña marca un importante precedente sobre los efectos de las políticas económicas ortodoxas sobre la política fiscal y la monetaria, en contraste con experiencias marcadamente heterodoxas como las aplicadas en Argentina, Irán o Líbano.

La inflación en Argentina alcanzó el 71% interanual en julio. Solamente en ese mes los precios aumentaron un 7,4% en contraste con la deflación del 0,68% en Brasil, y entre enero y julio de 2022 los precios argentinos acumularon un incremento del 46,2% en contrate al 4,77% de Brasil.

El Gobierno de Bolsonaro impulsó una ley para dotar de completa independencia al Banco Central de Brasil a la hora de delimitar el curso de la política monetaria. El presidente de la institución, Roberto Campos Neto, dispuso un aumento de la tasa SELIC al 13,75% nominal anual, logrando conquistar la credibilidad de los mercados.

Al mismo tiempo, el ministro de Economía Paulo Guedes impulsó un fuerte ajuste fiscal. El déficit primario del Gobierno federal fue completamente eliminado a partir de enero, incluso incluyendo el resultado operativo del Banco Central. El equilibrio primario del sector público federal no se registraba en Brasil desde el año 2014. 

Seguir Leyendo

Tendencias