Conecte con nosotros

Brasil

Elecciones Municipales Brasil: se desplomó la izquierda de Lula y se consolida el “Centrao”, partidos de centro-derecha, en todas las ciudades del país

Este domingo, el Partido de los Trabajadores obtuvo la mayor derrota de su historia, tras no obtener ninguna de las principales ciudades de Brasil, mientras el “Centrao” avasalló con sus triunfos en todo el país. El partido de Bolsonaro no participó de estas elecciones.

Publicado

en

Este domingo, los votantes de 57 ciudades brasileñas volvieron a las urnas para la segunda vuelta de elecciones municipales en Brasil.


Como ocurrió en primera vuelta, el popular presidente Jair Bolsonaro no presentó ningún candidato propio, ya que actualmente está en proceso de conformar su propio partido. Sin embargo, dio apoyo a distintos candidatos a lo largo del proceso electoral, aunque en términos generales instó a los brasileños a votar por candidatos y partidos que estén del centro a la derecha.


De las 57 ciudades en disputa, 18 eran capitales regionales: Aracaju (Sergipe), Belém (Pará), la ciudad fronteriza de Boa Vista (Roraima), Cuiabá (Mato Grosso), Fortaleza (Ceará), Goiânia (Goiás), João Pessoa (Paraíba), Maceió (Alagaoas), Manaus (Amazonas), Porto Alegre (Río Grande do Sul), Porto Velho (Rondonia), Recife (Pernambuco), Rio Branco (Acre), Rio de Janeiro (Río de Janiero), São Luís (Maranhao), São Paulo (São Paulo), Teresina (Piauí) y Vitória (Espírito Santo).
El saldo de la elección fue más negativo para la izquierda que positivo para Bolsonaro. En casi todas estas ciudades, tomaron gran protagonismo los partidos de centro, que hasta hace algunos años formaban parte de la izquierda socialdemócrata. Estos partidos vienen siendo de gran importancia para aprobar leyes trascendentales de Bolsonaro a nivel legislativo. Incluso, varios de ellos han dado un trascendental giro a la centro-derecha durante la gestión de Jair Bolsonaro, luego de haber apoyado ideas de izquierda en el pasado. 
A este grupo de partidos se le conoce como el Centrao, el gran triunfador de estas elecciones, a pesar de que por ahora no existe una alianza que englobe a todas estas fuerzas y muchos de sus líderes tienen diferencias irremediables entre sí.

Partidos pertenecientes al “Centrao”, movimiento de partidos centristas en Brasil.

Ad

Como se había pronosticado, la izquierda obtuvo un amplio rechazo del electorado, logrando el triunfo en apenas 5 de las 26 capitales de Brasil

Tal es el caso del Partido Democrático Laborista (PDT), que obtuvo el triunfo en 2 ciudades, misma cantidad para el Partido Socialista Brasileño (PBS), mientras que el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) obtuvo un único triunfo en Belem. 

El Partido de los Trabajadores (PT) de Lula Da Silva hizo la peor elección de su historia y continúa demostrando un declive significativo producto del rechazo general de los brasileños al socialismo corrupto de los gobiernos nacionales petístas. El partido no logró ganar en ninguna de las capitales del país, siendo ésta la primera vez que ocurre este suceso. 
Semanas antes del proceso electoral, el líder socialista Lula da Silva afirmó que “el Partido de los Trabajadores saldría muy fortalecido” en esta contienda. Sin embargo, los resultados demuestran que el electorado no ha olvidado quién es el ex presidente y su pasado criminal.

Ad

San Pablo

En la ciudad de San Pablo, el actual alcalde Bruno Covas, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) logró la reelección luego de imponerse a Guilherme Boulos, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y uno de los líderes más importantes en ascenso dentro de la extrema izquierda. Covas obtuvo el 59,34% de los votos, mientras que Boulos obtuvo el 40,62%.  

Covas y el PSDB son claros ejemplos de la derechización de la política brasileña, ya que en los últimos años han dado un notorio giro de la centro-izquierda a la centro-derecha. Este partido, del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, quiere posicionar al centro-derechista Joao Doria para vencer a Bolsonaro en 2022, en una elección atípica en Brasil que podría ver a los dos principales candidatos pertenecer al arco político de la derecha.

El perdedor Boulos fue activamente respaldado por Lula da Silva en esta segunda vuelta, apoyo que no fue suficiente para obtener la victoria y debilitó aún más al ex líder del socialismo.

Bruno Covas (centro-der.), el nuevo alcalde de la ciudad de San Pablo.

Ad

Río de Janeiro

Los resultados electorales de primera vuelta en la ciudad de Río de Janeiro habían sido muy positivos. Tanto el bolsonarista Marcelo Crivella, del derechista partido Republicanos (REP), como el centrista Eduardo Paes, del partido Demócratas (DEM), habían salido primeros y habían dejado afuera de la elección a la izquierda.

En el ballotage, Crivella, pastor de la Iglesia Universal, obtuvo el 36% de los votos, contra un 64% de Paes. Paes había sido alcalde de la ciudad entre los años 2009 y 2017, y es el principal aliado del Presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, quien ha tenido una relación de amor-odio con Jair Bolsonaro.

El partido Demócratas busca también una alianza con el PSDB en 2022 para enfrentar a Bolsonaro, aunque es escéptico de Doria y podría pedir un candidato más de centro.

Eduardo Paes (centro/centro-der.), el nuevo alcalde de Río de Janeiro.

Ad

Porto Alegre

En la ciudad costera, la candidata del Partido Comunista, Manuel D’Ávila fue derrotada por el candidato centro-derechista Sebastião Melo, que obtuvo el 55% de los votos, contra un 45% de Manuela.

Si bien Melo tampoco es aliado de Bolsonaro, mantiene una agenda parecida a la del Presidente y propuso una reducción de impuestos y de la burocracia en la ciudad. Además, el nuevo alcalde de Porto promoverá la creación de alianzas público-privadas, tanto en educación como en salud e infraestructura, lo que mejorará la calidad de los servicios.

Fortaleza

En la ciudad de Fortaleza, el candidato Wagner Sousa, conocido popularmente como “Capitán Wagner“, de la coalición denominada “Una Fortaleza de Todos”, conformada por partidos de centro a centro-derecha, perdió frente al candidato centro-izquierdista José Sarto Nogueira, del Partido Democrático Laborista (PDT), que obtuvo el 52% de los votos.
El Capitán Wagner, quien obtuvo el 48% de los votos, mantiene una estrecha relación con Bolsonaro, pero el apoyo del popular Presidente no fue suficiente para vencer a Nogueira. A pesar de la derrota, Wagner obtuvo un aumento significativo de votos en comparación a 2018, pasando de 588.451 votos a 624.892 en este último proceso, marcando un importante crecimiento de la derecha en esta ciudad progresista.

Por Miguel Barahona, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Brasil

Sin el filtro de los grandes medios, Bolsonaro sorprende al mundo con su discurso en favor de la libertad y el capitalismo

Publicado

en

Por primera vez en su mandato, Bolsonaro pudo dar un discurso ante las potencias del mundo en la 76° Asamblea de la ONU sin el filtro de los medios, que rápidamente se viralizó por su contundencia y transparencia.

El presidente Jair Bolsonaro habló en la apertura de la 76° Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) realizada este martes 21, donde expuso las falsas narrativas creadas por los grandes medios de comunicación en relación a su gobierno y afirmó que Brasil ha cambiado porque tienen “un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución y a sus fuerzas armadas, valora la familia y debe lealtad a su pueblo”.

Por primera vez desde que empezó la pandemia, las palabras del mandatario brasileño pudieron llegar a todo el mundo de forma transparente sin los filtros impuestos por los grandes medios de comunicación. De hecho, fue lo primero que Bolsonaro resaltó al decir que fue al evento para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión”.

El líder de derecha hizo hincapié en diferenciarse del gobierno anterior encabezado por el ex presidiario Lula da Silva (PT) y por Dilma Rouseff (PT), al recordar los casos de corrupción, el quiebre de las empresas estatales y el financiamiento de obras en los países comunistas. Según Bolsonaro, Brasil estaba “al borde del socialismo” pero que ahora “todo eso ha cambiado”. 

En dos años y medio, a través de una gestión honesta y comprometida, el país superó las expectativas. La actual gestión se caracterizó por eliminar y reducir los impuestos, ampliar el sector privado, invertir pesado en la infraestructura, y traer inversiones al país. Para el mandatario, Brasil tiene “todo lo que buscan los inversores: un gran mercado de consumidores, excelentes activos, una tradición de respeto por los contratos y confianza en nuestro gobierno”.

Brasil no solo se destacó en el escenario económico si no también en el ambiental, algo muy importante para los estándares mundiales hoy en día en materia de desarrollo sostenible. Rompiendo con las narrativas falaces de jefes de Estados, artistas, influencers y activistas, sobre la preservación de sus selvas y mares; Bolsonaro recordó que el país hoy tiene la legislación ambiental más completa del mundo, una agricultura moderna y sostenible, energía proveniente de fuentes renovables e industrias de bajas emisiones. 

Respecto de la Amazonia, el “84% de la selva está intacta y alberga la mayor biodiversidad del planeta”. Solo en el mes de agosto hubo una reducción del 32% en la deforestación, en comparación con agosto del año anterior”.

“¿Qué país del mundo tiene una política de preservación ambiental como la nuestra? Están invitados a visitar el Amazonas”, enfatizó Bolsonaro.

La preservación de las reservas indígenas, las misiones de paz de la ONU en las cuales Brasil ha participado, la situación en la frontera con Venezuela provocada por “dictadura bolivariana”, el atentado del 11 de septiembre y el regreso de Brasil al Consejo de Seguridad de la ONU, fueron algunos de los temas que también estuvieron presentes en su discurso. Sin embargo, el tema de la pandemia y el de las libertades individuales ganaron un lugar de destaque. 

Bolsonaro responsabilizó a los alcaldes y a los gobernadores de Brasil por violar los derechos civiles con el encierro obligatorio, lo que hizo que muchas familias perdieran sus ingresos. A pesar de todo, Brasil, a través del gobierno nacional, brindó una “ayuda económica emergencial de US $800 a 68 millones de personas”, logró que hoy más del 90% de la población adulta esté vacunada al menos con la primera dosis y cerró el año 2020 con más empleos formales que en diciembre de 2019, el único país del mundo además de China en lograr algo así.

“Solo en los primeros 7 meses de este año, creamos aproximadamente 1.800.000 nuevos puestos de trabajo”, resaltó el jefe de Estado.

Más allá de posicionarse entre los países que más vacunaron en todo el mundo, Bolsonaro destacó que defiende las libertades individuales, la autonomía de los médicos para indicar los tratamientos y rechaza el pasaporte sanitario. 

El líder de derecha finalizó su discurso recordando la manifestación del día 7, considerada como la más grande en la historia del país, en la cual millones de brasileños salieron a las calles para pedir por libertad, luchar contra la censura y las prisiones arbitrarias por parte de la Corte Suprema, y en apoyo al presidente Bolsonaro.

Las palabras del mandatario fueron como un balde agua fría para todos los que venían ocultando la verdad sobre su gobierno e hizo con que su nombre alcanzara el segundo puesto mundial en las búsquedas de Google. 

Críticas 

A partir del día en que Bolsonaro asumió la presidencia, el mandatario tuvo que aprender a lidiar con los ataques diarios por parte de los medios nacionales e internacionales. Su ida a Nueva York para discursar frente a la ONU no fue una excepción. 

Desde el primer día, el presidente brasileño fue criticado por no estar vacunado. El propio alcalde de New York, Bill de Blasio, dijo que si Bolsonaro no se daba la vacuna, no debería ni venir a la Ciudad, ya que todos deberían estar vacunados. 

A la noche, se viralizó en redes una foto de Bolsonaro cenando pizza en las calles de Manhattan. Los medios utilizaron la imagen para burlarse del mandatario quien supuestamente fue obligado a comer fuera del local por no estar vacunado. Fuentes oficiales confirmaron a La Derecha Diario, que la información no es verídica y había sido el presidente el que eligió comer la pizza de ese local en la calle. 

En la puerta del hotel donde el mandatario estaba hospedado, los medios prefirieron transmitir la pequeña manifestación en contra de Bolsonaro, compuesta por unos diez participantes, y ocultar la masiva manifestación que se realizó a favor del jefe de Estado.

El canal de extrema izquierda, TV Globo, también acusó a Bolsonaro de haber hecho un discurso “agresivo”, de haber “mentido” sobre la cantidad de participantes de la marcha del día 7 de septiembre y de haber “defendido” el uso de medicamentos no eficaces contra el Covid-19. Todas acusaciones que hasta el momento carecen de fundamentos que identifiquen su veracidad a través de documentos y/o estudios oficiales.


Por María Laura Assis, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro aprueba la Ley del Mandatario y acaba oficialmente con el monopolio de Globo en el fútbol

Publicado

en

Con la reglamentación de una ley que aprobó el Congreso, los clubes de fútbol podrán elegir libremente en qué medio harán las transmisiones de sus partidos sin la necesidad de consensos con redes más grandes como Globo.

Este lunes 20 se publicó con la firma del presidente Jair Bolsonaro en el Boletín Oficial de la Unión la reglamentación de la Ley 14.205, conocida como la Ley del Mandatario.

El texto, que es una modificación de la Ley General del Deporte (Ley 9.615/98), otorga a cualquier club de fútbol la facultad de celebrar contratos para la retransmisión de sus partidos, sin necesidad de consenso con el equipo contrario. Hasta este cambio, era necesario el consenso de ambas partes para la reproducción del partido.

Esto hacía que la red Globo, un conglomerado de medios de izquierda, tenga el monopolio de la transmisión de partidos de la Liga local brasileña. La empresa que responde al PT invirtió millones de dólares en lobby para evitar que esta ley pasara. Pero luego de que se dieran cuenta que el proyecto de ley era imposible de frenar en el Congreso, la izquierda promovió y logró aprobar la llamada “enmienda Globo”.

La enmienda indica que los contratos de derechos de emisión firmados antes de la entrada en vigor de la nueva legislación no se modificarán. Previamente, la cadena publicó una carta en la que apoyaba el cambio, pero subrayaba la necesidad de cumplir los acuerdos, alegando la elevada inversión para la realización y reproducción de los partidos

Los clubes que no tienen contratos en vigor, tienen la libertad de negociar sus emisiones a partir de ahora, y a medida que los acuerdos vayan caducando, podrán ser renegociados sin la obligación de consenso entre los clubes.

En 2020, el presidente ya había dictado una medida provisional en el mismo sentido, cuando el equipo de fútbol Flamengo decidió transmitir sus partidos del Campeonato Carioca en sus propias plataformas. Alegando el incumplimiento del contrato, Globo no mostró los partidos del equipo en la competición y no negoció la emisión de este año. Ahora, Flamengo tendrá el aval de una ley federal.


Por Guilherme Ramos, por La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro abre la Asamblea de la ONU con un fuerte discurso para el mundo: “Brasil salió del socialismo”

Publicado

en

‘Estábamos al borde del socialismo’, dice Bolsonaro en su discurso en la ONU, “pero logramos salir y hoy Brasil se presenta con mayor libertad, democracia, prosperidad y paz”.

El presidente Jair Bolsonaro fue el primer jefe de Estado en abrir la 76° Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, este martes 21, en un fuerte discurso en el que abordó una serie de temas, desde la pandemia del Covid-19 al medio ambiente, de la corrupción a la recuperación económica, Bolsonaro afirmó que “Brasil vive en nuevos tiempos”.

“Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión. Brasil ha cambiado, y mucho, después de que asumimos el gobierno en enero de 2019”, dijo el presidente al comienzo del discurso. “Llevamos dos años y ocho meses sin ningún caso concreto de corrupción. Brasil tiene un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución, valora a la familia y le debe lealtad a su pueblo”, destacó.

Según explicó, su victoria en las elecciones de 2018 representó la interrupción de un proyecto socialista en el país. “Estábamos al borde del socialismo. Nuestras empresas estatales perdieron miles de millones de dólares en el pasado y son rentables hoy. Ahora les presento un nuevo Brasil, con su credibilidad devuelta al mundo”, afirmó.

Mientras en el pasado se escuchaban aplausos y vitoreos cuando un presidente de un país históricamente empobrecido por el socialismo anunciaba que estaba llevando a cabo privatizaciones, esta vez hubo silencio ante las buenas noticias económicas de Bolsonaro, marcando un claro giro a la izquierda de la comunidad internacional en los últimos años.

“Tenemos todo lo que buscan los inversores: un gran mercado de consumidores, excelentes servicios, una tradición de respeto por los contratos y confianza en nuestro gobierno”, explicó Bolsonaro.

Medio ambiente

Siguiendo la línea que ya había presentado en su discurso en la Cumbre de Líderes sobre el Clima , en abril de este año, Bolsonaro dio un fuerte enfoque a los temas ambientales, pero promoviendo la propiedad privada como agente de cambio y no las regulaciones estatales.

De todos modos, aclaró que él no cambió ni una coma a la legislación de cuidado del medio ambiente que rige en Brasil hace años. “Ningún país del mundo tiene una legislación medioambiental tan completa como la nuestra. Nuestro Código Forestal debe servir de ejemplo para otros países”, dijo el presidente brasileño en la ONU.

“Solo en el bioma amazónico, el 84% de la selva está intacta, albergando la mayor biodiversidad del planeta”, continuó Bolsonaro. “En la Amazonía, tuvimos una reducción del 32% de emisiones en agosto, en comparación con agosto del año anterior. ¿Qué país del mundo tiene una política de preservación ambiental como la nuestra? Estás invitado a visitar el Amazonas.

Este tema es de extrema importancia para Bolsonaro, ya que en el pasado mandatarios como Emmanuel Macron de Francia o Angela Merkel de Alemania habían sugerido que la Amazonia debería ser convertida en una Zona Internacional a cargo de la ONU, como se hizo con varias regiones de África, Bagdad y se trató de hacer al Canal de Suez en el pasado.

Pandemia

En su discurso, Bolsonaro habló sobre la pandemia del Covid-19 y se destacó como uno de los pocos mandatarios en el mundo que no violaron los derechos civiles de sus ciudadanos.

Responsabilizó a los alcaldes y gobernadores de Brasil por las medidas restrictivas que afectaron gravemente a la población. “La pandemia nos tomó a todos por sorpresa. Lamentamos todas las muertes ocurridas en Brasil y en el mundo. Siempre he defendido la lucha contra el virus y el desempleo, simultáneamente y con la misma responsabilidad”, dijo.

En cuanto a la vacunación, Bolsonaro destacó los avances de la campaña de inmunización en el país. “Todos los que eligieron vacunarse en Brasil pudieron hacerlo. Apoyamos la vacunación. Sin embargo, nuestro gobierno se ha opuesto al pasaporte sanitario o cualquier obligación relacionada con la vacunación”, aseguró.

Además, destacó la importancia de los tratamientos con medicamentos antivirales para los que eligen no vacunarse. “Apoyamos la autonomía del médico en la búsqueda de un tratamiento temprano, siguiendo la recomendación de nuestro Consejo Federal de Medicina”, explicó.

Afganistán y el Consejo de Seguridad

Jair Bolsonaro también aprovechó la oportunidad para defender la presencia de Brasil como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. “Apoyamos una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, donde buscamos un asiento permanente”, dijo.

El presidente también citó la situación política en Afganistán. “El futuro de Afganistán también nos preocupa profundamente. Otorgaremos visas humanitarias a cristianos, mujeres, niños y jueces afganos”.

Manifestaciones

Los masivos actos de apoyo al gobierno brasileño, que llevaron a cientos de miles de brasileños a las calles el pasado 7 de septiembre, también fueron mencionados por Bolsonaro en su discurso. 

“El 7 de septiembre, día de nuestra Independencia, millones de brasileños salieron a las calles en la mayor manifestación de nuestra historia, para demostrar que no renuncian a la democracia, las libertades individuales y el apoyo a nuestro gobierno”, resaltó. 

“Tenemos a la familia tradicional como base de la civilización. La libertad del ser humano solo se completa con la libertad de culto y expresión”, dijo, ante las miradas atónitas de mandatarios de todo el mundo que están promoviendo la censura por la pandemia.

Y cerró: “Mi gobierno recuperó su credibilidad externa y, hoy, se presenta como uno de los mejores destinos para las inversiones. Es aquí, en esta Asamblea General, donde vislumbramos un mundo de mayor libertad, democracia, prosperidad y paz. Dios los bendiga a todos.”

Lee el discurso competo de Jair Bolsonaro:

“Señor Presidente de la Asamblea General, Abdullah Sharrid,

Señor Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres,

Jefes de Estado y de Gobierno y otros jefes de delegación,

Señoras y señores,

Es un honor volver a abrir la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión.

Brasil ha cambiado, y mucho, después de que asumimos el gobierno en enero de 2019.

Llevamos 2 años y 8 meses sin ningún caso concreto de corrupción.

Brasil tiene un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución y sus fuerzas armadas, valora a la familia y le debe lealtad a su pueblo.

Eso es mucho, es una base sólida, considerando que estábamos al borde del socialismo.

Nuestras empresas estatales tuvieron pérdidas de miles de millones de dólares, hoy son rentables.

Nuestro Banco de Desarrollo se utilizó para financiar obras en países comunistas, sin garantías. Quienes cumplen estos compromisos son los propios brasileños.

Todo eso ha cambiado. Les presento ahora un nuevo Brasil con su credibilidad ya recuperada.

Brasil tiene el programa de sociedades de inversión con el sector privado más grande de su historia. Programa que ya es una realidad y se encuentra en plena ejecución.

Hasta ahora, se han contratado US $ 100 mil millones en nuevas inversiones y se han recaudado US $ 23 mil millones en donaciones.

En el área de infraestructura, subastamos, para el sector privado, 34 aeropuertos y 29 terminales portuarias.

Ya hay más de $ 6 mil millones en contratos privados para nuevos ferrocarriles. Introdujimos el sistema de autorización ferroviaria, que acerca nuestro modelo al americano. En solo unos días, recibimos 14 solicitudes de permisos para nuevos ferrocarriles con casi $ 15 mil millones en inversiones privadas.

EN NUESTRO GOBIERNO FOMENTAMOS LA RESURRECCIÓN DEL MODAL FERROVIARIO.

Como resultado, menor consumo de combustibles fósiles y reducción de costos Brasil,

en particular para abaratar la producción de alimentos.

Se han logrado grandes avances en el área de saneamiento básico. La subasta más grande en la historia del sector se realizó en abril, con una concesión al sector privado de los servicios de distribución de agua y alcantarillado en Río de Janeiro.

Tenemos todo lo que buscan los inversores: un gran mercado de consumidores, excelentes activos, una tradición de respeto por los contratos y confianza en nuestro gobierno.

También anuncio que en los próximos días realizaremos una subasta para la implementación de la tecnología 5G en Brasil.

Nuestra agricultura moderna y sostenible con bajas emisiones de carbono alimenta a más de mil millones de personas en el mundo y utiliza solo el 8% del territorio nacional.

Ningún país del mundo tiene una legislación medioambiental tan completa.

Nuestro Código Forestal debe ser un ejemplo para otros países.

Brasil es un país de dimensión continental, con grandes desafíos ambientales.

Son 8,5 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales el 66% son vegetación autóctona, la misma desde su descubrimiento en 1500.

Solo en el bioma del Amazonas, el 84% de la selva está intacta y alberga la mayor biodiversidad del planeta. Recuerde que la región amazónica es equivalente al área de toda Europa Occidental.

Anticipamos, de 2060 a 2050, el objetivo de lograr la neutralidad climática. Se duplicaron los recursos humanos y financieros, destinados al fortalecimiento de las agencias ambientales, con miras a eliminar la deforestación ilegal.

¡Y los resultados de esta importante acción ya han comenzado a aparecer!

En la Amazonía, tuvimos una reducción del 32% en la deforestación en el mes de agosto, en comparación con agosto del año anterior.

¿QUÉ PAÍS DEL MUNDO TIENE UNA POLÍTICA DE PRESERVACIÓN AMBIENTAL COMO LA NUESTRA?

¡Estás invitado a visitar nuestra Amazonía!

Brasil ya es un ejemplo en generación de energía con un 83% proveniente de fuentes renovables.

En la COP-26, buscaremos consenso sobre las reglas del mercado global de créditos de carbono. Esperamos que los países industrializados cumplan eficazmente con sus compromisos de financiación climática en volúmenes relevantes.

El futuro de los empleos verdes está en Brasil: energías renovables, agricultura sostenible, industria de bajas emisiones, saneamiento básico, tratamiento de residuos y turismo.

Ratificamos la Convención Interamericana contra el Racismo y Formas Conexas de Intolerancia.

Tenemos a la familia tradicional como fundamento de la civilización. Y la libertad humana solo se completa con la libertad de culto y expresión.

El 14% del territorio nacional, es decir, más de 110 millones de hectáreas, un área equivalente a Alemania y Francia juntas, se destina a reservas indígenas. En estas regiones, 600.000 indios viven en libertad y cada vez más quieren usar su tierra para la agricultura y otras actividades.

Brasil siempre ha participado en las misiones de paz de la ONU. De Suez al Congo, pasando por Haití y Líbano.

Nuestro país siempre ha acogido a los refugiados. En nuestra frontera con la vecina Venezuela, la Operación Bienvenida del Gobierno Federal ya ha recibido a 400.000 venezolanos desplazados por la grave crisis política y económica generada por la dictadura bolivariana.

El futuro de Afganistán también nos preocupa profundamente. Otorgaremos visas humanitarias a cristianos, mujeres, niños y jueces afganos.

En estos 20 años desde los ataques contra los Estados Unidos de América, el 11 de septiembre de 2001, reitero nuestro repudio al terrorismo en todas sus formas.

En 2022, volveremos a ocupar un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Agradezco a los 181 países, de un universo de 190, que confiaron en Brasil. Reflejo de una política exterior seria y responsable impulsada por nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores.

Apoyamos una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, donde buscamos un asiento permanente.

La pandemia tomó a todos por sorpresa en 2020. Lamentamos todas las muertes ocurridas en Brasil y en el mundo.

Siempre he defendido la lucha contra el virus y el paro de forma simultánea y con la misma responsabilidad. Las medidas de aislamiento y bloqueo han dejado un legado de inflación, especialmente en los productos alimenticios de todo el mundo.

En Brasil, para atender a los más humildes, obligados a quedarse en casa por decisión de gobernadores y alcaldes y que perdieron sus ingresos, brindamos ayuda de emergencia de US $ 800 a 68 millones de personas en 2020.

Recuerdo que cerramos 2020, año de la pandemia, con más empleos formales que en diciembre de 2019, gracias a las acciones de nuestro gobierno con programas para mantener empleos e ingresos que nos costaron alrededor de US $ 40 mil millones.

Solo en los primeros 7 meses de este año, creamos aproximadamente 1.800.000 nuevos puestos de trabajo. También recuerdo que nuestro crecimiento para 2021 se estima en un 5%.

Hasta el momento, el Gobierno Federal ha distribuido más de 260 millones de dosis de vacunas y más de 140 millones de brasileños ya han recibido al menos la primera dosis, que representa casi el 90% de la población adulta. El 80% de la población indígena también ha sido completamente vacunada. Hasta noviembre, todos los que eligieron vacunarse en Brasil serán asistidos.

Apoyamos la vacunación, sin embargo nuestro gobierno se ha opuesto al pasaporte sanitario o cualquier obligación relacionada con la vacunación.

Desde el inicio de la pandemia, hemos apoyado la autonomía del médico para buscar tratamiento temprano, siguiendo la recomendación de nuestro Consejo Federal de Medicina.

Yo mismo fui uno de los que se sometieron al tratamiento inicial. Respetamos la relación médico-paciente a la hora de decidir el medicamento que se utilizará y su uso no indicado en la etiqueta.

No entendemos por qué muchos países, junto con gran parte de los medios de comunicación, se opusieron al tratamiento inicial.

La historia y la ciencia sabrán responsabilizar a todos.

El 7 de septiembre, fecha de nuestra Independencia, millones de brasileños, de manera pacífica y patriótica, salieron a las calles, en la mayor manifestación de nuestra historia, para mostrar que no renuncian a la democracia, las libertades individuales y el apoyo a nuestra Gobierno.

Como se muestra, Brasil vive en nuevos tiempos. En la economía, tenemos uno de los mejores desempeños entre los países emergentes.

Mi gobierno recuperó su credibilidad externa y, hoy, se presenta como uno de los mejores destinos para las inversiones.

Es aquí, en esta Asamblea General, donde vislumbramos un mundo de mayor libertad, democracia, prosperidad y paz.

Dios los bendiga a todos.”

Seguir Leyendo

Trending