Seguinos en redes

Brasil

Empiezan las detenciones de la dictadura de Lula: El ex ministro de Justicia de Bolsonaro fue arrestado

Publicado

en

Anderson Torres, el principal rival de Alexandre de Moraes, fue arrestado en el aeropuerto internacional de Brasilia cuando volvía al país.

El exministro de Justicia de Jair Bolsonaro, Anderson Torres, fue arrestado este sábado en el aeropuerto internacional de Brasilia, en el primer arresto arbitrario vinculado a la causa que investiga las protestas contra Lula, que culminaron con la irrupción en el Congreso Nacional y los otros poderes del estado el pasado 8 de enero en Brasilia.

De la misma manera que Daniel Ortega en Nicaragua, Miguel Díaz-Canel en Cuba, Nicolás Maduro en Venezuela o Luis Arce en Bolivia, Lula da Silva empieza a arrestar a los líderes de la oposición con causas inventadas y en colaboración con un Poder Judicial tomado completamente por la extrema izquierda.

Torres, que se encontraba en los Estados Unidos, fue hasta el domingo pasado Secretario de Seguridad del Gobierno del Distrito Federal, cuando, junto con el gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, fueron removidos de su cargo por decreto por Lula.

Segpun el gobierno, Torres era el máximo responsable de garantizar la integridad de los edificios estatales que fueron invadidos por los manifestantes, lo cual es cierto, pero fallar en su tarea como funcionario público no debería ameritar un arresto; si no, Lula y todos sus ministros que lo acompañaron en su anterior gobierno deberían estar presos hace muchos años.

El avión en el que se trasladó el exministro llegó cerca de las 7:30 a.m. al aeropuerto de la capital, donde Torres era esperado por la Policía Federal, indicaron sus abogados a la prensa.

Su detención fue ordenada por el juez de la Corte Suprema Alexandre de Moraes, quien a su vez preside el Tribunal Electoral y maneja la Policía Federal, una figura que prácticamente tiene la suma del poder público en Brasil actualmente.

El arresto de Torres fue por presunta "omisión y connivencia" durante las protestas que terminaron en la irrupción en las sedes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Moraes imputó en la misma causa a Jair Bolsonaro, y es claro que si el ex mandatario regresa a Brasil será inmediatamente arrestado por la dictadura de Lula y Moraes.

Torres fue uno de los principales rivales de Moraes durante el gobierno de Bolsonaro, y estaba planificando una vía legal para disputar el resultado fraudulento de las elecciones, cuando el ex presidente decidió no desconocer el proceso y en su lugar, se escapó a Estados Unidos para evitar un arresto por parte del gobierno de Lula.

La Policía Federal recientemente encontró en la casa de Torres un borrador del decreto que le había presentado a Bolsonaro para desconocer el resultado de las elecciones que consagraron a Lula. El propio Torres admitió la existencia del documento que “iba a ser triturado oportunamente en el ministerio” luego de que el ex presidente rechazara firmarlo.

Torres también se fue a Estados Unidos tras la asunción de Lula, pero tras terminarse su licencia en el cargo de Secretario de Seguridad de Brasilia, cargo que ocupaba desde 2019 pero que había dejado para asumir como ministro de Justicia de Bolsonaro en 2021, volvió a estar en funciones el pasado 3 de enero.

Brasil

Lula explotó contra Elon Musk y como buen dictador dijo que va a seguir censurando a la oposición "en nombre de la democracia"

Publicado

en

El mandatario brasileño apuntó contra el dueño de X (ex Twitter) y dijo que está evaluando medidas para censurar más fuerte a la derecha luego de los comentarios de Elon Musk.

Tras días de cruces con el hombre más rico del mundo, Lula da Silva finalmente mencionó públicamente a Elon Musk y se refirió a las denuncias del dueño de Tesla, SpaceX y Twitter sobre su política de censurar a la oposición.

Como buen dictador en potencia, el mandatario brasileño dijo que censurar a la "extrema derecha" es vital para mantener la democracia y prometió que seguiría presionando a la Justicia para que continúen bloqueando a la oposición de las redes sociales.

"Tenemos un tema muy serio en el país, que es ver si queremos vivir en un régimen democrático o no", dijo el mandatario durante un acto en el que anunció la construcción de 112 mil casas en el marco del programa Mi Casa, Mi Vida, a través del cual el Gobierno socialista le entregará viviendas estatales a personas afrodescendientes e indígenas.

"Tenemos que ver si vamos a permitir que el mundo viva en la xenofobía del extremismo, que es lo que está acotenciendo; el crecimiento del extremismo de derecha que se da el lujo de permitir que un empresario que nunca produjo un plantín de pasto en este país, tenga la osadía de hablar mal de la Corte Suprema del pueblo brasileño. No es posible", sostuvo Lula durante el acto en el que repudió los dichos de Musk.

Lula aseguró que Musk no tiene negocios en Brasil, pero se olvida que no solo otorga servicios de redes sociales a través de X (ex Twitter), si no que también otorga internet satelital a alta velocidad a más de 130.000 personas en el norte del país, a través de Starlink.

Este juez ha traicionado descarada y repetidamente la Constitución y al pueblo de Brasil. Debería dimitir o ser destituido”, afirmó Musk en un lapidario tweet este sábado, apuntando contra el juez Alexandre de Moraes, el encargado de perseguir a los opositores de Lula desde la Corte Suprema.

Moraes viene ordenando el bloqueo de los usuarios en redes sociales de políticos, empresarios, periodistas y activistas afines a Bolsonaro. Si bien Musk había aceptado el bloqueo el año pasado, esta semana levantó todas las restricciones y aceptó empezó a pagar la multa correspondiente.

El multimillonario también prometió publicar próximamente “todas las solicitudes de Alexandre de Moraes para bloquear usuarios y cómo estas solicitudes violan la ley”, y lo acusó de "censura" como los peores dictadores de la historia.

Según el dueño de X (ex Twitter), sus empleados en Brasil tienen evidencia de que el actual presidente de extrema izquierda es quien mueve los hilos detrás de Moraes, y éstos fueron amenazados con que serían arrestados si publicaban esa información.

Es por ello que, en un tweet respondiéndole al diputado bolsonarista Nikolas Ferreira, Musk pidió que les otorguen un salvoconducto a estos trabajadores de X para poder salir del país, y prometió que una vez que estén a salvo, publicaría la evidencia. Por el momento, solo la canciller argentina Diana Mondino ofreció su embajada.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula amenazó con suspender los contratos de Starlink que Elon Musk firmó con Bolsonaro y el magnate retruca: "Tendré que dar Internet gratis"

Publicado

en

El presidente devenido en dictador de Brasil ahora amenaza con rescindir los contratos con Starlink, poniendo en riesgo el acceso a internet cientos de miles de personas en el norte del país.

En un nuevo capítulo de la guerra entre el empresario Elon Musk y las autoridades de Brasil, devenidos en dictadores que buscan censurar las redes sociales para quitarle la difusión de las ideas a la oposición, Lula amenazó con rescindir los contratos que su antecesor, Jair Bolsonaro, firmó con Starlink para proveer internet en todo el país.

El actual Secretario de Comunicación Social (Secom) de Lula, Paulo Pimenta, aseguró este lunes que el Gobierno brasileño puso en revisión todos los contratos firmados con la empresa Starlink. Si estos contratos fueran anulados, se bloquearía el internet satelital y millones de brasileños perderían acceso a internet.

Parece que la idea de Lula es que si su alfil en la Justicia, el juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, no puede limitar la libertad de expresión en las redes sociales, la segunda mejor opción es quitarles el acceso a internet a los brasileños de clases más bajas.

Starlink, una empresa de tecnología espacial fundada por Musk, brinda acceso a Internet de alta velocidad a un bajo precio a través de una constelación de satélites en órbita terrestre, que llega a todas las zonas del país, incluso las más remotas que por décadas estuvieron sin acceso a la web.

En enero de 2022, durante el gobierno de Jair Bolsonaro, el presidente, a través de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Brasil (Anatel), autorizó las operaciones del sistema satelital, generando un boom masivo en el país.

En tan solo dos años, Starlink se ha hecho con un 44,4 % de la cuota de mercado en la Amazonía y el Norte de Brasil. La empresa tecnológica ha conseguido hacer llegar internet a regiones aisladas como la selva amazónica por primera vez en la historia del país.

Si hoy se rescindieran los contratos con Starlink, casi una de cada dos personas en el norte del país perdería acceso a Internet, y debería recurrir a Hughes, su principal competidor, para volver a tener acceso a la web; aunque éste tiene un precio mayor y menor disponibilidad.

Si bien Lula había puesto en duda al principio de su mandato el acuerdo de Bolsonaro con Elon Musk, no lo ha tocado en su primer año de mandato, y tan solo en 2023 los usuarios de Starlink crecieron en un 1.046%, llegando a casi 150.000 clientes.

En su declaración, Pimenta ha insistido en que el Gobierno brasileño "no puede permitir injerencias externas que busquen anular la Constitución del país", en una referencia directa al anuncio de Elon Musk que no cumpliría con el fallo de Moraes que obliga a censurar a miles de usuarios en X (ex Twitter).

"Tomaremos todas las medidas legales aplicables para proteger los intereses nacionales y garantizar el cumplimiento de la legislación", aseguró Pimenta. "El gobierno considerará revisar los contratos que tiene con Starlink en relación con el acceso a Internet en todo el país", concluyó.

Al enterarse de esto, Elon retrucó en Twitter que seguiría otorgando Internet sin licencia de manera gratuita para todas las escuelas de Brasil. En concreto, el gobierno de Brasil no tiene la tecnología para bloquear la señal satelital que manda Starlink desde el espacio, por lo que dicha amenaza simplemente implacaría que el gobierno dejaría de pagarle a la proveedora de internet en edificios públicos.

Pero perder esta fuente de ingresos parece no importarle a Musk. "Starlink proporcionará internet gratis a todas las escuelas de Brasil si el gobierno se niega a cumplir con su contrato", aseveró.

Seguir Leyendo

Brasil

Elon Musk pide un salvoconducto para poder sacar a sus empleados de Brasil tras amenazas de ser arrestados por el dictador Lula

Publicado

en

El dueño de Twitter confirmó que quien tira de los hilos detrás de Moraes es Lula y reveló que el gobierno autoritario de Brasil amenazó a sus empleados con arrestarlos si publicaban evidencia de la censura.

Luego de chocar con el juez de la Corte Suprema de Brasil, Alexandre de Moraes, quien está llevando a cabo una masiva persecución política a los opositores de Bolsonaro y censurando las redes sociales, Elon Musk aseguró que tiene evidencia que el magistrado actúa por órdenes de Lula.

Según el dueño de X (ex Twitter), sus empleados en Brasil tienen evidencia de que el actual presidente de extrema izquierda es quien mueve los hilos detrás de Moraes, y éstos fueron amenazados con que serían arrestados si publicaban esa información.

Es por ello que, en un tweet respondiéndole al diputado bolsonarista Nikolas Ferreira, Musk pidió que les otorguen un salvoconducto a estos trabajadores de X para poder salir del país, y prometió que una vez que estén a salvo, publicaría la evidencia.

Luego de que el diputado Nikolas Ferreira le pidiera a Musk "más información" acerca de sus acusaciones de que el juez "tiene a Lula atado y que puso el dedo en la balanza para elegirlo", Elon le respondió: "Tenemos que llevar a nuestros empleados en Brasil a un lugar seguro o de otra manera, no en una posición de responsabilidad, entonces vamos a hacer un volcado completo de información".

Y en otro posteo debajo aclaró que "a los empleados les han dicho que serán arrestados" si publican la información, y que por eso todavía no lo han hecho a pesar de que Musk les pidió que lo hicieran.

Musk mantiene una pelea directa con el juez-dictador Alexandre de Moraes, quien le ordenó el año pasado bloquear miles de cuentas de políticos, empresarios, activistas y periodistas de derecha. Si bien el dueño de Tesla y SpaceX aceptó en su momento para evitar una multa, el pasado sábado se cansó de la censura y decidió levantar todas las suspensiones.

Por dicha decisión, Musk deberá pagar US$ 20 mil dólares por día por cada cuenta que desbloquee que haya sido señalada por Moraes, un monto total que podría ascender a los millones de dólares de multa todos los días.

Seguir Leyendo

Tendencias