Seguinos en redes

Brasil

Las medidas de seguridad de Bolsonaro salvaron más de 20.000 vidas desde su llegada a la presidencia en Brasil

Publicado

en

Los homicidios cayeron un 34% desde que Bolsonaro introdujo reformas que flexibilizaron la compra y venta de armas en manos de civiles.

Desde el primer día en el cargo, el presidente Jair Bolsonaro impulsó reformas a las leyes de seguridad para darle mayor poder de acción a los policías y promovió que los ciudadano se armen, con flexibilizaciones a la compra y venta de armas de fuego para civiles.

Si bien varios medios internacionales auguraban una catástrofe de criminalidad y asesinatos, Brasil demostró que a más armas y mayor gasto en seguridad, hay menos muertes. Según los datos oficiales de 2021 publicados por las agencias de estadística del Gobierno, la tasa de homicidios ha caído al número más bajo en 15 años.

Desde el 1ro de enero del 2019, día que Bolsonaro llegó a Brasilia, los homicidios han caído un 34% hasta los 18,5 homicidios por cada 100.000 habitantes. Estos números implican que en sus 4 años de gobierno, las medidas del presidente de derecha han salvado más de 20.000 vidas que hubieran sido asesinadas por la delincuencia.

Según datos oficiales, en el año 2018, se produjeron 55.980 homicidios en Brasil, antes que llegue Bolsonaro al poder. Tras su primer año en el Palácio do Planalto, este número cayó a 45.503 homicidios, exactamente 10.477 homicidios menos.

En 2020, el número logró mantenerse en el mismo nivel, con unos 47.722 homicidios, unos 8.258 homicidios menos que antes de llegar al poder. En 2021, el número volvió a caer, y solo se registraron 41.069 homicidios, el número más bajo desde 2007. Este número fue 14.911 homicidios menos que durante el gobierno de Temer.

Este 2022 todavía no ha terminado, pero se estima que por primera vez desde la década del ’90 habrá menos de 40.000 homicidios, un país donde la violencia y la criminalidad dominaron los últimos 20 años de la vida de los brasileños.

Fallaron todos los prónosticos del establishment

En el año 2000, el New York Times mostraba su preocupación por el lacerante aumento de la criminalidad en Brasil y celebraba que el presidente Fernando Henrique Cardoso había decretado las más fuertes regulaciones a la compra de armas de fuego de la historia del país

En una nota publicada el 21 de junio de ese año, el diario neoyorquino aseguraba: “Ante la creciente alarma social por la ola de criminalidad, el gobierno brasileño decretó hoy la prohibición inmediata de la venta de armas de fuego. La medida forma parte de un “plan de seguridad nacional” de 1.700 millones de dólares destinado a reducir la violencia urbana y reformar la policía durante los próximos tres años.

“El paquete de seguridad, que el Presidente Fernando Henrique Cardoso anunció hoy en un discurso televisado a nivel nacional, incluye también 185 millones de dólares que se destinarán sólo este año a mejorar la formación y el equipamiento de la policía estatal y municipal. Las fuerzas policiales locales de este país de 175 millones de habitantes están consideradas como de gatillo fácil, corruptas e incompetentes, con muchos agentes que apenas saben leer y escribir y que ganan sueldos de 300 dólares al mes o menos“.

El razonamiento sigue los mismos errores que han llevado a las peores acciones gubernamentales contra la población: la falacia de lo que no se ve. Si hay un problema de criminalidad, y los criminales utilizan armas, hay que prohibir las armas, ¿no? No. “Lo que no se ve” en este caso es que los criminales ya están cometiendo un acto delictivo, por lo que no hay ningún freno a que consegan un arma de manera ilegal.

Esto obviamente no impactó en los números de la delincuencia, y desde el año 2000 hasta la llegada de Bolsonaro al poder, el número nunca paró de subir. Según los datos oficiales, recogidos por el Banco Mundial, la tasa de homicidios era en 2000 de 26 cada 100.000 habitantes.

Tras adoptarse la medida, la tasa de homicidios subió hasta 31 homicidios cada 100.000 habitantes en el año 2017. Con Bolsonaro y la flexibilización de compras y ventas de armas, bajó a 21 en 2019, y luego a 19 en 2021.

Más armas, menos crímenes

Esta caída histórica de la incidencia del crimen se dio en un contexto en el que el número de civiles legalmente armados ha pasado de 117.000 a 673.000 personas, una cantidad cinco veces mayor. En la actualidad, hay más ciudadanos legalmente armados que policías.

Esto es una consecuencia directa de las medidas de Bolsonaro, contrarias a las de Lula o a las de Cardoso. El mandatario derechista permitió la tenencia y uso privado de las armas, y demostró que a más armas en manos de buenos ciudadanos significa menos criminalidad.

Según The Wall Street Journal, en una nota publicada en 2018, “los expertos en violencia afirman que añadir más armas a la mezcla sin abordar las causas fundamentales de la delincuencia sólo hará que la tasa de asesinatos aumente más rápidamente“. Una vez más, los expertos se equivocaron.

Brasil

Brazil Was Stolen: Cerimedo presentará un informe a nivel mundial sobre las fallas en los comicios brasileños

Publicado

en

La exposición se realizará en diversos horarios, según cada país. El consultor político, Fernando Cerimedo será el encargado de llevar adelante los datos de las serias anomalías que se encontraron en las máquinas que se utilizaron para votar en Brasil. Además, ya confirmaron su presencia online, millones de personas con el fin de acompañar el vivo.

Cerimedo presentará nuevamente las anomalías encontradas en los resultados de las últimas elecciones en Brasil. La jornada se realizará a nivel mundial, y será seguida por millones de personas alrededor del mundo con el objetivo de saber qué es lo que pasó en ese país, y que dejó como ganador a Lula da Silva. Aunque cabe aclarar que Jair Bolsonaro hizo una gran elección.

El evento se denomina “World Live”, y ya cuenta con un gran sector de la sociedad que dirá presente el próximo 11 de diciembre, cuando el consultor argentino, detalle una a una, las anomalías que existieron en los comicios celebrados en Brasil, el pasado 30 de noviembre.

El día de la transmisión mundial, es una jornada muy esperada porque “van a saber todo lo que ocurrió en las elecciones de Brasil. El fraude y la censura tienen a todo un país en silencio”, manifestó Fernando Cerimedo, y agregó que “no hay explicación para que el Tribunal Superior Electoral ejecute las medidas de censura que está realizando con la complicidad de Facebook”.

Cabe recordar, que el consultor político argentino, viene de disertar en el Senado Federal, donde se refirió a las serias irregularidades encontradas en las últimas elecciones. Y que un gran sector de Brasil, duda de los resultados difundidos por el Tribunal Superior Electoral.

Un organismo que viene siendo el blanco de grandes críticas y cuestionamientos, por censurar y restringir la libertad de expresión a personalidades de Brasil, medios de comunicación, y al propio Fernando Cerimedo. Quien fue víctima del bloqueo de todas sus cuentas en las redes sociales. E incluso de este propio medio, que hoy, no se puede leer en Brasil y en diversos países de Latinoamérica.

Si bien todos los ataques apuntan al TSE, el mismo, tiene nombre y apellido: El juez, Alexandre de Moraes. Quien fue el promotor de llevar adelante la censura y amenazar con meter preso, a todo aquel que cuestione o dude de los resultados electorales de Brasil.

“¿Cuál es el plan Sr. Moraes? ¿Qué miedo tiene de no abrir los libros para mostrar cómo fue el proceso? ¿Qué es esta cobardía que se esconde tras la censura?”, preguntó Cerimedo hace unos días, en medio de la audiencia organizada por la Comisión de Transparencia, Gobernanza y Fiscalización del Senado Federal, ante un recinto repleto de legisladores brasileños.

El World Live se podrá seguir a través de las distintas plataformas, como Facebook, You Tube y Twitch, con una importante franja horaria dispuesta por los diversos países. En España, a partir de las 22, en USA a las 4 pm y en Brasil y Argentina a partir de las 18 horas.

Seguir Leyendo

Brasil

Cuentas en orden: Las privatizaciones de Bolsonaro generaron un fuerte superávit fiscal en Brasil

Publicado

en

El Gobierno federal registró un fuerte superávit primario del 0,9% del PBI, superando holgadamente las metas fiscales previstas para fin de año. La privatización de empresas estatales y la reducción del gasto público fueron los principales factores explicativos para la mejoría de las finanzas públicas. 

La administración de Jair Bolsonaro logró sobrecumplir las metas fiscales pautadas para fin de año. Las estadísticas provistas por el Banco Central de Brasil y el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) sugieren que el Gobierno federal alcanzó un superávit primario del 0,88% del PBI al término del mes de octubre, uno de los resultados más equilibrados registrados desde mediados del 2014.

Asimismo, y contabilizando la partida por intereses de deuda pública, el sector público federal tuvo un déficit acumulado de 12 meses en torno al 4,15% del PBI para el término del mes de octubre. El resultado financiero del fisco fue el más equilibrado desde septiembre de 2014.

El superávit primario es un factor fundamental para preservar la disciplina fiscal, ya que permite trazar un sendero sostenible para la deuda pública, abonar los intereses asociados y conseguir fondos para refinanciar permanentemente las obligaciones. 

El sector público consolidado (el Gobierno federal y los Estados locales) obtuvo un superávit primario del 1,8% del PBI en octubre de 2022. El resultado superó ampliamente a la meta del -0,6% propuesta por el ministro Paulo Guedes a principios del año, ya que se esperaba que la reducción en el impuesto a los productos industrializados tuviera un impacto mayor sobre la caída de la recaudación.

La disciplina fiscal fue liderada por la administración central que encabeza Bolsonaro, ya que este sector del Estado registró un fuerte superávit de hasta R$ 30,3 mil millones en octubre, contra un resultado deficitario de R$ 3,9 mil millones por parte de los Gobiernos locales y las municipalidades. 

La mayor parte del superávit federal fue explicado por el ingreso extraordinario de las privatizaciones. El proceso de transferencia de activos y pasivos desde el sector público hacia el sector privado que atravesó Brasil en los últimos años fue el más importante desde la década de 1990. 

Las privatizaciones no solo permitieron mejorar la calidad de los servicios brindados a los usuarios y desmonopolizar actividades, sino que también significaron importantes ingresos para las arcas públicas. Las empresas estatales que aún se conservan dentro de la esfera estatal acumularon un superávit del 0,1% del PBI en el acumulado anual de octubre.

El mayor crecimiento del PBI durante el tercer trimestre del año también dinamizó la captación de recursos tributarios entre los impuestos que responden directamente al comportamiento de la actividad económica, siendo el IVA el más importante de ellos.

Seguir Leyendo

Brasil

Biden manda a Jake Sullivan a Brasil para presionar a Bolsonaro y asegurarse que asuma Lula en enero

Publicado

en

El Jefe del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca viajó a Brasil este lunes en un intento por ordenar una transición pacífica entre Bolsonaro y Lula, una intromisión sin precedentes en la democracia brasileña.

Mientras el presidente Jair Bolsonaro mantiene silencio de radio sobre sus planes acerca de aceptar o no el resultado de la elección, en Washington D.C. crecen los nervios por la decisión que finalmente tomará el mandatario de derecha brasileño.

Es por esto que el lunes, en un viaje sorpresivo, Biden envió a Brasil a su asesor más importante y Jefe del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Jake Sullivan, para que se reúna con Bolsonaro y con Lula y asegura una “transición pacífica”.

Se desconoce por el momento si se reunió efectivamente con Bolsonaro o representantes de su gobierno, pero las redes sociales de Lula se llenaron de imágenes del encuentro con Sullivan. “Hoy recibí del asesor de seguridad estadounidense, Jake Sullivan, una invitación del presidente Joe Biden para visitarlo en la Casa Blanca”, expresó el líder del Foro de Sao Paulo en su perfil oficial de Twitter, agregando que le “emociona” la futura cita.

Lula aseguró que pretende viajar a Estados Unidos en diciembre, antes de asumir como jefe de Estado de Brasil el 1ro de enero próximo, pero que “la situación interna” no se lo permitiría.

El ex ministro de Relaciones Exteriores Celso Amorim, uno de los más importantes asesores de Lula en la reciente campaña, aseguró que el candidato izquierdista está “preocupado” por la democracia brasileña. “Lula hizo una comparación, no sé si las palabras eran exactamente esas, entre el trumpismo y el bolsonarismo, y la necesidad de fortalecer la democracia”, manifestó Amorim, añadiendo que Sullivan, por su parte, resaltó durante el encuentro la importancia de respetar el resultado de las elecciones en el país.

Es una situación sin precedentes que un mandatario de tan alto nivel de la Casa Blanca viaje a un país para presionar una decisión política, al menos de manera tan abierta. Meses antes de las elecciones, el conductor de Fox News, Tucker Carlson, reveló que Biden había enviado al Director de la CIA, William Burns, para que se reuniera a solas con Bolsonaro.

Según el periodista del medio conservador, Burns le avisó a Bolsonaro que si no aceptaba el resultado de las elecciones, le impondrían “más sanciones que a Rusia y a Irán combinados“, una amenaza extraña dado que faltaban meses para que se llevaran a cabo los comicios.

Jake Sullivan intercambia regalos con Lula.

Según publicaron en la página oficial de la Casa Blanca, Sullivan viajó a Brasil con la intención de reunirse con Jair Bolsonaro, probablemente para otra “apretada” como la que le dio Burns en mayo. Sin embargo, según trascendió, el mandatario prefirió ser representado por su secretario de Asuntos Estratégicos, el almirante Flavio Rocha.

Además, lejos de recibirlos en el Palacio Presidencial, Rocha se reunió con Sullivan y el resto de los miembros de la delegación estadounidense en la embajada de Estados Unidos en Brasilia.

Fuentes con conocimiento de la reunión le informaron a La Derecha Diario que la reunión fue de corta duración y el secretario de Bolsonaro evitó hablar de temas relacionados con las elecciones, lo cual dejó “muy frustrado” al alfil de Biden.

A más de un mes de las elecciones, todo indica que Lula asumirá en enero, pero Bolsonaro todavía no ha concedido la derrota, mientras las denuncias de fraude se siguen acumulando. Según el Tribunal Superior Electoral (TSE), el izquierdista Lula da Silva venció al presidente Jair Bolsonaro durante la segunda vuelta de las elecciones del 30 de octubre con el 50,8% de los votos.

Pero la diferencia fue mucho menor a la pensada, y la ínfima diferencia abrió la puerta a que las irregularidades registradas en la votación pudieran haber determinado el resultado. Según distintos grupos de investigación, tanto públicos como privados, se detectaron múltiples anomalías en los resultados.

La investigación “Brazil Was Stolen“ demostró que las máquinas de modelos compradas durante los gobiernos del PT, que no son auditables por el Ministerio de Defensa, registraron valores imposibles de votos, como urnas con 0 votos para Bolsonaro, o diferencias entre resultados imposibles de explicar en poblaciones homogéneas.

Una subsecuente investigación de las Fuerzas Armadas y del grupo independiente Instituto Voto Legal (IVL) comprobaron estas irregularidades, y aseguraron que hubo severas vulnerabilidades en las elecciones de octubre en los modelos de las máquinas electrónicas que fueron compradas previo a la gestión de Bolsonaro.

Se espera que el 12 de diciembre oficialmente el TSE certifique la victoria de Lula, por lo que si Bolsonaro tiene pensado conceder la elección, deberá hacerlo antes de esa fecha.

Seguir Leyendo

Tendencias